webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mis experiencias con R (II)



Relato: Mis experiencias con R (II)

Hola de nuevo a todos, a continuación seguiré narrando mis
experiencias con R. La última vez terminé contándoos que R. me había dicho que
por su marido nunca más deberíamos repetir la sesión que habíamos tenido.


Como os podéis imaginar esa negativa duró lo justo, si bien
al acabar el verano ya no tenía la excusa de masajear el cuerpo quemado lo que
está claro es que yo tenía la anedralina subida todas las mañanas, lo único que
pensaba antes de que ella llegara era en postrarme ante ella y mantener algún
tipo de contacto, incluso evitando pajearme previamente por si la ocasión
acontecía y así no perder el ansia.


Quizás pasaron 2 ó 3 semanas, ahora no lo recuerdo
exactamente, pero lo que esta claro es que poco a poco volvimos. Muy poco a
poco, primero le suplique que ya que no teníamos contacto sexual, a cambio, para
calmarme me diese sus bragas usadas, dudó y finalmente fue al baño, vino con
ellas y me las dio, acto seguido fui yo el que fue al baño, ya sabéis a que. Al
día siguiente le pedí los pantys, y otra vez el mismo proceso. Ese mínimo
contacto y complacencia por su parte yo lo complementaba levantándome por las
mañanas con una erección que marcaba mis más de 20 cms en la ligera tela del
pijama y pasando delante de ella que inevitablemente se apercibía del hecho.


Finalmente una mañana accedió a que le diese un masaje en los
pies, supongo que ayudó que había discutido con su marido y supongo que algo de
revanchismo le llevó a dejarse hacer. Se sacó los pantys, curiosamente el anillo
de casada, se aposentó en un sillón me arrodillé ante ella poco a poco empecé
con el masaje, ella cerraba los ojos y de vez en cuando me hablaba para
comentarme sus problemas familiares. Así siguieron los días, una mañana sí y
otra también, cuando estábamos solos yo me postraba a sus pies y empezaba las
sesiones de masaje que cada día iban a más, no solo masajeaba con las manos sino
ya le lamía con la lengua los 2 pies por completo, sin dejar escapar ni un
milímetro, limpiándole las uñas con mis dientes, me estiraba en el suelo con el
torso desnudo y desabrochado el pantalón y ella apoyaba el pie que no masajeaba
en mi, muchas veces sobre mi polla erguida y el otro pie me lo plantaba en la
cara para que lo adorase con la debida devoción, ante los comentarios de que sus
pies no olían, dejó de lavárselos por las mañanas, y repitiendo varios días los
mismos pantys, además lo complementaba poniéndose quesito fundido por toda la
planta, los deditos y huecos entre ellos que yo debía lamer y posteriormente
comer, también lo hacía con mermelada de fresa que disponía en un plato en el
suelo e iba apoyando el pie en él cada vez que yo había limpiado el pie con mi
lengua, con pasteles, etc... Obviamente yo disponía cuando levantaba la cabeza
del suelo, de una visión privilegiada de sus bragas la mayor parte de las veces
marcas húmedas y con pelillos que se le escapaban, llegó un punto que yo al
mismo tiempo sacaba mi polla y me empezaba a masturbar ella no ponía
inconveniente, se complacía y también se metía los dedos, pero todo ello,
curiosamente y morbosamente, sin hablar de sexo, al mismo tiempo ella me contaba
su vida, sus problemas con el marido y las hijas, la mayor de ellas en sus
propias palabras ‘es una putilla’, etc, etc, ...


Al tiempo al empezar las sesiones además de los pantys ya se
despojaba de las braguitas que me daba para que las fuese adorando-lamiendo
durante la sesión, braguitas que por iniciativa suya llevaba puestas hasta una
semana seguida con lo que os podéis imaginar sus embriagadores sabores.


Un día se trajo unos botines con los que empezó a masajearme
el cuerpo estirado a sus pies, más bien hay que decir que me utilizaba de
felpudo, al no tener un tacón acentuado se le escapó la exclamación, ¡vaya, no
dejan marca!, esa frase fue mi obsesión durante los días siguientes, así que
aprovechando la época de rebajas, me acerqué a una tienda de calzado del centro
de Barcelona y no sin vergüenza, compré unas botas altas con cremallera y sexys
(la caña era de rejilla) de tacón alto, la excusa ¡son para mi novia! supongo
les valió a las dependientas pues el número de pie era un 38.1/2., pero la
vergüenza que pasé comprando calzado femenino, ¡y qué calzado!, rodeado de
mujeres no me la quitó nadie.


Total, al día siguiente empezamos la sesión y al poco le dije
que tenía una sorpresa para ella, ella estaba intrigada, de repente aparecí con
una bolsa grande que sin tener que ser una adivina ella rápidamente reconoció lo
que había dentro, abrió la caja y se admiró de mi elección, me hizo ponérselas
no sin demostrar mi falta de experiencia lo conseguí, se levantó, empezó a
jactarse de lo bien que le quedaban, se dirigió hacia mi, altiva, agaché la
cabeza ella me la pisó con una de las botas y le besé la punta de la otra. Se
acomodó en el sillón y procedí a lamérselas, planta durante esa 1ª ocasión aún
limpia, en posteriores, ya sucia, se la limpiaría yo, el tacón que me introducía
totalmente en la boca produciéndome heridas y casi todo el empeine empezando por
la punta, ella estaba complacida, los masajes al felpudo durante las siguientes
sesiones producieron en mi pecho y abdomen profundas heridas y marcas de sus
tacones. Obviamente también comí de ellas quesito, mermeladas, pasteles y otros
y cuando los pies ya los tenía bien sudorosos procedía a aliviarlos. Así pasaron
los meses y en total los casi 4 años de relación en la que curiosamente no
follamos. En otras sesiones se había traído vestidos sexys y con las botas le
fotografiaba, también sacamos fotos de mis lamidas de pies y botas, etc, etc...
Hubo sesión de fotografía de su ano que se abría ante mí sin poder disponer de
él, incluso nuestra pasión hacía que a veces lo hiciésemos a sabiendas de que en
la propia casa estaban mis padres o hermanos, eso sí a escondidas.


Hechos puntuales fueron la vez que se trajo a su amiga del
alma y confidente de nuestras relaciones que quería conocer el perrito faldero
de su amiga, pero como vino un día que había gente en casa se quedó con las
ganas. Las últimas fechas, quizás por malestar con su marido y por cada vez
necesitarla menos en casa, por en el fondo tener cargos de conciencia viendo que
cada vez íbamos a más, la relación con mi familia se fue deteriorando hasta que
finalmente se rompió, amistosamente eso sí.


Un par de visitas que hizo en años posteriores a mi casa,
estoy seguro que únicamente venía para verme a mí, acabaron la primera yo
lamiéndole los pies enfundados en unas sandalias altas de tacón fino con ella
empuñando un látigo aunque sin utilizarlo y sobándose el coño (el porque
disponía de látigo en casa es una historia que explicaré otro día) y la 2ª, en
la que yo me había quedado con ganas de que probara el látigo, yo estirado
desnudo en el suelo y ella pisándome con sus botas que yo lamía y dándome
latigazos con furia con un cinturón de cuero. Esa sesión le propuse que me
gustaría probar su lluvia dorada, ella estaba supercaliente, fuera de sí y yo os
podéis imaginar como estaba, me dijo de quedar más tranquilos en su casa esa
misma tarde y cuando ya quedaba poco para desplazarme recibí su llamada que
anulaba la cita con la excusa de que su marido había llamado que volvía antes,
probablemente fuese mentira y fuera de la excitación del momento volvió a
reflexionar y viendo más los contras que los pros de ese encuentro, lo cierto es
que desde esa fecha ya nunca más la volví a ver y de eso ya hace 6 ó 7 años.




Como dije la anterior vez, agradecería que si os ha gustado
me lo hicierais saber al e-mail, si por casualidad que sería mucha, R. has leído
la historia y te acuerdas de los buenos ratos contacta conmigo aunque solo sea
para recordarlo, si hay alguna voluntaria que quisiera sustituirla para
rememorar estas sesiones que me lo diga por mi parte la complacería sin dudarlo.





Juan


Barcelona


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Mis experiencias con R (II)
Leida: 807veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



madres haciendo pajasporno tias y sobrinosporno con reglaseñoras pornorgasmo ricofollada al fontaneroRelatoporno mi compadre me da mi ricocuentos pornograficosmi esposa se masturbaver porno gratis incestofotos porno de chochosrelatos muy picantesorgias pornorelatos eroticos entre amigosrelatos gay sexoinfidelidad relatoporno intercambioperiodistas follandolesbiana seduciendosexo gay abuelospornografia lesbica gratispono toropadres y hijas xxxincestos relatosrelatos con madurastodorelatos categoriasyaculaciones femeninastodorelatos infidelidadgorda sumisamujer infiel pornorelatos maduras sexoporno bisesualrelatos eroticos suegrocornudo mariconabuelas coño peludoporno orgias bisexrelatos etoticoscasadas sumisasfollando con la ancianarelatos d como me enfiestaron un par realfotos porno graciosasabuelas tetonas lesbianastrasexual pornofetichismo de pies masculinosrelatos de incesto con madresrelatos hermanaseroticos cadizporno caninotodorelatos para movilporno gay en castellanogigantes pornotias buenas tetasrelatos muy morbososrelatos de intercambiosel abuelo se la follame pulsa mi panochitabaños publicos gayabuelitas sexochat eroticosporno transesualcasada follando con jovenchat lesvicoporno tranxexualesmisrelatosporno hetero con dildo en el culosorpresa transexualhistorias de crossdresserhistorias cachondasrelatos porno profesornenas calientesporno gay virgenesrelatos de parejas swingerstrío mhm