webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Silvia, de como llegó a actriz porno



Relato: Silvia, de como llegó a actriz porno

Hoy es mi cumpleaños. Cumplo los 18, y esta misma tarde
comenzaré a rodar mi primera película porno de distribución comercial como
protagonista y profesional. Ya está todo preparado para mi presentación en el
festival de cine erótico de Barcelona.


No es que sea mi primer rodaje. Me han filmado en otras
muchas películas rodadas para distribución clandestina y para mi entrenamiento
como actriz porno.



No me han querido decir el argumento de la película porque es
una sorpresa de cumpleaños, solo me han anticipado que en ella podré mostrar al
público todas mis habilidades -Por lo que la película, sin falsa modestia, será
muy completa - y la primera escena que rodaremos esta tarde, nada más cumplirse
mi hora de nacimiento, que certificará mi madre presentando nuestro libro de
familia a la cámara en primer plano y que será la primera que me folle junto con
mi hermana mayor. Pero esa escena no me ilusiona mucho ya que la tengo muy
ensayada con todas las variantes posibles. Lo que de veras me tiene en ascuas
son las escenas siguientes, pues el guión lo ha escrito mi amante y sé que tiene
una imaginación desbordante.



Os quiero contar como alcancé esta ilusión de ser actriz
porno de primera fila, que no dudo lo seré, ya que tengo, y perdón por la
vanidad, un cuerpazo de primera acompañado de una angelical carita que ya lo
quisieran cualquiera de las primeras figuras del porno actual.



Desde que comencé a tener interés por el sexo opuesto, a mis
13 años más o menos, me llamaban la atención los negros. Esa inclinación fue
acreciendo con los años sin que tuviese ocasión de conocer a ninguno. Poco
después de cumplir mis 16 vino a vivir al piso frente al mío un estupendo
ejemplar de negrazo americano. por aquel entonces me encontraba en la etapa de
locura adolescente y, sin dudar un pelo, decidí que sería el quien me
desvirgara. Desde luego las circunstancias no me podían ser más favorables: él
era soltero y trabajaba por la tarde hasta avanzada la noche. Yo también tenía
clase por la tarde, por lo que las mañanas las pasaba libres en casa. Mi madre,
Teresa y mi padre trabajaban por las mañanas, mi hermana mayor Luz tenía clase
también por la mañana. Es decir, el campo libre para actuar.



La cosa resultó, inesperadamente, más sencillo de lo
previsto. Una mañana, a eso de las diez, después de acicalarme y repasar el
completo depilado de mi coñito, ya que no me gustan nada los pelos, y de apagar
la llama piloto del calentador de gas, llamé a la puerta del negro vestida tan
solo con un corto albornoz y le pedí ayuda para mirar la caldera porque tenía
que ducharme y el agua caliente no salía. El amable hombre se prestó
inmediatamente a ayudarme y le conduje a la instalación que no conocía. Me
preguntó por la llave de paso y, como estaba bajo la pila de la cocina, se lo
indiqué agachándome de forma que se me subiese el albornoz y exhibiese mi
glorioso culo con sus dos orificios. Estuve maniobrando con la llave de paso
para asegurarle que estaba abierta pero entretanto movía mis nalgas para que el
albornoz subiera aún más y él pudiese disfrutar de la vista de mis vergüenzas.



Cuando me levanté comprobé que, según lo esperado en mi plan,
sus pantalones mostraban un buen bulto a la altura de su bragueta. Tomándole de
la mano lo llevé hasta la caldera y, como estaba un poco alta, al indicarle los
mandos levantando mi brazo, se deshizo el nudo del cinturón del albornoz como
estaba previsto. Así pudo disfrutar de la visión de mis ya acusadas tetitas y de
mi plana barriguita. Ante la ya enorme prominencia de su pantalón, decidí
abreviar y simulando un escalofrío me abracé a él quejándome de que como no
tenía agua caliente me estaba quedando fría.


No tardé ni un momento en desabrocharle la camisa, clavarle
mis tetas a la altura de su estómago y empezar a besarle el pecho y morderle las
tetillas mientras le sobaba el paquete. Sufrí una absoluta decepción cuando me
separó de si y se alejó hacia su casa diciendo: - Espera un poco.



Pero volvió. En la mano traía una caja de preservativos, que
yo, inútil de mi, no había previsto. No hicieron falta para nada, porque cuando
vi aquella espléndida polla negra decidí que lo que saliese de ella me lo
bebería. Y así lo hice. Aquella mañana perdí la virginidad de mi coño y me
inicié en la técnica de mamar pollas enormes. Le tomé gusto al semen y me llevé
tres orgasmos.



A la mañana siguiente perdí la virginidad del ano, y en las
sucesivas semanas fui depurando la técnica de la mamada de pollas enormes negras
y acomodando a ella la anchura de mis agujeros. Mi negro me consiguió, desde el
segundo día, unas recetas de píldoras anticonceptivas y así podía recibir dentro
de mi vagina su abundante esperma, lo que incrementó la calidad de mis orgasmos.
Así estuvimos varios meses, en los que me enseñó de casi todo en el plano sexual
de pareja. Pero inevitablemente llegaron las fantasías y con ellas la práctica.
Un día pasé a su casa a follar y allí había otro negro igual de hermoso que él
al que no tuve ningún inconveniente en permitir incorporarse a la jodienda,
experimentando así el gozo del sandwich y la doble ración de semen. Aquel negro
se incorporó a nuestra pareja de forma habitual al menos una vez a la semana.



Un buen día yo me retrasé en pasar a casa de mi negro, que
por cierto se llama Harry, -del otro no diré el nombre porque desaparece pronto
de mi historia- y vinieron ellos a la mía, así que montamos nuestro trío en la
cama de mis padres.



Ninguno de los tres escuchó que alguien entrase en la casa,
pero cuando me encontraba montada encima del negro amigo con su polla en mi coño
mientras Harry me sodomizaba al ritmo lento conque me gustaba el deslizamiento
de su interminable polla en mis intestinos y yo gemía de placer, nuestro amigo
se fijó en que había alguien en el quicio de la puerta y se sobresaltó. Harry
enseguida se dio cuenta de que algo pasaba y sacando su polla de mi culo fue
rápido a la puerta. Percibí la situación cuando sentí mis intestinos vacíos
bruscamente y me dije que Harry no me haría eso sin un buen motivo.



Me giré y allí estaba mi hermana mayor Luz con una enorme
cara de sorpresa, mientras Harry le susurraba algo al oído procurando calmarla.
Desconozco qué le diría y nunca lo pregunté, pero mientras nuestro amigo y yo
seguíamos coyundados sin saber que hacer, en menos de un minuto Harry había
pasado un brazo sobre los hombros de mi hermana y estaba frotando sus pezones a
través de la tela de la blusa. Otro minuto, o una eternidad que me pareció a mi,
más tarde, Luz estaba de rodillas, desnuda y mamando la polla de Harry, así que
tranquilizada proseguí la cabalgada sobre la tranca de nuestro amigo. Me perdí
pronto en un orgasmo y, cuando me recobré Luz estaba a mi lado en la cama
montada sobre la polla de mi amante. Me volví a ella e, instintivamente comencé
a besarla y acariciarle los pechos.



Luz no se parece a mi. Ella se parece a mi madre y yo a mi
padre. Yo tengo un cuerpo escultural y atlético, soy alta y rubia. Mis tetas,
aunque grandes son erguidas y los pezones, proporcionados miran al cielo. Las
aréolas son rosaditas y tengo el vientre plano.



Por el contrario, Luz, de 19 años, es morena, mas baja que
yo. Sus tetas son más grandes que las mías pero deliciosamente caídas. Sus
aréolas son muy extensas y muy oscuras, y sus pezones demasiado gruesos para mi
gusto. Tiene barriguita y bastante culo. En general tiene más curvas que yo pero
más bastas. Hubiera gustado más que yo en el siglo XIX.



Yo sabía que Luz, aunque sin novio actualmente, ya había
perdido la virginidad, pero que yo supiera, no la del culo. Con mi postura para
acariciarla me había salido de la polla de nuestro amigo y éste, que no se había
corrido aún, se dedicó a urgar en su ano, maniobra en la que comencé a colaborar
en cuanto me percaté de la intención. Así, con mi saliva y tres delitos, el
agujero estrecho de mi hermana recibió su bautismo de fuego al mismo tiempo que
su primer sandwich. Entonces yo me senté sobre el amplio pecho de Harry y ofrecí
mi coño a su boca, oferta que no dudó en aceptar e inauguramos nuestro
lesbianismo entre hermanas. Para no preñarla, Harry se salió de ella y me colocó
de rodillas a su lado mientras nuestro amigo seguía bombeando su culo. Soltó su
semen en nuestra cara y bocas y ambas lo compartimos en un maravilloso beso
mientras ella sentía la descarga del semen de nuestro amigo en sus intestinos
por primera vez en su vida.



Nos contó que había vuelto a casa porque había olvidado un
trabajo de su facultad y fue cuando se encontró aquella escena que la puso
calentorra como en su vida. Aquella mañana todavía follamos un par de veces más
con nuestros negros y cuando ellos ya no podían más, Harry pasó a su casa y
trajo un consolador de doble cabeza que nos permitió a Luz y a mi prolongar el
placer en nuestros agujeros. Hubiéramos seguido pero Harry nos informó de que a
nuestra madre ya no le faltaría mucho para volver a casa, así que terminamos la
sesión. Bueno, mientras nos duchábamos juntas, y aprovechando que Luz me pidió
que inspeccionase su ano porque tenía alguna molestia, aún hicimos un 69 en la
bañera.



Al día siguiente Luz cambió el turno de mañana en la facultad
por el de tarde y, como podéis imaginar se apuntó a mi costumbre de traer
suspensos a casa.



Nuestro amigo se volvió a su país y quedamos Luz y yo solas
para Harry, aunque ocasionalmente traía algún otro amigo, negro o blanco, pero
nunca el mismo.



Y como el ser humano es el único animal que tropieza dos
veces en la misma piedra, sucedió lo que tenía que suceder: Una mañana volvimos
a cometer el error de ponernos a follar los tres en mi casa. Cuando yo estaba
cabalgando sobre Luz que me tenía ensartado el coño con un gran consolador de
arnés y Harry me estaba sodomizando con su consabida maestría, ritmo y
profundidad, apareció mamá y nos pilló en la faena. Una vez más se repitió la
escena anterior que en mi cabeza se plasmaba como un Adejá [email protected] No sabía que es
lo que tenía en mi interior, si la polla de un negro o el consolador de mi
hermana. No sabía si en el umbral de la puerta estaba mi hermana o mi madre.
Pero si sabía que Harry repetía la jugada y, semiinconsciente, sin noción del
tiempo me encontré con mi madre de rodillas en el suelo apoyada sobre la cama y
a Harry follando su coño desde atrás. Luz me arrancó del ensimismamiento
volviendo al vaiven del mete-saca mientras yo miraba la cara de mi madre siendo
follada por mi amante al tiempo que mi hermana me follaba a mi. Teresa, mi
madre, parecía intentar decirme algo, pero todo se quedaba en incomprensibles
jadeos y, en un momento dado, al mismo tiempo que Luz me proporcionaba un
orgasmo vi que mi amante Harry le conseguía otro a mamá.



Aquella mañana mamá pasó a integrarse en nuestro grupito
sexual. Tanto Harry como yo o Luz le hicimos pasar unas horas como en su vida
había tenido. Nos entregó su cuerpo con total abandono de cualquiera de sus
prejuicios o reservas. Ella también chupó nuestros coños y culos que después
folló con sus propios puños sin tener en cuenta que eramos sus hijas, una de
ellas menor de edad. Cuando llegó papá y ya habíamos abandonado la orgía, siguió
en la cama destrozada con la disculpa de encontrarse con una gripe muy agresiva.
Luz y yo habíamos ventilado la habitación, cambiado las sábanas y perfumado el
ambiente para que papá no percibiese el sofocante olor a sexo que permanecía en
el dormitorio.



Mamá durmió hasta las diez de la mañana en que Luz y yo la
despertamos sorbiendo sus pezones y lamiendo su clítoris hasta proporcionarle el
primer orgasmo del día. Cuando fuimos a buscar a Harry nos encontramos con que
éste había llamado a tres amigos para ayudarle ya que reconoció que el día
anterior le había dejado demasiado agotado para servir a tres hembras
ninfómanas. En el propio salón de su casa iniciamos nuestra nueva orgía. Harry
se encargó inicialmente, en lo que pudo, de mis carnes, mientras que uno de sus
amigos servía a mi hermana y los otros dos volvían a dejar matada a mamá
ensartando enormes vergas en su coño y culo. Ella fue la primera en quedar fuera
de combate y Luz y yo pudimos disfrutar de dos mangueras para cada una, aunque
mamá siguió ayudándonos a ambas ocupándose de las partes de nuestros cuerpos que
los sementales descuidaban. Así le tuve que agradecer que los largos dedos
rematados en largas uñas pulcramente lacadas en rojo de sus grandes pero
cuidadas y delicadas manos se ocupasen de introducirse en mi vagina y amasar mi
clítoris, abandonados mientras Harry me sodomizaba azotando mis nalgas con sus
manos y su amigo me follaba brutalmente la boca hasta el esófago estrujando mis
senos y pellizcando mis pezones. También ayudó cariñosamente a Luz
introduciéndole un consolador en el ano cuando el que la follaba por allí se
dejo vaciar y quedó fuera del juego antes de que ella se corriese
simultáneamente al ocupante de su vagina.



Antes de volver despedazada a la cama simulando su gripe
antes de la llegada de papá, mamá nos confesó que había descubierto una nueva
vida. Hasta entonces, en su matrimonio, al que se había mantenido fiel,
solamente conseguía un orgasmo por mes si la cosa iba bien, había sido virgen
del ano hasta el día anterior y, en los dos días transcurridos desde que
descubrió nuestra relación con Harry había contado cuarenta y dos orgasmos. Lo
cual la había convencido de que aquello no podía ser malo en ninguna manera.



Harry siguió follándonos a las tres todas las mañanas, ya que
mamá simuló un despido en su trabajo, ayudándose frecuentemente de algunos de
sus amigos, casi siempre nuevos para nosotras, pero poco nos importaba mientras
tapasen nuestros insaciables agujeros.



Harry, que es sumamente honesto como todo buen gringo, nos
informó una mañana que él no podía satisfacer a las tres todos los días porque
se agotaba y que la gran mayoría de sus supuestos amigos eran gente desconocida
a la que pagaba o, alternativamente, y con mayor frecuencia, cobraba por
follarnos. Consecuentemente nos estaba prostituyendo sin nuestro consentimiento.
Así pues había que adoptar una solución consensuada entre los cuatro para
resolver el problema de nuestra ninfomanía.



Nos dejó claro que no le complacía prescindir de ninguna de
las tres, ya que aunque yo era su preferida, los cuerpos rechontete de Luz y el
maduro de Teresa le atraían enormemente como alternativa a un uso monótono del
mío y que, puesto a ponerme cuernos cuando le apeteciesen otras carnes, prefería
las de la familia cuyo abanico cubría holgadamente sus necesidades.



Discutimos en privado las tres la solución y, tras varios
días, ninguna de ellas admitía la presencia de papá, por lo cual decidimos que
mamá se divorciase de él. Para conseguir que el divorcio fuese lo más lucrativo
para nosotras le hicimos la vida imposible hasta el extremo de que fuera él,
desconcertado por la presión, el que lo solicitase sin ninguna razón
evidenciable. Tan efectivo fue nuestro trabajo de acoso que el divorcio se
sustanció en menos de tres meses quedándonos con la casa y una buena pensión.



Volvimos a discutir con Harry las soluciones propuestas por
cada una de nosotras en un ambiente de tensión ya que el yanqui se había negado
a traernos [email protected] y él solo no era capaz de satisfacernos. No voy a
describiros todas las propuestas y alternativas que propusimos durante varios
días, a veces con su polla metida en el coño o en el culo, pero Harry, con su
mentalidad norteamericana estilo George W. decidió simplificar y propuso lo
siguiente:


- Creo que deberíamos distribuir los papeles y así
follaríamos todos continuamente: Una de vosotras debería ejercer de mi amante,
para lo cual, por la obvia razón de ser mi preferida propongo a Silvia, otra
podría aportar dinero ejerciendo de prostituta, para lo cual por la obvia razón
de la edad y consecuente rendimiento propongo a Luz y, por último, Teresa podría
hacer de esclava supliendo el servicio doméstico, aportando dinero con su cesión
o prostitución según se preste el caso y, además, satisfaciendo nuestros más
bajos instintos cuando nos apetezca algún juego SM.



Yo me apunté inmediatamente a la idea, pero mamá y Luz
convinieron que era mejor discutirlo entre nosotras. Lo hicimos:


A Luz no le presentaba inconveniente su papel de prostituta
follando todo el día, pero quería que mamá fuese su esclava con iguales derechos
sobre ella que Harry o yo. Por otro lado mamá quería garantizarse el derecho a
orgasmar, cosa que no estaba garantizada para una esclava.



Planteado el problema a Harry, aceptó las condiciones y así
yo me convertí en su amante equiparada en derechos a él, Luz sería nuestra puta
financiadora ejerciente en un burdel de sanidad garantizada y mamá sería nuestra
esclava con empleo a capricho o necesidad. Los cuatro elaboramos y firmamos un
contrato para sellar el acuerdo.



Al día siguiente fuimos los cuatro a una clínica
especializada en tatuajes y piercing. Harry portaba una misteriosa maleta cuyo
contenido no quiso dedirnos.



Yo fui la primera en ser intervenida y pedí una anilla de oro
perforando mi capuchón del clítoris. Pese a la anestesia me dolió, así que me
pude imaginar lo que iban a sentir Luz y mamá. Ellas no tuvieron la oportunidad
de elegir, la elección fue de mi Harry:



Luz, después de ser depilada a la cera por todo el pubis,
recibió unos anillos de plata de considerable grosor en los pezones y en los
labios interiores de la vagina, que casi me dolió más a mi el verlo que a ella
el pasarlo. A continuación le tatuaron en lo alto de la nalga izquierda una
hermosa rosa acompañada de la leyenda "PUTA 1 DE H, SIEMPRE DE SERVICIO".
Mientras se lo hacían pregunté a mi amante el porqué del número 1 y me respondió
que no descartaba tener más putas, entre ellas a lo mejor yo. La respuesta me
hizo mojar las bragas del morbo que me sobrevino, ya que el día del reparto de
papeles yo había estado tentada a seleccionar el de puta e incluso el de
esclava, pero me contuvo la perspectiva de futuros beneficios siendo amante.
Elegí bien, puesto que desde ese rango he podido ejercer sin limitaciones los
otros dos papeles.



A mamá le hicieron algo que me pareció terrorífico: Ella lo
tuvo que soportar sin anestesia. Después de ser depilado su pubis igual que el
de Luz y mostrándose, pese a estar aún enrojecido, espléndidamente
sobresaliente, con labios exteriores jugosos y bien cerrados, que me entraron
ganas de besar y lamer allí mismo, le colocaron en la base del mismísimo
clítoris un tremendo anillo de titanio, desmesurado tanto por grosor como por
diámetro y otros tres iguales en los labios mayores. Más que anillos se podrían
calificar de argolla. En los labios menores le insertaron otros dos anillos un
poco más pequeños pero igualmente espeluznantes. Pese al dolor que le producía,
denotado en sus sudores, lividez, espasmos y rigidez de todo el cuerpo, mamá no
soltó una sola queja. Después le perforaron los gruesos pezones colocándole dos
placas también de titanio que, dejando pasar el pezón por un orificio central,
cubrían de forma milimétrica sus aréolas. Las placas se sujetaban por un grueso
pasador que atravesaba las perforaciones de los pezones. En los extremos de cada
pasador se enganchaban unas cadenitas de las que colgaba un pesado pendiente
esférico. En el pubis, sobre el clítoris le tatuaron la leyenda "ESCLAVA 1 DE H,
DISFRUTA MI CUERPO" y, sobre la nalga izquierda un anagrama que, según dijo
Harry, era el suyo: un látigo cruzado con una cadena.



Cuando todo hubo terminado, Harry abrió su maleta y de ella
extrajo una ropa para Luz que inmediatamente se la puso pareciendo una puta
barata. A mamá le colocó un cinturón de castidad de cuero y le entregó, por toda
prenda, una gabardina, bajo la cual iría completamente desnuda salvo su cinturón
de castidad.



Cuando bajamos al coche, Harry abrió el maletero y,
comprobando que no había nadie en la proximidades, despojó a mamá de su
gabardina y la hizo introducirse en el maletero colocandole una mordaza de bola
en la boca y atándole las muñecas a los tobillos mediante dos juegos de esposas
metálicas. Seguidamente cerró el maletero y arrancamos.



Nos dirigimos hacia el parque de la Casa de Campo, donde en
determinada zona de prostitutas callejeras hizo apearse a Luz y, entregándole
unas caja de condones le dijo que no volviese a casa sin llevar al menos 600
euros. El y yo proseguimos hasta casa donde me folló debidamente los tres
agujeros. Me dolió un poco la follada vaginal por culpa de las perforaciones. Me
imaginé como lo estaría pasando mi hermana.



Después de un par de horas Harry bajó al coche a buscar a
mamá, toda aterida y entumecida. Nada más entrada en la casa le colocó un enema
y después un tapón anal, teniéndola así, a nuestros pies, durante 10 minutos en
los que mamá no hacía más que sudar y tener estertores de dolor de tripas, pero
no se quejó. La llevó al baño y le permitió evacuar sus rellenos intestinos. A
continuación le dijo: Perra ponte para que te folle tu asqueroso culo, pero como
tengsa un solo orgasmo te vas a ganar un castigo.



La comenzó a follar el culo y, en un momento dado me indicó
que yo le comiese el coño. Sin duda por la sensibilidad de sus perforados labios
y clítoris mamá se abandonó a un prolongado orgasmo cuyo castigo fue dormir
atada a la pata de nuestra cama con sus muñecas trabadas a un collar y la vagina
rellena por un globo que Harry hinchó en su interior mediante una pera que salía
de entre sus labios. A sus perforados pezones con pesados pendientes les añadió
otra pesas.



Cuando terminaba de acondicionar a mamá llegó Luz, quien nos
hizo entrega de 900 euros, cosa que a Harry le complació enormemente. Yo no
esperaba que Luz, con su tipo gordito pudiera tener tanto éxito, pero la
felicité entusiásticamente y Harry me dijo que la premiase limpiándole con mi
lengua el coño y el culo que tria perdidos de semen.



Al día siguiente Harry llevó a Luz al burdel donde trabajaría
habitualmente, no sin señalarme las tareas que debía ejecutar mamá Teresa, entre
las cuales se encontraba mantener depilado su pubis y el resto de su cuerpo y
hacer una tabla de ejercicio físico de dos horas para mantenerse en condiciones
de afrontar las obligaciones y castigos físicos propios de una esclava.



En pocas semanas nos acostumbramos a la nueva vida: Harry y
yo follábamos ya solos o acompañados de amigos y amigas en orgías que se
hicieron famosas. Luz traía dinero a casa a raudales pues trabajaba toda la
semana, sin dejar de atendernos en nuestras orgías. Mamá aportaba todavía más
dinero, puesto que Herry la prostituía en sus horas libres igual que a Luz, pero
sacaba más beneficio porque no imponía restricciones al uso de su cuerpo. Así
mamá llegó a ser el principal factor de éxito de nuestras orgías por su
disponibilidad absoluta.



Mi inteligente amante conseguía además que Luz y mamá no se
encontrasen deterioradas o indispuestas al mismo tiempo, regulando sus períodos
de descanso o recuperación física. También les concertó una estricta atención
por parte de una clínica para el seguimiento de su salud. Le preocupaba
sobremanera la fecundidad, ya que tenía pensado preñarlas a las dos porque le
gustaba follar a barrigonas.


En nuestras orgías me gustaba que alguno de nuestros amigos
me filmase follando para verme después en plena actividad. Así me aficioné al
porno y, un buen día que Harry me dijo que debiera hacer algo más que follar,
como trabajar o hacer una carrera, le dije que quería ser actriz porno
profesional.



Él conocía en USA a una antigua estrella del porno, cuyo
nombre no mencionaré, y decidió enviarme con ella para que me instruyese. Era
una agradable y muy bien conservada mujer de unos cincuenta años que
inmediatamente me cautivó y se hizo dueña de mis orgasmos. En su espléndida
mansión citaba a sus antiguos partenaires para que me follasen y me adiestrasen.
Por allí se pasearon utilizando mi muy dedicado cuerpo con gran honor por mi
parte, famosas actrices porno del pasado, políticos, empresarios y chiquillos
incluso de mi edad. Todo ello se filmaba y las películas servían, como ella
decía, para financiar el lanzamiento de mi carrera, fuera por la
comercialización o por el chantaje.



De Luz y de mamá perdí la pista poco más o menos al cumplir
los 17 años. Según Harry, había vendido a mamá a un gabinete SM y a Luz la había
traspasado a un proxeneta que colocaba con gran rendimiento económico a las
putas en diversos burdeles de las costas del mar Rojo. Sin embargo las ha
recuperado para que estén follando conmigo en mi primera película profesional.



Alguien de la productora me ha insinuado que podría haber
escenas de zoofilia follándonos un perro a cada una al mismo tiempo, cosa que me
encanta, ya que, aunque yo estoy muy acostumbrada a ser follada por perros, se
me humedece la entrepierna de pensar en ver a mamá y Luz jodidas por ellos
delante de mi en una película de distribución legal.



Algún día os contaré como me ha ido con la peli y las
aventuras que me cuenten mamá y Luz en el año en que estuvimos sin comunicación.



 


Comentarios a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Silvia, de como llegó a actriz porno
Leida: 21352veces
Tiempo de lectura: 16minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados


























Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


relatos eroticos contactosporno chinasabuelas chochos peludoszona porni gayporno frances gayhistorias swingerpadre viola a su hija xxxporno lesvianaarelatos inestobragas empapadasporno senorascasadas violadaseroticos cadizmama cachondasputa esclavaporno madres putasenfermeras follando con pacientessexo anal triosfollando a ancianaanal a mi madreporn fontaneroforo enfemenino relatostextos pornose folla a su hijastrami cu 0Š9ada calienteadan y eva pornocornudos con negrosmi obsesion por la panocha de mi madre relatos eroticoslo hice con mi madreporno mi hermanaporno cleopatrarelatos guarros gayporno duro violacionfollando enanoschat maduros chuecachupar chochonarraciones eróticasporno con hijosdepilacion coñosrelatos geysfollando con la cuidadoraquiero follarme a mi hijoestoy muy cachondarelatos porno suegrasrelato erotico me goce a mi cuñadoporno para gaisfollando con la ancianarelatolas piernas demi cuñadafollo con mi madreme desvirgofollar con el fontanerotextos pornozoofilia relatos eroticosrelato erotico infidelidadrelatos eroticos gays incestomi mama mecoji borrachorelatos eroticos despertar sexual hermanosfarmaceutica follandomujeres cagando pornporno madurosdisfraz pornojuegos de rol pornoporno petardadlas mejores historias pornos de primitas chiquitastías calientesrelatos prnomadre nudistasexo duro imagenesgohan y videl follandofollar cabrasdeavirgine ami sobrina relatosancianas sextrios amateursrelato corto eroticoese gran culote que te gastas.relatos eroticos la vende caramelono consentido relatoshistorias con madurospadre viola a su hija xxxmadre hijo duchaporno gratis abuelas con nietosmasturvaciones femeninasborrachas pornorelatos sexo duro