relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Me gustan los desconocidos





Relato: Me gustan los desconocidos

Mi nombre es Sara, tengo 23 años, estudio arquitectura en
Madrid, y vivo sola en un piso que mis padres tienen en esta ciudad. Soy una
chica morena, de estatura media, y bastante resultona a tenor del éxito que
tengo con los hombres. Desde que vine a vivir a Madrid, antes estaba en un
pueblo de León, he descubierto que soy una auténtica adicta al sexo y como a
continuación os cuento, esto me trajo algún que otro problemilla.


Tengo fascinación por dos cosas fundamentalmente: Me vuelven
loca las pollas grandes, y ser follada por desconocidos.


Cuando paseo por la calle, me voy fijando en los paquetes de
los hombres con los que me cruzo, y en el momento en que uno me hace tilín, no
me corto y me ofrezco en cuerpo y alma, me lo llevo a mi apartamento y alli me
lo follo a mi gusto. Tengo que reconocer que me atraen sobremanera más las
vergas de los negros, aunque he podido degustar pollas de todos los paises y
etnias. Pero un buen falo negro es el mejor instrumento para ser penetrada y uno
de los que mejor sabor tienen.


Hasta el día en que me ocurrieron los hechos que os voy a
narrar, nunca me había ocurrido nada accidental, fuera de fiascos con tíos que
ni tan siquiera se empalmaban o a los que el orgasmo les llega con tan solo
tocársela. Pero ese día las cosas fueron bien distintas.



Era jueves por la mañana, y yo andaba paseando por la calle
mayor, buscando una librería en la que tenían un libro que necesitaba para mis
estudios.


De repente me crucé con un tipo de color, de más de dos
metros, musculoso y con un paquete deslumbrante. En un instante me imaginé
empalada por esa bestia negra y mis anteriores planes desaparecieron de mi
cabeza. Me acerqué a él con el cuento de que me encontraba despistada y sola y
si me podía echar una mano. Para ello le invité a tomar un café, y durante el
mismo tuve tiempo suficiente para dejarle bien claras mis intenciones. Steve,
que así decía llamarse, no tuvo inconveniente alguno en atender mi "soledad" y
me invitó a ir a su casa. Nunca dejo que los desconocidos que me voy a follar me
lleven a sus respectivas casas, ya que en la mía me siento más cómoda y segura.
Pero en esta ocasión, debido al calentón que tenía acepté sin titubeos la oferta
de Steve.


Cogimos un taxi y nos dirigimos a Arturo Soria, a un chalet
que se encontraba casi a las afueras, y que tenía un magnífico aspecto. Por el
camino, pude comprobar al tacto, que las expectativas sobre el gran cipote que
tenía este chico, se cumplían sobradamente. Entramos en la casa y casi sin
mediar palabra, me cogió bruscamente del brazo y me bajó al sótano, a través de
unas escaleras de caracol. El sótano era muy amplio y confortable. Se trataba de
una antesala con televisión, chimenea y unos sillones de orejas alrededor de una
chimenea, y de esa sala se accedía a una puerta que daba a una habitación muy
grande, toda ella alfombrada y con las paredes y el techo tapizada con grandes
espejos. En el medio una cama gigante, redonda y con una especie de trapecios
que colgaban del techo.


Al principio quedé un poco impresionada con la chocita del
negro, pero al instante me olvidé de donde estaba y me centré en lo que me había
traído, que no era otra cosa que disfrutar de una gran polla de un gran
desconocido.


Steve me agarró violentamte me puso mirando hacia la pared.
Me levantó la falda y me bajó las braguitas. Sin tan siquiera avisarme me
ensartó su enorme poya en mi coño, que pese al subidón que tenía, hubiera
necesitado un pequeño calentamiento previo, y comenzó a penetrarme cada vez más
fuerte mientras me decía puta y zorra de mierda, vas a saber lo que es gozar
como una puta perra en celo.


Pronto mi raja se acostumbró a tan inmensa polla y comencé a
gozar de lo lindo. Lo cierto es que pese a la violencia de su forma de actuar
nunca hasta ese momento me entró miedo de verdad.


Después de varios minutos de empujar a lo bestia, y de
haberme corrido en tres ocasiones, Steve me sacó la polla del coño y me dio la
vuelta, apoyó sus manos en mis hombros presionando hacia abajo y me ordenó que
le chupara la verga y que me bebiera hasta la última gota, ya que si caía algo
de semen en la alfombra me iba a dar una paliza de impresión. Sin por supuesto
negarme a tan educada petición, aun bajo los efectos de los tres recientes
orgasmos, y siempre en la creencia de que se trataba de parte del juego me
arrodillé y comencé a chuparle el nabo. Ya sabía que se trataba de una polla
gigante, al haberla tenido dentro de mis entrañas y no haber sentido antes
semejantes proporciones en mi coño, pero al verla tan de cerca, quedé aún más
alucinada de su tamaño y grosor. Se trataba de un cipote de unos 30 cm y que
debido a su grosor tenía que cogerlo con las dos manos para poder maniobrar
cómodamente con él. Comencé a chuparlo como una auténtica posesa mientras con
ambas manos le pajeaba a buen ritmo. Era impresionante; llevaba más de 30
minutos follando como un loco, y otros cinco siendo mamado y pajeado y el tipo
sin hacer amago de correrse. De repente, dio un respingo y de su enorme capullo
comenzó a salir leche como si de una cascada se tratara. Traté de tragármela
toda pero fue imposible. Mientras relamía toda la polla, pude ver que la
alfombra estaba manchada de semen, pero imaginé que con el placer que sentía el
negro ni tan siquiera se había dado cuenta. Sin duda estaba equivocada. Steve,
una vez hube terminado mi magnifica mamada, se separó de mí un metro, miró al
suelo y me soltó una tremenda ostia que me tiró al suelo. Acto seguido, me
levantó y tras desnudarme del todo me colocó un collar de cuero en el cuello, al
que se enganchaba una cadena de hierro y comezó a arrastrarme por la habitación
hasta llevarme a una especie de potro que no pude haber visto antes porque se
encontraba plegado. Me ató de pies y manos quedando con el culo en pompa y
enganchó la cadena que me cogía del cuello a un anclaje en el techo, quedando mi
cabeza y cuello ligeramente levantados.



En ese instante Steve pegó un grito y a través de los espejos
pude ver a seis negros que entraban en la habitación, completamente desnudos, y
con las poyas flácidas que se dirigían sin remedio a mi encuentro. Uno de ellos,
que tenía el peno canoso, se acercó a mí y comenzó a tocarme primero el culo,
luego el coño, y finalmente agarrándome el pelo y tirando bruscamente hacia
atrás dijo: Muy bien, esta puta puede valer.


Aterrorizada, se me ocurrió preguntar para qué, y el del peno
canoso me pegó un puñetazo en los riñones y me dijo: Oye, puta de mierda, aquí
no se hacen preguntas. Límitate a hacer lo que se te diga y de esta forma puede
que salgas viva de aquí.


Steve se marchó, y los seis negros me rodearon colocando sus
pollas flácidas cerca de mi boca. Eran de buen tamaño, pero nunca como la de mi
Steve. Comencé a chuparlas una a una y según las ponía duras pasaban a la parte
de atrás y me ensartaban por el coño y por el culo. Mientras les comía la
pollas, me insultaban, me escupían, me azotaban e incluso alguno de ellos me
taponaba la nariz con toda su polla dentro aguantando así durante varios
segundos. En total fui follada por culo, coño y boca unas 20 veces, tenía todo
el cuerpo lleno de semen, y moratones por todo el cuerpo. Sentía que me iba a
morir y que de esta nunca más saldría. Pero de pronto, los seis negros pararon y
se separaron de mí. ¡Al fin había acabado el suplicio¡.



Pasaron varios minutos y a través de los espejos pude ver a
uno de los negros que se acercó a mí con dos aparatos extraños que consistían en
un poste grueso del que aparecían dos descomunales pollas de plástico y que a
través de un mecanismo electrónico entraban y salían a gran velocidad. Colocó
uno en mi culo y en mi coño y el otro artilugio lo colocó a la altura de mi boca
pero sin metérme ninguno de ellos. Volvió a alejarse y regresó con una cámara de
video que procedió a enchufar. Acto seguido introdujo las poyas de plástico en
el culo y en la concha y dio al ON. Empecé a sentirme doblemente penetrada y a
un ritmo absolutamente infernal. El tipo comenzó a grabar mientras mi culo y mi
raja se abrían y cerraban a toda velocidad. Bien es cierto que el tamaño de
aquellos objetos era tremendo, pero el haber sido follada en tantas ocasiones y
por tan magníficas pollas, me hizo más llevadero el lance. A los pocos minutos
me introdujo el otro objeto en la boca lo que me provocó alguna que otra arcada
que pareció divertir sobremanera al tipo que grabava.


Pronto el del peno canoso se aproximó al negro que grababa y
haciéndole un gesto con la mano, se terminó de vestir y se retiraron.


La siguiente vez después de ese momento que recuerdo, me ví
tirada en un parque público, perfectamente vestida y con grandes laguna sobre lo
sucedido, si bien mi coño y mi culo me aclararon que no se trató de un sueño y
me hizo entender que mi vida había estado en franco peligro.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 13
Media de votos: 6.31





Relato: Me gustan los desconocidos
Leida: 5158veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados




Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



culo sangrandoporno trabestihemanos follandorelato erotico madurascomo hago.que mi hija se mete sus.lápices.en sus.partes relatos eroticosrelatos porno mp3porno gay camioneroswebcam porno baratasdesvirgada en la finca por un perro a los ocho añosjuguetes lesvicosvideo porno gratis zoofiliaabuela nieto pornosexo travestis gratisporno andaluzfollando con la viejaculos perreandobart se folla a su madreporno jugueterelatos sexo con mi abuelarelaticos eroticosrelato mama isestuosadespedidas de solteras pornorelatos porno filial gayporno hondureñosexso anal gratisporno cornudasrelato porno habladocoño de abuelaabuelo nieta xxxtoro porn ofollando culos virgenesporno chochofollando en el corralla siesta con mi madre relatos eroticosrelatos de embarazadasporno gratis de lesbianavideos pkrnomonjas pervertidascasada follando con negroterror pornoporno irlandesme cojieron en la prepa relatorelatos eroticos lesbianasmorbototal gayyo masturbandomerelatos nalgotasporno ramasporn caballoporno gay pelirrojosporrno madurasporno español infielporbo madurasintercambio de parejas en la playafollando con la suegraporno pareja jovenmujeres gordas y peludasporno gay familiarporno el la playarelatos eroticos todo relatosfollando con su hermana dormidazoofilica xxxtodorelatos categoriasla seria de mi.madre usa tanguitas relatoszoofia videos gratisabuelos follando con sus nietasanal hijarelatos sexo madre hijofoto porno viejasmedicos follando con pacientesrelatos xxx madresvideos gratis zoolofiliarelatos eróticos lesbianasporno de madre y hijalos caballeros del zodiaco xxxvibrador gayfollando a la farmaceuticaaudio relatos xxxfollando ala viejajuegos eroticos virtualesseñora putaporno orgia familiarporno gratis de viejosme follo a mi tia borrachaporno enanos