relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Marta, mi puta esclava





Relato: Marta, mi puta esclava

Más que una confesión, es una declaración de cómo pude
dominar a una magnífica, exuberante y malcriada chiquilla. Sé que quizá suene a
fantasía, pero lo cierto es que me jacto de haber vivido (Julio del 2002), esa
singular experiencia.



Todo comenzó una tarde de domingo, me encontraba en el
estacionamiento de una plaza comercial. Había ido al centro de revelado de fotos
y para matar la hora de espera, en que estarían las fotos, me fui al
estacionamiento en donde había dejado el carro, a matar el tiempo.



Pensaba en la inmortalidad del cangrejo cuando vi pasar a una
chava con un apretado pantalón entallado oscilando sus redondas nalgas; la vi
pasar frente a mí acompañada de un niño, que supuse era su hermanito. Pasó
frente a mi auto y la vi alejarse bamboleando su rico par de melones que tiene
por tetas, que danzaban al ella caminar.





«¡Qué buenota estás hija de la verga!»-, me dije al
verla.





Caminó entro los carros y se detuvo en un teléfono público,
hurgó entre sus bolsillos y extrajo una tarjeta telefónica. De inmediato me fui
tras ella, me acerqué cautelosamente, como fingiendo esperar mi turno para
hablar. Ella hablaba con alguien, y mientras, el chiquillo se había ido a mirar
a la sala de juegos infantiles que se encuentra anexa al conjunto comercial.
Mientras esta chica hablaba, se empinó de tal forma que apoyó los brazos en la
caseta telefónica y su redondo trasero quedó apuntando a mi hinchada verga.





«Las mamadotas que te daría ese rico culo hija de la
chingada si te tuviera en mi cama. Te mamaría la cuca hasta hacerte derramar
en mi boca. Te empinaría para abrirte tus putas nalgotas y te clavaría los
dedos en ese rico culote que tienes de golfa. Lentamente te jalaría los
vellos del pubis hasta hacerte retorcer de placer. Estás hecha una verdadera
puta hija de la chingada»-





Como adivinando mis pensamientos, la chica volteó y me miró
de reojo. Con un gesto de fastidio, recompuso su postura y se irguió para no
causar más calentura a mi paradísima tranca. Pero a los pocos minutos, volvió a
quedarse igual, empinadita y sin recato, creo que enfrascada en su conversación.





«¡Pero que culo te cargas perra! Me dan ganas de
nalguearte una y otra vez, puta. Que clase de nalgas te cargas hija de la
verga. ¡Y que clase de pechuga tienes cabrona!… Mira nada más lo que te
espera hija de tu reputa madre»-, y me sobé la verga por encima del
pantalón. Ella ni cuenta se daba.




Poco a poco fui acercando el bulto de mi tranca a su trasero,
obvio, en un momento ella se echó para atrás, prendida a los ademanes que hacía
al hablar, como queriendo ilustrar algo de lo que decía a través del teléfono.
Al sentir el piquete de verga que le di en las nalgas, de inmediato recompuso su
figura y me volteó a ver con una mirada que quería pulverizarme.





Oiga, allá hay otro teléfono-, me dijo tapando la bocina
para no ser escuchada.


Sí, pero no sirve-, le dije.


Ay, pues busque otro ¿no?-


Tárdese lo que guste que yo espero-, agregué.


Idiota… -, la oí murmurar en voz baja mientras le decía a
la persona que le hablaba por teléfono: -"Luego te llamo"-





Colgó y caminó a buscar al niño, no dejé de admirar esas
ricas nalgotas que me imaginé estar saboreando con ricas mordiditas. Ella volteó
a verme y pude leer en sus labios "Baboso", pero no dejó de bambolear las nalgas
a cada paso que daba. Como mi intención no era hacer ninguna llamada, hice que
hablaba e inmediatamente colgué. Volví a mi carro y me recosté, aún faltaba
tiempo para recibir mis fotos. Así que me imaginé teniéndola en mi cama, la
forma cómo me la cogería hasta por las orejas. Me sobé la verga por encima del
pantalón y la tenía paradísima y con ganas de clavarse en un caliente agujero,
sobre todo, entre las nalgas de la putona que había visto en el teléfono.



Me enderecé en el asiento y volví a mirar al teléfono, seguía
sólo. Me recosté otra vez y me imaginé empujándola al interior de mi casa. Me
imaginé que la sometía ya en el interior e inmediatamente la tomé del pelo y me
encaré con ella. Según yo, le decía:





Hoy vas a saber quién es tu padrote hija de la verga-


Por favor, no me hagas nada-


De rodillas perra-





Me la imaginé levantando el rostro y atrayéndola del cabello
para restregarle todo el bulto de la verga en la cara, mientras ella me agarraba
de las piernas.





«-Uf, me la pusiste bien parada cabrona-»





Volví la vista al teléfono y di un brinco al volver a verla
otra vez, de inmediato me desplacé hasta ahí, y volví a pararme atrás de ella,
como si esperara mi turno para llamar. Enfrascada en su conversación y haciendo
mil ademanes mientras hablaba, ni siquiera se percató de mí. Me recreaba la
vista en ese redondo culo y me lo imaginaba bien pegado a la verga cuando yo la
tuviera enculada. No sé si alguien más le ha pasado, pero no me pude resistir a
tocar suavemente la superficie de esas redondas nalgas, lo hice mirando para
todos lados y al ver que ese era el momento propicio, extendí la mano y sin
pensarlo dos veces abarqué toda esa redonda nalga y la apreté; ella se
encontraba ensimismada en su plática, pero al sentir el apretón que le di en la
nalga, brincó como impulsada por un resorte.





¡Oiga! ¿Qué le pasa?-


Perdóneme, me imaginé que era otra persona… -


Idiota-





De inmediato colgó el auricular, se dio la vuelta y casi me
fulmina con la mirada, ahora me parecía más redondo ese rico trasero que me
había hechizado, salió disparada hacía el chiquillo que atónito no comprendió
del por qué del jalón que le propinaba la guapa hembra; casi lo arrastró
llevándoselo a toda prisa. Ya no tenía caso fingir, ¿para qué? Si no tenía
necesidad de llamar. Pero me dije «Algún día caerás, puta»



Volví al siguiente sábado al mismo lugar, pero no la vi.
También lo hice, el domingo, y aunque estuve desde las diez de la mañana hasta
después de las tres de la tarde, no la vi. Caminé por los pasillos, entré al
centro comercial, comí en uno de los restaurantes de ahí, pero no tuve suerte.
Después de dos fines de semana seguidos que anduve por ahí, la vi dar la vuelta
y de inmediato me fui tras ella. Estaba parada junto a otras personas
preguntando por el precio de una chuchería. Supuse que era su mami, la señora
que la acompañaba por ser igual de buenota que ella.



Me paré por ahí y distraídamente veía los acontecimientos.
Tal vez la mirada fija con que la veía, hizo que volteara a verme, sin prestar
demasiada importancia al hecho que la estuviera viendo, volvió a lo suyo; pero
como si recordara lo que había pasado, volvió a mirarme con más detenimiento y
sus ojos la delataron al imprimir un duro gesto a su mirada que de inmediato
pensé que me reconoció.



Salió de ahí llevándose lo que había comprado en una bolsa y
se marchó, no quise seguirla por no incomodar más la situación. Pero me quedó
muy en claro que sin duda vivía cerca de ahí.



Pasaron más de dos fines de semanas sin que volviera, no fue
hasta que tuve la necesidad de comprar algo en ese centro comercial que volví a
ir. Cuando llegué al parking y me estacioné, estaba granizando; muy intensa la
lluvia que no se antojaba mojarse; cuando escampó un poco, salí corriendo y
entré a comprar lo que necesitaba. Mientras mataba el tiempo, esperando que
volviera a escampar y poder volver al coche, recorrí los pasillos viendo los
aparadores.



De pronto la vi, estaba recargada junto a una vitrina de
cristal y traía el pelo mojado, creo que mataba el tiempo y esperaba a que
terminara de llover. Me acerqué contemplando su rico trasero y sus tetonas que
me tenían hipnotizado.




Hola...




Silencio.




Hola, ¿me disculpas por lo del otro día?-




Hizo como una mueca de fastidio, pero siguió ahí...




Sé que no estuvo bien, pero me recordaste a una persona
que conocí hace tiempo y quizá fue un impulso involuntario que me obligó
hacer lo que hice; de ninguna manera quiero molestarte, más bien invitarte
un café mientras para de llover...


No hay necesidad del café, con que no me lo vuelvas hacer
basta...


Pero aún así, me gustaría mucho invitarte...


¿Y en dónde?...


Aquí mismo, ven...




Caminamos y en poco tiempo estábamos sentados ante dos tazas
humeantes de café. No dejaba de verla, pero ella miraba al exterior, como si en
cada gota quisiera disolver ese forzoso momento que vivía. Al principio no
hablaba, y me concreté a disfrutar de su presencia mientras ella estaba ausente.
Poco a poco sus palabras fueron fluyendo, empezamos por hablar de su escuela, de
sus amigos y de su familia; en algún momento la tomé de las manos y se las
apreté para que sintiera mi calor porque las tenía frías. Incluso le di mi
número de teléfono y ella me dio el de su celular. Habíamos roto el hielo de la
indiferencia…




Sabes... -, me dijo. –Creo que mi mamá tiene razón, me
dijo que en parte yo tenía la culpa de que me hayas picado el trasero con tu
bulto, porque dice que visto muy descarada, que parezco una puta por mi
manera tan cachonda de vestir... Yo no lo creo, se trata más bien de hombres
libidinosos que no pierden la oportunidad de hacer de las suyas en cuanto
pueden... –





Tenía una forma sexy de decir las cosas y no dejaba de ver su
coqueta sonrisa y las ganas que tenía de morderle los cachetes…





Tienes razón, pero creo que tu mami conoce más a la gente
y creo que también tiene la razón...


Ah..., me estás llamando puta...


No, más bien estoy de acuerdo que vistes muy sexy y que
por ello habemos gente que no nos podemos resistir...


Pero, ¿qué tengo de sexy?-


Todo, la manera como te inclinas, cómo paras las
nalgas...





Eso le molestó, porque inmediatamente se puso de pie y gritó:





Eres un degenerado, y por favor no me molestes más...





La gente volteó a vernos y ella se alejó de inmediato, no lo
esperé dos veces y la seguí.





Discúlpame, no pensé en ofenderte, ¿ok?-


Por favor, déjame en paz...


No creí que te molestaras con lo que dije...


Pero, ¿es que no me explico o no me entiendes?-


Está bien, déjame llevarte a tu casa...


No quiero que ni te me acerques, ¿ok?-


Permíteme darte un raid...


Déjame en paz… -





Lo dijo de una forma tan autoritaria que me encendí, de
inmediato la catalogué como una niña malcriada y fresa, aún la seguí por los
pasillos hasta la salida que da a la calle, ahí se detuvo por causa de la lluvia
y me siguió ignorando. Me salió lo macho y me acerqué a ella con el fin de
domarla de la forma más humillante. La tomé del pelo y atraje con fuerza su cara
hacía mí:





Ahora vas a saber quien manda hija de la chingada-





De inmediato su actitud cambió a una forma dócil y ahí la
tuve humillada. Pero no cedí.





Suéltame por favor… -


Quieta cabrona, a cualquier movimiento que hagas te parto
tu madre…





De inmediato me vino a la mente llevármela al carro, así que
la jalé del pelo y me enfrenté a ella. La así con fuerza y con decisión le
estampé un par de bofetadas tan sonoras que me dolió la mano, la muy puta ni
siquiera lloriqueó como yo me esperaba, sino que irguió el busto y me retó con
la mirada. Pa’ mis pulgas… De inmediato le dije:





Escúchame bien hija de tu puta madre, hoy vas a saber
quien será tu padrote perra-


No me hagas daño por favor-


¡Ah!, ¿todavía te atreves a pedir clemencia puta?


No me llames puta…





No me aguanté más y le di otro par de bofetadas, ella inclinó
el rostro y todo el cabello le cubrió la cara; poco a poco la fue levantando y
cuando la tuve mirándome me acerqué y le mordí el cachete adolorido.





¿Qué eres entonces hija de la chingada?-





Se mantuvo en silencio y apretaba la mandíbula como queriendo
contener su ira.





¿Te pregunté hija de la verga que eres?-, y le di otro
cachetada, tan fuerte como la de antes.


No soy puta-, me dijo.


Está bien golfa, te lo volveré a preguntar y tienes que
aceptar que no eres más que una vulgar puta, una perra en brama esperando
que se la monten, ¿o no hija de tu reputa madre?-





Era increíble la forma tan sumisa de comportarse, pude haber
escapado y no lo hizo, o quizá gritar, pero me di cuenta que esa perra le
gustaba lo que le hacía. Esperé unos segundos y se mantenía cabizbaja. No esperé
más y la volví a tomar del pelo con fuerza, la volví a sacudir con dos buenas
cachetadas, pero la putona hembra no chillaba.





Esta bien, soy bien puta y me encanta la verga… -


Así está mejor cabrona-





La fui conduciendo y quizá tuve suerte, porque por la lluvia,
aquello parecía un lugar olvidado, excepto por los empleados de algunas tiendas
que estaban encogidos por el mal estado del tiempo. Salimos al parqueo y de
inmediato la acomodé a mi lado. Otra vez la volví a encarar, la atraje hacía mí
y le mordí la barbilla.





Quiero que te quedes calladita o de lo contrario te parto
tu madre. ¿Está claro?-





Ella no contestó:





Te estoy hablando hija de tu puta madre-


Si-, dijo entre dientes.





Salimos del parking y empecé a dar vueltas, no encontraba
algún lugar apropiado, pues todos me parecían demasiado vigilados. Ella se
mantenía aún desafiante, como una yegua cerrera, pero dentro de mí, esperaba ese
momento de poderla domar. De verdad que me la imaginaba como una auténtica
yegua, por lo parado de sus pompas que se me hacían las mejores ancas que me iba
a coger.



Deambulábamos en el auto de aquí para allá hasta que descubrí
un callejón. No era el lugar perfecto, pero si el mejor en ese momento. Me
estacioné, pero no apagué el limpiaparabrisas, ya que deseaba poder ver quien se
acercaba, si es que esto sucedía, bajé un poco el vidrio de las ventanillas y
acomodé los asientos para permitir las maniobras. Me le quedé viendo y ella
seguía en su indiferencia y su mutismo, así que la observé, la jalé del cabello
hasta hacerla que quedara acostada en mis piernas.





Ve acá puta-





La acomodé bocabajo y sin soltarla del pelo le restregué toda
la cara en el bulto de mi verga y le hundí el rostro en mi entrepierna. Ella
respiraba agitadamente, pero no sollozaba, y a mí, más morbo me daba. Recorrí
con mis manos el redondo trasero y justo en la entrepierna, la humedad era
patente, no supe si era por causa de la lluvia o por sus jugos vaginales. Me
entretenía apretando sus nalgotas y de pronto sentí una mordidita en la verga
por encima del pantalón; así que con mayor ahínco seguí apretando su rico
trasero.



Las mordidas fueron más continuas e intensas, y yo de plano
la nalgueaba a todo placer. Ella se agitaba bocabajo, sin dejar de empinar las
nalgas y sentir como la estaba manoseando.





Ya sabes lo que quiero puta-


No sé, dime… -


¿Cómo que no sabes hija de la chingada?-


Es que nunca he mamado una verga…


Bien que sabes hija de tu puta madre-


No sé, te lo aseguro…


Pues hoy vas aprender perra-, y le di otra fuerte
nalgada.





Se incorporó poco a poco y empezó a bajarme el zíper, metió
la mano en mi bragueta y me sacó la verga. La tenía súper dura y muy cabezona,
ella la siguió apretando con la mano derecha y la vi empinarse más y con la
izquierda se desabrochó su propio pantalón. Se bajó la cremallera y volvió
acomodarse. Entonces sí, manitas pa’ que las quiero.



Fui bajando lentamente su pantalón y poco a poco fue
apareciendo su pantaleta color blanca, engolosinado metí la mano por debajo de
la misma y pude saborear a todo sabor las amplias ancas de la puta que me estaba
mamando la verga. Tímidamente se la acercó a los labios y cuando sentí un
lengüetazo en la punta de mi pito, sentí un toque eléctrico que hizo detenerme
justo antes de apretarle una nalga.



Le bajé el pantalón hasta las rodillas y me di vuelo que ese
rico culote. Le hundí la pantaleta en medio de sus pompas y la jalé para
incrustársela entre los labios de la cuca y las nalgas. Ella dejó de mamar por
un instante, al tiempo que gemía, un rico olor a néctar invadió el carro y metí
los dedos hasta su encharcada papaya, ¡la muy puta se había corrido!, otra serie
más de nalgadas y la volví a jalar del pelo.





Ya me cansé de tus mamadas, así que quítate todo porque
te la voy a meter-


Nunca lo he hecho, pero si tú quieres…





No quise romperle el himen, así que le dije:





Serás quinto, pero hoy tu culo come verga-


No, por ahí no, me va a doler-





La jale del pelo y la hice arrodillar en el piso del carro,
ella se acomodó entre mis piernas y me agarré la reata para darle una serie de
cachetadas con la verga, ella sacaba la lengua, pero la muy hija de su reputa
madre, intentaba atraparlos con sus labios. La dejé que mamara verga otro rato y
le subí la playera, dejé escapar ese par de chichotas que la muy zorra ostenta
con orgullo, la atraje de los pezones hacía mí y la besé; ambos sacábamos la
lengua y buscábamos ese delicioso beso de lujuria:





¿Qué tan caliente estas hija de tu reputa madre?-


Mucho… Como nunca antes… -


¿Y cuántas veces te has corrida, puta?-


Dos veces…


¿Y si te hago esto cabrona?-





Le apreté los pezones con el índice y el pulgar, se los
retorcí ambos a la vez y la jale tan fuerte como pude, ella gimió y se
contorsionó hasta lograr otro orgasmo. La hija de la verga estaba más caliente
que un fogón…





Jódemelos otra vez-


¿Otra vez puta?-


Por favor, otra vez…





El gemido que salió de su garganta se pude haber escuchado,
pero gracias al chipiteo de la lluvia, nadie se percató. La dejé por un momento
y ella volvió a mamar verga. Le acaricié la cara con la verga y volví a
cachetearla con la misma.





Pélamela toda y vuélvela a mamar-


¿Así…


Qué bien sabes perra, seguro que lo aprendiste de la puta
de tu madre…





Ya no aguantaba, así que me pasé al asiento del copiloto y
para esto, ella ya sólo traía la pantaleta, la playera arremangada y con sus
chichotas afuera. La acomodé bocabajo y mi intención era volver a nalguearla,
pero al ver ese culo enrojecido, opté mejor por mordérselas. Ella a cada mordida
que le daba, pegaba un gemidito de placer.





¿Te gusta golfa?-


Muérdemelas un poco más fuerte-


Así perra…


Un poquito más…





La hija de la chingada era más masoquista de lo que pensé,
así que levanté la mano tan alto como pude y le estampé una sonora nalgada. Le
apreté la nalga adolorida y la volvía a nalguear, sus jugos me manchaban la
pierna derecha y con ellos aproveché para mojarme los dedos y hundírselos en el
culo. Al sentir el contacto, ella se agitó y quiso escapar, la volví a nalguear
al tiempo que la reprendía:





Si te mueves hija de la verga, te parto tu madre-


Es que me duele…


Es que me duele-, la imité con voz de burla. –Pues afloja
el culo hija de puta que quiero dedearte-





Así fue como me di gusto, pero ya quería venirme. Y como ya
la nublada tarde hacía el ambiente más oscuro. La senté de frente a mí y sobre
mi verga (sin metérsela), ella se acomodó a lo largo de mi leño y se empezó a
mover de atrás hacía adelante. La agarré de sus nalgotas y al tiempo que le
mordía y mamaba sus pezones, le hundí todo el dedo anular en el culo.





Me dices cuando te vayas a venir perra-


Ya no aguanto…


Espérame un momento-





Le saqué medio dedo del culo y atrapé el pezón entre mis
dientes…





¿Lista?-


Ajá-


Ahora si que chingaste a tu madre…





Y le hundí el dedo en el culo y mordí el pezón hasta
sangrarlo, al sentir el dolor, la muy puta se dio una serie de restregones por
toda mi verga entre sus nalgas y su puchita, pero sin metérsela. El gemido que
pegó al explotar fue tan alto, pero ya no importaba porque estábamos en la parte
final. Yo también me corrí y la abracé con ternura. Nos quedamos un rato hasta
que el temblor fue desapareciendo de nuestros cuerpos.





Vístete porque te voy a llevar a tu casa-





Ella se acomodó la ropa y yo me subí el pantalón. La dejé
donde me indicó y cuando llegué a la casa, después de veinte minutos, lo primero
que hice fue tumbarme en la cama. Traía una súper erección, porque sólo había
eyaculado una vez. Sonó el teléfono y era ella…





Me sangraste el pezón, perro-


Te lo merecías putita. ¿Sigues cachonda?-


Ay sí, pero te llamo para que me cojas-


¿Ahorita?-


Claro, pero por teléfono. Dime todas las guarradas que se
te ocurran y goza a la puta que se te brinda-





AGRADECERÉ SUS COMENTARIOS A:



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 8.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Marta, mi puta esclava
Leida: 875veces
Tiempo de lectura: 16minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno abuelas nietosorgias escolaresrelatos hospitalariosrelatos eróticos de gordos camionerossexo erótico gratisporno fresalos mejores orgasmos del pornopollas negradfolla vecinapeliculas porno padre e hijaporno gratis cortoshermanas pornporno gay virgenesporno de adultosporno gigantesrelatos eróticos primitosmadres masturbando a sus hijosrelato de comadres y compadres arrechosrelatos eroticos viajeprimerizas analporn madre e hijarelatos erosticosrelatos eroticos mi madre jugando luchas al montarce siente la verga y c calientamaduras españolas infielesrelatos porno de cuñadasgitanos pornoabuelas follanomujeres meandose encimala cosita de la pequeña sarita mi relato pornogay relatoporno jugetessexo gratis madurosporno frexparejas liberales porno españolxxx de animalesporno con chicosmuy zorronasrelato erotico madre sodomiamadres follandistriper pornomadura con joven pornofotos porno exnoviasrelato gay profesormi mujer en la duchaabuelas desnudas follandorelatos eroticos a mi hija menor le gusta tocarme la verga dormidorelatos gay españolvideos eroticos lesbicos gratisfollando con mi mamaporno lesvirelatos gays españarelatos porno tiaeyaculaciones femeninas pornovideos gratis de masturbaciones femeninasrelatos de in cestosexo leabicorelatos porno gratuitosfollando con mama noeldos maduras y un joventelefonos porno gratisabuelas follsndoaudio relatos pornogordas madrestodorelatos pornoprimos incestoporno gratis entre hermanoshistorias filialmasturbacion hombre pornoincesto gay relatoporno abuelos gratisrelatos de folleteomatrimonios madurospoorno gay gratiscalientes madurascalientes madurastetas casadasrelatos eróticos habladosmadres de tetas grandesmujeres muy golfasrelatos eroticos recientespornos africanosporno marge simpsonspuritnas.comporno insectome cojo a mi hermanarelatos lesbicos cortosenanas sexohistorias swingerporno anal dolortias meandoseporn secretariascuanto tiempo dura un inyección mal puesta xxxtrio familiar pornomujeres casadas pornoabuelas nietos pornovideos pornos bisesualesmadre ninfomanala bella y la bestia pornrelato interracialporno anal duro