relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Semana sexual (II)





Relato: Semana sexual (II)

Luego de una tarde de lujuria interminable: unas tres horas
de sexo donde se contaron 3 orgasmos míos y 3 de Dulce, probamos sexo oral,
vaginal y anal y nos dormimos juntos, tirados, desnudos en un sofá unos 40
minutos, yo con mi cabeza recargada en sus blandos senos, era hora de ir a
preparar la tina, mientras ella se ofreció a preparar algo de cenar.


Llegué desnudo al baño que está en el cuarto de mis padres,
me encantó ver mi pene flácido y cansado de horas de sexo y mis testículos muy
grandes, muy abajo en mi escroto, casi saliéndose del cuerpo aún para protegerse
del gran calor que mi organismo albergaba. Abrí la tina y empezó a llenarse,
planeé llenarla sólo hasta la mitad (no quería perder de vista un segundo los
senos delicados de mi amiga, nueva compañera sexual), en eso llegó Dulce que se
paseaba también vestida sólo con su desnudez, me excitó verla en los grandes
cristales del baño (la tina está situada justo en medio de un largo cuarto con
espejos), paseándose, esta vez noté que sus nalgas eran un poco más blandas de
lo que supuse, y tal defecto no menguó en lo mínimo mi deseo por ella, al
contrario, empezaban a excitarme también sus defectos.


Se agachó a tocar el agua, mostrándome sus nalgas y dejándome
adivinar un poco de su vulva cerrada como flor que aún no florece, y luego
volteó y me dijo, Un poco más caliente, por favor, y me sonrió, y agregó, vengo
a decirte que no encontré vino, ¿tienes?, le dije que sí y ella regresó a la
cocina mientras yo bajaba a la cava, mi padre siempre ha sido aficionado de la
buena bebida, aunque yo no le he aprendido demasiado, tomé una botella de vino
tinto de una gran repisa donde había muchas otras iguales, esperando así que no
notara su ausencia, era una botella vieja, empolvada, cuando la tomé me excitó
la idea de transgredir con ella algún orificio de Dulce, pero nunca me atreví a
hacerlo, también tomé una de vino blanco.


Subí y fui directo a la cocina, Dulce estaba sentada en una
silla alta, junto a la barra que funcionaba como antecomedor, mezclando lechugas
y algo de granos de elote, estaba sentada con las piernas flexionadas (sus pies
estaban en el travesaño del banco), podía ver su pequeña vulva (así se antojaba
pequeña) resguardados sus labios menores, su fino vello púbico extendiéndose en
línea recta hacia su ombligo. Tuve un impulso casi incontrolable de hincarme y
empezar a lamer su vulva con mi lengua, de acariciar su espalda hasta el
inminente nacimiento de sus caderas, pero sólo me acerqué y le besé la frente,
ella lamió mi barbilla. Tienes quesos, preguntó, Sí, y saqué del refrigerados
tres quesos distintos, ya rallados que ella los esparció desenfadadamente sobre
la ensalada.


Le dije que podía dejar eso para el momento, si le parecía
podíamos bañarnos antes de cenar, ella accedió, sólo corrigiéndome en algo,
Quiero que me bañes tú, me dijo. Entramos al cuarto de baño de mis padres, me
excité otra vez sólo con la imagen de nuestros cuerpos desnudos en el espejo,
ahora podía ver el desnudo cuerpo de Dulce paseándose con su erotismo natural,
un erotismo bestial. Ella se paseó por el cuarto mirándose en los espejos,
desenfada, como si estuviera sola, se miró en uno y en otro, allá, alzándose las
tetas, sumiendo aún más su plano vientre, aquí y allá viéndose de espaldas,
parando sus nalgas, que ahora ya podía contemplar con toda la belleza de su
imperfección.


Cada vez su cuerpo se me reveló con una belleza más natural y
espontánea, y ella se agachó de lleno a probar la temperatura del agua dejándome
ver una vez más su vulva. Volteé otra vez para encontrar nuestra imagen en el
espejo y descubrí mi pene aún flácido pero gordo, cada vez más gordo por la
inminente circulación de sangre que la excitación que empezaba a crecer me
proporcionaba. Entramos a la tina, tomé la esponja y empecé a enjabonarle la
espalda, tallé delicadamente sus nalgas, su nuca, su baja espalda otra vez,
luego, siguiendo yo atrás de ella, llegaba a su vientre, pegándome a ella,
dejando que describiera mi sexo cada vez más ancho y excitado. Limpié
delicadamente su entrepierna, separé un poco sus nalgas y esta vez rocé su ano
con la esponja. Luego la puse de frente y recorrí con la esponja sus formas:
delineé su cuerpo, seguí las curvas de sus preciosos senos, recorrí en relieve
sus pezones evidentemente erectos, acaricié su ombligo, recorrí sus costillas;
ella me respondió pasando el jabón por todo mi cuerpo, en mi espalda, en mis
pechos, en los relieves de mi abdomen, en mis nada pequeñas nalgas, en mi sexo
que seguía despertando.


Nos sentamos de frente, cada quién recargó la espalda en un
extremo de la bañera. El agua estaba casi clara a no ser por las burbujas y un
poco de jabón que cayó al tallarnos. Ella acercó a mi su pie derecho y se puso a
juguetear con mis testículos, que seguían muy grandes pero un poco más duros,
asido ya mejor a ellos mi escroto, y luego seguía con sus dedos por mi pene,
haciendo que este se columpiara, logrando la tercera vez que lo hizo que este se
erigiera casi en pleno. Luego acercó el otro pie y empezó a masturbarme (a
simular que lo hacía porque no tenía toda la destreza necesaria) con ambos pies,
arqueé la cabeza hacia atrás y no pude evitar algún gemido, pues tal acción me
embriagó de deseo.


Luego de su jugueteo subió con sus pies por mi abdomen, por
mis pechos, cerca de mi boca tomé sus pies y empecé a chupar sus dedos, los lamí
lentamente, ella terminó al fin por abrir sus piernas y colocarme sus pies sobre
mis hombros, no había equivocación posible respecto a lo que me pedía sin decir
nada: acerqué mi pie y sentí su vulva cerrada, casi virgen y empecé a
acariciarla con el dedo gordo de mi pie derecho, poco a poco fui tomando pericia
y pronto mi dedo era un falo que la masturbaba, abrí lentamente sus labios
menores y empecé a penetrarla un poco, luego subí y la masturbé girando mi dedo
en pequeñas circunferencias, a ella le excitaba y yo volteaba de cuando en
cuando a lamer sus pies, luego acerqué el otro pie y lo puse en la base de la
vagina, en el espacio que ésta dejaba con el suelo de la tina y sentí muy cerca
su ano, levantaba poco a poco el dedo y luego lo bajaba estimulando así también
esa zona. Con mi dedo del pie derecho regresé a su vulva, penetrándola y
masturbándola al clítoris, no pasó demasiado tiempo antes de que se viniera,
ella no tuvo esta vez nada parecido a una eyaculación, solo se convulsionó un
poco.


Luego de esto me pidió que me acercara, fui a su lado de la
tina y me senté de frente a ella, ella se inclinó lo suficiente para que sus
hombros no sobresalieran de la tina y yo me senté justo en la orilla, con mis
piernas colgando fuera de ésta y me arqueé para guardar el equilibrio con mis
manos en los lados de la tina, ella tomó mi pene empezó a lamerlo muy
lentamente, pronto estaba comiéndome casi por completo, mientras lo hacía ella
se masturbaba con sus dos manos bajo el agua, terminé viniéndome en su boca,
pero ella la abrió y dejó que mi semen resbalara por su barbilla hasta mezclarse
con el agua, dejando una nube blanca en ella, poco después, y aún chupando mi
verga que se ponía cada vez más flácida pero seguía muy gorda, ella volvió a
venirse, era ya la quinta vez para ella en este día.


Fuimos a la cocina luego de enjabonarnos mutuamente, seguimos
desnudos. Ella tomó dos platos y sirvió ensalada. En tanto, yo saqué de la
nevera un par de chuletas y ella se apresuró a tomarlas. Se acarició con ellas
los senos, insistiendo en sus pezones que se eructaron al contando de la fría y
particular textura de la carne, luego puso una en la mesa, y con la otra
acarició su vagina, me excitó ver con qué cuidado se la pasó por la entrepierna,
para acariciar toda su vulva y para dejar que toda la chuleta se impregnara, a
su vez, de ésta. Luego me dijo, Ésta es la tuya, y me dio la otra sonriendo un
poco, con ella me acaricié el abdomen y luego mi sexo, tuve el impulso de
masturbarme ahí mismo, acariciándome con tan peculiar juguete, pero no lo hice,
luego acaricié mis testículos y se la di, Aquí está la tuya.


Ella se apresuró a tomar una cacerola y vertió en ella un
poco de vino blanco. Luego cocinó a fuego lento las carnes. Nos sentamos
desnudos a la mesa, nos dimos de comer mutuamente, primero la ensalada, luego la
carne, tomamos vino tinto, casi para terminar ella tomó la botella y se vació un
poco en la base de su cuello, el vino corrió caprichosamente por sus tetas, por
entre ellas, bajando por su abdomen, mojando sus pezones, llegando a su ombligo,
terminando en su entrepierna, sin más empecé a beber todo el vino de su cuerpo,
me embriagué en la combinación del alcohol y su sudor. Luego se sentó de frente
a mí, sobre mis piernas, yo ya tenía una erección y ella dejó penetrarse, mejor
dicho se penetró a sí misma al sentarse, de un solo movimiento, luego empezó a
mojar mi pecho con el vino y lo chupaba, y luego se derraba ella en los pezones,
y dejaba que yo lo hiciera, o tomaba directo de la botella y luego me daba de
beber besándome, sin poder evitar que un poco de vino cayera y recorriera el
camino hasta terminar en nuestros fundidos genitales.


Terminamos muy rápido los dos, por primera vez de manera
simultánea. Ella se dejó caer en mí, abrazándome y estuvimos así por un par de
minutos, mi pene que ya casi no lanzó semen empezó a ponerse flácido aún dentro
de ella. Acaricié su cabello y sus nalgas y luego nos levantamos con una
deliciosa pesadumbre. Fui directo a darme una ducha rápida, más bien sólo a
enjuagarme, y ella en tanto tomó el teléfono y habló a su casa, avisó que
pasaría la noche en casa de Liliana, su mejor amiga y luego de eso vino al baño
e hizo lo que yo. Después fuimos a la cama y nos dormimos juntos, casi siendo
uno, desnudos.


Dormimos como nunca, exhaustos por el día, cansados
deliciosamente de nosotros, me encantó sentir sus senos blandos contra mi pecho
y ella parecía gustarle, por como movía la pierna sobre mí para rozarlo, la
sensación de mi miembro flácido y pequeño.


Dormimos toda la noche, sabiendo que estábamos desnudos, los
dos con una sonrisa que se fue dibujando en nuestro rostro, testigo de aquél
delicioso y erótico día. Sabíamos que aún no esperaban uno y otros más…



Pero eso lo leerán luego, si les interesa.



Alejandro.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Semana sexual (II)
Leida: 254veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


felaciones pornomonte de venus peludoWww.relatoviolada.bagabundos.commamada pornporno con colegialaplomero pornogay duchasporno madre hijaesposa pillada follandorelatos primer analporn colegialamujeres muy ancianas follandoporno gratis infielesporno mujeres gordarelatos eroticos homosexualesporno lesbixofollando con mi mamaun masaje pornoabuelas follonasporno lesbico tijeretamujer cogiendomaduros follando con madurosfollar con mamachat tarot aitanaabuelos con nietas follandome acoste con el jefe de mi papá relatosporno gay con pollas enormesrelatos porno cortosrelatos eroticos hijastrotravesti madura follandoerótico pornorelato gay pornorelatos eroticos colegialasorgia de swingerssexo gratis viejosprimer anal amateurya no me cojas me duele relatos xxxfollando relatosancianas arrugadas follandoporno gay chilenoporno vecinitasporno despedidas de solterarelatos de casadas infielestia dejeneradas relatos sexualesRelatos eroticos le hago la paja a mi hermano por que tiene la pija grandefollando ninasRelatos porno con travestis muy tranformadas y buenasfollada relatomaridos cornudos mironesviolaciones en el pornoporno con perrossexo con ponicuentos cortos eroticoselectricista pornorelatos de matrimoniosrelatos eroticos españolesrelato erotico hijita peteritase folla al lampistarelatos eroticos teatrogys follandoafricanos pornoxxx sobrinasporno cleopatraporno icesto gratisanal con mi noviarelatos guarros gayrelatos sexuales de abuelas con ganas de tirar vergaprimer intercambio de parejaspajaros follandozoofilia hombres y burras relatoscasadas infieles folladasrelatos exitantes