relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi primera historia inolvidable (2)





Relato: Mi primera historia inolvidable (2)

Y así fue. La oportunidad volvió a presentarse, no sin antes
haber dejado pasar un tiempo prudencial, quizás para que no se notara tanto mi
predisposición a que pasara cualquier cosa y en cualquier momento con él.


Un poco fría y calculadora, así suelo ser algunas veces,
preparé la cita a conciencia. Mis padres estaban de vacaciones, pero mi casa era
demasiado peligrosa para tener una cita. Demasiados ojos dispuestos a vejarme
todo lo posible. Así que puse en marcha el plan B. Mi hermana, que ya no vivía
en casa, sino con su marido y sus niños, tampoco estaba y yo, por suerte, tenía
las llaves. Por supuesto no podía dejar de lado a Elena, así que fingímos
delante de sus padres, que pasaríamos la noche juntitas y viendo películas de
adolescentes. Nada más lejos de la realidad.


Por la tarde salimos a tomar algo, por supuesto al bar de mi
amor. Inalcanzable? Quizás sólo durante unas horas, luego ya veríamos.


Me planté delante suya y sin más miramientos le propuse mi
plan.




Cuándo tú cierres aquí nos vamos a tomar algo y luego ya
veremos, vale?




La callada por respuesta. Eso era un sí ó un no?. Mi corta
experiencia me hacía tener dudas mortales, pero yo no iba a cejar en mi empeño.
Esa noche tenía que pasar.


Y así, concretamos el plan. Nuestros padres llamaron y, como
dos angelitos, estábamos en casa, cenando y viendo películas. Perfecto, Ningún
problema. Era el momento de arreglarse, fumar cigarritoss para adultos, que nos
ayudaban a relajar los malditos nervios de la inexperiencia, y… volar.


Cuerpos de escándalo con mentes de adolescentes. Buena
mezcla. Piropos en la calle, frases subidas de tono, y llegamos a nuestro
destino.


No quedaba mucho para el cierre y pudimos tomar un par de
copas tranquilamente. No había aglomeraciones ni novias dispuestas a fastidiarte
la noche.


Hora de cierre.




Nos vamos?


Dónde y cómo quieras.




Peligrosas palabras salidas de mi boca. Son esas frases que
no calculas el efecto que pueden provocar, aunque en este caso, mereció la pena.


Cambiamos de lugar y nos llevaron a una de las discotecas de
moda. Bebimos y bailamos muy pegados, rozando constantemente nuestros cuerpos.
Pero todos sabíamos hacia dónde iban las cosas y no tardamos mucho tiempo en
retirarnos. Las copas, el baile y las ganas, hicieron mella en todos nosotros y
sin más preámbulos pusimos rumbo a la casa de mi hermana.


En el ascensor el aire era denso, cargado. Se podía cortar
con un cuchillo. Ninguno se atrevía a rozar el cuerpo de otro, por miedo a que
las chispas nos quemaran a todos.


Entramos y de repente el aire cambió, ahora era fresco y se
podía respirar. Mantuvimos una charla distendida, animada por algo de champán,
que terminó de poner las cosas en su sitio.


Silencio.


De repente nadie hablaba. Era tensión sexual.




Ven conmigo.




Marcos me agarró de la mano y me llevó a través del pasillo
hacia el último dormitorio. Curiosamente el dormitorio de la cama más grande. Yo
encendí las luces. Él las apago. Rodeó mi cintura con sus brazos y me besó.


Mi mente funcionaba a dos mil revoluciones por minuto. Era
él. Estaba con él. Me estaba besando. Era increíble. Nuestras lenguas eran un
torbellino entrando y saliendo de nuestras bocas. La saliva se mezclaba y caía
por la comisura de nuestros labios. Empezó a besarme el cuello, los hombros…
Eran besos casi desesperados. Esta vez no me quedé quieta y mis manos empezaron
a arañar su espalda, y a quitarle la camiseta. Acaricié su torso desnudo. Sus
pezones rosados enseguida tornaron a un color más oscuro y se endurecieron. Él
me bajaba el escote, hasta dejar mis tetas por encima del sujetador, que me las
oprimía y juntaba, facilitando así los lametazos que Marcos me proporcionaba. Me
quitó los pantalones. Se los quité yo a él. Era maravilloso tener el cuerpo del
hombre deseado por tanto tiempo a escasos milímetros de tú piel.


Por fín, desnudos, me dejó en la cama y me observó con la
bella luz de la luna que entraba por la ventana. Bajo hasta mí, con dulzura, con
delicadeza, tocando suavemente mis tetas. El ritmo había cambiado. No sabía por
qué, pero enseguida obtuve mi respuesta.




Es tu primera vez?


Sí.




No hubo más palabras, sólo actos. Volvieron los besos, las
caricias ya sin freno y sin límite. Abrió un poco mis piernas y se colocó justo
en el medio haciéndome sentir su duro miembro sobre mi vientre. Acarició mis
labios introdujo dos dedos y los lamí. Lamí esos dedos como si hubieran sido el
pene más codiciado. Los sacó de mi boca y empezó a bajar por mi piel hasta
llegar a mis otros labios. Esta vez, los abrió él y lentamente fue buscando y
encontrando todo lo que buscaba. Mi clítoris estaba a punto. Lo supo enseguida.
Por mis gemidos era fácil adivinarlo. Colocó su bendita verga en mi ansiosa
entrada y empujó, no despacio ni deprisa, simplemente lo hizo como quién se abre
paso a través de la lluvia, Era fácil. Yo estaba muy mojada y empezó con su
majestuoso ritmo. Entraba y salía de mí con una facilidad pasmosa. Me empujaba,
me tiraba de la cama. Me besaba, me arañaba… y yo me dejaba, estaba totalmente
entregada.


Un cambio de postura.




Ven, ahora tú encima. Muévete, así, no, no, más despacio,
eso es. Traza un ocho sobre mí, que pueda sentir tú clítoris en mi pubis.




La tenia metida hasta el fondo y no sabía si aquello era
dolor, pero.. ojalá fueran así todos los dolores. Mis manos se apoyaban en su
pecho y mi cabeza se inclinaba hacia atrás. Era como cabalgar. Sí, era lo más
parecido a montar un potro, pero salvaje. El ritmo aumenta y me susurra que
quiere cambiar, cambiar de postura. No puedo contestar, pero mi cuerpo le dice
que puede hacer conmigo lo que quiera. Entiende el mensaje corporal y
apartándome de él poco a poco, dejándome sin alma y vacía por dentro, me pone a
cuatro patas sobre la cama y yo me temo lo peor… Acaricia mis muslos, lame mi
espalda hacia arriba para deshacer el camino marcado por su saliva y aterriza el
la puerta oscura. La toca, la humedece con besos profundos y por fin la abre sin
reparos, sin tan siquiera una llamada de atención y yo…, yo noto como se parte
mi espalda, como mi alma sale de mi cuerpo y vuelve de golpe. Siento dolor pero
pasa, todo pasa. Él se agarra fuertemente a mis caderas y mi cuerpo se balancea
sin control. Noto que el ritmo aumenta a la par que sus gemidos y noto algo
caliente dentro de mí. Muerde mi espalda y con pequeños y entrecortados gritos,
me hace saber que ha terminado. Se tumba encima mía y yo pienso, que no puede
ser , esto no puede acabar aquí, no puede acabar así. Y de repente noto una
caricia en mi espalda y un susurro en mi oído.




Esto no ha terminado, te toca a ti.




Me da la vuelta y comienza una sucesión de besos, caricias,
mordiscos. Mi pecho en su boca, su hombro en la mía. Baja por mi ombligo
haciendo una parada, y con una serpiente como lengua traza círculos alrededor de
él, consiguiendo que mi pelvis haga extraños movimientos que no puedo controlar.
Me mira directamente a los ojos, y sólo veo lujuria. No hay cabida para el amor.
Y mientras fija sus ojos en los míos, baja más y más, hasta llegar a la fina
línea que cubre mi sexo y la muerde, suavemente, muerde todo mi sexo haciéndome
perder el control. Mis manos agarran su cabeza y la empujan hacia mí. Y comienza
a lamer y a lamer y yo tengo el clítoris punto de estallar y mete uno… no dos…no
tres dedos dentro de mí. Y con mi cuerpo le digo que quiero más, que quiero
correrme para él. Y lo hago, no puedo esperar más tengo que librarme de esa
tensión y abandonarme al placer. Un placer de locura….


Sube hasta mí y me besa los labios, con pasión, y sus besos
me saben a mí. Que agradable sensación.




Te ha gustado?


Claro.




Y entonces llegó el dolor, el dolor de verdad, el ver cómo se
vestía, y con un beso casi casto, despedía, sin importarle, todo el amor, todo
el placer y toda mi entrega.


Y así tumbada en la cama y con ríos en mí corazón, fueron
pasando las horas, hasta que el alba me dio los buenos días con el beso del sol.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mi primera historia inolvidable (2)
Leida: 327veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno de travistienfemenino relatosporn enanasnoelia xxxel hijo se folla ala madrerelatos "casado" pito vergotarelato de triospezones grandes pornohermano se folla a su hermanarelatos de sexo entre madres e hijosme folle al electricistasemen de travestipono extremoporno marido cornudoimagenes de mujeres desnudas mostrar la vajina serquita serquita serquitaporno transexualesrelato verdadero encularon a mi mujer por el ano frente a mideavirgine ami sobrina relatoscasadas cachondasfollandome una putarelatos eroticos entre amigosnietos follandoviudas porno gratisespañolas follando borrachasrelatos con mi tiaporno gay deportistasfollando con la primaporno gratis suavela liga de la justicia pornofollar en torreviejanieta se folla al abuelosexo maduras amateurrelatos de parejas swingersrelatos eroticos de incesto gratisporno ancianas españolascuentos eroticos ana belenrelatos eroticos gratuitosporno postura 69placer ocultorelatos de no consentidosdespedidas follandomasaje erotico pornvi como 2 amigos mio le daban una doble penetracion a mi esposalluvia pornocortos pornosxxx hermanoporno viejo y jovenmasturbacion a escondidashombres peludos gayfontanero se folla a su clientaporno playas nudistarelatos porno categoriasfollando con ninfomanasvieja caliente follandoporno abuela nietarelatos la verga de mi cuñadopoesia pornofollando a desconocidosRelatos eroticos cuando jugaba la hija de la vecinarelato erotico gratisporno chinasstreaptease pornofollada despedida de solterasuperpollas negraschupando vaginasplaya colegio relatospornorelatos eróticos escritosrecien casada follandolos abuelos follandomi madre gritona le abro el culo relatos xxxchochos en pompatias con tetas enormessexo duro lesbicofollando culos virgenes