relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mis bragas corridas, la falda levantada





Relato: Mis bragas corridas, la falda levantada


Mis bragas corridas, la falda levantada



A las siete de la mañana tomo el tren que pasa a tres calles
de mi casa el cual me deja a pocas cuadras de mi trabajo, como siempre venía
atestado de gente, tanto que tenía que apretujarme más contra la otra gente que
ya venía viajando para ganar un lugar, a eso hay que sumarle las cosas que uno
carga, ya sea maletines, mochilas, carpetas, y en medio de todo ese movimiento
de locos que es viajar en tren hay veces que hay que atender el teléfono móvil
que suena.


En un viaje así, todos juntos, apretados, apiñados, siento
que en mi trasero me apoyan una bulto de entrepierna; como no tenía lugar donde
irme me moví como pude para tratar de eludirlo. Casí al instante una suave voz
en mis oidos me susurró sus disculpas, me limité a sonreírle, dije algo y volví
a mis pensamientos, que en el fondo y no bien lo ví al tipo me dije "pero sí,
papito, haceme eso y más". En la siguiente parada más gente, más apretujones,
pero eso sí, el sujeto siempre detrás mío.


El personaje en cuestión no estaba mal, había que
reconocerlo, algo entrado en años, un poco más de 45 como me gustan a mí, con
sienes canosas, bigotes gruesos, bien vestido, camisa, gabán, un swters, jean y
botas. Ese día yo llevaba una falda ajustada de hilo por debajo de las rodillas,
una camisa, un cárdigan, botas y carteras haciendo juego, mi cabello sujeto en
una cola estirada y con gel efecto húmedo; mientras viajaba me agarré de uno de
los caños que cruzaban al vagón desde el techo hasta el piso. En cambio el
hombre viajaba sosteniéndose de las manijas que colgaban de una mano, en tanto
que en la otra llevaba su maletín de falso cuero de cocodrilo color negro.


En una de las últimas estaciones antes de mi parada el tren
comenzó a frenar, entonces la gente se preparó para bajar, pues ya estábamos en
la Capital, en ese moviento preparatorio otra vez siento que el "señor" estrega
su bulto con total descaro en mis nalgas, esta vez sin siquiera pedirme
disculpas, lo hacía con tanta saña, con tal ganas que casi el caño con que me
sostenía se me incrustó a lo largo de mi cuerpo, para colmo la gente colaboraba
sin querer, porque mientras más nos acercábamos a la estación más se apiñaban
buscando la puerta de salida empujando así al tipo que tenía todo su cuerpo
sobre mí el cual impedía que me moviera.


Cada tanto le echaba furibundas miradas por encima de mi
hombro, él se limitaba a sonreirme, de pronto se soló de su manija y casi al
instante se aferró al caño en el que yo estaba agarrada, ahora nuestras manos se
rozaban también en tanto el tipo movía su bulto en redondo en mis nalgas, ante
la cercanía de nuestros cuerpos confirmé que olía no sólo bien sino a colonia
cara, la mano que sostenía su portafolio la corrío hacia adelante haciendo que
la muñeca y los gruesos dedos que sostenían la pequeña manija tocaran una de mis
piernas. No tardé en darme cuenta que se estaba aprovechando muy bien de la
movida general, evitaba que me moviera, que saliera de ese lugar, me tenía
encerrada entre sus brazos en tanto el caño se me incrustaba entre mis tetas, mi
vientre y casi podría decir mi sexo.


Cuando el tren se detuvo, la gente se bajó, el tipo al
instante se alejó de mí sin dejar de sonreirme, yo lo miré con odio esta vez,
estaba convencida que todo había sido intencional, no digo la gente, sino la
actitud despreciable del tipo, porque una vez, bueno, pero ya dos veces en un
mismo viaje y la última con total descaro, casi sodomizándome, era demasiado. En
la siguiente estación alguien se bajó dejando libre su asiento que no demoré ni
un segundo en ocupar; cuando nos bajamos, porque el sujeto lo hizo en la misma
estación que yo, le perdí de vista en el mismo andén mientras buscaba la salida.


En la calle, mientras buscaba un taxi, volví a verlo, cuando
pasó a la par mía lo ignoré por completo pero yo sabía que era tarde, porque no
sólo me gustaba como hombre sino su actitud, aunque poco caballeresca. Continué
caminando mirando cada tanto hacia la calle buscando un vehículo vacío que me
llevara hasta donde debía ir esa mañana, en eso veo que uno frena, se detiene y
por un segundo veo que el "apoyador" me gana la puerta, desconsolada y a punto
de plantearle mis quejas me dice, lo más suelto, que bien podíamos compartirlo
hasta que saliéramos de la zona de la estación, que después yo podía seguir con
él o bajarme. Acepté, me hizo subir primero, luego lo hizo él.


Cuando el chofer preguntó el destino el tipo me hizo una seña
para que le indicara el mío, cosa que hice; arrancó. El "apoyador" fijó la vista
adelante sin decir ni una sola palabra, eso sí, cada tanto nos mirábamos, él me
sonreía y después volvía a mirar el camino. Se bajó donde lo hice yo, cuando nos
quedamos solos me preguntó si estaba molesta con él por lo sucedido, le dije que
no, claro. Entonces me confesó lo que yo sospechaba, que lo había hecho a
propósito buena parte de la segunda vez, pero que al sentir mis nalgas firmes,
siendo que tengo un culo pequeño, le pareció interesante aprovechar la ocasión,
después de todo, dijo, no todos los días un hombre se cruzaba con una mujer como
yo y bla, bla, bla, esas cosas que algunos hombres saben decir y endulzan el
oido de la mujer que los escucha y le fortalecen el ego.


Casi al instante me tomó de la mano he hizo que lo siguiera,
cosa que hice fingiendo sorpresa e incluso malestar. Caminamos así un par de
calles, entramos en un hotel de pasajeros, nos dieron una habitación en la
planta baja, nos besamos apenas cruzamos la puerta, sin excusas sus manos se
aferraron a mis nalgas, para ese entonces los dos teníamos una idea de la vida
del otro, casados, hijos, matrimonios estables y sin sobresaltos, una vida
tranquila a pesar del trabajo y la distancia.


Me llevó hasta el borde de la cama, hizo que me sentara en
ella, mientras nos besábamos o decía algo sus manos acariciaban mis piernas por
debajo de la falda, de repente me vi acostada de espalda en tanto sus manos
corrieron mi falda de hilo hasta las cintura, luego hizo a un costado mis
bragas, me preguntó algo sobre el SIDA, le dije que no, entonces su lengua y su
grueso bigote se estrellaron en mi sexo. Con mucha, mucha desesperación.


Mientras su lengua pugnaba por entrar en mi vagina su bigote
estregaba mi clítoris con lo cual despertó una serie de exquisitas sensaciones
en mí, a pedido de mi esposo lo tengo casi rasurado por completo, así que sentía
aquellas maravillosa lengua y el grueso bigote en mí con mayor profundidad. De
repente sus manos se hundieron debajo de mi camisa, corrienron hacia arriba mi
corpiño y pronto estuvieron acariciando mis erectos pezones con maestría.


Tuve un orgasmo sensacional, luego de eso hizo que me diera
vuelta, boca abajo, entonces él se bajó los pantalones y calzoncillo hasta las
rodillas, se acomodó sobre mí y sin preguntarme mi opinión encajó su glande en
mi esfinter, empujó un poco pero con firmeza, luego lo hizo con más fuerza hasta
que entró, casi completamente, en mi recto de un envión; tuve que morder la
almohada para no gritar.


No era la primera vez que tenía sexo vestida, pero sin que me
permitieran ni siquiera desprenderme un botón nunca; el tipo sabía lo que estaba
haciendo, si bien el dolor me mataba, sus dedos urgaron entre los pliegues de
mis labios vaginales hasta dar con mi clítoris otra vez, bufaba diciéndome cosas
sobre mi culo, que le parecía hermoso, caliente y esas cosas mientras me daba
duras embestidas.


Reemplacé sus dedos por los míos, comencé a masturbarme por
mi cuenta, al parecer él no podía tener quietas sus manos porque otra vez se
aferraron a mis tetas, sobre la tela de la camisa, para apretarlas con fuerza
hasta hacerme doler; el ritmo de su cópula fue aumentando, tuvo la delicadeza de
esperar que tuviera mi propio orgasmo para tener el suyo en el cual descargó su
leche culo adentro en tanto soltaba quejidos, muy semejante a una persona
agonizando de dolor, en mi nuca.


Permanecimos en esa posición un minuto, luego consultó su
reloj, dijo que se le hacía tarde y así como entró en mí salió, se subió los
pantalones, manoteó su gaban y su portafolio para irse sin cerrar la puerta. Yo
seguía boca abajo, con mis bragas corridas, la falda levantada, mis tetas
doloridas, con el peinado intacto, culo al aire, lleno de semen ajeno al de mi
marido, con mi sexo babeado por mí misma y por aquella lengua y bigote tan
activa, tirada a lo largo en el medio de la cama que apenas si desarreglamos.
Cuando me recompuse fuí al baño, me lavé, acomodé de nuevo mis ropas y sin más
me marché de ahí sin mirar para atrás ni un segundo.


Diez minutos después estaba en la vereda, rumbo a mi trabajo,
pensando que la dicha dura menos de lo que uno puede imaginarse realmente; el
escozor podría haberme durado un par de días sino fuera porque esa misma noche
me saqué todas las ganas con mi marido.-


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 7
Media de votos: 6.43





Relato: Mis bragas corridas, la falda levantada
Leida: 10834veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados




Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno madredmama en la piscina con ese bikini pequeño relatoveterinaria follandosexo vecinamatrimonios maduros pornocoño pornoporno maduras incestuosasporno de triostailandia pornpórnogratisrelatos eroticos cornudodespedida de solteras porno gratisporno trio hmhrelatos eroticos un culo deliciosoporno mi primera vezrelatos eroticos madurolesbianas cachondarelato embarazadadespedida solteras xxxrelato erotico la comadre de puebla ea bien putafollando a la madre del amigotravesti con pollonimagenes porno triosrelatos pornpfollandose a su hijofollando fiestasrelato feminizacionxeso brutalnobita pornoporno discapacitadosmadre se masturbarelatos de no consentidosembaraze a mi madreporno gigantesmis relatos porno gaylesbianas chupandose el coñobuscador relatos pornotrans relatosrelatos de me hice pisporno gratis tríosrelatos eroticos mi primolectura pornoporno abuelos y nietasespio a mamafisica o quimica pornofollar salamancafolladas por sus hijoschochos abuelaschumino peludoarrimones en el metroxexo con abuelasseduciendo a mi madreporno para chicaamadres cachondas follandofollar en lanzaroteporno madre e hija lesbianasorgia swingermaduras gordahistorias para masturbarseme folle a mi serpiente misrelatospornomasturbo a mi hijoRelatoseroticos el haren de nenas de mi padreporbo geyrelatos eroticos yernopinocho pornrelato sexo gayrelatos sexo en el cinesexo en el pajarjovenes putonasrelatos porno gey polvaso bestial padremadre ninfomanatias follando durodespedidas de soltera porno gratischicos guapos follandogay sumisohombres maduros geytravesti porno españollinea caliente pornorelatos porno castellanorelatos me cogi a mi novia por su culofollada cineporno dormidasporno hermafroditasrelayos pornomadre e hija porno españolasrelatos sexo españarelatos de nuerasanciana follando con jovenabuelas ardienteschupame el coño