relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Maria: ¡la confesión, de una esclava! (2)





Relato: Maria: ¡la confesión, de una esclava! (2)

MARIA: ¡LA CONFESIÓN, DE UNA ESCLAVA! (II)


Continuación de: MARIA: ¡UNA CONFESIÓN DE UNA ESCLAVA! (I)


Tras aquellos, primeros momentos. Me sonrojo, al escuchar los
comentarios –de mi Amo-; y a la vez, me siento radicalmente suya y tremendamente
orgullosa. Me, gusta como con sus maneras, trabaja mi sensualidad, me hace ir a
desearlo, minuto a minuto.


Me da unas suaves caricias, que pueden ser depositadas: en mi
cuello o en la cintura, y lego va tomándome de los hombros. Pero,
independientemente del sitio elegido, me hace enternecerme con el y me siento
temblar toda por dentro.


-----------------------------------------


Desde esas suaves maneras, me hizo desearlo, me enamoró y me
sedujo, todo se inició ya en el primer día, al conocernos.


Mi Amo, me mostró los iniciales caminos, me sentí ir
tensándome y destrenzándome y salté desde mis temores, hasta sus brazos. La
experiencia, me hizo temblar y durante los siguientes cinco días, creí que no
podría estar sin verlo más. Pero, no tenía su teléfono y por mi "inseguridad"
creí que no me recordaría, pensé que pasaría de mí.


Pero, nuevamente…, volvimos a coincidir, en el mismo lugar, a
la misma hora, en el mismo mostrador y atendiéndonos "curiosamente" el mismo
camarero. Luego, tras saludarnos, fuimos y tomamos una mesa, elegida en un
rincón tranquilo y ahí durante un largo rato hablamos, y nos mirábamos, así
surgió nuevamente el calor del deseo….


Estuve hechizada, pensando en mil excusas para saber mas de
él, estaba "impresionada" y eso con solo llegar a conocerlo; desde ese momento y
de inmediato, me sentí siendo una parte de él. Él, me hace sentirme suya, mi
sensación es de quererlo como a mi Amo, él es un Dominante; me hizo sentirme
única estando junto a él.


Y me dijo cosas distintas, como que quería que yo fuera su
esclava. Pero, sobre todo, su manera de acariciarme, como me llegaba a hacerlo
desear y como me sentía yo, me cambió.


Tanto, que después del primer encuentro, sabía que tendría
que reposo, hasta no saber que volvería a estar con él, y que lo que vivimos,
nuevamente sucedería. Y, con el solo hecho de separarnos, ya estaba yo, ahí
nuevamente pensando en volverme y decirle que me dejara estar –a su lado- y que
quería ser suya nuevamente.


Eso, es un sentimiento, que con esfuerzos dominé y luego me
reproché, no confesarle como me sentía con él.


Ya, ese día, pero sobre todo esa noche, entendí que pese a
mis todas mis rebeldías, realmente quería ser suya, su sumisa o su esclava;
quería estar, el máximo de tiempo junto a él.


Mi Amo me habla, ahora… llamándome suya, espero que use la
palabra Esclava, ese sonido te hace sentir muy rara, al oírselo la primera vez.
Es como un trallazo, un cinturonzazo o un anillamiento o piercing –por primera
vez-. Pero, esa palabra, dicha y entendida con calma, es el inicio y la señal,
de que él juego -entre los dos: amo y esclava- ha empezado.


Tengo mucho que aprender, y ganas no me faltan. He de
recordar, las maneras que tiene, y sus gustos personales, de ese modo "estaré
más capacitada" y me "formaré" para saber cómo mejor complacerle. Eso, en sí
mismo, ya representa cierto grado de placer, para mí misma.


Me siento observada y observadora, con todo lo que hago
–estando juntos-. Y, mi conducta y proceder, están orientados a darme un poco
más, a serle más de mi Amo. Si me equivoco o si acierto, a veces ni me habla,
solo me da a entender, cuando el niega o bien afirma, con su cabeza.


Si "el hecho" es más importante o más grave, se pone de pie,
y dirigiéndose a mí, me habla (más o menos fuerte). No me ha gritado aun, pero
se que eso, sería una corrección muy dolorosa, yo temblaría con ese tipo de
reprimenda…


Hemos llegado, a un acoplamiento, y el es "enteramente"
libre, conmigo. Me toma el bolso y me pide que, ante el, me quite la chaquetilla
y después mi blusa. Se, por su expresión facial y miradas, también por algunas
palabras, que q él le gusta verme desvestir, ante su presencia.


Y, se que debo desabotonarme, las prendas, girándome ante él
e ir poniéndome de un lado y del otro, he de variar para estar de frente y luego
de espaldas. Y en su mirada, sabré "leer" si hay acierto o reprobación, para
como me muevo, lo que hago y para estar ante él tal como me quedo…


Mi Amo, me exige que "siga demostrando cuanto le amo", le he
de mostrar respeto "absoluto"; he de obedecerle "al instante" y en "todas las
órdenes". De lo contrario, seré castigada, o dejaré de estar presente, de la
forma en que yo deseo, y su vida se separará de la mía...


Mis manos y mis labios, me tiemblan, mientras me desabotono
–para él-. Tal como comenté, primero me sacare la chaquetilla y luego mi blusa.
Todo, con calma y con el gusto, de descubrir para él; y ver, como me mira con
aprobación y con deseo. Le leo las ganas, y se me ilumina la cara y la mirada.


Las prendas, las puse en el asiento, del escritorio. Me saqué
la falda, estando sentada, en la silla, y seguidamente la doblé. Quede expuesta
ante él, solo vestida con mi ropa interior, con las medias y unos zapatos.


Me indicó que, me sacase "también" los pendientes, la
pulsera, el reloj de muñeca y los anillos… Así, me siente y me hace ve, a mi
misma, más desnuda y más concentrada en la total entrega.


Veo, en este instante, el piercing, que me atraviesa uno de
mis pezones, y bajo mi braga, se marca la anilla, que sobresale del relieve del
labio vulvar y se marca en el tejido íntimo. Noto, como la anilla, por mi
excitación, me presiona la tela de la braga.


El se da cuenta, de todos esos detalles. Y, a su indicación,
me pongo con las manos, con los dedos cruzados, primero por delante, como
tapándome. Pero, el me dice, que las ponga detrás. Y eso cumplo, nerviosamente;
pero muy excitada. Ya, estoy un poco abierta, mis labios "vulvares", se separan
y la humedad nace…


Primero, las manos se enlazan, se quedan a la altura de mis
nalgas. Luego, con una indicación de su mano, me rectifica y me hace subirlas,
hasta quedarse a media espalda.


Mi torso y vientre, están más expuestos. Y mi manos, me
liberan e una mínima tensión, y hallo gusto dejándolas, que vayan quedando
atrás; y así, forzosamente he de sacar mis pecho, hacia delante.


Y finalmente, me dice, que ahora, ponga las dos manos a la
altura las cervicales; me hace estar así, y luego, con toques de sus manos y
rodillas, me da a entender la conveniencia, de separarme más de las piernas.


Se acerca y toca a mis codos, mis hombros, a mis bíceps.
Luego me pone las manos –sus lindas manos-, en mis axilas, y va bajando por mis
costados. Me acaricia, y llega a las caderas y me roza el vientre. Se aprieta a
mí, y mi respiración se me acelera. Noto, que tras mi persona, se queda él, y al
poco el se auto descamisa, y seguidamente, utilizándome como percha, se saca la
camiseta.


Se aprieta a mí, y mi carne, mi espalda me hacen sentirlo.
Toma la ropa, y la coloca en la silla; la misma silla que está la mía. Mi cuerpo
se enfría, hasta que se me vuelve a apretar y con su tato va entrándome…


Sus manos se me suben y me sostienen las copas; me las
sostienen oblicuamente, siento la sustentación que hace de las dos copas. No las
coge desde la base, sino que las bordea y luego me las presiona. Y me abre, el
cierre frontal. Sus diestras manos, dejan a mis senos descubrirse (para él y
para que yo, pueda verme así, ofreciéndome para él).


Me retira, las cubiertas de las copas, las vuelve a poner
–cada vez una- y como siento esos roces, de la tela y de los dedos... Y noto
que, va subiendo lentamente el sujetador, y se lo lleva en volandas. Y noto, que
me presiona la piel, la prenda me roza, al hacérmela salir.


Entiendo que, la tela baja, rozándome con los tirantes y
copas, es el modo en que él me hace sentir, que en este momento, quiere que
separe las manos. Y así, me quedo, liberada del sujetador y más "plenamente"
ofrecida a su vista y a sus acciones.


Estoy excitada, quiero que me apriete y que me toque; pero se
para un momento... Incluso aceptaré algo más de daño, me resultaría excitante, y
muerdo cachitos de mis labios.


Y él, lo sabe, precisamente por éste motivo, se retiene y no
me da aun eso. Me lo va demorando, haciendo que lo desee, cada segundo más…


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Maria: ¡la confesión, de una esclava! (2)
Leida: 286veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relato de cornudocanaria pornovideos pornos de abuelas con nietosgrandes chochos peludosporno gay con madurosfuerte pornopornorelatos.comrelatos maduras gratiscuentos de incestosporno de mujeres de 50 añosespiando a las vecinasvideos porno de gitanosme coji a mi hermanacuenta relatos eroticosporno indiofollando amigoespañolas maduras calientesmaduras follando con el fontanerorelatos porno geyrelatos gay maduroscoños peludos de abuelasporno zoofilicasfollar con un transexualrelatos porno narradosRelatos xxx de mama en minivestidoen el carro sexo lesbianas babosasmi madre se masturbafollando fiestasabuelos folladoresRelatos eróticos memorias de una esposa infiel parte 9relaticos eroticosfolladas navideñasporno morbosafollando con ancianarelatos sexuales realesmadres e hijas tetonasmujeres violadas xxxrelatos eróticos primitoscoño pornoduele cuando me desbirgaron pornoporno con viejofotos porno de sonicporno travestporno maridos cornudosfollar entre familiaabuelos y nietas xxxrelatos de ahijados cojiendo a madrinas por el culorelatos eroti osdesvirgacion anal amateurporno en el vestuarioporno de preñadasporno gatrelatos consentidoporno travetisrocio follandorelatos de suegratetona en la piscinarelato sexoporno cachondomadura fontaneroporinga hermanatoro follando vacarelatos eroticos para ellasgrandes corridas en bocavideos eroticos lesbicos gratisviole a mi madreenanas pornoscachondas gorditashermanos sexheteros follando a gaysrelatos porno lesbicocomadre relato realrelatos eroticos lesbicosabuela culiandopenetraciones anales gaysvideos zoogiliaabuela follando con su nietomaquinas follarrelatos muy eroticos padrinos al atakefollar con fontanerotias en minifaldas