relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: AVH: Avril Vs. Hilary





Relato: AVH: Avril Vs. Hilary

AVH: AVRIL VS. HILARY



Primero fue Bing Crosby contra Frank Sinatra, luego los
Rollings Stones contra los Beatles, después fue Michael Jackson contra Madonna,
más tarde Blur y Oasis, Mariah Carey y Whitney Houston, y finalmente Britney
Spears y Christina Aguilera. Siempre ha habido encontradas rivalidades en el
mundo de la música, pero ninguna fue tan arraigadamente profunda ni alcanzó
cotas tan altas como la producida por las dos jóvenes estrellas de la canción
Avril Lavigne y Hilary Duff.



Todo ocurrió en Los Ángeles, durante una fiesta benéfica de
ayuda a los niños con Cáncer, a la que acudieron algunos de las estrellas más
rutilantes del panorama actual, mientras que otras ya eran clásicos: Bruce
Willis, Cameron Diaz, Topher Grace, Jake Gyllenhaal, Antonio Banderas y Andy
Garcia entre otros, eso en representación del cine; por la música acudieron
Britney Spears, Coldplay, Ricky Martin, Christina Aguilera y Chayanne, entre
otros. Si bien todos los invitados se comportaron de manera informal y
desenfadada, las otras dos cantantes no pudieron hacer lo mismo, una vez se
encontraron cara a cara mientras posaban para los fotógrafos de la prensa.
Cuando quedaron a solas una al lado de la otra se miraron con llenos de
furia(los diálogos han sido traducidos del inglés).



-¡Vaya!, en este sitio dejan entrar a cualquiera-protestó
Avril-. Si es la niñita "rubia-pija-mona". ¿No ha venido tu mami para limpiarte
la boca de lefa?.



-Pues no, mira-replicó Hilary-. ¿Y tú no has traído a tu
puñetero padre para que te dé por el culo?.



-Para eso está el tuyo, que a gusto se lo pasa tirándose a la
furcia de tu hermana mientras tú acudes a las entrevistas.



-Sí, claro, pero yo no he conseguido mis contratos
chupándosela a todos los productores musicales con los que me he encontrado.



-No, pero tú te dejabas meter dos pollas por el culo en las
orgías que se montaban esos productores para conseguir un solo concierto de mala
muerte.



-Pero yo no tengo un hermano al que le gusta sodomizar a su
propia madre vistiéndola de látex y vendiéndola como simple ganado.



-Gracias a dos yo no tengo una hermana que disfruta cuando la
violan en plena noche y luego decide no contarlo.



-Quizá, pero no tengo unos hermanos que gozan mientras sus
padres abusan de ellos ni una hermana que desea quedar embarazada del padre.



-Por lo menos no tengo una madre prostituta que hace la calle
gratis buscando uno que la folle de verdad y le dé bien por el culo.



-Y me lo dice la misma tía de la que lo último que escuché
fue que ánimo a todo el equipo de Los Ángeles Lakers en los vestuarios abierta
de piernas y tomando biberones de leche hasta que se le caía por la comisura de
los labios.



-¡Ja!, mira quien habló, la que animó a todo el equipo de
baseball de los Dodgers incluido al entrenador, la mascota del equipo y dos
internos que pasaban por allí.



-Al menos no tengo una madre que se pincha coca mientras se
la están follando una pandilla yonquis malolientes.



-Cierto, tú tienes un padre que se mete crack y speed
mientras le dan por el culo un grupo de negros senegaleses.



-Mira quien va a hablar, la que tiene una madre que la última
vez que la vi estaba follando con los osos del zoo y pedía a gritos que le
dejaran irse con los gorilas.



-Al menos mis padres han criado a una hija que es una artista
de verdad, no como "otras", que en este negocio ahora aceptan a cualquiera. Y
para que te enteres, artistilla, si tienes éxito es porqué pones cachondo a los
abuelos de 60 años que satisfacen contigo y con la fulana de tu hermana sus
instintos pedófilos. Ahora entiendo porqué cuando Hailey sale de los asilos lo
hace medio desnuda y con la cara enrojecida. La de veces que habré tenido que ir
detrás de ella para devolverle las bragas cuando de las encontraba tiradas en el
hall…



-¡¡HIJA DE PUTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!...



Hilary se lanzó directa contra Avril cogiéndola del pelo y
lanzándola contra la pared. Avril cogió a su rival del cuello y ambas se
hubieran apalizado mutuamente de no ser porqué fueron separadas por dos de las
asistentes a la fiesta. Quiso el Azar que esas dos fueran Britney Spears y
Christina Aguilera, que llegaron al mismo sitio por caminos diferentes. Mientras
Britney cogió a Avril y la separó, Christina hizo lo propio con Hilary, evitando
que se enzarzasen de nuevo en la pelea.



-Bien, basta las dos, ¿pero que demonios está pasando aquí?.



-Suéltame Britney, voy a cargarme a esa hija de perraaaaaa…



-¡¡Se acabó-gritó Christina-!!. ¿Es que no podéis
comportaros?. Que estamos es una gala benéfica por amor de dios.



-Déjame, quiero joder a esta cabronaaaaaaaaaaa…



Tanto una como otra intentaban que las otras dos no se
matasen entre sí, lo que no era nada fácil.



-¿A quien vas a matar, eh?. Tú no me llegas a la altura del
tobillo-dijo Hilary-.



-Soy mejor que tú en todo lo que me dé la gana
zorrón-contestó Avril-.



-¡¡Y una mierda!!. Eres una rompecojones sin talento.



-Tú eres la rompecojones. Eres una mierdecilla, pelo paja.



-¡¡Yo tengo el talento, cacho zorrón!!. Yo te venceré en lo
que quieras.



-¿¡Ah sí!?. ¡¡TE RETO!!.



Tanto Britney como Christina y Hilary quedaron inmóviles al
escuchar como se lanzaba ese desafío. Una tensa calma se apoderó de ese momento
y tanto Avril como Hilary se miraban con tanto odio que parecía que iban a
estallar en llamas.



-¿Me retas, retaco?. Muy bien, mediometro. ¿Qué propones?.



-Escúchame bien, larguirucha. Nos veremos en el Hotel
Ambassador dentro de dos días, fideo, ¡y tú te vienes de testigo-dijo
volviéndose hacia Britney-!.



-Eh eh, a mí no me metas-protestó ésta-…



-O te vienes o digo a todo el mundo que no te has cambiado de
bragas en los dos últimos años-amenazó Avril-.



-Entonces tú te vienes conmigo para ser testigo de cómo
aplasto a esa tonta como si fuera una hormiga-dijo Hilary a Christina-.



Aún siendo rivales entre sí, tanto Britney como Christina se
cambiaron miradas de verdadero rechazo por verse metidas en semejante embrollo,
pero a ambas les entró el mismo gusanillo de saber que se traía la pequeña Avril
entre manos, de modo que al cabo de dos días Hilary y Christina acudieron al
Ambassador, donde el recepcionista, que ya estaba advertido, les dio el Nº de la
habitación donde tenían que ir. Al llegar, tanto Avril como Britney estaban
allí, acompañadas por un chico. Ésta y Christina se sentaron en una de las
esquinas de la habitación mientras las dos otras se preparaban para el duelo.



-¿Y quien es éste-preguntó Hilary-?.



-Este es Kevin, uno de los camareros del hotel-contestó
Avril-.



-¿Y se puede saber que hace aquí-volvió a preguntar Hilary-?.



-Ya lo verás. ¡¡Edward-gritó para hacer salir a un chico del
cuarto contiguo-!!. Muy bien, esto es un concurso de polvos. La que primero
consiga que el chico se corra gana, o dicho de otro modo: la que mejor folle
debe ser la que antes sepa ponerlo cachondo hasta que se corra por todo lo alto.
Quien antes lo haga sacar semen habrá ganado, ¿qué te parece?.



El resto de los asistentes quedaron perplejos por semejante
prueba, pero el odio que se tenían era tan profundo que Hilary no se planteó ni
por un momento el rechazar el desafío para no darle una victoria tan fácil a
aquella flacucha de pelo lacio.



-Muy bien, palillo. Acepto el duelo.



-¡¡No tan pronto!!. Falta la última regla.



-¿Cuál, si se puede saber?.



-Que ellos deberán hacerse los estrechos, si no es demasiado
fácil. Dicho de otro modo: más que follarnos, ellos, nosotras los follaremos.
Eso le añade dificultad a nuestra prueba, y la primera que consiga que el tío se
corra, gana. ¿Conforme, muchachos?.



Tanto Edward(que era botones del hotel) como Kevin asintieron
son el gesto serio, aunque en su mente estaban en pleno festejo: ¡¡los iban a
utilizar como juguetes sexuales!!. ¿Alguien daba más?. Mientras Edward fue la
elección de Hilary, Kevin fue la de Avril. Por su parte, Britney y Christina se
encontraban mirando la escena y mirándose entre ellas, a la espera de ver que
ocurría.



-De acuerdo, ¡acepto!.



Ambas, a regañadientes, se dieron un apretón de manos para
sellar su pacto y lanzaron a los chicos a las dos camas contiguas que había,
buscando la forma de desvestirlos cuanto antes, mientras éstos, tal y como
habían prometido, aguantaban todo lo que podían, haciéndose los estrechos para
que ellas tomaran el control. Pantalones, sudaderas y calzado salieron volando
por la habitación, para luego desnudarse ellas, mostrándoles los no pocos
encantos que ocultaban debajo de sus camisetas y sus pantalones: Hilary tenía
mucho más pecho que Avril, pero ésta tenía un culo mucho más respingón y una
buena mata de pubis recortado en forma de triángulo, mientras que Hilary estaba
depilada como una estrella porno. Casi parecía una niña pequeña de no ser por
aquellos sonrosados pezones que coronaban unas tetas perfectas, redondas como
manzanas. Tanto una como otra, ya desnudas y sobre los chicos, cogieron con
fuerza los miembros de éstos, metiéndolos en su boca, haciéndoles dos soberanas
mamadas como dos montañas de grandes. Succionaban con los labios, aspiraban para
ponérsela dura, lamían incansablemente la punta roja del glande, subían y
bajaban sus cabezas en una maniobra que parecía no tener fin. A ambas las
invadía una terrible furia sexual y un deseo ardiente de vencer aplastantemente
a su contrincante. Hilary, en una jugada magistral, se sentó sobre la cara de
Edward, lo que convirtió una simple mamada en todo un 69, ya que masajeando y
lamiendo sus testículos fue convenciéndolo para que probase su panocha de
superstar. Avril, que vio como la rubia estaba tomando la delantera, llevó una
mano de Kevin a su panocha y la hizo metérselo para que la masturbara un poco,
completando la tarea de dejarlo bien empalmado. Los gemidos de ambos, que
resonaban por todo el cuarto, llegaban a los oídos de las testigos como si
fuesen invitaciones a participar de aquello, pero tenían que conformarse con ser
voyeurs, algo que, por ciencia infusa, estaba calentándolas a marchas
forzadas. En un determinado momento en que Christina miró a Britney, ésta ya se
encontraba masajeándose por dentro del pantalón con mucha lentitud, eso sin
dejar de mirar la competición. Christina fue incapaz de decir nada y torció la
cabeza para volver a mirar aquello, aunque lo hacía de mala gana, pues el morbo
de ver como Britney se dedeaba a su lado aumentaba el que ya tenía de ver a
aquellas dos en plena acción.



Hilary, mientras Edward se lo estaba comiendo todo, seguía
lamiéndole la polla, cogiéndola con firmeza y meneándola ligeramente, masajeando
sus testículos y logrando, por fin, que aquello pasase de morcillona a erecta en
un abrir y cerrar de ojos, pero al mirar a Avril vio que estaba la había
aventajado, pues la polla de Kevin había sido succionada en plan serpiente,
enroscando la lengua a su alrededor y yendo de un lado a otro mientras daba
pequeños besos en su glande y chupando de tal manera que parecía haber ido a
cámara rápida. Viendo aquello Hilary apretó el ritmo de sus mamadas para igualar
a la escuchimizada cantante, y justo cuando ya se la había puesto dura Avril se
las apañó para poner la cabeza de Kevin entre sus piernas y que le comiera toda
la cuca, algo que Hilary imitó, tomando la delantera debido a su vulva depilada,
la cual hacia estragos en la calentura de Edward, al cual ya le dolía la
tremenda erección que tenía, mostrando un verdadero mástil por verga. Sabiendo
que estaba por delante continuó chillando y pidiendo más lengua, más besos, más
lametones en sus labios vaginales, más toqueteos en su clítoris, más succión,
más, más, más…ambas gemían, jadeaban como perras en celo, pedían más placer a
sus coños hambrientos de rica polla. Como si hubieran pensado lo mismo ambas
pusieron a los chicos boca abajo y se sentaron sobre ellos, clavándose los
manubrios ellas mismas y cabalgándolos lentamente, gozando de sentir como se
colaban por sus empapadas puchas, lo rico que era tomar el control y lo
fantástico que era montarlos como conejas salidas.



Christina, sentada en aquel rincón, ya no podía más: por un
lado veía a aquellas dos follándose al bailarín de la otra, y por otro tenía a
Britney metiéndose mano, sobándose hasta que ya hacía rato no cumplía con su
deber de testigo. De repente, metiendo mano en su bolso, sacó un enorme vibrador
de látex que la dejó atónita.



-¿Te vas a meter todo eso-preguntó-?.



-Síiiiiiiiiiiiiiiiiii…ya no puedo máaaaaaaas…necesito follar
Christina, tengo que echar un polvo, y solo tengo dos opciones: o me follo yo
sola metiéndome todo esto o te follo a ti, y francamente, preferiría follarte.
Si ellas que se llevan tan mal lo hacen, ¿por qué no nosotras, que nos llevamos
tan bien?.



-¿Pero tú no tienes novio, o marido, o algo por el estilo?.



-¿Acaso importa?. Quiero follar contigo. Quiero follarte.
Vamos déjame Chris, déjame gozarte, que yo me dejaré gozar de ti…



La propuesta no sorprendió demasiado a la explosiva y
provocadora rubia, pues llevaba conteniéndose hacía rato. La única respuesta que
recibió fue ver como Christina se abría un poco de piernas, subiéndose la falda
y mostrando un chochito que ya estaba goteando sobre el sofá en el que estaban.
Cuando se subió el top enseñando sus empitonadas tetas, Britney posó una mano
acariciándolas, para luego bajar por el vientre hasta acariciar su clítoris y
meterle dos dedos por dentro.



-Oh díos mío, estás toda mojada…como deseaba poder montármelo
contigo…ven aquí Chris, que quiero probarte toda…¿verdad que te gusta?.



-Oh sí, me encanta…y luego eres tú la que va de santa por la
vida y yo la putona…si la gente supiera…



-No hables y bésame. Llevo queriendo besarte desde nuestra
actuación con Madonna.



Pegadas la una a la otra Britney y Christina se enzarzaron en
una profunda exploración de sus cálidas y húmedas bocas, profiriéndose unos
largos besos de tornillo con lengua, descubriendo la dulzura del sabor de cada
una, poniéndose más excitadas según se iban besando más apasionadamente, según
se tocaban en sus respectivas conchas, a las cuales poco les faltaba para
chorrear como un río desbordado. Tomando el papel de sumisa Christina se dejaba
hacer por los caprichos de su nueva amante, y la excitaba estar sentada abierta
de piernas con el coño el aire y con la mano de ella en él, tocándola y
masturbándola con toda la dedicación del mundo, agitando los dedos por cu
clítoris y jugando a meterlos y sacarlos de sus labios vaginales perfectamente
dilatados. Britney bajó un poco dejando de besarlo y se metió un pezón en la
boca, mamando de él con frenética desesperación, como si le fuera la vida en
ello. La forma que tenía de lamerla ya la tenía rendida a sus pies: era su
juguete, su esclava, su sirvienta, su todo. Britney se encontraba en el cielo
viendo como Christina se dejaba follar con toda la pasividad y placer del mundo,
y gustaba de verla así de obediente, con el coño empapado y las tetas como
mármol. Le hizo recostarse en el sofá y se dispuso para meter la cabeza entre
sus piernas. Christina no perdía detalle y veía como poco a poco ella acercaba
su cara a su entrepierna hasta que finalmente la enterró, clavando su lengua
certeramente, moviéndola arriba y abajo, chupándola y bebiendo con gula todos
los jugos que salían como agua de mayo. Nunca imaginó que pudiera gustarle tanto
follar con otra tía, pero desde luego no quería parar. Quería ser follada por
ella allí mismo, lo deseaba, lo necesitaba. Ardía en deseos de gozar con las
caricias de Britney, con su lengua follando su coño, con los dedos en su culo,
en su coño, en sus enhiestos pezones, en todas partes.



Los gemidos de Christina llamaron la atención de Avril y
Hilary, pero de haber parado para protestar habrían dado ventaja a la otra, por
lo que solo pudieron seguir follándolos a horcajadas, como si estuviesen domando
potros salvajes. Hilary se había dado la vuelta de modo que le daba la espalda a
Edward, teniendo mejor postura para montarlo. Tenía una buena herramienta el
chico, tenía que admitirlo, quizá no por larga pero sí por gruesa. La estaba
copando toda su pucha de lado a lado y clavársela era una sensación maravillosa,
una mezcla de dolor y placer a partes iguales que la estaba llevando a la
locura, al delirio más absoluto. Lo mismo le pasaba a Avril pero ésta era por
larga. Casi le parecía más una estaca de empalar que una verga. A cada cabalgada
parecía que le iba a salir por la boca, casi podía sentirla atravesándola de un
lado a otro. Con una mano en su base cogiéndola evitaba sacársela de su coñito,
el cual recibía con grandes exclamaciones cada milímetro de carne caliente, de
pura hombría. Con la mano libre Avril hizo que Kevin la cogiera de las tetas y
le retorciera los pezones, pellizcando y estrujando para hacerla gemir más aún,
incorporándolo sobre la cama para que pudiera lamérselas y metérselas en la
boca, a este punto que ya ambos eran incapaces de seguir resistiéndose y
participaban activamente en la faena. Loco de sexo Kevin ardía de ganas con cada
lametada a los oscuros pezones de Avril, con cada instante que su lengua rugosa
y ardiente tocaba aquellas puntitas de cereza y saboreaba su rico néctar, al
mismo tiempo que su congénere cogió a Hilary por las caderas para follarla algo
más duro y más profundo. Aún así, llegado cierto momento, Edward puso a Hilary a
cuatro patas y se la follaba sin bajar las ganas por correrse, y Kevin tumbó a
Avril bajo él para penetrarla casi como si estuviera violándola, martilleando
como un herrero que estuviese forjando una gigantesca espada.



A su vez Britney estaba follándose a Christina con tanto
ardor que parecían verdaderas enamoradas: puesta una sobre la otra, ambas se
devoraban las conchas como si llevasen días enteros sin beber, pasándose la
lengua por los labios vaginales, metiéndose uno o dos dedos en sus ortos, que
previamente habían calentado a base de dos sendos besos negros que las pusieron
en órbita. Resultó que Christina era una experta haciéndolo, y puso tan caliente
a Britney que a punto estuvo a de provocarla varios orgasmos seguidos. Ahora,
sin embargo, ambas estaban follándose con la boca a todo volumen, gimiendo a
cada instante, sacando la lengua para tomar posesión del clítoris y luego volver
a sus conejitos, dibujando en ellos algunas letras, recorriéndolos de arriba
abajo, bebiendo sus fluidos, retorciéndose en el sofá, retozando desnudas como
auténticas lesbianas. Si bien a Britney la volvía loca el poder follarse a su
rival en la música, no era menos que Christina también estaba obsesionada con
poder tener a Britney entre sus manos, y entre sus piernas. Las dos rubias
prosiguieron sexo oral largo rato hasta que, en un alarde de imaginación, ambas
se colocaron en el sofá con las piernas abiertas y cruzadas como si fuesen
tijeras, de modo que se rozaban las panochas, meneando las caderas para simular
el movimiento de penetración, cogiéndose de las manos para acentuar su placer y
llegar a ese orgasmo que a poco más las aguardaba. La iniciativa de Britney era
impresionante, sabía hacer cosas que a Christina la volvían caliente como un
volcán en erupción. No quería parar nunca de follar con ella.



Mientras tanto, tanta Avril como Hilary ya estaban cerca del
colapso sexual, ya no podían aguantar más la tremenda embestidas que aquellas
dos mulas pardas las estaban metiendo entre pecho y espalda. Una por gruesa y
otra por larga, tanto una como otra verga hacían las delicias de la rubia de
cándida cara como de la morena de marcada rebeldía. Los jadeos que proferían ya
eran casi alaridos y las embatidas ya parecían penetraciones de violador.
Hilary, montada a cuatro patas, se apoyaba en la cabecera de la cama para
aguantar la acometida de Edward, que se aferraba a ella cogiéndola de las tetas
y arañándolas a ratos, estrujando los pezones, pellizcando, lamiéndola el cuello
y haciéndola chupetones. Avril, mientras tanto, se abría de piernas tanto como
podía para cruzarlas por la cintura de Kevin, poniéndoselo fácil para que la
montara hasta el fondo de su coño. Lo abrazaba con fuerza y lo atraía hacia ella
con desesperado frenesí. Hilary movía las caderas para acompasar el rítmico
"mete-saca" de su arrollador amante, las contoneaba para que aquella rica verga
pudiese llegar más profundo dentro de ella. El paroxismo que se estaba
alcanzando tenía a los cuatro sudando como si una ola de claro se hubiera
desatado allí mismo. El olor a sexo inundaba el lugar por doquier y elevaba más
aún el deseo. Kevin y Edward se entregaban profundamente a follarse a aquellas
dos cantantes, a simular que estuvieran forzándolas, y casi parecía que así era.
La sensación de estar siendo violadas las ponía más excitadas, tanto que
parecían que iban a explotar en un millón de pedazos. Ya se acercaba el momento,
ya estaba cerca…ambas querían ganar, ambas querían gozar la primera, hacerlo
goza, ordeñarlo, beberse su caliente semen, dejarse encular, dejarse
sodomizar…sí, síiiiiiiiiiiiiiiiiiiii…ya estabaaaaaaaaaaaaaaaaaa…



Los gritos de placer que se oyeron primero fueron los de
Britney y Christina cuando acabaron corriéndose copiosamente sobre el sofá,
abrazándose luego y besándose larga y plácidamente. Se mojaron los dedos en sus
húmedos coños y se lo dieron de probar a la otra, volviendo a besarse con
mezclando en sus bocas el dulzón sabor de sus panochas ardientes. Se chuparon
glotonamente hasta dejarse secas y relamerse con cara de viciosas. Britney guiñó
un ojo a Christina y se volvió a tumbar en el sofá y atajo a Christina con un
dedo, diciéndola que ahora la tocaba ser sumisa y que se dejaría hacer de todo.
Ésta se puso encima de Britney, tocándola el coño con los dedos y acariciándolo
de arriba abajo, volviendo a ponerlo a punto para un nuevo asalto, besándose
nuevamente y usando sus lenguas para enroscarse entre sí. Christina susurraba en
los oídos de Britney cuanto la quería y también lo mucho que disfrutaba tomando
el control, la apasionaba poder devolverle el polvo anterior. Pegando su boca al
coño de ella chupó, lamió, succionó, aspiró y volvió a lamer para penetrarla con
la lengua y proseguir hasta que arrancando varios espasmos de Britney hizo que
ésta se corriera en su boca, manando todos los jugos y dejándola la cara
inundada. Abrazadas y lascivas las dos se prometieron mantener aquel secreto y
de proseguirlo en el futuro añadiendo cosas nuevas con las que disfrutar.
Sellaron su momento con un largo beso interrumpido por los gritos de los chicos
cuando ambas los hicieron gozar y logrando a su vez hacerlas gozar a ellas. En
el tiempo que tardaron en correrse con los chicos una sola vez las otras dos se
habían corrido la una a la otra y viceversa.



Edward se corrió con roncos gritos dentro de Hilary, la cual
se salió con toda la prisa del mundo para poder tragarse algo en la boca,
cayendo algo por sus mejillas y dándola el aspecto de toda una viciosa, mientras
que Avril, que no quería ser menos, hizo lo propio, quedando semen en la
comisura del labio y en su pelo. Acabaron tumbadas en las camas jadeando,
exhaustas, agotadas y bañadas en sudor, lo mismo que ellos. Ambas se miraron
entre sí y luego miraron a Britney y Christina, viéndolas desnudas y abrazadas
tras follarse entre sí.



-¿Quién ha ganado?, ¿¡quién ha sido!?.



-No lo sé Hilary-contestó Britney-. Ambos se han corrido a la
vez, o eso me ha parecido. ¿Tú que dices Chris?.



-Brit tiene razón. Me ha dado la impresión de que se han
corrido a la vez.



-¡¡Putas voyeras-gritó Avril-!!. Lo que pasa es que no habéis
mirado porqué estabais demasiado ocupadas follando entre vosotras.



-¡Eh eh, que hemos cumplido-protestó Britney-!. Ya habíamos
gozado cuando vosotras no habíais acabado.



Tanto Avril como Hilary se miraron con verdadero odio debido
a aquel empate.



-Muy bien, ¡un Deathmatch!. ¡¡Follémonos entre nosotras hasta
el final!!.



-¡¡De acuerdo-contestó Hilary-!!. ¡¡Voy a darte tanta caña
que te será imposible fingir, zorra de mierda!!.



-¡¡Lo mismo te digo putón!!.



Cambiando los roles, los chicos se fueron para montárselo con
Britney y con Christina mientras las otras se entregaban las una a la otra,
tocándose y besándose con tanta saña que parecían estar forzándose entre sí.
Avril tiró a la cama a Hilary y empezó a lamerle las tetas con fruición y pasión
incendiaria, chupando de ellos con fuerza, tirando y estrujando a placer para
sodomizarla. Hilary se dejó hacer unos momentos, pero luego devolvió el favor
cogiendo muy fuerte de la panocha a Avril y metiéndola dedos haciendo que se
convulsionase de pies a cabeza. La sesión de sodomía que se estaban dando estaba
poniendo a mil a las otras dos, las cuales tenían a los dos chicos con la cabeza
entre sus piernas devorando sus húmedas y palpitantes panochas, preparándolas
para la penetración. En el centro del cuarto ambas, imitando a sus amigas,
estaban practicándose un 69 lésbico en toda regla, devorándose como caníbales,
chupándose con rabia, buscando el modo de vencer sobre la otra provocándole ese
orgasmo que la dejaría indefensa y derrotada, y cada una estaba disfrutando con
ello, disfrutando con sodomizar a su rival, con pervertirla, con follarla, con
violarla si fuera preciso.



Britney se abrió de piernas de par en par para dejar paso a
Edward, al cual deseaba montar para probar aquella gruesa palanca, y Christina
hizo lo propio con Kevin para disfrutar de aquella enorme estaca. Ambos no
querían perder la ocasión de gozarse de aquellas preciosidades y se felicitaban
a sí mismos por semejante oportunidad que se les había presentado. Acometían con
formidable vitalidad a las dos chicas, a la vez que Avril y Hilary seguían
dándose tanta caña que parecían querer destrozarse la una a la otra, y así fue
cuando una vez más quedaron empatadas, gozándose mutuamente y corriéndose en sus
respectivas bocas, no dejando ni gota, como si cualquier detalle que estuviera
por encima pudiese darles la victoria. Jadeantes y sudorosas ambas se miraron.



-Uuuuuff uuuuuuff uuuuuuuufff…¿te hace un…un empate-preguntó
Hilary, agotada-?.



-Acepto…de momento…ya volveremos…a intentarlo…



Pasadas cuatro horas, y caída la noche, la orgía que allí se
había desatado había terminado en una fantástica sesión que los había dejado
casi satisfechos, a excepto de Avril y Hilary, las cuales no habían conseguido
vencer. Al salir de allí ambos hablaron por última vez.



-Te espero la semana que viene, y pienso derrotarte-dijo
Hilary-, y lo demás también venís, ¿queda claro?.



-Desde luego-contestó Avril-. Yo seré la que gane.



Y mientras todos se daban cuenta de que aquello volvería a
repetirse y que posiblemente fuera mucho más salvaje que aquella primera vez,
los chicos se relamieron para sus adentros, Avril y Hilary se miraban con furia
asesina pensando sin cesar en derrotarse mutuamente, y Britney y Christina, que
se miraron fijamente con gesto divertido y mirada intensa, estallaron en risas
al pensar lo mismo, y con tono irónico y jocoso dijeron al mismo tiempo:



-Ahí vamos otra vez…




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: AVH: Avril Vs. Hilary
Leida: 530veces
Tiempo de lectura: 18minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


masizorrasporno gay musculosolamiendo conchastravesti porno españolpoeno madurasporo gaypolla negrorevista climax españaporn secretariaporno tia y sobrinaculo viejahistorias de crossdressermadres del pornomadres ponoporno madre y hijatodorelatos gaysRelato exoticos gay de antigua guatemalavecinitas pornorelatos incestosfotos trios amateurrelatos eroticos con la mujer de mi amigorelatos fantasias eroticasdibujos eroticos animadosrelatos inestomadura follada en el campomaduros vergonescamaras ocultas eroticastetas venosasorgia en rioasme de lado el calzon y cojememaduras en bragascampesinas follandomi obsesion por la panocha de mi madre relatos eroticosmaduras e hijasrelato nudistarelatos porno de cuñadasfollando a gitanaporno incestoeyaculaciones femeninas realesrelato porno incestolas mejores foyadasporno con corridavecina en tangaporno con la familiaprimer anal relatorelatos de intercambio de parejanobita follandoporno mujer cagandopeliculas porno con enanosgordito gayfollando una gorditaimpresionante pornovota mi coñoporno pareja jovenpornp gratisporno sexo forzadomadre e hija pornoporno trasexualescornuda consentidalesbianas masajistassexo con viejos gratisfontanero se folla a clientame culie a una escolar relato realporno gratis violacionvideos pornos guarros gratisrelatos eroticos gaisesposas muy putasmejor porno lesbicoporno en cocheculos sangrandorelatos eroticos mi vecinitapollones enculandovideos pornos gratis babosarelatos eróticos apretados en el coche del compadreporno inceptofollando con ancianasviejas come pollasrelatos de mujeres que fueron a darse un masaje y se exitaban con el joven masajistarelato erotico realporno violacionesareas de descanso gayprofesoras calienteseroticas lesbianasrelatos porno triosel porno mas extremopolla de negrodespedida solteras xxxporno madres y hijasmacisorrasfollando con el cuñadopuritana madurasexo cuarentonaorgias lesbicas gratispequeñas pornporno con masajistaporno preñadas