webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Yo y mi mama



Relato: Yo y mi mama

Me llamo Chema, y desde muy joven he sido un maniaco de las
revistas y libros pornográficos, y un devorador insaciable de videos y películos
"X". Mi mujer ideal, la protagonista de mis fantasías juveniles fue Lola, mi
madre, que era muy hermosa y que a sus treinta y seis años de edad, se había
quedado viuda, cuidando de mis hermanas Marta de veinte años, Maribel de
dieciocho, siendo yo, que tenía diecinueve años, el único varón de la familia.


Un sábado por la noche en el que ambos nos encontrábamos
solos en casa, ya que Marta y Marible habían ido a pasar el fin de semana a la
playa en el apartamento de una amiga; mamá me dijo que deseaba hacerme unas
preguntas. Yo quería disfrutar de mis vicios solitarios y por dicha razón estuve
un poco hosco con mi madre, cuando me rogó que me quedara con ella en el salón,
para ver la tele juntos, porque se sentía algo deprimida y temía la soledad.


- He leído, Chema, en una revista que en muchas familias se
practica el incesto, especialmente entre madre e hijos. A mí ese tema me
desagrada, porque me parece algo sucio, pero ¿Qué opinas tú hijo mío?… ¿Estás a
favor, o en contra de las relaciones incestuosas? - me preguntó mamá sin
rodeos,.


- Yo quiero confesarte mamá, que estoy a favor del incesto, y
es más, me excitó mucho cuando os imagino a Marta, a Maribel o a ti misma
desnudas y dispuestas a hacer el amor conmigo.


- ¿Te has vuelto loco, hijo mío? No me explico como un ser
normal puede pensar en su madre y en sus hermanas, como vulgares objetos de
placer, olvidándose del parentesco filial que les une.


- Te sorprenderías Lola, si supieras la razón que tiene esa
revista que mencionas, al hacer tal aseveración; ya que me consta que hay
muchísimos hombres y mujeres que amparados en la intimidad de su hogar y
consanguinidad disfrutan de todos los placres carnales, prohibidos por las entes
retrógradas y por los moralistas de pacotilla.


- Está bien Chema. Yo no quiero discutir contigo sobre lo que
está bien o mal en el seno de una familia. Te pregunto… ¿Tú serías capaz de
follarme, sabiendo que soy tu madre?


- La verdad es que lo he deseado muchas veces. Eres una mujer
libre, joven, pero madura. Tienes un cuerpo escultural, con unas tetas enormes,
un culazo respingón y que sabes mover muy provocativa cuando andas. Tus piernas
son impresionantes y no digamos nada de tus muluos.


- ¿No te has fijado en que mi rostro es ovalado?… ¿No te
gustan mis ojos color miel, o mi melena larga y castaña ¿… ¿Acaso no soy tan
bonita como me suelen decir los hombres que me cortejan?


Yo entonces le dije a mi madre, que estaba enamoradísimo de
ella; que deseaba ardientemente besar sus labios rojos y carnosos, lamer sus
dientes blancos y perfectos como perlas y juntar su lengua con la suya en unos
besos de fuego, muy apasionados.


Cuando ella se echó a llorar al ver el peligros cariz que
estaba tomando los acontecimientos, la abracé y mi esternón se juntó con sus
enormes pechos, aplastándoselos, mientras que rodeé su cintura y le oprimí las
nalgas carnosas y excitantes. Ella quiso protestar por mi atrevimiento, pero se
limitó a abrir la boca y a juntar sus labios a los míos, cuando la besé como un
enamorado apasionado.


Lola sorbió mi aliento y permitió que mi lengua jueguetona
entrara en su boca, uniéndose a la suya en una excitante caricia prohibida.
Sólamente entonces comprendió, lo que una mujer ardiente podía sentir en sus
pezones y en su vagina, cuando esa corriente de placer indescriptible recorría
los cuatro puntos cardinales de su anatomía femenina.


- quiero Chema - me dijo mamá- que me ayudes a conocer, ya
que eres tan liberal, lo que siente unamujer cuando lo hace con su propio hijo,
dejándose llevar por sus instintos y no por la maldita moral que nos convierte
en unas hambrientas de polla perpetuas, envejeciéndonos prematuramente ante la
falta de estímulos sexuales que padecemos.


- La primera lección es olvidarse de los prejuicios y
practicar en tu casa, al abrigo de miradas extrañas el placer del top-less.


- ¿Quieres decir que debo de ir delante de ti, con los senos
al aire, como si fuera una camarea de un bar de alterne?


- Exageras mucho, mama ¿No has visto cuantas mujeres decentes
se quitan la parte superior de su bikini, cuando están en la playa?


- Yo no podría hacerlo aunque quisiera, porque tengo mucho
busto y parezco una vacha lechera; por lo que estoy segura de que mis pechos más
que gusto te drían asco, si los vieras, hijo mío.


- ¿Por qué no me dejas que sea yo el que juzgue al verlos, lo
que me parecen?


Lola venciendo sus prejuicios, decidió quitarse la blusa y
luego el enorme sujetadoor, diseñado para reducirle un par de tallas.


Cuando los senos enormes de mi madre, que eran como una
especie de voluminosas sandías muy redondas, con areolas oscuras y granuladas y
apetitosos pezones rosados, estuvieron al alcance de mi boca, yo como un bebé
hambriento me incliné sobre uno de los botones erectos del place ry lo chupé con
deleite, obsequiando a mi madre, con una espectacular mamada, como si quisiera
extraer de esas deliciosas esferas femeninas, el néctar lácteo que muchos años
atrás fue mi alimento primordial.


Lola me quiso apartar de sus senos ya que comprendió que no
era lógico que se los estuviera mordisqueando, lamiendo sus pezones, areolas, y
es que al parecer -como me explicó avergonzada- al acariciarle los globos
maternos con tanta habilidad, ella sin poder evitarlo, comenzó a sentir unas
humedades desconocidas en su bajo vientre, en la abertura de su feminidad.
Cuando continué haciéndole un sinfín de caricias prohibidas, mamá notó una
cascada de flujo que brotaba de su interior y que mojaba sus bragas.


¡Había sentido un orgasmo!… ¡Y otro!… Sin poder evitarlo
gimió y esa exteriorización de sus sensaciones me animó a seguir con mis
incursiones a la intimidad de mi madre, levantándole la falda hasta la cintura y
cogiéndole la braguita por el elástico, poco después la liberé de dicha prenda.


La mujer se quedó petrificada, incapaz de reaccionar cuando
su vagina, la grieta de su placer estuvo expuesta al aire, sin disimulos y yo
posé mis manos con dedos temblorosos, en el bosque de sus pelos púbicos, en
sortijados y de color castaño. Luego al encontrar la raja, hundí entre los
labios mayores las yemas, tocando con mimo en su parte superior ese botoncito
del clítoris, suave y excitado, que logré hacer crecer con mis caricias hasta
convertirlo en un pequeño pene infantil, transportanto a mi madre al paraíso del
placer supremo.


Ella me pedía que no siguiera recorriend su cado sexual, pero
él al encontrar la entrada de la vagina cálida y húmeda, hundí dos, tres dedos
en la misma y Lola gritó mi nombre, atenazando con sus músculos íntimos esos
intrusos que la hacían temblar de gusto, aumentando hasta límites insoportables
los caldos que brotaban desde el interior de su conejito.


Cogí enloquecido a mi madre de la mano y la conduje hasta su
dormitorio conyugal. Quité el edredón y abriendo el embozo ordené a Lola que se
acostase boca arriba y abierta de piernas, mostrándome su flor sexual húmeda y
apetitosa.


Su coño parecía una boca abierta y mojada. Con mi lengua lamí
toda la muesca sexual, los rodetes de carne, la cresta de su sexo y el botón
erecto de su clítoris, que ensalivé haciéndole vibrar también con la penetración
de mi lengua en el interior rosado de su vagina.


Luego me atreví a seguir lamiendo a mi madre hasta alcanzar
la fruncida rosa de su ano, barrenándolo con mi lengua convertida en un cepillo;
tratando de penetrar con ese apédice en la carne blanda de su ranura posterior.


del ano volvió a la vagina y tras hincarle de nuevo la lengua
en el conejito hambriento, insistió en barrer su botoncito excitado de arriba
abajo, rodeándolo con atrevidas caricias linguales, sorbiéndolo sin descanso,
para que poco después mi rostros rozase la raja de su culo.


cuando Lola había disfrutado de varios orgasmos y yo estaba
cansado de beber la melaza de su vulva, me tomé un respiro y disfruté peinando
el matorral de su vello púbico, y acariciando los labios mayores rosáceos y
entreabiertos que al parecer esperaban la introducción de mi miembro viril
erecto en el pasadizo de su chocho.


Fuera de mí interrumpí de repente la exploración y lamidas a
los bajos de mi madre, para quitarme el slip, sacando al exterior mi enorme
miembro viril erecto, que Lola asombrada cogió entre sus manos aprisionándolo
con gusto, al tiempo que se relamí con picardía esos labios carnosos, rojos y
sensuales, que volví de nuevo a besar y a morder, mientras ella me masturbaba
rítmicamente.


Sentí el deseo de ofrecerle a mi madre, ese enorme cilindro
de carne, esa verga salvaje y erecta, que ella aceptó, acostándose sumisa sobre
mi falo desafiante. No sabía como debía de lamer ese monumento a la virilidad
filial, pero aconsejada por mi, lamió la punta del glande morado por la lujuria,
humedeciéndomelo con su saliva.


Acto seguido Lola obedeciéndome, puso los labios en forma
circular, para permitir que a través de ese anillo de carne suave entrase el
miembro viril a su boca. Fue una penetración grata y pronto el intruso estuvo
apoyado en el blando y húmedo lecho de su lengua. Rozando su paladar se pegó a
su campanilla, sin importarle a la dama, dada su excitación y goce, el riesgo
que corría de atragantarse con la mamada.


Su lengua traviesa jugueteaba circunvalando mi glande
hinchado, mientras que de vez en cuando sus lenguetazos a mi frenillo, me sumían
en un estado de locura, ya que esa membrana era muy sensible y la mamona aunque
inexperta, resultaba ser muy viciosa.


Cuando después de esa felación maravillosa estaba a punto de
eyacular en la cálida boca de mi madre, el contenido abundante de mis
testículos, ella aceleró sus succiones y cerrando los ojos y acariciando la
cabeza de esa maravillosa mujer que se había convertido en una magnífica alumna
de mis enseñanzas pornográficas, sentí un gran escalofrío que recorrió mi
columna vertebral y poco después arrojé en la boca, garganta, en los labios,
cuello y hasta en sus pechos, unos cañonazos de leche que salieron en forma de
alud incontenible.


Lola siguió chupándome la verga y gracias a sus cuidados y a
mi juventud, ésta pronto creció en el interior de su boca y se convirtió de
nuevo en una estaca de carne erecta y desafiante, que yo ansiaba introducir en
el chumino materno, logrando ver cumplido, mi viejo sueño de follarla.


Me subí al fin sobre el vientre de Lola, como un jinete
fanfarrón trata de cabalgar a mi yegua. Ella abrió los mulos generosa y se
dispuso a recibir en su claustro íntimo mi polla supergrande. Tras colocarle mi
aparato genital a la entrada de la vagina materna, con un golpe de riñones
conseguí penetrarla totalmente hasta que mis testículos, de nuevo llenos de
semen, rozaron su esfinter anal.


Mi madre colocó excitadísima los pies en mi cuello y al
contraer sus músculos vaginales, éstos formaron como una especie de boca
hambrienta, que se cerró en torno a mi picha enorme, mientras unas gotas de
flujo que brotaban incensantemente de su sexo, humedecieron nuestros muslos.


Yo la sujetaba por las caderas, y teniéndola empalada,
ensartada con mi gran verga, arrecié en mis acometidas follando a esa hembra,
que movía su trasero, sus muslos, todo su bajo vientre, como una lavadora en la
fase de centrifugado, haciéndome enloquecer de placer.


Noté al fin que mis testículos se tensaban y pensé que en
pocos segundos iba a correrme en el coño de mi madre. No quería dejarla preñada
y por ello le pregunté a Lola, si debía o no salirme de su vagina. Ella me rogó,
me exigió que no lo hiciera, y al correrse satisfecha entre alaridos de placer,
no pudo contenerme y le llené su conejito con unas enormes oleadas de semen.


Su vientre femenino se puso tenso cuando las primeras
descargas de leche, le entraron como una lluvia de virilidad desbordada. Sin
sacar el pene del agujero materno noté que de nuevo sentía deseos de follarla y
me entregué al acto sexual con todas mis fuerzas, produciéndose de nuevo una
descarga abundante y satisfactoria de lefa en el coño materno. Pese a ello Lola
quiso seguir jodiendo y acepté encantado el reto. Al concluir el cuarto polvo,
exhausto le pedí una tregua a mi paternaire, tratando de recuperar las fuerzas
perdidas, en los sucesivos coitos incestuosos.


Mi madre aprovechó la pausa para ir al baño. Poco después
regresó con unos preparados vitamínicos y un tentempié que devoré hambriento.
Abrazado a mi madre le acaricié de nuevo sus pechos grandes, redondos y gracias
a sus cuidados y dedicación, pronto mi verga fláccida recuperó su vigor y de
nuevo deseé follarla a esa mujer a la que tanto quería, y que además de ser mi
madre, me había hecho conocer el placer del sexo en su máxima dimensión.


Escribame para comentarios, sobre todo si son chicas. ;-P
jejeje




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 7
Media de votos: 9.71


Relato: Yo y mi mama
Leida: 31660veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



autofelacion pornorelato sexo durorelatos porno gay filialporno vecinasrelatos rroticos gay mi hermano y yo no somos gay pero nos gusta mamarnos la verga.amables vecinaspodno gratissexso gratis madurasrelatos nosotrasespiando a mi vecinacon mi vergota le rompe su pequeño culito relatosmadura vecinaporno gya españoleroticos pornoxxx madres y hijasrelato sodomizando una gordanaruto juegos pornotravestis cachondosrelatos muy eroticossolo relatos eroticosrelatos de sexo prohibidomisrelatosporno hetero con dildo en el culoasme de lado el calzon y cojemebailando con mi hermana relatoshistorias muy eroticastias con tetas enormesfollando ninasrelato mujer amantecogida dormidaanales muy durospollas de tios maduroswww.sexo con maduras.commamas muy cachondasfotos porno tailandesasrelatos eroticos papá mira c m mojo mi calzonsitoancianas muy peludaspporno madurassexo babosas gratisrelatos gay realesmadura lesvianafollando cuñada borrachabillares nachorelatos cortos pornoporno de américaporno de cuarentonasrelatos porno gay filialxxx hermanoporno fontanero"beber tu meada" maricon Relatos eroticos metemela por el culo compadremasturbaciion femeninarelatos de parejas liberalesrelatos eroticos transexualvideos pornos fontanerosporno de enanas gratistravesti desnudosinsestosRELATOS EROTICOS CON LA CUÑADAporno durócabrones.cojiendo.asusesposasviejas follando con sus nietoscuentos relatos eroticospadres gays follandoabuelo folla nietamonjas calientesfollando a mis vecinasancianas sexdesvirgaciones brutalesconsoladores gayshistorias eroticas gaysmadres calientes gratisrelatos sexo analsexo con maduras.comrelatos eroticos hijosrelatos tranxfollo a mi hijame follo a tu mujerrelatos gay xxxenfermera lesbianaespiando mientras duermemaduros sexosalas chat porno