relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi prima y yo en mi adolescencia







Relato: Mi prima y yo en mi adolescencia

Desde niños mi prima y yo fuimos inseparables.


Ella era dos
años mayor que yo y un día de verano, cuando cumplí los catorce años, nos fuimos
a llevarle la comida a mi padre que se encontraba labrando, en un campo situado
a mas de tres kilómetros del pueblo y al regresar nos entretuvimos recogiendo
berros en el río y contándonos nuestros secretos más íntimos.


Marina que era
morena, delgada, y bastante monilla, me propuso al anochecer que nos fuéramos
los dos a ver la gruta de "Peña Águila", a la que se accede tras subir una
cuesta bastante escarpada, y desde allí se divisa nuestro pueblo a sus pies,
disfrutando de una vista panorámica excelente.

También en ese lugar solían ir
las parejas a hacer el amor y a gozar en libertad, sin las miradas curiosas del
vecindario.

Aquel día amenazaba tormenta y por eso únicamente Marina y yo, nos
adentramos en la gruta y me sentí muy bien, cuando me di cuenta de que mi prima,
tenia miedo de que apareciera un animal salvaje y nos atacase.


Me agrado
muchísimo que ella se agarrara a mi cintura, notando las ondulaciones de sus
curvas, ese cuerpo sensual de adolescente en flor, pegado a mí, por lo que me
atreví a abrazarla acogiéndola por el hombro, como si fuera mi novia.


- Sabes mi
bien, que me gustas mas que comer con cuchara me dijo, regalándome una bonita
sonrisa que me cautivo.

Me hubiera parecido su afirmación un simple cumplido, de
no haber colocado mi bella primita su mano encima de mi bragueta, acogiéndome mi
pene erguido, que por su culpa estaba superempalmado.

Yo no sabia que hacer pues
era un crío que solamente pensaba en jugar con mis amigos, a la salida de la
escuela y hacer gamberradas sin limite, ganándome algún tortazo de mis padres.



Lamentablemente de mujeres no sabia nada y de no haber sido por Marina, no me
hubiera atrevido ni a mirarle a la cara a las chicas, porque era muy tímido.



- ¿Sabes que la tienes muy grande, para tu edad? Y antes de
que pudiera decirle cualquier estupidez, ella me desabrochó los botones de la
bragueta y me saco la picha fuera de mis pantalones, sopesando mis testículos.



Me atreví a echarle las manos a sus tetas, que me parecían muy excitantes y como
llevaba ya sujetador, me tuvo que ayudar Marina, a desabrocharse la blusa y a
quitarse el sostén, a fin de evitar que yo con mis manazas pudiera rompérselo.


-
Me estas poniendo muy calentorra, primito ¿Quieres que te la chupe?.


En el
colegio algunos compañeros me contaban las guarradas sexuales que habían visto
hacer a sus padres y hermanos, o algunos de ellos, muy fanfarrones para su edad,
presumían de que varias chicas del pueblo se las habían mamado y a otras hasta
"pasado por la piedra".

Yo no tenía experiencia, ni nada que contarles, porque
encima era hasta tonto para inventarme aventuras galantes.


No dije nada, pero
permití que mi prima, me descapullase el miembro y tras darle el visto bueno a
mi picha, se la metió con ansiedad en su boca, que me pareció un dulce nido que
me absorbía hasta los testículos, mi pene sin atragantarse.


Me plantee en esos
momentos increíbles, si esas succiones eran algo habitual para ella y me di
cuenta de que debía de callarme, para dejarla chupetear lo que tanto le gustaba.



Reconozco que con su felación, mi prima me sumió en un estado de placer tan
supremo, que di alaridos sin poder evitarlo y le pase las manos nerviosamente
por su cabeza, acariciándole su pelo, su cabeza y cuello, hasta que ella
absorbió más deprisa de lo normal mi palmo de carne inexperta, pero muy sensible
y temblé como un cascabel, sentí oleadas de frío y de calor alternativas, muy
seguidas, y algo recorrió mi miembro viril hasta que eyaculé en la boca de
Marina, que tranquilamente se bebió mi semen sin protestar.


Abracé a Marina y la
bese en la boca, notando el sabor de mi leche, y no sentí asco ya que su lengua
y sus dientes, los labios preciosos y carnosos, fueron el mejor regalo que ella
podía regalarme, puesto que era la primera chica a la que "morreaba" y sus
caricias linguales, su falta de prejuicios por lo que estábamos haciendo, me
animaron a quitarle también la blusa y se quedo en topless delante de mi,
pudiendo disfrutar de la contemplación de dos magnificas tetas, mas grandes que
dos enormes manzanas, con unos delicados pezones rosados, con las areolas color
café, que roce con mis dedos nerviosos, gozando de unos calambres en el bajo
vientre, que me resucitaron el "pajarito" que tras la eyaculación se había
quedado bastante pachucho el pobre.

- ¿Has tocado el chocho de una mujer,
primito? - No sabia que decirle, porque no me gustaba mentir a nadie y menos a
una prima con la que tenia tantos puntos en común y mucha confianza.


Le dije que
no, que era virgen y que mi cultura sexual, al no explicarme nada mis padres,
era la que había obtenido de las revistas eróticas francesas, que le alquilaba a
Pedrote, un compañero de clase muy golfo y poco aplicado, que en asunto de
faldas sabia un montón.

- Pues esa enfermedad de la virginidad, te la curó yo de
un plumazo.

¿Quieres ser mi mejor alumno?.


Se acabo de desnudar delante de mí y
en ese sitio semioscuro, al mostrarse ante mí con su cuerpo escultural, en un
magnifico contraluz, no pude resistir la tentación y la abrace, poniéndole entre
sus muslos suaves y aterciopelados mi miembro viril, con el que deseaba
penetrarla y disfrutar sin limites de su intimidad femenina.


Marina me quito la
poca ropa que me quedaba y los dos rozamos nuestros sexos, y nos besamos
abrazados e inmersos en el placer lujurioso más supremo, olvidándonos de nuestro
parentesco y consanguinidad.

No sé lo que sucedió pero ella con mis prendas y
las suyas, hizo un lecho sobre el que se tendió abierta de piernas, mostrándome
el nido de amor más sensual que jamás le vi a una mujer, o quizás a mí así me lo
pareció, al ser esa la primera aventura sexual que coprotagonice.


Sus pechos
eran dos colinas redondeadas, con las guindas de sus pezones tiesos, mirando
hacia arriba con altivez y arrogancia.

En ese momento tímido y muy torpe me subí
a esa estatua del amor, sintiendo un estimulante temblor al posarme sobre su
cuerpo tan excitante y cálido, en el que me introduje a fondo, cuando ella guió
mi pene a ese agujerito abierto, cálido y húmedo en el que me sumerge en un
éxtasis supremo.

Creí oír campanas tocando a gloria, cohetes explotando ruidosos
en el azul, pajarillos trinando felices y sin que nadie me explicase nada,
cuando ella se movió voluptuosamente, victima de un gratificante orgasmo que no
pudo disimular, ni fingir, recuerdo que la embestí como un toro clavándole mi
aguijón en el panal de su sexo.

Al lograr un ritmo constante en mis emboladas,
ella levanto los pies y me los pudo como un collar en torno a mi cuello,
obligándome a follarla sin prejuicios, dejando al instinto, a los deseos más
concupiscentes expresarse con toda naturalidad.

Parecía mentira que esa muchacha
con aires de ingenua, a la que sus padres ponían ante don Francisco, el cura de
nuestra parroquia, como modelo de virtudes, fuera "más puta que las gallinas".



Húmeda, voluptuosa, sensual, bruja y diablesa, con las armas infalibles de su
lujuria me obligo a vaciarme una y otra vez, sin descanso en su chochito voraz,
hasta que me quede exhausto, sobre el suave colchón de su vientre, con mi pobre
miembro viril pegajoso y babeante.

- Nadie me ha follado como tu, primito.


Eres
un semental en potencia, alguien que hará estragos en los corazones de muchas
mujeres.

Ni que decir tiene que en publico seremos primos y nos comportaremos
como tales, pero en privado Agustín, gozaremos como los más depravados y
apasionados amantes.

Yo acepte sin rechistar sus condiciones, mientras besaba y
chupaba todos los rincones de ese cuerpo que me pertenecía y que deseaba poseer,
aunque para ello tuviera que enfrentarme con mis padres, tíos y con toda la
familia.

Lo del incesto me la traía floja y al volver en mi, me d cuenta de que
estaba lloviendo torrencialmente y entonces temí que un rayo penetrase en la
gruta carbonizándonos por pecadores, mientras gozábamos de nuestro amor
antinatural por culpa del maldito parentesco.

Los besos y las caricias de mi
amada Marina me hicieron olvidarme de mi miedo a los truenos y relámpagos, y de
esa forma encontró la oportunidad de sodomizar a mi prima, aunque la muy
traviesa trataba de cerrarme a mala idea su galería anal, con todas sus fuerzas,
obligándome a realizar un esfuerzo extraordinario para continuar con esas
emboladas a través de su trasero delicioso y provocativo.

Nuestras carnes en la
pugna por encularla a la fuerza, se pusieron al rojo vivo y yo sentí como mis
cojones se llenaban de nuevo de semen, a pesar de los muchos polvos que ambos
compartimos.

Entonces le sujete los pechos y excitada por la rotación que le
hice a sus pezones, bajo Marina la guardia logrando al fin introducirme a tope,
dentro de su trasero carnoso y excitante.

Un toque a su clítoris con mis dedos
torpes y un jugueteo lascivo con su coñito juvenil, demasiado abierto para su
edad, hicieron el milagro de que mi querida prima se rindiera a mí, dejándome
disfrutar hasta limites insospechados mientras le llenaba su canal trasero con
los abundantes caudales de mi semen.

Recuerdo que seguí eyaculando en su
orificio anal, hasta quedarme completamente deshecho, pero muy feliz.


Con la
lengua dentro de su coño hice autenticas barbaridades, chupando y saboreando
todas las mucosas interiores, limpiándole los labios mayores y menores,
horadando su vagina que destilaba un sinfín de zumos femeninos.


Ella gritaba mi
nombre sin cortarse ni un pelo, sin importarle que alguien sorprendido por la
tormenta, penetrara en nuestra gruta, para guarecerse, y pudiera sorprendernos e
irle con el cuento a nuestros padres.

Marina me cogía por el pelo y me
aproximaba violentamente a ella, como si no quisiera dejarme escapar del cálido
contacto con su cuerpo de adolescente bellísima y ninfomana ¿Por qué ocultarlo?.



No pude soportar la sensación tan placentera que me produjo, al comprobar, al
escuchar sus jadeos y gritos de felicidad, cuando se corrió mi amor y su río de
flujo me mojo la cara, sintiéndome entonces él más sumiso esclavo de mi dueña y
señora.

Desde ese día fuimos inseparables.


Follabamos en su casa o en la mía, en
el monte, en nuestra gruta.

A veces nos íbamos a algún pajar a retozar como dos
locos enamorados y a su lado aprendí a conocer el amor y el placer y
lamentablemente no acepte él casarme con ella, con la debida licencia
eclesiástica, cuando alguna vez me lo propuso, argumentando algo tan poco
defendible como era el gran disgusto que les íbamos a dar a nuestros padres, si
la llevaba ante al altar, como Marina pretendía.

Por mas que lo intente no tuve
el valor para acabar de una vez con nuestro incesto y legalizar nuestra
situación, contra viento y marea, con las opiniones favorables o desfavorables
de nuestras familias.

A causa de mi cobardía e indecisión un día Marina se fue
del pueblo a servir en Madrid y yo me quede en ese lugar, que sin mi amada
carecía de alicientes, hasta la mili, trabajando en el campo con mis padres y
hermanos.

Años después la volví a ver, cuando los dos regresamos a nuestra
pequeña población, durante las fiestas y ella me notifico que había dado a luz a
su tercer hijo.

Yo también me case y fracase como marido.


Por eso al quedarme
libre y frustrado la desee con el pensamiento y con el corazón, evocando
nuestros amores de adolescentes, cuando ella se convirtió en la mejor de todas
las amantes que he tenido a lo largo de mi vida.




Escríbame para comentarios, sobre todo si son chicas.


;-P
jejeje


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 49
Media de votos: 8.39





Relato: Mi prima y yo en mi adolescencia
Leida: 27272veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



















Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



folla despedidarelatos porno fotosfollar con un viejosexo babosa gratisseso lesvicoporno cornudotias calientefotos parejas amatervota mi coñorelató erótico mi tia es full full arrechaleche 69 triosporno de despedida de solterauna gitana follandoespiando a mi primarelatos porno la granjarelatos xxx en españolrelatos porno gayamor filial videosdos abuelas lesbianasporono madurasguarradas del pornoviolación xxxsexo no consentido relatosrelatos d como me enfiestaron un par realcuenta relatos eroticoszoofilicas xxxrelatos erptivos curiosa alumnadeje que mi papa me cogiera relatos xxxfollandome a mi vecinaporno duro imagenesrelatos xxx violacionesRelatosporno mi hija y mis sobrinas me hicieron trampa parte 2relatos de hijo son el sosten de su casafollando con virgenesabuelas mui putasmujeres preñadas follandola chiquilla de la vecindad relato eroticodesvirgaciones pornoputillas lesbianasrelatos porno con vozanecdotas como me cogio mi tiafolla despedida solteramaduro folla joven gaymi mujer se masturbanobita pornorelatos eroticos hermanostia buena mamandorelato erotico bisexualporno transexualesjoven gay con maduroporno en despedidas de solterahaciendo un trato con mi tia relatos eroticosfollando en el sex shopprofesores follando con alumnasentrevista de trabajo xxxtias con coño peludosexo gratis monjaspprno con animalesporno castigosrelato porno incestovideos pornos gitanasfotos maduritas calientescaperucita roja pornoporno rumanatrio relatoporno zofilianietos follando abuelasmonjas maduras follandofollando a una mulataRelatos cachondicimosel culo de mi hermanita de 9 añosrelatos eroticosmasturvaciones de mujeresporno de adultosorgias de sexo gratisvecina calienterelatos móvilfollando culos virgenestias porno gratissexo gay salvajetodorelatos sexo con madurasfollada universitariaeyaculaciones femeninas realesincesto con mi hermanarelato feminizacionMe tragué todo el semen de mi padrastrorelatos