relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Julia (2)





Relato: Julia (2)

Volví en moto a mi casa. Cuando el rugiente motor de la moto
de Lucía se paró en el aparcamiento, ya eran las cinco y diecisiete minutos. Iba
a meterme en casa cuando vi luz en la ventana de una casa del tercer piso. Era
la de Lucía, así que me dispuse a devolverle el casco y las llaves de la moto.
Subí los dos pisos que nos separaban, y toqué a la puerta con los nudillos.
Lucía me abrió, completamente desnuda, y antes de que pudiera decir palabra, me
empujó hacia su casa y me tumbó en la cama.


A las siete menos cuatro minutos, después de tres polvos y no
sé cuántos orgasmos de Lucía, salía de su casa con marcas de carmín hasta en la
verga. Llegué a mi casa y saqué otra vez la navaja. Hice otra muesca en la
pared, pensando en Julia. Ya eran doscientas catorce, casi había agotado el
mercado de solteras y adúlteras de buen ver de Valencia, y por eso cada vez
tardaba más en inscribir otra muesca en la pared. Una por mujer, y ya tenía la
pared casi llena. Me encaramé a lo alto del armario y agarré el tanga de Julia,
abrí el cajón superior del armario con mi llave (hacía unos seis meses le había
puesto una cerradura) y metí el diminuto pedazo de tela. De repente, mientras
metía el de Julia, las braguitas de Mayra se asomaron entre otras bragas
blancas. Las cogí, y me quedé un buen rato observándolas, remontándome a
aquellos tiempos en que Mayra era una diosa desnuda en mi cama. Después de su
primera visita aún había venido otras tres veces, y siempre habíamos acabado en
la cama. Luego, ella me había pedido mi permiso para salir con chicos de su edad
(¡Mi permiso!), que, obviamente, le había dado. A partir de entonces, ella
siempre venía a la tienda a presentármelos, y hacía bastante tiempo que se la
veía muy feliz con un chaval llamado Sergio, rubio y con aspecto de deportista.


Después, yo me había ido fijando cada vez más en Julia, por
que crecía y se volvía más insinuante por días. Y por fin, ese día lo había
conseguido. Ya tenía en mi memoria el cuerpo desnudo de Julia, así que dejé el
tanga de Julia y las bragas de su amiga juntos, en el centro del cajón. Lo cerré
con llave y me tumbé en la cama a ver si podía dormir un rato.


Sin embargo, nada más poner mi cabeza en la almohada, el hijo
de puta de mi despertador había empezado a sonar. Me tocaba el turno de la
mañana del sábado, uno de los más duros y estresantes por la cantidad de gente
que venía a la tienda. Sin embargo, aunque no había dormido y el día se
presentaba absolutamente jodido, yo estaba feliz. Si tenía suerte, la semana que
viene haría realidad mi sueño, pero antes tenía que convencer a Julia y, sobre
todo y más difícil, a Marta.


Me vestí con lo primero que cogí y me dirigí al centro
comercial. Cuando llegué la jefa, una mujer entrada en carnes y en años pero
bastante buena persona, ya había abierto la tienda. Después de recibir la
correspondiente regañina por llegar cinco minutos tarde, me dispuse a embaucar a
las clientes con mi sonrisa aniñada, intentando compensar mi retraso en la
tienda con una recaudación más abultada de lo normal. Sin embargo, a las once de
la mañana ocurrió algo que no me esperaba. Julia entró en la tienda llorando y
se me echó al cuello. Yo no sabía qué hacer, así que me metí con ella en el
lavabo de empleados mientras mi jefa vendía unas camisetas a un grupo de
jóvenes.


- ¿Qué pasó, linda?- pregunté cuando se hubo tranquilizado un
poco.


- ¡QUE ESTOY HASTA LOS HUEVOS DE MIS PADRES!- lo tenía que
haber adivinado. Chica adolescente, retraso de media hora, unos padres bastante
conservadores... sumen ustedes mismos.


- ¿Pero qué hicieron, preciosa?- le dije poniéndole un brazo
en el hombro para que se calmara del todo.


Ella, entre sollozos de pura rabia me contó que sus viejitos
estaban locos (ella no sabía lo que era tener una madre loca), que la habían
castigado una semana por llegar media hora tarde, que la trataban como a una
niña... En fin, todo eso por lo que todos hemos pasado sin excepción y que se
resume en un "mis padres no me entienden". Yo la calmé, abrazándola y ella me
preguntó que si podía quedarse unos días en mi casa, que no pensaba volver a la
suya. Yo acepté, más por miedo de que se fuera por ahí, y acabara en cualquier
cuneta que por otra cosa. Además, intentaría hacerla entrar en razón, y estaba
seguro de que conseguiría hacerla regresar a su casa. Cuando salí del baño le
dije "Quedate aquí un rato". Salí y vi que no había mucha gente en la tienda,
pues hacía poco habían abierto una tienda de las mismas características cerca de
allí, así que le dije a la jefa si podía irme, que no me encontraba bien. Ella
respondió que sí, entré en el baño, y volví a salir agarrando a Julia.


Cuando hubimos salido, el teléfono de la tienda empezó a
sonar y la jefa no tardó en responder.


- ¡Marta!… ¿Cómo que no puedes venir esta tarde?… ¿Tu
hermana…?…


No tardamos en llegar a mi casa, yo casi arrastraba a Julia
por las calles, así que cuando llegamos a mi casa, yo ya andaba cansado. La pasé
al comedor y la senté en una silla, mientras abría la despensa para hacer
inventario de lo que allí tenía, y que esperaba que duraran para aguantar a una
adolescente resentida durante uno o dos días.


- ¿Qué quieres? ¿Té, café, alguna infusión...?- le pregunté,
para que se sintiera a gusto.


- Follar- respondió rápidamente.


- ¿Qué?- me pilló por sorpresa, no estaba preparado para
aquello.


- Quiero follar contigo- repitió, saboreando las palabras.-
quiero que me hagas sentirme mujer otra vez.


La verdad es que esto, acompañado del gesto de quitarse la
camiseta y dejar al aire unos pechos blanditos sin sujetador, me ponía bastante
cachondo. Ella se acercó a mí y me puso mis manos en sus pechos, y luego me
arrastró a la habitación. Me tumbó en la cama y empezó a quitarme la ropa como
si fuera un delicioso caramelo que se quisiera comer. Cuando me tuvo
completamente desnudo, ella se quitó los pantalones vaqueros y otro tanga que
llevaba. Como pueden imaginar mi verga estaba muy dura con el espectáculo, así
que me acerqué al cajón de la mesita a coger un condón. Ella me lo impidió, a la
vez que me dijo "no te va a hacer falta", mientras se ponía de pie en la cama
con su sexo a pocos milímetros de su conchita.


Yo comencé a comerle su sexo, mientras ella disfrutaba y yo
miraba de reojo al cajón. No sabía a que se refería, pero cuando se dispuso a
sentarme encima de mí lo comprendí. Se sentó de espaldas a mí, con lo que puso
mi miembro entre sus nalgas. "Me excitaste tanto que he estado toda la mañana
jugando con mis consoladores para poder hacer esto" me dijo sensualmente al
oído, mientras me ponía el pene en la entrada de su ano y empezaba a bajar. Lo
tenía notablemente dilatado, debido sin duda a sus juegos con los dildo. Empezó
a moverse arriba y abajo, mientras mi pene entraba y salía de su colita, tan
joven, tan bella y tan… virgen. Un relámpago de placer me recorrió el cuerpo al
pensar que la había desvirgado doblemente. Ella gemía más de placer que de
dolor, por que aunque mi verga era más grande que sus consoladores, estaba lo
suficientemente excitada como para que el dolor no fuera más que un ligero
zumbido en algún rincón escondido de su mente. Mientras ella echaba la cabeza
hacia atrás para besarme, yo metí mi mano en su concha y empecé a notar lo
húmeda que estaba.


Nos besábamos y con mis besos sus gritos de placer se
quedaban en gemidos que nacían y morían en su garganta. Mientras mi mano derecha
jugaba con su sexo, la izquierda le sobaba los pechos, pellizcándole de vez en
cuanto los pezones. Ella gemía y gemía, y yo estaba a punto de correrme, pero me
esperé hasta que noté que ella también llegaba al orgasmo por el trabajo de mi
mano, y nos corrimos juntos. Después de unos veinte segundos nos despegamos y
ella se abrazó a mí. Estuvimos veinte minutos, así abrazados mientras ella me
explicaba con más detalle sus problemas con sus viejitos. De repente tocaron a
la puerta y oí la voz de Marta.


- ¡JAIMEE! ¡JULIA! ¡ABRID!- estaba visiblemente enfadada, así
que le dije a Julia que mejor se vistiera. Me puse sólo unos pantalones y una
camiseta sin mangas y salí a la puerta.


- ¡Shhhh!- le dije a Marta, poniéndome un dedo en la boca
como si temiera despertar a un bebé dormido.


- ¿Y Julia? ¿Dónde está cabrón que...?- me levantó la mano y
yo se la cogí, cerré la puerta y continué hablando.


- Está acá dentro, pero tranquila, que está bien. Está muy
enfadada con sus viejitos y estoy intentando convencerla de que vuelva a casa.
Tranquilízate, vuelve a casa y espérala, no quiero que ahora lo estropees todo.


- Y una mierda, sácala que me la voy a llevar a rastras.


- Primero tranquilízate. Llama a tus padres, dile que está
bien, y que la esperen en casa. Ella no tardará.


- No están allí, están en el hospital. A mi padre le ha dado
un soplo cardíaco.


La noticia me golpeó en la cara como si fuera un bloque de
cemento, el señor Garriga parecía tan jovial y sano. Julia no tardó ni dos
segundos en aparecer por la puerta.


- ¿Qué le ha pasado a papá?- Julia tenía la cara blanca. Su
hermana no se atrevía a contestar y nadie parecía tener nada que decir. El
silencio era tan denso que se podía cortar con un cuchillo hasta que lo rompió
el ruido de un móvil. A Marta se le bajó la sangre a los pies y sacó su móvil
del bolso. En la pantalla aparecía:


LLAMADA ENTRANTE:


MAMÁ


Marta no se atrevía a contestar, tenía demasiado miedo de que
fueran malas noticias y Julia parecía estar pasando por lo mismo, así que yo
cogí el móvil y lo descolgué.


- ¿Sí?… No, está aquí a mi lado... – entonces mi cara de
angustia se relajó cuando oí lo que decía la madre de las hermanas- Está bien,
yo se lo digo... No se preocupe, están bien.- Y colgó.


Yo colgué con una sonrisa en la boca, me acababa de quitar un
peso de encima.


- Tranquilas, ya está bien. Está fuera de peligro pero tendrá
que pasar un día en la UCI. Ha salido todo bien, su corazón vuelve a latir con
fuerza.


Con un gritito de alegría, las dos se abalanzaron sobre mí y
empezaron a abrazarme y besarme. Estuvimos así agarrados hasta que les dije que
sería mejor ir a visitarlo al hospital.


Entonces toqué a una casa de mi mismo piso pero bastante
alejada y abrió Claudio, el camarero del "Buenos Aires".


- ¿Qué pasa, huevón?- me preguntó nada más abrir la puerta.


- Tenés que llevarme a mí y a estas señoritas al hospital.


- ¿Qué pasó carajo? No me asustes.


- No es nada, tienen que ir a ver a su papito.- entonces
Claudio asintió y salió de su casa. Se palpó los bolsillo y encontró las llaves
de su coche. Diez minutos después, Claudio nos dejaba en el aparcamiento del
hospital Nou D’Octubre, (nueve de octubre para los que, como yo, no dominen el
valenciano). Subimos rápidamente las escaleras y después de unos segundos
entrábamos en la habitación donde el señor Garriga parecía haber envejecido unos
veinte años. Nada más entrar, tanto Julia como Marta se lanzaron sobre la cama
de su padre y empezaron a besarle en la mejilla. A Pedro Garriga se le iluminó
la cara cuando vio a su hija pequeña.


- ¡Julia! ¡perdona lo que te dije!


- ¡No! Perdóname tú papá...


Yo admití que la conversación no iba conmigo, así que me
salí. Cuando estaba a punto de irme, Marta me llamó y me dijo:


- ¿Dónde vas? Tenía que darte las gracias por traerme aquí
con mi hermana, para demostrarlo, te invito a cenar.


- No, dejálo, tú avísame cuando tu papito se reponga, y
entonces hablaremos.


- De eso nada, Vargas.- me miraba directamente a los ojos.-
Te espero en mi casa esta noche a las nueve, estaremos los tres, tú, yo y mi
hermana.- Entonces el mundo pareció volverse rosa por un momento y supuse que le
debía caer muy bien a alguien de allá arriba. Acepté la invitación y deseé por
todos los medios que la sobremesa se alargara mucho. Salí del hospital diciendo
por lo bajo "Gracias, Marta. Gracias, Marta". Extrañamente, no supe muy bien a
quién se lo decía, si a Marta Garriga, la que me había invitado, o a Marta
Vargas, mi pequeño ángel, que me estaba dando su bendición.


Habíamos quedado a las nueve, pero a las ocho y media ya
estaba en la casa de la familia Garriga-Lozano. Me abrió Julia, que se veía
excepcionalmente bella esa noche con un vestidito largo, que, aunque le cubría
todo el cuerpo, se ajustaba a sus curvas femeninas. Luego de hablar con ella
durante un rato, me dirigí a la cocina a ver cómo le iba a Marta. Estaba vestida
igual que su hermana, con un vestido largo, morado, que se le ajustaba mucho.
Por un momento, pensé en las gemelas Olsen, unas pequeñas actrices de Estados
Unidos que eran tan guapas como parecidas. Sin embargo, tanto Marta como Julia
eran morenas.


A Marta se la veía muy apurada y comprendí que sería bueno
echarle una mano. Cogí unas pinzas de metal y empecé a voltear la carne para que
no se quemara. Lo hacía muy rápido y con habilidad, por lo que ella me habló.


- ¡Vaya! Y además cocina, ¿Hay algo que no sepas hacer?


- Decirle que no a una carita tan linda.- respondí, y Marta
sonrió. Al cabo de cinco minutos, estábamos en la mesa dispuestos a comer.
Habían dos platos y postre, según me habían contado, y no habíamos acabado el
primer plato cuando yo noté un pie jugueteando en mi entrepierna. Al estar las
dos hermanas sentadas enfrente de mí, no podía asegurar a quién pertenecía ese
pie, pero por la sonrisilla que tenía, estaba casi seguro de que era Julia. De
repente, noté otro pie también en la entrepierna, y al levantar la cabeza, vi
que las dos hermanas me miraban con una sonrisa divertida en el rostro. Casi me
atraganto al pensar lo que podía sucederme esa noche. Había venido para
convencerlas de realizar una de mis fantasías y parecía que ellas tenían más
ganas que yo. Acabamos el segundo plato y les pregunté:


- ¿Dónde está el postre?- quería coger rápidamente la tarta,
pastel, o flan, o lo que quisiera que fuera para lanzarme encima de las
hermanas. De repente las dos hermanas se levantaron, pusieron sus manos sobre el
vestido, lo desabrocharon de los botones que tenían en el hombro, y los vestidos
cayeron al suelo.


- ¡Aquí está el postre!- No llevaban nada debajo, y yo casi
me desmayo al ver a las dos hermanitas desnudas enfrente de mí. Me acompañaron
al cuarto de sus padres, desnudas, y me tumbaron en la cama. Me tiraron encima
una caja de condones, de las grandes de 12, y fue Julia quien habló primero.


- ¡Mañana no debe quedar ni uno sin usar!- me sentí en la
gloria cuando vi que estaba entera. Entonces las hermanas comenzaron a
desvestirme como si mi ropa fuera de oro, hasta dejarme desnudo, como ellas. Fue
en ese momento cuando se subieron a la cama, y me empezaron a gatear como si
fueran gatitas.


- ¡Vamos, Vargas! ¿A quién te quieres coger primero?- En ese
instante maldije al Creador por no haberme puesto dos pollas en lugar de una,
pero en mi indecisión ellas tomaron la iniciativa, y Julia se puso encima de mí.
Con sus manos abrió un condón y me lo puso. Entonces vi una imagen que me
recordó a la Capilla Sixtina en la que el dedo de Dios se extiende para tocar el
del hombre. Marta y Julia comenzaron a besarse en la boca, regalándome un
espectáculo lésbico que estuvo a punto de hacerme explotar.


Así, sin dejar de besarse, Julia colocó mi verga en la
entrada de su concha mientras Marta ponía sus rodillas a los lados de mi cabeza.
Así, con el sexo de Julia en mi polla y el de Marta en mi lengua, las hermanas
comenzaron a gemir. Ninguno de los tres tardamos en llegar al orgasmo, fruto de
la excitación que traíamos. Sin embargo, a ellas no les bastaba y lo habían
dicho "Mañana no debe quedar ni uno sin usar" Y habían doce. Bueno, once. Marta
me quitó el condón y se lo vació en la boca. Después lo tiró a una papelera
prometiéndole a su hermanita que el próximo sería para ella. Tras menos de dos
minutos de jugar con mi verga en sus bocas, estaba preparado para otro polvo.
Reescribimos el Kamasutra. Primero, Marta a cuatro patas y yo dándole de
rodillas por su conchita mientras Julia de pie, ponía mi boca en su sexo. Diez
condones. Luego fue Julia la que se puso a cuatro patas lamiéndole el coño a su
hermana tumbada boca arriba. Nueve condones. Marta, en la misma posición que
antes mientras yo metía mi verga entre sus piernas y amasaba los pechos de Julia
que me daba la espalda arrodillada en la cama con la lengua de su hermana en su
sexo. Ocho condones... A cada condón que usábamos, ellas se iban turnando para
bebérselo. Luego lo echaban a la papelera. Después se pusieron las dos a cuatro
patas, delante de mí, mientras sus lenguas se juntaban en una batalla por ver
quién era la que me excitaba más. Así, las dos con el culo en pompa, una vez le
metía la verga en la concha a una y luego a la otra. Cada una de ellas ahogaba
sus gritos de placer en la garganta de su hermana, y a mi oído sólo llegaban
jadeos que me excitaban más y más. Después de tres horas, ya sólo quedaban seis
condones, y Julia me colocó otro. Nada más colocármelo la empujé hacia atrás y
empecé a penetrarla sin piedad, mientras ella gritaba de placer. Su hermana se
estaba masturbando solita hasta que yo le alargué mi mano y empecé a dedearla
como a ella le gustaba, primero acariciéndole el monte de Venus, después
introduciendo un dedo, sacándolo, metiendo dos, sacándolos, metiéndole tres...
Yo estaba perdido en ese mar de orgasmos que eran las dos hermanas. De vez en
cuando, cuando a alguna se le escapaba un grito más fuerte de lo normal, la
hermana acudía a taparlo con su boca, y se besaban durante algunos minutos.


A las cuatro de la madrugada, y después de diez polvos
maravillosos, sólo quedaban dos condones. En ese momento, alguien que hubiera
visto la escena habría podido decir que éramos la viva imagen del agotamiento,
los tres tumbados caóticamente sobre las sábanas, sudando la gota gorda. Pero
cuando Julia me colocó otro condón, volvimos a la acción. Entonces Marta me puso
la verga entre las nalgas y me dijo que apretara. Yo la metí toda de una y Marta
no pudo gritar por que tenía la concha de su hermana en la boca. No sé para qué
puso el condón, porque después de diez minutos eyaculaba en el interior de su
ano. Esta vez le tocó a la misma Marta beberse el semen, pero lo compartió con
su hermana mediante un beso largo y lascivo. Veinte minutos después, Marta me
ponía el último condón Y Julia ponía su culo dispuesto para ser perforado.


- ¡AAAAYYYYYYYAAA AAAAHAHHHHHHHH!- La boca de Marta no pudo
acudir en ayuda de su hermana por que la tenía ocupada en la mía, mientras mis
manos se sumergían en su concha. Julia siguió gritando, pero esta vez de placer,
cuando la mano que me quedaba libre comenzó a juguetear en su sexo. Dos minutos
después, caía derrotado sobre la cama, mientras las hermanas me quitaban el
condón y, antes de tomárselo, cuchicheaban entre ellas.


De repente se acercaron a mí con una sonrisa en la boca y
supe lo que querían. Otro a lo mejor las habría rechazado, pero yo tenía cierta
curiosidad morbosa. Pusieron la obertura del condón en mis labios y deslizaron
mi semen en mi boca. Yo lo tragué, y cuando ellas me miraron expectantes yo
solamente dije


- ¿Qué? Ustedes deberían saber mejor que nadie a qué sabe.-
ellas rieron y me empezaron a besar. A la hora de vestirme ellas se lanzaron al
montón de ropa que había en la habitación (La de ellas estaba en la cocina, en
la forma de dos simples vestidos y NADA más), y se apoderaron de mis
calzoncillos. Julia se los pasó a Marta y esta dijo


- Creo que esto nos lo vamos a quedar nosotras.- Yo sonreí,
me habían pillado. Hicieron conmigo lo mismo que yo hacía con todas las mujeres
nuevas que conocía, quedarse con la ropa interior.


- Está bien, allá ustedes. Pero no quiero que sus papis se
enfaden si lo encuentran.- ellas volvieron a reír.


A las siete salía de aquella casa con una sonrisa en los
labios y las reservas de mis testículos completamente vacías. Al final, mi
fantasía se había cumplido incluso de mejor forma de la que yo esperaba. El sol
comenzaba a amanecer y yo acababa de tener mi noche más larga con dos chavas.
Desde el cielo, en algún sitio escondidito, sabía que Martita Vargas me estarían
viendo. Yo sabía que ella hubiera estado feliz de aquello, así que miré al cielo
y saludé. Y entonces, no se si fue mi imaginación, pero hubiera jurado que desde
lo alto de una nube, otra manita pequeña me devolvía el saludo.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Julia (2)
Leida: 206veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos sexo incestosme gusta exhibir a mi mujertravesti desnudosviolando culosrelatos eroticos de casadas infielesrelato porno cornudoporno madres guarrascine porno triosrelatos porno mp3fotos de madres follando con sus hijosvibradores gayen blusita de13 relatosrelatos eroticos el amigo de mi hijosoy muy guarrasexo en grupo caserome gusta follar con mamaRelatos pornos vale nina mas precozporno lésbico gratisfollar hermanorelato erotico esposahetero infidelidadsupositorios eroticosrelotos pornofutbolistas gay follandovideos porno gratis abuelas con nietosporn ancianashistorias para masturbarseporno gratis hoyporno travestis españolespornos geisfollando en mi casahijo espera a que se vaya tu padre para sobarme el culo relato eroticofollando relatostios pornoporno suverelatos adultorelatos eroticos madre hijaporno con enanascoños eroticoshuelo o ueloorgasmo forzadorelatos eroticos insestorelato porno los aarabes y mi mujervecinas folladorasrelatos eroticos zoofiliaay papi pornrelatos eroticos categoriassalvajes xxxcasting eroticovieja caliente follandoginecologos cachondosrelatos todorelatostodo relatos ilustradosphorno gratistribu follandogemelos masturbandosecachonda perdidaporno guarraswww.sexo con maduras.comtodorelatos relatosrelatos de amantesporno casadas calientesporno viejadporno con mujeres arabesrelatos eroticos de casadas infielesmadres penetradasmi abuela me masturbamasaje prostatico fotoshistorias muy eroticasdanna garcia follandoporno hombres madurosrelatos sexo dominacionrelato gay gratisporno español guarrofollar con viejachupame el clitorisorgias swingerrelatos rroticos gay mi hermano y yo no somos gay pero nos gusta mamarnos la verga.trio con maduraporno con su abuelaEl culo de mi comadre relato con fotola vi a mi tia pajeandose entre medio de los arboles me vio que la miraba-relato porno