webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mi madre y yo (1)



Relato: Mi madre y yo (1)

Desde que mi padre nos abandonó y se fue a vivir con una
jovencita de 19 años, mi madre y yo siempre hemos estado más unidos. Siendo
realmente sinceros, aún no sé las razones que empujaron a mi padre a
abandonarnos, sobre todo teniendo a su lado a una mujer como mi madre. Se
casaron jóvenes, y yo nací cuando Adriana (mi madre), contaba con 21 años.


Pero para no alejarnos de lo que interesa, y como decía
antes, la confianza entre mamá y yo era cada vez mayor. Hablábamos de todo, y
ella siempre me aconsejaba según su criterio, aunque para ciertas cosas se le
notaba algo novata, sobre todo en lo que se refería en cuestiones referentes al
sexo. Actualmente, vivimos en una ciudad española del este. Adriana tiene 37
años, tiene el pelo castaño y unos ojos que coronan una delas caras más dulces
que haya visto nunca. A pesar de sus años, se cuida, va al gimnasio y su cuerpo
aún le permite vestirse de manera provocativa de vez en cuando. Sus pechos,
aunque no muy grandes, son firmes, y su culo tan respingón haría dudar hasta al
cura más casto. Vivimos en un piso que no está mal, céntrico, nos basta para los
dos. Debido a la confianza con la que contábamos, no sentíamos ningún pudor en
ir ligeros de ropa por casa, o incluso desnudos.


Desde hacía tiempo, y debido a mi edad, mis hormonas estaban
a mil. Cosa normal, por otra parte, ya que cuando cuentas con 16 años te
follarías a cualquier cosa que se menee, y más teniendo en cuenta si una mujer
que está tan buena como mi madre va paseándose en paños menores por la casa. En
ocasiones, verla con una camiseta ancha que le llegaba a la mitad de los muslos
y unas braguitas ajustadas me provocaban tremendas erecciones que debía aliviar
yendo al baño. Algunas veces, mi madre se percataba de ello, pero nunca me dijo
nada. Incluso podría decir que, con algo de perspectiva, parecía alegrarse de
ser la causa de mis pajas.


Esta situación llegó a convertirse en una obsesión. No
pensaba en otra cosa en todo el día que en llegar a casa y ver a mi madre
lucirse para mí. La espiaba cuando cocinaba o cuando veía la tele en el salón.
Cuando ya no podía más, iba al baño y "descargaba" mi amor. Mi madre lo sabía, y
no sé si por malicia o por pura ignorancia, cada vez llevaba menos ropa y
forzaba situaciones que me enloquecían.


El día que empezó todo me levanté pronto. Había quedado con
mis amigos para ir a jugar al baloncesto, y quería desayunar bien. Cuando llegué
a la cocina, mi madre estaba calentando la leche, y sólo llevaba puesto el
sujetador y un pequeño tanga. El efecto inmediato fue que se me empalmó la polla
de una manera automática. Me quedé mirándola como un tonto. Llevaba puestos unos
calcetines muy cortos, de esos que se pone para ir al gimnasio, y el hilo del
tanga se le perdía en la raja del culo, parecía desnuda de cintura para abajo.
Me senté rápidamente para esconder mi erección.


Pasé todo ese día en casa con mi madre. Llevó el mismo
conjunto de ropa interior todo el día. Ya no aguanté más, le respondería con las
mismas armas. Fui a mi cuarto y me desnude, sólo me quedé con unos pantalones
anchos de deporte con los que juego al baloncesto. Después de comer, nos
sentamos a ver la tele. En el comedor tenemos dos sofás, uno queda justo
enfrente del televisor y el otro forma un ángulo recto con el primero. Yo me
tumbé en el que quedaba frente a la tele, y mi madre se recostó en el otro. La
podía observar mientras ella no se daba cuenta.


De repente, abrió las piernas y se quedó por un rato así, sin
hacer nada. A los diez minutos, comenzó a acariciarse la parte interior de los
muslos de una forma inocente, o eso es lo que me parecía a mí en ese momento.
Cada vez iba subiendo más, llegando a un punto en que casi tocaba la tela de su
tanga con los dedos. Yo me estaba poniendo realmente enfermo. Ella no paraba, y
llegó a deslizar un dedo por debajo de la tela, acariciando sus ingles de una
forma muy sensual. En ese instante, un chasquido en mi cabeza hizo que me bajara
la parte de delante del pantalón y me sacara la verga, que para entonces
apuntaba al techo de una forma espectacular. Comencé a masturbarme muy despacio,
para que ella no lo notara.


Y dudo mucho que se hubiera dado cuenta de algo, porque
cuando volví a mirar, había metido toda su mano bajo el tanga y ella también se
estaba dando placer, ni siquiera intentaba ahogar sus gemidos. Cada vez se
frotaba con más fuerza, y la mano que le quedaba libre iba acariciando sus
pechos, que para entonces ya estaban fuera del sujetador. Llegados a esa
situación, y visto que acabábamos de romper un tabú, me quité los pantalones y
me situé al lado de ella. Al verme, no sólo no paró, sino que además me miró con
una cara de lascivia que me hizo comprender que mi madre era una guarra, una
mujer de esas mujeres en las que el sexo ocupa un lugar primordial en su vida,
que estaba dispuesta a todo con tal de follar. Volví a masturbarme, pero esta
vez ya más intensamente, sin dejar de observar cómo mi madre se auto penetraba
con sus dedos.


- Vamos Héctor, hazte una buena paja para tu madre. Quiero
que te corras sobre mí, quiero ver cómo es tu leche.


Era lo poco que me faltaba por oír. Al instante comencé a
eyacular, y lo hice como nunca antes. Chorros de semen cayeron sobre el vientre
y los pechos de mi madre, que no paraba de masturbarse. Una vez hube acabado, mi
madre empezó a esparcirse mi leche por todo su cuerpo, llevándose las manos de
su boca a su empapado coño y hundiéndose dos y tres dedos a la vez, hasta que
tuvo su orgasmo. Pero esto no la calmó, pues seguía esparciéndose mi leche como
si de una de sus cremas se tratara. Cuando ya no quedó nada por restregar, yo
volví a sentarme en el sofá, mientras mi madre se quitaba el tanga y se
recostaba junto a mí.


- Ha sido algo maravilloso hijo. No sabes cuánto tiempo he
deseado esto. A partir de ahora quiero que sepas que me vas a tener siempre que
quieras.


No supe qué decir. Estuve toda la tarde callado. Pero cuando
ya nos disponíamos a cenar, entré en la cocina y vi a mi madre poniendo la mesa.
Sólo llevaba unas bragas. Me acerqué por detrás y me acoplé a su culo.


Mientras le masajeaba los pechos le dije: de acuerdo, a
partir de ahora sólo vas a ser mía. Harás lo que yo te diga, ¿de acuerdo? Mi
madre se volvió y me miró con una cara llena de felicidad. A partir de ese
momento, todo cambió.


Continuará.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Mi madre y yo (1)
Leida: 11437veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



salas chat pornopelis de zoofiliarelatos sexo primera vezrelato erótico "nadie debe saber" tetas pollavecinas folladasfotos relatos me desvirgo un peluqueromadura y joven pornoporno abuela con nietorelatos porno con mi suegrarelatos eroticos nos cogimos a mi esposaporno el la playarelatos de zorrasporno ecuatorianoesclavo gayeroticos huelvaporno bisextrio lésbicosexo maduritosme acuesto con mi madredespedidas de solteras de madurasverga la de mi vecino relato realliquido preseminal novia relatos eroticosme follo al carpinteroporno en republica dominicanainciestos familiaresporno anal forzadofolla papaporno gratis de lesbianaporno incensolesbico duroareas de descanso gayorgias en escuelasrelatos de incestoRelatoseroticos el haren de nenas de mi padrepodno gratismasturbacion a escondidaseldiario de marta erotica relatos hablados xxxpeliculas porno medievalesporno gratis de viejosrelato dormimos en tienda de campaña amor filialel hijo se folla ala madresexo no consentido relatosfollandose a su hijastrovecina duchasexo en familia pornopono extremosexso lesvicosexo gratis relatospilladas eroticaspiscinas pornoentrevista de trabajo xxxrelatos heroticos gratisrelatos eroticos la princesa ayuda a papa con su erecciontu pornpvírgenes pornorelatos eroticos cochepuritanas.co mbutanero pornorelatos cfnmhistorias filialmujer borracha folladatodo relatos dominacionchocho y pollatrio amigasmorbo cornudarelatos eroticos africanassexo erótico gratisrelatos de eroticosrelatos pornos de las estudiantes tienen relaciones con los profesores y conserjespporno madurasfollando a una chica virgenlluvia dora