relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi hermanastro





Relato: Mi hermanastro

Soy una solterona de veintiseis años y desde que tengo uso de
razón estoy enamorada de Nacho, mi hermanastro que ya ha cumplido los
veintinueve abriles y que es un hombre muy atractivo. No puedo decir que sea una
mujer feca, ya que mis redondeces femeninas dicen mis amigos que son muy
apetitosas, pero quizá por culpa de los muchos fracasos sentimentales que he
tenido, me han hecho sentir una atracción fatal hacia ese amor prohibido, con el
que convivo y que es mi amante desde que nos quedamos huérfanos y él se divorció
de la "plasta" de mi cuñada, que nos resultó ser un mosquita muerta, pero más
zorra que las gallinas y al pobre Nacho le puso unos cuernos de vikingo,
sumiéndole en una depresión terrible para él.


Mi pasión incestuosa surgió a los catorce años, cuando nos
quedamos huérfanos de padre y al trabajar Matilde, mi mamá, que al casarse con
su difunto padre en segundas nupcias era su madastra, a la que Dios tenga en su
gloria, como empleada de una empresa de limpiezas en turnos de noche, venía a
casa de madrugada, cuando mi hermanastro se iba a la industria en que prestaba
sus servicios, que esta situada en un polígono industrial de Zaragoz, con su
motocicleta. Afortunadamente yo aún permanecía un ratillo entre las sábanos
esperando la hora de ir al colegio.


Una noche de verano cayó una tromba de agua, en el transcurso
de una tormenta muy fuerte, con mucho aparato eléctrico y truenos
ensordecedores. Tuve miedo y sin pensármelo dos veces me dirigí al cuerto de mi
hermanastro. Yo era una chica muy desarrollada para mi edad y al levantar el
embozo de su cama ví sorprendida que él estaba desnudo.


Nacho me dijo que pasara tranquila, que él no me iba a comer,
pero yo cuando me pidió que me quitara el camisón y la braguita y me uniera
desnuda a su cuerpo, no lo dudé ni un momento y le obedecí. Noté que me abrazaba
con una pasión poco lógica entre dos hermanos de padre y nuestras bocas se
unieron en un beso muy sensual, y su lengua lamió la mia, mis dientes y hasta el
velo de mi paladar, excitándome.


Mi hermanastro me atrapó los pechos, que ya eran como dos
melocotones, aunque mucho más pequeños que los de mamá, que parecía una tetona
de esas que salían en las revistas. Nacho que parecía un expero en acariciar
mujere,s rozó con sus dedos mis pezones tiesos y luego jugó con las zonas más
sensibles de mis tetas, llevándome al placer más alucinante que hasta entonces,
yo que era un cría salida pero ingenua, había experimentado.


Inconscientemente agarré esa salchicha larga que tenía entre
sus piernas y noté como crecía y engordaba, a la vez que una humedad
incontrolable me brotaba de mi sexo hambriento, ansioso por sentir ese pedazo de
carne tan delicioso en mi interior, barrenando mis entrañas. Mi amiga Elisa que
ya había follado con varios novietes y con algunos amigos de su primo que eran
veinteañeros, me explicó que una sentía al ser taladrada por una buena picha un
pequeño dolor, que al poco rato y si el paternaire era algo hábil, se
transformaba en un placer maravilloso.


Mi querido Nacho puso los dedos en mi chochito y como no
tenía aún vello en mi almejita, más que una suave pelusilla apenas imperceptible
y rubia, mis labios se abrieron dándole acceso al interior de mi sexo, al
botoncito de los placeres que con su manipulación viciosa e impropia de un
hermano creció y ya perdí el concepto de mi dignidad, quedándome como una
esclava dócil sometida a los tocamientos, a lo que quisiera hacer con mi cuerpo
infantil, que quería abrirse como una flor a las dulces manipulaciones que él me
hacía.


Se puso excitadísimo cuando me obligó a amorrarme sobre su
bajo vientre y me colocó ese falo salvaje y sabroso delante de mi boca y de mi
nariz. Yo no sabía que debía de hacer, pero él me explicó con palabras muy
groseras, con la poca delicadez de la que suelen hacer los muchachos cuando
están cachondos, que se la tenía que chupar, sin hacerle daño con los dientes
como si se trata de un helado riquísimo. Como en aquella época por culpa de una
educación muy noña, y dado que estudiaba en un colegio de monjas, no había visto
"hoja verde", creo que lo hice fatal, pero el deseo de agradarle a Nacho y de
que me considerase algo más que una hermanastra, me hizo superarme y poco rato
más tarde lo oí jadear y le salió un chorro de un líquido viscoso, como especie
de clara de huevo, que siguiendo sus órdenes me tragué sin rechistar y se la
chupé hasta que no quedó ni gota de ese tibio semen que me brindó.


Como yo siempre he sido un poco culona y tenía un trasero
bastante desarrollado, para no dejarme encinta, me pidió que me diera la vuela y
me echara bocabajo, con la almohada bajo mi vientre y el culo en pompa. El me
mordisqueó los glúteos, me ensalivó por detrás la vagina y el ano y con vaselina
me lubricó mi ano. Se apoyó sobre mi espalda y me puso esa estaca dura de nuevo
en mi esfinter empujando con delicadez y poco a poco, notando como su sable me
atravesaba el culito y aunque pensé que me lo desgarraba, en unos cuantos
empujones controlados logró meterme su gran salchicha en mi agujerito.


Me cogió de las tetas y me metió un dedo en la rajita
acariciendo también mi clítoris que ya estaba excitado, lo que distrajo mi
atención, me puso como una loca de excitada y gocé como una cerda mientras él me
enculaba, disfrutando a tope con la tonta de su hermanastra, que para él solo
era una muñeca hinchable en la que podría vaciarse y encima la enculada y la
mamada le salió gratis, lo que no le sucedía cuando se iba de prostitutas.


Después dormimos muy abrazados, hasta que al amanecer y antes
de que regresara mamá de trabajar, me fuí a mi cama, después de lavarme la boca
y mi culito que lo tenía bastante dolorido a causa de sus juegos amorosos, en
los que por vez primera me sentí mujer y fue como un preludio de los goces que
juntos, Nacho y yo, íbamos a disfrutar y que hoy, tantos años después también
nos ponen a tono formando una pareja ideal, en la que ambos nos entregamos a
tope sin reservas ni tabués, porque en nuestra relación todo está permitido.


Dos años después disfrutamos Nacho y yo de una acampada en
plena montaña, a la que fuimos en un puente festivo, engañando a mi madre, a la
que expliqué que ambos nos ibamos con varios amigos, cuando en realidad
estuvimos los dos solos, durmiendo juntos y como consecuencia de esos días de
vino y rosas, perdí la virginidad y conocí el sexo con toda su dulzura, con el
hombe que mejor me hizo vibrar de goce entre sus brazos.


Lo que enturbió nuestra relación tuvo lugar en una tarde de
domingo invernal, en la que mamá no trabajaba. Yo me había ido a comer con unas
compañeras de la Universidd y volví a eso de las cuatro de la tarde, porque me
encontraba bastante mal y regresé antes los previsto.


Como no había nadie en la casa, dí una vuelta por todas las
habitaciones y me extrañó que se hubieran ido dejando la televisión encendida y
un par de cigarrilos en el cenicero, aún humeantes. Fuí a las habitaciones de
mamá y de Nacho y no estaban. Como me estaba haciendo pipí antes de seguir con
la búsqueda me dirigí al cuarto de baño y al abrir la puerta oí sus voces
destrás de la cortina de la bañera.


Me eché a temblar, al ver la ropa interior de mamá y la de mi
hermanastro en el bidí tirada, y sus zapatillas en el suelo, mientras que encima
del inodoro se encontraban sus albornoces listos para ser usados por esos dos
traidores. Debo de reconocer que ante ese hecho inesperado, sentí que mi dolor
de cabeza se hacía insoportable y con decisión corrí la cortina y junto a la
nube de vapor les ví a ellos desnudos y abrazados bajo la ducha.


Les insulté y me dolió observar a mamá gruesa y más bien
pequeña, pero con unos cántaros por pechos, con el rostro sonrojado y ese
vientre gordo que culminaba en un coño muy peludo para mi gusto, que cubría casi
completamente su raja y sus labios, con sus muslos llenos de celulitis y con un
culo que parecía enorme comparado con el mío. ¿Qué habría visto ese cerdo de mi
hermanastro, en la que era la viuda de su difunto padre?


Nacho avergonzado, con ese cuerpo que tantas veces besé y
lamí en los cuatro puntos cardinales de su anatomía y ese pene grande y altivo,
entonces caído por la humedad de esa ducha cálida y y la sorpresa de verse
descubierto en plena acción punible y despreciable, me juró que me adoraba y que
era la mujer de su vida. Mi madre, se convirtió entonces en mi rival y a punto
estuvimos las dos, como lobas en celo de echarnos las uñas a la cara, y
arañarnos hasta que una de las dos derrotara a la que le trataba de quitar a su
hombre, aunque las dos éramos unas incestuosas asquerosas.


Despues de ese día nuestra relación filial fue desastrosas.
No me hablaba con mi madre porque ella podía elegir a otro hombre de su edad y
no hacerlo con un joven maravillos, que se había convertido en el amor de mi
vida. A Nacho también lo perdí, proqeu me obstiné en irme a vivir a casa de tía
Amalia, la hermana de mi padre y estuve en Madrid, en su casa unos cuantos años
hasta que al cumplir los veinticinco, falleció mamá sin que pudiéramos
recondiliarnos, cosa que me duele ahora al recordarlo y elpiso lo heredamos mi
hermanastro y yo.


Cuando ví de nuevo a Nacho, me dí cuenta de que ya era un
hombre adulto, pero igual de atractivo. Tenía una terrible historia de desamor a
las espaldas y a sus veintinueve años deseaba rehacer su vida. Al entrar en el
piso que fue escenario de nuestros encuentros amososos, sentí como si el tiempo
se hubiera detenido, como si todo volviera a ser igual que ayer. Sin saber que
hacía lo abracé con todas mis fuerzas, y él me besó en la boca con idéntico
ímpetu y pasión que cuando los dos éramos dos adolescentes.


Yo recordaba que había perdido con Nacho la virginidad, que
me había hecho mujer y también mucho daño al engañarme, con mi difunta madre.
Tuve el remodrdimiento de pelearme con ella por culpa del amor de mi
hermanastro. Cuando ambos nos desnudamos mutuamente y nuestros cuerpos se
unieron en un estrecho abrazao en la cama de mamá, sin poder evitarlo ambos
lloramos como dos niños dolidos por los avatares de una vida, que para ninguno
de nosotros había sido fácil.


Me sobraban los polvos que eché con varios hombres, de los
que no recordaba nada más que sus jadeos, y las caras de estúpdos integrales
difrutando de mis encantos de mujer, pero ellos a mí no me hicieron sentir
orgasmos del calibre de los que obtuve con Nacho, mi único amor, el príncipe
azul que todas las mujeres tenemos y que pocas veces llega a convertirse en
nuestro compañero sentimental.


Fuí poseída por él y todos mis músculos, vibraron al igual
que mis pechos que él besó, y mi vagina que supon humedecer con sus caricias
linguales, y con sus penetraciones que me llenaron de placer; de dicha jamás
experimentada con ninguno de mis amantes ocasionales. Me hizo un griego fabuloso
y yo le regalé una cubana impresionante entre mis pechos que ahora eran grandes
y redondos, como los de una mujer superdotada, una tetuda como a él le gustaba
llamarme. Sus labios le dieron a mis pezones el masaje erótico que ningún hombre
antes supo brindarme, obsesionados con llenármelos de baba o darles
excitadisimos, algunos mordiscos, que yo reprobaba con una bofetada e incluso
con algún rodillazo en cierta parte, que los dejaba con pocas ganas de volver a
hacerme daño en mis fresitas del placer.


Mi hermanastro me confirmó que me quería, que deseaba estar
toda la vida a mi lado y hacerme muy feliz. Yo le acepté y desde ese hermoso
días enamoradisimos y ya somos padres de una niña de dos meses, que es mi viva
estampa y que tiene los ojos y la nariz muy parecidas a las de su abuela, mi
difunta madre, que desde el cielo o donde esté estoy segura de que aprobará
nuestra relación, aunque sea incestuosa. Yo que se una mujer muy liberal y no me
considero una mojigata, estoy convencida de que amar de verdad nunca puede ser
pecado. ¿No les parece?


Escribame para comentarios, sobre todo si son chicas. ;-P
jejeje


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 9.50





Relato: Mi hermanastro
Leida: 2339veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados




Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



despedidas de solteras con sexo gratiscorrida de mujer pornoincesto de jugando con papá y terminó penetrandomeputita sumisatetas gordadtodorellatosmadura maduro pornoancianos cachondosla diosa del pornorelatos incestuosasvideos pornos cuarentonasconcierto pornotias incestuosasuruguaya cogiendovideos porno vecinitasporno con enfermerasfollada fontaneromoras pornopornos venezolanasrelatos eroticos violaciontias con las tetas grandesnegra colombiana follandorelatos fantasias eroticasvideos etoticos gratisvideos eroticos lesvicospilladas infraganti pornofollando a mis vecinasputillas pornoinciesto pornofollando con ancianadi arrimon a una chibolita relatosrelatos marquesesfollando dos tiosrelatos xxx embarace a sobrinamaduras en liguerorelatos porno categoriasfiestas porno españolassexo gay en baños publicosanal con mi noviaesposas en ofertavecinitas pornomi abuela me violapaginas de relatos pornoculo viejami prima desnudamadres cincuentonas follandomoviltodorelatostias tetudasviolaciones porno xxxporno musulmanatrios con mi esposarelato porno suegrainsestosrelatos eroticos marquesefotos porno de chochosrelato erotico esposasexo con maduromadres hijos xxxporno preñadassadomaso pornorelatos porno contadosrelatis gayrelatos eroticosexo anal enfemeninoporno gay de arabesrelatos porno fotosculos en pompa pornopeliculas eroticas arabesfontanero se folla a su clientamama y yo follamosbabosas cachondashistorias gay calientescarpintero follandoviolo a mi hermanadragon ball gt pornoorgias lesbicas gratis