webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: La doctora caliente



Relato: La doctora caliente

Había encontrado un trabajo nuevo, y fui a un Centro Médico
para una revisión previa. Aquella misma tarde a las 7 recién duchado llegué a la
consulta del médico era una tarde de Diciembre muy calurosa. Subí hasta el
noveno piso y pulsé el timbre de la consulta, al cabo de una rato me abrió una
chica de aproximadamente de mi edad unos 19 años, le dije que tenia visita a esa
hora.



- Ahora mismo le atiende la doctora - dijo.



Mientras me acompañaba a la sala de espera le pregunté:



- ¿Pero que no es la consulta del doctor López? -

- Sí, pero esta de vacaciones, y en su lugar visita la doctora Laura - me
respondió


Yo me puse tremendamente nervioso, no me gustaba nada que una
mujer me hiciera aquella revisión médica, pero nada podía hacer, así que pase a
la sala de espera como cordero entrando en el matadero. Al cabo de lo que me
pareció muy poco tiempo, entró la recepcionista y me indicó que ya podía pasar
al despacho, la seguí y entré en una austera sala con el mobiliario de una
consulta cualquiera, detrás de una gran mesa se sentaba la doctora Laura, de
unos 38 o 40 años vestida con la habitual bata blanca. Me indicó que me sentara
y me sobresalté al oír como se cerraba la puerta detrás de mí. Me senté algo
enervado en una de las dos butacas enfrente de la mesa y oí como la doctora se
me presentaba, después de decirme que se llamaba Laura me hizo una larga serie
de preguntas acerca de enfermedades, hábitos, etc. para crear mi historial
médico, algunas de ellas bastante directas y humillantes para mí, como la de
cuándo ha sido la ultima vez que has realizado el acto sexual, tentado de
mentirle y desechando la idea de inmediato, le contesté que nunca lo había
realizado, ella posó sus ojos sobre mí y continuó con sus preguntas, al cabo de
15 minutos, acabó puso todo mi historial en una carpeta y me dijo:


- Desnúdate, allí tienes un biombo - dijo señalando una
esquina de la habitación.


- Doctora, hum - dije yo.


- No me llames doctora, llámame Laura, ¿si? -


Fui detrás del biombo y me quité toda la ropa, excepto mis
slips, y salí. Cuando ella me vio me ordenó que me quedara completamente
desnudo, yo lo hice así y tapándome como pude salí nuevamente detrás del biombo,
ella me señaló la camilla, hacia donde fui y me acosté. Empezó su exploración
con el estetoscopio durante bastante rato y después con sus manos palpando mi
cuerpo por todas partes, reparé que no utilizaba los guantes para nada, sino que
lo hacía con sus manos desnudas. Me hizo separar las piernas y palpó el interior
de mis muslos, yo cada vez estaba más incomodo con sus tocamientos, llego a mis
testículos, los sopesó, los apretó, mi pija empezó a cobrar vida muy rápido y
ella lo notó, yo me quería tapar cuando ella me dijo:


- No tienes por qué preocuparte, es una cosa normal en los
hombres.


Su voz se había vuelto muy dulce y sensual, mientras su dedo
acariciaba mi escroto de arriba abajo, mi placer aumentaba por momentos, la piel
de mi escroto arrugada por la excitación hacía que mis testículos parecieran una
nuez, de repente tomo mi verga con una mano y empezó a masturbarme, yo cerré los
ojos y me dejé invadir por el placer.


- ¿Nunca te habían hecho algo así? -


- Nunca - dije yo controlando mi voz a duras penas.


- ¿Sabes que estás muy bien dotado? Tienes una pija preciosa,
Hummmm... Lo que me extraña que no hayas estado con ninguna mujer, ¿Te pajeas
muy seguido? - me preguntó de sopetón.


- Sí - contesté yo.


- Así, ¿qué prefieres el sexo en solitario? ¿O te gusta más
lo que te hago yo? -


- Sí, prefiero lo que me haces tu -


- Ven - me dijo.


Me agarro de la mano y me llevó a otra habitación contigua,
que resultó ser un dormitorio, con una cama grande, un sofá de piel y un
tocador, ella con un gesto me ofreció sentarme en el sofá, el contacto de la
piel en mi cuerpo desnudo me erizó todo el vello. Ella se sitúo delante de mí y
con una mirada de intensa lujuria empezó a desabrocharse la bata, ni en las más
imposibles fantasías, ni en mis más ardientes pajas me había imaginado una
situación así. Cuando llegó a su ultimo botón, se abrió la bata completamente y
puede contemplar la primera mujer desnuda que veía. Toda su cara era de
autentica lujuria, su cuello hermoso se erguía por encima de la perfecta curva
de sus hombros sus pechos eran generosos y turgentes, sus pezones reducidos a la
mínima expresión apuntaban hacia delante excitados y erectos, su vientre era
terso y plano, su ombligo apenas un pequeño y perfecto cráter, la curva de sus
caderas era la perfección, su monte de Venus, que abultaba lo justo, estaba
tapizado con una pequeña flecha de vello púbico que apuntaba al centro de su
sexo, escondido entre sus bien formados muslos.


Ella al ver mi cara de admiración sonrió, mientras lentamente
se daba la vuelta y me dejaba ver toda su espalda y el escorzo de sus nalgas que
amagaba sus partes mas intimas. Se sentó a mi lado y yo que ya no tenía rastros
de mi timidez le pasé una mano por su cuello y la besé en los labios, ella abrió
su boca y me ofreció su lengua, húmeda, caliente y puntiaguda, el beso, el
primero que me daban duro mucho tiempo, mientras nos besábamos ella reanudó las
manipulaciones sobre mi pija. Dejó de besarme y me preguntó:


- ¿A qué esperas para tocarme las tetas? Son tuyas tócamelas
- Puse mis manos encima y aprecié su dureza.


- Nunca has tocado a una mujer. ¿Verdad? - me preguntó.


- ¿Por qué, lo hago mal? - dije yo angustiado.


- Mira hazlo así - empezó a pellizcarse suavemente los
pezones mientras gemía.


- Ahora tu.


Yo empecé a seguir sus consejos y sus gemidos aumentaron,
para acallarlos me ofreció otra vez su lengua, chúpame las tetas... me dijo
atrayendo mi cabeza hacia ellas. Los pezones así, humm…, lámelos, así, con tu
lengua, qué placer, sigue no pares. Después de dejarle sus tetas bien remojadas
ella me volvió a besar y me dijo: ¿Te gusta? - Sí, mucho… - respondí yo. Ella se
sentó en el borde del sofá y abrió sus piernas; Ven, arrodíllate aquí. Me
arrodillé entre sus piernas y vi como los labios de su sexo estaban brillantes
por la humedad. Acaríciame aquí, susurró señalando su concha. Pasé los dedos por
sus húmedos labios mientras el olor a sexo me embriagaba de lo cerca que estaba,
ella gemía en susurros y se contraía adelante y atrás;


- Mete tus dedos, así, muy bien, sácalos y mételos. -


Tomo mi mano guiándome y me hizo dar vueltas alrededor de su
sexo mientras sus vaivenes y gemidos aumentaban en número y en volumen. De
repente me quitó la mano y atrajo mi cabeza hacia el centro de sus muslos
mientras me decía:


- Chúpamela, chúpame la concha, cielo, cojeme con tu lengua.
-


Yo noté el sabor de su sexo en el momento en que mis labios
tomaron contacto con sus labios, me sabía a gloria, quería chupársela bien,
quería que ella continuara gozando como lo estaba haciendo, seguí sus
instrucciones y le metí la lengua entera.


- Ah, péndejo, qué bien me lo haces… -


Ella se irguió y después se desplomó gimiendo como nunca,
intenté no perder mi posición y un liquido caliente inundó mi boca, ella apretó
mi cabeza entre los muslos, impidiendo que yo me apartara y obligándome a beber
el néctar que salía de su concha, mientras culminaba su orgasmo. Suspiró, se
arrodilló delante de mí y me dio otro largo beso, después lamió toda mi boca;


- Cariño - me dijo - me has hecho una de las mejores mamadas
en mucho tiempo, y eso se merece una recompensa, ven. -


Me llevó al lado del sofá, delante de una pared que estaba
cubierta por un espejo del suelo hasta el techo y se arrodilló delante de mí de
forma que su boca quedo a pocos centímetros de mi choto que latía frenético
dando golpes en mi vientre


- Desde que te he visto la pija he deseado tenerla en mi
boca. -


Su mano estiró la piel hacia abajo, haciéndome dar un salto
de dolor, que calmó con unos besos en mi prepucio, mientras acariciaba mis
testículos. Cuando acabó, su lengua empezó a recorrer mi verga de arriba abajo
mientras me miraba directamente a los ojos, con una expresión de sumisión tal
que me hizo apartar la vista. Entonces me vi en el espejo, ella arrodillada
chupándome y eso me calentó tanto que, ya sin inhibiciones de ningún tipo, le
agarre la mano que tenia libre, se la chupé y la acompañe hacia el centro de mis
nalgas, ella al principio no pareció entender, pero después con cara de
autentica lujuria se pasó la mano por su sexo y fue a buscar la entrada de mi
orto, yo noté su dedo presionando, hasta que entró la punta.


- ¿Te gusta? - - Sí, sigue, mételo más, quiero tu dedo
entero, mientras me chupas la pija. -


Ella lo fue metiendo lentamente, mientras mi pija desaparecía
dentro de su boca. Empecé a moverle rítmicamente su cabeza, estaba en un sueño,
el placer salía en círculos concéntricos desde mis testículos y llegaba a todas
las terminaciones nerviosas de mi cuerpo, cuando su dedo se dobló hacia adentro
y acarició mi próstata en círculos, una explosión de placer recorrió mi cerebro
y bajó hasta mi pija que se había hinchado hasta limites desconocidos, mi leche
se desparramó a borbotones en el interior de su boca, a cada contracción de mi
pija, ella lamía mi prepucio desde el interior, cuando suavemente sacó el dedo
de mi ano, fui temblando hasta la cama y allí me estiré boca abajo. Al cabo de
un rato ella se estiró a mi lado y empezó a acariciar mi espalda.


- ¿Te ha gustado la primera mamada que te hacen? -


- Mucho, nunca había imaginado que daba tanto gusto… -


- Más que tus pajas en solitario, verdad, lo que me ha
gustado es que has vencido tu timidez y me has guiado para darte mas placer, te
confieso que eres el primer hombre que reconoce que le gusta tener algo metido
en su culo cuando coje, y eso me ha puesto muy, muy caliente. -


- Ahora me da verguenza - dije yo.


- Eso lo arreglo yo - me dijo.


Se incorporó en la cama y me abrió las nalgas, noté el
agujero de mi culo libre y por instinto flexioné mis rodillas para levantarlo,
su lengua se metió en la raya del culo y empezó a subir y a bajar por ella, cada
vez que pasaba por mi agujero un gemido salía de mi garganta, me notaba
completamente mojado por su saliva, de repente cambió y empezó a trazar círculos
con su lengua directamente en el orto.


- Es la primera vez que hago esto y me encanta chuparte el
culo - me dijo


Mi pija todavía dolorida se paró otra vez queriendo más.


- Cojeme ahora mismo. Méteme la pija hasta el fondo. - Al ver
mi cara de "cómo se hace" me hizo ponerme boca arriba.


- Y ahora el primer polvo.


Agarro mi pija, la puso dura empezando a flexionar sus
rodillas, cuando mi prepucio rozo sus labios ella gimió, yo notaba el calor de
su concha en la punta de mi pija, ella bajó suavemente hasta el fondo, flexionó
las rodillas otra vez y se sentó al estilo indio encima de mí, yo sentía mis
huevos apretadísimos entre mis muslos y su culo y mi pija tocando todas las
paredes de su concha. Ella llevó un dedo a mi boca y yo se lo chupé llenándolo
de saliva.


- Tócame las tetas, cielo, así, humedécete las manos, esta es
la postura que más me gusta, mientras me cojes con tu pija, mira, me estoy
haciendo una paja. Y con mi otra mano, me estoy dando placer por detrás, a mí
también me gusta jugar con mi culito -


Era verdad sus dedos jugueteaban con su clítoris y en el
espejo vi como su dedo estaba clavado totalmente en su culo. Sus vaivenes se
hacían más rápidos, sus jadeos crecían en intensidad, mientras mis manos seguían
jugando con sus tetas. Se quedó quieta de repente, y noté como su concha se
cerraba y se abría alrededor de mi pija, los dos gritamos de placer en un
orgasmo mutuo, acabábamos, mi pija se contraía, intentando expulsar más leche,
hasta que se quedó seca, los dos estábamos quietos intentando que el placer
siguiera, mientras las contracciones de su concha iban terminando. Me abrazó
manteniendo la postura y me besó, me exploraba con su lengua toda mi boca,
mientras notaba como mis testículos se humedecían. De repente se abrió la puerta
y apareció la recepcionista, al vernos murmuró una excusa y volvió a cerrar. Nos
deshicimos del abrazo y me llevó hasta el cuarto de baño, nos duchamos, y nos
vestimos, ella recuperando su voz profesional me dijo:


- Haré llegar el informe a su oficina -


- Gracias - repuse yo un poco decepcionado yendo hacia la
puerta. -


- Pero el viernes te quiero aquí para otra revisión - y me
lanzó un beso con su mano.


Cuando salí, la recepcionista se levantó de su sitio y me
abrió la puerta yo musité un adiós y cuando le miré a la cara ella estaba
sonriendo.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 10
Media de votos: 7.60


Relato: La doctora caliente
Leida: 26080veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno masturbacion masculinaporno maduras incestuosastravestis lanzarotemadura seduciendonalgona relatos eroticosalvin y las ardillas pornomujer infiel pornomaduras españolas infielesrelato vi a mi papa follando ala abueladesvirge a mi bebitasemen de travestimuy zorronasmi panocha ansiaba una buena vergafollada campoRelatos eroticos entregandome enamoradadoraemon shizuka pornrelatos eroticos fantasiamadres comiendo pollasrelatos x mi amiga denisseancianas sexsexo en saunasabuelas tocandoseporno bisesualbarbosas pornocoños eroticosporno alienigenachicas mamando pollaspreñadas pornfollada en despedida solteraporno ancianasporno con hermanosporno entre matrimonioscasadas follando con otrotengo sexo con mi perroabuela follando con nietosporno incestos relatoscolegiala follando con su padreporno travestdespedida porncasadas violadasmi primera vez con una putarelatos eroticos la vende caramelorelatos eroticos lesvianasfotos porno bragasrelatos eroticos en el campoparejas bixesualespokemon eroticoporno gratis de violacionesRelatos porno con travestis muy tranformadas y buenaswebcam eroticosrelatos eroticsrelatos sexualeamadres follando en la playarelatos eroticos todorelatosrelatos porno con la nilapollas de tiosfea pornoluna lovegood pornorgias en venezuelafotos eroticas amateursfotos porno triosporno incesto rusosexo con madurasel chavo del ocho pornotias pajasrelatos ardienteszipi y zape pornomama me be pajiando con suscalsonefolladas chinasfollada vecinamasturbador anal caserorelatos madurassobrino folla con su tiatu pornpsexo gratis incestodesvirgacionporno madres y hijosrelatos porno orgiasrelatos eroticos sumisionabuela española pornoguarras relatospanochas que pulsan rico con pene adentrorelatostravestisrelatos xxx gratisbesos con semenfotos sexo lesbicohermana gimnasio relatoporno violacion anal