webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: La abuela



Relato: La abuela

Llegaba a mi casa, después de haber salido de la
preparatoria, más que fastidiado por las clases, molesto por el cortón que me
había dado mi novia a la mitad de lo que pensé, sería una buena tarde de sexo
detrás del auditorio, y en cuanto abrí la puerta, escuché los llantos de mi
abuela. Siendo honesto, la anciana, su presente y su futuro nunca me habían
importado, pero de cualquier manera subí a su cuarto, para saber que es lo que
le pasaba. No estuve de acuerdo cuando después de morir mi abuelo, mi madre
decidió, sin consultar a los demás habitantes de la casa, traer a vivir a su
progenitora con nosotros. Más allá de los inexistentes sentimientos de mi parte
hacia ellos, que nunca nacieron porque recuerdo haberla visto dos veces en mi
vida, me molestaba justo lo que estaba ocurriendo ese día: la señora llorando
sola en su recámara, porque ni su hija, ni su yerno, ni sus nietos, están para
ayudarla. Aún me pregunto que razón tuvo mi madre, para retacarnos a una persona
que ella misma llamaba odiosa. Pero bueno, de nada servía quejarme. Ya que era
yo el único que podía brindarle auxilio a mi abuela, abrí la puerta de su
habitación, rogándole al Dios que muchas veces he negado, se hubiera quedado
dormida.



No se si fue que no me escuchó, o que quería tomar venganza
de las tantas veces que lo maldije, pero Dios no cumplió mis peticiones. Mi
abuela, lejos de estar sumergida en el mundo de los sueños, continuaba llorando,
con una mano, perdida en su entrepierna. La imagen que me recibió al entrar a
ese cuarto, me impactó, me provocó náuseas. Intentando con todas mis fuerzas no
expulsar el lonche que un par de horas antes me había comido, me acerqué a su
cama. Le pregunté el porque de sus lágrimas. Ella sólo lloró con más ganas. No
atinaba que hacer, la viejecilla no paraba de berrear, y yo seguía asqueado, más
que por la idea de que se estaba masturbando, porque lo hacía delante de mí, sin
ningún recato ni vergüenza. Me quedé parado al lado a de su cama, esperando que
milagrosamente, una idea cayera del cielo a mi cabeza.



Luego de algunos minutos, la decrepita mujer interrumpió sus
lloriqueos. Estiró su mano para tomar la mía. Me miró a los ojos. Comenzó a
platicarme de los días en que mi abuelo todavía estaba vivo. Todo, sin sacar su
otra mano de debajo de su falda. Me dijo que su primera vez había sido el día de
su boda, que en sus tiempos la virginidad era algo sagrado, que la había
guardado para el hombre que amaba, que de hecho fue el único que amó. Nada más
de oír sus primeras palabras, deseé que la tierra me tragara. Al parecer, nadie
le comentó a mi abuela, que a los jóvenes no nos interesan las historias de los
"rucos" como ella. Desconecté mi mente de cualquier cosa que ocurriera en aquel
cuarto. La poca compasión que guardaba mi corazón, me impedía salir y dejarla
ahí, triste y abandonada, pero el quedarme no tenía porque ser un martirio. Me
puse a pensar en mi novia.



Mi rostro cambió, cuando las inquietantes curvas de mi
querida Isabel llegaron a mi mente. Mi sonrisa amenazaba con desbordarse por mis
mejillas. Mis ojos cerrados se movían a grandes velocidades, tratando de dibujar
y admirar con menos demora, todo su cuerpo. Su perfecta anatomía modelando para
mí, y su voz sensual disparando a mi lívido con palabras sucias, provocaron en
mí una reacción natural cuando se está excitado. Tuve una erección.



Ese día llevaba puestos unos pantalones de tela muy delgada,
y unos boxers holgados, por lo que mi alta temperatura, era claramente notoria.
De no ser porque estaba en verdad concentrado en no poner atención al mundo
real, incluyendo a la charla de mi abuela, habría hecho cualquier cosa para
disimular mi estado. Como no lo hice, la anciana lo notó de inmediato. Dejó de
hablar. Eso lo supe porque su siguiente acción me despertó. Soltó mi mano, y
dirigió la suya al bulto que mostraba mi ropa. Lo apretó con las pocas fuerzas,
que sus esqueléticos brazos le daban. Abrí los ojos y me quedé mudo por lo que
veía. Mi parálisis temporal aumentó, cuando la viejecilla sacó su otra mano de
entre sus piernas, para ayudar a la que estaba fuera, en la tarea de bajar mis
pantalones. No hice algo para evitarlo. Estaba tan...sorprendido, que lo única
orden que mi cerebro le dio a todo mi cuerpo, fue la de quedarse inmóvil,
observando como mi abuelita me desnudaba. Segundos después, mi erguido miembro
quedó libre, ante la devoradora mirada de la anciana.



Permanecimos callados y en la misma posición, un lapso que me
pareció eterno. Luego mi abuela reanudó la charla sobre su difunto esposo. Al
mismo tiempo, comenzó a masturbarme, lentamente, descubriendo cada centímetro de
mi pene. No escuchaba muy bien lo que me decía, los movimientos de sus manos me
tenían turbado, pero recuerdo algo como: "desde que murió, no volví a hacer el
amor". Con cada frase que salía de su boca, flexionaba más sus piernas. Llegó el
momento en que las tenía abiertas de par en par, mostrándome la humedad y el
deterioro de su sexo. Yo seguía sin poder reaccionar. Todo me resultaba más
asqueroso que al principio, cuando su mano se escondía bajo su falda, pero
también me excitaba de sobre manera. Por mi mente cruzó la idea de tener
relaciones con mi abuela. De inmediato quise borrar los disparates de mi
delirante imaginación, pero la necesitada mujer, agarrando con más fuerza mi
falo, me dijo algo que no me permitió hacerlo: "se que no me quieres, pero
también se que eres un buen muchacho, tan bueno como para regalarme esto. No le
vas a negar a ésta pobre vieja un poco de cariño, ¿verdad?". Mi cerebro se nubló
por completo. La lujuria se apoderó de mí. Me subí a la cama, me acosté sobre mi
abuela, y la penetré como un poseso. Con toda la indiferencia e ímpetu de mis
diecisiete.



Los gritos de quien me prestaba su vagina para desahogar mi
calentura, debieron haberse escuchado en todo el vecindario. No supe si fueron
de placer, o por el dolor de sentirse profanada de nuevo, después de tantos
años. Tampoco me importaba. Lo único en lo que pensaba en ese instante, era en
descargar los espermas de un mes entero. La anciana se retorcía, en medio de una
serie de orgasmos, separados por unos cuantos segundos. Ni siquiera intenté
buscarle explicación a ese detalle; la forma en que sus músculos vaginales
apretaban mi verga era tan placentera, que habría sido ilógico, ponerse a pensar
el porque. Mi abuela jadeaba y gemía, el eterno clímax en el que estaba
viviendo, la estaba matando. Yo, le imprimía una brutalidad mayor a cada
embestida. Sentía los avisos del próximo final. Mi sexo comenzó a inflamarse,
explotó en el interior de la viejecilla. Ella, experimentó el último de sus
orgasmos, justo cuando los disparos de mi arma se estrellaron contra su útero.



Saciada mi sed de gozo carnal, me retiré de mi abuela. Me
estaba poniendo los pantalones, cuando se me ocurrió voltear a verla. Estaba
quieta. Su cara expresaba felicidad, la de haberse sentido querida, o al menos
usada, una vez más. Orgulloso de ser tan buen amante, salí de su recámara. No me
detuve a pensar que esa calma, que a mi me pareció tan normal, no era sino la
señal de que su corazón, había dejado de latir.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: La abuela
Leida: 27019veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



madres follandose a sus hijastrios bisex pornobajar pornorelatos muy picantesporno maduras de 50 añospeliculas porno de monjas gratistravesty pornodespedidas pornoabuelas follando con su nietoancianos pornoporno maduras 50 añosincesto gratis entre hermanosporno abuelos gaycortos porno en españolrelatos de me hice pismorbo cornudoporno venezolanafollar con desconocidosmonjas calientesñorno gratisadan y eva pornmujeres dormidas borrachasrelatos porno follando con mi madremaricones pornofotos porno gratis castigadosculos gordouruguaya cogiendodibujos animados pornograficosnovia zorra123 relatoscortos eroticos gaysleer relatos pornoporno madura con jovenrelatos sexo con fotosmaduras incestla zorra de mi yerno relatosmi primera vez con una putamuy zorradrelatos eroticos imagenesancianas muy peludasrelatos sexuales de abuelas con ganas de tirar vergamujer chupa pollasporno maduasfollo a mi mamaporno con hermanasorgias madurosmadrastas xxxbakunos ba-krelato de cornudos por viejos vrrgudoshombres mayores follandorelatos eroticos chantajesporno gratis con ancianasporno con sus madresrelatos eroticos escuchartransexuales relatosfollar chatcornudo mariconme follo a mi tia relatoshistorias de madurasvideos pormos gaysporno lesbivomaduras masturbamdoseel mejor masaje pornonudismo eroticohistorias heroticaspapa quiero disfrutar tu pecho y bigote y tu verga quiero que me hagas tuya relatos xputa violadarelatos porno con mi madrerelatos del marquezrelatos sexo duroporno bomberoabuela española xxxrelatoseroticos gaytios peludos gayrelatos de porno incestoporno gay cachasginecólogo xxxabuela culonatelefonos pornosrelato gay gratisabuela follada por su nietovideos porno gratis babosabomberos gays follandosexo sin tabúescomo follarme a mi madresuprimer analabuelo nieta xxxme follo a tu hermananenas mamandomaduras y fontanerosprimer anal durotocar tetas relatos aglomeracioneseroticas lesbianasespiando duchasmejor mamadarelatos de sexo duroautofelacion pornovideo zoolofiliaporno entre madurosdragon ball erotico