webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Violación de madre e hijo



Relato: Violación de madre e hijo

VIOLACIÓN DE MADRE E HIJO


La historia que voy a contar me sucedió a los 13 años. Yo era
un chaval bastante guapo, rubio, de ojos azules, pelo cortito, delgado, con un
culo que encantaba a todas las chicas de mi clase. Todo eso era normal ya que
había heredado el buen físico de mi madre. A sus 38 años era una mujer que
volvería loco a cualquiera, joven o adulto. Mis amigos y compañeros de clase no
paraban de hacer bromas con lo buena que estaba mi madre, lo que le harían si
tuvieran unos año mas, también la gente que se cruzaba por la calle se la
quedaba siempre mirando, y era la obsesión de los obreros de toda la ciudad. Mis
padres se separaron cuando yo era pequeño, así que yo vivía solo con mi madre.


Un día, volviendo a casa del colegio, noté que un grupo de 5
hombres de entre 25 y 40 años me seguían. Apreté el pasó y conseguí llegar a
casa, pero no librarme de ellos, que me seguían de cerca. Al llegar a la puerta,
mientras sacaba las llaves nervioso, uno de los 5 se acercó a mí y me preguntó
si estaba mi madre en casa. Yo le respondí que no, que seguramente estaría
trabajando, lo cual era mentira, ya que mi madre solo trabajaba los fines de
semana. Él me dijo que me acompañarían para comprobarlo, así que yo ya me temí
lo que iba a pasar a partir de ahí. Entré a casa con los 5 siguiéndome, y mi
madre salió a recibirme, pero se quedó sorprendida cuando vio a los hombres que
me acompañaban.


Uno de ellos sacó una navaja, y otro una pistola. Mi madre
les dijo que no nos hicieran nada, que les daría todo lo que teníamos, pero
ellos me empujaron fuertemente y caí encima del sofá. Le dijeron a mi madre que
no nos harían daño si ella colaboraba, y otro de ellos me dijo a mí que no se me
ocurriera moverme de ese sofá o me clavarían la navaja. Yo estaba llorando, muy
asustado y nervioso, y mi madre también. Mientras seguían apuntándonos con las
armas, el resto se acercaron a mi madre y empezaron a tocarle las tetas y el
culo. Uno de ellos la llevó hasta la mesa del salón, la tiró allí, le arrancó la
camiseta que llevaba de estar por casa y después le arrancó el sujetador. Ella
gritó, pero enseguida se calló cuando le pegaron una bofetada que la dejó helada
de miedo, y a mí también.


Le pusieron la navaja en el cuello y la cogieron del pelo,
obligándole a echar la cabeza hacia atrás por el otro lado de la mesa mientras
uno de ellos, gordo y con pinta de sucio se bajaba los pantalones y le metía la
polla a mi madre en la boca de un golpe. En la cara de mi madre pude ver las
arcadas que le provocó aquello, aunque con ese pedazo de carne en la boca
presionando para entrar hasta la garganta no pudo gritar. Mientras, otros la
sujetaban por los brazos, y otros dos estaban rajándole la falda y quitándole
las bragas. Uno que no aparentaba más de 25 años se sacó la polla por el hueco
de la bragueta y se la metió a mi madre por el coño de un solo golpe y sin
lubricar, sus ojos vieron las estrellas, todo su cuerpo se estremeció, y el
gordo le follaba la boca metiéndole la polla hasta la garganta en cada nueva
embestida. Ella gemía de dolor y miedo, y ellos jadeaban y se reían,
felicitándose por estar follándose a semejante tía.


El gordo se corrió, su semen se escapaba por la comisura de
los labios de mi madre y ella, incapaz de tragar todo lo que aquel bárbaro había
soltado, en cuanto se la sacaron de la boca tosió y escupió todo aquello como
jamás he oído toser a nadie. Un hombre de unos 35 le dijo que era una puta, que
se lo tenía que tragar todo y no tirar nada, y empezó a darle fuertes bofetadas
en señal de castigo. Eran tantas y tan fuertes, que en una de ellas mi madre
perdió el conocimiento. Yo me asusté mucho, pensando en que podrían haberla
matado, pero enseguida el que le estaba follando el coño le tomó el pulso
mientras un silencio sepulcral invadía la casa y al comprobar que estaba bien le
empezó a gritar al otro diciéndole por qué había tenido que pegarle tan fuerte.
Ahora ella se había desmayado, y así no tenía ni la mitad de gracia.


El chico se la sacó a mi madre, pero otro de ellos ocupó su
puesto y se la metió por el coño, para empezar a follársela. A los 2 o 3 minutos
la sacó, y dijo que así no tenía gracia, que no le excitaba follarse a una tía
desmayada. Yo les miraba con los ojos llorosos, deseando que se largaran cuanto
antes ahora que ya no les hacía gracia mi madre. Pero nada más lejos de la
realidad. Uno de ellos que todavía no había hecho más que sujetarla se la empezó
a follar diciendo que a él le daba igual que estuviera desmayada, pero uno de
los otros se acercó hacia mí con la navaja en las mano. Yo no podía apartar la
vista de aquella arma. Les dijo a los demás que yo no era mi madre, pero que
mientras se despertaba jugaría un rato conmigo.


A mi se me cayó el mundo encima. Se sentó a mi lado en el
sofá, se sacó la polla, del pantalón y me puso la navaja en el cuello. Me
preguntó si alguna vez había chupado una polla, a lo cual yo respondí que no. Me
preguntó si había visto alguna vez hacerlo en las películas. Yo le respondí que
sí y el me bajó de un empujón fuerte la cabeza hasta su entrepierna, se cogió la
polla con la mano y buscó mi boca. Yo la tenía cerrada, pero me agarró del pelo
haciéndome tanto daño que la abrí por miedo a lo pudiera pasarme y aprovechó
para metérmela toda. Tenía un sabor horrible, pero apenas me dio tiempo a
reparar en ello cuando empezó a mover mi cabeza arriba y abajo a una velocidad
tremenda estirándome del pelo.


Los demás habían empezado a reírse de la escena,
preguntándole si yo lo estaba haciendo bien. El tío jadeaba y les decía a los
otros que yo la chupaba mejor que la zorra de mi madre, que se animaran a
probar. Otro de ellos se puso delante de mí y se bajó los pantalones, me agarró
la cabeza y sacándome la polla del otro de la boca me obligó a tragarme la suya,
enseguida al lado de éste se puso otro con la polla fuera y llevó mi cabeza
hasta su miembro. Me pasaban de una polla a otra, riéndose de mí. Uno de ellos
me hizo levantarme del sofá y me empujaron hasta la mesa donde aún quedaba uno
follándose a mi madre. Me pusieron de espaldas y me obligaron a agacharme,
dejando mi culo a su disposición, mientras uno de ellos me mantenía con el
cuerpo pegado a la mesa, los otros miraban mi culo decían que era tan bueno como
el de mi madre. Yo ya sabía lo que me esperaba, y solo me quedaba rezar por
desmayarme cuanto antes.


Mientras uno me sujetaba los brazos y otro mantenía mi cuerpo
en esa posición, los otros me bajaron los pantalones hasta abajo y me pegaron
unos cuantos cachetes en el culo mientras se reían. Después me bajaron los
calzoncillos. Me tuvieron un rato en esa postura solo mirándome y riéndose, me
sentí muy humillado, hasta que uno me puso la polla a la entrada del culo y les
dijo a los otros que era el momento de estrenar un culo. Empezó a metérmela, su
intención era meterla de un golpe, como siempre, pero fue completamente
imposible, porque mi culo estaba completamente cerrado, así que en el primer
empujón se quedó a medias. Yo sentí que un rayo de dolor me atravesaba, que
aquella polla me partía en dos, y grité como un loco.


El segundo empujón fue aún peor, me estremecí de tal forma
que los que me sujetaban tuvieron que emplearse para mantenerme ahí. La polla
aún no había entrado, y vino un tercer y largo empujón, acompañado de mis gritos
histéricos y sus risas. Sentí que sus testículos peludos me golpeaban el culo, y
supe que la tenía todo dentro. Sin darme tiempo a recuperarme empezó a follarme
y yo sentí que por fin me iba a desmayar, pero el que me follaba me cogió del
pelo, levantándome la cabeza haciéndome recuperar la fortaleza. Con la cabeza
así de levantada, enseguida pensaron que podrían meterme una polla en la boca
sin problemas, así que uno me la metió hasta la garganta y empezó a follarme la
boca. Estuvieron así un rato, el de mi culo se corrió dentro de mí, sentí mi
cuerpo inundarse de un líquido caliente. Me la sacó, mi culo ardía de dolor y el
semen chorreaba por mi pierna. El gordo que antes se la metía a mi madre por la
boca ocupó el puesto del otro y me la hincó en el culo ahora sí, de un golpe. El
de mi boca se corrió poco después, y al sacármela me obligó a cerrar la boca y
tragármelo todo. Otro vino a ocupar su puesto.


Todos ellos pasaron por mi boca y por mi culo. El que estaba
con mi madre se corrió dentro de ella y cuando se recuperó me la metió también a
mí. Me cambiaron varias veces de postura, boca arriba con las piernas abiertas,
montado encima de uno que estaba tumbado en el suelo mientras se la comía a
otros que estaba de pié al lado, todo lo que se les pasó por la imaginación. Mi
madre se despertó, y ellos prefirieron seguir conmigo, le apuntaron con la
pistola y la obligaron a mirar lo que le hacían a su hijo. Ella lloraba
desconsolada. Llegaron a intentar meterme dos pollas por el culo, pero no
pudieron, grité tanto y tal cara debí poner que uno de ellos les dijo a los que
lo intentaban que pararan o me desgarrarían el culo. Se corrieron por todo mi
cuerpo, me sentía pegajoso y bañado en semen. Cuando ya no podían más obligaron
a mi madre a chupármela hasta que yo me corriera. Yo estaba tumbado en el suelo,
con la leche saliendo aún de mi culo, corriendo por mi pierna, con la cara y la
boca llenas aún de semen.


Mi madre, con la pistola en la cabeza se agachó y empezó a
mamármela. Por primera vez aquel día sentí algo parecido a un poco de placer.
Finalmente me corrí en su boca, ella se lo tragó todo y ellos se largaron,
diciendo que lo habían pasado muy bien conmigo, que nos volveríamos a ver, y que
si denunciábamos nos matarían. Mi madre y yo, cuando nos quedamos solos nos
abrazamos y juramos no volver a hablar de aquello entre nosotros y tampoco jamás
con nadie. Unos meses después tuve otro encuentro con dos de ellos en una
fiesta. Me obligaron a mamársela y me follaron en los lavabos, pero ya no fue ni
doloroso ni traumático, de hecho hubo momentos de aquella segunda vez en los que
disfruté. Nunca más los volví a ver.


Hoy tengo 17 años, soy gay, pasivo y me encanta hacerlo con
varias personas, aunque aquella experiencia no fue nada buena.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Violación de madre e hijo
Leida: 90968veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



relatos de amor filialrelatos pornos me encanta montarle cachos a mi esposo y a mi amanteporno en la cocinarelatos cruising gayrelatos pornograficoporno con animalrsrelato feminizacionfollar amigarelatos eroticos sobrino sodomizadorelatos abuelo gaypenetracion anal gayfollando con nenasaqui te pillo aqui te folloporno maduro jovenhermanastros pornovideo nalagasysexo anal arabeesmeralda pornoporno padre con su hijavideos cuentos pornorelatos me llenaronde mecos amis dose anos en el metrome folle a mi hermanomi primera vez analpono triosbaños publicos gayhombre lobo pornocomics amor filialfollandose a la nietacalentando fontanerozoofilia hombres y burras relatossexo gratis corridas femeninasfollar maestrastripers pornoporno gratis violadaporno tias meandorelatos eroticos mi mujerxxx hermanolaura folladami madre en tangafollando con el abuelitoporno en la playarelatos eroticos swingershistorias excitantesmamando penesabuelas calientes relatostu ornoporno lesbico tijeretarelato sexo lesbicoesmeralda pornomi hermanita xxxviejas follando en el campotravesti musculosamonjas pornrelatos eroticos con mi suegraporno gay penes grandesporno travistemama en la piscina con ese bikini pequeño relatoviejo folla nietabaile erotico pornorelatos eroticos con mi sobrinitarelatos abuelo gayrelatos eroticos chantajesbixesual pornorelatos sexo madurasaudio relatos xxxporno gay guarrosporno con pijasvibrador pornonenas pornorelatos eroticos en el cocheporno verdaderomadura chatporno chuparcuras folladoresrelatos primera vezporno transecsualesvenezuela pornmi marido cornudofotos amateur eroticasRelato erotico mi hije me dejo cojer con su esposo mi yernohombres desnudos duchashistorias eroticas cortasporno inceatoazotes nalgas