relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi vida escandalosa





Relato: Mi vida escandalosa

Esta semana recordaba mis principios como mujer salvaje y
dominante. Recuerdo que ya de niña gustaba de usar a los demás en mi beneficio.
Nací egoísta y lo sigo siendo. El egoísmo junto a mi salvaje vanidad es lo que
me trae tanto placer físico. De mi enorme clítoris ni hablar, siempre desnudo y
siempre expuesto pues me afeito el pubis, para estar constantemente mojada.


A mi padre lo tenía loco usándolo para que me complazca en
todo. Era muy niña y ya sentía calores "abajo" cuando estaba en brazos de mi
padre.


En mi vida normal soy una mujer muy agradable, cariñosa y
simpática. Solo me vuelvo fiera cuando se trata de obtener placer sexual y
dinero. Van juntos. Nada es más placentero que el dinero. Me gusta masturbarme
muy a menudo con los billetes que le quito a los hombres o mujeres. Lo hago en
su presencia. Soy tan descarada en mis conductas que mis pobres víctimas se
quedan paralizadas ante mi arrogancia y la desfachatez con que exhibo mis
corridas frente a ellos y ellas.


Siempre tuve más de un novio para la atención de mi persona.
Puro egoísmo.


Los hombres me son fieles totalmente, pero yo no. Ellos están
atrapados por las cadenas invisibles de mi poder sexual.


Solo busco mi placer. Ponerles los cuernos a los hombres
forma parte de ello. Además no les oculto nada. Me excita contarles como los
engaño. Que lo sepan así aumenta mi placer…Total…¿Qué pueden hacer conmigo..?
Solo les queda el camino de someterse para que me los siga montando. Es un
placer inmenso.


Cuando lo saben intentan hacerse los mandones conmigo como
que me "perdonan" pero no …"lo vuelvas a hacer,"…. Yo me les río en la cara y
les digo que su vocación a mi lado es ser cornudos siempre. Que un hombre solo
no me basta.


Cuando estoy deseosa de sexo necesito devorarme por lo menos
a dos. Uno se agota muy rápido conmigo. Tengo muchos orgasmos y no los dejo en
paz hasta que me satisfago por completo. Les manoseo su polla blanda hasta que
se les vuelve a endurecer y me la vuelvo a tragar con mucho deleite. Por eso
cuando tengo a dos juntos –que suele suceder- salto de uno al otro y me cabalgo
a cada uno por turno. Me gusta montar a los hombres así me muevo a mi antojo y
me paseo la polla por donde mas me gusta. En cambio cuando los hombres tienen la
iniciativa solo se saben mover en un sentido y carecen por completo de
imaginación para transformar un acto sexual en un poema de amor y placer.


Por eso me los monto. Cuando tengo una víctima nueva al
principio lo dejo que actúe a su manera y me monte. Pero cuando ya lo tengo
encima mío y con la polla bien dura entonces doy la vuelta de improviso y paso a
dirigir el operativo antes que tenga tiempo de reaccionar. Cuando estoy encima
los aprisiono con los muslos y le clavo los codos para inmovilizarlos mientras
comienzo con mis frenéticas galopadas gozando a lo bestia.


Cuando me casé estaba muy enamorada de mi esposo y también de
mi amante. Siempre estaba con dos a la vez.


Fui muy agradable con mi marido. Lo seduje completamente. Lo
elegí por su mansedumbre a sabiendas que lo convertiría en un perro total a mi
servicio. Cosa que sucedió en breve tiempo y lo estoy disfrutando ahora.


La primera vez a los dos días de casados que le dije que lo
llamaría a July porque estaba con calores de otro hombre, se enfadó conmigo y
empezó a criticarme que eso no era "decente".


Yo lo dejé hablar un rato mientras abría las piernas con mis
tacones y me erguía más alta que él. Me acerqué lentamente mientras hablaba y me
daba recomendaciones.


De improviso le apliqué un sonoro bofetón que estalló en la
sala. El se quedó mudo y pasmado de la sorpresa. Entonces sin darle a tiempo a
reaccionar lo tomé de los cabellos y lo arrastré al dormitorio. Lo arrojé sobre
la cama mientras le abofeteaba en la cara y le daba puntapiés. Perdí las
sandalias mientras le pegaba. Entonces seguí haciéndolo con los pies desnudos.
Una vez en la cama me subí encima de él y le manoseaba los hombros y el pecho
con mis pies. Le puse un pie en el rostro y se lo sobaba con los dedos desnudos
para humillarlo por completo. Es notable el efecto devorador de los dedos de mis
pies. Son fuertes y agresivos. Mientras me quitaba la poca ropa que llevaba.


La expresión de miedo y terror en sus ojos me excitaba cada
vez más.


Me agaché y le quité su ropa con violencia mientras me
sentaba de espaldas con mi culo en su rostro. Frotaba mi culo contra su cara y
comenzaba a correrme encima de sus ojos y su nariz y su boca. Mientras le
quitaba la ropa. Su polla estaba endurecida como si fuera de acero.


Al ver las pollas duras siempre sé que estoy en el camino
acertado. Dominar y gozar. Los hombres son todos iguales. Esclavos de la mujer
cuando ésta los sabe utilizar. Yo los utilizo sin clemencia.


Una vez que lo tuve desnudo y le aplastaba el rostro con mis
orgasmos de culo y veía su pene alto y erguido que me saluda como un soldado,
entonces me di la vuelta y lo enfrenté cara a cara y me senté sobre su polla y
me la devoré en un segundo y la introduje en mi vagina.


Comencé a sobarle su polla sin mover el cuerpo, solo con los
movimientos de los labios vaginales. El se retorcía bajo mi cuerpo. Yo me sentía
en la gloria cabalgándolo como un perrito.


- Aprenderás quien manda putito …! ¿Sabes quien manda..? Mi
culo manda…putito mío..! …Yo saldré con quien quiera y tendré amantes para
completar tus servicios. Debes esmerarte en atenderme lo mejor posible para que
te conserve a mi lado como esclavo…! Mira como me corro encima de tu
sufrimiento…! …- Le soltaba un orgasmo


- Tu polla estará mi disposición para que la use cuando yo
quiera y no cuando tú quieras. La tendrás siempre dura y tus huevos hinchados de
leche para que te devore cuando me apetezca. Me serás fiel aunque no quieras
pues no podrás evadirte de mi poder. Yo por el contrario te pondré los cuernos
cuantas veces se me antoje. Y dejaré tus huevos secos como pasas de uva….!


Así comenzamos este matrimonio donde lo fui convirtiendo en
un esclavo total. No solo le ponía los cuernos y salía con quien quería y volvía
tarde a casa sino que lo obligaba a entrenar a mis amantes y exhibirse dominado
frente a mis esclavas mujeres. Me servía para todo. Me esperaba cuando salía por
las noches recostado en la alfombra del suelo para recibir mi puntapié de
bienvenida y fuera a prepararme la cena y atender mis necesidades.


Lo mas excitante fue cuando lo dominé para que absorba mi
meada sin dejar caer ni una gota. Quería mear en cualquier momento sin necesidad
de ir al lavabo. Nada mejor que usar a mi marido. Le enseñé a que debía tragarlo
todo pues si dejaba caer una gota lo abofeteaba con fuerza de manera de
humillarlo con el ruido del bofetón. La primera vez me monté sobre él en la cama
y le puse mi vagina en la boca mientras le tomaba su cabeza con fuerza y la
oprimía contra la vagina.


-Respira por la nariz…perrito ,…! Te tragarás todo mi meada y
debes hacerlo rápido para no derramar ni una gota. Cada vez que tú tragues yo
tendré un orgasmo en tu boca….¡ Empezamos ahora…!


Comencé a mearlo despacio dentro de la boca mientras el se
retorcía y hacia esfuerzos para no tragar,….entonces yo le oprimía cada vez mas
fuerte contra mi vagina y le apretaba el cuello, hasta que no daba mas y tragaba
y se atragantaba y quería toser pero yo no lo dejaba oprimiéndolo con fuerza
contra mi vagina. Cuando terminaba de mear se lo había tragado todo. Su aliento
olía a mi orina. Yo me corría.


Así lo fui entrenando para mearlo en todo momento incluso
estando vestida. Como nunca uso bragas solo me bastaba llamarlo, abrir las
piernas y mearlo mientras seguía con mis tareas. Era muy excitante llamarlo
cuando me estaba maquillando para salir con otro y entonces el venia sumiso a mi
cuarto de maquillaje con los olores de las cremas y perfumes tan excitantes. Yo
estaba de pie mirándome al espejo y de espaldas a él. Abría las piernas y le
indicaba con un gesto que quería mear y entones el pegaba su boca contra mi
vulva y se chupaba toda mi meada, mientras yo no dejaba de maquillarme.


Otras veces, cuando estaba sentada me levantaba ligeramente
para que el pueda poner su rostro bajo la vulva y entonces me volvía a sentar y
con todo el peso de mi cuerpo en la cara le echaba encima mi meada y mis
orgasmos.


Así es como lo tengo a mi marido hoy en día.


Mi jugada más excitante de eso años fue cuando me devoré a su
propio padre. El abuelo de mis hijos. Seduje a mi suegro sin ninguna compasión.
Lo hice para tener dos hombres en casa sin dar explicaciones a nadie y gozar con
los dos.


Mi suegro me andaba siempre espiando pues como ustedes saben
soy muy alta y provocativa. Yo ando dentro de la casa con sandalias de tacón que
dejan el talón desnudo y mi suegro se la pasaba mirándolas.


Estaba al tanto de mis andanzas porque era mudo testigo de
mis aventuras. Incluso presenciaba cuando abofeteaba su hijo y se quedaba
callado sin decir nada. Yo me tomaba todas las libertades. Le daba órdenes a su
hijo en su presencia para que me tenga la casa limpia y arreglada. Estaba
siempre en casa con cualquier excusa. Era testigo de mi temperamento fuerte.


No obstante se esmeraba en atenderme y hacer las cosas a mi
gusto. Un día lo sorprendí olfateando mis zapatos.


Entonces decidí por fin someterlo y usarlo para mi placer.
Los chicos estaban arriba en sus cuartos y mi marido en la cocina fregando los
platos. Entonces lo llamé.


Yo estaba parada. Alcé una pierna y le puse el pie en la boca
que él abrió de inmediato cuando vio que se acercaba mi pié. Una vez dentro de
su boca hice fuerza hacia abajo y lo obligué a ponerse de rodillas ante mis
tacones. Retiré el pié de la boca y se lo puse en el cuello y le hice lamer el
piso donde había pisado.


El pobre hombre estaba desesperado. Lo humillé hasta cansarme
pues lo tenía a mi antojo. Ya eran padre e hijo que estaban a mi servicio como
perros totales.


Le dije que lo esperaba por la noche en mi habitación y le
dije lo que debía hacer. El se avergonzó y me respondió que yo dormía con su
hijo. Todavía estaba de rodillas besando el suelo. Le di un puntapié en el culo.


-Obedece mis órdenes…!


Esa noche mandé a mi marido a ducharse y esperarme en la
cama. Lo dejé un rato esperando para tenerlo más dócil. Entonces entré a la
habitación desnuda con mi altura impresionante. La sombra de mi cuerpo se cernía
sobre el pobre hombre en la cama. Me sentí como un vampiro acechando a su
víctima.


Después de obligarlo a que me acaricie y me masajee todo el
cuerpo y de obtener mis orgasmos preparatorios y hacerle chuparme los pies y los
muslos y frotarme con crema mi cuerpo entonces pasé a la acción. Soy muy
calculadora para sacar el máximo provecho de los hombres.


Me coloqué a horcajadas encima de él y lubriqué mi vagina con
saliva y me introduje la polla en la vagina lentamente saboreándola. Mi vagina
es como una ventosa que chupa y chupa hombres enteros.


Comencé a cabalgarlo con parsimonia.


Entonces mi suegro entra a la habitación de puntillas y se
acerca al borde la cama y comienza a chuparme los pies por turno, mientras yo me
devoraba a su hijo.


El sentía que alguien había entrado y estaba nervioso, pero
yo estaba bien montada y lo aprisionaba con los muslos y le clavaba los codos en
sus hombros para mantenerlo quieto.


-Es tu padre que me esta chupando los pies…quédate quieto
putito mío….que esta noche me los follo a los dos…!


El se avergonzaba de saber que su propio padre estaba allí
chupándome los pies.


Yo continué mi cabalgata y mi suegro su chupada.


Cuando ya había tenido varios orgasmos levanté el torso y me
di la vuelta buscando con la mano la polla de mi suegro. El adivinó mis
intenciones y se acercó. Entonces le cogí su polla durísima, la acerqué a mi
culo y comencé a fregársela contra mi culo. Lo hacía con mucha fuerza y sin
miramientos. Aplicaba un movimiento circular y me pajeaba el culo con la polla
de mi vencido suegro.


Lo hice con tanto salvajismo que no se pudo reprimir y
terminó expulsando su leche sobre mis nalgas y sobre mi culo. Mi orgasmo fue
inmediato. Yo sentía el semen caliente que me corría por el culo y descendía
pegajoso hasta mezclarse con la polla de su hijo al que me estaba follando.


Cuando la leche alcanzó la polla del hijo, la sentí en mi
vagina pues cada vez que la succionaba estaba más húmeda. Otro orgasmo de
inmediato.


Entonces le exprimí la leche al hijo con la ventosa de mi
vagina y sentí el calor de la leche de los dos hombres que me mojaban el cuerpo.
Uno por fuera y el otro por dentro,. Mi placer era tremendo y mis orgasmos en
esos momentos fuertísimos. Los dos hombres se quedaban paralizados de los
espasmos con que yo me corría una y ora vez. Estaba enloquecida de placer.


Cuando estuve satisfecha le indiqué con un puntapié a mi
suegro que se fuera mientras yo seguía oprimiendo a mi marido con el cuerpo para
que no pueda ver nada.


Cuando nos quedamos solos retiré mi vagina y expulsé su polla
blanda y mojada y dejaba caer sobre su cuerpo el resto del semen mezclados,
padre e hijo.


Le miraba su expresión de perro apaleado y no pude evitar un
último orgasmo placentero sobre tan desdichados hombres dominados por una bruja
lujuriosa como yo.


Lo mas excitante fue durante el resto del día. Mi suegro
buscaba mil excusas para dejar a su mujer y venirse a casa. Mi marido sabía que
su padre engañaba a su madre con su esposa dueña y señora de todos. Yo me
paseaba oronda frente a los dos mirándolos a los ojos con fuerza y gozando la
vista de sus miradas humilladas y obedientes que se turbaban en mi presencia.


Así vivimos muchos años. Entrené a los dos a perfeccionar la
técnica de darme jugos sabrosos para mi culo y mi vagina. Gocé mucho tiempo con
sus eyaculaciones.


Mi marido fiel. Mi suegro fiel. Mis hombres fieles. Todos los
hombres con los huevos hinchados de leche al acercarse a mí, y todos los huevos
vacíos cuando los dejaba. Mi cosecha de esperma era tan abundante que me untaba
la piel con la leche de ellos y eso me hace más bella y ardiente. Cuantos más
hombres me monto mas deseo siento de cabalgarlos.


Estas relaciones de padre e hijo continuaron así por las
noches que yo lo deseaba. Cuando no tenía deseos no aceptaba a nadie y los
echaba a golpes si era necesario. Siempre dominando. No gastaba en personal de
servicio pues mi suegro y mi marido hacían todas las tareas y me limpiaban mi
ropa y cuidaban de mis zapatos de tacón.


Les contaré en la próxima como me follé a los dos por el culo
armada de una prótesis adecuada y los sometí mas aun a mis deseos. Tanto que
hasta la madre de mi marido (la suegra) percibió que algo sucedía en mi casa y
se abstuvo de venir de visita. Mejor, así yo gozaba sin prejuicios. La expulsé
de mi vida y de mis hombres. Los había devorado a todos.



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mi vida escandalosa
Leida: 726veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos lebicosrelato sexo abuelarelatos primasrelatos xxx seva una semana con su macho para q le abra el culoexhibicionistas en la playaenfemenino relatosplomero pornofotos travestis amateursdesvirgacion anal dolorosatravestis follando tiasdesvirgacion analvestuario pornorelatos " sigue tu" vergotamadres e hijas calientesporno inceatodeje que mi papa me cogiera relatos xxxme follo ami tiapellizcando pezonesme gusta follar con mamaese gran culote que te gastas.pono torovecinas folladorasrelatos eroticos joventoro follando vacasuegras salidasel butanero pornoprimos gays follandoporno trios lesbicosdormidas borrachasporno desesperadaincesto de jugando con papá y terminó penetrandomegays relatosenfermera madura follandoviolaciones pornograficasparejas bisesualessexo con madres madurassexo entre parejas madurastias follando a sobrinosporno de gitanostias follando con su sobrinolesbiana culorelatos de intercambiosporno infidelidadleche 69 triosmadura hermosarelatos gay españaporno gay amanteurporno inciestotrios relatosrelatos de orgias en familiaeroticos cadizcriada violadanegra follando en la calletrios porniel termometro relatos eroticosjuegos pornoibabosa pornoincestos de abuelosfollo a mi primatransexuales pornoRelatos eroticos con mi sobrinitaanal primerizamorbo relatosrelato de intercambiola seria de mi.madre usa tanguitas relatosxgaysrelatos de hijas mironas violadasrelatos club liberalrelatos de enfermerasfotos porno corridasporno universitariosrelato erotico hijita peteritaporno gais gratissexo veteranascomo se depila un coñorelatos porno de amor filial hijo drogadictoporno la playarelatos de cornudasvideo porno gay gratis españolrelatos porno con vozrelatos eroticos infidelidadrelatos de dominasRelatos mmm ricoHistorias donde digan que les besaron y dedearon la vaginaRELATO PORNO A MI ESPOSA SE LA AMARON Y NO QUERIAporno geys gratisadolescencia perversami cu 0Š9ada caliente