relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Wilsilor (06: El culo de mi hermana)





Relato: Wilsilor (06: El culo de mi hermana)


WILSILOR VI


El culo de mi hermana



Por Lor



Hola, soy Lor otra vez. Definitivamente mi hermana y yo,
estamos hechas la una para la otra. Por un juego descubrí que me gustan las
otras carajitas, o por lo menos, me gusta mi propia hermana. No sé como nunca me
fijé en ese cuerpo tan bien formado y en esa amante que me hace tan feliz. Coño,
como me desesperé esa tarde esperando a que mis padres se fueran al diablo para
acostarme con Wilsi.


Fue difícil aguantar las ganas de subirle esa camiseta y
mamarle las tetas o de bajarle el calzón y mamarle la cuca como tanto deseaba
que me la mamaran a mí. Esa noche fue intensa, pues entre ella y yo sucedió que
nos entendíamos muy bien. Nos gustan los hombres, pero como mujeres, sabemos
como y donde nos gusta que nos laman, que nos toquen, lo que sea…


Esa noche de juerga, me encantó lamerle el culo a Wilsi.
Recuerdo que ambas estábamos ya desnudas y en medio de los besuqueos, me decidí
a besarle por enésima vez las nalgas, solo que esta vez fui más allá. Se las
mordí y besé como loca, luego se las abrí, le metí un dedo allí… y, terminé
pasándole la lengua por el ano…


A ella le gusto y a mi me dio curiosidad. Comencé a lamérselo
y a lamérselo hasta que no se como, mi lengua penetró y sentí el sabor extraño.
Era dulce o algo así, delicioso en todo caso.


-¡Uy, eso me gusta!- gimió Wilsi y yo me atreví a meterla
más.


-¿Este culito de quien es?- le pregunté por joda.


-Pa’ ti, hermanita. Pa’ ti- susurró- ¡M-métela más!


-¿Pa’l fondo?


-¡Sí, bien pa’ dentro!


Yo estaba súper excitada, así que me pajeé mientras seguía
metiendo y sacando la lengua de su culo palpitante. Era como si me la estuviese
cogiendo y eso me estaba volviendo loca. Pero además, gocé al sentir que ese
culito parecía mamarse mi lengua o succionarla…, y me excitó sentir sus nalgas
apretar mi cara… ¡Uy, que cerda me volví aquella noche!


Cuando legaron mis papás, me cortaron la inspiración, pero
cuando mamá salió del cuarto, decidí seguir en mi juego hasta bien entrada la
mañana. Me gustó tanto hacérselo y que a ella le gustara. Todo ustedes saben ya,
que a ella, le gusta tener cualquier cosa allí, en ese lugar que no es solo para
cagar.



Al día siguiente la pasamos bien. Era domingo y mis padres,
como estaban desvelados, durmieron como hasta las diez y nosotras, supuestamente
también, pero la verdad es que nos estábamos haciendo lo que más nos gustaba
bajo las sábanas, sabiendo que ya se nos acababa la fiesta.


¿Se nos acababa la fiesta? No, que va. Ahora era que
comenzaba todo. ¿Qué íbamos a hacer? ¿Esperar siempre a que salieran nuestros
papás a algún sitio? ¿Esperar a llegar del colegio y aprovechar? ¿Meternos a
nuestros cuartos por las noches? Todo eso era válido y se podía hacer.



El día lunes, después del colegio, yo tuve que ir a buscar
algo en Internet, pero regresé como a las tres. Wilsi estaba allí, siempre con
sus calzones anchos (esta vez un mono blanco), pies descalzos y una franela
corta de color azul. Yo llevaba puesto un jean pescador a la cadera, sandalias y
una franela blanca con un nudo en la espalda.


Wilsi estaba agachada arreglando unas cosas en la cocina y
cuando la vi me excitó ver como se le veían las pantaletas (antes yo veía como a
una chica se le salían las pantaletas y no le daba importancia, aunque me
parecía sexy, sin embargo, desde hacían días, me la pasaba cazando cualquier
momento para fisgonear).


A mi hermana se le veían divinas porque además, eso me hizo
recordar lo que había debajo: un culo bien turgente, escondido por esos trapos
que siempre trataban de ocultar su belleza.


-¿Qué estás mirando? ¿Te gusto?-dijo Wilsi por joda al
voltear y verme.


-Me gustan tus pantaletas rojas- le dije yo sonriente.


Ella se levantó y me dio un beso en los labios. Yo la
correspondí y luego le acaricie las tetas y la volteé para acariciarle las
nalgas sobre el calzón. Me gustaba su culo y más, esa pantaletica que se le
escapaba seductora.


Metí mis dedos entre el pantalón y se lo bajé hasta los
muslos, le apreté las nalgas sobre la roja tela y me dio ganas de besarla. Me
agaché y comencé a darle besitos tiernos y suaves en la tela, en su piel… y me
excité aún más.


El culo de mi hermana era grande y esponjado, olía muy bien y
me gustaba sentirlo contra mi cara. Le hice a un lado la pantaleta y le metí un
dedo. Wilsi se estremeció como si le doliera, pero no se opuso.


Le bajé la pantaleta y le abrí las nalgas, lamí y lamí hasta
llegar otra vez a su ano y allí, sentí otra vez su sabor. En un segundo, ya mi
lengua entraba y salía de su culo y Wilsi gemía tiernamente. Me gustaba hacerla
feliz; a veces hasta no me importaba si ella no me tocaba a mí, porque con solo
tocarla yo a ella, tenía mis propios éxtasis. De hecho, me imaginaba también mi
propia lengua entrando y saliendo de mi culo.


Yo no sabía como le decían a eso que hacía. Más tarde me
enteré que era el famoso "beso negro" y del que ya yo era adicta. Dicen
que es antihigiénico y tal vez produzca infecciones. A mí, por lo menos, no me
produjo sino satisfacciones y además, mi hermana es muy limpia y huele muy bien.


Desabotoné mi pantalón, bajé un poco el cierre y me metí una
mano para hacerme feliz. Por supuesto, así no podía abrirle las nalgas a mi
hermana, por eso, ella misma se las abría para que yo siguiera hurgando con mi
lengua en su trasero.


Ella se intentaba sostener de vez en cuando contra una pared
porque se mareaba, otras veces echaba una mano hacia atrás y me tocaba los
cabellos, pero siempre, chocaba su culo contra mi cara y yo, lejos de sentir
dolor, me gustaba.


No sé por qué, pero sentí deseos de apretarle las nalgas, de
aruñarlas y, y terminé dándole palmaditas suaves… Wilsi, sintió cierto dolor,
pero no me impidió seguir.


La golpeé con más fuerza y me pareció que le excitaba. Le
pegué más y más fuerte hasta ponerla roja como un tomate. La mordía y le dejaba
los dientes marcados; wilsi, gritaba y yo llegué a pensar que le estaba haciendo
daño, lo supuse al ver sus lágrimas.


-¿Me detengo?- le dije.


-¡No! ¡Sígueme pegando, mensa! ¡Castígame por ser tan puta!


Me gustó oír eso, así que me puse de pie y la nalgueé de
forma tan violenta que le arranqué chillidos y lágrimas a rabiar. Yo había
escuchado de mujeres a las que le gustaba el maltrato y mi hermana parecía ser
una de ella- también escuché de aquellos que gozaban maltratando, pues yo,
estaba gozando un mundo al pegarle mi hermana.


Su culo estaba rojo y yo seguía dándole palmadas mientras le
volvía a meter un dedo. Wilsi recibió los castigos sumisa y yo, sentía envidia
de verla tan ¿feliz?


Ella estaba feliz de ser masoquista (perversión sexual
de quien goza con verse humillado o maltratado por otra persona) y yo de ser
sádica
(que provoca su propia excitación cometiendo actos de crueldad en
otra persona). Aquí en mi
país, Venezuela, se le llama sádico, por tradiciòn, exclusivamente a los
violadores, especialmente de niños; pero se trataba de eso, del que siente
placer golpeando o humillando.


Ahora que lo pienso, todas esas veces que ella y yo nos
coñaseamos en el pasado, todas esas veces que la humillé y me burlé de ella, me
estaba satisfaciendo a mí misma de verla así. En ese tiempo era verdad, pero
horita era un juego para sentirme bien, porque ya, no soy capaz de burlarme ni
de maltratarla para mal.


Comencé a pellizcarle las tetas y a estrujárselas
ardorosamente. Wilsi chilló tan fuerte que creí que esta vez si que nos iban a
escuchar. Pensé en encender la televisión, pero estaba muy lejos, preferí
encender el reproductos que estaba cerca, porque por nada dejaría de tripear
(gozar) el nalguear y estrujarle las tetas a mi hermana.


Me puse de frente, le levanté la franela y le mordí con
salvajismo los pezones; ahora sí que Wilsi rezongó y rugió como loca
desesperada, mordiéndose salvajemente los labios. Después le di fuertes palmadas
en sus tetas a tal punto de dejárselas bien rojas; gocé un mundo de pegarle por
ahí ver que le gustaba.


Yo también quería lo mío, así que arrastré a Wilsi hasta la
mesa del comedor, la acosté allí, encendí la radio y le seguí estrujando las
tetas.


-¡Bájame el calzón, puta!- le grité mientras le pellizcaba
sus pezones rojos.


Ella me obedeció y con dificultad me empezó a halar el
calzón, ya desabrochado hasta llevarlo hasta mis rodillas, me bajó también la
tanga azul que llevaba puesta y yo me dispuse a ponerla a mamar. Halé la cabeza
de mi hermana y la puse en mi cuca. Ella comenzó a subir con su boquita deseosa
de probar mis jugos.


-¿Quieres mamarme?, pregunté sonriendo y ella pudo asentir
con la cabeza- ¡Esta bien, creo que me merezco esto y mas, puedes comenzar,
perra!-gemí de gusto.


Con manos ansiosas, Wilsi abrazo mis caderas y estirando

su cuello comenzó a chupar las flores afelpadas que crecían en el jardín de mi
entrepierna. Mientras ella me mamaba y gemía ahogadamente con su boca pegada a
mí, me dediqué a ver su vientre y sus piernas desnudas, con el pantalón
remangado en sus rodillas. Mi hermana era tan provocativa.


Yo sentía su lengua fogosa jorungar mi cueva húmeda y sorbía
con fuerza todo el jugo que ahí se había concentrado.


-¡Chúpamela toda, puta cabrona!- le grité mientras la
maltrataba golpeando mi vulva contra su cara empapada de mí.


No podía dejar de ver la forma perfecta de mi hermana, de su
vientre plano, sus morrocotudos senos amoratados e hinchados, sus piernas bien
torneadas, y maniatada por la camiseta remangada y los calzones enrollados. Era
toda una visión de una prisionera sudada.


Golpeé varias veces sus pechos, los retorcí, le pasé las uñas
por el estómago, por el vientre, le rasque sus pocos vellos ensortijados y me
vine en su cara. En medio del orgasmo, la arañé por los muslos y le di un fuerte
golpe en su cuca.


Como un trueno, con el sonido propio de una afanosa nalgada
se oyó por toda

la casa el grito de Wilsi, ahogado porque tenía su boca metida entre mis carnes.
Pensé que se iba a quitar, pero en lugar de encogerse y juntar las piernas, o
taparse con una mano, la muy zángana, intentó abrir un poco más los muslo. Se lo
impedía el pantalón, pero esto no fue la limitante, porque ante una segunda
palmada, cuando ya acaba mi orgasmo, la vi doblar sus rodillas, extender una
mano, y remangarse los calzones hasta los tobillos.


-¡De pinga!- exclamé mientras la veía abrirse de piernas. Le
di otra palmada y noté que se hinchaban sus labios y parecían abrirse más. Le
descargué otras palmadas y Wilsi, gimió de dolor sin dejarme de mamar. Allá,
adentro, se le veía cada parte de sí, sus labios rojos y chorreantes, hasta se
le sobresalía el clítoris.


De pana, a mi hermana le gustaba el maltrato (y pensar que
era una niña boba). Mis manotazos, chocoteaban en su vientre mojado y ella
chillaba cuando más duro le pagaba o cuando le pellizcaba los pezones. Wilsi
llegó a un nuevo orgasmo y la sentí, comerme la cuca con desesperación y meter
su lengua hasta lo más profundo de mí. Ella temblaba y se contorsionaba sobre la
mesa que amenazaba caerse.


En la radio estaban tocando la canción "Lo siento" de
Belinda, la cantante mexicana y coño, el escuchar ese continuo ¡Oh, oh…!
Me hacía sentir un gustazo en mi cuca. Pensé en Belinda y me la imaginé allí
abajo, mamándome… conforme avanzaba la canción, pensé que esa era su cuca y
llegué a fantasear con su cabecita rubia entre mis piernas, chocando su trencita
en mis nalgas.


Me vine yo también, sintiendo escalofríos y la piel de
gallina y calmándome, dejé que mi hermana se bebiera hasta el último trago de mi
licor vaginal, y la canción ya se estaba acabando. ¡Oh, oh, lo siento!,
cantaba la mejicanita y yo, también lo sentía: que me orinaba de gusto en la
boca de mi hermana.


A mi hermana le gustaba que le lamiera el culo, ¿será que a
mi me gustaría también?, pensé. Me volteé y puse mis nalgas en su cara. Ella
entendió rapidito, tomó mis nalgas, las abrió y me lamió dulcemente. Ahora era
ella quien me practicaba un beso negro a mí y ambas lo disfrutamos a
rabiar.


Creo que estaban pasando un especial de Belinda porque ahora
estaban tocando "Boba, niña nice" y de pana, me excité tremendamente con
su voz y mi hermana tomándome por las caderas y su larga lengua enterrándose en
mi culo. Yo escuchaba: "Esa boba niña nice… muchas como ella siempre hay…"
y gozaba al sentir como mi hermana me embobaba a mí, lamiéndome como en forma
exploratoria y luego con mayor tesón.


Que delicia fue sentirme jorungada por detrás. Sentí que me
estaba cagando pero de placer mientras en la radio seguía Belinda con su "…piensa
que es un error que caigas en su red
". Ambas, Wilsi y yo, estábamos cada una
en la red de la otra.



En ese momento, escuché un ruido en la puerta. Alguien estaba
llegando. Vi el reloj de la pared y ¡coño: ya eran las seis de la tarde!


Nos levantamos presurosas y nos subimos los calzones
torpemente, nos medio acomodamos los cabellos, justo cuando mamá entraba.


-¿Por qué la música tan alta?- preguntó.


-E- es que nos gusta Belinda, ma’- dije bajándole el volumen
a la radio.


-¿Y por qué tan sudadas?


--¡Es que… estábamos bailando!- contestó mi hermana.


A mamá le pareció lógico y bueno, ¡lástima que llegó tan
pronto! Sin embargo, lo pasamos de pinga. En la radio Belinda cantaba "Ángel"
y yo, pensaba: Mi hermana, es mi ángel…, mi sol…y con ella siempre quiero
estar.



Lor




Escríbannos a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO
Agradecemos sus comentarios


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Wilsilor (06: El culo de mi hermana)
Leida: 1456veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas



Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


todotelatospolla enorme pornorelatos marqueze incestoporno de gaisrelatos primastravestis con polla enormesado porno gratissado extremomaduras pormosexo gratis madurosrelatos eroticos de violacion de esposa en playa nudista por variospadres follandose a sus hijasjoven y viejo pornosobrinos follandorelatos porno de cuñadasmacisorrasprimera vez con un travestiporno gay ibericorelatos eroticos poringasexo lesvico gratisse folla a su vecinavideos porno me follo a mi hermanatíos y tías follandomadres eroticasrelato feminizacionpartiendo analmente a michel relatos eróticoporno de inciestoviolaciones lesbicasmasajes chinos pornopornp gratisrelatos gaiinfidelidad relatoporno gratis con babosasmamas haciendo pajasbakunos ba-krelatos eroticos teatroporno enanos gratisprimos hermanos follandorelatos eroticos marquezarelatos eroticos con vozmujeres follando hijosporno relatos de incesto yolitacenicienta eroticaaprender a follarporno de meadassexo anal trioscuarentones gayfollando a mis amigasabuelito follandoaudio relatos pornorelatos eroticos gratuitostrio de lesbianasabuelas calientesmis relatos porno gayfollando a nietarelato sexo durozoofilicas xxxrelatos porno con madurosrelatos incestuososexo porno travestitodorelatos pornomadre e hija follando juntascenicienta eroticacuentos relatos eroticoscomo me follo a mi primaviole a mi hijarelatos eroticos mi madre jugando luchas al montarce siente la verga y c calientarelatos eroticos de infidelidadeschica follando con su abuelocasadas eroticassexo gratis incestosfollando con virgenescuentos pornvideo porno cuarentonasfolla nietatrios amaterviejas follando con sus nietosfontanero con madurame cojieron en la prepa relatoviejo pornrelatos eroticos maduritastodorelatos gaymasajes eroticos pornosrelatos "mis nenas" vergaporno eroticostransexual follando con parejaleer relatos eróticosrelatos eróticos de mujeresporno con mujeres casadasporno con ancianasporno casadas calientesviejos follando.comabuelas follando con sus nietasMi esposa hace pesas relatos pornomujer penetrando hombrebraguitas calientes