webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Mis primeros pies masculinos



Relato: Mis primeros pies masculinos

A pesar de haber chateado por primera vez hace mas de dos
meses, eran muy pocas las veces en las que coincidíamos. En éste período los
encuentros no pasaron de tres, siendo el penúltimo uno de los más extensos y
donde pudimos dejar claras y compartir todas nuestras expectativas en lo que se
refiere a estar íntimamente con otro hombre y donde a pesar de ser los pies los
protagonistas, ambos sentíamos cierta curiosidad por ir un poco más allá.


Ambos de la misma edad, yo casado y el aún no pero si con
pareja, confesábamos sentirnos atraídos por las chicas, pero cuando nos
destapábamos a hablar del tema de los pies las cosas cambiaban. En lo personal
siempre me han gustado muchísimo los pies femeninos y hasta hace pocos días
juraba que no los cambiaría por nada en el mundo por unos masculinos, pero lo
que no había calculado era que él me enviaría algunas imágenes de los suyos
tomadas de manera furtiva en su oficina aprovechando la ocasión de tener una
cámara digital que le habían prestado por unos días. Las primeras imágenes no
atrajeron del todo mi atención, pero las posteriores donde se podía notar la
planta de sus pies me impactaron, al verlas por primera vez sentí la necesidad
de hacerme el propósito de algún día tener en mi boca aquellos dedos y también
de poder lamer a gusto esas divinas plantas.


Cuando pensaba que no era tan difícil cumplir con esa
fantasía, por mi cuerpo recorría un extraño escalofrío de esos que se sienten
cuando la adrenalina entra en acción y uno sólo espera que esa sensación termine
de una vez y que no sea el detonante para una locura.


Yo estaba claro que él estaba sumamente dispuesto a devorar
mis pies si yo lo quisiera así y al notar que yo sentía lo mismo deduje que era
yo quien debía dar ese paso que por tanto tiempo había querido dar pero que no
me atrevía a hacerlo.


Un par de días después de haber recibido las imágenes y al
coincidir nuevamente, le asome la idea de darle rienda suelta a la idea de
intentar algo íntimamente, él enseguida estuvo de acuerdo y acordando en
conjunto los parámetros que debíamos seguir referentes a la discreción entre
otras cosas, decidimos darle curso a nuestro encuentro.


Él se encontraba en otra ciudad pero por asuntos de trabajo
casualmente vendría a la ciudad el fin de semana siguiente por lo que fijamos la
hora y la fecha para nuestro encuentro. El viernes a las siete de la noche sería
la cita, la cual la concertamos en un restaurante de fácil acceso para ambos
ubicado en el este de Caracas.


Los días previos al encuentro, fueron para mi sumamente
inquietantes, sólo pasaba por mi mente la idea de que existía un alto porcentaje
de que ese encuentro llegara a su termino y que quien sabe hasta donde
llegaríamos al estar ambos seguramente muy excitados. La inquietud llegó a su
tope al faltar pocas horas para la reunión, siendo las 5 de la tarde del viernes
y ya habiéndome asegurado que se encontraba arribando a la ciudad al recibir una
llamada suya, decidí irme a mi casa a bañarme y cambiar de ropa y pensando que
esto sólo pudo ser posible ya que mi esposa se encontraba de viajes. Faltando
media hora, partí hacia el lugar.


Al llegar al restaurante, y mencionarle su nombre al capitán
de mesoneros, éste me guió hasta la mesa que él había reservado y donde ya se
encontraba desde hacía unos minutos según me informó después. Luego del saludo
inicial, acompañado del respectivo apretón de manos, pedimos unos tragos y
comenzamos a charlar de varios asuntos para terminar a los pocos minutos en el
tema por el cual habíamos decidido conocernos. Hablamos de algunas experiencias
e inquietudes, las cuales debo confesar que habían comenzado a ponerme caliente
y al parecer a él también aunque no profundizamos del todo en el tema. Pasada
una hora aproximadamente, y ya habiendo cenado y disfrutado de unos tragos,
repentinamente él me dijo que si estaba dispuesto a acompañarlo a la habitación
del hotel donde se hospedaba con la idea de tomarnos otros tragos y seguir
hablando del asunto, pensé que ese sería un excelente lugar para que pasara algo
si así se lo decidía el destino, por lo que acepté su invitación.


Al llegar al hotel, lo hicimos de la manera mas discreta
posible, entramos a la habitación aparentemente sin levantar ningún tipo de
sospechas, enseguida él pidió un servicio de whisky, el cual a los pocos minutos
ya habían llevado al cuarto y del que sin perder tiempo nos servimos sendos
tragos para luego sentarnos al borde de la cama y hablar del asunto.


Al poco rato él me confesó que le daba mucho morbo el hecho
de sólo pensar en darme unos masajes en los pies, yo sin dudarlo le dije que lo
hiciera y me coloqué apoyado en la parte superior de la cama, comencé a quitarme
los zapatos pero, el me dijo que él lo haría. Colocó el trago en la mesa que
estaba al lado de la cama y sentándose en el borde de la cama comenzó con su
tarea, empezó por despojarme de los zapatos mientras yo veía con atención como
lo hacía, continuó con las medias y a los pocos segundos ya se encontraba
echándole mano a mis pies, confieso que lo hacía de manera magistral, me gustaba
mucho como lo hacía. Repentinamente me dijo que le gustaba el aroma de mis pies
y que sentía muchas ganas de olerlos de cerca, yo sin dudar acepté y él comenzó
a hacerlo, acercó su cara hasta ellos y pude sentir su nariz rozar con mis
plantas, sus ojos cerrados en muestra de placer comenzaban a enloquecerme y aún
más el sentir sin previo aviso como su lengua entraba en acción y lamía mis
plantas. Lo que comenzó solicitando autorización para darme unos masajes, ya se
acercaba a aquel momento donde aquellas personas que se brindan placer mutuo
actúan de manera espontánea y en complicidad con la oportunidad que le brinda el
estar solos para darle rienda suelta a sus instintos.


Me gustaba verlo lamer mis pies, nunca me lo habían hecho y
tenía la suerte de que esa primera vez lo disfrutaba de un profesional en el
arte de adorarlos. Yo estaba impaciente por hacer lo mismo, pero no me atrevía
sacarlo de esa especie de trance en el que el se encontraba. Las ganas pudieron
más y le dije que quería probar sus pies, por lo que él se sentó y espero a que
lo despojara de los zapatos y medias, ya con la situación un poco más abierta no
tuve la necesidad de poner la excusa de darle unos masajes para comenzar a
disfrutarlos, sin perder tiempo me abalancé sobre sus pies y tomándolos entre
mis manos los comencé a frotar por mi rostro, aquel divino aroma me produjo la
necesidad de lamerlos desenfrenadamente, pude notar que él se encontraba ya un
poco excitado y con una enorme y notoria erección de su miembro, eso me ponía
más caliente.


Pasados unos minutos del disfrute de aquel manjar, él me
sugirió colocarnos en posición para experimentar un 69 de pies, sus palabras me
parecieron las exactas para la ocasión y comencé a ubicarme. Nos acostamos de
lado, uno frente al otro de tal manera que los pies del contrario quedaban justo
frente al rostro de cada uno. Sin esperar detalles, al unísono comenzamos a
besar, lamer y chupar nuestros pies, sentía su lengua hurgando entre mis dedos
mientras yo chupaba sus dedos de manera individual y en conjunto. Nuestra
excitación era tan notable que nuestros penes, cada uno aún dentro del interior,
provocaban el roce entre pantalones. Disimuladamente y sin interrumpir las
lamidas a sus pies, fui bajando una de mis manos hasta llegar al portentoso
paquete que formaba su miembro y sobre la ropa comencé a manosearlo esperando
con incertidumbre su reacción, la cual no fue otra que aceptar mi proceder con
placer.


Me encantaba que en ocasiones moviera los dedos de sus pies
de manera efusiva, creo que lo hacía sin darse cuenta y como consecuencia de lo
excitado que estaba. Repentinamente sentí como su mano tanteaba las zonas
aledañas a mi miembro hasta que logró alcanzarlo. En cierta momento y luego de
sacarse de la boca uno de mis dedos pulgares, me dijo que me volteara hacia
arriba, sin pensarlo mucho lo hice y para mi sorpresa quedamos cara a cara, sin
mediar palabras comenzó a besarme de manera desenfrenada y yo le seguí el juego
aunque un poco desconcertado, su lengua y la mía comenzaron a entrelazarse y
aquel sabor salado que a ambos nos había dejado en la boca los pies del otro
entró en fusión y dio paso a un nuevo y mejorado sabor que ambos nos paramos de
disfrutar.


Nuestras manos, que en algún momento habían dejado de
explorar las partes del otro, entraron de nuevo en acción pero ahora de manera
más elocuente, yo tomé la iniciativa de desabrochar su pantalón, bajar el cierre
e introducir una de mis manos con el fin de poder tantear de manera definitiva a
aquel monumento que desde hace un rato venía haciéndose notar, la sensación fue
increíble y cumplía parte de mis fantasías ya que desde hacía un tiempo sentía
la curiosidad por tener un pene que no fuera el mío entre las manos.


Me gustó que me permitiera hacerlo, pensé que la situación no
pasaría de allí pero él de pronto se detuvo y me dijo que me desvistiera por
completo a la vez que el comenzaba a hacer lo propio, yo traté de pedirle alguna
explicación pero él en un tono imperativo prácticamente me ordenó que lo
hiciera, yo acepté su petición y me despojé de mi ropa. Él al terminar de hacer
lo mismo me dijo que recordaba que yo le había dicho que una de mis fantasías
era hacerle sexo oral a un hombre, yo le dije que era cierto que se lo había
dicho pero que ahora no me sentía preparado, él me interrumpió y haciéndome
callar me dijo que me gustara o no se lo iba a mamar, nuevamente traté de
persuadirlo para que desistiera de la idea, pero él nuevamente me ordenó
callarme y tomándome por la cabeza me acercó a su pene y me dijo que me lo
llevara a la boca, yo al verlo tan cerca no puedo negar que sentí unas ganas
enormes de complacerlo, por lo que sin pronunciar ni media palabra más abrí la
boca y metí en ella su pene. El sabor inicial me desagradó un poco pero no me
atreví a contrariarlo nuevamente, él me dijo que colocará mis manos atrás y que
lo dejara guiar los movimientos de mi cabeza, destinado a obedecerlo así lo
hice, me excitaba mucho sentirme dominado por un hombre que me obligaba a
hacerle sentir placer con mi boca. Pasados unos minutos me hizo colocarme de
forma tal que mientras se lo chupaba, él manoseaba mi ano con un par de dedos.


Confieso que me gustaba lo que estaba experimentando, me
gustaba mamárselo y que jugara con mi culo, pero tenía la incertidumbre de hasta
adonde quería él llegar, rápidamente me sacó de la duda cuando me dijo que me
acostara apoyado en mi espalda con las piernas bien abiertas y en alto, él se
acercó hacía mi y luego de lubricar mi culo con sus dedos mojados en saliva
procedió a intentar penetrarme, yo le dije que no lo hiciera, pero ante esto, él
tomó su interior y lo metió en mi boca y me dijo que esa era la única forma de
hacerme callar, prosiguió y a los pocos minutos y luego de dos o tres intentos
ya me encontraba siendo penetrado por él mientras que mis piernas reposaban
sobre sus hombros. La penetración inicial me dolió e incomodó un poco, pero me
encantaba sentir su pene entrar y salir de mi culo.


La excitación fue culminante para ambos cuando él comenzó a
lamer mis pies mientras me penetraba, alternando esto con algunos movimientos
que con sus manos le daba a mi pene en forma de masturbación. Terminé antes que
él y gracias a los movimientos de su mano en mi pene, al cabo de unos minutos el
aceleró el ritmo de sus movimientos y después de sacar por completo su pene, se
ubicó frente a rostro y me ordenó que lo hiciera acabar, yo comencé a
masturbarlo y él me dijo que usara la boca, así fue como entre lamidas y
movimientos habilidosos de mis manos, él acabó en parte de mi cara y boca de
manera tal que pude sentir gran parte de su semen recorrer mi garganta.


Al culminar la faena, ambos nos acostamos exhaustos en la
cama y comentamos lo sucedido, le dije que me había gustado mucho lo que había
sentido y él me dijo que a el también. Él sugirió meternos al jacuzzi para
relajarnos, así lo hicimos y al cabo de una hora ya estábamos de nuevo
besándonos y adorándonos los pies.


La noche pasó entre unas cuantas sesiones de sexo fetichista,
hasta que llegó un nuevo día y me marché a mi casa luego de intercambiar
nuestras medias e interiores tal cual como lo hacen con su camiseta los
futbolistas después de una buena jornada y por mi parte con la satisfacción
adicional de haber hecho realidad algunas de mis fantasías.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Mis primeros pies masculinos
Leida: 3160veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



travestis con pollas gordasrelatos erotricosrelatos eroticos gratis mi hermano me espia mi cuarto ya que tiene una cotina como puertarelatos eroticos marquezarelatos eroticos todorelatosrelatos eroticos supositoriosfollando en cineputas incestosespiando a vecinasrelato pornomadres pornpornno gayen blusita de13 relatosrelatos pornos gaysespiando mientras duermefotos porno durasvideos pornos puritanasme follo a mi hermanaRelatos eroticos le hago la paja a mi hermano por que tiene la pija grandelesbicos gratispornos de lesbianasorgias en escuelasrelatos de la primera vezcolegiala pornvideos pornos gays madurosviejas guarras pornorelatos madurazona porno gaumi vecina culonababosa sexo gratismonjas eroticasfollando con una mujer casadarelatos autobusembarazada porneroticos salamancavideos porno gratis lesvicosrelatos dominacion femeninamama peludafollandome a mi madrastraporno gratis cineprimer intercambio de parejasprno gayme pillaron masturbandomeporno icesto gratisporno sado masomarcando vulvamundorelatos xxxfolla con su hermanoporno traseroincestos abuelos y nietasrelatos eroticos con abuelosprofesora alumno pornorelatos porno de viejospoorno madurasme folle a mi madrastradespedida de soltera follandovecina calientehistorias de sexo con madurasrelatos lluvia doradarelatos con fotos mi padre me desvirgooo y madre con hijos incestos realesdepilacion coñosfollando primochat sexo lesbicoMe cogieron todita (relato)(con imagenes si es posible)maduras madturbandosechicas follando con abuelosrelato erotico con mi hijastra dormidaporno incrstomasturbarse pornofollando anosculito desnudofollando a mujeres casadasmaduras casadas calientesmujer follando con ponyrelatos hablados xxxsoy la putita del viejo trailero parte 1 relatos porno gaytrios amateursrelatos porno en audiotravesti violadalesviana porno