webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: El médico me lo recomendó



Relato: El médico me lo recomendó


EL MEDICO ME LO RECOMENDO



El médico me lo recomendó. Me dijo, Fernando, Ud necesita
hacer ejercicio. Vive de modo muy sedentario y eso lo predispone a enfermedades
cardiovasculares y a la obesidad. Hágame caso, regístrese en un gym. Y yo
obediente como pocos, busqué un buen gimnasio cerca de mi casa y me anoté.



Soy oftalmólogo con una buena práctica. Tengo una linda casa,
un auto nuevo, dos consultorios, un buen trabajo en un sanatorio importante.
Gano bien. Soy miembro de varias sociedades científicas, director de un seguro
médico. También me casé muy joven, y a los 44 años, recién cumplidos, tengo un
hijo de 21 años, que un dia se fue a vivir a España, dejando un vacío en mi
casa, y en mi alma que no he podido superar.



Me separé hace dos años de mi ex -mujer, porque nuestro
matrimonio ya era una farsa: habíamos dejado hace mucho de querernos y no
teníamos sexo. En algún momento del largo proceso de disolución de mi
matrimonio, me di cuenta que en el fondo de mi mente había un problema: me
gustan los hombres. Me calientan los machos. Me dan vuelta los tipos bien
masculinos pero muy pasivos. Me muero por un culo bien redondo y fuerte, por un
par de piernas gruesas y musculosas.. Me estremezco por el olor, por la fuerza,
y hasta por el sudor del cuerpo de otro varón. Me vuelven loco otros machos
preferentemente casados, especialmente si son bisexuales, o si son
heterosexuales curiosos o si tienen poca experiencia. Bueno, puedo decir que
casi todo me viene bien…. A veces creo que soy un puto insaciable.



No se si soy bisexual, no me lo pregunté nunca. Me siguen
gustando las mujeres, pero para la cama, denme un hombre. Me caliento, con solo
decir la palabra macho, hombre, varón, y mi pija, que no es chica, (nunca la
medí pero me han dicho que es muy grande), se me para al instante….Soy el hombre
erectus. Se me para por cualquier cosa como si yo fuera un adolescente. Mi
garcha tiene vida propia y a veces me hace pasar vergüenza.



El gym que elegí, resultó insólitamente, muy pero muy gay. No
es que sea un gym para gays. Pero van decenas de muchachos musculosos, de
fuertes pectorales, sólidos bíceps, durísimos triceps, brazos enormes, cinturas
pequeñas y casi nada de grasa corporal. Todos o la gran mayoría son
adoradoradores de la santa verga, o sea amantes de las pijas grandes, o
chiquitas, gordas o flacas, lo que venga. No obstante semejante aspecto, muchos
de ellos son bien afeminados, o como se dice en mi país, plumíferos. De lejos
parecen Swartzenneger, de cerca y cuando te hablan son parecidos a Britney
Spears, Paulina Rubio, o la pechugona Luciana Zalazar.



Otros son machos muy machos de aspecto, modales y voz, pero
también se mueren por chuparse una linda pija, o por que se la entierren hasta
el fondo del culo, o al revés si son activos…. Aunque nunca había observado nada
anormal, era evidente que ese gym era un lugar de encuentro y levante gay. Mucha
desnudez innecesaria, mucha exhibición de cuerpos, demasiadas miradas cargadas
de morbo, mucho coqueteo y mucha histeria.



Desde la primera vez que fui, me empecé a calentar con tantos
hombres desnudos, con tantas pieles exhibidas sin pudor, tantos cuerpos jóvenes
marcados y atrayentes, tantas garchas enormes moviéndose entre piernas
musculosas, entre muslos peludos, tantos culos paraditos, como si fueran una
pompa de jabón, culos redondeados por el ejercicio, acentuados por el bronceado
que los rodea, culos turgentes ofrecidos a la vista pública, culos lampiños o
peludos. Culos que que parecen decir, cogeme que me gusta…



Al poco tiempo de comenzar en el gym, se incorporó un hombre
algo mayor que yo. Es un abogado prestigioso de familia aristocrática, hijo de
un ex Senador de la República, casado con dos hijos ya grandes, que vive a pocas
cuadras de mi casa. Nos conocíamos de vista, de misa de once los domingos en la
Catedral, y de la Asociación de vecinos de nuestro barrio. Nos saludamos en el
gimnasio como si fuéramos amigos y luego el intentó por todos los medios,
coincidir con mis horarios, acercarse a mi y eso me puso bien. Yo necesitaba un
amigo. Me sentía solo y confundido. Nunca pensé que lo que el buscaba era coger
conmigo. En realidad, a pesar de que es un hombre muy sexy y atractivo, no es mi
tipo. Me gustan más jóvenes que yo, más inexpertos, menos mundanos.



La primera vez que nos bañamos juntos, bajo duchas contiguas
y sin cortinas, nos miramos con curiosidad.y al principio con cierto disimulo.
Como reconociéndonos, del mismo modo que los heterosexuales espían casi de reojo
los atributos de los otros hombres. Rodrigo tiene un lindo físico, sin nada de
grasa corporal, un pecho fuerte y espaldas anchas. Sus pezones son rosados y
salientes y dan ganas de comérselos. No es muy velludo pero tiene lo suficiente,
siempre esta bronceado porque hace cama solar, y en la zona baja, es grande ,
grande y grueso, grueso. Su vello púbico es insólitamente pelirrojo aunque el
sea castaño de cabellos, ahora algo canosos.



Lo miré con discresión y me di vuelta, dándole mi espalda y
mi culo para que constinuara mirándome, viéndome, escrutando mis varoniles
encantos, y el pareció decepcionarse parcialmente pues no podía seguir viendo mi
pija, mi garcha, que se estaba parando porque es muy sensible a la admiración
ajena. Me seguí enjabonando y el hizo lo mismo y en un momento giré nuevamente
mi cuerpo y el comenzó a fijar su vista descaradamente en mi pija semi-erecta y
a mi me dio como vergüenza de que el me viera en ese estado y finalmente sentí
orgullo, vanidad, halago por el hecho de descolocarlo de tal modo que el tipo no
podía hacer otra cosa que mirar mi pija, que también es grande, grande, gorda y
fuerte. Claro que también yo sentia cierta incomodidad pues había otros hombres
bañándose. Cuando el último de ellos salió de la ducha, se dirigió al sector de
los armarios para secarse y vestirse y nos quedamos solos.



Era tarde ya, cerca de la hora de cierre del gimnasio y al
rato se escuchó que el último tipo cerraba la puerta metálica de su armario y se
iba. Me terminaba de enjuagar el cabello, cuando escuché la voz de Rodrigo que
me decía: me dejás que te la toque?......Mi nuevo amigo quería acariciarme la
pija…. Me pareció que era un invento mío, que la calentura de la situación me
hacía oir visiones: pero el quedó en silencio, mirándome la poronga y los huevos
con deseo, casi diría con hambre y yo emití un "si " inaudible, que el si
escucho y se acercó a mi y me apretó la pija con fuerza y la acarició con las
dos manos y se agachó en el suelo y la besó como si fuera un objeto de
adoración: quise apartarlo pero sacó la lengua y envolvió mi verga con sus
labios gruesos y húmedos, labios aristocráticos de puto inconfeso, con sus ganas
impresionantes de gay insatisfecho y secreto.



Y me la chupó, mirándome de tanto en tanto a los ojos, y lo
hizo como nadie lo habia hecho, con gula, con deleite, con mucha saliva y mucho
ruido y yo le metí la poronga hasta la garganta y el seguía chupándola ,
mamándola, tragándose la sin hueso como si fuera una delicia gastronómica y
comencé a gemir de placer , de emoción , de calentura y el siguió chupando,
moviendo esa boca puta y linda que tiene, balanceando mi pija en el interior de
su garganta, apretándome los huevos para sacarme toda la leche que yo tenía
acumulada y poniendo su dedo índice en mi culo, hasta hacerme gritar de placer y
deseo. Quedé vizco de tanto que me gustó. Lo recompensé con una catarata de
leche que se tragó como si fuera su merienda favorita y mas nutritiva y yo la
saqué de su boca golosa e insaciable algo preocupado por su inconciencia y
terminé mojando con mi semen copioso, porque soy muy lechero, su cuello su
frente , sus ojos y hasta su nariz perfecta. La cara de Rodrigo, con toda mi
leche chorreando, era para sacar una de esas fotos porno, que a veces se ven en
las revistas.



Extenuado, me puse bajo la ducha, como si el agua caliente,
pudiera calmar mi calentura absoluta, mi deseo inconcluso, mi fiebre sexual,
insólitamente despertada por un hombre que, curiosamente, no me gustaba .



Mientras veía como Rodrigo se enjuagaba, le dije gracias y el
demasiado embargado por la emoción, y falto de aliento, levantó la mano como
diciendo que no había sido nada y al rato masculló, con cierto esfuerzo, que por
favor no se lo contara a nadie. Yo estaba ya separado, pero el tenia un
matrimonio e hijos, un padre ex – Senador de la República, una carrera y una
posición social y no quería exponerse a ningún riesgo.



Con una sabiduría que no se de dónde saqué , le dije que no
se lo diría a nadie y que como lo valoraba más como amigo que como amante, nunca
más ocurriría algo asi, que era muy peligroso, y que nunca más tendriamos sexo
entre nosotros.



Quiso protestar, pero encontró mi resistencia firme y se
convenció que la experiencia vivida sería única e irrepetible. Me acerqué y nos
besamos apasionadamente. Dos hombres adultos que se habían dado placer, que
habían entregado sus cuerpos el uno al otro , en las sombras, clandestinamente.
Acaricié su pija y esta se puso dura y terminé por hacerle una rica paja que el
agradeció conmovido. Paja de un macho agradecido a otro macho que aún no habia
acabado y estaba todavía caliente como agua a punto de hervir. Se lavó, nos
secamos, nos vestimos. El me pidió un último beso y se lo dí con mucha fuerza, y
nuestras lenguas bailaron el último tango, como una funesta despedida, y salimos
a la calle. Prometimos salir a cenar pero nunca lo hicimos. Dejó de venir al
gimnasio y eso fue un alivio, en cierto modo, para mí. Volví a verlo en misa y
me saludó discretamente.



Aquella aventura imperfecta y breve de una noche, me dejó un
gran vacío. Si la ausencia de mi hijo y mi separación me habían dejado solo,
aquel instante de sexo tan disfrutado, pero tan inviable, me hizo sentir un
monstruo, un abandonado de la fortuna. Debía coger mas seguido o me iba a volver
loco. Había comenzado mi revolución láctica: o descargaba mi leche o mataría a
alguien……



Seguí concurriendo a aquel gimnasio, a mejorar mi estado
físico pero también para mirar esos cuerpos esbeltos y bellos de la primera
juventud. Advertía las miradas de varios que quizás me vieran como el "papito"
ideal, pero no me atrevía a tomar ninguna iniciativa por miedo al rechazo. A
veces el roce casual de un cuerpo sudado, la percepción de un aroma a macho a
punto, los sonidos de tantos hombres bien puestos me excitaban demasiado.



Volvía cachondo a mi casa, caliente por algun macho que había
visto en bolas, con mi pija húmeda de deseo, y la necesidad imperiosa de sexo.
No hice nuevos amigos en el gym y luego de asistir a un congreso en Bruselas,
volví al gimnasio luego de varias semanas de ausencia, sin muchas ganas y con el
cuerpo cansado por aquel largo viaje.



Cuando lo vi me llamó la atención porque tenía la cabeza
rasurada, pelada, o como le dicen aquí rapada, los ojos azules tirando a grises
enormes, con largas pestañas y una nariz desafiante. Una boca de labios grandes
no muy gruesos y rojos como una cereza. Parecía tener unos treinta y cinco
años., aunque la calva que lucía le agregaría algunos.



Pero lo que más me llamó la atención de aquel macho hermoso,
eran sus brazos muy desarrollados bajo esa camiseta blanca de algodón y sus
piernas, gruesas, fuertes, varoniles. Piernas de ciclista o de atleta, piernas
que me gustaron enseguida, y cuando levanté un poco la mirada advertí un bulto
grande y prometedor. El pelado estaba re fuerte. Era un canto a la sexualidad. Y
hablando de cantos, sus nalgas eran redondas, fuertes, bien de macho.



Otra cosa que noté además de ese bulto prometedor, y aquellas
piernas gruesas como para sentarse a upa caballito, fue su alianza de
casamiento. Otro casado pensé.



Como me gustó ese hombre. … Tendria, calculé mejor, treinta y
seis años, un metro ochenta y cinco de estatura y unos macizos ochenta kilos. Y
resultó absolutamente lampiño.



El apenas si notó mi presencia aquel día, y yo me fui a casa
con la triste impresión de que mi tiempo de atraer a otros hombres ya había
pasado.



Conformate con lo que tenés me dije y me prometí no buscar a
nadie , no necesitar de nadie, hacer la vista gorda a todo hombre atractivo que
se me acercar y si me calentaba alguien, hacerme una paja antes de dormir. Te
llegó la hora del retiro, me dije, y ya nadie te hallará atractivo.



Pero mis promesas, no son respetadas por mi cabeza baja como
dicen en México, esa cabeza baja busca un agujerito amistoso, quiere que la
mimen, que le den aliento, calor, saliva, ternura , cariño, pasión y no tiene en
cuenta los dictados de la razón.



Volví al gym y alli estaba el de las piernas gruesas, el del
bulto tentador. Supe que se llamaba Rolando, y que había vivido en el exterior
un tiempo. Era gerente de marketing de una compañía canadiense.



Pero cómo dirigirse a un macho que uno no sabe si es o no es.
¿ Cómo seducir a un tipo que te gusta, sin saber si es gay o bisexual o si es un
mataputos de esos que si hacés un movimiento en falso, se ofende y te da una
tremenda paliza?. Era difícil averiguarlo, pero no fue necesario investigar más
cuando por primera vez nos miramos a los ojos, los dos al mismo tiempo, y en esa
mirada nos dijimos miles de palabras , frases desesperadas de dos personas solas
en el mundo que intercambian pedidos de auxilio, articulaciones de deseo. Ganas.



Me acerqué y le dije mi nombre. Me dió la mano, y en el calor
de su diestra, sentí un golpe de electricidad. Me llamo Rolando Acuña me dijo, y
mientras mis dedos comenzaban a sudar de calentura, agregó, en voz muy baja: me
gustaste desde el momento en que te vi.



Incrédulo, como quien recibe la noticia de que ganó la
Loteria, sin saber si tiene el billete, le contesté, sin temor ni vergüenza
alguna : y vos también a mi.



Fuimos a tomar algo a la salida del gym y nos contamos
nuestras vidas, y ahí confirmé que estaba casado y tenía una hija de pocos años.
Que no era feliz en su matrimonio, que siempre había sido un gay tapado y que se
casó porque era lo que correspondía pero sin amor.



Caminamos largamente por la costanera del río y nos
confesamos casi todos los secretos, los sueños, las fantasías. Como ibamos muy
juntos y nos deseábamos, nuestros cuerpos se rozaban y nuestras manos se tocaban
casi sin querer, aumentando el sobresalto, la tensión, las tremendas ganas de
coger el uno al otro.



Entramos al hotel por horas como quien sabe que eso era parte
de una historia que alguien escribió y de la que no podíamos apartarnos y ya en
el ascensor nos abrazamos por primera vez y nos besamos como si no existiera el
mañana.



En la habitación nos miramos de nuevo a los ojos y no puede
resistir la tentación de tocar su cuerpo vestido todavia, de acariciar aquel
pecho musculoso , aquellos brazos fuertes, aquel culo redondo, sus muslos
gruesos, ese bulto inmenso que se deshacia en mis manos, y su culo redondo y
fuerte de macho.



El me desnudó despacio como quien está atendiendo a una pieza
de fina porcelana, y mi ropa cayó pesadamente en el suelo, y sobre ella, cayeron
sus pantalones, su remera, su abrigo, su pequeño slip celeste claro y sus
medias.



Tiró sin cuidado sus zapatos a distintos lugares de la
habitación y yo lo miraba sonriendo, y ya desnudos nos abrazamos y besamos. Olía
a jabón de sándalo y a madera, olía a macho limpio, y su aliento era terso y
suave como una espuma. Acaricié cada centrímetro de su piel con mi boca, con mi
lengua, con mis manos temblorosas y calientes y el gemía , se daba vuelta como
si no soportara tanto placer. Besé cada parte de su geografía y el devolvia los
besos, en mi cabeza, en mi pelo, en mi cuello. Me tiré sobre el, encima de su
cuerpo deseado y el me decía que siguiera, que no me detuviera, y ya apretado a
su cuerpo, sentí su piel frotándose con la mia, su escaso vello púbico
acariciando mi vientre, su pija dibujando un mapa húmedo en mis piernas, su culo
haciéndose miel y mermelada entre mis dedos . Le chupé la pija con ganas y el
gritó que se moría y yo seguí hasta que el acabó, sobre mi cuello y mi pecho,
hasta que su leche recorrió el sinuoso camino hasta mi ombligo. Y cuando aún no
se recuperaba de esa pequeña muerte del orgasmo, levanté aquellas piernas
gruesas y fuertes, aquellos muslos impresionantes y busqué su culo, su hermoso
culo, y tras masajear su agujero largamente con uno y dos dedos, lo penetré de a
poco, mientras el gemía, sollozaba, gritaba, maldecia, y se abría a mi, se
dilataba, franqueaba el paso para que mi pija escribiera en su alma, con las
letras indelebles de mi esencia mas íntima, que eso que nos había pasado, era
para siempre.



Después mucho después, luego que su pija oradara mi culo
ansioso y dispuesto y estallara en mil gotas de semen pesado e hirviente, luego
del abrazo final y de los besos desesperantes y desesperados que nos dimos,
luego del momento de unión imposible de describir con palabras, nos quedamos
dormidos abrazados. Mas tarde, mucho más tarde comenzó a llover.



galansoy.



En mi relato N° 101 para , todo mi afecto a tantos
amigos que he ganado en esta página. Un abrazo argentino. g




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: El médico me lo recomendó
Leida: 20881veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



madres ponoporno primera vezbabosa pornomaduras eroticassuperpollas negrasrelatos eroticos teatrorelatos prono gratisrelatos porno fotosrelato pornossexo xxx zoofilia50 ultimos relatospillado follando en la playacomo chuparte el peneporno de intercambioxeso con madurassexo gay en publicoorgias entre familiaresorgia escolarmujeres policias follandograndes corridas en bocaano destrozadoviolaciones en el pornochica follada dormidarelato parno las naldas a paulami primera vez con un perroporno frances gaycuentos pornogran paja cubanamorbo cornudaprofesores cachondosrelaros eroticos en el ragso de mi mamasuegra dormidarelatos marquzepajeandomesexo perreandoabuelas sexo gratisporno vistaporno travestis en españolgorda enormerelatos eroticos agarrandole las piernas a mi suegra en bus d nochemi abuela me masturbagayguarrosrelatos eroticos no por favor estoy cocinandoRelatos mi madre me pide vergaxxx de boliviaagujero pornoporno de despedida de solterasedo durohistorias de masturbacionpelicula porno familiatrios relatoscuarentones gaysrelatos gay maduroshermosa madurarelatos eróticos de manoseando a mi ahijadalenceri pornoporno universitario gratisfollando desconocidosalquilando a mi hija parte 8 relatos eroticoscogiendo con mi maestra relatowww.gigagalleries.comabuela se folla nietoporno incensoxxx hermanorelatos de vacacionespornp gayrelato de arrimonesporno chuparrelatos mi amiga mira porno y nos mojamos toda la tangaimagenes porno durorelatos eroticos nos enamoramos mi hermanita y yorelatos sexuales sobrina vergudarelatos eroticos de mi comadreabuelas sexo gratisporno culo en pompaporn caballochupame los pezonessexo gratis ancianaspono gay españolmaduras por dineroporno de viejos gratissuegras follando yernosmamas haciendo pajasporno sado suaveporno con sus madrestias embarazadas follandofollo a mi hermanatriple penetracion gratisvideos pkrno