webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Secretos inconfesables de una madre: violada en e



Relato: Secretos inconfesables de una madre: violada en e

SECRETOS INCONFESABLES DE UNA MADRE : VIOLADA EN EL TREN


Todos los hijos tenemos una imagen idealizada, por el cariño
y el respeto, de nuestras madres. Nos imaginamos que nada de lo malo, nada de lo
sucio; de lo que nosotros englobamos en esos conceptos, puede tener algo que ver
con nuestra madre. Puede que pase mucho tiempo o toda la vida sin que
descubramos nada reprochable en la mujer que nos dio el ser. A veces sin embargo
descubrimos el lado oscuro y puede que eso nos dañe, nos haga sufrir
debatiéndonos entre el rechazo y el cariño que está enraizado en nuestro
interior.


A mis once años adoraba a mi madre, existía un vínculo de
afecto incrementado por el hecho de ser hijo único. Inconscientemente sentía
hacía ella una especie de amor posesivo comparable al que sentía por ella mi
padre. Me encantaba cuando iba a buscarme al colegio y notaba la admiración de
mis compañeros y profesores, muchas veces expresada en silbidos o palabras
inconvenientes; otras con miradas llenas de lujuria malamente contenida. Y lo
mismo cuando me llevaba al cine o de compras con ella. Si por una parte me
enfadaba por las groserías y las miradas, por otra gozaba de satisfacción
pensado: -" Es mia babosos, mía."


En el fondo yo sabía que todos aquellos silbidos, comentarios
groseros, miradas lujuriosas estaban más que justificadas: Mi madre era
hermosa, tenía una figura de locura, voluptuosa, sensual. Unas hemosas piernas
siempre enfundadas en finas medias, que sujetaba con liguero. Era muy coqueta y
distinguida en el vestir y en el arreglo de sus uñas, cejas, pestañas, labios.
Sabía ser atractiva, un poco provocativa sin caer ni una pizca en la vulgaridad.
Por eso siempre su ropa insinuaba sus hermosos pechos, sus morbosas nalgas y sus
bien torneados muslos. Su media melena rubia, su esbelto cuello y sus ojazos
verde esmeralda culminaban esa obra maestra de la naturaleza.


Mi padre fue el afortunado que se atrajo la atención y el
cariño de aquella muchacha, a veces un poco arrogante y suficiente en el trato
con los chicos. Cuando me miraba desde sus 170 cms con ese gesto severo, que
realzaba su fina nariz, después de alguna faena mía, entendía que sentirían sus
pretendientes cuando con un solo gesto los despachaba.


Ahora era la señora de un medico de prestigio, cuya consulta
además de ser muy cara era difícil de conseguir.


Mi Padre había sido invitado a un congreso científico y mi
madre quedó conmigo hasta la llegada del fin de semana. Iríamos el viernes a
pasarlo con mi padre, volviendo juntos el domingo. Pero el viaje se complicó
porque acababan los pilotos de Iberia de iniciar su enésima huelga. Mi madre
buscó la otra alternativa, el tren, consiguiendo en un intercity un cuarto con
dos literas. Si cogíamos bien el sueño llegaríamos bastante descansados a la
mañana siguiente.


Subimos al coche de literas y después de haber colocado
nuestras cosas, nos dirigimos al vagón restaurante para cenar algo. Las miradas
de los varones convergieron sobre mi madre que, como siempre, estaba preciosa.
Apenas nos sentamos comenzó a molestarme las miradas que un grupo de moros y
negros le dirigían casi de forma obsesiva haciendo comentarios que sin duda
tenían que ver con lo que les gustaría hacerle a aquella señora tan sensual e
inalcanzable para ellos. Pese a estar muy bien vestidos y aseados había lago que
resultaba raro. Luego supe que se trataba de inmigrantes marroquíes y
nigerianos. Habían pagado una fortuna por documentación falsa y así en el tren
atravesarían casi toda España sin que les molestase la policía. En la ropa y los
billetes del tren habían gastado casi todo lo que habían ahorrado en los meses
que llevaban trabajando, generalmente en cosas no muy legales.


Mi madre al principio se había sentido incluso molesta,
haciendo algún comentario de tipo racista; luego ocurrió que del grupo se
levantó un moro, pasó al lado de nuestra mesa y saltó dentro de mi madre ese
resorte que toda hembra lleva dentro y que en algunas ocasiones se dispara por
la presencia de un macho. Supongo que era guapo y que algo de su físico atrajo a
mi madre; cuando volvió a pasar se sonrieron mutuamente.


Recuerdo que al salir de vagón restaurante mi madre miró
sonriendo hacía la mesa donde se encontraba el moro y sus otros seis compañeros.
Fuimos a nuestro camarote y antes de dormirme mi madre salió como veinte
minutos. Supongo que volvió donde ellos y quedó para más tarde. Después de
dormirme ella salió, se encontró con él y decidió entregarse.


Algo me despertó, tal vez fuera la luz de la litera de mi
madre, que aunque tenue daba un resplandor al que yo no estaba acostumbrado.
Escuché como una respiración agitada y estaba a punto de llamar a mi madre
cuando al girarme pude ver, en el espejo que cubría gran parte del lateral del
camarote, un espectáculo que me dejó paralizado: Mi madre y el moro se besaban
apasionadamente, ella estaba desnuda con la excepción de sus medias, el liguero
y sus zapatos de tacón de aguja; el conservaba aún su boxer.


Recorría con sus manos la blanca y suave piel de los muslos
de mi madre mientras ella se estremecía, luego masajeaba sus pechos y mordía
subvente el cuello de mi madre que con sus delicadas manos acariciaba su torso y
atraía su cabeza hacía sí buscando sus gruesos labios.


El cabrón se detenía un momento a mirarla como si aún no se
creyera que aquella hembra, señora distinguida, pudiera ser suya. Iba sintiendo
la perversa excitación de poder poseer a una mujer de las que tantas veces le
habían mirado con desprecio, como diciéndole : -" Que coño haces en mi pais moro
de mierda".


Ahora todas ellas era en mi madre y las iba ha montar hasta
caerse rendido.


Se despojó de su boxer y llevó hasta su miembro la mano de mi
madre que ciñó con sus elegantes dedos la oscura polla del moro. Comenzó a
deslizarla de arriba abajo disfrutando del pedazo de carne que aprisionaba a la
vez que disfrutaba extasiada del tremendo aspecto que la verga iba tomando.


Excitado por el placer que mi madre le daba, comenzó a
estrujarle con fuerza los pechos, haciendo gemir a madre:


- Suave por favor.


El moro amainó y mientras mi madre seguía pajeándolo comenzó
a frotarle la concha y meterle los dedos. Mi madre, la muy puta, abrió las
piernas para que el jodido moro trabajara más a gusto. La veía entregada y
quería verla aún más; se arrodilló y metió su cabeza entre las piernas de mi
madre y comenzó a comerle el chocho mientras se aferraba a sus piernas. Mi madre
comenzó a mover su pelvis a la vez que se mordía el labio inferior. Sus manos
acariciaban la cabeza del moro y la atraía contra su concha.


Los dos estaban tremendamente excitados y el moro colocando a
mi madre en la litera se puso en cima de ella entre sus piernas y le clavo la
polla comenzando a bombearla. Se pegó con fuerza a su cuerpo aferrando sus
nalgas como si en cada embestida quisiera atravesarla. Aquellas "imágenes" iban
quedando en mi mente grabadas de tal forma que hoy cierro los ojos y allí la
veo, abierta, espatarrada, recorriendo con frenesí el torso oscuro del moro que,
por sus movimientos debía estremecerse al sentir en su piel las finas manos de
mi madre. Aquel brutal contraste entre la blanquísima piel de la señora y la
oscura piel del inmigrante era algo que nunca podré olvidar.


Conforme se aproximaba el fin los cuerpos se movían con mas
rapidez, embistiendo frenéticamente el moro y saliéndole al encuentro con un
movimiento de caderas mi madre.


Ella se corrió primero, mordiendo en el cuello al joven para
evitar gritar y despertarme. Luego el agitándose violentamente descargó toda su
leche en su interior:


- Toma puta, tómalo todo.


Luego se quedó como adormecido sobre ella con su polla dentro
decreciendo poco a poco su volumen.


Entonces se oyeron unos golpes suaves en la puerta del
camarote; el moro se levantó y mi madre hizo ademán de taparse mientras
interrogaba al moro con la mirada. El joven le dijo :


- Estate quieta y sigue echada que lo vas a pasar muy bien.


Al abrir la puerta entró con rapidez un nigeriano, que al ver
a mi madre desnuda abrió su tremenda bocaza :




Cómo está la zorra. Y comenzó a desvestirse. El moro dejó
las cosas claras:


Me la voy a tirar otra vez y luego te la dejo para ti.




Mi madre con los ojos abiertos como platos intentó que el
marroquí echara al nigeriano o pediría ayuda.


- Claro y mañana tu hijito le cuenta a su padre los apuros
que pasa su madre por ser tan puta.


- Por favor no me trates así después de lo que hemos hecho
juntos.


- Después de lo que hemos hecho juntos se que eres un perra
salida y te vamos a calmar.


El moro se colocó a caballo sobre el pecho de mi madre,
colocó su polla entre sus tetas y comenzó a follárselas con violencia. Le
apasionaba amasar y estrujar aquellos hermosos pechos. Cuando la tuvo bien dura
le dijo a mi madre que se pusiera boca abajo y comenzó a hurgarle el agujero del
culo con el dedo. MI madre musitaba con desesperación:


- Eso no, por dios, no me hagas eso.


- Eso es lo que más me gusta daros por culo a todas las putas
europeas.


Apoyó la punta de su verga y comenzó a empujar. MI madre se
aferraba al colchón clavando sus uñas y mordiendo la sábana para que no se le
escapara ningún grito, mientras contemplaba al negro desnudo en pie al lado que
la miraba mientras acariciaba su tremenda verga negra esperando el momento de
montarla.


Cuando su polla había entrado totalmente comenzó a moverse y
para sujetar a mi madre, una vez más el pervertido moro buscó su tetas y se las
apretó con furia:


- Si no te estás quieta te rompo el culo y las tetas, perra.


A medida que el culo de mi madre dilataba el moro la bombeaba
hasta agitarse como un poseso. Balbuceba palabras ininteligibles para mi, sin
duda llevado por el gran placer que sentía al disfrutar del culo y las tetas de
mi madre a la que también le devoraba el cuello.


Finalmente se vino dejándole el culo llenito de su leche.


Y sin apenas volver a mirarla se vistió y salió del camarote.


Sin darle tiempo a descansar el nigeriano sentó a mi madre y
le colocó su verga en la boca, ella no hizo ni intención de resistir, pero como
se mostraba totalmente pasiva, el negro le dio un tremendo pellizco en un pezón
, no gritó pero yo sentí su sollozo ahogado.


- Mamamela bien zorra europea


Le cogío la verga con su delicada mano y comenzó a acariciar
la cabezota negra del miembro con sus carnosos labios. Luego con la otra mano
masajeaba sus gordas pelotas. La vista de aquellos tremendos huevos la calentó y
desde ese momento se debatío entre la humillación que sentía y las reacciones
inevitables de su cuerpo.


Fue engullendo el miembro negro hasta casi ahogarse, mientras
el nigeriano sonreía lleno de satisfacción. Le follaba la boca disfrutando de
sentir a lo largo de su verga la caricia suave de los carnosos labios de mi
madre. Luego la puso a cuatro patas y comenzó a clavarla el coño y ahí yo pude
ver como mi madre moviendo su hermoso culo colaboraba a que las embestidas
tuvieran la máxima profundidad.


Sus blancas nalgas eran amasadas con deleite por aquellas
negras manazas.


Volvió a sentirse el golpecito en la puerta y el negro
echándose un poco hacía atrás la abrió la puerta y entro otro moro. Antes que mi
madre pudiera decir nada el negro se la estaba metiendo de nuevo . Permitió que
el moro se sentara delante de mi madre y que la obligar a chupársela ; incluso
creo que se excitaba más a ver a mi madre tan ocupada. Y así al poco rato se
corrío. Enseguida cambió su posición con la del moro y este empezó a follarse a
mi madre mientras esta le limpiaba la verga al negro, que pronto volvió a
empalmarse con la mamada de mi madre. Cuando apenas había entrado en su
santuario la verga mora, noté como el cuerpo de mi madre se estremecía en un
nuevo orgasmo. Al moro le encantaba azotar sus nalgas mientras la penetraba y al
negro cabrón pellizcarle y estrujarle las tetas. Cuando el moro se vino
volvieron a cambiar posición pero esta vez el nigeriano se la metió por el culo.
La bombeaba con furia y ella gruñía con su boca mascando polla mora. Hasta que
sintió el calor de la lefa que volvía a inundar sus entrañas. El marroquí seguía
tumbado y obligó a mi agotada madre a montar sobre su polla mientras el
contemplaba como sus pechos rebotaban, subían y bajaban, a la vez que magreaba
sus muslos.


El negro se vistió y salió sin cerrar del todo la puerta; al
momento entró otro moro más viejo que los otros de casi 50 años, sacó su polla y
comenzó a masturbase hasta que su miembro se puso bien duro. Eran tremendamente
grueso, cuando mi madre se lo cogió con su mano no lo podía abarcar. Hablaron en
su lengua y el moro que se la estaba follando la atrajo hacia sí para que el
otro se colocara detrás y se la metiera por el culo. Mi madre estaba punto de
desvanecerse y para mi resultaba terrible ver como aquellos dos degenerados
simultaneaban sus embestidas haciendo temblar el cuerpo de mi madre. Los dos se
aferraban con ansia a sus carnes magreándola con avaricia como si supieran que
en su puta vida volverían a disfrutar de una hembra como aquella.


Mi madre volvió a correrse mientras los dos se sonreían de
satisfacción al ver tan entregada a su puta. Luego ellos. Cuando vinieron los
otros nigerianos mi madre chorreaba semen por todos sus agujeros. La montaron
como les apeteció y ya siempre de dos en dos . Luego la dejaron como una muñeca
rota. Vi como se encogía y tapaba con la ropa de cama sollozando en silencio. Yo
también lloraba, pero sintiendo lástima de mi. Mi madre ya no era "mía" era una
maldita puta que cualquier día se volvería a entregar sabe Dios a que
degenerado.


No le dije nada a mi padre, ni salió de mi boca un reproche
para mi madre, pero ella notó que algo había cambiado en mí . Poco tiempo
después se daría cuenta de cuanto.


Dedicado a Ludo Mentis, esperando nos acabe de contar que
pasó con aquella madre aquella noche en el tren.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 3
Media de votos: 7.33


Relato: Secretos inconfesables de una madre: violada en e
Leida: 33962veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados































Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


porno tranxesualrelatos eroticos bimi tia me follaporno gay peruanorelatos porno violadasabuelas tragando semenrelatos eroticos madridenanas tetonas follandorelatos miderno de esposas eroticasrelatos porno de viejosvideos porno bollerasmi nena toma la leche relatos eróticosvideos pornograficistrios espectacularesconsolador en el culoRelatos jugando con mi hermanitarelatoos eroticosrelatos sexo gayvideos erotixosrelatos con mamaRelatos eroticos mi esposa busco a uno mas dotadorelato erotico: anal para salvar a mi hermanamadura calentonavideos pornos guarrosmadres pornrelatos porn gayrelatos eroticos muy calientesmadres cincuentonas follandochupada de pollala siesta con mi madre relatos eroticospornoo gayhistorias relatos sexualesRelatos hot comadresrelatos masajistamasajes con madurasporno bingoabuelas follando con sus nietasfea folladami primera felacionputa de lujo follandomaduras con pezones grandescine porno abuelasmejor relato eroticorelatos porno la calle de atrasmaduras muy calienterelatos porno de amas de casarelatos eroticos secretariaosos pornosrelatos calientes miabuelo mesube ensu penevideos hentai de sakura card captorsrelatoa com mi compadreporno culos en pompaRelatos porno profe fóllemefollando con mi mamavideos gratis de zoologiamadres e hijas pornoporno mujeres madurasexo con enfermerasfollarme a mi tiarelatos supositoriorelatos porno nuevosrelatos la primera ves que me culiaron por mi chororelatos eroticos papá mira c m mojo mi calzonsitolo hice con mi madreeroticos 69relatos eroticos caserosporno culos en pompaporno universitarioamor filial pornoprono lesbicorelato sexT Rompo L Culo Putita Relatosincesto ponome coji a mi primaporno grati madurasamiga follandoenfermero gayporno gay en los vestuarioscorto gay eroticorelatos orgias gayporno bisesual gratiszorras chupandofolla hijastraabuela follando con su nieta