webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Examen Oral (3: Extracurricular)



Relato: Examen Oral (3: Extracurricular)

Examen Extracurricular



El Ingeniero "R" no era precisamente un galán de cine pero si
era muy atractivo. Con abundante cabellera azabache, piel morena, cejas y bigote
espesos, ojos marrón claro. Era un hombre muy culto pero su cuerpo delataba que
invertía la mayor parte de su tiempo ejercitando su mente, pues su abdomen tenía
unos kilitos de más. Sin embargo ese sobrepeso le asentaba muy bien en su
espalda y hombros, los cuales eran robustos y fuertes. Me gustaba. Vestía
impecablemente, y su cuerpo despedía una varonil fragancia de colonia de marca
conocida. Cuidaba muy bien su imagen, y le funcionaba muy bien pues desde el
momento en que lo conocí me cautivó su personalidad y me sentí atraída
irremediablemente hacia él.



Las cosas no se habían dado como yo hubiese deseado pues
resultó ser un patán que aprovechaba su posición de control para "forzarme" a
que le rindiera ciertos favores sexuales. La cuestión es que es difícil decir
que realmente lo hacía en contra de mi voluntad, pues la experiencia de tener su
pene en mi boca era mas bien placer que tormento. Sin mencionar que alimentarme
de su semen me hacía sentir sumisa y dispuesta a repetir la dosis, como si se
tratase de una droga a la que mi adicción iba cuesta arriba. Tal vez era mi
instinto de sobre vivencia, pues mis alternativas eran nulas y no estaba
dispuesta a jugar el papel de víctima. Tal vez sea cierto el adagio de que la
carne es carne…



Días después del segundo examen oral, una tarde que llegaba a
la escuela, me topé con mi maestro en el estacionamiento. Me saludó como si
nunca hubiese pasado nada entre nosotros, muy respetuoso y casual. Platicamos de
algunas cosas relacionadas a la materia que él impartía y me prestó un libro que
según él me ayudaría mucho en la carrera. Al llegar a mi primer clase, abrí el
libro y noté que entre las páginas había una tarjetita. La saqué llena de
curiosidad y la leí deprisa:



"Tenemos que hablar. Te espero a las 7:00 en La Playita."



La Playita era un café como a 5 Kms de la escuela. Regresó
ese sentimiento mezclado de temor y excitación. ¿Qué pretendía?



Indecisa, acudí. Llegué unos minutos después de la hora
fijada. El profesor estaba en una de las mesas en la parte central del
establecimiento pero pegada a la pared. Sin decir palabra, me senté frente a él.
Las mesas vestían unos manteles blancos impecables que con sus bastillas
acariciaban la dureza del piso de losa. Sobre los manteles blancos, cada mesa
tenía un manto rojo y un precioso adorno floral.



Me recibió con una gallarda sonrisa y tras preguntarme qué es
lo que deseaba tomar y ofrecerme un cigarrillo el cual le acepté, llamó al
mesero quien de inmediato tomó la orden y desapareció.



Al encender mi cigarrillo, noté que su pulso temblaba. Estaba
igual o más nervioso que yo. Mientras la nicotina empezaba a hacer efecto en mi
sistema nervioso, él tomó la iniciativa y empezó a decirme que se sentía muy
intranquilo con lo que había pasado entre nosotros.



Acercó su asiento al mío. No estoy segura si era su forma de
disculparse o si estaba tratando de seducirme a la buena. El caso es que en
breve, sentí su mano en mi rodilla al tiempo que me decía "Quisiera que las
cosas hubieran sido diferentes, pero me gustas mucho, y SÉ que tu también lo
disfrutaste…"



Yo lo escuchaba sin saber como reaccionar. ¿Debía verlo bajo
la amenaza de perder mi carrera? ¿O debía verlo como el hombre atractivo que era
y el cual deseaba tanto? Me limité a guardar silencio y a ver como sus ojos
penetraban cada parte de mi rostro y bajaban hacia mi cuerpo. Su mano subía por
mi muslo dejándome inmóvil.




Porque no podrás negar que disfrutaste hasta la última
gota…y que embarraste mi mano con la humedad de tu orgasmo…




Su mano había llegado hasta mi entrepierna. Mi respiración se
agitaba.



-…Pero aquí no es la escuela, ni esto es un examen. Aquí solo
somos tu y yo. Un hombre y una mujer que se disfrutan. Si no te gusta, puedes
irte, no hay bronca y de ninguna forma afectará tus calificaciones ni tu
carrera…



Rozó mi clítoris por encima de mis medias y panty y sentí
ganas de que me las arrancara y me tocara desnuda.



-…Ahora que si te gusta, pues no nos hagamos pendejos…



Tomó una de mis manos y guiándola la puso encima de su
paquete, el cual de inmediato pude palpar que vibraba dentro de una erección
monumental.



-…gocémonos!!!



Al sentir entre mi mano lo duro de su miembro, lo imaginé y
me llené de deseo al tiempo que su mano continuaba acariciando mi botoncito.
Giré mi cabeza para estudiar los alrededores mientras me dedicaba a frotar su
falo con mi mano encima de su pantalón. Nadie nos veía. Mordí mi labio inferior
y dejé escapar un gemido al sentir su mano frotar con fuerza mi vulva al tiempo
que abría mis piernas.



Debajo del mantel, me apresuré a abrir su cremallera y a
sacar su pene erecto. Lo tomé con mi mano y lo masturbé gentilmente. Estaba
humedecido en sus líquidos preseminales. El grosor no dejaba de impresionarme.



-¡Lo deseo! – le dije en voz queda, perdiendo el control de
mi misma.



-Yo también deseo que lo mames como sabes hacerlo.



-¿Aquí? ¿Ahorita? Mejor vayamos a otro lugar…



-Aquí. Métete debajo de la mesa. No cuento con mucho tiempo,
tengo que regresar a dar clase. Solo quería verte un momento para decirte cuánto
te deseo y que no dejo de pensar en ti.



Mientras sus caricias debajo de la mesa iban en aumento,
acercó sus labios a mi boca y me besó.



Volví a girar mi cabeza y tras verificar que nadie nos ponía
atención, me deslicé hacia abajo desapareciendo entre las telas del mantel que
enredaba completamente esa mesa redonda. Titubeé por un momentito pero mis
deseos triunfaron sobre mis escrúpulos y con solo ver su pene enrojecido, debido
a su erección, no pude más y me fui sobre él como leona sobre su presa.



No era una posición muy cómoda, pero a pesar de la falta de
luz, debo reconocer que era un ángulo perfecto para disfrutar esa gruesa verga
una vez más. Entre la penumbra, pude divisar que ese pedazo de carne brillaba
debido a lo bañado que estaba en su viscoso fluido. Lo besé de inmediato y sentí
como una de sus manos hacía mi cabello a un lado. De inmediato sentí en mis
rodillas lo frío y duro del piso. Disfruté del sabor agridulce que emanaba y de
la tibia temperatura de la piel en su inflamado glande. Debía comérmelo cuanto
antes, de lo contrario perdería la cordura. Procedí a introducir cada centímetro
en mi boca hasta sentir la punta de su glande topar con mis amígdalas. Lo dejé
clavado por unos momentos e inmediatamente procedí a succionar mientras lo
sacaba hasta que mis labios sintieron el borde de la cabeza; entonces mi lengua
se deleito en cada lamida que pude darle. A diferentes ritmos, lo metía y lo
sacaba mientras lo succionaba y con vehemencia lamía. Mientras mi ensalivada
lengua recorría todo lo largo de esa barra endurecida, sentía como cada una de
sus venas palpitaban y como la sangre fluía dentro de ellas.



En ese momento, no era la alumna presionada para pasar un
"examen oral". Era una mujer que había perdido la cabeza en medio de la
excitación que ese hombre le provocaba. Era una mujer que se había enamorado del
placer que esa verga le daba. Era una hembra que buscaba apagar su sed de
lujuria con el semen que extraería en breve de tan grueso y endurecido falo. Me
elevaba sentirme deseada. Me complacía sentirme penetrada. Me daba gusto dándole
todo el placer que me era posible. Quería hacerlo reventar de placer.



Mientras con esmero seguía ofreciendo besos y lamidas a cada
centímetro de carne a lo largo y al rededor, mi mente se inundaba de imágenes en
donde veía nuestros cuerpos desnudos en una cama. Imaginaba como abría mis
piernas y lo dejaba entrar en mi rajita. Chupaba el enorme glande y casi lo
podía sentir deslizarse entre mis paredes vaginales. Besaba el tronco a todo la
largo y con los ojos cerrados lo veía encima de mi cuerpo moviéndose como
poseído, follándome como un salvaje animal. Las imágenes que acudían a mi
imaginación tal vez eran un reflejo de lo que deseaba. Mientras succionaba desde
la base hasta la punta de su glande, lo veía en mi mente otorgándome placer al
succionar mis senos y prenderse de mis pezones. Mientras viboreaba su ojillo con
mi lengua, imaginaba que la suya viboreaba mi clítoris y al rededor de los
labios que guardan mi sexo rosado y palpitante.



Era deseo puro. Y lo mejor de todo, es que entre mas dejaba
volar mi imaginación con mis deseos, mas lamía, mas besaba, mas succionaba, mas
mordía, mas chupaba, mas profundo me lo metía, mas lo mamaba y mas mojaba mi
ropa interior.



-Aquí está el café de la señorita.- se oyó la voz del mesero
en conjunto con ruido de tazas y cubiertos.



Me quedé inmóvil y muda.



-¿Les dejo la leche? – preguntó el mozo inocentemente.



-Si, por favor, la señorita toma su café con mucha leche.-
contestó el ingeniero mientras con su mano tras mi nuca me jalaba hacia sí para
ensartar su verga hasta lo mas hondo de mi garganta como ordenándome a no
suspender mi felacio.



Mientras el mesero terminaba su trabajo sobre la mesa, yo
continuaba con el mío debajo de ella. A pesar del ajetreo de la losa y
cubiertos, reanudé a gozar el placer que esa verga que se me presentaba daba a
mi paladar y a mi sensualidad. Conforme mis labios recorrían la piel de tan
suculento falo, toda mi piel se erizaba y mi cuerpo entero se llenaba de una
incontrolable desesperación. La punta de su cabeza acariciaba todo el interior
de mi boca hasta coronarse en la profundidad de mi garganta.



El piso castigador torturaba mis rodillas y mi cuello
empezaba a entumirse debido al movimiento repetitivo que hacía.
Adentro…afuera…adentro…¡UF! Mi nariz se perdía entre la bragueta entreabierta.
Una de mis manos había llegado hasta mi vulva. Mi ropa interior estaba tan
mojada que la humedad abarcaba hacia los muslos. Masajé la zona húmeda de mi
vulva. El pene en mi boca se ponía mas duro. Vibraba como con vida propia.
Aumenté la velocidad tanto de mi boca alrededor de la endurecida verga como de
mis dedos encima de mi ropa mojada. Sentí que mi cuerpo entero se perdía en una
ola de lujuria. Poniendo mis labios en forma de "O" hice un sello que froté con
fuerza y salvaje aceleración desde la base de esa lanza rellena de sangre
ardiente hasta el borde del glande hinchado al tiempo que cada célula de mi
lengua jugueteaba por donde le era posible.



Debajo de mi ropa interior, mi rajita lloraba sus jugos llena
de satisfacción. Deseando ser penetrada por la verga gorda que mamaba con
esmero, se conformaba con recibir las vibraciones que las yemas de mis dedos le
otorgaban.



Con mis labios ya cansados, seguía succionando a diferentes
niveles de fuerza y velocidad. Mi lengua viboreaba incontroladamente. La deseada
eyaculación empezaba a rendir el esperado efecto. El primer chorro de semen
golpeó la campanilla de mi garganta con tal fuerza que casi desisto de
tragármelo. Sin embargo, no hubo tiempo para una segunda reacción pues el
siguiente espasmo lo siguió de inmediato y al sentir mi boca llena de su espeso
líquido caliente me sentí en el clímax de esta experiencia y no pude contener
que mi cuerpo se sacudiera en un increíble orgasmo. Sí, mi vulva palpitaba con
mucha fuerza. Sentía como mis paredes vaginales se contraían violentamente al
apresurarme a tragar el semen lo mas pronto posible apenas dejando escapar un
pequeño residuo entre las comisuras de mis labios. Tuve que ahogar mis gemidos
entre la tela de su pantalón.



En el punto mas alto de mi orgasmo, sentí que a mi cuerpo le
faltaban fuerzas y oxígeno. Había perdido la noción del tiempo pero estar
encerrada sin circulación de aire fresco y con tanto movimiento, me había dejado
exhausta y envuelta en sudor. Concluido mi orgasmo, procedí a lamer con mucha
delicadeza el pene que empezaba a perder dureza. Retiraba cualquier remanente de
fluidos y procedía a tragármelo. En breve, esa herramienta sexual, quedó
completamente limpiecita, lista para regresar a su guarida detrás de la
cremallera.



Mi vulva aún palpitaba cuando levantando el mantel busqué su
sonrisa con mi mirada. Me dolían mi espalda y mis rodillas. El aire fresco
golpeó mi rostro de inmediato. Mi profesor guiñó un ojo haciéndome señas de
aprobación para salir de mi escondite y de satisfacción por tan completa entrega
en mi felacio.



Una vez de regreso en mi asiento, me apresuré a tomar mi
café. Lo tomé negro pues ya estaba llena de leche y todo exceso es malo. Pudimos
charlar unos minutos antes de que el se marchara para impartir su clase. Me
llenó de palabras tiernas y románticas; de esas que a las mujeres enamoradas nos
gusta oír. Antes de marcharse me dijo que ya se aproximaba el "Examen Final",
que siguiera estudiando y todo saldría bien. Me dediqué a digerir ese café con
"leche" y dejé que irrigara todos mis sentidos; dándome cuenta que me había
enamorado, o por lo menos me había ilusionado.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 2
Media de votos: 9.50


Relato: Examen Oral (3: Extracurricular)
Leida: 20481veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto
























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



relatos er¨®ticos mi cu 0Š9adaporno pinochotransexuales preciosasabuelas con coño peludorelato erotico mamatia buena pornorelatos eroticos nuevosmi cornudosexso lesvicogorda sumisarelatos heroricosrelatos porno cuñadasrelatos de feminizacionvideos pornos de esibisionista en el carotanga mojadofolladas despedidas solteramaduras.commpapas pornoporno gratis familiarporno con mujeres arabesprofesoras follando gratiscontrato sumisarelatos eroticos mi profesoraswinguer pornorelatos eróticos de mi cuñadosexo gratis incestotodoreltosdaniel el travieso xxxhombres peludos madurossexo incestos gratismachos musculosos gayporn viejosexo sado masoplayas nudistas pornsexo abuela nietoporno gay amanteurrelatos eroticos:(lactando al bebe)marge y homer follandorelatos eroticos mi sobriname follaron en el cineel cornudo de mi maridoporon sexosexo gay en baños publicosporno desesperadaporn nenasporno abuelo con nietacasting eroticossexo duro con ancianasrelatos eroticos gaisporno gratis cineabuelo pervertidoporno duro lesvicomaduras con grandes pezonesrelatos eroticos. revente esa cuquita con mi gueboteputa esclavarelatos de noviosrelatos porno trenrelatos eroticos pañalesrelatos porno de viejostrios con esposaporno vistatriple penetracion vaginalsexo gratis incestoporno msdurasporno muy antiguolesbiana amateurRelato exoticos gay de antigua guatemalasexo porno gratis en españolrelatos eroticos hija vecina peruanaputa infielfotos viejas calientescomo hacer el amor a tu tia a tu mama juntasrelatos erocticosvideos erorticosrelatos sexo madretoros porno.commultiple penetracion