webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Un dedo en mi culo



Relato: Un dedo en mi culo

Me llamo Laura y soy una mujer normal o eso he pensado
siempre.


En la adolescencia, yo hablaba con mis compañeras de clase
sobre la masturbación. Ellas me decían lo bien que se lo pasaban jugueteando con
su clítoris o introduciéndose los dedos. Pero a mí no me pasaba eso. Sí. Me
sentía algo excitada pero no hasta el punto de subir hasta alcanzar un clímax.
Sin embargo si tenía una sensación de ansiedad. Hasta que descubrí algo dándome
un baño. Se me ocurrió pulsar el orificio de mi ano con un dedo. Eso me hizo
suspirar. Entonces metí mi dedo índice. En las primeras ocasiones poco; luego
hasta la mitad; y finalmente todo el dedo. Con él dentro lo agitaba, mientras me
toqueteaba la vagina y así sí conseguía explotar.


Conocí al que sería mi marido cuando yo tenía tan sólo 19
años. Nos casamos 3 años después, estando muy enamorados.


Haciendo el amor me pasaba exactamente igual que cuando me
masturbaba. Por eso le decía a Ricardo que me tocase el culo, o que metiese un
dedo por mi ano. Y así efectivamente sí me estimulaba.


Sin embargo la penetración anal no me gustaba. Probamos hasta
tres veces pero sólo conseguía dolerme.


Todo parecía transcurrir con normalidad.


Vino la boda de un familiar y mi marido me presentó a toda su
familia, incluida una tía suya, una mujer de uno 40 años.


Primero tengo que decir que no soy lesbiana, ni he tenido
jamás interés por personas de mi mismo sexo. Esta señora llamada Marta, pues
parecía una mujer normal, quiero decir físicamente, no era deslumbrante pero
tampoco fea.


Creo que la culpa de lo que paso la tuvo en parte Ricardo que
es muy indiscreto. Estoy casi segura de que algo le contó a alguien sobre
nuestras relaciones sexuales.


Y así empezó todo.


Estando de pie. Noté que alguien me rozaba por detrás; o
mejor dicho me tocaba. Era tía Marta. Puse su mano sobre mi trasero con todo el
descaro del mundo. Al principio me pareció sólo un accidente. Pero luego volvió
a hacerlo palpando sobre la tela de mi falda el orificio de mi ano. Seguí
creyendo que era una casualidad. Pero aquel toque me gusto. Me atrevo a
reconocerlo.


Nos tocó sentarnos en la mesa y que coincidencia yo al lado
de tía Marta.


Hubo un momento que me levanté para servirme el agua y al
sentarme, lo hice sobre su mano. Mi corazón se aceleró y me puse colorada. Mi
tía era lesbiana y sabía mis ,digamos, gustos eróticos. En cuanto pude me volví
a levantar y retiró su mano.


La bebida me animó bastante y cuando nos levantamos para
brindar por los novios, ella metió su mano por debajo de mi falda, separo las
braga y metió directamente todo su dedo en mi culo. Iba a protestar pero la
bebida y la situación tan embarazosa hizo que por lo menos pensase en callarme
en ese momento. Pero dudaba. Momento que aprovechó ella para sacar su dedo.
Entonces me di cuenta de lo mucho que me había gustado aquello. Nunca había
sentido nada parecido: como si pudiese correrme directamente así sin necesidad
de nada más. No hacía falta que metiese una polla o dedos en mi coño.


Como había tomado algunas copas se me ocurrió reírme,
aprovechando cualquier momento, pensando en lo sucia que era tía Marta. Cuando
Ricardo me toca el culo tomo antes las medidas higiénicas pertinentes, pero
lógicamente en aquella ocasión no estaba preparada.


Me puse seria. Eso me ponía más cachonda. Me volví a levantar
con mi embriagada locura esperando que lo volviese a hacer. Pero no se atrevía,
así que me volví a sentar. Al hacerlo tenía un dedo metido totalmente en mi
culo. "Sí, por favor". Era tía Marta. Resoplé. Comencé a menearme. Ella se dio
cuenta de que la situación era peligrosa y me dijo: "levántate"..."vamos al
baño"...


Me fuí al baño. No soy capaz de resistirme. Es la única
oportunidad que tengo de gozar.


Me metí en el urinario puesta de espaldas. Yo no quería
verla. No me gustan las mujeres; pero sí lo que me iba a hacer.


Llegó Marta. Me bajó la cremallera de la falda. Y luego las
bragas casi hasta el suelo. Me metió el dedo y luego lo meneaba dentro de mí. Me
encantaba. Miré un poco hacia atrás y vi que me había metido dos de sus dedos,
el índice y el corazón. Pero muy bien; sin dolor. Era una experta, Casi me
parecía oír los latidos de mi corazón. Y ella lo notaba. Ella sentía en la yema
de sus dedos mis pulsaciones. Y me decía.






Ahora yo también me bajo mi falda, ...y me meto los
dedos de mi mano derecha en mi vagina....






Y así lo hizo.






Espera – me dijo- tiene que ser al mismo
ritmo...espera...espera...estoy nerviosa.



La mujer jadeaba y yo estaba a punto de soltar un
orgasmo.



Estoy sucia- le dije. Ella no contestó.



Entonces me acariciaba con el pulgar el comienzo de la
abertura de mi ano, con sus dos





dedos metidos, como si me estuviera acariciando el clítoris.
Que es lo que se estaba haciendo ella. Pero se detenía y paraba.






Nuestros corazones tienen que latir al mismo tiempo-
decía-. Sólo una mujer sabe como hacer gozar a otra mujer...


¡Es ahora!,- dijo apasionada, y las dos jadeábamos
salvajemente. Pero en ese momento entró alguien.


Joder- gritamos las dos.



Ella se paro.


Salió la persona del servicio tras tirar de la cadena,
pero Marta encontró el ritmo en seguida





con mi culo y su vagina.


Lo pienso después. Hice el ridículo. Ella jadeaba como una
loba loca pero yo gritaba y tenía espasmos.


Marta se corrió y se golpeaba en el clítoris.


Yo también y ella me azotaba con su mano derecha, dejando su
masturbación. Se daba cuenta de lo estimulada que estaba y de la perdida de mi
autocontrol.






Es normal, es normal, es normal...- me decía con su
voz ronca.



Cada vez más rápido hasta llegar a un climax que hasta
aquel momento nunca había tenido.





Nunca había saboreado el sexo. Grite. Me podían haber oído.
Ricardo.


Ella se levantó la falda. Yo me subí mi ropa también. Sin
darme la vuelta.



Nos volvimos a ver más veces. Consoladores, enemas...ya lo
contaré en otra ocasión. Y por supuesto que sigo amando a Ricardo. Ella no
significa nada. Bueno, exagero. Pero sigo sin permitirle que yo la vea. Si fuese
así dejaríamos la experiencia en el acto. Ella no me gusta, por eso cuando nos
vemos llevo un antifaz. Pero se lo sabe hacer muy bien....exagero...sí...La dejo
que me vea. Nos miramos. ¡Que buena está!. ¡Hombres...mujeres....mi culo es lo
que importa!.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: Un dedo en mi culo
Leida: 23597veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



señoras pornrelatos márquezrelatos eróticos primitosviciosas calienteskamasutra gay ilustradorelatos eróticos porno gratisviolando a mi tiatios tragando semenmadre e hija actrices pornopolvos pornopelirroja chupando pollasexo pornpporno con masajerelatos gay con heterospinocho pornosexo relatos gayporno intercambio esposasvideos gratis porno zoofiliahijos follandose a su madrevideojuegos porno gayrrelatos porno sexo con mi cuñada Marlenerelatos eróticos infidelidadcomo follarte a tu primadame vergaprincesas pornohombres desnudos en duchastrios de madurosdaniel el travieso xxxfollando con las vecinasincesto relatosviuda follando con su hijoabuelas putas españolastetas grandísimasporno triodporno velludoRelatos pornos vale nina mas precozporno incestomoviltodorelatospaja en busencuentros bisexualeshistorias eroticas incestorelatos gay habladoschochos abuelasrelatos eroticos parodiasrelatos eroticos españoleslos siete enanitos xxxmisrelatoporno.com de papa la tiene grande y folla asu hija colejalarelatos con fotos mi padre me desvirgooo y madre con hijos incestos realespornogratis incestorelatos eroticos el amigo de mi hijorelato porno el culito de mi hija brenda parte cuatroorgia bisexualabuelas zorrasmadura amigo hijopareja joven pornorelatos gays primostrios pornos caserosvendedora de paletas relatos pornotrio madurasMi suegro me agarro dormida relatomaricones pornomamando guevocogida dormidasexo warroeroticos salamancarelatos violacion gayfollando con sus mascotasmujeres cornudastias buenas calientesla cenicienta pornocogiendo a mamalos siete enanitos pornolos abuelos follandoxxx madres e hijasponor sexorelatos mi tiagalllina relato pirnorelato eroticosrelatos homosexualesrevista climax españazapatos cuquitoslas babosas sexo gratisporno gratis macizorrasfotos porno castigadasrelato porno de la pequeña kendrita 3 parteenfermera se folla a pacienterelatos sexuales realesparchis eroticorelatos de hijo son el sosten de su casafollando madre de amigochupada de pollalesbianas maduradrelatos sexivideos pormos gaysgorda sumisaancianas cachondas