relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Carolina y yo: su cornudo sumiso (II)





Relato: Carolina y yo: su cornudo sumiso (II)

Carolina ha seguido montándoselo con su macho, con el
portero de la discoteca, aunque con la salvedad de que ahora ella lleva en los
labios de su sexo, junto al clítoris, un adorno de metal que se los cierra y
del que caen dos cadenitas. Su macho le dijo que quería que lo llevara para
recordarle a ella que era suya y para recordarme a mí, todos los días, al
verlo, que soy un cornudo sumiso.


También adquirió por Internet un cinturón de castidad, el
CB2000, que ella me puso porque, según su macho, quería quitarme de la cabeza
la idea de que podría volver a follar con mi mujer. Ella lleva la llave
colgada de la cadenita del cuello y cuando follan siento como la llavecita se
bambolea de un lado al otro, según las embestidas de su macho al follarla, lo
que me produce una mayor sensación de humillación, de que le pertenezco a ella
en cuerpo y alma, que mi placer le pertenece y sólo puedo gozar con su
permiso, mientras que ella puede follar y disfrutar con el macho que le
apetezca o con el primero que se cruce por la calle. La cadenita que ella
lleva en el cuello ayuda mucho, porque cuando alguno le pregunta de qué es,
qué cierra esa llavecita, ella le confiesa sin ningún pudor al que se lo
pregunta, que es la llave del cinturón de castidad del cornudo de su marido.


Como es natural está revelación excita mucho a los tíos que
nada más oírlo acrecientan su galanteo para follársela y cuando consiguen su
anuencia, no la animan a ir a algún Hotel , por ejemplo, sino a nuestra propia
casa, a nuestra propia cama porque les da más morbo. Y así que el otro día
vino a casa con un tío que le gustaba, que había conocido en el trabajo y
cuando llegaron nos presentó.


- Aquí te presento a mi nuevo macho –me dijo-, un tío que
me vuelve loca porque sabe lo que una mujer necesita, lo que una hembra desea,
que la follen bien follada con una buena polla.


Y entonces ella le bajó la bragueta y se metió su polla ya
empalmada en su boquita de piñón porque aunque es pequeñita, según ella a los
tíos les gusta más así porque sirve mejor para chupársela al darles más placer
al estar apretadita.


- A mí marido lo quiero mucho, no te creas, porque es un
cornudo universal –comentaba cuando se la sacaba para acariciarla sólo con las
manos-, le he puesto los cuernos con tíos de los cinco continentes. La última
vez fue la otra noche con dos negrazos norteafricanos que conocí en una
discoteca, con unas pollas para matarte y que comparadas con la suya eran una
temeridad y él mismo, mi querido marido cornudo, tuvo que reconocer ante los
negros que su polla era más pequeñita que las de ellos y suplicarles que me
follaran porque se lo habían ganado. De hecho las pollas de los cinco
continente que me han follado y lo han hecho cornudo, han sido todas mayores
que la suya. Como podrás ver es un cornudo globalizado, ¿verdad cariño?


- Si mi amor -le contesté yo-, soy un cornudo universal, en
todas las lenguas, tu cornudo sumiso que sólo aspira a serlo cada día más.


Y entonces ella me baja los pantalones y me deja expuesto
con sus braguitas que ella misma todas las mañanas me pone cuando se las quita
para colocarse otras limpias, porque esa es una costumbre que nunca hemos
olvidado: que la que lleva las bragas en casa soy yo. Ella también las lleva,
claro, y transparentes tipo tanga, pero cuando todos los días se las quita
para ponerse unas limpias, me pone a mí las sucias para que sienta mi polla
junto a la tela que ha tocado su coño, mientras estoy en el trabajo o cuando
voy por la calle, porque así dice que me sentiré constantemente cornudo en
todo momento.


- Sabe que nunca podrá follarme –le dice a su macho -, pero
al menos tiene el consuelo de llevar todo el día junto a su polla algo que ha
estado cerca de mi coño, muy cerca de lo que él tanto desea y que no podrá
jamás catar.


Y entonces, para que no me quepa dudas, se abraza a su
macho, lo besa, le mete la lengua, lo morrea, le ofrece la lengua, le dice que
su coño estará siempre abierto para cuando él quiera follarla porque es una
yegua en celo lista para ser follada por él en cualquier momento y
circunstancia; y cuando ya se siente excitada, se viene hacía mí, me
arrodilla, me ofrece su coño para que lo huela, para que sepa el sabor de su
excitación.


- Huele el aroma de la excitación que me ha provocado un
macho de verdad, cornudo mío, huele bien, para que sepas lo que siente tu
mujer cuando está con su hombre, con su macho, con el tío que la hace mojarse
con sólo mirarla.


Y entonces se aparta, coge un rotulador y me pinta sobre la
frente la palabra cornudo para que esté bien a la vista mi condición, mientras
folla de nuevo con su amante y al verme allí de rodillas, con el cinturón de
castidad y la palabra cornudo escrita sobre la frente, puedan los dos
excitarse y follar más y mejor.


Porque ella y yo firmamos un contrato en el que yo renuncio
a tener relaciones sexuales con ella a cambio de que ella me hiciera cornudo
sumiso y por eso ella puede follar con quien quiera, donde quiera, como quiera
y cuando quiera, y yo, por el contrario, no puedo correrme sin su permiso, ni
por supuesto tener relaciones con otras mujeres. De hecho tampoco puedo ni
mirar a otra mujer por la calle porque un día que veníamos de un hotel de
ponerme los cuernos, miré a una chica y ella se encolerizo. Me cogió de la
mano, me llevó corriendo a nuestra casa y cuando entramos en la habitación se
desnudó, me dobló sobre sus rodillas, me bajó, los pantalones, las bragas y me
dio unos fuertes zapatillazos en el culo, mientras me decía que no lo volviera
a hacer, que no mirara jamás a otra chica.


- Yo lo soy todo para ti, tu mundo, tu vida, tus cuernos,
todo -, me decía mientras me azotaba el culo con una zapatilla.


Así es que desde entonces, cuando estamos en alguna reunión
social procuro que en las presentaciones las mujeres no me besen en las
mejillas, ofreciéndoles primero la mano. Y mi querida Carolina se alegra
mucho, me lleva a una habitación solitaria y me abraza, me besa y me dice que
así me quiere: cornudo y entregado.


- Te quiero casto de pensamiento y obra, tú no puedes ni
mirar a otra mujer, ni puedes rozarte con ellas cuando vas por la calle, ni
puedes hablar con ellas, ni que te dirijan la palabra, porque eres mío y sólo
mío, porque quiero un hombre casto ante su diosa, como un sacerdote ante su
Dios.


Y yo le digo que sí, que la amo con toda mi arma, que soy
suyo, que jamás estaré a menos de un metro de una mujer y que puede hacer
conmigo lo que quiera porque la amo con una entrega infinita. Y ella me besa
con pasión, me dice que también me quiere, pero que todavía me queda mucho que
aprender para estar a su gusto, para ser un buen cornudo sumiso entregado a
ella. Así es que ahora, cuando me levanto todos los días, me arrodillo en el
borde de la cama, la despierto, y le rezo con fervor suplicándome que se día
tenga a bien hacerme más cornudo, para que tenga un bonito despertar.


- No sé si te lo mereces –me suele decir mientras se
despereza.


Y yo la miro levantarse, ducharse y arreglarse porque mi
señora es muy elegante, viste muy bien, tiene clase y se cuida mucho, sobre
todo las manos que lleva muy cuidadas y con las uñas impecables y en su justa
medida de esas de las que cuando las miras desees que te pajeen y con las que
te corres de gusto solo pensarlo, según me dice.


Mi querida Carolina se ha comprado ahora una cadenita que
se ha puesto en la cadera y de la que ha colgado la llave de mi cinturón de
castidad, para que al follar con su macho pueda verla mientras ella sube y
baja sobre su polla. Pero su última adquisición ha sido un strapon dildo, una
enorme polla de plástico que se cuelga de la cintura y que suelen utilizar las
lesbianas, para satisfacerme, según me dijo al mostrármela. Porque Carolina me
ama y como se preocupa por mí, al ver que llevaba algún tiempo sin correrme,
decidió aliviarme por lo que vino a casa con su macho y con nuevo aparato, "mi
nuevo amigo", según me dijo, y después de colocarme a cuatro patas en la cama
y de quitarme el cinturón de castidad, se lo puso, me dio vaselina con un dedo
para facilitar la penetración y me folló sin piedad con fuertes embestidas y
hasta el punto que al empujar para adelante mis llenas pelotas se balanceaban
fuerte y así se movía mi polla, me acariciaba por primera vez desde hacía
mucho tiempo y estuve a punto de correrme de gusto por la caricia y de dolor
por el metisaca en mi culo.





Te gusta como te follo, Cornudo –me decía ella.


Sí, mi amor, pero así me voy a correr.





- No, te lo prohíbo –me decía ella mientras animaba a su
macho a que mirara como se follaba a su cornudo.





¿Vas a ser cada día más cornudo?


Sí, sí, pero me voy a correr.





- Así sólo se corren las putas y otros hombre claro, porqué
dime, ¿qué tipo de hombre se corre mientras su mujer se lo folla por el culo,
delante del amante de ella?.





Sólo los cornudos mi amor, los cornudos son los
únicos que lo hacen


¿Por qué?





- Porque soy un cornudo universal, un cornudo globalizado
que sólo aspira a ser cada día más cornudo- le digo, mientras por fin me corro
de gusto.


Y entonces ella me vuelve a poner el cinturón de castidad,
me coloca un delantal de cocina y me lleva al pasillo para que limpie y encere
el piso, mientras que ella folla en la cama con su amante y yo friego, limpio
y oigo sus gritos de placer, sus gemidos y como anima a su amante para seguir
follando, diciéndole que es su hembra salida, su puta, su coño siempre abierto
para que él se lo folle a sus anchas. Y mientras encero el pasillo los veo y
oigo follar a través de la puerta abierta de nuestra habitación de matrimonio,
donde tanto nos queremos.



Esto es una fantasía, claro, porque soy soltero, pero si
alguna chica quiere conocerme mi dirección es
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 7.00





Relato: Carolina y yo: su cornudo sumiso (II)
Leida: 2250veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados






Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



chicos guapos porno gayorgasmos humedosnalgotas mmmm ricas relatosel butanero pornopiscinas pornoporno bisesualesrelatos gays madurosme tire a mi hermanarelatos cine gayrelatos de ososmaduras follando con el fontanerodon quijote pornoRelato exoticos gay de antigua guatemalaporno gay japonesdespedidas pornoporno uncestoporno con madres y hijosorgasmos en pornorelatos eroticos hijosrelatos porno largosvideos porno viejos gayrelato gay profesordespedida de soltera madurasrelatos porno triohistorias eroticas de lesbianasporno lesbiscopagina zoofilia desvirgo con mi polla grande a perra en celorelatos eroticos contadospono madurafollando con la gitanafotos travestis amateurrelatos abuelos gaysobrino xxxporno chicas pequeñasharry poter pornoporno de mujeres infielesporno gordas violadasmujeres follando en fiestasrelatos eroticos nuevoshistorias reales pornorelatos erotivosfollando a mi papavideos porno de musulmanasporno safarimujeres pilladas en probadoresporno cuarentonatrio de lesbianasfotos travestis amateursabuelas putas españolassexo ancianos gaylesvianas muy cachondasrelatos porno de mi mami deja que el dueňo de la casa dond vivimos me folle para que no nos saque de la casaanal lesbicomujeres gordas y peludasme folle a mi padretia dejeneradas relatos sexualeswww.gigagalleries.compeliculas porno de romanosvideos hentai de sakura card captorscasadas y calientesporno come coñosfollando con mi mamabisex triozoofilica xxxmasajes eroticos lesbicosporno lesvicosincesto pornicolombiana tetona y culonarelatos eroticos hijospeliculas pornos de zoofiliarelatos de mujeres que fueron a darse un masaje y se exitaban con el joven masajistaporno gratis rumanorelatos incesto josue no me folles chats eroticosmaduras en puritanasmi suegra se masturbasexo gratis travestistías cachondasjuegos muy pornoporno gratis africanoporno cuernudoporno anal salvajexxx padres hijassexo gratis de abuelasfotos porno chicosperra pornotrios en cadizrelatos gay casadoporno ancianos gayscamara oculta a mi tia