relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Una Joven Paciente (1)





Relato: Una Joven Paciente (1)

UNA JOVEN PACIENTE (parte I)


Tengo cuarenta años, soy médico ginecólogo desde hace diez, y
hay cosas a las que todavía no me acostumbro. Y creo que el colega que diga que
no se le mueve un pelo al revisar a ciertas pacientes apetitosas, miente. Por mi
parte, en algunas ocasiones pasan miles de cosas por mi cabeza, pero siempre
había podido mantener la compostura profesional, hasta el día en que me tocó
atender a una paciente especial:


Fue una tarde en Diciembre, pleno verano en Buenos Aires, y
era una tarde particularmente calurosa. En aquel entonces estaba sin aire
acondicionado en el consultorio por culpa de "desperfectos técnicos", y yo, con
camisa, corbata y guardapolvo, estaba sufriendo las consecuencias.


Me asomé a la puerta del consultorio y llamé a la siguiente
paciente; al instante se levantaron del sillón de la sala de espera una señora
de unos cincuenta años (-mi paciente- pensé) y su acompañante, una chica de unos
dieciséis o diecisiete años, según su carita juvenil, pero con un cuerpo que a
primera vista me llamó mucho la atención por la exhuberancia con que la madre
naturaleza la había obsequiado. Ambas me saludaron con sendos apretones de manos
y pasaron al consultorio; las invité a sentarse, me ubiqué en mi sillón, las
miré y pregunté, dirigiéndome a la cincuentona:



Bien, señora, ¿ya ha tenido consultas conmigo antes?



Ella se sonrió y me contestó:




No, Doctor, la paciente es ella, mi hija.


Ah, de acuerdo, perdón- contesté con una sonrisa, y
dirigiéndome a la jovencita saludé. –Mucho gusto, cómo es tu nombre?


Lorena, Doctor. –Respondió ella, con una sonrisa que
mostró dos hileras de perfectos dientes blancos como la nieve.




- Muy bien, Lorena, ¿es tu primera visita al ginecólogo?



Sí, ya sé que debería haber venido antes para mis
primeros controles, pero lo fui postergando y...


Qué edad tenés, Lorena?


Dieciséis, Doctor.


Muy bien, vamos a hacer la Historia Clínica, de acuerdo?
– Dije, comenzando a escribir los datos en una ficha en blanco. – Te voy a
explicar un poquito cómo es esto, primero vamos a anotar los datos más
importantes, no te asustes si te hago preguntas que te incomoden un poco,
pero hay datos que pueden resultarte un poco... incómodos, pero son
importantes para la Historia Clínica, de acuerdo?


De acuerdo – contestó. – También me tiene que revisar?


Claro, a eso iba... después de recolectar los datos más
importantes te voy a revisar, vamos a tomar algunas muestras si es
necesario... lo más importante es que no te sientas incómoda, así que
cualquier cosa me vas a avisar y yo te voy a explicar absolutamente todo, de
acuerdo?



Acto seguido comencé a preguntar los datos personales, como
fecha de primera menstruación, peso, talla, etcétera. En determinado momento
debía preguntarle si ya había comenzado con las relaciones sexuales, pero es
una pregunta un tanto incómoda para un chica de esa edad frente a su madre.
Así que pregunté:



Usás algún tipo de método anticonceptivo, Lorena?


Eeeh... no, Doctor, no tengo novio... –Me respondió
ruborizándose. Acto seguido se dirigió a su madre y le dijo algo al oído;
luego me miró y me dijo:


Hay algún problema si mi mamá espera afuera mientras
usted me revisa?


No, para nada. –Respondí. –Eso es algo que queda a la
elección de cada paciente... – En ese momento la madre se levantó y se
retiró, cerrando la puerta del consultorio detrás de sí. Una vez que
quedamos a solas, Lorena me miró a los ojos y me dijo:


Lo que pasa, Doc, es que yo ya tuve relaciones sexuales
pero mi mamá no sabe nada...


Muy bien, no hay problema –contesté. – Y seguís
manteniendo relaciones regularmente?


No, sólo de vez en cuando, a menos que...


A menos qué?


No sé... no sé si cuenta la masturbación... – me dijo,
mirando hacia otro lado, como rehuyendo mi mirada.


No, eso no cuenta, es algo totalmente normal pero la
pregunta se refiere más que nada a los riesgos y a los cambios físicos que
producen las relaciones sexuales con otra persona. – contesté.


Ah, porque yo también quería consultarle porque yo... o
sea... como que me masturbo mucho, entiende?


Ahá, y cuánto es mucho, a tu entender? – Pregunté con
verdadero interés profesional, pero sin poder evitar sentirme algo
perturbado por la "confesión".


Y... a veces son varias veces en un día, dos o tres...


No, no es algo anormal, a menos que esa actividad te
quite el interés por relaciones sexuales con otra persona. –Expliqué.


Nooo... créame que ese interés no se me va para nada,
-dijo sonriendo, como entrando en confianza conmigo. –Más bien le diría que
el problema es que no encuentro con quién...



En ese momento decidí aprovechar esa confianza, y creo que
ese fue el paso que marcó el camino siguiente.



Bueno, Lorena, te puedo asegurar que no creo que te
falten oportunidades con los hombres, no debe haber muchos que no te vean
atractiva...


Me lo dice como Doctor o como hombre?


Te lo digo como Doctor... y como hombre, claro...



Luego de esto la conversación siguió por carriles más o
menos normales, hasta que terminé de consignar los datos más importantes.
Entonces, con cierta excitación que creo se me notaba en la voz, le dije:



Bueno, Lorena, ahora vamos a revisarte, sí? Detrás de ese
biombo tenés una bata, quitate la ropa y ponete la bata, y luego pasá a esa
camilla que está ahí.



La vi desaparecer detrás del biombo y enseguida asomó la
cabeza y me preguntó, mirándome a los ojos:



Me saco la bombachita, Doc?


Sí, todo; y después ponete la batita. –Contesté, notando
que su pregunta me había provocado un cosquilleo en la boca del estómago.



Enseguida la vi pasar hacia la camilla, con la bata
semitransparente apenas disimulando su desnudez. Le indiqué que se acostara en
la camilla boca arriba, a lo que obedeció de inmediato. Entonces le expliqué
que primero iba a revisar sus mamas y que debía abrirse la bata a la altura
del torso. Creo que nunca voy a olvidar la primera visión de sus tetas...
abrió la bata y frente a mí pude ver dos perfectas, grandes, redondas y firmes
tetas, de piel blanca impecable, con aréolas pequeñas y rosadas, y cada una
con su pezón pequeño, saliente y visiblemente endurecido. Realicé la
inspección y la palpación, casi sin poder ocultar la creciente erección que me
incomodaba. En el momento en que apreté sus pezones (como parte del examen,
para ver si hay secreción), ella se los miró y me dijo, risueña:



Guau, mire cómo se pusieron, como si hiciera frío!



Sus pezones estaban duros como piedra y el apretarlos me
producía un tremendo placer, por lo que repetí la maniobra varias veces. Noté
que ella entrecerraba los ojos con una expresión de placer en su rostro.



Bien, ahora vamos a hacer el examen pelviano. –Le dije.-
Para eso vas a tener que abrirte el resto de la bata y colocar los pies en
esos estribos.



Lo hizo enseguida y pude ver su pubis (angelical, como
diría Charly). Tenía su vello púbico recortado de manera que sus pelitos
tenían unos tres milímetros de largo y le cubrían un triangulito del pubis,
los labios mayores, y se extendían a los lados hasta el nacimiento de los
muslos. Colocó los pies en los estribos, quedando con las piernas abiertas, y
yo me ubiqué entre ellas, de manera que pude ver su vulva, sus labios mayores
carnosos y cómo entre ellos sobresalían los labios menores. En ese momento sus
labios menores comenzaron a separarse lentamente, a consecuencia de la
posición de sus piernas, y pude ver cómo al abrirse un hilillo de fluido
transparente y viscoso formaba un puente entre los labios; ¡la pendeja estaba
mojadísima! Como si esa imagen no hubiera sido suficiente para mi calentura,
acto seguido pude ver cómo una gran gota de flujo transparente asomaba a su
vagina y comenzaba a resbalar entre sus labios hasta su ano...



Mi historia continuará. Se aceptan opiniones sobre este
primer capítulo, y no se pierdan el segundo y último, porque lo mejor está por
venir!



Fercho.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Una Joven Paciente (1)
Leida: 957veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos Eroticos la amiga de mi madrefolle con mi hijotodorelatos con fotosdespedida solteras pornorelatos gratis eroticosporno folladorasporno guarro gayviejo porntrios pormoculito pornofolla en despedidahermafrodita pornoRelatos amorfilial mi padre me estreno por atraspono gay españolrelatos eroticos femeninosmamas guarrasfotos porno brutalestu pprnorelatos eroticos incestosrelatos lesbianamasturbaciones eroticasleggins pornosexo anal con animalesrelato erotico rompiendo el culo al curaporno mamadporn madurosinciestos familiaresrelatos de nuerascenicienta pornomaduros con chicaschicos jovenes desnudosmachos musculosos gayhijastra folladafollando duro con mi madremi mujer dormidarelato culito de 7 anitosvideos eroticos lesbicosporno levianarelatos viendote follsrrelatos adultos gratismadurasxx xfollando con sirvientarelatos eroticos nosotrasrelatos sexuales realessexo lesbico trioborracha follada dormidatravestis en lanzaroteporno sexo gratistragadora de semenporn abuelosporno maduros gayviejos y nietaslesbico incestovideos pornograficisinfidelidades relatosel coño de mi mujerrelatos porno profesorancianos gay follandopoorno gayen femenino relatos eroticosporno gratis familianobita se folla a shizukalesbianas pprnofollando con una universitariaporno peter panpornos gorditasculo viejateresa pornoporno dominicanossevi pornohijo oservan mamis desnudamasaje culofollando borracharelatos incestos madres hijoshistorias de masturbacion