relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mabel y el electricista





Relato: Mabel y el electricista

Mabel era una simple mujer con la lobores de cuidar a sus
hijos.


Su esposo era un profesor de matemática, que trabajaba gran
parte del día, regresando por la noche bien tarde. En verdad Mabel, se sentía
sola gran parte del día, pero sus ocupaciones les mantenían alejada del deseo
sexual.


Ocasionalmente se dedicaba en silencio y por las tardes a
masturbarse, lo realizado dos o tres veces en la semana o cuando hubiese visto
alguna película fuerte en la televisión.


Una tarde de verano, la heladera dejó de funcionar y Mabel se
encargó de buscar quien la reparara.


Sus hijos asistían en ese mes a una colonia de vacaciones en
la costa.


No sin después de consultar por el costo del arreglo a varios
técnicos se decidió por uno, que además de resultarle verdaderamente barato su
persona, le agradó. Quedó en venir al otro día y así o hizo.


Mabel desde que le vio en la mañana notó que de alguna manera
ese día no parecería normal


Ese joven había encendido algo en ella dormido por tiempo.


Era un buen ejemplar de hombre, algo joven " experto en
señoras de su casa" se notaba con el trato al que recurría a diario por su
oficio, que conquistaría a unas cuantas.


Sin que él, se percatara le miró gran parte del tiempo
mientras él trabajaba, al final se arriesgó y a medido que la postura del
trabajador se lo permitió dirigió la vista hacia ese lugar


Se le marcaba y alli nomás pensó que él por ella algo
sentiría, sino no estaría así.


En segundos quitó su vista y decidida a que no, se podía
perder tan fácilmente, Mabel se ocupó de sus otras cosas, retirándose de la
cocina, pero algo excitada.


Fue así, que se dedicó, en su dormitorio a repasarlo, al
tiempo Mabel pensó si ello no era mas que una reacción de deseo que otra cosa
pasara en ese dormitorio y no su limpieza, pero quitando de su cabeza esa
niñedades, se dedicó a pensar en sus hijos y su vacaciones


Pero decididamente tiempo después, se encontraba cambiándose
de ropa de mañana simple y desatendida por una solerita de espaldas descubierta,
sin corpiño, además de ponerse el ultimo de sus perfumes caros regalos de sus
hijos para el día de la madre.


A la hora y a un pedido del electricista ella bajó a la
cocina, encontrándose a ese hombre casi de frente, y ella se turbó, pero más
cuando el hombre elogió su vestido y ese agradable, sabor que sé destilado de su
cuerpo.


Turbada, Mabel le contestó que era su forma de agasajar a
quien le había arreglado la heladera, y ante la sorpresa de ella por esa
estúpida respuesta el hombre, entendió un avance mas hacia lo desconocido.



Mabel, respuesta de su sorpresa tan estúpida le ofreció una
gaseosa para que se refrescara.


Ahí notó que el hombre se había parcialmente, desprendido la
camisa debido al calor, lo que de inmediato le impactó, moviéndole una serie de
cosquillas en ese lugar que ella ya conocía sobradamente.


Se sonrojó aun más y el hombre comprendió pronto su
turbación.


Así empezó un dialogo un tanto comprometido que en ella le
fue encendiendo un fuego hasta ese entonces desconocido, y al finalizar casi
media hora él la tomó de la mano y le besó.


Mabel quería deshacerse de los brazos de ese hombre pero la
sostenía intensamente y pronto ella se abandona abriendo su boca y recibiéndolo
por primera vez.


Alli en esa cocina, él hábilmente le fue bajando los costados
de su solera y por primera vez los senos de ella, recibieron las manos de ese
extraño.


Ella le sacó la camisa y se dedicó a besarle mientras el
hombre hábilmente le había quitado ya la totalidad del vestido y su mano se
metía dentro de su bombacha encaminándose hacia su vagina que para ese entonces
estaba ya mojada con sus líquidos.


Al tiempo y cuando el hombre le introduce un dedo a la
entrada de su vagina ella experimenta una serie de convulsiones que le hicieron
arquear su espalda y si no fuese porque el hombre la sostuvo, por la serie de
orgasmos de Mabel hubiese terminado en el suelo.


Vamos a tu cama, le dijo el hombre y así Mabel parcialmente
desnuda, solo con su bombacha puesta y el hombre sin la camisa subieron esa
serie de escalones que le separaban a su pieza que a ella le pareció
interminable.


Soy tuya, le dijo al llegar a la pieza, sé cuidadoso no me
señales, que él lo notará pero después aséeme sentir la mas puta de las mujeres
que tuviste.



A las dos de la tarde, en esa casa del barrio de Belgrano,
Mabel aun dolorida recordaba esa mañana. Hacía mas de media hora que se había
retirado su hombre y le había hecho sentir la mujer más puta de la tierra.


Primero había descubierto que ese temor que tienen las
mujeres al recibir un miembro algo pronunciado era mentira.


Ella alojó en su vagina una pija casi el doble que la de su
marido.


Al principio cuando él le embistió ella le tomó del brazo
para detenerlo.


Se dedicó a guiarlo para la penetración y así a medida que su
vagina iba adquiriendo la dilatación adecuada ella le permitía metersela un poco
más.


Pero cuando pensaba que esa cosa le había llegado al fin y
casi a su matriz se volvió a excitar, aun él pujaba por más.


La respiración de su amante y la transpiración de ella, se
confundieron en los movimientos sensuales de los dos y a ella se le produjo una
serie orgasmo casi sin quererlos, orgasmos de profunda calentura y necesidad de
explotar ante ese pedazo de carne palpitante en su interior.


Cuando se descargó (lo hizo dos veces en ese día) conoció y
comprobó el poder de la fuerza de la eyaculacion en un buen hombre joven.


Poco después y sorprendentemente cuando el se quedó a su lado
ella le empezó a limpiar su miembro con su lengua.


Jamás le había realizado a nadie, ni a su marido, y se
sorprendió a sí misma.


Rodeando con su lengua el sexo, subía y bajaba constantemente
y delicadamente hasta que esa cosa tomó vida de nuevo.


El hombre se excitó y se levantó de la cama,


Buscó un pote de crema de mano que ella siempre tenia en la
mesa de noche, Mabel intuía pero no quería imaginarse el resto de la acción


sola, tímidamente obedeció cuando él le dijo:


Ponte en cuatro en la cama


Lo que le impactó fue cuando la empezó a imbuir con la crema
su ano, desde adentro hacia fuera con sus dos dedos rústicos y gordos.


Si bien ella había practicado dos o tres veces el sexo anal,
no estaba preparada todavía.


Pero nunca se puede imaginar uno cuando las cosas han de
ocurrir y a Mabel le había tocado el momento.


Resistiéndose al principio, con fuerte gritos y gestos el
hombre le penetró un poco, casi nada.


Mabel comprendía que al resistirse, solo aumentaría el dolor
que por ese entonces que ya era grande


Cuando al ingreso total de la cabeza al haberse dilatado su
ano creyó que se había acabado el dolor, pero de un envión recibió la mitad de
la pija del electricista.


Bruto, me rompiste todo el culo y en dos,


Y tratando de salirse de él, solo lograba que él, la metiera
algo mas y cuando lo hizo totalmente y ella se desvaneció por unos segundo.


El intenso dolor, solo comparable con el parto de su ultimo
hijo, que la rasgo toda y hasta el ano, por la mala asistencia y no hacerle en
su vagina con un pequeño corte, le tomó el cuerpo.


Cuando volvió en si, ella se encontraba unida a él, pero
ahora el sufrimiento había desaparecido y hasta le pareció empezar a encontrarle
placer a esa barra en sus entrañas


Él, se empezó a mover a la vez que le tocaba el clítoris, y
así poco a poco ella empezó a resurgir, y al cabo de unos minutos le dijo:


Ahora acabó bruto, aséelo vos mi amor.


Al sentir el líquido de ese hombre en su culo ella estalló y
al despenderse del hombre unos minutos después aun podía sentir como se
resbalaba de su ano el líquido viscoso y caliente.


Mable, me voy a casa, pero vendré a verte en la semana,


Ahora me tengo que ir debía estar hace mas de una hora en
casa de mi mujer para almorzar porque es su cumpleaños y vivo en el Tigre.


Te llamaré y discúlpame por la cola, fue la que más disfruté.


Adiós, llámame le dijo Mabel.




Continuará...



Gustavo Gabriel


Argentina.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mabel y el electricista
Leida: 869veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


madres mamando pollasperiodistas follandoestudiantes borrachas follandorelató pareja joven teniendo sexo con mucamasporno heteropeliculas porno bisexualeslesvianas guarrasrelatos filialesorgias familiares españolascomo follarme a mi tiavioladas porno gratisdesvirgando a chicaputa tragando semenporno electricistamaduro porno gayrelatos hermanos gayporno gratísmadres muy putasporno sexo en familiajefas lesbianasrelatos porno de chantajesdesconocidos follandoabuelas follando duromasturvaciones femeninasmaduras vecinasmadura follando con el fontaneroincreible orgasmofollando electricistavideos de zoofia gratishistorias de masturbacionporno bisexsexo porno con madurashijas y padres pornomis relatos pornhijas y padres xxxrelatos de cruisingdoraemon shizuka porntrios pornograficoscoños eroticosabuelas con grandes tetasmi mama mecoji borrachomadres calientes pornofollando nietafantasias pornograficasrelatos pornos gaysme folle a mi cuñadaporno masajistaschavales gays follandosandra sumisasporno gratis violacionsexo mujeres madurastodo relatoseroticospono gay en españolrelatomi mujer se aguanto por elculo una hermsa vergarelatos eroticos morbosossexo en la calle pornoporno gratis bixesualespiando a mi mamamasturbacion masculina pornomorbo y cornudosmama calientesmama noel eroticarelatos porno gayporno de madres solterassexo porno violacionhistorias eroticas sobre sobrinastias incestosrelatos xxx chaqueteo y acabasrelatos club swingerrelatos padre hijorelatos geysfollando ninasintercambio amateurrelatos porno gey polvaso bestial padreporno masturbarorgia en venezuelapeliculas pornos de zoofiliami sobrino me toca mis partes relatoamor filial relatofollada a la vecinarelatos eroticos el amigo de mi hijofaldas eroticaspono tuverelatos sexo cuñadasporno maduras 50 añostias bragasrelatos lesbicos gratisporno madirasmadres follando en la duchamadre he hija follando juntasrelatos heterosexualesdespedida de soltera de madurastu pornimarcando vulvaporno entre matrimoniosrelatos eroticos violacion