webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mi regalo: dos hermanitas virgenes



Relato: Mi regalo: dos hermanitas virgenes

Si de algo estaba orgulloso don Armando Garza y de la Garza, era de su hijo Armando, después de tres hijas la vida le había entregado a su heredero, el único con derecho a todas las propiedades y negocios que formaban parte del poder y la posición que mantenía a la familia como una de las más poderosas de esa región bronca del norte de México.

Se acercaba el cumpleaños numero 15 de su hijo Armando, un hermoso mancebo de pelo dorado y ojos verde claro, el trabajo duro del campo habían hecho de el un atlético joven que rozaba el metro con setenta y cinco Mts. fuertes brazos, espaldas amplias, cintura breve y piernas fuertes, de carácter introvertido, para decepción de su padre que en el fondo deseaba que su hijo fuera un hombre atrevido y bravucón, en cambio Armando era un joven retraído y encerrado en si mismo, su padre deseaba hacerle un regalo especial el día de su cumpleaños y don Armando se quebraba la cabeza pensando que regalo seria el ideal para su hijo.

Entre las muchas propiedades de don Fernando estaban varias casas de renta que arrendaba a familias que no tenía como comprarse una casa propia, por el rumbo del río “El Encino” quedaba una pequeña rancheria propiedad de don Fernando, en ella habitaba un matrimonio joven de escasos recursos, formado por José y Rosa, los cuales tenían como familia a dos hermosas hijas morenas como su padre, una niña de cinco años llamada Anita y un capullo convertido en una nena de diez añitos llamada Cristina, la niña era un poema a la belleza femenina, su cabello castaño brillaba con destellos de luz y su tierno cuerpo ya mostraba una sensualidad acentuada con su cara de niña del campo, como una fruta exótica lista para comerse, sus pechitos eran dos tiernos limones que invitaban a lamerlos por horas y su vientre era una promesa no revelada.

-Hay don Fernando, fijese que mi esposo no me ha mandado nada de dinero desde hace dos meses- Sollozo la mujer ante don Fernando.

-Pero mujer, ya son cinco meses que no me has pagado…-

-Si quiere puede llevarse unas gallinas- propuso Rosa como una solución a su problema.

-¿estas loca? No sabes que yo tengo cientos de gallinas, vacas, chivas, caballos y borregos…necesito que me pagues lo que me adeudas o…me desocupas la propiedad antes del día 15-

mientras los dos adultos discutían, Fernando quien se había quedado a bordo de la lujosa camioneta, observaba como las dos chiquillas correteaban unas gallinas en el patio trasero de la propiedad, con curiosidad se bajo del vehiculo y dirigió sus pasos a donde las dos niñas jugueteaban llenas de la inocencia que brinda esa tierna edad, sigiloso como un gato y a pesar de portar pesadas botas, Fernando se acerco a la barda de palos que rodeaba el patio y pudo observar maravillado como la mayor estaba sentada en el suelo, luciendo un vestido de cuadros muy corto y mostrando sin pena sus calzoncitos que llevaban un estampado de flores, mientras la menor quien portaba solo una blusa que le llegaba a las rodillas, no portaba ropa interior por lo cual su diminuta rajita quedaba al aire libre, Fernando trago saliva y sintió su hombría endurecerse de inmediato, las niñas poseían una belleza salvaje y perturbadora, su rostro estaba rojo y sus manos crispadas de deseo.

Cuando Cristina se dio cuenta de que eran observadas por un extraño, se levanto de donde estaba y sonriendo saludo al joven.

-Hola, ¿como te llamas?-

-Fernando-

-¿Andas paseando?- pregunto con naturalidad la nena.

-No, vine con mi papá a cobrar la renta-

-Huy…dice mi mamá que no hay dinero porque mi papito no manda pal´gasto-

-¿tu como te llamas?-

-yo me llamo Cristina y mi hermanita se llama Ana y tenemos un perrito que se llama Esponja-

Fernando se dio cuenta de la inocencia en esas criaturas y mil pensamientos morbosos vinieron a su mente, Fernando era virgen, su forma de ser le impedía entablar relación con alguna chica de su edad y su mejor pasatiempo era ver pornografía y masturbarse dos o tres veces en su habitación.

-¿ya te han dicho que eres una niña muy bonita?-

-ji, ji, ji, ji- sonrió sonrojada la hermosa nenita y sin saber porque su corazón latió mas fuerte, la única imagen masculina que tenían era su padre y el tenia ya cinco años fuera del hogar, así que despertar la admiración en un hombre era algo nuevo en su corta vida.

Su conversación con Cristina fue interrumpida por el potente motor de la camioneta de su padre.

-Bueno, niña bonita tengo que irme…-

-¿cuándo vienes otra vez?-pregunto ansiosa la pequeña-

-no se, pero a veces vengo a nadar al río, si quieres te puedo ver ahí-

-¿cuándo?-

-mañana en la tarde vendré a nadar, te espero…bueno, a las dos-
las dos niñas aceptaron gustosas, el río tenia partes no muy profundas y estaban acostumbradas a andar solas por esos lugares, pues el pueblo como muchos otros estaba casi deshabitados por la migración de los hombres quienes cruzaban la frontera buscando una oportunidad.

-¿dónde estabas?-pregunto molesto Don Fernando.

-estaba platicando con las hijas de la señora…son unas niñas muy bonitas-

Don Fernando se quedo pensando y el resto del camino lo hicieron en silencio.

Mas tarde mientras fumaba un grueso puro, Don Fernando pensaba en el regalo de su hijo y llego a una conclusión.

al día siguiente en la mañana, Rosa observo la lujosa camioneta de Don Fernando y angustiada pensó lo peor.-creo que viene a desalojarnos-

-Buenos dias, señora…-

-Buenos dias don Fernando-respondió temerosa la mujer.

-mira, quiero proponerte un negocio…-

Los ojos de la mujer se abrieron como platos, imaginaba que el sujeto queriá cobrarse con sexo el adeudo y ella amaba a su marido.

-Don Fernando…yo-

-Déjame hablar, mira como bien sabes tengo un hijo y pues…yo le quiero hacer un regalo muy especial, ya tiene 15 años y sospecho que aun es virgen…mi deber como padre es acercarlo a su primera relación sexual, podría llevarlo con alguna puta, pero así como esta el mundo de enfermo me da miedo de que pesque una enfermedad, a mi hijo le gusto tu hija la mayor y pues pienso que a cambio de lo que me adeudas…-

-pero ella esta muy chica para el-respondió sorprendida la mujer, pero en el fondo estaba halagada de que su hija le gustara al hijo de ese hombre tan poderoso, su mente como la de todas las mujeres en cuestión de segundos había hecho ya planes a futuro y la relación de su hija con ese joven le daría ciertas comodidades económicas, así que en ningún momento pensó en negarse.

-Tu sabes que las mujeres maduran antes que los hombres, y estoy seguro de que tu hija no se negara…¿ya viste a mi hijo? Es alto, fuerte como un toro y muy guapo, cualquier vieja estaría dispuesta de estrenarlo, además mira, ya se como estas de apurada de dinero, así que para que lo vayas pensando te dejo cinco mil pesos para tus gastos y cada mes tendrás una cantidad igual.-

La mujer tomo el fajo de billetes con emoción y en el fondo pensó que era una lastima que no se lo pidiera a ella, el joven era un derroche de virilidad y con envidia pensó en su hija siendo penetrada por ese vigoroso joven.

-¿pero su hijo ya sabe de este trato?-

-No, mi hijo esta muy tarugo, así que tu hija tendrá que dar el primer paso, tu sabes como le haces pero apurate que mi hijo deja muy enlechados los calzones…si me entiendes ¿verdad?-

-Pierda cuidado don Fernando…yo me encargo de eso-

Don Fernando abandono el lugar satisfecho de haber cumplido como padre.

-¡Cristina…!-la mujer llamo a su hija quien como siempre se encontraba jugando en el patio con su hermanita, debido a la falta de recursos había abandonado la escuela, así que su única distracción era jugar y nadar en el río.

-Mira hijita ya tenemos dinero, Don Fernando que es muy bueno nos lo regalo, el sabe que le gustaste a su hijo y como eres una niña muy buena quiere que seas novia de su hijo…¿aceptaras?-

-Pero el ya esta grande…-exclamo la hermosa Cristina.

-Hay hija solo son cinco años de diferencia, tu padre era mayor que yo nueve años y no me paso nada malo, además el esta muy guapo y si no aceptas Don Fernando se molestara con nosotras y nos correrá del rancho…¿eso quieres?-

-No mamita…bueno, el también me gusta, tiene los ojos muy bonitos…-

La señora no pensaba en los ojos del joven sino en su abultada bragueta, de reojo había observado al joven y se notaba que pintaba para ser todo un semental.

-¡a mi también me gusta!-grito la pequeña Anita.

Las tres mujeres rieron felices.

Montando un caballo color negro, Fernando llego al río “Los Encinos” eran las 4:00 de la tarde y el sol estaba en todo su esplendor, el agua estaba templada e invitaba a nadar en su tranquilas aguas, amarro el caballo y camino por una vereda guiado por las alegres risas de las dos hermosas nenitas.

-¡Fernando…aquí estamos!-grito Cristina quien nadaba desnuda en el agua al igual que su hermanita, en su inocencia no existía morbo en la desnudez de la gente pues ella se estaba acostumbrada a ver a su madre y a su hermana desnuda, y a su primito Pedro, de cinco años.

Fernando se detuvo en seco, el tenia guardado en su mochila un traje de baño, se cambio detrás de unos arbustos, deseaba meterse al agua lo antes posible y disfrutar de las dos bellezas infantiles que lo esperaban.

Fernando usaba un pequeño traje de baño tipo short color azul sin nada abajo, lo blanco de su cuerpo resaltaba con el azul de la prenda y al caminar su pene se movía a los lados pesadamente, los ojos de Cristina seguían el movimiento con disimulada atención.

-¿te bañas con ropa?-pregunto extrañada Anita.

-Bueno en mi casa así lo acostumbramos-respondió Fernando.

-pues nosotras nos bañamos en cueros-

las manos de Fernando fueron deshaciendo el nudo que sostenía su traje de baño, para posteriormente quitarselo, las bocas de las dos pequeñas se quedaron mudas al contemplar por primera vez en plenitud un cuerpo masculino en todo su esplendor, la verga era de un tamaño respetable y los pesados testículos colgaban llenos de leche listos para explotar, sabedor del efecto que causaba, Fernando fue adentrandose en el agua y con potentes brazadas llego a donde lo esperaban las dos pequeñas desnudas con sus pechos fuera del agua e iniciandose una batalla de agua, las dos pequeñas se esforzaban por atraer la atención del apuesto joven rubio y el no se hacia del rogar, sus manos tocaban los tiernos cuerpos palpando la piel que se le ofrecía fresca y húmeda, los cuerpos juveniles hicieron subir la temperatura en el río que fue un mudo testigo de lo que ocurriá, Fernando rozaba las tiernas rajitas completamente carentes de pelos, cerradas, virginales y jugosas, sin saber como ya estaba besando a la hermosa Cristinita en un beso sumamente erótico mientras eran observados por la más pequeña, quien tenia las mejillas completamente teñidas de rojo por la calentura de ver a su hermana mayor en tales circunstancias, a pesar de su completo desconocimiento del sexo, su instinto sexual despertaba furioso y sin control, mismo que la llevaba a tocarse su hermoso y pequeño cuerpo imitando las caricias que Fernando le daba a Cristinita, quien sentiá algo duro y grueso en su estomago, era la verga de Fernando que buscaba desflorar ese tierna cuevita, mas al ver semejante miembro masculino, Cristinita sintió el temor de ser lastimada en su intimidad, pues ella ya había observado la cúpula de varios animales y sabia perfectamente donde debía de entrar ese miembro: en su rajita

-¡Ya me quiero ir a m i casa Fernando!-sollozo la pequeña muy asustada.

Fernando la tenia sostenida de sus nalguitas con sus piernas rodeándolo y con la cabeza de su verga a la entrada de su conejito lista para desvirgarla de un empujón, mas la pequeña se soltó del abrazo para acto seguido salirse del río, dejando al joven con la verga endurecida y latiendo como un corazón.

-Vente Anita, vamos para la casa…!-le grito Cristina a su hermanita mientras se colocaba el vestido.
-No, yo me quiero quedar con Fernando-grito imperativa la niña, quien deseaba saber para que servia eso que le colgaba a Fernando entre las piernas y que ni ella ni su hermanita tenian.

Acto seguido, mientras Cristina desaparecía por el follaje rumbo a su casa, Fernando salía del agua con la pequeña en brazos, era una hermosa muñeca, un bocado de cinco primaveras.

Fernando acostó a la nenita en la yerba, con la mirada cargada de deseo, el monte estaba solitario y solo se escuchaban los cantos de los pájaros, fue besando el diminuto cuellito el cual poseía una extraordinaria suavidad, su lengua fue pasando por su piel dejando un rastro de saliva tibia, a su alcance quedaron los dos diminutos pezones de un color rosa suave, los chupo y los mordisqueo saboreando el momento al máximo, Anita solo atinaba a retorcerse como una lombriz en un comal caliente, cuando Fernando llego a su tierno conejito, acerco su nariz para aspirar hondamente el aroma a virgen que despedía esa parte del cuerpo de la pequeña de apenas cinco primaveras, con sumo cuidado separo los abultaditos labios exteriores de la diminuta vulva femenina y lamió suavemente, provocando que corrientes de electricidad recorrieran la espalda de Anita quien abría mas sus piernitas para que la lengua llegara más profundo, durante casi media hora la almejita de la pequeña fue objeto de mamadas y lamidas por parte de Fernando.

-¿Te gusto?-pregunto Fernando quien tenia la verga a reventar.

-Si, me gusto mucho-contesto la nenita aun con la respiración agitada.

-¿quieres hacerme lo mismo a mi?-

Fernando se acomodo en la hierba con sus piernas abiertas y la pequeña le empezó a besar el estomago.

-No, quiero que te metas mi verga a la boca-

-¿qué es verga?-

Fernando se dio cuenta de que tenia material de primera en sus manos, dos pequeñas despertando al sexo con curiosidad y lo más importante, llenas de inocencia.

-Mira esto es una verga ¿Nunca habías visto una?-pregunto Fernando, mientras sarandeaba su enorme miembro masculino ante los ojos de la pequeña quien la contemplaba con enorme curiosidad, Anita solo había contemplado la pequeña verga de su primito Pedro cuando se bañaba con ella en el río.

-Bueno mi primito Pedro tiene una igual pero mas chiquita-

-chúpala…-

Le rogó Fernando ya con la calentura a reventar, Anita fue acercando su rostro al instrumento y abriendo su tierna boquita la empezó a llenar de inexpertas pero enloquecedoras lengüeteadas al sensible glande arrancando suaves gemidos de Fernando quien por primera vez era estimulado por una mujer, en este caso una mujercita, Anita Tomo la verga por el tronco y sus dedos no alcanzaron a rodearla por completo debido a su grosor, Fernando coloco su mano sobre la de Anita y la ayudo a masturbarlo lentamente al principio y después ya para alcanzar el clímax se puso de pie para maniobrar mejor, tomo la cara de Anita y la empezó a llenar de semen imitando las escenas que había presenciado una de sus películas favoritas, gruesos chorros de espeso semen escurrían por el rostro de Anita quien dócilmente acepto ser bautizada de esa manera por Fernando.

-Hay me llenaste de pipi-exclamó sorprendida Anita.

-No es pipi…es leche, ven vamos a lavarte la cara con agua-

Después de ese evento los dos se colocaron sus ropas y Fernando acompaño a la pequeña a su casa.

-¿Dónde esta tu hermana?-pregunto Rosa a Cristina.

-Este…mmmhh se quedo en el río-

-¿Sola?-

-No, Fernando nos invito a nadar al río y…-

-Dime…¿te hizo algo Fernando?-

-No mami…bueno…me dio un beso-

-Sabes que si un hombre nos da un beso, quiere decir que nos quiere mucho ¿Verdad Cristina?-

-¿de verdad mamí? –Pregunto Cristina emocionada, Fernando le gustaba mucho y en el fondo la idea de ser su novia le agradaba y mas después de verlo desnudo.

-Si, hija si Fernando te pide que hagas algo con el, no tengas miedo, ya eres una mujercita y puedes complacerlo en lo que el te pida.-

Fernando observo como Anita tomaba la vereda que la llevaría a su humilde casa, la niña caminaba con la gracia de una venadita, tomo su caballo negro y se dirigió a la Hacienda.

Cuando Anita entro a su casa vio a su madre y a su hermana platicando, el recuerdo de lo ocurrido en el río le agito su pecho y encendió sus mejillas, Rosa se fue a la cocina a prepara la cena y Cristina aprovecho para platicar con su hermanita.

-Anita…dice mi mamá que Fernando y yo ya somos novios-

¿novios?-pregunto Anita.

-Si, dice mi mamá que cuando un hombre te da besitos en la boca es porque ya son novios-

¡entonces Armando también es mi novio porque el me dio muchos besitos!

-¿el te beso?-pregunto celosa Cristinita.

-si y también yo le di besitos en su pililo grande y grueso, no como el de mi primito Pedro, el pililo de Armando esta bien grandote y da leche-

-¿leche?-pregunto Cristinita confundida.

-mamá, dice Anita que el pililo de Armando da leche como las vacas-

Rosa se acerco curiosa con las dos niñas.

-Dime hija, ¿como era la leche de Fernando?-

-era blanca y calientita-

Rosa se quedo pensativa, que el hijo de Don Fernando se divirtiera con la mas pequeña le podría dar mas dinero $$$$$$$

-bueno niñas, dejen de platicar y lávense las manos para que coman-

Las tres mujeres comieron en silencio, cada una metida en sus pensamientos.

Don Armando observo a su hijo cuando iba llegando a la hacienda ya con otra mirada, no era más el hijo adolescente, había un gesto de madurez en su rostro que le daba un aire adulto.

-No cabe duda que una vieja, de la edad que sea, te cambia la vida…benditas mujeres, el primer paso ya esta dado, solo le resta a mi hijo terminar lo que la chiquilla empezó-
-hijo-

Armando se acerco a su padre con paso firme, aun sintiendo las manitas de Anita en su miembro.

-le quería decir que cuando quiera puede agarrar las camionetas, ya mero cumples 15 años y ya es tiempo de que ande en su camioneta, escoja la que más le guste para usted nomás tenga cuidado hijo-

-gracias papá-los ojos de Armando brillaron como niño con juguete nuevo, después de cenar tomo la camioneta negra de doble cabina y se enfilo al campo, mas bien a la casa de las dos nenas.


La tarde estaba agonizando cuando el potente motor de la camioneta arribo al ranchito.

-Don Armado-exclamo Rosa, las niñas se encontraban juntando las gallinas para meterlas al corral y a sus oídos llego el ruido del motor.

-Buenas Noches Señora-

-Buenas Fernandito, pensé que era tu padre-

-No, vengo solo-

-¿y tu manejas esa camionetota?-

-mi papá me enseño a manejar desde los 12 años y como ya mero cumplo 15 años, me regalo esta camioneta-

-¡Fernando!-

Los gritos de las dos niñas interrumpieron la platica.

-Miren hijas el regalo de Fernando…una camioneta, para el solo-

-¡que bonita!-exclamo Anita.

-Señora, queria pedirle que si deja a Cristinita a dar una vuelta.-

-¡Claro Armando, anda hija acompaña a Fernandito a dar la vuelta!-

-yo también quiero ir-comento las mas pequeña.

-No, hija Armando invito a tu hermana-

-¿puedo ir, mamá?-

-si Cristina ve con el joven-

Los dos subieron a la camioneta y Fernando arranco el potente motor rumbo a los sembradillos de maíz, ya obscurecía cuando detuvo la camioneta en un paraje solitario, la música sonaba fuerte en el esterero de la camioneta y Cristina no podía creer que iba en esa hermosa camioneta.

El joven se acerco a la hermosa nenita que respiraba agitadamente, presintiendo lo que venía, las manos de Armando la atrajeron suave pero firme hacia él, quién después de haber pasado la tarde con la más pequeña quien lo masturbara dulcemente ahora deseaba iniciar a la mayor acariciando suavemente sus muslitos por debajo del vestidito, tocando los diminutos pezones, Cristinita solo atinaba a cerrar los ojos, Fernando empezó a besar su cuellito y estimulando su diminuta rajita totalmente lampiña de nenita, el organismo de Cristina respondió humedeciendo su vagina infantil, Fernando la fue acostando en el amplio asiento de la camioneta al mismo tiempo que se desabrochaba el pantalón e introduciendo su lengua quemante en la garganta de la pequeña, acaricio con sus dedos la diminuta rajita, al sentir los dedos del joven en su intimidad la nena no pudo evitar un sobresalto, una corriente eléctrica recorrió su espalda, Fernando no tuvo mas que hacer a un lado la prenda para dejar expuesta e indefensa la intimidad de la niña, se monto sobre ella cuidando de no aplastarla con su cuerpo y abriendo las piernas de Cristinita, coloco su glande a la entrada de la diminuta gruta húmeda, tal como lo había visto infinidad de veces en las películas pornograficas, la estrecha vagina parecía no ser capaz de aceptar tremenda verga, el fornido joven de 15 años estaba empujando su miembro sujetando a la delicada niña de apenas 10 añitos que tenía el deseo ferviente de ser penetrada por el dueño de esa hermosa camioneta, la naturaleza en su sabiduría hizo el resto, la vagina empezó a ceder el paso al miembro masculino tal como debía de ser, fue doloroso y el himen fue roto por Fernando esa calurosa noche de junio, convirtiendo en mujer a la antes inocente niña, la verga empezo un desquiciante mete y saca lento al principio, fuerte y vigoroso después, la camioneta se movia al compas de las fuertes embestidas del joven, disfrutando de la estrecha almejita, la verga solo alcanzaba a entrar una parte, la cual era succionada por la vagina como no queriendo soltarlo, Fernando hizo lo posible por aguantar lo máximo sin terminar pero los gemidos de la nena lo llenaron de morbo provocando una abundante eyaculación del joven en el interior de la niña, quien sintío las palpitaciones de la verga bañando de semen su antes virginal coñito.

Cuando Fernando hubo de saciar su deseo sexual en la niña la lleno de tiernas caricias y palabras bonitas prometiéndole que ella era la mujer de su vida, con los ojos llorosos Cristinita escuchaba en silencio, ilusionada.


En casa Rosa imaginaba lo que estaba ocurriendo con su hijita; “a estas horas Cristina esta siendo follada por el joven Fernando, tan guapo y tan fuerte…tan rico, espero que Cristina lo sepa envolver y adueñarse de su voluntad, nos conviene a las tres tener un hombre en casa, con tantas necesidades económicas, el dinero del joven nos caería de maravilla, no importa que la deje panzona, su padre tiene con que responder, se ve que Fernando es un joven muy caliente, si hasta logro que Anita le diera una mamada en el río, claro que mis niñas ya traen lo puto en la sangre je, je, je, lo digo por las hermanas de José, que eran bien putas las cabronas”

Mientras la mamá de la nena pensaba, en la camioneta la situación era otra, Cristinita cabalgaba a Fernando enterrandose ella misma la dura tranca, Fernando succionaba los pezones endurecidos de la nenita fogosa, la agilidad de la pequeña era asombrosa, con fuerza empujaba su cuerpo para hacer mas honda la penetración, su elastica vagina envolvia al pene del joven extrayendo grandes cantidades de liquido preseminal, gracias a la juventud de Fernando sus huevos estaba llenos de leche para ser expulsada, Cristinita se habia convertido en una pequeña putita, disfrutando del sexo a tan temprana edad, las palpitaciones en su interior le avisaban que Fernando estaba teniendo otro orgasmo, fue ella la que acerco sus labios a la boca del joven para besarlo apasionadamente.

-¿te gustó?-

-Si, mucho aunque al principio me dolio mucho, pero ya después no sentia nada ji, ji, ji-



fin.





Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 17
Media de votos: 7.53


Relato: Mi regalo: dos hermanitas virgenes
Leida: 43562veces
Tiempo de lectura: 15minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados

























Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


orno gayrelatos eroticos contadosdesvirgandole el culo a mama relatosporno incestorelatos porno inciestorelatos eroticos en batica trasparenterelatos eroticos muy guarroswebcams porno baratasporno hombres madurosporno gay entre maduroscogiendo con paparelato orgia gaymonjas y curas pornoporno bixextíos y tías follandoporno gay con madurosviejo folladorrelatos eroticos morbososamigos follanmasturbando a mi perrohistorias heroticasporno catirasfollar con enanosporno papa e hijaporno duro con viejosrelatos de incestovideos porno lesvicossexo porno con madurasmaduras folladas en el cinedocumentales nudistasporno y masajeporno fetiche de piesrelatos de madurarelatos erosticosgorda sumisarelatos eroticos con mi tiaporno madre e hijonenas pornwww.parejaslibres.comrelatos porno viejotias buenorras pornovioladas por viejosporbo gayfollar con mi madretia buena sexorelatos eroticos amorviolacion porno xxxchachas calientesfollando com mi madrefollada despedida solteraporno piratafollando en la primera citatia buena amateurmaduras lesbianas guarrasvideos eroticos y pornograficosorgasmo impresionanteputas follando viejosabuelos nudistasrelatos eroticos de ninfomanasfollando a la madre de la noviaporno buenosabuela se folla nietorelatos gay cortoscampesinas follandosexo gay porno españolmis madurasrubio masturbandoserelatos eroticos marporno violadas gratiscerdas infielessexo con ponilupita follandoxxx la primera vezporno pinochorelato triofollando amiga borrachame cogi a mi prima fanymachos gay pornoporno gay amanteurorgias en guayaquil