relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Una confusion de ideas





Relato: Una confusion de ideas

Se habían bajado de un bus de transporte publico, no se como
note su presencia pues a aquella distancia se camuflaban en el tumulto en el que
se había transformado la plaza. Caminaban como todos los demás; asombradas por
la extrañeza de aquel lugar tan diferente de sus ciudades, talvez buscando el
hotel de su reservación o buscando un restaurante para almorzar después de aquel
viaje, pero había algo mas en ellas que las hacia sobresalir ante el gentío,
algo que aun no he podido descifrar. Después de dar algunas vueltas se
adentraron en el hotel más cercano a su paradero, habitación 403 me dijo la
recepcionista, una mujer gorda y sudorosa, después de asegurarle que venia con
ellas pero que me quede atrás porque estaba comprando algo en el almacén de
enfrente, algo que no llevaba conmigo, ni que noto la dama. -si, como no las dos
señoritas que acabaron de llegar, parecían hermanas. ¿Usted es?.- Ahora era el
hermano de las dos extrañas no se como se lo pudo creer aquella regordeta señora
pero ya que estaba adentro, no podía detenerme a pensar en la ingenuidad o acaso
estupidez de alguna gente.



El hotel era como la mayoría en aquel pueblo, lo
suficientemente feo para que la gente recorriera las calles y los sitios
turísticos día y noche, pero lo suficientemente escasos para que anduvieran
copados en la temporada de vacaciones. El cuarto piso era un oscuro corredor;
con pisos de cerámica y paredes color azul, un ambiente de calor denso y humedad
le daban aquel aspecto sombrío que me disgusto en un principio.


Al acercarme a la habitación note que la puerta expulsaba una
ligera luz de sus vértices, al parecer estaba entreabierta, lo que me alerto de
inmediato. De repente ambas salieron de su cuarto, la mujer regordeta tenia
razón parecían hermanas, la mayor, talvez de veinte años llevaba un vestido
ligero que acentuaba sus curvas hechas a la medida. Sin exageraciones ni
insipidez un cuerpo de tez blanca se dotaba de un buen culo, de una cintura
perfecta y de un plano abdomen que en su parte más baja, justo antes de llegar
al sexo sufría una protuberancia casi imperceptible, escondida por los pliegues
del vestido, que gracias a su color amarillo pude darme cuenta de la falta de
sostén, pues un par de pequeños pezones sobresalían sobre la seda de manera
provocadora y aquellos senos aunque muy firmes y bien formados cedían
ligeramente ante su propio peso desviándose un poco de la posición en que
comúnmente se encuentran acomodados los senos de alguien que lleva puesto
sostén. Aquel rostro apenas relevado de su belleza por aquel cuerpo y adornado
de una larga cabellera negra, veía a través de unos bellos ojos negros algo
severos e intrigantes que no se distraían ante banalidades, como en ese momento
fue mi presencia, sus delgados labios se encontraban milimétricamente separados
y aunque estaban un poco humectados su brillo no competía con el de los blancos
dientes que estrechamente se abrían camino hacia la escasa luz del pasillo, como
queriendo iluminarlo... iluminándolo.


La menor de unos dieciséis años no solo lo era en edad
también en estatura, pero aquel cuerpo más escultural y venusiano que el de su
hermana le daba el fulgor necesario para ser tan o quizá mas admirada que su
análoga, llevaba una falda marrón que le daba a la altura de su rodilla y que
aunque no acentuaba permitía que aquel imponente culo le diera una idea a
cualquier observador de lo bello que podría ser desnudo. Solo una blusa blanca
cubría sus pechos, tan perfectos que no parecía que su postura erguida fuera
natural sino obra de algún cirujano. A diferencia de su hermana un corto y
castaño cabello, se realzaba mas que aquellos ojos claros, mas bien predecibles
y a pesar de lo que se pudiera creer poco inocentes. Ambas pasaron al lado mío,
cogidas del brazo y a paso lento salían sin la utilera común con la que suelen
salir las mujeres en el pueblo, nada de bolsitos ni carteras; para guardar
dinero o maquillaje, para llevar condones o un revolver.
Cuando llegaban al elevador desperté de aquella divinal visión y antes de
que entraran en el me dirigí hacia ellas.



-Perdón señoritas-dije yo con una voz chillona que me
disgusto en extremo- ¿Son ustedes Andrea y Pilar?-La dicción había recuperado su
tono normal y adquiría algo de autoridad.


-¿Por qué?- La voz de la menor resonó mezquinamente en el
pasillo a la vez que las puertas del elevador se abrían.


-Soy yo- dije mientras ambas entraban al viejo cubículo que
las llevaría a la recepción.


-Espere un momento- Gritó la mayor con el temor de que no
pudiera oírla por el ruido de las puertas que se cerraban. El reloj indico que
se dirigieron al primer piso.



En ese entonces mi nombre era André Baiano y mi nacionalidad
brasileña, dos jóvenes me habían contactado por medio de un amigo y decían
requerirme para una labor de las que yo solía llevar a cabo; El ex novio de una
de las jóvenes al parecer insatisfecho, buscaba placer en otras madrigueras
ubicadas alla en el pueblo, mi trabajo era investigar los detalles en caso de
ser cierto e informar a mis contratantes de todo lo que pudiera encontrar,
también en el caso de haber una amante su rastro debería desaparecer de la faz
de la tierra y una prenda de esta debería ser entregada a la traicionada.



Las puertas del ascensor se volvieron a separar y apareció la
mayor, me miro de soslayo y se dirigió hacia la habitación


-Venga-me dijo al tiempo que hacia un ademán para que la
siguiera, abrió la habitación que aun estaba con la luz encendida y me hizo
seguir -Espere acá que vamos a cenar, no tardamos-


-No, espere usted-dije o más bien grite no con el animo de
parecer rudo sino con el de que no se repitiera aquella femenina tonalidad en mi
voz -no se para usted pero para mi el... - un delgado dedo se poso sobre mis
labios, ortogonal a ellos indicándome que cerrara la boca no se porque pero
obedecí.


-No tardo se lo aseguro- ahora sus ojos parecían más cálidos
y sus dientes más blancos debido a su sonrisa. Me quede solo



Dos chicas iban a llegar el jueves al pueblo, no me dijeron
como reconocerlas solo que llegarían el jueves y una vez aquí me contactarían,
no me fiaba de ellas, no solo porque no me especificaron lo que querían que
hiciera sino también porque había notado algo de hostilidad en sus actitudes y
porque a pesar de su edad estaban seguras de cargar con un asesinato en caso de
traición, así que decidí que no fueran ellas quienes me buscaran, en vez de eso
las estaría esperando frente a la plaza, sin conocerlas, siguiendo lo que mi
intuición indicara.



De hecho no tardó, su hermana no estaba con ella, pero me
dejo sin cuidado, ahora su actitud era igual a la de la primera vez que la había
visto de cerca unos minutos antes.


-Se me fueron las ganas de comer- Y a mi se me vinieron las
de comérmela, pensé yo mientras ella aseguraba la puerta. –mi hermana esta
loca... ¿señor...?


-André- respondí secamente


-Señor André-


-No, solo André-


-Como sea, le digo que mi hermana esta loca, me hizo venir
hasta acá para pagarle a usted lo de un asesinato- Su expresión volvió a ser
amable, igual que antes cuando me obligo a callar. Pero de repente lagrimas
recorrían por todo su rostro, balbuceando trataba de decirme algo pero el pánico
frenaba su voz contraponiendo palabras, súbitamente cayó por unos segundos -No
me mate- tomo una bocanada de aire- haré lo que sea pero no me mate.-



En la escuela yo no me destacaba por ser el mas listo, pero
hasta el mas imbecil, que no era yo, entendería la situación, lo que no me cabía
en la cabeza era ¿por qué se venia de tan lejos para coger con su cuñadito y
además le seguía el juego a su hermana, pero ya que yo estaba monetariamente
necesitado me uní a la lista de jugadores sin pensar en las consecuencias.



-¿Todo lo que sea?- Pregunte en tono burlesco, a lo que la
mujer asintió con algo de asombro y determinación.



No estaba preparado para aquel polvo, a decir verdad, un
chantaje sexual no había pasado por mi cabeza, solo quería mas dinero para
mantener mi boca callada y empezar con una falsa investigación, pero ya que no
nos habíamos entendido muy bien en ese momento y lo que ella imaginaba podría
recompensar el dinero, me deje llevar por la corriente.



Se estaba quitando el vestido enfrente de mí, obviamente
nuestras ideas sobre el pago eran distintas pero que más daba.



-Déjeme-le pedí yo, a lo que ella acepto quitando sus manos
de la cremallera en su espalda.


Su piel era suave y blanca, la sentí mientras le desabrochaba
el vestido y la iba dejando en ropa interior, la tenia de espalda, una cola de
caballo se recogía desde su cintura hasta la altura de la nuca, nunca me ha
gustado que las mujeres lleven el cabello recogido así que son suavidad fui
quitándole el cinto que estaba incomodando a mi deseo sexual, ahora su cabello
cubría parte de su espalda y hombros, dejando apenas visibles parte de su
omoplato derecho y ambos brazos.



-Voltéate-le dije suavemente al oído, a lo que ella obedeció
lentamente. Estaba frente a mí, sus pequeñas bragas de color negro era lo único
que se interponía entre los dos, pero ya que la tenia así, deje escapar un poco
de mi sudor voyerista y le pedí que posara un poco, que se acomodara sobre cama
y se posicionara en cuatro, que sacara más el culo,
que se lo tocara, eso así, ahora que se sentara y
abriera las piernas, que introdujera una mano entre su bragas y con la otra se
acariciase los senos, no todavía no le dije cuando trato de desvestirse
completamente. Lo que al principio pareció una mujer resignada ante la situación
se transformaba rápidamente en alguien exasperado por avanzar más rápido, su
calentura era evidente, obedecía ante mis demandas con más agilidad y estética,
no solo yo lo estaba disfrutando, ella también lo hacia o al menos eso indicaba
su cuerpo; sus pezones aunque siempre estaban erguidos ahora parecían adquirir
un carácter lítico más imponente, sus interiores ya no podían disimular la
fluencia de sus líquidos y estos manaban por su descubierto ingle hacia sus
muslos.


Me acerque a ella y la tendí sobre la cama, separe un poco
sus piernas y dirigí mis manos hacia su culo, la levante ligeramente logrando
que su columna se arqueara lo suficiente para que pudiera cómodamente besar
aquel escondido lugar que se había humedecido descaradamente, mi lengua viajaba
descontrolada por aquel mar, introduciéndose de vez en cuando entre su diminuta
prenda como quien lo quiere pero desea esperar un poco, de vez en cuando se
aventuraba a bajar mas e introducirse en aquella parte donde el pequeño
triangulo convergía en un delgado hilo, llegando a asomarse en su ano y
acariciándolo sugestivamente. Ella se movía en un ritmo impredecible y
frenético, le había hecho bastante, pero en realidad nada, así que con ayuda de
mis dientes logre bajar sus bragas.


Estaba ante la asediada vagina. Totalmente despoblado de
bellos, de aquel volcán seguían brotando jugos de manera incontrolada, cuando
hice contacto con mi boca un pequeño suspiro de alivio provino de su interior,
ahora que había logrado su objetivo mi lengua se aventuraba entre aquella cueva,
introduciéndose y saliendo en forma de espiral, haciendo círculos y viajes
rectos, desviándose con entusiasmo y fuerza. Una mano me ayudaba en aquella
labor acariciando constantemente el clítoris y separando los labios para mejorar
la limpieza, cuando estuvieron lo suficientemente humectados dos dedos se
dirigieron hacia el ano, al parecer fue la primera vez que algo se atrevía a
invadirlo, pues a pesar de lo lubricados que estaban solo fue penetrado con algo
de fuerza, una vez adentro ella respondió con algo de asombro en sus constantes
ruidos, estaba cálido y apretado pero había que ampliarlo así que mi mano empezó
a moverse de manera similar a como lo hacia mi lengua.


De pronto comenzó a agitarse y contornear mas bruscamente, no
le bastaba con la velocidad de mis movimientos entonces quiso ayudarse mientras
me incitaba con sus palabras a acelerar –Vamos André mas rapido, mas rapido-
estaba a punto de correrse y justo antes de hacerlo me pidió que le introdujera
otro dedo en el ano, cuando este logro acceder se corrió en mi cara, ahora no
gimiendo sino gritando, pidiendo más.



Rápidamente me desvestí, mi verga estaba mas dura que
siempre, se sentía bien pero dolía un poco debido a mi extrema excitación.


-Ahora te toca André-su rostro miraba con picardía y
satisfacción


Se lanzo rápidamente sobre mi tumbándome en el suelo,
sumiéndonos ante un 72, la postura clásica del 69 mas los tres dedos que me
pidió le introdujera nuevamente por su ojillo, ella mamaba mi miembro con
verdadera maestría, introduciéndolo hasta su garganta en un andante espectacular
y estimulando el glande con su lengua, con sus labios. Yo había intercambiado
las acciones entre lengua y manos, ahora su ano era lamido y violado con ayuda
de los tres dedos, mientras la otra mano masturbaba bruscamente la vagina. Su
cabeza se movía ahora con mayor velocidad y mi cuerpo me indicaba que pronto iba
a estallar por lo que ataque su vagina de nuevo con mi boca, apurando el ritmo
para poder corrernos al unísono. Su boca se lleno de esperma y la mía de
fluidos, saco su lengua y aquel liquido viscoso se derramaba por sus labios,
tragaba con apetito y malicia haciendo lo posible para que me diera cuenta que
lo había hecho. Después de correrme mi miembro se endureció mas, era lógico que
quería probar carne nueva así que la coloque en cuatro, ya no para verla sino
para penetrarla, su vagina estaba completamente húmeda y tibia, mi pene entraba
y salía haciendo círculos, mientras su apretado sexo succionaba con fuerza.


Me incline un poco para acariciar sus senos con una mano,
mientras introducía el dedo pulgar de la otra en su ano, aumento nuestro ritmo y
decidí dejar de mimar sus tetas para hacer algo mas de presión en su clítoris,
comenzó a gritar para que parara, se estaba corriendo de nuevo, dejándome ultimo
la muy puta, obedecí a su pedido pero como mi explosión no tenia vuelta atrás
introduje, en lo que pudo ser un acto de venganza por no esperarme, mi verga en
su ano, ciertamente le dolió pero en sus gritos había también mucho placer, no
se porque no he podido sacarme de la cabeza aquel orificio, lo cierto es que
apretaba con violencia mi pene haciéndome sentir cosas nuevas, no era la primera
vez que yo tenia sexo anal pero esa vez fue diferente succionaba con mas fuerza
que cualquier otro, como queriendo tragarme, la intermedia extracción del pene
se dificultaba pero su introducción era involuntaria, finalmente derrame mi
semen allí adentro y al salir de su agujero, el liquido chorreaba con lentitud
como si al igual que yo quisiera continuar allí adentro.



-Maldito nunca me había metido siquiera un dedo, y usted se
chorrea allí adentro- dijo con una voz que me reñía y felicitaba.



En ese momento yo no estaba para reproches pero si para
culear. La tome del brazo con algo de fuerza y la senté encima mío, mientras la
besaba y agarraba sus tetas ella se introducía lentamente en mi, cabalgaba
furiosamente, baje una mano e introduje los mismos dedos de siempre en el lugar
de siempre, olvidando que estaba lleno de semen...................




--La proxima
edicion-----------------------------------------------------------


| Sonaba la puerta y no habíamos acabado, debía ser su
hermana joder, |


| Ni modo de quedarnos asi habia que terminar lo esperado,
que ........ |



-------------------------------------------------------------------------------------



Comentarios a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Una confusion de ideas
Leida: 305veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno violaciones extremasrelatos sexo con mi padrerelatos filialesjuegos pornoimi primera vez con mi vecinoporno exnoviasporno gratis en la oficinaintercambio de mujeres pornohermanas follando con su hermanorelatos eroticos de vozpormo chinofotos porno extremopuritanas fotos pornorelatos eroticos yernoporno español parejas liberalesmaduras en incestoabuelas putas españolasporno enanasmanoseando culosrelatos lesbianasel mejor masaje pornoporno brasil carnavalrelatos porno triosfoto porno viejasvideos pornos bisesualesporno anal con mierdarelatos gay con fotosporno iniciacionporno alumnoerotico retroporno con hermanasbus ponomi mujer en minifaldaPutotas de chapalalesbico incestorelatos de hijo son el sosten de su casapero hermano es muy gruesa tu polla para mi culo relatos eroticosviejo follando a su nietarelatos de madurasrelatos muy morbososporno transsexualesfollando con una viudarelatos porno de cuñadaslesbianas chupandose el coñofotos eroticas de lesbianasrelatos eroticos gayrelatos crossdresserviejo porntu pornpenfemenino sexo analT Rompo L Culo Putita Relatosel toro pornrelatos eroticos incesto gratisfontanero pornometiendo mano en el cinesexo babosas gratistuve sexo con mi perrorelatos eroticos el viejoviejo follando nietaxxx padre y hijarelatos fantasiasrelatos dominacionmis relatos pornrelato filialtu primera mamadablancanieve pornofollar primasporno mearporno gratis bolivianasrelatos porno hijoshermanos sexrelatos de solteronas tetonas cachondasrelatos cortos pornosporno gay francesfollando preñadaporno con animalsvideos porno de gitanas gratisporno madre hija y noviomihermana esta bien eda y melacojirelatos eroticos con profesorascortos porno en españolfotos de zoofiliamaduros pajerosrelatos eróticos con mi papaporno travestis españoltodorelaoschupando conchamujeres casadas pornofollando a paparelatos eroticos no por favor estoy cocinandorelatos eroticos muy calientesfollando preñadamujeres cagando pornrelatos eroticos de vozrelatos bisexuales por culpa de mi mujerrelatos porno incestos