relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Primo y prima casada e infiel (3)





Relato: Primo y prima casada e infiel (3)

Abreviando, solo les recuerdo lo ya publicado en mis dos
confesiones anteriores: tengo 20 años, estoy casada, embarazada y les estoy
contando de cómo desde hace muy pocos días me estoy transformando en la amante
de a mi primo favorito. Ahora voy a relatarles lo que sucedió en la tarde del
día siguiente de la mutua masturbación que fue mi reencuentro erótico con Adrián
, que esa noche con mi marido dormimos en casa de mis padres porque yo me sentía
"mal", que en la mañana logré que pasara mi primo a verme, lo que para mi fue
tremendo como también ya se los conté, que esa tarde volvería estar sola, porque
mis padres continuaban con el mismo trabajo, mi marido estaría en nuestra casa
ocupado con unas visitas de la inmobiliaria, ya que pensábamos alquilarla, por
lo menos una quincena, a unos veraneantes y lo más importante, para mí, era que
ya habíamos combinado con mi primo que volvería a tratar de verme esa misma
tarde.


De lo sucedido esa mañana, estuve a punto de saltearlo de mi
relato porque, sinceramente, aún me da un poco de vergüenza. Mismo, y eso es lo
más increíble, que la forma en que me comporté, en realidad que nos comportamos,
es lo que me llevó a querer, ahora a poco más de un mes, compartir con ustedes
lo que me esta sucediendo; a tal punto que para llevar a cabo esto tuve, con el
aliento y apoyo de todos, en especial de un tío de mi madre (el hermano menor de
mi abuela) que prometió, si retomaba los estudios, conseguirme un empleo, para
después de que el bebe cumpliera los primeros meses, que inscribirme en un curso
básico de computación que ofrece la municipalidad gratuitamente. Así que ahora
en pleno verano voy dos horas semanales a clase y tengo derecho a otras dos de
practica a solas, es en estas últimas que les escribo lo que me va sucediendo.
Siempre tengo el cuidado de tener dos disquetes uno para las tareas y ejercicios
que se me mandan y otro para estas confesiones. Pienso, que los disquetes o los
archivos son algo similar a los antiguos diarios íntimos pero más seguros y
fáciles de esconder. Como ven he llegado un poco tarde a la era de la
computación; más allá de lo poco aprendido en la secundaria, aunque desde
siempre me ha gustado escribir cartas, y así lo he hecho contando las cosas que
estaban sucediendo.


Pero el tema fue: por un lado, que me aluciné, como les
decía, con mi comportamiento esa mañana y el placer que sentí, entre otras cosas
por lo arriesgada y peligrosa situación que decididamente había creado, dejando
al descubierto que serle infiel a mi marido me sobre excita, no por odio sino
por parecerme quizás en algunas cosas demasiado bobo pero lo que sí es seguro
que hacer cosas a escondidas con mi primo me resulta lo más y por otro, me dio
un poco de vergüenza, a la hora de contar que me deje meter un termómetro en el
culo, por parecérmelo bastante infantil pero en el momento de gozarla no lo fue
tanto, por lo menos en el sentido que generalmente se le da al termino
infantil
y como no estaba dispuesta a cambiar u omitir detalles ya que sin
esos hechos este relato perdería para mi, mucho de la gracia. Ahora ya pasé ese
trance.


Pero lo que sí les comunico es que su consecuencia fue
eróticamente muy positiva, como ya les conté, y que posibilitó combinar otro
encuentro con mi primo para esa misma tarde.


El hecho es que para antes de las 4 de la tarde de ese día ya
tenía todo organizado. Cargada de energía, ya había ordenado la cocina, el baño
y ventilado hasta encerado mi antiguo cuarto, todo en menos en menos de dos
horas, sobretodo a partir del momento en que quedé totalmente sola. Había hecho
lo que en mucho tiempo no hacia ni me preocupaba, sin duda toda la familia al
volver estaría contenta conmigo, pero fundamentalmente sería una muy buena
coartada si alguien volviera y mi primo aun estuviera ahí.


Cuando lo sentí llegar, estaba en el cuarto de mis padres ya
duchada y vestida, mientras lo esperaba, me terminaba de arreglar. En realidad
fantaseaba con mi aspecto y mi ropa frente el espejo; me hubiera gustado
peinarme, maquillarme, y perfumarme con más onda, pero no era el momento de
exagerar con mi aspecto, no por mi primo, por supuesto, sino por el resto de las
personas que le llamaría mucho la atención tan repentino cambio; pero estaba
segura que, si nos movíamos con cuidado, después de lo experimentado esa mañana,
muy pronto tendría la oportunidad de producirme, hasta de fantasearme, como más
me gustara para estar con él.


Salí a recibirlo vestida con larga camiseta negra de algodón
con un logo de un grupo de rock, en el frente, abrochada en sendos flancos,
ciñendo un poco la cintura, que la hacía parecer un vestidito muy corto, pero
bastaba soltar ambos broches para que volviera a ser una amplia y larga
camiseta. Debajo de ella solo una pequeña tanga roja de mi época de soltera que
hacía mucho que no usaba, por la falta de oportunidad y ahora, más que nunca,
por un tema de tamaño. Él solo de bermuda, camiseta sin manga y el "oportuno"
sweter deportivo atado en la cintura, para disimular llegado el caso alguna
inoportuna erección o mancha comprometedora. Ambos calzábamos esas chinelas moda
con las dos tiritas que se unen entre los dos dedos mayores. Se le veía también
recién bañado aunque con el cabello seco. Sinceramente, y como ejemplo de cómo
cambian algunas cosas, en esos momentos se me presentaba que estaba todo super
bien. Me encantó su aspecto y la impresión que le causé.


Luego de la tormenta y la lluvia de la noche anterior la
temperatura había descendido bastante pero sin llegar a hacer frío, una brisa
fresca se colaba por las persianas. El silencio, la tranquilidad, la frescura y
hasta la aroma de la casa estaban de nuestro lado. Nos besamos como si fuéramos
novios, tomamos tranquilamente un jugo de naranja natural, preparado por mí, que
nos pareció delicioso.


Adrían no dejaba de decirme lo positivamente asombrado que
estaba de verme tan bonita al lo que yo le devolvía el cumplido con respecto a
él y su aspecto mientras lo guiaba tomada de su mano por la casa revisando
puertas y ventanas. La puerta del frente, generalmente cerrada, desde afuera
solo se abría con llave, la de atrás era la más usada, pero también la que
permitía una más discreta entrada y salida ya que el fondo daba a una calle
menos transitada y lindaba con unos terrenos baldíos, con bastante vegetación y
arboles, en los que de niños jugábamos y que siempre usábamos, entre otras
cosas, como cortada para dirigirnos a la playa que se encontraba a unas pocas
cuadras de distancia, pero lo mejor para esta situación era que quedaba fuera de
la vista de donde se encontraban mis padres y en dirección contraria desde,
seguramente, volvería mi marido. Salí al fondo, recogí de la cuerda el
calzoncillo de mi marido que, a la mañana, yo había usado para limpiarle los
restos de semen y yogurt al pene de mi primo y que habíamos convenido que
colgara en señal de que estaba sola. También me asomé discretamente a la calle y
trabé el portón de forma que al abrirlo hiciera el mayor ruido.


Mi primo me observaba tranquilamente desde la cocina. Cuando
entré nos besamos sin demasiada ansiedad pero con un poco más de pasión. Otra
vez de la mano lo guié hasta cuarto de mis padres allí estaríamos mucho más
tranquilos porque desde su ventana podíamos tener el mejor panorama de lo que
estaba sucediendo afuera. Entramos y fuimos directamente al viejo sillón, que se
encontraba debajo de la ventana; amplio y mullido y como siempre cubierto con
una sabana, pero esta vez recién puesta y elegida por mi de un color salmón
claro. Me senté en su falda abrazándolo mientras a través de las rendijas de la
persiana de madera podía ver, sin ser vista, a lo lejos, la tranquila escena de
mi padre pintando el frente y mi madre entrando y saliendo de la casa a su
cuidado.


Abrí, en el ángulo conveniente, la puerta central del viejo
ropero con su gran espejo y pudimos vernos reflejados de cuerpo entero en esa
apacible posición. Si bien, éramos físicamente diferentes en nuestros rostros se
podía encontrar, quizás en la forma de los ojos, cejas y boca un familiar
parecido. Coincidimos de que, en ese momento, nos veíamos como una hermosa
pareja, como de catálogo comercial. Pero ambos sabíamos que, ahora, eso era pura
ilusión y que la realidad era otra.


Sin embargo me gustó este corto impás en la locura sexual que
comenzábamos a vivir porque, entre cosas me dio un respiro y cierta
tranquilidad, en tanto, a que pude percibir por el cariño con que ahora me había
tratado que podía contar con él en situaciones no necesariamente eróticas
Porque, luego había sentido una leve inquietud de como mi primo, pasado el
desenfreno de la calentura, me consideraría y trataría luego de lo
exageradamente audaz y demente de mi comportamiento de esa mañana aunque el de
él había sido, quizás, el más perverso.


Pero lo nuestro era justamente esto último y estabamos ahora
allí para disfrutarlo al máximo.


Entonces, nos entregamos de cuerpo y mente a al juego
erótico. Los chupones y los manoseos se hicieron más intensos. Y a medida que
avanzábamos en calentura, también lo hacíamos en ansiedad y precaución, aunque
en teoría aun teníamos bastante tiempo.


Cuando comenzamos a acalorarnos de forma que nuestra
calentura sería indisimulable preferí incarme en el sillón para desde ahí estar
muy atenta a lo de afuera mientras él parado desde atrás me hacía sentir su duro
pedazo en mi cola a la vez que besaba mi cuello y orejas. Sus manos por debajo
de mi camiseta llegaron a mis senos y yo llevando una mano hacia atrás y masajeé
su verga por encima de la tela, al apretarla con fuerza la percibí durisima.


. Rápidamente se sacó toda la ropa y yo la camiseta, entonces
en el espejo nos vimos reflejados; yo solo con la pequeña tanga roja
contrastando con el rosado pálido de mi pequeño cuerpo de un metro 65, pero m
bien proporcionado con mis delicadas tetas ahora apuntando perpendicularmente a
mi cuerpo y mi rodondo culito que por la posición en que me encontraba,
sobresalía notoriamente en sensual y exagerada curva en el nacimiento de de mi
espalda. Mis nalgas, como dos globitos, son de las que se separaban naturalmente
y bastaba que me incline solo un poco para que mi apretado y rosado oscuro del
ojetito de mi culo sea visible. Ya lo había comprobado, yo misma alguna vez, en
ese mismo espejo. Desde muy niña supe que mi trasero era mi mayor atractivo, los
piropos y acosos que recibía, y los comentarios y hasta los apodos que me decían
mis amigas, lo confirmaban. Incluso, como ya les he contado, fue el objeto
protagónico en los juegos sexuales infantiles con mi primo. Pero como si fuera
mi joya más preciosa, solo algunas pocas veces especiales, lo exhibía un poco
impúdicamente con alguna ajustada calza, una pequeña mini falda o una atrevida
tanga pero no me placía compartirlo eróticamente y si alguno de los novios que
tuve intentaban algo siempre me negaba porque realmente me incomodaba y dolía,
pero en realidad, quizás egoístamente, lo reservaba para los recuerdos y las
fantasías de mi intimidad. Era algo que como mis juegos secretos de infancia, en
esos momentos, eran solo muy míos.


Ahora, por la pose en que me encontraba y el ángulo del
espejo, mi culo ocupaba el primer plano de la imagen reflejada mostrando como el
rojo de tanga se inscrustaba entre mis nalgas. El cuerpo de Adrian por lo
contrario, estaba totalmente bronceado, y casi que no se le vía marca de bañador
o bermuda, porque no había pasado el último invierno y, a veces, en las playas
desiertas usaba una pequeña sunga e incluso tomaba sol prácticamente desnudo al
abrigo de alguna duna. Bastante alto, poco más de un metro ochenta, complexión
delgada, músculos nerviosos y pequeñas caderas. .Pocos pelos en su torso y
espalda. Su rostro, bien afeitado y de un dorado oscuro con grandes ojos
marrones, nariz afilada, boca grande y rojos labios, estaba enmarcada por largos
cabellos lacios castaños desteñidos por el sol y la sal del mar.


Lo que el espejo mostraba me pareció alucinante; el contraste
del color y tamaño de los cuerpos, Mi pose sumamente ofertante y receptiva.
Adrian dominándome y metiendo mano desde atrás, casi con furia desesperada. Se
me ocurrió, una niña-mujer, quizás oriental y un mestizo sudamericano. Yo me
había recogido en una cola mi negrisimo, y aún mojado cabello dejando totalmente
al descubierto mi pálido rostro, donde resaltaban mis rasgados ojos oscuros que
brillaban como chispas, mi delicada nariz que se dilataba y mi roja boca
esbozando una sonrisa, casi imposible de describir, vi deseo y asombro,
inocencia y experiencia, alegría y miedo, perversidad y suplica de quiero todo y
más. La blanca pancita que sobresalía por encima del triángulo rojo de la tanga
hacia más perversa aquella imagen aniñada que en el espejo aparecía.


Mi posición no solo era la más conveniente en tanto a nuestra
tranquilidad y seguridad, sino que me resultaba muy cómoda ya que hincada y
según la inclinación que prefiriese darle a mi cuerpo, podía o no apoyar: mi
cara, mi pecho, brazos o manos en el mullido respaldo del sillón y nunca sentir
aprisionada mi barriga, pero fundamentalmente le permitía, dada la apertura de
mis piernas, a mi primo que se encontraba atrás, la mayor visibilidad y sus
manos podían alcanzar con total libertad cualquier lugar de mi cuerpo, a la vez,
que yo no dejara de ver , a través del espejo, todo lo que me hacía.


Así, por detrás, me bajo y sacó la tanga. Yo sabía que lo
primero que él quería ver era mi anito y yo, para facilitar el máximo a su
visión. me incliné hacia delante a la vez que giraba hacia atrás la cabeza para
no perderme detalle de la imágenes que el espejo devolvía. Se agachó un poco
para que su cara quedase a la misma altura de mi culo; primero beso y mordisqueó
el pequeño machucón, aún sensible, que él mismo había hecho chicoteándome con
una camiseta en una de mis nalgas, para luego, separando aun más los dos
hemisferios de mi ya expuesto trasero, posar sus labios en mi ojetito de forma
tan deliciosa que me estremecí toda y le devolví la caricia en su boca apretando
y soltando los músculos de mi esfínter. Su lengua circundó los pliegues de mi
ano y jugueteando con él, poco a poco, conseguía con ella una pequeña
penetración. Yo ya no podía permanecer quieta; gemía y rebolaba mi cola
lascivamente, al punto de llevar mi mano derecha hacía atrás para acariciar su
cabeza y después apretarla con fuerza hasta encerrar su rostro entre mis nalgas
como queriendo que lo único que sintiera, viese, oliera, gustase y, porque no,
oyera fuera mi culo que con sus reboleos y contracciones musculares no dejaba de
responder a sus besos. En una extraña mezcla de cosquillas y contracciones
comencé a corcovear descontrolada, estaba alucinada, al punto de tener que
soltarlo porque debí agarrarme del respaldo para no perder el equilibrio.
Entonces su lengua bajó hacía mi ya empapada vagina y se introdujo fácilmente;
yo le ayudé, para facilitar su lengüeteo, alzando una de mis piernas en uno de
los posa brazos. Así él fue subiendo su cuerpo por entre mis piernas, a la vez
que lo giraba para quedar boca arriba hasta apoyar su cabeza en el la parte baja
del respaldo quedando su cara justo frente a mi vulva. Ahora su lengua y su boca
se entretenían suavemente con mi clítoris.


Y yo, mientras disfrutaba, compartía el estado de embriaguez
sexual en que me encontraba preguntándole cosas: como si sabía lo que
significaba para mí lo que estaba sucediendo ya que después de mucho tiempo
estaba teniendo sexo con alguien con quien realmente quería hacerlo y que estaba
dispuesta hacer cualquier cosa morbosa para no dejar de sentir la calentura que
estaba disfrutando y paraque él sintiera lo mismo. No me respondía con palabras:
solo con besos, mordiscos y lengüetazos. A lo que yo le decía: "- Ves,
estamos totalmente desnudos en el cuarto de mis padres y no se como decirte lo
fuerte que me resulta poder verlos, sin que ellos me vean, mientras me comes la
concha e imagina la cara que pondría mi madre si entrara y nos viera así: yo
totalmente abierta y tu con esa verga tan dura -"
En respuesta, los
movimientos de su lengua aumentaban en intensidad que me daban mas ganas de
oírme decir las cosas más guarras "- Es la primera vez curto sexo con
alguien, y nada menos contigo , en este sillón sobre todo frente a este espejo,
en el cual fantaseé tantas veces desde niña y ahora pude ver como me chupabas
deliciosamente el culito y como me estas, ahora, comiendo la conchita a la que,
pensando en ti, depilé hoy a medio día dejándole solo ese pequeño triángulo de
pendejos y que me hubiera gustado la vieras totalmente pelada, para enloquecerte
más porque sé que es algo que te encantaría -"
Él ya no podía parar de
mordisquearme el coño. Mientras yo continuaba "- Y si no fuera que no sabría
como explicarle a mi marido lo hubiera hecho, pero te prometo lo voy a hacer-"

La lengua ya había vuelto a entrar en mi vagina y yo agarrada del respaldo del
sillón, comencé un vaivén con mis caderas, y como hicimos con mi cara y mi boca
esa misma mañana, comencé a cogerme su rostro a la vez que no podía parar de
decir perversidades "- ¿Te das cuenta de los cuernos que le estamos metiendo
a mi marido que en menos de dos días todas las cosa ya he hecho y no siento una
pizca de remordimiento al contrario cada vez me excito y más hasta podría estar
ahora viéndolo como veo a mis padres mientras me haces de todo. Quiero que lo
hagamos un cornudito completo -"
–Mientras balbuceaba esto vi en el espejo,
una expresión tan morbosa en mi rostro, que ahora se me hace indescriptible, y
antes de cerrar los ojos para abandonarme al orgasmo que llegaba también pude
ver, a mi culo, bien abierto por sus manos, su mentón surgiendo desde debajo de
mis nalgas y no muy lejos su duro pene, de casi 20 centímetros de largo, que
erecto y solitario apuntaba inclinándose hacía nosotros.


Su lengua, continuaba en su mete y saca, pero yo aplastaba su
boca, ahogándolo con mis empapados labios vaginales. Y guiándome con las manos
desde las nalgas y acariciándome con un dedo el redondito orificio de mi
trasero, él mismo me ayudaba, a que paseara mi clítoris por su lengua, boca y
nariz. El orgasmo me llegó con tal desenfreno que me corrí sentada sin compasión
en su empapado y desencajado rostro cuando su nariz entró levemente en mi
vagina, mientras él respirando por la boca trataba llegar con su lengua a mi
ano. Me aflojé tanto que faltó poco para que también volcara todos mis otros
fluidos en su boca.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Primo y prima casada e infiel (3)
Leida: 958veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos pronocasada calienteporno de divujos inchando el pene psta meterrelato erotico gaymasturbarse con la almohadaporno con sus hijasrelatos porno inciestotetas metrorelatoa com mi compadrerelato mi hija mi comadre sexoporno con gitanamujeres viciosaabuela y nieta follandochocho pornsexo sin tabúesporno 18 añoinceto xxxporn perrotodo relatoseroticosforo enfemenino relatoscortos eroticos gratistias tetas grandesmamas follandose a sus hijosmi suegra me masturbabroma eroticadobles parejas follandolesbianas en la playaquinceañera masturbandosehistorias para masturbarserelatos esposas infielespolvos robadosrelato mi hijo me echa su lechita en mi culoteabuelo xxxRELATOS MIS PADRES ME TRAJERON UNA SEÑORA PARA SEXOrelatos xxx en españolsin bragas en el supermercadopprno madurasvideos pornos de abuelas y nietoszorras putitas follandomasajistas pornosvecina duchaporno desnudandosemamas guarrillasrelatos eroticos de incestosrelato lesbicosviolo a mi hermanarelato de maduraporno chicas 18 añosvecinas follandomama te folloshizuka y nobita pornofollando a la madre de la noviavota mi coñotrios con la esposaorgasmos femeninos bestialesculos rotorelatos eroticos en el metroque pija grande tenes hermanito dice la hermana relatoputa de lujo follandocuentos eroticos filialesmaquinas follarporno marido cornudoorgias familiares gratisporno autofelacionporno en cocherelatos porno tiasrelatos porno viejomujeres follando con abueloschat lesbicostriple penetracion gratisrelatos sexo gaycamioneros gay españami mujer es bisexualfollada borrachasxvideo por/curiosame folla mi tiocornudo consentidosrelatos porno con audio