relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Olga, una madura sensual y deliciosa





Relato: Olga, una madura sensual y deliciosa


Olga, una madura sensual y deliciosa ….


Nos conocíamos por razón de nuestro trabajo y porque en una
oportunidad, cuando no pudimos ni ella ni yo reprimir nuestros deseos, tuvimos
un maravilloso encuentro sexual, fue aquella oportunidad en que hicimos el amor
encima de su escritorio, en la propia oficina.



Nadie se pudo percatar, ni imaginar en lo más mínimo, que
Olga y yo hubiéramos tenido sexo en la oficina, salvo, desde luego, los
infundados celos de su esposo, aunque ella me contó aquel día que ni siquiera se
le pasó por la mente decirle a él que yo también estaría trabajando el día de
vacancia. Olga y yo nos encontrábamos todos los días en la oficina y ella al
mirarme, y recordar nuestro encuentro, simplemente sonreía, pues no podíamos
despertar la más mínima sospecha.



Cierto día, Olga me contó que su esposo había viajado a
Córdoba, una ciudad distante de Buenos Aires y que se demoraría, por razones de
trabajo, 2 o 3 días. Cuando me lo contó, maliciosamente me guiñó el ojo y yo
comprendí inmediatamente que había llegado la oportunidad de un nuevo y
delicioso encuentro sexual con esa mujer a la que tanto deseaba.



Así lo acordamos. Al estar solos en la oficina le dije que si
era posible que esa noche pudiéramos vernos. Ella dijo que sí porque no se podía
desaprovechar la oportunidad. Quedamos a vernos a las 9 de la noche en un sitio
alejado del centro de la ciudad, en el cual ella me recogería en su vehículo.
Estábamos solos al instante de llegar a ese acuerdo y dada la confianza que ya
tenía a Olga por nuestro anterior encuentro sexual, llamé a su celular, pese a
estar muy cerca, y le dije que quería pedirle algo para esa noche. Ella me dijo
que estaba dispuesta a complacerme porque en aquella ocasión la había dejado
satisfecha y había gozado mucho. Le dije que me gustaría que fuera con falda,
entre más corta mejor, que si quería la llevara para colocársela en el sitio a
donde iríamos y que se pusiera un brasier de encaje, preferiblemente rojo o
negro. Ya me imaginaba yo encima de Olga, chupando esos senos tan deliciosos,
los que en esa ocasión los había mamado hasta casi hacer que ella tuviera su
orgasmo solamente con esa actividad mía. Olga, aceptó, dijo que lo haría. Que
era una promesa.



Así fue. A las 9 de la noche, muy puntual, Olga me recogía en
ese sitio alejado de la ciudad y me excitación fue tremenda desde el momento
mismo en el que subí a su vehículo. Olga quería darme gusto en lo que yo le
había pedido y se había puesto una minifalda roja, yo diría que casi 20 cms
encima de sus rodillas, medias de seda oscuras. Verdad es que yo le había pedido
lo del brasier de encaje rojo o negro, pero ese no era el momento para poderlo
mirar. Olga simplemente atrajo mi mano y la metió entre su blusa, pudiendo yo
palpar tanto la redondez de sus bellos senos como el encaje del que estaba hecho
su brasier. No desaproveché la oportunidad y al sentarme y ver esos hermosos y
redondos muslos, puse mi mano sobre ellos y los sobé, los acaricié, y Olga se
dejaba hacer, ella sabía a que íbamos.



Mi pidió que yo condujera el coche y así lo hice. "Vamos a
donde Ud. quiera
– me dijo – a un sitio donde tengamos tranquilidad y
suficiente intimidad".
Le dije que no se preocupara y que me dejara todo
ello a mi. Conduje a las afueras de la ciudad donde funcionaban muchos moteles.
Escogí uno del que me habían hablado era muy cómodo y tranquilo y entramos a él.



Una cama amplia, una habitación cubierta por espejos, una muy
tenue luz azul, que apenas nos dejaba observarnos uno al otro y una deliciosa
música de salsa erótica de fondo, era el escenario donde Olga y yo tendríamos
nuestro segundo encuentro sexual, encuentro que ella y yo queríamos disfrutar al
máximo.



Al sentarnos en la cama y cuando ella se aprestaba a quitarse
su saco, la tomé del cuelo y la besé larga y apasionadamente, mientras mis manos
recorrían sus piernas, por encima de sus medias de seda, ella, que conocía mis
gustos, cruzó sus piernas y yo introduje mi mano entre su falda hasta tocar su
panty. Sin duda habríamos de disfrutar mucho de esa noche.



Me desnudé y le pedí a Olga que se dejara su falda y fue ahí
cuando pude observar lo más hermoso y delicioso que ella tenía, su busto, esos
senos grandes y redondos que estaban cubiertos por un brasier rojo de encaje que
hacía juego con su falda.



No necesitábamos taparnos con nada. Además, queríamos
observar todo lo que hacíamos en los espejos que cubrían la habitación del
motel.




"Olga, no sabe todo lo que la deseo" le dije, "Si, yo
lo deseo mucho más, especialmente después de ese día que no olvidaré nunca".

Pero de lo que menos se trataba era de hablar. La noche era propicia para el
sexo y mucho más con esa espléndida mujer a la que yo había disfrutado aunque
incómodamente encima de su escritorio.



"Por favor, béseme los senos, es algo que nadie me lo ha
hecho como Ud., quiero confesarle que cuando en la oficina lo hizo, yo me corrí
más de una vez, es el placer más delicioso que he sentido en muchísimo tiempo,
hágalo por favor"
me dijo mientras se acostaba ofreciéndome esos melones
para mamarlos y gozarlos. Y yo no quería demorar nada, me acosté sobre ella,
puse mis manos sobre sus deliciosas tetas y empecé a ponerles saliva por encima
del encaje rojo. Olga se retorcía, yo una vez más me pude dar cuenta que nadie
le había besado los senos como yo lo hacía. Aunque ella estaba con falda, mi
verga estaba pegada a su cuerpo, y ella no demoró en agarrarla mientras yo
seguía chupandole sus melones, habiendo retirado un poco el excitante brasier de
encaje rojo. Olga gemía, se retorcía, apretaba mi verga cada vez más y todo ello
era provocado por el placer que sentía cuando yo besaba sus tetas hermosas.
"Papi, que rico, que delicia, ahhhhh, ponga más saliva en mis pezones, beselos,
masajee mis senos, es una delicia inmensa, ahhhhhh …… nunca he sentido este
placer, papi, delicioso, que rico, que rico"
me decía mientras yo seguía en
la tarea que ella misma me había pedido. Yo complacido le daba gusto.



Me acordé de algo que había visto en una revista porno. Y le
propuse a Olga la "paja cubana". Ella no sabía de que se trataba, pero accedió
cuando le conté los detalles, Metí mi verga en medio de sus deliciosos senos y
empecé a moverme rítmicamente, Olga agarro sus tetas y apretaba mi verga, y
seguí retorciendose de puro placer, sudaba, y solamente acertaba a decir "Que
delicia, que rico papi, esto es lo máximo, que delicia, mmmmmm, que rico, más,
quiero más, muevase más, más, papi, rico, rico
" y mi verga no aguantó más,
explosionó en leche que salió y cayó sobre los bellos senos de Olga, que una vez
más tuvo un orgasmo como no lo había tenido nunca, así me lo dijo. "Sabe, otra
vez tuve un orgasmo riquisimo, sin que Ud me penetrara, ya me di cuenta que mi
punto sexual son los senos, que delicia, Ud. me ha hecho nuevamente muy feliz,
este orgasmo de hoy me ha dejado muy satisfecha, tenemos que repetir la paja
cubana, solo con Ud. con nadie más lo haré" me decía mientras con una toalla se
secaba el semen que había caído sobre sus senos. Una vez más, deliciosa sesión
de sexo con Olga …


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Olga, una madura sensual y deliciosa
Leida: 833veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


dibujos poringahombres ancianos gaymejor porno lesbicoporno abuelas guarraschicas chupandose el coñoinicio analsexo relatoporno bisesualporno marido cornudojuegos porno en guarrasporno maduro jovencomadre relato realvideos porno de mujeres folladas por el ano con las manos detras de la nucaponte este leotardo relatos pornoviolacion lesbicaenfermeras pornocuba pornocastigados fotos pornovideos pornos de abuelas y nietosgordos y peludossecretaria sumisarelatos porno con suegrasrelato erotico 100%real con payasocarnaval de brasil pornoabuelos follando a su nietarelatos eroticos parodiasrelatos gay sexoporno xxxxrelatos porno xporno masturvacion femeninamadre se folla a sus hijosbicicleta consoladorporno disfracesmaduras relatostransesual pornogay maduro pornonarraciones pornoporno teléfonorelatos eroticos caperucitanenas pornojuegos eroticos pornojoven follando con abueloeyaculacion mujer pornorelatos cortos pornossexo con tia buenaeyaculacion mujer pornomujer casada folladaporno viejas calientesporno lesbiana tijerasfollar con vecinasrelatos porno de cuñadascamioneros gaysputas follando viejosporn ancianasporno gordofollando a mama en la duchaespiando a mi mujermi esposa dormidael fontanero pornoporno con animaledblancanieves y los 7 enanitos pornochavitos gaymaduras y fontanerostrios follando en la playarelatos eroticos de sexo con madurospapas follandoincesto relato eroticoespiando la vecinatrio bisexcaperucita roja pornvideos porno trios hmhzapatos cuquitosmamas e hijas xxx