relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Una de piratas





Relato: Una de piratas


UNA DE PIRATAS




Hannah no supo lo que estaba pasando hasta que su confidente,
amiga y, por qué no decirlo, sirvienta, entró a su camarote sin siquiera llamar
a la puerta. Fue el gesto descuidado, impropio de Nicolette, lo que llamó su
atención y le hizo saber que algo no iba bien décimas de segundo antes de que su
coetánea francesa pronunciase las palabras más temidas: Nos atacan.



Y no es que Hannah estuviese acostumbrada a los ataques
precisamente. No era la primera vez, de acuerdo, pues de tanto en tanto tomaba
un navío para visitar a su padre, uno de esos hombres con demasiados doblones y
demasiados pocos cojones, que jamás abandonaba sus dominios ni para ver a su
querida hija. Ni siquiera cuando ésta iba a ser desposada.



No era la primera vez, decía, ni iba a ser la última por
cierto, pero eso Hannah aún no lo sabía y hasta aquel entonces había salido bien
parada de todo intento de asalto. No en vano custodiaba a la joven una
tripulación lo suficientemente numerosa como para no temer ataque alguno salvo
el del Arado Oscuro, buque insignia de la piratería caribeña, que llevaba sin
embargo largo tiempo en paradero desconocido y cuyos objetivos rara vez eran un
barco no mercante.



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



Shawn Crowsword, capitán del Arado Oscuro, contemplaba más
allá de la espesa bruma la embarcación propiedad del Duque Wallace. Ya hacía
cuentas de las ganancias del día. La riqueza del noble no le era ajena a nadie y
su navío llevaba demasiado tiempo en dique seco. Hoy volverían a la luz,
volverían a la boca de los borrachos de las tabernas, volverían a protagonizar
rumores y susurros. Hoy golpearían de nuevo y Shawn sabía cómo hacerlo.



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



El Intrépido, a bordo del cual se encontraba Hannah, no opuso
excesiva resistencia a los ataques a larga distancia del Arado Oscuro. Ni una
sola bala de cañón perforó su casco, mas la huida era imposible. El corsario ya
tenía un pie en su cubierta antes de que alguien gritara aquello de ¡zafarrancho
de combate!
. Pronto El Intrépido se convirtió en el campo de batalla de una
contienda que fue demasiado breve. Sobrepasados en número, talento y ganas, el
azul y rojo inicial pasó a ser una marea negra que arrasó con todo y accedió a
los niveles intermedios del barco cuando Crowsword aún no había dado la orden.



Por aquel entonces Hannah y Nicolette ya estaban lo
suficientemente asustadas como para temer por la seguridad de los varones que
estaban librando la batalla. La británica se preguntaba cuánto le costaría el
rescate a su progenitor, y si no demoraría deliberadamente su pago. La gala, si
alguien pensaría que aún era necesaria con vida o si por el contrario pronto
habría de despedirse de su señorita.



Cuando siete bucaneros irrumpieron en el camarote y las
encontraron abrazadas y aterrorizadas, no hubo una sola alma que no pensara
durante un instante en el sexo. Demasiado tiempo en alta mar para los piratas,
demasiado tiempo, toda su vida de hecho, sin nada de acción bajo la falda para
Hannah. El caso de Nicolette era bien distinto, como podrían haber dado fe unos
cuantos soldados de los que yacían en cubierta.



Uno de ellos agarró del cabello a la francesa y se la llevó a
rastras sin mediar palabra. Otros dos le siguieron. Los cuatro restantes apenas
podían evitar babear mientras observaban a la presa. Afortunadamente para la
vida de los otros tres, Mark Lobster era uno de esos cuatro, y sabía que el
mejor tesoro siempre era para el capitán.



Hannah, obviamente, no era consciente de este tipo de premios
jerárquicos. Un mar de dudas ondeaba entre las paredes de su cráneo. Hannah
tenía veintidós años, y su cuerpo llevaba más de seis pidiéndole guerra. Ya casi
se había resignado a entregarse a un insípido noble al que la vendiera su padre,
y de buenas a primeras se abría ante ella un nuevo camino, en forma de cuatro
piratas de dudosa higiene y nulo atractivo. Ni siquiera sabía si debía excitarse
o no, si debía oponer resistencia o dejarse hacer. Al final pudo más su sentido
común, o precisamente pudo menos, según se mire, y optó por lo primero. El
momento de duda había pasado para siempre y tenía claro que no quería que su
primera vez fuera con cuatro de una sentada, y menos con esos cuatro.



En cualquier caso, Hannah sólo consiguió cansarse, y cansar
de paso a Mark, quien le dio un bofetón con el revés de la mano para dejarla más
calmadita. Ataron a Hannah en su propia cama, las extremidades apuntando hacia
los vértices para dejarla abierta en forma de equis. Hannah rompió a llorar al
darse cuenta de que su suerte estaba echada, de ahí que se sorprendiera
muchísimo cuando a una señal de Mark los cuatro piratas la dejaron de nuevo en
la soledad de su camarote.



Shawn no se hizo esperar. Supo por Mark que la joven le
"esperaba" en su camarote e hizo lo posible por adecentarse un poco. Sólo hay
una oportunidad de causar una primera buena impresión. Shawn era, con mucho, el
hombre más atractivo que había pisado jamás el Arado Oscuro. Mientras que entre
sus muchachos había de todo, y no se esforzaban en absoluto por estar
presentables, Shawn tenía alma de conquistador.



Lo primero que vio al entrar fue a la propia Hannah, su
voluptuoso pecho subiendo y bajando debido al esfuerzo realizado, en vano, para
librarse de su cautiverio. Los rivales se observaron. Ella, con su rubio cabello
largo y ondulado, dispuesto sobre sus hombros y bajo su espalda. Con su vestido
blanco, sedoso, acabado en un escote que aprisionaba sus senos tras un lazo
compresor, y un pañuelo negro que amordazaba su boca y la impedía gritar. Él,
con su pelo oscuro, también largo, barba de un par de semanas, y ropas no
demasiado andrajosas.



Shawn sacó un machete e, indeciso por el continuo movimiento
pectoral de su prisionera, lo usó para levantar ligeramente su vestido y
comprobar que no llevaba nada debajo. Hannah experimentó un estremecimiento al
sentirse así observada por primera vez en su vida. Shawn divisó entonces las
todavía visibles lágrimas derramadas por la chica, se acercó lo suficiente a sus
mejillas como para poder ver las pocas pecas que adornaban su cara de recién
salida de la adolescencia y las lamió para sentir su sabor salado. Hannah notó
la diferencia en ese momento. Quien estaba enfrente no era un pirata más, sino
un portento de la naturaleza que estaba a punto de robarle su virginidad. Y se
alegraba profundamente de que así fuera.



Por fin el pecho de Hannah pareció calmarse, y Shawn dirigió
su cuchillo hacia ese mágico desfiladero. Lo deslizó por debajo del lazo que
cerraba su vestido, y Hannah pudo sentir el contacto del frío acero entre sus
dos globos carnosos. Instintivamente se agarró con las manos a las cuerdas que
la inmovilizaban, gesto que no pasó por alto el corsario. Tiró de su cuchillo
hacia arriba, disfrutando por unos segundos de esa leve presión prolegómeno de
lo inevitable. Hasta que el cordel dijo basta, se rasgó y abrió el vestido como
una flor, desbordando así las enormes tetas blancas de Hannah, cuyos pezones
erectos ya evidenciaban estar más que preparados para pasar un buen rato.



Shawn aplicó la parte plana de su cuchillo sobre los pezones
de Hannah. Esta vez un gemido escapó inequívocamente de su boca, traspasando el
pañuelo y llegando a los oídos del pirata. Era todo cuanto necesitaba oír para
ponerse en marcha. De súbito, la lentitud y paciencia con que se había movido
hasta el momento se tornó desmedida decisión para rasgar de arriba abajo el
vestido de la doncella, lanzar el machete a un lado del camarote y enterrar su
cabeza bajo el rubio felpudo que se le presentaba.



Shawn comió el coño de Hannah con inusitada voracidad. Ella
ya hacía tiempo se había sumergido en un desconocido abismo de placer. Las
cuerdas se quedaban cortas y sus manos ya no sabían dónde asirse. Las de Shawn,
por el contrario, estaban bien atenazadas a la parte superior de las piernas de
Hannah, mientras sorbía con deleite los jugos que comenzaban a destilarse por el
mejor conejo que había probado en su vida.



Hannah llegó al orgasmo antes de que Shawn demostrara de qué
era capaz con las manos. La chica no estaba para nuevos experimentos; su primera
incursión sexual había sido más que satisfactoria y todavía quedaba el segundo
plato. Shawn se desnudó y Hannah comprobó que no se había equivocado. El cuerpo
del pirata se había endurecido a golpe de combate y abordaje. No había sitio
alguno a donde mirar en donde no se encontrara alguna herida de guerra, y no
había sitio alguno a donde Hannah hubiera querido mirar más allá de la
impresionante verga que se hallaba apuntándola directamente a ella. Casi dudó
cuando vio el tamaño de aquello que tenía que caber en su lugar menos expedito,
pero atada como estaba, sus dudas poco importaban.



Sin embargo Shawn tenía algo mejor que ofrecerle. En lugar de
subirse a la cama, la bordeó por el lado izquierdo, extendiendo su mano derecha
hacia el clítoris y utilizando los dos primeros dedos para introducirse en ese
espacio virginal. Hannah volvía a moverse, siempre buscando el máximo placer,
cuando el capitán utilizó su otra mano para liberarla del pañuelo que la impedía
gritar... y tragar.



- Ahora que estás en deuda conmigo, quiero que me
demuestres qué sabes hacer con esa boquita tan blanca
–le dijo-.



Hannah podría haber tenido ganas de protestar en algún otro
momento, pero no ahora, no mientras una mano experta la estaba acercando al
segundo orgasmo compartido de su vida. Se metió aquella polla en la boca sin
rechistar, utilizando su intuición para hacer aquello que creía que tenía que
hacer. Dada su posición, no lo tenía fácil para hacer avanzar y retroceder su
cabeza, deslizándola por el magnífico tronco que tenía entre los labios, pero
suplía esa carencia con un portentoso ejercicio de succión que provocó que el
corsario se corriera en su boca mucho antes de lo que ella suponía. Tan
inesperada para los dos fue la corrida que a Shawn no le dio tiempo de sacarla
de la boca para embadurnarle la cara con su esperma, su práctica preferida, y
ella se vio obligada a saborear cada una de las descargas de leche que le eran
ofrecidas.



A juzgar por su empeño en seguir chupando, le gustó.



La polla del pirata necesitaría un tiempo para volver a
entrar en el juego y éste sabía muy bien a qué lo dedicaría. Ese par de melones
aún no había sido manoseado, lamido y pellizcado como tocaba y se iba a encargar
de arreglarlo ahora mismo. Hannah estaba desperada, pues el orgasmo del capitán
y el consecuente descuido de la mano que trabajaba su coño había llegado justo
cuando a ella no le quedaba nada para correrse de nuevo, así que decidió que lo
mejor para los dos sería complacer a su invitado en todo lo que pudiera. Y
podía, vaya si podía. Shawn se tomó su tiempo y aunque difícil, consiguió no
dejar un centímetro de piel sin recorrer en esas dos enormes tetas. Su polla
estaba a tono de nuevo y la insertó como pudo entre las tetas, sujetándolas de
los pezones con el pulgar y el índice, manejando la situación y consiguiendo la
presión adecuada. Así estuvo un tiempo, follándose las tetas de Hannah mientras
la miraba fijamente a los ojos, mientras ella destrozaba su labio inferior con
los dientes deseando que esa polla pasara a ocupar un lugar más caliente. Desde
luego Shawn no quería correrse de nuevo sin haberla penetrado, motivo por el
cual se quitó de allí encima y se puso de nuevo entre las piernas de Hannah.



La doncella pronto iba a dejar de serlo. Estaba a mil y pensó
que probablemente se correría antes de que el capullo del capitán destrozase el
himen. Pero no fue así, porque la penetración no fue suave ni pausada. Fue más
bien un pollazo que consiguió juntar testículos y labios vaginales antes de que
Hannah se hiciera cargo de la situación. Liberada de su mordaza, no pudo ni
quiso evitar soltar un grito desgarrador que se oyó probablemente hasta en
cubierta.



Fue sólo un espejismo, causado más por la sorpresa que por el
dolor. El coño de Hannah estaba tan mojado que Shawn podría haber metido su mano
si hubiera querido con idéntico resultado. La chica gozaba como nunca en su vida
lo había hecho, y Shawn no tuvo que repetir demasiadas veces el movimiento antes
de sentir cómo el coñito que se estaba follando comprimía su polla hasta el
límite de hacerle estallar también a él en su segundo orgasmo.



El corsario bajó de la cama y desató a su compañera de
juegos. La besó en la frente, cogió su ropa y salió sin vestirse. Hannah
contemplaba su escultural cuerpo aún extasiada por lo que acababa de sucederle.
Tenía marcas en las muñecas y los tobillos debido a sus propios movimientos
convulsivos, pero no cabía duda de que habían merecido la pena.



Ésas eran sus propias heridas de guerra.







A ti.



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Una de piratas
Leida: 1206veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


follando con su cuñadosexo gay publicoporno grandes pezonespadre madre hija pornolesvi pornofotos porno nudistasporno lebicoabuela follando con nietosla mas puta del barrioRelatoporno en el asensor me manoseo y me punteoporno completosseñoras macizasme folle a mi nietaporno para chicaaeyaculaciones femeninas pornoespiando en los bañosporno joven y maduraperras en celo xxxtodorelatos.com categoriasrelatos intercambiosrelatos eoticos gratisporno co maduras[email protected]follame el coñorelatos eoticos gratiscorridas eroticasviejo verde follandorelatos de cornudorelatos eroticos humillacionporno gey madurosfollando con una fearelatos eroticos puritanasjuego de la oca pornorelatos del marquezabuelas putas españolasfotos chicos pornoparejas libres.comrelatos de la marquezedanna garcia follandoporo lesbicocogidas pornorelatos eroticos. revente esa cuquita con mi guebotehombres ancianos gaytransexsuales pornosusana griso minifaldatias cagando pornomadura virgenmuebles sabaiatioysobrinarelatosporno dragón ball zrelatos eroticos lesporno con hijomadres del pornoculiando a mi vecinamadre tetudatias buenísimaspadre y hija xxxabuelas morbosasme folle a mi serpiente misrelatospornoosos pornoscanarias folladassexo padres y hijasporno transensualesporno telefonicoporno con pelos en el coñoespio a mamagay joven madurotube.sexo con mi perro y nos.pegamos culo con culoleer relatos eroticos comprometiendo a la amiga de mi señoracuras folladores