relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El metro de Madrid





Relato: El metro de Madrid

Aquel día, como otros tantos, salí tarde de trabajar, justito para poder usar
el Metro.


La línea circular de Madrid es un recorrido sin fin que circunscribe la
ciudad. Desde ella se puede enlazar con el resto de ramales de la red.
Habitualmente la tomo para volver a casa y a esas horas son ya muy pocos los
pasajeros que encuentras.


Los asientos de los vagones están dispuestos en grupos de cuatro, enfrentados
dos a dos con un pasillo estrecho entre cada grupo, son cómodos y acogedores. Me
senté en uno de ellos, solo. La verdad es que solo había dos personas mas en el
vagón, en el grupo contiguo una chica a la que veía solo de espaldas, y al otro
extremo un hombre negro de proporciones gigantescas leyendo el periódico.


Como casi siempre me adormecí, tengo una especial habilidad para despertarme
cuando estoy alcanzando mi estación así que suelo aprovechar el rato para echar
una cabezadita. Me desperté con cierto desasosiego por los gritos de los dos
chicos que acababan de subir: poco más de 16 años, aspecto desaliñado y con mas
de tres copas.


Vaya, pensé, huelo problemas, traen ganas de bronca, adiós a mi sueño. Y del
dicho al hecho.


No fui yo su victima, se acercaron a la chica y empezaron a molestarla con
frases ofensivas: "¿Que pasa sudaca?" ; "¿Qué miras?"; "¿A que te vamos a dar lo
que te gusta?" y otras bastante peores que no viene al caso reproducir.


¿Para que nos vamos a engañar?, no tengo madera de héroe, pero tampoco iba a
dejar que abusaran de la pobre chica. Además no parecían muy peligrosos por lo
borrachos que estaban, así que me levante y me acerqué al grupo, con mas miedo
que vergüenza y les insté con la voz mas firme que pude poner para que la
dejaran tranquila. La forma en que me miraron ya me hizo adivinar que me había
metido en buen problema... Pero debía ser mi día de suerte porque el hombre del
extremo del vagón se acercó a ellos... Sendas enormes manos obscuras agarraron a
los chavales por el cuello, desde atrás y debió ser con bastante fuerza por que
solo pudieron asentir con la cabeza cuando el hombre les pregunto: ¿Vuestra
parada es la próxima verdad?.


Efectivamente se bajaron en cuanto se detuvo el tren, el hombre también
descendió y nos quedamos solos, entonces miré a la chica: tez morena, aunque
estaba pálida, muy guapa, media melena morena, algo despeinada y una carita
redonda muy atractiva, ¿unos 28 años?. Parecía efectivamente latinoamericana, y
también asustada ¡Cómo para no estarlo!.


- Bueno, tranquila; le dije mientras me sentaba enfrente de ella; - ya se han
largado. Pude entonces ver que debajo del abrigo llevaba un vestido negro que
terminaba en una falda a media pierna, sin medias, que permitía adivinar la
suavidad de su morena piel. – Pero ¡no llores! que ya ha pasado mujer,
intentando tranquilizarla y tranquilizarme, no sé sí por el susto o por la
imagen de sus piernas ....


Me miró con unos ojos preciosos, profundos, intentando esbozar una sonrisa
entre las lagrimas. Le acerqué un pañuelo de papel. – Lo siento, dije, hay
idiotas en todas partes, pretendiendo disculparme por la actitud de mis
compatriotas.




- Gracias


- Daselas mas bien al hombre ese, si no es por él me temo que habríamos
pasado un susto.


- Ya, pero gracias por intentarlo, me dijo,


- ¿Eres hispanoamericana no?, comenté para cambiar el tema, ¿estas de
visita o trabajas en España?


- Trabajo en un restaurante, si, soy mexicana, me respondió.


- ¡Se acabaron las lagrimas!, exclamé, ¡toma otro pañuelo que ese ya lo
has empapado!




Pero en lugar de entregárselo lo utilicé yo mismo para terminar de secarle
los ojos, ella me dejó hacer y rozar su cara con mis dedos empezó a ponerme
nervioso. Para poder hacerlo bien no tuve mas remedio ¿o sí? que acercarme un
poco mas a su cara observando que la media sonrisa se había borrado de su cara,
ahora se había quedado seria, mirándome fijamente. Con la vaga excusa de limpiar
el maquillaje sujete su barbilla con mi otra mano y pase suavemente el pañuelo
por sus mejillas, ella cerro los ojos y entreabrió los labios y yo no quise
resistirme ...


Empezó con un suave roce de labios y poco a poco coloque mi mano en su nuca
para atraerla hacia mi, a los pocos instantes nuestras lenguas se encontraron y
empezamos a explorarnos, despacio, sin prisas, disfrutando el instante.


Tire de ella para que se sentara a mi lado y poder besarla mejor, pero ella
prefirió sentarse sobre mis piernas, a través de mi pantalón pude sentir el
calor de su cuerpo y ella tenia que estar sintiendo mi erección en sus nalgas
pero no hizo intención de levantarse, al contrario, me pareció que buscaba el
roce de mi pene.


En esa posición me fue muy sencillo empezar a acariciar su pecho por encima
de su vestido. A pesar de la tela del mismo y del sujetador aprecié que sus
pezones se estaban endureciendo. Sin dejar de besarla mi mano bajó recorriendo
sus senos y su vientre hasta sus piernas que, como imaginaba, eran suaves como
la seda; ella no dejaba de ajustar su cuerpo con el mío para sentir mi miembro,
que ahora ya me dolía por la presión de mi pantalón vaquero.


Mi mano ascendió por su pierna y se colocó debajo de su falda, no tarde en
encontrar él limite de su ropa interior, ella abrió sus piernas para facilitarme
el camino y no espere ni un instante para acariciar su sexo, húmedo ya, incluso
a través de la tela. Nuestros besos se habían convertido casi en mordiscos
mientras jadeábamos por la excitación. El roce de sus nalgas contra mi pene me
estaba enloqueciendo y yo lo buscaba también.


Había conseguido sortear sus bragas y mis dedos acariciaban su sexo con
firmeza, empapándose, cuando ella se pudo de pie frente a mí; aproveche y
sujetándola por las caderas acerque mi boca a su monte de venus, y sobre la ropa
empecé a besarla lentamente pero apretando muchos mi boca contra ella. Por su
forma de moverse comprendí que quería mas, así que levante su falda con mis
manos y le baje las bragas hasta las rodillas. El tren se había detenido varias
veces pero mi suerte continuaba y nadie había subido a nuestro vagón. El sonido
del silbato ahogo el grito de ella cuando recorrí con mi lengua su entrepierna.


Se arrodilló delante de mí y empezó a bajar la cremallera de mi pantalón,
Tuve que ayudarla, pero pronto mis bóxer dejaron ver mi miembro erecto y muy
húmedo, cuando sus labios se cerraron sobre él creí que no podría aguantar el
orgasmo.


El tiempo que estuvo chupando mi pene fue corto, creo que no habría podido
aguantar si llega a extenderse mas, pero enseguida ella termino de bajar sus
bragas y se sentó de nuevo sobre mí, ahora con una pierna a cada lado de las
mías. Mi pene pudo percibir el roce contra la entrada de su cuerpo y me arquee
buscando mas contacto, como ella bajo en ese momento buscándome también la
penetración fue brusca y profunda y el grito de uno se confundió con el del otro


El vaivén del tren acompañaba nuestros movimientos rítmicos, yo subiendo y
ella bajando y encontrándonos en el medio, la sujetaba las caderas con mis manos
y ella se apoyaba en mis hombros, con la mirada le pregunté si estaba tan cerca
como yo del orgasmo y creo que me entendió perfectamente por que aceleró sus
movimientos cada vez mas hasta que por como apretaba sus piernas contra mi
adivine que se estaba corriendo salvajemente. Entonces deje de aguantar mi
orgasmo y me corrí al mismo tiempo.


Nos quedamos unos instantes descansando, conmigo pene dentro de ella hasta
que dijo, ¡ Mi estación ¡, se levanto, se arreglo un poco el vestido y corrió
hacia la puerta.


- Gracias, no por lo de antes, sino por esto, ¿sueles venir a estas horas? ;
me dijo mientras se bajaba del tren


- Oye que te las olvidas esto, grite enseñándole sus bragas, pero las puertas
ya se cerraban y no pudo entrar. Me quede mirando como se alejaba él anden de la
estación mientras intentaba colocarme la ropa de nuevo...


Paso bastante tiempo antes de que tuviera la oportunidad de devolverle aquel
recuerdo pero pude hacerlo, sin embargo esa es otra historia y debe ser contada
en otra ocasión.



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: El metro de Madrid
Leida: 596veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


todoreltosrelato xxxpollas gordaporno teléfonoporno maduro jovenxxx gay guaposmultiple penetracionporno cuernudomadres y hijos pornoporno sexo en gruporelato erótico los juegos de tía paula 1 mendigos follandocuentos eroticos gratismadres calientes con hijosporno uncestoporno gratíssecretarias cariñosasporno madura jovenporno culonescogiendo con mi maestra relatopeliculas pornos con animalesvideos eroticos puritanasgitanas tetonas follandonarnia pornodominacion pornovecina sexijirafas follandorelatos eroticos de amigasporno gay pollonmaduras ninfomanas follandotransexsuales pornosexo anal enfemeninorelato porno habladoporno dunasrelatos incestos gaycasada follando con otroporno con enfermerasnenas traviesasporno gratis de lesbianagays violadosvideos eroticos españoles gratistias con el coño peludofollando primogoku y vegeta follandorelatos fantasiasporno travestidoporno consoladores gigantesmis relatos pornharry potter follandoshizuka follandoporn guarrasfollada viejorelatos incestuosasmadres muy zorrasrelatos lesbicospirno gayporno zorrasmasturbo a mi hijosexo con mujeres madurasdisco pornotrío con mi esposaporno africafollando en despedida de solterapornogratis abuelasrelatos insestoesposo invita a negro aculiar a esposa xvideorelato porno las nalgotas de mi recatada noviacomo follarme a mi hermanaaudio relatos xxxporno bixesualespadre madre hija pornoporno puritinasfollando menorfollando hermanorelatos eroticos:(lactando al bebe)cuentos eroticos cortosfuerte porno