relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Wilsilor (4: Una paja a salud de las mujeres)





Relato: Wilsilor (4: Una paja a salud de las mujeres)


WILSILOR IV


Una paja a salud de las mujeres



Por Lor



Hola, soy Lor. Junto a Wilsi, he aprendido el valor de tener
una hermana y de valorarla como ser humano. Ya no discutimos y nos ayudamos en
todo. Ahora ella es una chama que viste bien, es muy pilas y sigue siendo
excelente alumna. Yo por mi parte, sigo siendo exitosa, pero soy cada vez menos
materialista; ya no fumo y estoy poniéndole mayor empeño a mis estudios.


Después de la otra tarde pasamos la noche durmiendo como
niñas buenas, tumbadas de cansancio. Al siguiente día, jueves, conversamos mucho
en el colegio y al volver a casa. Nos propusimos no volvernos rocheleras y
enterrar esa fama de puta que yo tenía; y por eso, cero guachafitas en la
escuela o en cualquier otro lugar. Si volvíamos a estar con Cristo Jesús lo
haríamos con protección y en cualquiera de las dos casas, además Wilsi y yo,
ahora éramos un equipo.


Dos días después de estar con Cristo Jesús, el viernes por la
noche, yo estaba durmiendo plácidamente en mi cama y como a eso de la
medianoche, Wilsibeth entró a mi cuarto.


-¿Te pasa algo?- le pregunté entre dientes.


-No- contestó ella-. Bueno, sí… Lo que pasa es que no puedo
dormir.


-¿Por qué?


-Estoy muy inquieta… ¿Puedo dormir contigo?


-Sí, claro. Ven.


Y se metió conmigo a la cama. Ahora nos teníamos mucha
confianza, pero tampoco andábamos pensando en sexo todo el día; más bien, creo
que necesitábamos pasar tiempo juntas, pero como verdaderas amigas. A mí me
agradaba dormir con ella, pero hasta ahí.


Casa una se durmió por su lado y estuvimos a así por largas
horas, tranquilas y sin ninguna otra intención. Yo estaba en pantaleta y con una
camiseta blanca; ella estaba con un calzón blanco de rayitas blancas a los lados
y también tenía puesta una camiseta como la mía.


Como a la una de la madrugada, me desperté y noté que ambas
estábamos muy juntitas, de frente… Wilsi estaba profundamente dormida y
respiraba suavemente en mi cara. En la penumbra la vi y recordé todo lo que
habíamos hecho en esos días.


Las cosas habían cambiado mucho y ahora yo entendía que ella
era muy importante para mí y la quería mucho. Tantos años odiándonos y ahora
éramos tan amigas.


Wilsi abrió los ojos y se me quedó mirando fijamente. En la
semi oscuridad sus ojos claros se veían cristalinos y eso me gustó. Sentí que me
preguntaba el por qué de mirarla así y sin abrir mis labios le dije que no sabía
por qué. En ese momento de somnolencia o de insomnio, ambas nos dijimos tantas
cosas sin decir palabra alguna. Yo estoy segura que ninguna estaba pensando en
ir más allá, pero nos comenzamos a inquietar más…


El calor aumentaba gradualmente y noté que ella estaba
respirando más aprisa; por lo menos yo, sentía mi corazón acelerarse. No sé
cuantos minutos pasaron, pero me pareció una eternidad ese cruce de miradas.


Ella me sonrió y yo le correspondí, después, me abrazó con
fuerza y sentí en ese abrazo una mezcla de ternura, de agradecimiento…, con
exaltación. Ambas habíamos meditado a solas y sabíamos que nos gustaban mucho
los hombres y que lo de nosotras solo era parte de aquel juego, no éramos
lesbianas. Pero allí estábamos, sintiendo algo extraño.


¿Y si éramos bisexuales? Quizás, pero existía la confusión.
Siempre escuchamos, especialmente yo, de mujeres que pistoneaban por otras
mujeres, y nos dijimos que se no era nuestro caso. Siempre me pregunté ¿qué se
sentirá ser cachapera, o sea, lesbiana?, pero jamás me imaginé siquiera estar
pensando en otra nena.


Ambas seguíamos mirándonos, ahora abrazadas y acariciándonos
tiernamente, casi de manera imperceptible, los brazos y la espalda, mientras
seguían las dudas. Conozco a muchos gays y a lesbianas, pero ¿ser yo una de
ellas? Antes me causaba indignación, pero ahora, me parecía lindo, aunque no era
lo mío…


Wilsi me hacía pensar en mí misma. La detallé bien y noté que
nos preciamos mucho físicamente. Observé sus pechos y los recordé desnudos,
recordé que eran tan grandes como los míos y que eso era lo que más me gustaba:
pensar que yo misma me los mamaba. Pensé en su cuca y recordé mi deseo de
mamarme a mí misma, pero que mi boca no llegaba hasta allá, entonces mi
excitación venía de pensar en Wilsi como yo misma, mamándome…


Las tres veces que estuve a horcajadas sobre su cara,
dejándome chupar, sentí mucha excitación y muy poco remordimiento.


Pero, ¿tenía que terminar esa noche así, en algo predecible:
tirar? ¿Caer en la tentación de amar a otra mujer? ¡Carajos, ¿Cuál era el
problema?! No seríamos ni las primeras ni las últimas nenas que se hicieran
mujeres mutuamente.


Quizás les produzca arrechera y nos consideren gafas, pero
decidimos, sin decirnos nada, que no…, que era mejor esperar para evitar
remordimientos futuros.


A la mañana siguiente amanecimos abrazaditas y cuando abrí
los ojos, ella los abrió también y volvimos a mirarnos como en la noche,
sonriendo y pensando que más allá de cualquier caricia o besuqueo, habíamos dado
un paso bien grande al aprender a soportarnos y a entender que debíamos
querernos por el hecho de estar unidas por la sangre.



Pero las vainas que están por suceder, suceden y ya. Wilsi
fue y se dio un baño y yo me quedé otro rato en la cama. Puse la radio y
casualmente estaban tocando la canción de Britney Spears "The touch of my
hand
" (El toque de mi mano) y volví a encenderme. Yo no sé nada de inglés,
pero tengo una revista donde vienen traducidas canciones de artistas y las
canciones de esa puta siempre me llamaban la atención.


"Voy a lugares donde puedo estar fuera de control, me amo
a mi misma y no es un pecado
", decía en inglés y yo no pude evitar que una
de mis manos se colara bajo la pantaleta y se diera gusto. Si Britney se pajeba,
¿por qué yo no?


Recordé que una de mis artistas favoritas es Luisa Verónica
Ciccione, alias, Madonna. Me gustan sus canciones y siempre escuché que era una
puta de lo más escandalosa, especialmente por hacer lo que para entonces me
parecían cochinadas con mujeres.


Recuerdo que me agradó cuando ella, Christina Aguilera y
Britney se dieron sendas latas (besos) en un concierto. Me gustó por lo locas
que son y sin prejuicios, pero por favor, ¡¿yo hacer algo así?! Jamás, eso era
para maricas putas.


Pera esa mañana sabatina, le volví a encontrar sentido a
meterme manos yo misma y a que esa boca que tengo entre las piernas, no era solo
para orinar, además, le encontré sentido a esas actitudes de Madonna o de
Britney y ya no denigré a tantas nenas que en el pasado me hicieron pensar lo
pero. Ahora yo me estaba pajeando por ellas: las nenas.


Me estaba haciendo una buena paja mientras recordaba que
madonna dijo una vez que dormía con Britney; supuestamente era mentira y lo que
quiso decir es que para dormir, ocasionalmente se ponía una camiseta con el
nombre o la cara de la carajita. A mí me do igual, pues yo siempre me pajeé por
hombres y ese día, me estaba acariciando a la salud de arias mujeres: De la
madonna, de la Britney, de la Aguilera y, por supuesto, mi hermanita querida.


Recuerdo que yo pensaba en ellas, más como mujeres femeninas,
como suaves peluches acariciando mi piel, y no como amantes salvajes hundiéndose
conmigo en el infierno. Aquello fue algo tierno, afable…, con la dulzura con la
que algunas nenas, nos gustaría que nos trataran.


Mis dedos estaban mojadísimos y se regodeaban en mi cuca al
compás de la voz de Britney y de mis recuerdos con mi hermana. Gemí y gemí como
ánima en pena y deseé gritarle a Wilsi que entrara y suplantara mis dedos, pero
me dio pena hacerlo…


Jadeé y me revolqué en mi cama hasta quedar boca abajo, con
la mano allá abajo y me di hasta que ya no pude más. ¡Coño, si no me estaba
aceptando, era quizás el preludio de algo! Pero que en verdad, no quería que
determinara mi vida.



Lor



Escríbannos a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO
Agradecemos sus comentarios


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Wilsilor (4: Una paja a salud de las mujeres)
Leida: 471veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas



Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno uncestovideos porno vecinitasmatrimonios ancianos follandovideo porno mas guarrosmallville pornorelato de triosrelatos tetassorpresa travesticuentos eroticos gayhistorias heroticasrelatos pornos de mujeres cojidas por el chocho hasta. quedar inchadogay pormolas super nenas pornorelatos eroticos de mi comadreme follo a tu mujerrubais 19masturbaciones femeninas realesanal con llantoTodorelatos trasero de balletporno sado suaveputas follabdomadres reales follandoanal extremo gayrelato cuernosporno travestis en españolincesto relatos eroticosabuela follando con abuelorelatos porno mi tiarelatos eroticos amigoshadas pornoenfermero gayvideos porno gratis en puritanasnarraciones de sexogorda maduraerotico chatrelatos eroticos hijosgay violadosporno de enfermeraputa cornudoel porno mas extremoporno gay colombianorelatos eroticos parejas.netrelatos sexo suegrasviejo folladorrelatos reales de mujeres infieleslesbianas en el bosquemadura follando sobrinodesvirgacion anal realvideos amor filialdominicana pornohijo y madre xxxrelatos eroticos revista climapornos xxxxtodorelatos xxxzoo porno gaymaduros geyRelatos eróticos memorias de una esposa infiel parte 9videos pornos lluvia doradarelatos porno metrorelato erotico hijaporno duro violacionesfollando a su primochupando tetas grandesfollando perreandodespedidas de solteros pornoviendo sexo gratisrelatos porno sadotelenovela pornorelatos eroticos follando con mi madreplayas nudistas pornopenthouses porno