webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: MI VECINA MARISA



Relato: MI VECINA MARISA


La historia que os voy a contar comenzó cuando tenía 19 años.
Había una vecina llamada Marisa, la cual, por aquel entonces contaba con 43 años y estaba de lo más maciza. Era una mujer morena de cara redonda y que no era ni guapa ni fea pero, eso sí, tenía unas caderas anchas y sin ser gorda era carnosa pero con la carne dura y con un culo redondo y respingón. Sus tetas eran grandes y lo poco que la colgaban era del peso que tenían aquellas perolas.
No sé cuántas pajas me habría hecho a la salud de su culo y sus tetas pero puedo asegurar que muchas.
Marisa está casada con Cándido un personaje bastante limitao (o sea “corto”) al que le gustaba más el bar y el vino que las mujeres y en especial atender al pedazo de tía que tenía en casa.
Esto suponía que de vez en cuando aparecía Eduardo con su coche, si estaban las dos hijas de Marisa en casa esta las mandaba a darse un garbeo y así ella se quedaba sola en casa con él.
Yo le preguntaba a Irene, la hija mayor, quien era el tal Eduardo y ellas me decían que era un primo de su madre.
Esto cuando eres un crío no te da que pensar pero cuando ya tienes una cierta edad y ves que el primo ahora viene cuando las hijas no están en casa te mosquea.
No pasaba lo mismo con Cándido al que ella mandaba al bar y él se iba tan feliz a tomar unos vinos (después comprobé que le gustaba ser cornudo) .
El día al que me refería al principio fue en otoño. Yo había salido de trabajar a las siete de la tarde y estando en la cocina de mi casa merendando vi llegar el coche de Eduardo.
Al cabo de un rato en que ya comenzaba a anochecer vi que se encendía la luz de la habitación de Marisa.
Movido por la curiosidad le dije a mi madre que me iba a dar una vuelta y lo que hice fue saltar a la huerta de Marisa y subirme al andamio que tenía colocado, ya que estaban pintando la fachada.
Casi me caigo del andamio al verla en la habitación completamente desnuda con aquel gran culo al aire. Cuando se giró vi aquel pedazo de tetas y le pude contemplar el monte de venus que más bien parecía la selva negra ya que era muy peludo. El paisano que también estaba en pelotas estaba metiéndola mano y se tumbaron en la cama perdiéndome yo la imagen de lo que sucedía. Lo que sí pude, fue escuchar los jadeos de Marisa.
Al poco rato se levantaron de la cama y yo volví a tenerlos a la vista.
Ella se apoyó al comodín ofreciéndole el culo y el “primo” la enganchó por detrás bombeándola como un animal y ella gritando más, si cabe.
Yo entre la imagen los gritos de ella y ver aquel par de tetas como se balanceaban no pude más y me tuve que ir a casa a mi habitación a meneármela pues tenía un dolor de huevos que me reventaban.
A los pocos días de este suceso me presenté en casa de mi vecina con la excusa de preguntar por Cándido, para que me echara una mano en casa para mover el banco de carpintero de mi abuelo (yo sabía que trabajaba de tarde en la fábrica y por tanto no lo encontraría en casa) y me recibió Marisa con una bata fina en la que se apreciaba que no llevaba sujetador y los pezones se le marcaban tanto que no podía quitar la vista de sus tetas.
Ella por supuesto que se dio cuenta del detalle y en vez de disimularlo se me ponía más provocativa y al sentarse en la silla dejó las piernas ligeramente abiertas sin acabar de enseñarme nada, lo que me tenía más excitado.
Con esta vista yo me estaba empalmando como un burro. Ella también lo notó y me comentó que me veía muy nervioso que si me ocurría algo.
Yo casi sin pensarlo la respondí:
Que me hierve la sangre de ver lo buena que estas y todos los días me la meneo a cuneta tuya.
Ramón ¿no te da vergüenza tener ese descaro conmigo, que puede ser tu madre?
¿Y a ti no te da vergüenza joder con tu “primo”?
¿Cómo te atreves a decir tal cosa?
Porque te he visto el otro día en tu habitación jodiendo y gritando como una perra desde el andamio.
En vista de lo escuchado Marisa cambió de tono de voz y se puso más melosa contándome que su marido Cándido no la atendía y que ella necesitaba un hombre que la apagase el fuego que tenía entre las piernas.
Ves la dureza que tú tienes en el pantalón (me la agarro con su mano) pues igual necesito yo curar el calor de mi entrepierna.
Después me preguntó ¿Te gustó lo que vistes?
Tanto que me la tuve que menear.
Volvió a tocarme la bragueta y me dijo: Así que te pongo cachondo he cabrón. Por el bulto que tienes, parece que estas bien armao.
¿Qué fue lo que más te gustó?
Tu culo y tus tetas.
¿Quieres volver a ver mis tetas? Me pregunto.
Quiero vértelo todo.
En ese momento, se abrió la bata en la parte superior y sacó aquel par de tetas al aire al tiempo que habría las piernas para que la viera las bragas.
Yo por mi parte me quedé con la boca abierta viendo aquel par de tetas y dos pezones de un marrón oscuro y que yo creía que me estaban mirando.
Ella viendo mi cara se regodeaba y se las cogió por debajo apuntándome a la cara y diciéndome:
¿No te gustaría chumármelas un poco?
Casi sin dejarla terminar la frase ya tenía yo mi cabeza entre sus tetas.
Tranquilo que no hay prisa, me increpó.
Vete a echar el pestillo a la puerta, no sea que venga alguien.
Fui a cerrar la puerta y cuando volví ella estaba con la bata quitada y con el culo apoyado en la mesa de la cocina.
Chúpame los pezones despacio que me darás más justo y yo te premiaré.
Yo se los chupaba con cuidado y ella me los restregaba por la cara y de vez en cuando se apartaba como queriéndome hacerlos desear cada vez más.
Ante tal situación no pude más y la agarré por las nalgas para que no se me escapase. Que culo más duro tenía la condenada.
Llevé una de mis manos a tocarla el coño y pude comprobar que tenía la braga mojada lo que me indicaba que ella también estaba muy caliente ¿Te has comido alguna vez un coño? Me preguntó.
No, pero creo que quieres que el tuyo sea el primero, la respondí.
En ese momento ella se echó hacia atrás sacándose las bragas y dejando ante mi vista aquel gran chocho peludo y abriendo sus muslos para que lo contemplase bien.
Con los dedos de sus manos se apartaba su gran felpudo y aparecieron unos grandes labios y un clítoris como de unos 3 cts. (No he vuelto a ver un clítoris más grande en mi vida).
Ahora chúpame el conejo poco a poco, me indicó.
Yo comencé a chupárselo todo y mi lengua patinaba de los líquidos que de allí salían.
En un momento dado me subí al clítoris y se lo cogí con los labios. En ese momento comenzó a gemir muy despacio a la vez que no paraba de moverse para frotarse más en mis labios.
Qué bien lo chupas, parece que lo lleves haciendo toda la vida, me dijo.
Yo tenía mis manos agarrando sus tetas y no sabía cual soltar, ella seguía gimiendo y me apretaba la cabeza con sus muslos para que no dejase de comerla el coño.
Quité una de mis manos de sus tetas y la metí el dedo en el coño. Aquel dedo parecía que navegaba en una piscina de los jugos que tenía.
Ella seguía gimiendo y yo estaba a punto de reventar. Ni corto ni perezoso la metí otro dedo más y a ella la encantó.
Qué bien me lo haces cabrón, me gritaba. En ese momento tuvo su primera corrida. Se levantó bruscamente de la mesa y me llevó a la habitación.

A ver qué regalo tienes guardado para mi coño caliente.
Al ver mi polla erecta se sorprendió del grosor que tenía.
Vaya rabo más gordo que tienes, creo que llenaras bien mi agujero.
Abrió la mesita y sacó un condón. Ella misma me lo colocó y se tiró en la cama invitándome a que me subiese encima de ella.
La puse el capullo a la entrada de su raja y poco a poco se la fui metiendo.
Mi polla no es muy larga que digamos, medirá entre 12 y 15 cm pero lo que sí es, ciertamente es gorda.
Una vez que se la hube metido me abarcó con sus piernas sin dejarme mover.
Cabrón como siento tu nabo dentro de mí, me decía mientras me apretaba más con sus piernas y se retorcía para sentirla bien adentro.
Ella dominaba la situación moviéndose como quería y de repente se giró dejándome debajo y pasándome sus grandes tetas por la boca para que se las chupara.
Chupa fuerte cabrón y dime guarradas que me encanta, me decía mientras no paraba de mover su coño y a mí me tenía a punto de reventar.
Ella con su experiencia se dio cuenta que estaba a punto de correrme y se apartó quedando a cuatro patas sobre la cama y con sus tetas sobre mi cara.
Bájate para abajo y cómeme otra vez el clítoris me ordenó.
Me dejé deslizar por la cama hasta que la cogí el clítoris con los labios.
Chupa cabrón chupa, no te pares y me dejo caer su coño sobre mi cara que pensé que me ahogaba allí mismo.
Una vez dejo de gemir y de soltarme en la boca una gran cantidad de flujos (echaba tal cantidad que parecía que se estaba meando) se apartó y se colocó a cuatro patas sobre el larguero de la cama.
Ahora me la vas a meter por detrás como si fuéramos una pareja de perros.
Me puse de pies junto a la cama y una vez la enfilé el coño la embestí con tanta fuerza que se fue para adelante.
Tranquilo, no seas impaciente, se volvió a colocar a cuatro patas y yo la tenía trabada por las ingles bombeándola poco a poco.
¿Te gusta así puta?
Si, así cabrón, dime guarradas y cógeme las tetas con fuerza.
Mientras tanto, ella con una mano se frotaba el clítoris.
¿No querías ser mi perra? Pues ladra y aúlla guarra.
La agarré las tetas y mientras ella se tocaba el clítoris y gemía como una perra, de vez en cuando me acariciaba los huevos.
Pero que guarra y puta eres, la decía.
Que gusto me estás dando carbón. Quiero que te corras conmigo de una vez.
La volví a coger por las ingles y ya no pare sintiendo sus gemidos bestiales y un alivio en mis huevos terrible al correrme.
¿Te lo has pasao bien Ramón? Me preguntó.
Con ganas de volver a montarte perra.
Después me acarició la cara y me dijo:
Mañana y pasado Cándido descansa en la fábrica y el sábado empieza en el relevo de noche. Cuando vuelvas a casa si te apetece entrar dejaré en la repisa de la ventana la llave para que entres.
Pero eso lo contaré en otra ocasión.



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 3
Media de votos: 10.00


Relato: MI VECINA MARISA
Leida: 21571veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



chat sado mazmorramovilrelatosrelatos eroticos sexo duromaduras madturbandosemi exmarido me cojio bien ricosexo gratis mamasrelatos porno inciestorelatos eroticos en batica trasparenteporno madres viciosasfollando a gitanafollando papaporno en tangasme coji a mi suegra por Puta relatos eroticolesbianas eroticasrelatos lesvianasporno con hermanosrelatos eroticos entre familiaresrelatos nuevos porno de amor filial mi hijo me metió los dedosmaduras porbomarquez relatoscornudo consentidosporno anal con madurasrelatos porno violacionporno universitario gratischupame los pezonescabrones.cojiendo.asusesposasnobita follando con shizukala amiga de mi hija estaba desnuda y depilada historias eroticasporno bisesualesporno lesbianas madre e hijaresident evil pornola familia follandoviolaciones xxxsexo español incestobares nudistas madridorgasmos ricos123 amatuertocando pechitos nacientes relatos eróticosrelatos cibersexorelato porno de la pequeña kendrita 3 parterelatos eroticos muy calientesme cojieron en la prepa relatofoye con mi hermana de9 añosrelatos eroticosesposa en tangaputas embarazadastías zorrasmaduras y travestisse folla ala vecinazoofilia relatoporno mujeres dormidasrelato porno cornudorelatos eroticos fantasiarevistas porno españolasrelatos sexo viejasporno transesuales gratisxxx familiaressuegrascachondaspornito.commasturbarse con almohadaporno madre y hijamamas muy guarrasfollar debajo del aguarelatos eróticos filial chupa dormida sobrinitaporno abuelas viciosasrelatos cornudosrelatos maduras pornosupositorio pornorelatos hermanasrelatos maridos cornudoscomo me follo un peon relatos eróticosporno con musulmanasporno culos pequeñostransexuales follando tiasel abuelo follaver videos porno lesbicos gratisrelatos porno en el trenfolla despedida solteraporno rumanosabuelas muy viejas follandovideos zoofikiatuve sexo con mi perrocogidas pornoeroticos huelvarelatos ancianasdespedida pornhermano follando con su hermanachicas chupandose los piesrelatos eroticos familiaresjuguetes lesbicosmi tio me follofollando con nietaincestos xxmonjas folladaschiquillas calientesnietos follandotrio madre y hija