webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Veterana Ingenua (II)



Relato: Veterana Ingenua (II)

Los días siguieron transcurriendo alternando entre días de
oficina y escapadas idílicas al hotel, el cual dicho sea de paso, me había
abierto una cuenta personal debido a la frecuencia de nuestras visitas.


Toda ocasión era buena para una escapada a la habitación 23,
nuestra preferida y donde pasábamos nuestros mejores momentos del día. Era lo
más cercano al amor que una relación sin futuro puede estar. Yo no estaba
enamorado de Andrea ni ella lo estaba de mí, ni tampoco pasaba por su cabeza
separarse de su esposo (Andrea se enojaba cuando me refería a él como "il
cornutto", supongo porque en el fondo era una samaritana). Pero la verdad que
juntos en la cama la pasábamos bárbaro. Nos pegábamos unas cogidas de película.
Variábamos sobre las posiciones y los tiempos, pero no sobre otra cosa. Había
dos puntos sobre los que recurrentemente yo trataba de abordar que eran la
chupada de concha y la penetración anal, pero Andrea no quería saber nada.


El primero porque decía que después de "eso" no le quedaba
más nada y el segundo porque decía que le iba a deformar su cola a la cual
cuidaba con gimnasia, masajes y cremas... y la verdad que tantos cuidados habían
rendido sus frutos porque la tenía con esa forma de pera que me gusta a mí, bien
redondita y paradita y sobre todo... firme y sin celulitis. La cola de Andrea
era un misterio, a veces le tocaba unas nalgas musculosas y duras y otras les
estrujaba esos cachetes blandos. Pero eso sí, siempre tan suaves como la piel
del durazno. Andrea tenía esas creencias vaya a saber uno porque. Creía que si
la cogían por atrás se le iba a deformar la cola y también pensaba que el semen
le daba una vitalidad especial, pero seguramente se debía a que tenía buen sexo
y eso la hacía sentir bien.


A este respecto Andrea no dejaba de pasar la oportunidad para
tragarse al menos una vez la leche que me sacaba. Por supuesto que yo no tenía
objeción, cada gota de semen se la ganaba... y con creces. Comenzaba siempre con
unos tiernos besos en la cabeza, seguía por el tronco venoso y terminaba en los
huevos. A esta altura ya salía ese líquido de la pija que lubrica tan bien y
pasaba la punta de su lengüita por el ojo hasta que no aguantaba más (y yo
tampoco) y se la metía en la boca girando su cabeza con una fuerte succión.


Por más que quisiera evitarlo siempre me sacaba un suspiro en
este punto a lo que ella respondía con una sonrisa de satisfacción al ver el
placer que provocaba en su macho. Sin bajar su mirada de mi rostro raspaba el
glande con sus dientes, y se la tragaba hasta donde podía. Yo sabía que había un
punto en el que le producía arcadas y que sólo lo hacía por el placer que en mí
esto provocaba. La mayoría de las veces la dejaba hacer hasta que acababa dentro
o en sus labios los cuales relamía con su lengua o ayudaba con su dedo a meter
la leche dentro de su boca. Pero eso sí, siempre la dejaba inmaculadamente
limpia.


A veces llegué a pensar que era una histérica de la limpieza.
Cuado adoptábamos una pose nueva, luego de largas charlas para convencerla de
ello, lo seguíamos haciendo sin variaciones por largos períodos. Fue así como
tuvimos el período de "domar el potro" en el cual se sentaba a horcajadas y
jineteaba el potro entre sus piernas. Era incansable y seguía a pesar de que yo
acabara. Seguía restregando su chocha hasta que yo volvía a tener una nueva
erección y con la pija dentro comenzaba a mover sus caderas en forma circular de
manera que provocaba una fuerte fricción en todos los puntos de su vagina y la
verga se entonaba como un músculo palpitante.


Pero lo que más me gustaba de esta posición era cuando ella
se calentaba tanto que sus rebotes hacían mover sus tetas para arriba y para
abajo como si fueran de goma. Cerraba sus ojos y abría su boca emitiendo jadeos
que su respiración agitada provocaba. Cuando llegaba dejaba caer su torso sobre
el mío, el cual yo sujetaba por sus tetas y al apretarlas hacía que ella me
besara y apretara mi miembro con su vagina en señal de agradecimiento, lo que
nos provocaba una gran carcajada.


Les recordaré de mi relato anterior que no había estado con
otro hombre que no fuera su esposo el cual sólo la satisfacía cogiéndosela
acostada boca arriba. Por eso la primera vez que cogimos de esta manera me
expresó:





"al fin acabo como todas las mujeres!"





Por dentro la estaba puteando porque había gastado días en
convencerla para cambiar de posición.


La siguiente oportunidad que cambiamos a una nueva postura no
fue tan trabajoso para convencerla y pensaba que me estaba acercando a mi
objetivo final: romperle el culo.


Le dije que se pusiera en cuatro patas como una perrita y que
sacara la colita para fuera a lo que ella respondió:





"Bueno probemos, pero ni se te ocurra intentar por el
culito!", en tono imperativo.





No dije nada y me conforme con estar sólo físicamente cerca
de su preciado agujerito. Me coloqué de rodillas detrás de ella y me incliné
para agarrarle las tetas las cuales amase mientras le daba besitos en el cuello.
Andrea empezó a mover su cola para un costado y para el otro sintiendo la
humedad de su sexo en mi entrepierna, señales que daban cuenta de su disposición
para que la penetrara. Amasé sus nalgas blandas y la penetré muy fácilmente
hasta el final de su vagina. Ella exclamó:





"Ay Raulito... me da impresión. me llega hasta el
fondo...seguí despacito...despacito. Ahh, que pija divina tienes mi amor".





Seguí dándole, al principio con consideración y tratando de
no llegar hasta el final, pero a medida que me calentaba le daba más
violentamente y llegando profundamente, como sabía que a ella le gustaba.





"Pero... pero... me estas haciendo llegar", dijo de
repente Andrea


"Claro zonza. Qué pensabas? Qué así no llegabas?",
respondí yo con algo de sorpresa.





Recosté mi torso sobre su espalda mientras con una mano le
restregaba sus tetas y le daba lengua en su oreja. Ella giro su cara y me
mordisqueaba el cuello. Los dos estábamos llegando al mismo tiempo y cuando
explotamos mordió mi oreja de manera salvaje mientras empujaba más y más su cola
contra mi pija. El dolor fue intenso pero el placer fue mayor y hasta parecía
que en algún punto se habían dado la mano. La empuje para delante hasta dejarla
recostada boca abajo y yo me eche a un costado, agotado.





"Me mataste Raúl", me dijo y seguidamente me pregunto con
cara de sorpresa


"Qué te pasó? Tienes sangre en la cara..."





La muy turra me había lastimado en la oreja con su mordida.





"Discúlpame mi amor", me decía y empezó a lamerme la
oreja como hacen los animales cuando uno de ellos esta herido mientras con
sus manos acariciaba suavemente mi pija.





Tendría que haberme encolerizado con ella pero la verdad que
con ese tratamiento me apaciguó.


Los días siguientes tuve que usar un apósito para cubrir la
herida y cada vez que nuestras miradas se cruzaban en la oficina Andrea juntaba
sus manos en gesto de súplica y murmuraba "perdón". Yo le respondía con otro
gesto cuando nadie miraba: juntaba el índice y el pulgar formando un círculo y
con el dedo índice de la otra mano lo introducía dentro del circulo y le
murmuraba "por el culo" a lo que Andrea respondía con un movimiento negativo de
su cabeza.


Era la oportunidad de convencerla finalmente para que
entregara su pavito. La siguiente vez que fuimos al hotel pasamos antes por un
café con el propósito de convencerla. No era cuestión de hacerlo por la fuerza,
pues sabía que esto era inútil. Andrea sería inocente e inexperta pero tenía su
carácter. Cuando nos sentamos, ella tomo mis manos y pidió nuevamente perdón a
lo que yo le respondí:





"Me debes una, tu sabes a qué me refiero..."


"Raúl, no... no insistas vos sabes que por ahí no
quiero..."


"Yo es lo que más quiero, además, cada cosa nueva que
hicimos la disfrutaste..."


"Si, pero esto es algo distinto... soy virgen por atrás y
me dolería mucho..."


"¿Y a mí? Te pensás que no me dolió la mordida?", le
mentía, pues la verdad era que la herida había inflamado bastante mi ego.


"Bueno, bueno... pero tú eres bastante armado..."


"Ah, mirá vos!", dije haciéndome el ofendido – "Todas las
minas quieren una buena poronga para gozar y la señora quiere una cosita
para no sentirla! Además, no sé que estás esperando... no te quedan muchos
años para probarlo... ni que se te fuera a gastar che! "





Había sido medio crudo pero esperaba tocarla en su punto
débil: Andrea le tenía miedo a la edad.





"Bueno, ya veremos llegado el momento...", respondió con
un tono de duda.





Con esta aceptación débil partimos hacia el hotel. Ella con
algo de temor y yo con la esperanza de que el trabajo de tantos meses rindiera
sus frutos.


Ya en la habitación nos sentamos en la cama y nos empezamos a
pajear y a acariciar. Ella con sus delicadas manos, tan femeninas, acariciando
hacia arriba y hacia abajo mi pija y yo metiendo dos dedos no tan delicadamente
en su conchita.


Los dos mirábamos el sexo del otro y nos estábamos calentando
bastante. Me detuve a contemplar su rostro y observé como se mordía los labios
inferiores mirando con lascivia la pija que amasaba con sus manos.


Sin que yo dijera nada, se inclinó para empezar a mamar, pero
la contuve. Le dije:





"Primero por el culo mi amor..."


"Espera... no seas goloso... déjame jugar con el muñeco
un poquito..." ella respondió.





Cómo detener a la calentura de una mujer, que es capaz de
enfrentar por sí sola a un ejercito?


Y ahí comenzó a chuparla, arrodillada junto a mí, subiendo y
bajando su cabecita. Pero esta vez era diferente, se la tragaba hasta los pelos.
No iba a durar mucho tiempo sin acabar con este tratamiento.


De repente lo comprendí. Quería darme la mamada de su vida
para salvar su culo. La incorporé suavemente y me dirigió una mirada como
diciendo: "Te diste cuenta turro".


Con una sonrisa de victoria le dije:





"Suficiente... ahora por atrás..."





Solita se puso en cuatro patas mientras me decía:





"Hacelo delicadamente, mira que nadie entró por ahí... y
si te digo para, paras ¿eh?"


"Si, ya sé, ya sé...", dije yo.





Me arrodillé detrás de ella y al ver aquel pequeño agujerito
me pregunte por primera vez como iba a hacer para que entrara siquiera la cabeza
de la verga. Hice algunos intentos pero parecía un muro. Hice una pausa, mire su
nuca, su delicada espalda en la que se adivinaban las costillas, sus poderosas
caderas y el resto de sus piernas. Acaricié sus nalgas y estaban completamente
duras, estaba haciendo fuerza con todas sus piernas para no dejarme entrar.
Pensé que tenía que ablandarla de alguna manera. Empecé a besar su espalda y a
acariciar sus pezones. Con la otra mano acariciaba su concha por dentro y por
fuera. Seguí haciendo esto hasta que se calentó y me dijo:





"Cogéme papito, hazme tuya... dame pija", por supuesto
que se refería a su concha.





Incorporé mi torso y apreté sus nalgas fuertemente. Comprobé
que al fin estaban blandas. No dude y le abrí los cantos como si fueran un
libro... el agujero del culo estaba abierto.


No se como, apunte con tan buena puntería y empuje que entró
la cabeza, pero la guacha hacia fuerza para sacarla.





"Ay, ay duele mucho. No... no sácala", decía Andrea.





Ella empezó a hacer fuerza con sus piernas para alejarse y yo
la contenía agarrándola de las caderas, trayéndola para mí. Era una especie de
empate, así que empecé a empujar la pija con toda mi cadera y esta empezó a
penetrar el culo lentamente.





"Me quema Raulito... sácala por favor te pido", se
quejaba Andrea.





Era ahora o nunca me dije, y se la zampé hasta tenerla toda
adentro de un solo envión.





"Me quema las tripas... basta hijo de puta!", me grito.





No iba a renunciar ahora después de tantos meses de esfuerzo,
así que empecé a bombear con fuerza sin importarme las consecuencias. Mientras
le daba pija por el culo tenía la sensación de estar montando una yegua en el
hipódromo y que las gradas me ovacionaban. Quisiera haberles podido contar, como
en otros relatos he leído, que después de un rato el culo de la mujer se relajó,
se adaptó a la pija y la gozó, pero no fue así. Andrea gimoteó de dolor y se
dejó hacer, dándose por vencida por no tener otra alternativa. Se dejó caer
sobre sus senos y si tenía su culo en alto era porque yo se lo mantenía con
bastante esfuerzo. Me excitaba el ruido que hacían sus nalgas cuando chocaban
con mis piernas sudorosas y la presión que hacia su culo a lo largo de toda mi
verga. No faltaba mucho para que acabara dentro del preciado culito.
Sinceramente era lo más cercano a una violación que pude haber experimentado y
ya me empezaba a sentir mal por esto, pero por suerte hubo un gesto de Andrea
que me redimió. Para cuando acabé dentro, Andrea había dejado de gimotear y para
mi sorpresa se estaba chupando el dedo. Bueno, pensé... ojalá no la halla pasado
tan mal...


Me recosté en silencio a su lado y me quedé mirando su
espalda. Luego de un tiempo que me pareció interminable se volteó. En su rostro
se veían las huellas de las lágrimas. Me dijo:





"Me hiciste daño bruto, no quiero hacerlo otra vez por
ahí".





Asentí con la cabeza y nos abrazamos y besamos. Posó una de
sus piernas sobre mí y la empezó a restregar sobre la pija que respondió casi de
inmediato. Cuando estuvo bien parada se montó sobre mí y empezamos con nuestro
clásico "montar el potro". Luego de un rato de cabalgar llevó una de sus manos a
su espalda. Me llamó la atención y traté de ver por un espejo dónde llevaba su
mano. No sé por que no me extrañó ver como se metía dos dedos íntegramente en su
culo. Me sorprendió mirándola por el espejo y me dijo:





"Dale... date el gusto... pero si te digo basta, la
sacas".





No dije una palabra, no podía creer lo que estaba diciendo,
me estaba dando una nueva chance.


Me arrodille en la cama y la puse encime mío dándome la
espalda. Esta vez era ella quien guiaba la pija dentro de su culo. La tomo con
su mano y la colocó en la entrada. Si iba muy rápido me apretaba fuertemente la
pija con su mano y me decía:





"No, no... despacito, ahora mando yo y si me haces doler
en vez de apretarte la pija te voy a apretar los huevos".


"Si cosita, como vos digas... pero seguí...", dije yo
inconscientemente por la calentura, pero muy conciente de su advertencia.


"Ayy, que calorcito... la siento latir adentro... como me
calientas guacho"


"Ahh, que buena estas... por delante... y por atrás – le
dije mientras apretaba delicadamente una de sus tetas".


"Ahh, que lindo, así si... despacito... como me hiciste
doler... malo".


"Toma pija mamita... sentila toda adentro".





Ya se había introducido la mayor parte y no podía sujetar el
resto con su mano, así que se dejo apoyar y se sentó sobre mí con toda la polla
dentro y como dice el tango "blanda como el agua blanda". Estaba totalmente
relajada.





"Uhhh, que pedazo... no lo puedo creer... tener toda la
pija adentro... como te siento mi amor".





Otra vez comenzó a chupar su dedo y empezó a mover el culo en
forma circular. Ella sabía como me calentaba cuando movía sus caderas de esta
forma. Para mí era una sensación espectacular, su culo no tenía fin y me
presionaba uniformemente a lo largo de toda la verga, desde los pelos hasta el
glande. Hasta la presión que sentía en las pelotas por soportar parte del peso
de su cuerpo me resultaba agradable...





"Uhh, que rico... te gusta cabrón ¿eh? Le estas dando por
el culo a tu hembrita...".


"Ahh, como aprietas... y pensar que no querías..."


"Me duele un poquito, pero no importa, gózame, lléname de
pija hijo de puta", dijo esta vez mas cariñosamente.





Con una mano subí por su cuerpo hasta una de sus tetas y
acaricié su pezón duro como el cuero.Con la otra baje hasta su pubis y acaricié
su concha.


Ella subió sus brazos por sobre sus hombros y los posó sobre
mi nuca, acariciándola. Giró su cabeza hacia atrás y su boca ávida buscó la mía,
mientras yo seguía manoseándola y la llenaba con mi verga.


Tenía la seguridad que Andrea se sentía bien cogida y que le
estaba dando a su macho el placer de poseerla totalmente.





"Andrea... que puta eres...", se me escapo y pensé que
ella se iba a ofender, debido a su forma de ser.





Como respuesta, ella comenzó a mover su culo de arriba hacia
abajo y cuando bajaba lo hacia con bastante ímpetu. Se tomaba una pausa cuando
tenía toda la pija dentro y movía el culo hacia los costados enterrándosela un
poco más.





"Andrea, me vas a hacer acabar", dije yo.


Ni se te ocurra! Quiero tomar la lechita...", respondió.


"No me aprietes tanto... estoy acabando..."


"No todavía no mi amor... aguanta, aguanta..."





La muy puta se empalo más todavía encajando su cola con
fuerza y apretando el recto. Consiguió pararme el chorro de leche por un momento
pero finalmente exploté. Fue la única que vez que tuve la sensación de acabar
dos veces en una misma erección.


Andrea desmontó ágilmente y se abalanzó a chupar la verga
chorreante de semen (también de su culo resbalaban hilos de leche). Antes de que
se la metiera en la boca pude observar como la cabeza de la pija tenía una
aureola dorada. Era la mierda de Andrea que había embadurnado la verga. Por un
instante Andrea se detuvo para observar lo mismo que yo, pero no dijo nada y se
la trago de un saque.



Ahí estaba Andrea la señora fina, ex-modelo, ama de casa
ejemplar, empleada eficiente, conservadora en sus hábitos sexuales, mamando una
verga llena de semen y mierda como si fuera una puta de la ruta... y la lameteo
hasta dejarla reluciente como solía hacer.



Cuando nos fuimos del cuarto, nos dimos el último beso en
privado y Andrea me dijo:





"Me estás convirtiendo en toda una puta... y lo peor es
que me gusta..."






En la próxima entrega relataré el fin de mi relación con
Andrea.



Rocco



Enviar comentarios a:
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Veterana Ingenua (II)
Leida: 3089veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno con hermanomasturbando a su hijorelatos de sexo duromi primera vez lesbicaactriz porno sordomudaporno con guarrasrelatos eroticos nos cogimos a mi esposarelatos eroticos amor filialstripers pornorelato porno mirando como se empina a mi noviaporno hijos y madreslesbiana sumisarelatos gay jovenesporno mujer infielzoofilia pastor alemanporno abuela con nietopolicia gay follandorelatos "mis nenas" vergatravesti se folla a mujerincestos tiasmaduras e hijasfollar hermanotrio con madurafamilia nudista fotosabuelas ponoporno cenicientamasturbarse con una zanahoriami tio me folloporno noeliaembarazo pornorelatos swingersrelatos eroticos le meti la verga a mi hijoporno gay heterosexualjugando al caballito con mi sobrina de 9-relatos eroticosx nadurasprno madurasrelatos eróticos realesrelatos gay con heterosbutanero pornohistorias eroticas sobre sobrinasamigas mamandoseñora calienterelatos eroticos sras establocuentos eroticos cortosme follo al repartidortias pajasrelatos lésbicobellezas eroticasporno kesbicotuve sexo con mi perromamas e hijas xxxincestos de madurasrelatos eroticos en el campoporno gay deportistaspilladas infragantytravesti madura follandotelefonos pornosrelatos eroticos primera vezrelatos xxx de cuando me comi a mi amiga ximenaabuelos follando a nietasiniciacion pornoporno el fontaneroporno mmadurasabuelos con nietasamas de casa y el fontanerofotos abuelas putaschicos arabes follandorelatos eroticos barcelonaseduciendo al plomerotias ninfomanasMi esposa hace pesas relatos pornochat lesvicorumana pornoseso anal gratisfeliz cumpleaños pornosexo con mi alumnito relatorelatos videos xxx rompeme la vientremaduras follando al fontaneromujeres cornudasabuela culiandomadre se masturbaviejos follando nietasagujero pornome follo a mi cunadaexhibicionista busverga la de mi vecino relato realgitanas tetonas follandomóvil todo relatos