webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mujer policia



Relato: Mujer policia

Laura es una mujer policía, lleva ya unos cinco años en el
cuerpo y ella es lo más parecido a un cuerpo en la comisaría, se viste de puta
para hacer redadas, de yonkie para pillar a los camellos y la porra le cuelga de
maravilla de su cinturón, pone multas con el radar, ayuda a cruzar la calle a
las ancianitas y corre detrás de los que roban en las tiendas de moda. Ella
lleva su uniforme con su gorra, sus zapatos y su camiseta por dentro de los
pantalones, su pelo va recogido en una coleta y lleva gafas de sol cuando
conduce. Escucha música heavy en su tiempo libre, va a conciertos y fuma porros,
Laura no es una mujer policía normal y corriente, cuando trabaja hace cumplir la
ley pero cuando no, ella es la primera en infringirla, así de claro te lo digo.


Mujer policía de día, una zorrita de noche, con sus vestidos
cortos de llamativos colores, su pelo suelto y sus copas de más, martini, vodka,
coca cola y con limón, moja sus labios y pasa su lengua para secarlos, se los
muerde, se los muerde y deja que la vean, nadie la soporta por que al menos ha
puesto una multa a cada gilipollas de los que ahí en la disco pero a todos les
gustaría fallársela, metersela hasta el fondo, rozarle el coño y tocarle el
clítoris hasta que suene como una campanilla. Entre risa y risa va al lavabo y
allí se encierra con cualquiera, le mete la lengua hasta el fondo, le acaricia y
al oído le susurra mil palabras que no tienen sentido pero después recordarán
como grabadas con fuego, los hombres son así y también algunas mujeres, por que
la mujer policía no se resiste a nada, se arrodilla y en su boca se mete lo que
haya, sus labios son tan grandes que todo lo abordan que no sabe que hacer con
ellos cuando todo se le desborda.


Le gustan los salvajes, las amazonas bravas y los bárbaros
guerreros, esos que te arrancan las bragas con los dientes, que te destrozan el
sujetador que no se fijan en lo que llevas sino en como poder quitártelo, le
molan las bestias por que ella es una, la peor de todas ellas, tiene un arma y
no es su pistola, siempre desenfundada y lista. Que la sodomicen y la humillen
le resulta hasta un punto divertido, irrelevante incluso, es sólo un rato más
antes de ser ella la que pone contra las cuerdas, la que ríe, la que domina con
una sola palabra suya los movimientos de sus amantes, ella si que es una
sodomita redomada, una tía que no le da corte humillar y abusar de su poder para
follar.


Hace un par de noches Laurita termino su servicio y no se fue
directa a casa como hacen las niñas buenas. Tomo otro camino hasta las afueras
de la ciudad. Fue a una vieja casa de campo, medio abandonada, perdida en medio
de la nada, sin luna en la noche y con el viento moviendo los hierbajos que
crecían por todas partes. Se acerco con sigilo y cuidado, había un coche en la
puerta, sólo uno y parecía no haber nadie en la casa, era la una ya de la
mañana, temprano o tarde según se mire.


Frente a la puerta sacó su pistola y le dio una patada a la
puerta que se abrió sin problemas ya que estaba algo suelta y no se había
cerrado con llave. Entro avasallando, creyéndose la ama y señora de la casa,
apunto al tío que allí estaba con su arma y lo puso de espaldas a la pared, no
mediaron palabras, le puso las esposas y tiro de ellas para llevarlo al cuarto,
habitación que ya conocía muy bien, casi lo arrastro, tirado en el suelo estaba
y a malas penas se ayudaba con las piernas para no arrastrar el culo. De un
empujón lo tiro encima de la cama y él mismo se colocó boca arriba, abrió sus
piernas ella y a horcajadas se subió sobre él. Se quitó la gorra y se la puso
tapándole los ojos con ella, deshizo su coleta y su melena de leona fue
abriéndose paso en la habitación. Poco a poco fue quitándose la camisa, botón a
botón aunque él no la podía ver, con el sujetador tan sólo recogió el arma que
estaba en la mesilla y le quito con ella la gorra al chico de la cabeza.


-Ahora vas a ver como la poli te puede joder -le dijo Laura
al chico, al tío, al hombre, a la criatura que tenía entre las piernas -. Abre
la boca -le dijo autoritariamente susurrándole al oído pero con tanta sutileza
que él encantado cumpliría sus órdenes mientras que si fuera una ama que se
impusiera con gritos tal vez le costaría mucho más. El tío abrió la boca y ella
le metió su pistola -. Chupala como si te llevará la vida en ello... esta
cargada -y sudando el tío le hizo caso y empezó a tragarse el arma, la chupaba
como si fuera una polla, la mamaba y eso excitaba poderosamente a Laura. Miraba
el arma, no a ella, con miedo en los ojos le costaba hacerlo bien y cuanto más
miedo y mayor torpeza más se exaltaba Laura y más ganas tenía de desnudarlo y
aprovecharse de él aunque no queda claro quien se estaba aprovechando de quien.


Sin cuidado Laura quitó el arma de la boca del chico y la
tiro al suelo, se quitó el sujetador y dejó las lolas al aire, cogió una y se
lamió un pezón, subió la camiseta del tío y le tapó la cara con ella, presiono
sobre su bajo vientre y le hizo daño al apretarle la espalda contra las esposas,
se reclino un poco y le lamió todo el torso desde el ombligo hasta el cuello
donde comenzó a morderle con fuerza, le clavaba sus dientes, los labios y le
besaba fuertemente, le dejaba completamente marcado con su saliva, una flor roja
brotó en su cuello y sus raíces se extendían poco a poco y como si lo tuviera
engangrenado, el rojo intenso dio paso a un bello morado que se extendía, que se
movía por su cuerpo como los moratones de una paliza, la que ella le iba a dar,
la que le estaba dando.


Jugaba con sus tetillas mientras no dejaba de mover su pelvis
de un lado para otro y sentía como la polla del tío crecía y creía sin ningún
control, no es que fuera una monstruosidad pero a cada instante su miembro se
movía a un lugar diferente, con un tamaño y una forma que no dejaban de variar,
sus pantalones eran finos, un chándal. A Laura le gustaba sentir como aquel tío
se excitaba y todavía no conseguía tenerla, le gustaba pensar que podía hacer
que más de un tío se corriera sin llegar a sacarle la polla de los pantalones,
del chándal, de los vaqueros, era una visión que le atraía demasiado. Jugaba a
arañarle con sus uñas y a decirle guarrerias. Jugaba a que no jugaba y eso
todavía los encendía más.


Laura se quitó toda la ropa y puso su trasero en la cara del
tío, con la camiseta por medio no podía hacerle nada aunque ella tan sólo quería
que él lo sintiera, lo tuviera muy cerca, supiera que estaba, allí tan cerca de
su boca, tan cerca de sus labios, tan cerca de su saliva. Le restregó el coño
por toda la cara, haciendo circulitos cada vez más grandes, cada vez más
pequeños para luego seguir restregándose por todo su pecho, para bajarle los
pantalones con las manos y dejárselos en los tobillos, continuar restregándose y
bajarle los calzoncillos con la boca, ver de primera mano como su polla saltaba
como una liebre a la que han pillado por sorpresa. Laura la manoseaba sin tacto,
lo hacía con fuerza, palpándola toda y moviéndola de abajo a arriba, pegada a su
cuerpo, con fuerza, sus huevos que colgaban también se dejaban llevar por sus
manos y era a ellos a los que más apretaba, a los que más separaba y a los que
menos consideración les tenía, paso su lengua por ellos con rapidez y celeridad,
un contacto mínimo.


Simplemente se la estaba poniendo más dura, si es que eso era
posible para después cabalgarle, montarse sobre él y demostrarle todo lo que sus
caderas podían hacer y todavía no habían hecho así que se la metió entre las
piernas y poco a poco se la fue hundiendo en su interior, él la iba retorciendo
para los lados, sabiendo que eso le encantaba. Su frenético balanceo comenzó y
no fue todo lo duro y rítmico que ella hubiese deseado pues llegaba a pensar que
en una de esas veces podía arrancarle la polla aunque lo único que pasaría es
que su leche saldría disparada con más fuerza como un aspersor que se acaba de
encender, mucho más rápida y directa para llenarla.


Al rojo vivo estaba su polla, ya no aguantaba los embistes
que ella le metía, el potrillo no resistía, se quedaba a mitad de camino,
demasiada hembra, demasiada fuerza o camino por recorrer o velocidad o tal vez
demasiado débil el cuadrúpedo. Caliente a más no poder, hirviéndole la sangre y
la leche calentándose hasta evaporarse por su capullo, saliendo helada al
contacto con el coñito de Laura que hervía, hervía, hervía de deseo, de ganas de
satisfacción, de placer.


¡Oh!


Un ¡oh! De proporciones, de tamaño por el cual se bajo del
caballo y tumbo en la cama arrastrándolo a él que se le echo encima pero pronto
se marcho cuando ella le dio una patada en las piernas, se vistió, le dio la
vuelta, recogió sus cosas incluidas las esposas y allí tirado en la cama lo
olvido hasta otra noche en la que terminará tarde el servició y necesitará
desfogarse.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 2
Media de votos: 5.50


Relato: Mujer policia
Leida: 23427veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



relatos eroticos famosasporno amateur transesualpono gaimis relatos eroticofollando nietaviudas porno gratisbares nudistas madridrelatos hroticospajerasporno despedidasesposas en ofertame folle a mi madreporno español con el fontaneromis madurosporno padres e hijaslos 50 ultimos relatos añadidosviudas follando gratiseroticos eldatransexuales follando a mujerespornk gaypoorno madurasculo partidorelatos lesbianaspono pilladasporno enanas gratismaridos mirandoabuelos folladosmemorias erotico eulogiamujeres casadas cachondasnovio cornudomaduras lesbianas guarrasdibujos animados heroticosfollo con mi primachochos cachondosporno gratis viejasexo maduritosviejos follando con chicasmadres comiendo pollasporno bixesualesmaduras de 60 años follandorelatos muy zorrasrelatos intercambios de parejasbragas eroticascortos gay pornohistorias madurasporno mujeres malloressexo oral relatosRelatos de mamas y hermanas penetradas en casarelatos eroticos sexo no consentidofotos porno extremotrio relatosrelatos porno infielrelatos miderno de esposas eroticastias follandigay maduro jovenrelatos como logre tener sexo con mama en la ducharelatos eróticos madurasporno fontanerohermanita xxxponme cachondorelatos eroticos elitecarpintero follandotegane parchisorgasmo femeninos pornofollando madre amigooliendo bragasrelatos eroticos papimi madre folladaviejos follandofollando durmiendoporno masturbacion mujerrelatos porno viejasabuelas guarrasrelatos porno singado la suegra de camping frente a marido dormidorelatos eroticos taxituve sexo con mi perromaduros vergonesrelatos sexuales incestorelatos eróticos ilustradosporno gay con madurosfollando a la madre de la noviaellaculaciones femeninascriada violadamaduras chateandorelato eroticoschats lesbicosextraterrestres pornorelatos fantasias sexualesporno gratis zoofiliacornudos sumisos