webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Solo recuerdo dolor



Relato: Solo recuerdo dolor

Aquel año había decidido matricularme en la facultad en
horario de tarde. Me gustaba la noche y no soportaba madrugar. Recuerdo que mi
madre me dijo una y mil veces que era peligroso volverme en el último metro, que
no iba nadie más que cuatro borrachos y tíos y tías dispuestos a irse de marcha,
pero yo no le hice caso. A mí me daba más miedo el día y su claridad. Hasta que
pasó lo que pasó.


Una de aquellas tardes heladas de invierno, volví a coger el
metro para volver a casa y todo parecía normal. El vagón estaba sucio, lleno de
las pisadas embarradas de todos los que lo habían habitado durante el día.
También estaba vacío, solo había, en uno de los asientos rojos, un hombre de
unos treinta años con la mirada perdida y fija en el suelo.


A esas horas el revisor ya no pasaba por miedo y estábamos en
el último vagón, muy lejos de la cabina del conductor. Fui viendo pasar pueblos
y pueblos, barrios, todos con la luz naranja de las farolas. Entonces nos
adentramos en un bosque inmenso, el mismo por el que pasaba todos los días, pero
que estaba aún más oscuro. En ese preciso momento, el hombre se acercó a mí,
creí que iba a preguntarme la hora o algo así. Empezó a buscar en un bolsillo de
su chaqueta y sacó una pistola reluciente.


Me miró despiadadamente y me dijo que si gritaba me mataba
ahí mismo y se bajaba en la siguiente parada sin dejar rastro. Yo me quedé
encogida en el asiento mirándolo con pánico. Me dijo que me iba a portar bien, y
que en la próxima parada iba a bajar de su mano. Yo asentí. Me dio la mano, me
levanté y nos acercamos a la puerta. Solicitó la parada. El tren paró y bajé con
él de la mano.


Estábamos rodeados de pinos y se oían búhos cantando.
Entonces, sin más preámbulos, sin que yo dijera nada ni me moviera un milímetro,
el hombre me pegó un rodillazo en el estómago y yo caí en el suelo soltando mi
carpeta por el aire. Se abalanzó encima de mí y con una voz gravísima me dijo
que siguiera portándome como hasta entonces y nos lo íbamos a pasar muy bien. Se
puso de pie y me cogió el pelo larguísimo y rizado que llevaba suelto, me
arrastró por lo menos cincuenta metros, mi ropa se iba rompiendo y las piedras
me arañaban cruelmente la espalda. Entonces, él soltó de golpe mi pelo y mi
cabeza cayó dando un golpe horrible en el suelo. No podía hablar ni gritar, no
podía llorar, solamente notaba un ligero temblor que me recorría todo el cuerpo,
pero muy discreto. Él me miraba, examinando detenidamente mi cuerpo. No tuvo
ningún miramiento, empezó a arrancarme la ropa y ni siquiera me lamió en todo el
cuerpo.


Me imaginaba lo que venía. Me rompió las bragas de un solo
estirón y empezó a bajarse los pantalones. Sin llegar a quitárselos, pude
entrever en la oscuridad su pollaza completamente dura, mirando hacia el cielo.
Se tiró encima de mí, me aplastó contra la tierra y me dijo "ahora viene lo
bueno". Yo no pude hacer nada por evitarlo, estaba completamente acobardada, y
tenía mucho, muchísimo frío.


Colocó su polla encima de la entrada de mi coño y en menos de
tres segundos empujó con una fuerza violentísima. Creí que me moría. Estaba
completamente seca y notaba cada milímetro abrasar mi piel y quemarme, hacerme
arañazos como si me estuviera metiendo un cactus. Pero no podía llorar, ni
gritar.


Me dijo que parecía una muerta, y que él me iba a resucitar.
Entonces, empezó a moverse a un ritmo salvaje y yo no pude evitar gemir
suavemente por el dolor que ya no podía resistir. Me parecía que en cualquier
momento me iba a partir en dos, iba a empezar a desangrarme y me iba a quedar
allí, abandonada en el bosque y muerta, para siempre, sirviendo de comida para
los perros abandonados. Él oyó mis gemidos y se acercó a mi oído, me dijo que me
estaba gustando, que no lo estaba pudiendo disimular. Yo no dije nada. Me dijo
que era lo que quería, que acabara gimiendo como una puta, que esa carpetita y
ese abrigo negro no me habían conseguido disfrazar lo suficiente, que se notaba
que me moría de ganas de que me pegaran un buen pollazo.


Me dijo "así que vas a ser buena conmigo y me vas a dar lo
que quiero, quiero oírte gemir como a una profesional, yo te estoy dando tu
dosis de polla, que no te vendrá nada mal, y tú me vas a dar tus gemiditos para
que esto me guste más". Yo no entendía cómo podía durar tanto dándome tan
fuerte, y mi coño seguía completamente seco y cada vez más irritado. Volvió a
meter la mano en un bolsillo de su chaqueta, que ni siquiera se había quitado, y
me puso la pistola en la frente. Dijo: "vamos, gime, perra, pídeme más". A mí me
temblaba la voz, pero empecé a gemir muy fuerte, me sirvió para desahogarme en
parte del dolor que me estaba taladrando.


Él me dijo que lo estaba haciendo muy bien y siguió
moviéndose, creo que me la metió todavía más hacia dentro. Entonces empezó a
gritar y noté chorros calientes, hirviendo, llenarme. Fue la primera humedad que
noté en todo el tiempo, su semen metiéndose bien adentro de mí. Estuvo
corriéndose por lo menos cinco minutos, sin parar de taladrarme, y inundándome
cada vez más. Entonces se paró y se quedó quieto, completamente tumbado encima
de mi cuerpo.


Empecé a notar una sensación extrañísima, un calor líquido
empezaba a llenarme el coño, donde el hombre todavía tenía su pollaza metida,
bien adentro. Por un momento pensé que era mi sangre, esa sangre que tanto había
esperado durante la tortura, pero aquello no paraba, y entonces el desconocido
me dijo que no pusiera esa cara, que me estaba meando dentro para limpiarme bien
limpito el coño. No me lo podía creer, estaba meándose dentro de mi coño.


Debía de llevar horas y horas sin mear, no paraba de soltar
líquido, y yo me notaba cada vez más llena, notaba cómo me subía hacia el útero
y también me lo llenaba. Entonces, paró, me escupió el los ojos un escupitajo
lleno de mocos y bajó su mano hacia su polla y mi coño, que seguían encajados.
Con un movimiento rapidísimo, sacó su polla y me metió toda la mano de golpe, no
me pudieron salir más que unas pocas gotas de su meada.


Entonces, cogió una lata de cerveza vacía que había dejada
por ahí, sucísima y oxidada, sacó su mano dándome todavía más dolor que cuando
la había metido, y empezó a clavármela en el coño con mucha fuerza. Yo creía que
nada me podía dar ya más dolor, pero notaba las paredes de mi coño estirarse
como si estuviera pariendo, estaban al límite, y su líquido subía todavía más
hacia dentro de mí.


Me la encajó del todo, no dejó ni medio centímetro fuera de
mi coño. Me miró, soltó una risotada fortísima y me dijo "no te quejarás, lo he
hecho para que estés calentita, que a estas horas hace mucho frío". Se subió el
pantalón y se fue hacia dentro del bosque.


Me quedé tirada en la tierra mucho rato, hasta que reaccioné
y miré mi tripa. La tenía hinchadísima, y me notaba llena como si me estuviera
meando muy fuerte. Intenté alcanzar la lata con la mano, pero estaba muy
adentro.


Tuve que ponerme de pie y empecé a hacer fuerza, como un
parto, apoyada en el tronco de un árbol. Poco a poco la lata fue asomando y
luego, de golpe, saltó hacia el suelo, y detrás de ella empezó a salir un
chorrito fino de todos los líquidos que había ahí dentro. Una especie de meada
espumosa y ligeramente roja, por las heridas de mi coño. Estuve un cuarto de
hora en cuclillas, sin parar de soltar líquido y haciendo fuerza.


No vale la pena contar todo lo que tuve que hacer para volver
a casa, ni cómo se quedó mi coño, dilatado durante más o menos un mes y todavía
endolorido. Fue la peor experiencia de mi vida, hasta hoy.


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Solo recuerdo dolor
Leida: 20531veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



bragas eroticasdemonios pornoporno gay completaancianas muy peludasrelatos geyporno universitario gratismi prima dormidaabuelas con coño peludoRelatoabusada.pornoporno zoofilicasrelatos eròticossobrino y tia pornomi sobrinita de 6 relatos pornofollando desconocidosmadres guarrasrelato porno visexual me ronpiero el ano por primera ves con un pene grandrerelatos triola calle del pornorelatos eroticos lesbianas madurasenanas españolas follandorelatos eroticos guarrasrelatos eroticos intercambio de parejasdesvirge a mi bebitaricos pezonesvideos porno de puritanasmujeres cachondisimastrabesti pornodesvirgamientoshistorias de crossdresservecinas folladorashadas follandomujeres hipnotizadasporno caperucita rojadespedidas pornoculito apretadopaja con amigosRelatos porno de mujeres que dieron de amamantar a perros cachorros y follaronvideos porno gay largosfollando con la ancianarelatos porno de cuñadasalquilando a mi hijaporno gay chavalesgay duchasporno exnoviasfotos porno navideñasporno mi primera vezchicas golosasrelatos de incestos pornobabosa porno gratisculitos gordosse folla borrachaporno feticherelatos con morbogay porno maduromama española xxxchicas exhibicionistarelatos porno infielsuper nenas pornoporno lesvianicocuentos sexualessexo duro abuelasrelatos xxx habladoshistorias muy calientescornudo consentidospadre y hija xxxrelato corto eroticoprimos incestotodo relatos eroticosporno con adolecentesporno gratis de violacionesporno mayoresporno de chochosmi hijo tiene una pija enorme quiero que me ls pomga por el vulo telatossoy muy putahistorias pornosmasturbacion femenina realme desencajo la cadera de tanto culiarrelatos porno españarelatos eroticos con sobrinapillada webcamrelatos eroticos pornosRelato erotico gay pone du cabeza en mis nalgasmaduras orinandofotos porno lesbicoporno madres con sus hijoshijas muy putasbisex pornrelatos primas