relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Huida del aula (Mari Mar 3)





Relato: Huida del aula (Mari Mar 3)

HUIDA DEL AULA ( Mari Mar 3)




Mari Mar, después de la follada con la silla del aula, sale
corriendo lo más rápidamente que puede dirigiéndose a un parque cercano de la
ciudad...





Lentamente me fui quitando la pata de la silla de mi coño,
estaba completamente manchada por las corridas de los chavales y de Antonio el
cual no pudo evitar como el resto del personal el sacarse de los pantalones su
miembro para masturbarlo salvajemente. Mis pezones estaban literalmente en punta
y aún completamente excitados por lo ocurrido y mi coño abierto como nunca había
estado hasta ese momento como consecuencia de la brutal penetración.


A pesar de todo, había logrado uno de los orgasmos más
fuertes de toda mi vida hasta ese instante e incluso notaba, según como iban
saliendo las bolas de mi funda, como estas seguían dándome un placer
indescriptible a consecuencia de los numerosísimos relieves, rugosidades y
filigranas del artesanal trabajo en madera. Los chicos seguían allí, quietos,
callados y mirándome con unos ojos inyectados en el deseo más puro y primitivo
que se pudiera llegar a pensar. Antonio permanecía también quieto pero su
expresión era muy distinta. Era la expresión del maestro cuando en algún momento
te ha pillado en un renuncio, una expresión sombría, autosuficiente, de saber
con total exactitud y precisión qué hacer a partir de ese acontecimiento. A todo
esto, yo cogí de inmediato mi vestidito corto, me lo puse rápidamente, sobre los
aún calientes y abundantes chorros de esperma que me habían lanzado esa jauría
de lobos hambrientos de sexo, me calcé más veloz aún si cabe mis chanclas
blancas de verano y salí a toda prisa de allí antes de que cualquiera de ellos
pudiera decir algo o reaccionar en algún otro sentido.


Mientras corría por el pasillo del Liceo, notaba como las
eyaculaciones de los chiquillos iban resbalándose hacia abajo, pero ante el
temor interior que tenía del inmediato toque de la campana que indicaba el
cambio de clase del alumnado y la salida de estos en estampida para coger sitio
privilegiado en la siguiente clase no me di cuenta hasta que ya había salido al
exterior de que estas no sólo se iban resbalando en dirección a mis caderas,
coño, muslos y resto de mis piernas sino que también y lógicamente como habría
de esperarse, estas iban humedeciendo y pegando a mi piel el vaporoso vestido
veraniego. Me detuve un momento ante la puerta de El Liceo y me quedé perpleja
ante la situación en la que me encontraba. El semen se iba filtrando por el
vestido y hacía que este se me pegara la cuerpo. Mis tetas se veían aún más
voluptuosas y mis pezones entre la humedad y lo excitados y duros que estaban
parecían que quisieran atravesar la tela estampada. Las caderas se me marcaban
con exageración y con horror me di cuenta que en le aula me había dejado el
tanga. Al más mínimo movimiento se adivinaría que no llevaba. Tenía que pensar
deprisa.


No había tiempo y la campana del Liceo estaba a punto de
sonar. Tenía que hacer algo y rápido. Tomé la determinación de ir en dirección
al Parque Central que se encontraba a unos escasos 200 metros de El Liceo. Corrí
hacia allí sin perder ni un solo instante con el miedo y el temor cada vez más
creciente de que me viera la gente. Por suerte era la hora de comer pero no por
ello la calle que se dirigía al parque no estaba desierta y me crucé con no
pocos viandantes que por los gritos que algunos de ellos me dedicaban pareciera
que conocieran toda la historia que me había pasado...






Ufffff moreeenaaa cómo te han puesto princesa!! Si es
que con ese cuerpo que tienes mi niña uno tiene que parecer la central
lechera asturiana porque si no le llaman a uno maricoonnnn. Ven pa cá mi
niñaaa y súbete a la furgoneta que no voy a parar de darte pollazos hasta
haberle sacado los bollos a la burra!!







Jode, ¡qué bestia el tío!, y lo malo que el individuo gritaba
a pleno pulmón mientras me internaba ya en el parque y viandantes de los
alrededores se dieron cuenta de cómo iba...







¡Madre mía chiquilla como te han puesto! ¡Oye! ¡No te
vayas tan deprisa! ¡Déjame que lo intente yo también! ¿no?


Alaaaaaa pero que rebuena que estás so putona! "peaso
pesone tiene cojone"


¡Jode! Te lo habrás "pasao" bien no?


¡Pero qué bien te hizo tu madre! Ven aquí conmigo mujer
no seas mala y apiádate de un pobre viejecito!


¡Mira mamá esa chica está manchada de cosas blancas!


¡No mires hijo mío por Dios qué sinvergüenza! ¡qué
descaro! ¡no hay moral alguna! ¡Qué tiempos cielo santo qué tiempos!






Yo seguía corriendo tan deprisa como podía sin atender a las
demandas, reclamaciones, insultos, piropos y demás improperios que me dedicaban
los transeúntes del parque. Tenía que hacer algo ¿pero qué?. No sabía qué hacer,
no tenía la menor idea hasta que a unos 10 metros más o menos, la vi. Era una
fuente circular, con delfines de bronce que flanqueaban su perímetro en un banal
intento de disimular un trocito de océano. Salpicado allí y allá, sobresalían
unos peces también de bronce de cuyas bocas surgían tres, cuatro y hasta cinco
chorros de agua en distintas direcciones haciendo un enrejado de agua
fascinante... No me lo pensé dos veces.


Me dirigí hacia ella con el firme propósito de quitarme los
restos de los procaces sementales que me habían dejado empapada de fluidos. El
agua de la fuente me cubría hasta las rodillas y me dirigí hacia el centro con
el fin de que las bocas de los peces broncíneos me dejaran libre de los restos
que ya se estaban cuajando en mi piel y en el vestido. Toda yo quería una sola y
única cosa en ese instante: lavarme. Me desprendí del vestido y comencé a
bañarme en la fuente restregándome lo más enérgicamente que pude. Los pechos los
tenía totalmente impregnados por lo que me incliné un poco hacia adelante con la
intención de que varios peces- surtidores me sirvieran para limpiarme mejor
estos. Ello motivó que uno, de las varias docenas de surtidores que me rodeaban,
me diera sin yo haberlo buscado deliberadamente, directamente sobre mi coño. Me
di cuenta en aquel preciso instante de que seguía totalmente excitada.


La fuerza del chorrito era la justa, ni fuerte ni débil, se
me metía en mi coño produciéndome oleadas de placer cada vez más creciente. Mis
sonrosados pezones parecían que hubieran alcanzado vida propia, habiendo
alcanzado prácticamente las dimensiones de una castaña. El frescor del agua
junto con el contraste de la ya sofocante tarde veraniega, me producía unas
sensaciones de creciente placer y calentura. Manteniendo la posición en la que
me encontraba, me llevé ambas manos a mis pechos y comencé a masajearlos en una
búsqueda del placer olvidando por completo la inicial idea de limpieza que me
había llevado a la fuente. Mis pechos, en esta posición, colgaban voluptuosos en
paralelo al agua del estanque en la que se recortaba mi figura totalmente
desnuda salvo por las chanclas blancas que aún llevaba puestas. Bajé mis manos
hacia mi vientre plano, acariciándomelo y arrancándome ya algún gemido
inconsciente. Seguí bajándolas hasta apoyar ambas palmas en mi firme culo y
separé las cachas lo máximo que pude en un intento de que el chorrito intruso de
mi coñito me diera más de lleno. Ajena al mundo exterior, inconsciente a todo lo
que pasaba a mi alrededor... hasta que los gritos, exhortaciones, demandas y
peticiones varias del improvisado público se hicieron audibles para mis
sentidos...






¡Que pedazo de tetas tienes zorra!


¡Vaya globos más bien puestos nena! Anda tócatelos un
poquito más para que los veamos mejor


¡Eh mamá mira aquella chica se está bañando desnuda en
la fuente!


¡Descarada! ¡Ramera! ¡Pelandusca! ¡Voy a llamar a la
policía ahora mismo!


Uyyy mi amooor que cuerpazo te gastas corazón. ¡Más
quisiera la Venus de Milo esa tener tus encantos mi niña!






Rededor de la fuente predominaba un pequeño grupo de tres
albañiles que estaba arreglando al parecer unas canalizaciones de riego, una
madre con una niña de unos 9 años que se fue literalmente escandalizada
corriendo calle debajo de la mano de su pequeña, una vieja de unos 70 o 75 años
que me amenazaba con el puño, lanzando vistosos espumarajos por su desdentada
boca y que se fue todo lo deprisa que pudo a buscar a la policía según dijo y un
joven universitario que desde un banco de piedra y rodeado de libros había
dejado estos en pos de un mayor divertimento que a lo más seguro yo le estaba
proporcionando.


Me reincorporé de la posición en la que estaba y no pude
evitar el hacer lo que, en cierta forma, me pedían los cuatro tipos que se
habían quedado al espectáculo...






¡Pero que tetas! ¡Seguro que están más duras que el
hormigón! Anda zorrita estírate los pezones...


Así, ¿te gusta que me los estire así? Mmnn ¿os gustan
mis tetas? Mmmm sii veo que os gustan. ¿os gusta como me pellizco los
pezones? ¿Eh? decidme... Mmnn ¿os gusta?


Sii sii


Sii


Si, son sublimes –decía el universitario- haz círculos
con tus dedos sobre tus pezones anda... diosss ¡qué pechos tienes cabrona!


Mmnmmmnn os gusta lo que hago ¿verdad? Quiero oiros,
venga decidme...


Siii jodeerr siii tócate la panocha!


¡Si eso enséñanos el potorro que no te lo hemos visto!







Me adelante un poco hacia donde estaban ellos, me senté en
uno de los delfines que rodeaban la barroca fuente y... abrí mis piernas para
que pudieran ver mi coñito depilado.






Boooofffffffff qué putaaaaaa ¡tiene el poto rasurado!


Sí, le queda un poquillo de pelo en el pubis...
jodeeeer que pedazo de conejo. Anda guapa, venga, tócate un poquito que
queremos ver cómo te haces un dedito... venga ricura... uuuuu siii eso
es... así, así. Vaya, vaya, los libros no me enseñan estas cosas...


Así putona así, jajajajaja eh tios mirad ¡está
completamente mojada la so guarra!


Ya te digo... a esta le gusta enseñar






Me encontraba sentada en uno de los delfines, abierta y
expuesta a la improvisada concurrencia. Todos se tocaban sus paquetes por encima
de los pantalones y me miraban con ojos vidriosos y llenos de deseo. Estaba
caliente, preparada y mojada como una auténtica puta y es que hasta ese momento
no había sido conciente que lo que verdaderamente me excitaba era lo que había
dicho el joven estudiante... enseñar, exhibirme, ser mostrada y estar expuesta a
todos, eso y sin lugar a dudas ya, me llevaba a unos límites de excitación sobre
los cuales perdía completamente el control sobre mi misma y en el que el único
fin y objetivo que quería alcanzar en esos momentos era la satisfacción de mis
más primitivos y sensuales placeres. Allí me encontraba, abierta de piernas
totalmente, abriendo mis labios con una de mis manos mientras que con la otra me
frotaba frenéticamente el clítoris para llegar al clímax anhelado, al placer que
deseaba, ante unos desconocidos...






Ooooo siiiii mmm sii ahhh me voy a ir no-no puedo
más... ahhhhh aaaaaa siiiiiii diossssss


¡Así puta guarra! Así jódete bien, así


mme vooyy siiiiiii
ahhhjodeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee


La zorrilla esta se está vaciando... la ostia.


Sí que iba caliente sí, casi ni se ha tocado la tía
guarra


Pues ahora nos toca a nosotros el desfogarnos... ¿qué
os parece tíos?


Vamos a follarla todos que a esta seguro que le da
igual y seguro que disfruta


Aquí NADIE va a follar a nadie ¿ENTENDIDO?






Detrás de los tíos había un vigilante jurado de un aspecto
amenazador, iba ataviado con un uniforme azul oscuro y con unas insignias
paramilitares en los lados del brazo que delataban la compañía de seguridad a la
que prestaba sus servicios. Tenía una gorra tan calada en la frente que casi no
se distinguían sus facciones pero lo que sí se distinguía bien eran sus brazos,
tan anchos cada uno de ellos como uno de mis muslos y la porra que blandía a
modo de advertencia si alguno le llevaba la contraria. Debería de medir casi los
dos metros de altura y el ancho de sus espaldas era verdaderamente descomunal.
Nunca antes había visto un tío más grande en mi vida. Detrás del gorila
uniformado estaba la vieja "corre-caminos" que, a falta de "coyote", había ido
en busca de la primera autoridad que se cruzara en su patética cháchara. Y la
cabrona vieja seguía con eso, con su cháchara, y venga y venga y venga ¡jodé la
tía no se cansaba!...






¡Se lo dije agente le dije que una puta estaba haciendo
la calle en el parque! Mírela. ¡Qué zorra! Ahí abierta de piernas
enseñando las vergüenzas a todo el mundo y... ¡haciendo cochinadas!...
Puta asquerosa ¡y en plena tarde! ¿no te da vergüenza descarriada? No ves
que...


¡Cállese ya señora! Y ya le he dicho antes que no soy
policía, que sólo me encargo de la seguridad de una parte del parque nada
más, pero le advierto una cosa... si no se calla de una vez me la llevo a
la policía junto a esta chica, ¿entendido?


¡Ja! ¡chica! Yo diría ¡PUTA!, eso es sí señor una PUTA
¿es que no ve...?


¡Le he dicho que se calle señora! ¡Me tiene frito! ¡Ya
está bien hombre! Y tú coge tu vestido y acompáñame... y vosotros
dispersaos ¡NO hay nada que ver aquí!


Pues.. yo diría que hay mucho que ver... sí, mucho que
ver... tendría que haber visto Vd., como esta tía se...


¡Cállese y váyase! ¡TODOS! váyanse todos si no quieren
que me los lleve también conmigo... y Vd., coja sus ropas y acompáñeme...
están allá... en medio de la fuente entre los "peces saltarines"...


¡vaya culo que tiene la zorra! Qué putilla... tenía que
haber visto como se masturbaba Sr. Vigilante... es una diosa de...


¡Le he dicho que se vaya! ¿O quiere que le "masturbe"
el culo con la porra?


¿Eh? no-noo ya me voy me voy no se preocupe, jejejeje
¡me voy!






Recogí el vestidito de en medio de la fuente, estaba
enganchado a uno de los peces que sobresalían de la superficie lo que hizo que
me doblara por la cintura para poder recogerlo, exponiendo mi culo y parte de mi
sexo desde atrás a las miradas de los concurrentes. En ese momento estaba
asustada. Ya había tenido mi orgasmo y estaba un poco más calmada, sin embargo
el seguir exhibiéndome hacía que estuviera en un estado de calentura constante
que era difícil de explicar. Me puse el vestido, con la pequeña esperanza de
cubrirme un poco y pasar desapercibida pero este estaba completamente empapado
lo que unido a lo ya ceñida que era de por si la prenda se pegara a mi anatomía
como una segunda piel y más que tapar enseñaba, sugería, provocaba...






Ehhh vamos... dése la vuelta y junte las muñecas a su
espalda... separe las piernas ¡clic-crack! Y ahora venga conmigo por
favor...


¡Me ha puesto unas esposas! ¡no hacía falta quítemelas
por favor!


Nosotros preferimos llamarlos grilletes y en cuanto a
quitárselas... Vd., ha cometido un delito tipificado en el Código Penal y
he de ponerla a disposición policial inmediatamente. En el puesto de
vigilancia llamaremos a la policía...


¡No por favor! No lo haga avisarían a mi familia y la
informarían de lo que he hecho... por favor no les avise se lo suplico.


Eso creo, señorita, que no va a ser posible.






Entramos en una pequeña caseta con un pequeño ventanuco en un
lateral de esta y una pesada puerta de roble que franqueaba la entrada. En ella
sólo había una taquilla, seguramente donde se mudaba de ropa el gorila, una mesa
llena de partes de seguridad, lápices, bolígrafos, un teléfono y unos cuadrantes
de guardias, un pequeño taburete y un calendario en la pared de tías desnudas en
diversas poses que me hicieron ver que el gorila no era maricón...






Agente... ¿no podríamos arreglar esto de una forma...
amistosa?






Diciendo esto me senté tal y como estaba en la atestada mesa
llena de papelotes cayendo un reguerito de agua por el borde de esta y empapando
los cuadrantes del gorila...y con las manos aún esposadas a la espalda abrí mis
piernas y le enseñé en su plenitud mi coñito rasurado y preparado...






¿Có-como dice?


Que le digo si no podríamos arreglar este mal entendido
de una forma razonable... para los dos


Estooo ¡joder que coño!


¿Te gusta? ¿Te gusta mi conejito? Pues si quieres es
todo para ti pero luego desde luego no debes decirle nada de nada a nadie
y menos a la policía claro.


Jejejejeje qué putilla eres... la verdad es que estás
bien buena cabrona...


Toca... toca lo que te voy a dar y juzga si vale o no
tu "vista gorda" ¡venga tócalo!


Uffffff qué coño tienes zorra... estás empapada parece
que te gusta provocar ¿eh?... jejejejeje veamos habeeerr mmmmmmnnnn te
entran los dedos como si nada putón y sin embargo lo tienes bien
apretadito.... Mmnn 2... 3...dedos


Ahhhh so-solo te pido una cooosa va-vaalee?


No creo que estés en posición de pedir nada puta...
pero dime ¿qué quieres?


Si me fo-follas ponte capucha ¿vale?


¡¿cómo?! ¿Una zorra como tú y no tomas nada para no
quedarte preñada? Jajajajajaja ¡esto si que es bueno! Jajajajajaja me
parto jajajajajaja


por favor te lo pido ¿ok?


Jejejeje ya ya... veremos...eso dependerá si te portas
como espero zorrita... siempre he querido hacer algo y no he tenido hasta
ahora la oportunidad...Mmnn 4 dedosssssss sii jejejejjee te voy a follar
primero con el puño guarra... ¡joder estás encharcada! ¡Estás más mojada
que un caracol!


Ohhhhhhh ca-cabronn aaaahhhhh me vas a...


Siiiiiiiiii toda dentro!! ¡qué pedazo de coño tienes
putaaa! Te cabe toda la mano y ¡joder como me lo aprietas guarra! Eres una
buena puta ¿eh?


Aaaaaaaaaaahhhhhhhhh jooooderrrrrr


Anda, anda si te gusta... venga dímelo... quiero que me
lo digaaaass


Aaaahh sii sii mu-muévela muévela más oooohhh oooohh
siiii así


Jejejejejeje


Sii venga siii


¡Ah puta! ¡Me estás poniendo muy caliente!


Sii venga sigue... siguee aahh mmnnnnn






El vigilante estaba moviendo todo le puño en mi interior, no
me lo podía creer, era una verdadera bestialidad y aún así estaba disfrutando
como una loca. El tío me follaba cada vez más deprisa permitiéndose incluso el
cerrar y abrir los dedos de la mano, me estaba jodiendo como a una perra. Estuvo
así como unos 5 minutos hasta que me corrí una vez más aquella tarde, sin
embargo claro el tio no había llegado a nada y yo ya estaba para el arrastre
vamos.


Con todo lo que me había metido en el coño en esa misma
sesión, entre la pata en la clase anatomía de Antonio, la paja de la fuente y
ahora el puño del bestia del vigilante, mi coñito comenzaba a irritarse pero el
tío quería su sesión ¡hay que joderse! Así que cuando este me dijo que me diera
la vuelta que me la iba a meter por el culo casi lo agradecí y sin pensármelo
dos veces me bajé del escritorio y me puse en el suelo apoyando mi cara y mis
pechos mojados y apretados por la humedad del vestido que todavía llevaba
puesto, el culo ofrecido y mis piernas todo lo separadas que podía permitirme la
difícil postura que suponía el tener los grilletes a la espalda...






¡Te vas a enterar tu ahora putilla! ¡Qué pedazo culo
tienes zorra! Y va a ser mío, todo mío, me lo voy a follar todito...
jejejejejeje ya veras ya... Mmnn Toma cabrona calienta-pollas ahí te
vaaaaaaa...


aaaahhhh ddi-diosssss bestiiaaaaaaaa


jajajajajaja calla puta y mueve el culo! ¡Vamos!


Aaaaaaahhhhh cieeeelos co-con qué me estás
follandooooo??


Jajajajajajaja


Aahhhhhh diossss


Jajajajajajajaja tomaaaaaaaaaa (Zás, zás, zás me iba
dando azotes en mis nalgas por cada embestida que me daba el muy animal)


Aaaaahhhh ¿con qué me estás follandooooo??


Jejejejejejee putaaaaaaa (zás, zás, zás más azotes) ¿te
gusta puta? Jejejejeje ya lo creo que te gusta... jajajajajaja vaya polla
tengo ¿eh? ¿te gusta putilla, te gusta?


Ah Ah AH Ah AH Ah AH Ah me vas a partir el culoooooo Ah
Ah AH Ah AH Ah ¡eso no- no puede ser tu polla! La noto muy rara ¿qué me
estás metiendo, cabrón, qué me estás metiendo? Y ¿qué me haces?


Jajajajajaja ¡pues ahora follándote el culo con mi
polla! (Zás, zás, -más azotes-) ¡toma guarra!


Oooooohhhh coñooo me voy a cooorreerrr cabronnn sii
fóllame máss


Sí, sí (Zás, zás, zás) ¡qué buena estás tía! Yo también
me voy a ir aaahh ahí te vaaa te voy a llenar el culooooooooo




Uufff joder tío ¡me has roto el culo! ¡Qué bestia eres!
¡Y encima me has llenado las tripas con tu leche asqueroso!


¿Sí no?No dijiste nada de no llenarte el culo... Pero
tú te lo has pasado en grande o ¿estoy equivocado?


¡Joer, ya ves! Pero oye notaba algo muy raro mientras
me estabas follando pensé que me estabas metiendo algo raro...


Jajajajajajajaja nooo bueno sii jajajajajajajja mi
polla es algo particular jejejeje mira siéntate anda... y espera que te
quito los grilletes.






Cuando me enseñó su verga me quedé helada, no por su
longitud, ni por su grosor sino más bien por los "añadidos" que del pene
colgaban. ¡Tenía tres piercings en la polla! Dos en los laterales del devastador
cilindro sexual y un tercero justo en la punta del glande a modo de aro... era
como decirlo... extraño, muy extraño pero al mismo tiempo tremendamente morboso
y por qué no decirlo aquellos "añadidos" me habían llevado sin yo saber lo que
eran, y una vez más en aquella tarde, a un nuevo orgasmo.






¡Coño! ¡Tienes piercings en la polla!.


Jajajajajaja Así es ¿te gustan o mejor dicho te han
gustado?


Pues... caramba ¡sí! ¡La verdad es que sí!


Jajajaja ¿cómo te llamas putilla?


Maria del Mar, ¿y tú bestia? ¿como te llamas? Me has
dejado el culo hecho una mierda


Alejandro... Alex para los amigos y "amigas"...
jajajajaja ¿sabes una cosa tía? Me gustas mucho... me gustan las tías
decididas que no se andan por las ramas jejejeje y además... esas tetas y
ese culo tuyo son de lo mejor que he visto en mucho tiempo...


Jajajaja ¡gracias! Pero no creo que sea para tanto...


¿qué no? Tienes un cuerpo de escándalo chiquilla, para
follarlo toda la noche hasta caer "derrengao" ¡ya te digo! Lástima que en
tu coño no tengas un piercing. Es muy sensual y hay tías que dependiendo
en dónde se lo pongan tienen incluso algún que otro orgasmo mientras
andan...


¡Anda ya!¿en serio?


Sí, sí así es no te miento... ha habido alguna tía que
me ha pedido que le ponga uno en le clítoris y... bueno ya sabes lo
sensible que puede llegar a ser ¿no?


¿Tú has puesto piercings a la gente?


Sí, así es. Tengo una pequeña tienda en la que los hago
y también tatuajes... mira estos me los he hecho a mí mismo.






Diciendo esto Alejandro se quitó la guerrera del uniforme y
la camisa que aún llevaba puesta y me enseño sus brazos. ¡Qué brazos! ¡Qué
cachas estaba el tío! ¡Madre de Dios! Era realmente impresionante, una auténtica
pasada. Y más aún lo eran las filigranas que el mismo se había tatuado. Era una
verdadera y auténtica obra de arte andante...



- ¡Joer! ¿te has hecho eso tú sólo?





Sí. ¿te gusta?


Sí, aunque yo no permitiría hacerme eso en el cuerpo...
bueno si acaso alguno pero mucho más discreto...


Jajajajajaja eso es cuestión de gustos sólo, por
cierto, en 20 minutos termino mi turno aquí... si quieres podemos
acercarnos a la tienda y te "adorno" el conejito ¿qué te parece? ¡Cortesía
de la casa!


Pues... no se la verdad. Me da un poco de apuro el
perforarme el clítoris. Lo tengo demasiado sensible y...


Hombre si quieres te lo pongo en uno de los labios ahí
no es tan molesto al principio como en la "pepitilla" ¿qué me dices?


Pues... ¡venga vale! ¡Vamos!


Jajajajaja ¡Ok! Pero espera chiquilla a que venga mi
relevo ¿vale?






Nos fuimos a su "tienda".Me sorprendió un poco porque en
realidad era un gimnasio. Sí, sí habéis leído bien, un gimnasio. No era
demasiado grande pero estaba equipado con unos aparatos supermodernos, de lo más
"in" vamos. Allí había a simple vista como unos cinco tíos machacándose los
músculos a base de bien. Todos saludaron a Alejandro como a un amigo de toda la
vida, como a un hermano, como a un colega más y el me presentó a ellos como una
"vieja" amiga... ¡Caray si acabábamos de conocernos!.


Me pasó a una trastienda que según él usaba también de
despacho para las facturaciones y la contabilidad de su negocio y allí me puso
en una camilla con las piernas completamente separadas y dándome un spray
anestesiante, bactericida y desinfectante comenzó con la labor de taladrarme el
labio derecho del coño tal y como le había dicho... mientras lo hacía me contó
que trabajaba de vigilante porque se aseguraba un nivel de ingresos mínimo sin
demasiado esfuerzo y porque no tenía que aguantar a ningún jefe gilipollas que
le diera la murga todos los días. Me dijo que otra afición suya de toda la vida
era el deporte y las artes marciales y que era cinturón negro, 3er DAN de Aikido
y que en dos días se iba de viaje al extranjero a realizar una competición que
le mantendría alejado de España durante un par de semanas. Nos hicimos bastante
amigos y quedamos en volver a vernos cuando el regresara.


Cuando terminó Alejandro me fui directa a casa, por la hora,
las once y media de la noche, mi padre estaría trabajando en la fábrica y mi
hermano de 16 años... como siempre... viendo la televisión en el salón.






Hola Mar ¿de dónde vienes?.


¿y a ti que te importa "grano de arroz"? ¿es que ahora
eres papá?


Pues mira tía como que no ¿sabes? Sólo pretendía
reconciliarnos y hacer las paces eso es todo...


¡Pues ala! ¡Paces hechas! Me voy a mi habitación y a
darme una ducha ¡que te lo pases bien con la porno de esta noche!


¡Asquerosa! Algún día te aseguro que...


¡Anda, anda! Y ten cuidado con el sofá que luego papá
se mosquea...






Me fui a darme una ducha bien caliente. Mientras me
enjabonaba, notaba el pequeño arito que tenía en mi labio derecho. Lo notaba
extraño pero al mismo tiempo totalmente excitante. No podía creer todo lo que
había pasado aquella tarde. Descubrí a partir de entonces mi propia sexualidad y
cómo me excitaba el exhibirme y el provocar a los demás. El sentir que mi cuerpo
era objeto de deseo, el llegar a situaciones tremendamente más y más morbosas y
raras y sobre todo el reto personal que pudieran estas suponerme, me hacían
llegar a extremos de éxtasis que hasta ese momento no había experimentado jamás.


Mientras le daba vueltas a la cabeza entorno a todo lo
ocurrido en aquella tarde, me iba enjabonando lentamente mi largo cuello, mis
generosos, perfectos y aún excitantes pechos, mis inflamados y lascivos pezones,
mis sinuosas y destacadas caderas, mis largas piernas... y mi ahora adornado y
despierto, creo que de por vida, conejito. Notaba el pequeño arito que me había
puesto Alex allí donde antes no había nada, notando junto a mi excitación un
poco de dolor a causa de la perforación realizada y por desaparición en aquellos
momentos de la anestesia tópica aplicada. Ello no obstante, no supuso un
obstáculo para caer en la cuenta que en realidad no me había visto el trabajo
realizado por Alex por lo que saliendo de la ducha y poniéndome el albornoz cogí
un pequeño espejo que uso para maquillarme por las mañanas. Lo coloqué en el
suelo y agachándome hasta donde se encontraba este y separando mis piernas lo
vi... ¡cielos! Estaba abierto como una flor, expuesto, palpitante, latente.


Los labios mayores estaban inflamados mientras que los
menores se abrían ellos solos mostrando el inicio de mi cueva de placer,
insinuante, sugerente, provocativo, libre totalmente de vello y adornado con el
argénteo piercing parecía que estuviera pidiendo a gritos ser de nuevo, una vez
más en aquella tarde, sofocado y también porqué no decirlo, admirado. En aquel
momento tuve en el pensamiento dos opciones... el hacérmelo yo misma o... mi
hermanito. Mi adolescente e impetuoso hermanito estaba abajo viendo la tele...
¿y por qué no?



CONTINUARÁ...




Podéis escribirme vuestras críticas, sugerencias y consejos a
la siguiente dirección:



mailto:POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO
Espero que os guste la serie "Mari Mar"
consta de cinco entregas más programadas, saludos a


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Huida del aula (Mari Mar 3)
Leida: 474veces
Tiempo de lectura: 20minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


monjas eroticasrelato gay pornomaduras golfasporno en la playa nudistachicas mamando pollasfollando a viejafollando con mis abuelosrelatos intercambios parejaporno gratis guarromadura chatrelatos de cornudosexo no consentido relatosporno con mayoresRelato pornos mujer con vestido de novia fallando a un desconocidoporno anal con mierdachica virgen pornorelatos transesualespadres que follan con sus hijasclub de cornudosporbo madurasrelatos eroticos escucharvideos porno viejos gayporno strepteaserelatos eroticos en el cochesexo ancianas gratispórno gayicesto xxxel mejor porno eroticoporno gratis violacioncuarentones gaysfotos porno tailandesasabuelas que follanme acuesto con mi madreporno chochocastings porno falsosancianas folladomadres calientes pornomaduras incestmadres del pornomaridos mirones cornudosme gusta que mi yerno me vea desnuda relatodespedidas solteras follandohola vecinomi mujer se ve muy sexi con estas tanguitasrelatos marquessexo duro lesvicoporno gratis de monjasmujeres follando con mascotasrelatos eroticos gay primera vezricos pezonescasadas infieles chatnegro con pene enormeporno africanoporno duro brutalsindrome de down follandome follo a mi mujerdespedidas de solteras de madurasvideos porno de gitanas gratisabuelas lesbicasdesvirgando a mi amigamujeres borrachas violadaschicas follando sin pararvideos porno gratis cornudos consentidosporno traxesualerotico lesbianasrelatos porno hijoschupa pollassexso puroporno yonkiscuentos guarrospagias pornomadres con tetas grandesnudistas empalmadosviejos follando durorelatos eroticos todome coji a mi primajuegos porno de ben 10relatos x chupamela putarelato gay pornoviolacion lesbicamadres mui putascasadas sumisas