relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Sexo en Granada (4: Relaciones Públicas)





Relato: Sexo en Granada (4: Relaciones Públicas)


SEXO EN GRANADA



IV Relaciones públicas




Era un viernes del mes de noviembre. Tuvimos cena en casa,
cociné yo, claro. No importa demasiado el menú, realmente no me acuerdo.
Compartí mesa y cena con el ruso y una amiga. Tomamos una buena dosis de vino
con muchos grados y poca calidad, mezclado con refresco de limón. A eso de la
una de la madrugada nos decidimos a salir; aunque habíamos quedado con mi otra
compi de piso y más chicas, empezamos la noche los tres solos en Pedro Antonio,
bebiendo absenta y el mejor calimocho de la ciudad. Entramos a un par de
baretos, pero la música no acompañaba y el alcohol empezaba a pesar, había que
bailar para bajarlo o irse a dormir.





¿Os apetece una cervecita por un euro? Para la chica
gratis.





Nos tomamos una cerveza en un garito del que no recuerdo el
nombre, la música era mala, la camarera muy agradable. Salimos de nuevo a la
calle. El ruso se encontró con un conocido.





¡Hey! Chicos un 2x1 en "…", ¿os apetece?





Este sitio nos gustó más, a partir de ese día he ido muchas
veces. Nos tomamos un par de cervezas cada uno entre baile y risas y salí a
pedirle otro 2x1 al RR.PP.





Oye, ¿me das otro 2x1 guapo?


Claro campeón.





Cogí el ticket, entré de nuevo en el pub. Como 20 minutos
después en la cola del servicio me encontré otra vez con el RR.PP. de la puerta,
el amigo de VV. Era mi turno y me dijo que si le dejaba pasar que no aguantaba.
Yo le dije medio en serio que tenía el 2x1, que podía entrar conmigo y entró.



Me quedé un poco cortado, pero él se sacó la pija como si
nada y se puso a mear, la tenía medio parada y yo me quedé quieto mirándola.





¿Qué, te gustó?


Ya te digo.





Le agarré la polla en un gesto inconsciente y él no se quejó.
No sé su nombre, la verdad no importa.





¿Tío por qué no me la comes?


Eso está hecho.





Me puse en cuclillas delante de él, le bajé pantalón y bóxer
hasta las rodillas y abrí la boca al máximo. Me acerqué a su verga así, con la
boca bien abierta; me la metí bien adentro y volví a sacarla sin haberla rozado
siquiera. El chico suspiró a la vez que me agarró la cabeza para que me comiera
esa polla de nuevo. No había mucho tiempo. Empecé a pajearle rápido mientras
lamía sus bolas a placer.





¡Nene trágatela!





─mmm─ Me comí esa ricura sin pensármelo, él se aferró a mi
nuca y empezó a culear, a follarme la boca. Me vuelve loco que me hagan eso.
Mientras tanto yo me limitaba a agarrarle el culo desnudo y dejarme hacer.
Bombeaba mi boca, frenético; yo ya había sacado mi rabo por la cremallera del
pantalón y me la meneaba bien duro. El RR.PP.: un tío moreno, rapado, de
ventipocos años y piel blanca, siguió cogiéndome por la boca como cinco minutos,
no sé exactamente, me encantaba. Me corrí en el suelo del baño y todavía con la
polla dura me dediqué a apretarle el culo para que entrara mejor entre mis
labios. Comencé a mover mi lengua, a presionar su tranca contra el paladar. Se
corrió en mi boca y mi cara, refregó su nabo por mi rostro esparciendo su rica
leche de machito joven. Me incorporé y me acerqué al lavamanos para
recomponerme. El tío me dio un agarrón en el culo y volvió a ocupar su puesto.



No tardó mucho en entrar otro; vio los restos de mi corrida
en el suelo y me miraba con media sonrisa mientras sacudía su polla. Yo sonreí
también. Salí del baño para reunirme con mi amiga y el ruso.





¿Chicos otra cerveza?





Pedimos las birras de la oferta y, en un rato, cambiamos de
local. Cuando salimos el RR.PP. no estaba en la puerta. Mejor así ─pensé─.



Eran aproximadamente las 3.30 am, mis dos acompañantes
querían irse a dormir, pero yo seguía con ganas de fiesta. Tomamos rumbo a casa
y en el trayecto me despisté de ellos. Esperé un poco en una esquina, mas como
no llegaban opté por seguir la fiesta solo.



Seguí subiendo por calle Sócrates, plaza lobos, calle Málaga,
escuelas… llegué a plaza de la universidad y hasta ahí no me había desviado del
camino a casa, giré a mi derecha calle arriba y apenas unos pasos después me
encontré en la puerta de Six colours, un bar gay, adónde llegué conducido por
mis pies o, tal vez, por mi polla.



Aquí las copas valen caras, aún así me acerqué a la barra y
estuve babeando un rato por el camarero jovencito y súper cachas que me servía
el whisky sin camisa. Antes de que terminara mi trago encendieron las luces
debían ser como las cuatro, porque cierran a esa hora. Yo continuaba sin ganas
de dormir, más que nada de dormir solo.



No recuerdo como llegué allí, pero un rato después de salir
del six estaba en la puerta del baño de la Zoo con un vaso medio lleno en la
mano. Bajé la escalerilla, apoyé la copa en la barra de la izquierda y… ¿quién
había allí?





¡Hombre! Tú aquí, ¿has venido solo?


Sip, no sé donde se han metido éstos. Y tú, ¿qué haces
aquí?


Ya ves tío, me has dejado con ganas de más.


Te invito a una copa, ¿qué quieres tomar?


Lo que sea de tu boca. Por cierto, ¿cómo te llamas?


Oskar, me llamo Oskar.





Acarició mi nariz con un dedo y me guiñó un ojo. Sonreí, di
un trago largo a mi whisky para compartirlo con él. Devolví el vaso a la barra y
el chico empezó a sobarme el culo violentamente mientras mi lengua horadaba su
boquita, explorando los rincones más recónditos entre esos preciosos labios
rojos.





Una cosa guapo. ¿El camarero rubio de tu bar entiende? Me
tiene loco.


Creo que no, tiene novia. ¿Qué pasa, no tienes bastante
conmigo? Deja de buscar.


Depende, ¿qué me vas a dar?


¡Tooodo!





Mientras pronunciaba ese todo tan largo, su lengua se acercó
nuevamente a mis labios y ahora era ella quien se aventuraba en mis
profundidades, jugueteaba, traviesa, con mi lengua. En el otro frente, su mano
izquierda estaba dentro de mi pantalón enredando con la tira trasera de mi
tanga, llegando, en efímeros roces, a los alrededores de mi agujerito donde se
entretenía deliciosamente. Estaba de espaldas a la barra y muy borracho, de
cualquier modo le pedí que parara. Eran las cinco o seis de la mañana y la disco
estaba rebosante de cuerpos trémulos, poseídos por el house a todo volumen, que
nos envolvía como una nube. No me gusta dar espectáculos. Retiró su mano
maestra, cuando ya estaba empezando a ponerme un dedito dentro y yo a jadear
como la más puta del barrio. Siguió besándome.



De repente ya no estábamos en la pista rodeados de peña. No
sé cuando ni como salimos de ahí o como llegamos a este cuarto donde me encontré
tumbado con mi amigo sentado en mi pecho y dándome a comer su rabo; tenía una
buena polla, pero me la quitó de la boca rápido. Salió de la habitación. Intenté
levantarme, hacía frío, pero tenía los brazos inmovilizados contra el cabecero
de la cama. Traté de moverme, de desligar mis ataduras. Estaba en ello cuando el
chico entró de nuevo, traía un frasco de body ars. Me besó los labios,
mordiéndome tiernamente y empezó a extender generosas cantidades de lubricante
por mi torso, piernas, pubis y mi culo. Mordió uno de mis pezones sin un ápice
de mesura y pasó a frotar su glande con la entrada de mi ano virgen. No quería
que me penetrara, aunque la situación era de lo más morbosa y yo estaba más
salido de lo que pude alcanzar a imaginarme nunca.



Transcurrieron los minutos más fogosos de mis aventuras entre
las sábanas, no sé si muchos o pocos. Lo que si recuerdo es que me sorprendí a
mi mismo culeando, para tratar de clavarme su rabo en el culo; suplicando entre
gritos de lo más sexuales que me follara, que me jodiera el culo, que regara mis
pliegues con su esperma.



El RR.PP. iba acercándose más y más, volviéndose atrás para
retomar raudo el terreno perdido, que nunca fue perdido porque me tenía en sus
manos. Continuó con su ardid, regalándome una porción exigua de su sexo para
arrebatármelo al poco, hasta que mi culo hambriento se la trago por completo.
Inició un bombeo suave, como una danza antigua guarecida por nuestro coro de
gemidos. Ahora sabía lo que era la gloria, estaba en el cielo.





Me corro amor, pajéame… ¡Oooh! Me corro


Shh! ─siseó en señal de silencio─ y continuó follándome
con calma, con deleite, como si los alaridos de placer que escapaban de mi
boca no fueran con él.





Tuve una corrida memorable, tan sucia y la vez tan pura. Tan
intensa que me hizo despertar. Estaba solo en una cama, todo oscuro. Busqué la
luz y me di cuenta de que estaba en mi cuarto, solo, mi cabeza parecía querer
estallar. Bajé la vista y me encontré desnudo encima del edredón, mi abdomen
regado de una leche blanquísima. Sonreí, ahora sé porque había sentido frío. Ni
rastro de lubricante, ni marcas de ligaduras en las muñecas; llevé una mano a mi
culo y no sentí nada nuevo, seguía entero. Me metí bajo las mantas y apagué la
luz.



En la oscuridad atenuada por las luces del alba reflexionaba
entre sonrisas de satisfacción e ingenuidad a partes iguales. Fue sólo un sueño,
muy caliente y que disfruté, pero no hubo más. Sólo un sueño.



Al día siguiente pregunté a mi amiga adónde fuimos después
del sitio que yo recordaba, donde el 2x1. Dice que me dejó en la calle de mi
casa. Por más vueltas que le doy no logro establecer la frontera entre la
realidad y mis deseos más oscuros. Quizás ni siquiera exista. Sólo sé que
probablemente me anime a seguir probando cosas, a perder los últimos vestigios
de mi maltrecha virginidad. No sé…



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO;
para lo que quieras…


¿TE HA GUSTADO?, ¿QUIERES QUE CONTINUE LA SAGA? PARTICIPA EN
LAS VOTACIONES O ESCRIBEME, CUÉNTAME QUE TE PARECE Y SI CAMBIARÍAS LA FORMA DE
ESCRIBIR, PORQUE LOS ACTOS LOS ELIJO YO, JEJE. BESOS [oskar]


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 6.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Sexo en Granada (4: Relaciones Públicas)
Leida: 518veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Relatos porno con travestis muy tranformadas y buenasviejos follando en la playalesbico salvajetelenovela pornomasajista lesbianarelatos eroticos en mi casa borrachaabuelas triosrelatos eróticos lésbicosrelatos porno de cuñadasrelatos porno habladosporno bixesualrelatos de mi amigo le dijo a mi esposa que le enseñara su calzonrelato sexo abuelame cobre con su culo virgen relato realporno gratis de amas de casadepilacion de coñosorgias lesbicasincesto gratis entre hermanosrelatos tetasrelatos eroticos verdaderospilladas infraganti follandochicas chupapollasrelatos eroticos cornudofotos porno bisexualesnovios cachondosmasturvaciones femeninasvideos de zoofia gratissexo con mujeres dormidasrelato erótico novia putitaespiando bañosfollando novio amigasuegra dormidarelatos eroticos el pederastamadura fontanerorelato lesbianaviejos con nietasgay relatomadres muy zorrasmujeres culeandoprincesa pornorelatos eróticos lesbianaschicas borrachas violadasmi abuelo me masturbaporno con mujeres embarazadaspapa se folla a su hijatetona en la piscinajuegos porno rolporno duro lesvicodormidas borrachasrelatos verdemaduras relatosrelato erotico de mama en la islarelatos porno gay españapormo geyjuegos porno lesbicosfollar con gitanasmadura pajasviejo folla nietarelatos eroticos medicoporno bola de dragonenculando madreshermanas en el pornorelatos de dominasalvin y las ardillas pornorelatos sexo analmadura bragasporn ama de casadoctora lesbianaincestos madres e hijasporno incesto relatossexo gay camioneroshermana follando a su hermanoporno mamáporno dragón ball zrelatos geyrelatos eroticos marquezafollada colegioRelatos porno mis amigosporni madurasvideos eroticos en busfotos maduritas pornorelatos erosticosfolle con mi hijo