relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El lobo





Relato: El lobo

El lobo



Desde muy niña he tenido la necesidad de sentirme libre y
relajada cuando por circunstancias de la vida algo me hacía estar mal. Los
largos paseos por el bosque a solas escuchando el leve roce del viento con las
ramas de los árboles o el continuo repicoteo de los pajarillos en celo eran lo
único que conseguían hacerme sentir bien de nuevo. Mi alma se llenaba de
tranquilidad y equilibrio tan sólo con contemplar durante unas horas el lento
bajar de las aguas de un río o simplemente por yacer sobre un césped alto y
fresco mientras el sol de primavera calentaba mi cuerpo y lo llenaba de energía.


Supongo que por eso, y a pesar de que desde hace 16 años vivo
en una gran ciudad que nada tiene que ver con el pequeño pueblecito en el que
nací, necesito de vez en cuando realizar unas escapadas a la montaña, sobre todo
en los fines de semana.


Hace unos años le compré a un conocido de mis padres una
vieja cabaña situada en un pequeño claro del bosque al que iba a pasear de niña.
Su antiguo propietario quería deshacerse de ella pues se encontraba en mal
estado debido a que había estado deshabitada durante mucho tiempo. El precio era
una ganga. Gracias a un par de amigos míos dedicados a la construcción
rehabilité la cabaña haciendo de ella un lugar confortable y acogedor. No es
demasiado grande pero como yo suelo venir sola no tengo problemas de espacio.


Esa noche había estado leyendo hasta muy tarde. Era un libro
de literatura erótica, una de mis grandes aficiones. Me encantaba imaginar las
tórridas aventuras de las mujeres de esas historias, mujeres atrevidas y
desinhibidas, calientes y seductoras, irresistibles y poderosas. Me excitaban
sobre manera las historias en las que una mujer mantenía relaciones con varios
hombres a la vez pues yo nunca había hecho algo así, y no sabía si algún día
llegaría a hacerlo. En cierta manera soy bastante tradicional en lo que al sexo
se refiere más por vergüenza que por convicción moral.


Cerré el libro justo después de que Sofía, la protagonista
del libro recibiera sendas descargas de semen de sus dos amantes quienes la
habían penetrado por delante y por detrás a la vez. La historia me había puesto
ya muy caliente y necesitaba un rápido desahogo. Me fui a la habitación en la
que estaba mi cama y comencé a desnudarme anticipando el placer que pronto iba a
autoproporcionarme sobre la cama. Cuando ya solo me quedaban puestas unas
pequeñas braguitas de color blanco advertí escandalizada que no había corrido
las cortinas. Ya dije antes que la cabaña estaba situada en un claro del bosque
pero no era raro que por allí pasaran chicos y algún que otro campesino del
pueblo.


¡Qué tonta soy! ¿quién coño va a verme a estas horas de la
noche?


Me acerqué a la ventana para cerciorarme y entonces lo vi.
Era un enorme ejemplar de lobo gris. Yo no tenía ni idea de que por esa zona
hubiesen lobos. Quizás alguna asociación ecologista estuviese intentando
repoblarlos. Era un macho, un macho enorme con un pelaje de color gris claro. Me
estaba mirando fijamente con unos ojos de color amarillento muy abiertos. No
puedo decir que tuviera miedo. Al fin y al cabo él estaba fuera y yo dentro de
mi cabaña pero el hecho de que la luna estuviese casi llena despertó en mi las
viejas leyendas de lobos que nuestros abuelos nos contaban de pequeños. Una de
esas leyendas decía que en las noches de luna llena los lobos salían en busca de
mujeres a las que poseían primero y luego mataban para acabar comiéndoselas. Se
me erizaron los bellos del cuerpo sólo con recordarlo pero no podía dejar de
pensar que todo eso era muy absurdo y que ya no era una niña como para ir
asustándome con cuentos de lobos. Sin embargo la mirada de ese animal era tan
fija y tan persistente que parecía humana. Al principio había dudado que me
mirase a mí. Pensaba que más bien debía haberse sentido atraído por la luz de mi
cuarto o algo así pero ahora estaba totalmente convencida de que me miraba a mi,
a mi cuerpo desnudo tras el cristal.


Deslicé una de mis manos dentro de mis braguitas excitada por
el hecho de sentirme observada por un animal, al menos por uno que no fuese un
hombre. Encontré mi sexo muy caliente y humedecido. La lectura había disparado
mi imaginación calenturienta que incluso había traspasado la tela de mis bragas
en forma de flujo. Me las quité y me quedé desnuda ante la ventana observando a
mi inesperado intruso. Comencé a masturbarme frente a la ventana. Él no dejaba
de mirarme en ningún momento. Mis manos alternaban las caricias en mis tetas y
en mi coño, el cual me abría para mostrárselo a través de los cristales.
Entonces con un rápido movimiento el lobo desapareció de mi vista.


Vaya, se ha ido, al parecer no soy tan irresistible como
pensaba –me dije yo misma medio en broma. Entonces lo más sensato hubiese sido
apagar las luces, acostarse sobre la cama y acabar teniendo un orgasmo o dos
siguiendo con mis caricias. Sin embargo esa noche no quería ser sensata, no
quería ser tradicional. Quería ser atrevida y desinhibida, caliente y seductora,
irresistible y poderosa… Me dirigí desnuda hacia la puerta de la cabaña sin
saber muy bien aún lo que iba a hacer. La abrí ligeramente al principio, luego
de par en par. No se veía nada fuera en el jardín. Después de unos segundos en
los que me sentí aliviada y desilusionada al mismo tiempo el lobo apareció de
nuevo ante mí. Esta vez sí que sentí miedo, pero no era miedo a ser devorada,
era el miedo a lo desconocido.


El animal estaba lo suficientemente cerca de mi como para
atraparme de un salto si intentaba huir pero no era para huir para lo que había
abandonado el seguro refugio de la cabaña.


El majestuoso lobo gris se mostraba ante mí en toda su
dimensión. Era aún más grande de lo que había pensado. Pero no era su tamaño
descomunal ni su impecable pelaje gris lo que tanto me inquietaba de él Sin duda
era su mirada lujuriosa, casi humana, con la que devoraba mi cuerpo desnudo.
Entonces recordé que los lobos tienen un gran olfato, y que son capaces de oler
a una hembra en celo a larga distancia. ¿sería capaz ese bicho de saber que yo
estaba caliente? ¿era entonces el olor de mi sexo lo que le había traído hasta
allí?


Mis pensamientos se interrumpieron cuando poco a poco el lobo
se fue acercando a mi. Lo hacía de manera humilde, sin ningún tipo de
agresividad o gesto violento. No sé si estaba más aterrada que excitada o más
excitada que aterrada lo que sí sé es que no pude ni moverme. Él se acercó tanto
a mi que su morro y mi coño tan sólo estaban separados por cuatro o cinco
dedos.. Abrió ligeramente la boca y una enorme lengua rosada salió de su
interior y comenzó a lamer mi coño.


Las intenciones del animal habían quedado ya claras. Quería
poseerme y yo quería que lo hiciera. ¿serían ciertas las antiguas leyendas? Ya
no cabía la posibilidad de echarse atrás así que tarde o temprano lo iba a
saber.


Decidí ponerme también a cuatro patas y nada más hacerlo el
animal se colocó a mi espalda. Seguía lamiendo y olisqueando mi sexo el cual
estaba aún más excitado si cabe que con la lectura del libro. Nunca me habían
gustado las historias de sexo con animales, de hecho siempre las pasaba sin leer
y sin embargo estaba siendo un lobo el culpable de mi calentura enfermiza. Un
escalofrío de placer me recorrió la espalda cuando el animal colocó sus patas
delanteras sobre mi cuerpo, señal inequívoca de que me iba a penetrar. Lo hizo,
y al hacerlo me di cuenta de cuáles eran las dimensiones del pene que me iba a
meter ese bicho. Hasta esa noche yo no había visto, ni siquiera había soñado que
pudiera existir un pene así, y sin embargo existía, y además comenzaba a entrar
en mi vagina que lo recibía con agrado. Cuando lo tuve dentro por completo sentí
como si su polla aumentara de tamaño, como si engordara y entonces comprendí por
primera vez en mi vida el auténtico significado de la expresión sentirse llena..
El lobo había comenzado a follarme y su pene se movía dentro de mi coño con
dificultad pues no tenía espacio suficiente para tenerla toda adentro.


Mi coño mandaba ráfagas de placer a mi cerebro de forma
intermitente que coincidían con cada una de las penetraciones del bicho. Pese a
que el placer era grande decidí aumentarlo llevando una mano hasta mi clítoris.
El lobo comenzó a bufar y un espeso líquido inundó mi sexo mientras mis dedos
provocaban la llegada de mi brutal orgasmo. Entonces caí desmayada al suelo y no
recuerdo nada más de esa noche. Cuando desperté por la mañana estaba desnuda
sobre la cama. El sol entraba por la ventana de la cabaña y me daba directamente
en la cara. Ha sido un sueño –pensé mientras me incorporaba pero un fuerte dolor
en la entrepierna me hizo dudar. Tenía el sexo muy abierto y dolorido y rezumaba
un extraño olor en su interior. Además noté cierto dolor en la espalda. Me toqué
la zona dolorida con las manos y encontré pequeñas heridas, como de arañazos. Me
resignaba a creerlo pero parecía que lo de esa noche no había sido sólo un
sueño.


La noche siguiente, estando de nuevo inmersa en la lectura
escuché al gran lobo gris aullar. Está aullando por mí, pensé y comencé a
desnudarme.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 5
Media de votos: 8.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: El lobo
Leida: 2503veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


gays follando en claseal coño de mi suegra le ago chorrear de cada chupada relatosporno terrorporno gratis con perrosfiestas de solteras pornomelones pornomatrimonios pornoquitando la virginidadcaramelos eroticosmadres follandiporno lesbiano gratistías pornoporno español eroticorelatos eróticoporn padre hijaleggins pornomadre muy putaporno olimpiadasviejos follando con mujeresrelatos violando ami madre cuando esta ebria no consentidomasturbacion hombre pornocasadas infieles chatmamada prostitutahistorias eroticas sobre sobrinastias en tangasdragon ball juegos pornofolladas eroticasporno anal dolorososexso abuelasporno masaje analpadre e hija follandozorras yputasrelatos fantasias eroticasRelatos eroticos demeseras con clientesxxx padres con hijassexo gratis corridas femeninaschat relatos eroticostribu follandowww.porno pinocho y repeto commazinger z pornorelatos gay con fotosjuegos porno sadomaduros argentinosporno africaabuela follando con abuelorelatos madurasorgasmos lesbicosporno gratis desvirgadasrelatos eroticos porno xxxporno masturbacion hombreporno con su padrerelatos pornos en familiafollando durmiendotoros porno.comnietas follando abuelostias ninfomanastravestis con polla enormevideos porno gratis bixesualespoeno gay gratisenanitas pornovirita mis relatos pornorelato folladaporno masturbacion mujerporno abuelas guarrasamiga follandogay borrachosrelatos porno transexualprimerizas analrelatos eróticos con mi esposa haciendo un teibolcomo follan dos hombresnieto follando con abuelapuritanos.comporno de travestisrelqtos eroticostios mamando pollastodo relato gayme cojieron en la prepa relatohermana follando a su hermanoxxx padres hijasmatrimonios maduros pornorelatos de feminizacionrelatos heroticos xxxeyaculaciones femeninas realescomo hacer consoladores caserosrelatos porno de cuñadasfotos porno de los padrinos magicosvírgenes folladasgitana chupandomis putitosmi mujer se prostituyefollar lanzarotemaduros gorditosconsolador eroticopeliculas porno de nazishistorias de sexo con madurasrelatos eroticos en cinessolo relatos eroticosrelatos calientes realesfotos porno de tias