webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Historia de una colegiala (6)



Relato: Historia de una colegiala (6)


HISTORIA DE UNA COLEGIALA (VI)




La racista...





Continué visitando al viejo portero, a veces se unía a
nuestros juegos el profesor García... al finalizar ese año escolar, busque un
pretexto para continuar asistiendo al colegio. Durante las vacaciones de verano
se dictaban algunos cursos y se organizaban algunos talleres en el colegio, así
que decidí inscribirme en un taller de danzas y en un curso de computación.



Así me di maña para continuar visitando la guarida del
mugroso portero, sin levantar mayores sospechas. Cada vez que podía, me
escabullía después de clases y lo buscaba. Durante todo ese verano sufrí y
disfrute de cada uno de los juegos sexuales que me impuso, aprendí todo lo que
me pudo enseñar, me penetro en todas las posiciones imaginables, y en casi todos
los rincones del colegio.



Ese verano, en el taller de danzas, conocí a chicas que ese
año finalizaban el colegio, a mi aun me quedaban dos años para terminar. Me
convertí en amiga de ese grupo de chicas que eran las mas populares de la
escuela, yo también por mi encanto físico gozaba de cierta fama. Por ser mayores
y mas desinhibidas en sus relaciones publicas con sus enamorados, quizás por eso
eran mas conocidas.



En esas vacaciones afloro mi destreza por las danzas, lo que
fue bien visto por mis nuevas amigas que me invitaron a ensayar con ellas, que
pertenecían al grupo de porristas del colegio. Generalmente para que una chica
fuera porrista en mi escuela, aparte de tener innegables atributos físicos,
debía estar en su ultimo año de estudios.



Al empezar nuevamente el año académico continué asistiendo a
las practicas de las porristas. Me dijeron que si no podía pertenecer
oficialmente a su grupo al menos me entrenarían para que al siguiente año yo
liderara a las nuevas porristas, que se encargarían de alentar a los deportistas
del en sus torneos o para desfilar en los eventos en que participaba el colegio.



Mi escuela se caracterizaba por tener básicamente un buen
equipo de baloncesto. Comencé a asistir a los partidos de básquet de mi escuela,
acompañando a las chicas. Mi colegio, por ser particular, tenia un pequeño
coliseo en el que jugaba de local nuestro equipo "Los Halcones"...



En uno de esos partidos, nuestro equipo se enfrento a un
colegio de un barrio marginal, sin duda uno de los mas pobres de la provincia. A
pesar de sus carencias económicas tenían habilidosos jugadores, en su mayoría de
raza negra... justamente el nombre de su equipo resaltaba esta característica,
ellos eran "Las panteras"...



Pues bien, durante el partido, en una de las maniobras de mis
amigas las porristas, una de las chicas se torció el tobillo. Ella no podía
continuar, así que en el entretiempo me llamaron para que supla a la
desafortunada compañera. Como yo había entrenado con ellas, me sabia todas sus
movimientos, así que acepte rápidamente.



Me dieron el uniforme de porrista, que constaba de una
minifalda suelta de color azul, un polo color celeste; un poco ceñido al cuerpo,
sin mangas, y con cuello V. El uniforme no era tan provocativo como me hubiera
gustado, quizás una minifalda mas corta o un polo con un poco mas de escote,
pero era lo que colegio permitía.



Me avisaron que debía ponerme una pantaloneta oscura debajo
de la minifalda, ya que con nuestros continuos saltos nuestra ropa interior
seria vista fácilmente y mas de un mañoso disfrutaría viendo nuestras nalgas.
Como era una de sus reglas, no puse mayor objeción, además ese día yo llevaba
una tanguita negra. Quizás con mis movimientos mas de uno hubiera preferido ver
mis abultadas nalgas antes que ver el encuentro de básquet.



Cuando me ponía la pantaloneta sobre mi ropa interior, una
compañera me dijo que ellas preferían usar la pantaloneta sin nada debajo, por
que la ropa interior quedaba marcada. Además era menos incomodo. Hice caso a su
sugerencia, me quite mi tanguita y me puse la malla deportiva oscura sobre mi
conchita desnuda.



Salimos al encuentro, mas de uno saludo mi inclusión en el
equipo de porristas, sentía las miradas de todos los chicos de la escuela sobre
mi. Me comenzó a excitar un poco todas esas miradas lujuriosas recorriéndome,
pero intente calmarme, no quería humedecer mi pantaloneta, tampoco quería
desconcentrarme y arruinar mi debut como porrista... Quizás luego busque al
sucio portero... pensé con malicia.



Todo iba bien para mi, mas no para nuestro equipo que perdía
ante las ágiles panteras negras... sin embargo cuando hacíamos uno de nuestros
bailes frente alentando a nuestro equipo... un moreno del equipo contrario se
distrajo mas viéndome, hacia rato que lo hacia de reojo, pero esta vez lo hizo
descaradamente, quizás habría notado que el uniforme que yo llevaba no se
abastecía para controlar mi busto o que mis nalgas eran tan redondas como el
balón que el no pudo atrapar bien.



Un compañero suyo, otro moreno para variar, le lanzo un pase,
pero el por distraído no lo pudo contener, solo logro desviarlo un poco... así
la pelota golpeo mi mano. El balón de básquet era mas duro de lo que pensé, así
que me causo gran dolor... mis compañeras se acercaron a ver si estaba bien...
el muchacho también se acerco un poco para disculparse, pero con la rabia que
sentía se me escapo un insulto:






- ¡Negro de
mierd...!... exclame entre furiosa y adolorida.





Mis compañeras se sorprendieron ante mi reacción, sin embargo
me entendieron. Algunos chicos de las primeras filas celebraron lo que dije. El
muchacho cambio su expresión, obviamente se ofendió, no solo el, otros dos
compañeros de su equipo que también eran de piel oscura. Los tres me miraron con
odio... como diciéndome: nos la vas a pagar blanquita...



El partido continuo, los morenos jugaron con mas ahínco y
doblegaron fácilmente a nuestro equipo. Cuando termino el partido y todos se
retiraban, vi que el portero estaba semi-escondido al lado de una de las
tribunas, le hice señas discretamente, dándole a entender que me esperara...



Mis amigas quisieron celebrar mi debut como porrista, pero le
di a entender que no me sentía bien, por el golpe que recibí y porque nuestro
equipo había perdido. Una a una se fueron despidiendo, dejándome sola en el
camerino... solo tenia que aguardar unos minutos mas hasta que viniera el
portero y me consolara.



El mugroso se estaba demorando, seguro quería esperar hasta
que los chicos de nuestro equipo y de los visitantes se fueran del coliseo para
que el ingresara sin mayores problemas al camerino de damas y me poseyera como
solo el sabia hacerlo.



Mientras tanto, yo contemplaba mi nuevo uniforme, pensando
que cambios hacerle cuando yo fuera la líder de las porristas. Comencé a posar
frente a los espejos del vestidor, me subía un poco el polo, mostrando mi
ombligo y mi estrecha cintura, de esa manera, con el polo recogido, mis senos se
veían mas grandes. Luego jugué con mi falda, acortándola mas y observando como
se vería mi voluptuoso trasero. Vaya que se veía inmenso, apetitoso... con razón
que ese negro se quedo mirándome como bobo... pensé.



Jugando con los arreglos que podía hacerle al uniforme, mis
dedos fueron escabulléndose por la pantaloneta, acariciando mi conchita. Así me
encontró el portero; sentada sobre una larga y ancha banca, con mi espalda
recostada en la pared y con mis dedos masajeando mi clítoris:





- Te demoraste
mucho... le increpe al verlo.


- Conversaba con unos
amigos... se excuso sonriendo grotescamente al ver como yo angustiada me
auto complacía.





Mis ojos ansiosos lo llamaron y el se acerco, lo bese y
comencé a acariciarle su entrepierna por encima del pantalón...





- Espera putita... me
dijo.


- ¿Qué pasa?...
pregunte confundida, me estaba calentando y no quería perder tiempo.





No respondió nada, solo saco un pedazo de tela oscura de su
bolsillo, parecía una banderín, aunque no era de nuestro equipo, no le di mayor
importancia. El enrollo un poco la tela y la coloco sobre mis ojos, después le
hizo un nudo a la tela en mi nuca, vendándome, no permitiéndome ver... me sentí
confundida...





- ¿Por qué haces
esto?... pregunte curiosa y la vez excitada.


- Solo quiero jugar un
poco... me dijo.





A tientas, en mi ceguera, escarbe en su viejo pantalón y
encontré el objeto de mi deseo, rápidamente lo engullí. Comencé a mamarlo
frenéticamente, solo me detuve cuando escuche unos pasos dentro de la
habitación... quise quitarme el vendaje de los ojos para ver quienes invadían mi
encuentro sexual, pensé que tal vez me habrían descubierto mis compañeras. El
portero evito que me quitara la tela, intento calmarme empujando su verga hasta
mi garganta.





- No te preocupes
putita... invite a los profesores Ruiz y García, para que celebraran tu
debut como perrita porrista... me dijo el mugroso.





Había visto a estos dos profesores en la tribuna,
contemplándome con malicia. Sonreí recordando la primera vez que salvajemente me
poseyeron, me moje mas, y liberándome un poco de la verga que mamaba, me atreví
a pedir:





- Diles que se apuren,
que me traigan sus vergas para ponerlas duras...


- Jajaja... escuche
las risas satisfechas de los presentes.





Rápidamente encontré una verga presionando mi mejilla, la
tome y procedí a pajearla con mi mano, era largo, pensé que seria la verga de
García. Al poco rato unos manos me despojaban de mi pantaloneta, sera Ruiz, me
dije sin dejar de succionar el pene del portero.



Cuando el pene de Garcia estuvo duro, deje la verga del
portero y me dedique a mamar la suya. Abajo mío, Ruiz me devoraba la conchita,
con tal dedicación que me hacia gemir...





- Uhmmm.... ahhhh....
uhmmmm....





Estaba enloqueciendo, me estaba gustando sentirme así,
indefensa, sin poder ver, solo a tientas con una mano logre ubicar la verga del
portero, que había desatendido por mamar la de García, me pareció raro
encontrarla semi-dura... bueno ya esta viejo, me dije, tal vez dentro de poco
necesite viagra para complacerme... como leyendo mi pensamiento, su verga
endureció casi de inmediato al sentir mis caricias... pero yo no aguantaba mas,
estaba hiper-humeda, super-excitada...



- Por favor... clávenme ya... que alguien me la meta de una
buena vez... uhmmm...



Mi suplica no se hizo esperar, casi al instante sentí las
manos de Ruiz a abriéndome las piernas para colocarse entre ellas. Así, el
sentado frente a mi, me empujo su rechoncha verga...





- Ahhh... uhmmmm....
exclame satisfecha.





Su verga era mas larga de lo que recordaba... no tuve tiempo
de pensar mas, ya que empezó a bombearme con fuerza, me penetraba duramente.
Recordé que el nunca me había poseído, ya que la primera vez que lo hice, el
solo me ofreció su verga para que le practicara sexo oral, quizás ahora, sin
mayor vergüenza por estar yo ciega, el se vengaba de todo el tiempo en que se
negó a poseerme.





- Auuu... uhmmm...
ohh.... hacia que me quejara .





A pesar que sus manos intentaban contener mis piernas, sentía
como me empujaba mas contra la pared, a veces perdía la vergas que mamaba o la
que masturbaba, afortunadamente, estas aparecían de nuevo en mi boca o entre mis
dedos.



Las rápidas embestidas de Ruiz en mi conchita hicieron
efecto, me contraje sintiendo como todo el placer me invadía... en ese momento
sentí su leche hirviendo en mi interior.





- Ohhh.... exclame
satisfecha, fue mi primer orgasmo de la tarde.





Al poco rato sentí una verga húmeda en mis manos, será la re
Ruiz, pensé y me dedique a limpiarla con mi lengua. Luego alguien se ubico entre
mis piernas, debe ser el portero, me dije, sonriendo picaramente y a pesar de mi
agitación le pedí:





- Por favor, por el
ano.... metemela por el anooo...


- Jajajaj... escuche
sus risas, me sonaron diferentes a la primera vez, debe ser porque este
vestidor tiene diferente eco, pensé.





Por mi posición era difícil que me penetrara por el ano, así
que me ayudaron a pararme, luego me ubicaron en sobre la banca, en cuatro
patas... rápidamente sentí la verga del portero invadiendo mi ano... sus manos
se ubicaron en mi cintura, pero no eran tan ásperas como las del portero, eran
mas largas... debe ser García, me dije.



Pero esta verga es mas gruesa que la suya, quise decir algo,
pero inmediatamente sentí dos vergas presionándome las mejillas. En ese momento
comenzaba el castigo por mi pequeño agujero.





- Uhmmmm... al fin...
uhhhh... exclame satisfecha.





Me clavaban con vehemencia por mi estrecho ano, mis nalgas
rebotaban contra su cuerpo, produciendo una delicioso sonido, maravillada por
tales emociones no pude absorber todos los liquido de una de las vergas que
mamaba, solo escuche la exclamación de alivio del afortunado.



Limpie como pude su verga, porque a decir verdad ya no me
daba abasto, con una verga entre las manos, mi boca limpiando una semi-flacida
verga y con García castigando como nunca mi ano... yo estaba desfalleciendo...
solo escuchaba sus jadeos, o sus exclamaciones de gratitud, cuando se deleitaban
con mi cuerpo, pero ninguna palabra de aliento, ninguna palabra aunque sea para
humillarme como a ellos les gustaba...





- Ya... penetremos a
la putita por sus dos agujeros... escuche decir a alguien.





Su voz me pareció extraña, pero salude su iniciativa, por fin
seria empalada por mis dos agujeros, hacia tiempo que no sentía dos vergas
entrando a la vez en mi cuerpo...





- Si... por favor...
poséanme como quieran... dije enloquecida .





Escuche mas risas, nuevamente me ayudaron a pararme, sentí
que los cuerpos alrededor mío, no eran como los que recordaba de los profesores,
pero con la arrechura de tener dos vergas perforándome no le preste mayor
atención.



Al parecer García se echo en la banca, y yo guiada por los
otros dos, me fui ubicando sobre el, dándole la espalda y permitiendo que
siguiera penetrándome por el ano. Al poco rato sentí una enorme verga entrando
por mi vagina... al fin el portero, me dije y me moje nunca...





- Uyyy... siii....
metemela... yaaa.... uhmmm.... le rogué.





Disfrute cada segundo la incursión de su pene en mi conchita,
así como el pene enterrado en mi ano. Un palmazo en mi nalga me recordó que
debía moverme para complacerlos. Al poco rato una verga asomo en mis labios para
que la mamara y no me negué.



Deliraba de placer por la forma violenta en que me
penetraban, a duras penas podía gemir porque la verga en mi boca no me daba
descanso... lo único que me incomodaba era su silencio... quería escuchar lago
mas aparte de sus complacidos jadeos, deseaba saber que ellos disfrutaban tanto
como yo... que les complacía incrustar sus enormes verga en mi bien formado
cuerpo... finalmente una voz, hizo caso a este ruego mental... solo que no era
la voz que yo esperaba...





- Toma blanquita de
mierd... escuche decir.


- ¿Qué?... exclame
confusa, soltando la verga de mi boca aunque sin dejar de masturbarla con
mis dedos.


- Como le gusta esto a
la perra blanca... dijo otro.


- Silencio
muchachos... se apresuro a decir la única voz que me parecía familiar, la
del portero, pero se escuchaba distante.


- ¿Muchachos?...
replique mas confusa aun.





Soltando el grueso pene que tenia en mis dedos, en medio de
la excitación que me producían los otros penes incrustándose en mi ser, decidí
despojarme de la venda que me cegaba, quería descubrir que estaba sucediendo...
lo que vi me impacto...





- ¿Qué?... ¿Quiénes
son ustedes?... pregunte con temor, viendo como unos extraños me poseían,
creí reconocer al que aun me castigaba la concha.


- Soy el negro de
mierd... me dijo molesto, sin dejar de moverse, penetrándome mas
violentamente.


- Jajaja... escuche
risas alrededor mío.





Me quede helada al reconocer que el que salvajemente se
complacía con mi vagina era el moreno jugador de baloncesto que me lanzo el
balón, ese al que insulte... luego, fui reconociendo las demás personas a mi
alrededor, el que me perforaba el ano y el que me colocaba su dura verga en la
boca... ¡también eran negros!...





- Nooo...
Sueltenmee.... exclame asustada, mi excitación había disminuido.


- ¿Acaso no te
gusta?... me recrimino el moreno.


- Uhmmm.... gemí, en
un gemido que sonaba a temor, a confusión y a placer.





Logre divisar al portero, apoyado en la puerta de entrada, se
acariciaba su verga... viendo como esos 3 negros basquetbolistas, jugadores de
las panteras, se deleitaban conmigo.





- ¡Tuuu!... ¿por qué
permites qué me hagan esto?...... le reproche sin dejar de moverme.


- No me gustan las
putitas racistas... me dijo riéndose grotescamente.


- Pero... yo no soy
racista... me gustan los negros... ohhh.... me queje, sintiendo que las
fricción de sus negros miembros me devolvían a mi excitación.


- Si te gustan tanto,
¡disfrútalos!... tienes tres complaciéndote... jajaja... se rió el portero.


- Nooo... por favor...
no mass... suplique, casi pidiendo auxilio, aunque a cada segundo pensaba
menos en escapar.


- No mas platica puta
blanca... me dijo el negro que tenia su verga cerca de mi cara y me la
incrusto hasta la garganta.





Ahogue un quejido entre su verga y mi garganta, me estaban
dando un verdadero castigo por racista... y yo, aunque no lo quisiera, comenzaba
a disfrutarlo, ofrecía menor resistencia a sus movimientos. Sus rostros
molestos, sus acciones bruscas procurando someterme... todo ello hacia que
nuevamente se me calentara la sangre.



Comprobé maravillada que la fama de los negros no era en
vano... ¡tenían unas enormes vergas!... casi como las del portero... y sus tres
barras oscuras, mas que castigarme me estaban complaciendo...





- Uhhh... ¡que buenas
vergas tienen!... uhhmmmm... dije maravillada, mas que quejarme no podía
dejar de gemir.


- Te hacemos gozar...
¿verdad perra blanca?... .. me recrimino el moreno al que le mamaba la
verga, mientras me jalaba del cabello.


- ¡No sabes cuanto!...
replique absorta, sorprendida por mis palabras.





Sus negros miembros me habían sometido, porque negarlo, lo
estaba disfrutando, mas que la primera vez que me poseyeron los profesores. Mi
morbo crecía Viendo sus negros cuerpos golpeando mi blanca piel, como sus
oscuros y musculosos penes entraban y salían de mi rosados labios vaginales.
Sentir sus negras manos guiando mi enorme culo para penetrarlo salvajemente, sus
enorme manos estrujando mis tetas que se estremecían con cada brutal
penetración...





- Mas fuerte...
asiii.... ohhhh..... castíguenme masss.. ahhhh…. vociferaba como loca,
sudando, lagrimeando de placer.


- Como quieras puta
blanca...





Se movían mas frenéticamente, creí que mi corazón explotaría
de tanto placer, desfallecía... mi cuerpo envuelto en sudor se estremecía con
resistencia... hasta que finalmente los tres, casi en simultaneo descargaron su
blanco semen dentro mío: primero mi ano se sintió inundado, luego mi vagina
recibió una fuerte descarga de semen... finalmente, casi me ahogo con toda la
leche que el otro moreno deposito en mi garganta.... mi orgasmo no tenia cuando
acabar...





- Ohhh... Ufff....
escuchaba sus roncas exclamaciones de satisfacción.





Saque el negro miembro que tenia en la boca, para permitirme
respirar y observar mejor el semen que me había tragado... en mi delirio no dude
que su leche fuera blanca como la de otras personas....





- Vaya... Que rica
perra blanca... dijo complacido el moreno que ofendí.





Estaba deshecha, prácticamente me deje caer sobre el negro
debajo mío... me hicieron a un lado, y uno a uno fui limpiándoles sus negros
instrumentos, saboreando sus líquidos... mientras sentía mi húmedo y satisfecho
ano escurriendo semen, veía mas líquidos brotar de mi enrojecida conchita...
pero sobre todo veía y acariciaba tres enormes, gruesos y largos, penes
negros... los lamí y relamí por varios minutos, los tres negros como redimidos
de mi ofensa acariciaban mis cabellos y mis redondos senos que subían y bajaban,
aun agitados.





- Y yo que pensé que
solo las negras tenían tan buen culo y tetas como esta puta blanca... dijo
uno.





Sonreí por el halago, mi rostro debía lucir exhausto,
embobado, complacido a mas no poder... tenia todos mis agujero criminalmente
satisfechos. No podía hablar, solo atinaba a sonreír y escuchar lo que decían...





- Y pensar que por
culpa de esta perra casi perdemos el partido... exclamo el moreno.


- Claro si no te
cansabas de mirarla...


- ¿Pero valió la
pena?¿o no?... les increpo el moreno a sus amigos.


- Si... jajajaja...





Luego los vi vestirse... intente retenerlos:





- No se vayan...
todavía es temprano...


- Vaya que es
insaciable tu perra blanca... le dijeron al portero riendo.


- Este también es tu
castigo... ahora que disfrutaste de nuestras negras vergas, te quedaras así,
con las ganas de tener mas... me dijo el moreno.


- Nooo.... vamos...
solo una vez mas... dije casi llorosa, estaba adolorida, pero quien sabe
cuando volvería a disfrutar de 3 vergas como esas.


- Jajaja... adiós...
puta blanca... ruega que volvamos a jugar contra tu equipo... jajaja...
diciendo esto se marcharon del vestidor...





Realmente fue un castigo, había disfrutado tanto esa
experiencia y tal vez no lo volvería a hacer... eso te pasa por racista... me
recrimino mi conciencia... Aunque después de todo, gracias a ese insulto recibí
la mejor cogida de mi vida...



El portero me ayudo a meterme a la ducha para quitarme todo
lo meloso que el semen de los negros había dejado mi culito, mi vagina, mis
piernas, mi cabellos, mis labios... me froto bien con jabón...



Mientras me bañaba me contaba como el, hace unos años, antes
de venir a esta escuela, había sido el portero del colegio de esos morenos...
así que los conocía... y cuando ellos le manifestaron su desazón por mi
comentario, el les ofreció vengarse... hasta ahora agradezco que haya
intervenido.



Cuando volví al vestidor, mire mi uniforme, todo manchado,
apestando a mi sudor y el de los negros, olía a su semen... el portero hizo que
me lo pusiera nuevamente. Creo que le excito verme vestida así...



Me ordeno que me pusiera en cuatro, arrodillada, apoyando mis
codos contra la banca...





- Ahora me toca a
mi... dijo riéndose estruendosamente.





Me levanto la falda, me bajo la pantaloneta, así mi carnoso y
redondo trasero quedo ante sus ojos.... solo le quedo abrir un poco mis nalgas y
clavarme su grueso miembro por mi adolorido ano...





- Auuu.... uhhh... me
queje.


- Pensaste que te me
escaparías... perra... me increpo jalándome los cabellos.


- No amo... castígame
por favor...





Así fue, me castigo el ano tanto que paso una semana antes
que volviera a buscarlo... así termino aquel día memorable en que por racista
fui empalada por tres grandes vergas negras...




Continuara




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 9.00


Relato: Historia de una colegiala (6)
Leida: 22511veces
Tiempo de lectura: 17minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto
























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



mujeres chupando peneschiquillas calientesabuelas lesbicasfolladas con viejosputa lesbiananenas analesposas aburridastias tangaFEMINIZADO-POR-MI-NOVIAancianas muy calientesrelatos pornos habladospolla playaporno incestuosarelato intercambio de parejamejores trios pornoautores todorelatosporno de madres solterasmaduras con fontaneroporno casadasrelatos gay negrosporno gratis mayoresporno 18 añomadre e hija putasporno playa nudistasmujer madura follando con chico jovensupositorios eroticosporno tribus africanasorgias swingerssoy hombre casado me gusta tener vergas y dildos grandes en mi culo - Relatos para Gaysguia porno gratisrelato de intercambioRelatos pornos de me cojieron en la tiendaporno fetichele comense a llenar el culo con mi leche,porno tríos gratiscriada sumisaver porno violacionvideos porno guarro gratiserotisimo tele 5relatos herticosvideos pornos de esibisionista en el carogordos y peludosfollada vecinaleer los mejores relatos porno de encontre a mi hija masturvandose y la desvirgeprofesora culonasobrinos follandopornoincesto gratisrelatos gays españolesnalgadas eroticasrelatos eroticos sumisionintercambio de parejas relatoskarina travestivideos eroticos en busrelatos rroticosblancanieves y los 7 enanitos pornorelatos gay cineporno juguetesrelatos esposas infielesvideos pornos bisesualescaracas pornomadres follandose a sus hijasrelatos eroticos con sobrinaanal lesbicodoraemon follandoA que edad perdi la virginidad relato xxxrelato sexllamadas pornosailor moon pornofollar eroticosexo bailandoporno nenassecretaria pornespia a su madrerelatos porno xxxrelatos porno incestuososme follo a tu mujerrelatos eroticos mi profesorarelatos eroticos filiales