webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Seduciendo a mi propio hijo



Relato: Seduciendo a mi propio hijo


Hola, primero quiero presentarme, mi nombre
es María Victoria y cariñosamente me dicen Mavi; tengo 40 años, ya casi los
cumplo en pocos días, vivo en una pequeña y muy bonita ciudad, en Ecuador. Soy
Ingeniera Comercial y trabajo en una empresa que se dedica la confección de
calzado. No soy muy alta, más bien de estatura normal, y soy viuda con un hijo
de 23 años, que se llama Marco. Quedé viuda cuando mi hijo tenía 14 años, y
desde ese instante, le agradecí a la vida por la muerte de mi energúmeno marido.
Desde entonces no he tenido nada serio, sólo dos o tres escapaditas con un amigo
de la escuela y también casado. ¡Ah, y mis habituales masturbaciones cada dos o
tres días!, si el tiempo y el cansancio me lo permiten, claro.


Quizá se preguntarán por qué escribo esto,
pues es una locura. Recurro siempre al correo electrónico y al Internet, para
los negocios de la empresa, y este domingo, tuve que ir a trabajar por
situaciones de laborales, y en la tarde luego de terminar de enviar correos a
los proveedores, entré a altavista.com y escribí incesto en su buscador, y
me envió a esta página, y al abrirla, encontré relatos incestuosos; realmente me
puse muy contenta al saber que había alguien más en mi situación y por lo que
pude observar, existen muchas mujeres en como en mi caso, lo que ha hecho que me
quite un gran peso de encima porque me sentía un bicho raro.


Los relatos me excitaron de una manera
tremenda, al grado que me parecieron siglos los 30 minutos que separan mi
trabajo de mi casa, y sin nada de preámbulos y casi sin quitarme la ropa, tuve
un rico súper encuentro sexual con Marco, mi hijo. Esto que estoy escribiendo
nadie lo sabe, pues todos creen que somos madre e hijo, incluso él tiene una
novia; es una chica muy bonita tiene 18 años y ha empezado a estudiar la misma
carrera que mi hijo, la Ingeniería Civil. Nadie sabe nada de lo nuestro y me voy
a atrever a contárselos, pues el anonimato ayuda, ¿cierto?, y más que eso, la
represión de no poder contárselo a nadie, y esto es un volcán que debe explotar
y eso estoy haciendo.


Voy a contar de cómo empezó esta relación
de madre-hijo. Empezó hace ya cuatro años, cuando mi Marco cumplió 19 años; en
realidad inició tiempo atrás, cuando encontré un calzón mío fuera del cesto en
que siempre pongo mi ropa interior, me llamó la atención que estuviera tirado a
un lado, lo tomé y estaba húmedo, no sabía por qué y cuando lo olí y pude
percibir el olor del semen, me asusté hasta la locura, salí corriendo tras él,
que lo había encontrado en las escaleras, pero no pude alcanzarlo. No podía ser
otro quien había depositado su carga seminal en mi ropa interior, más que él;
estuve furiosa, creo que lo hubiera abofeteado para luego preguntarle.


Lloré como una tonta. Era viernes así que
había una buena dotación de pantaletas y brasieres en el cesto; hurgué en él y
pude encontrar huellas de semen tanto en mis calzones como en mis sostenes y
medias; ¡no podía ser, mi hijo se masturbaba con mi ropa interior!... Mientras
revisaba las prendas pude sentir claramente como se mojaba mi pantaleta; sacudí
mi cabeza, ¡eso no podía estar pasándome, me excitaba el olor del semen de mi
hijo!... Me lo imaginaba con mis prendas interiores en sus manos, oliéndolos y
restregando su verga en ellos hasta terminar lanzando su chorro espeso en mis
prendas. ¡Era la locura!, traté de evitar esos negros pensamientos, y
desnudándome, entré a darme una ducha bien fría, con la idea que eso me
tranquilizara, tanto mi rabia como la excitación que sentía. Pero estaba
demasiado excitada, y terminé pajeándome como loca.


Cuando Marco regresó, casi a las once de la
noche, yo había estado esperándolo en la sala con la sola idea de reclamarle,
pero me había dormido; cuando me despertó con un beso en la frente, lo abracé y
no le dije nada, desde ese día empecé a mirarlo con otros ojos. ¡Cómo había
crecido!, sus músculos marcados, lo alto que estaba, su bigote pequeñito, su
pene que se adivinaba bajo sus pantalones… ¡era una locura, era mi hijo y lo
había empezado a ver como un hombre!


Llegaba de mi oficina entre las 5 y las 6
de tarde, y ya tenía la pantaleta toda mojada por mis fluidos y orines; me
tumbaba sobre el sofá y con la mano metida entre las pantimedias y el calzón, me
masturbaba pensando en mi hijo, pensando en cómo él iba a disfrutar de mis
olores y fluidos impregnados en mi pantaleta; terminaba mi sesión masturbatoria
y subía a mi habitación y me quitaba el calzón y secaba mi húmeda vagina con mi
misma prenda para que quedara aún más olorosa; la doblaba bien y la dejaba en el
cestito. Marco indudablemente la tomaba mientras yo preparaba la cena y se la
llevaba a su dormitorio. Me acostaba rápido y me hacía la dormida, para luego
levantarme e ir sin hacer ruido hasta la puerta de su cuarto; como duermo
solamente en camisón me hacía unas tremendas pajas oyéndole gemir…


Al día siguiente, le daba su desayuno y
luego de que se iba, subía por mi premio, mi pantaleta, llena de su semen; y
lamiendo y oliendo mi prenda, me masturbaba otra vez… Contaré algo más de lo que
fue sucediendo, en secuencia quiero decir. Poco a poco fui comprándome ropa
interior más sexy, pues hasta ese tiempo sólo tenía calzones de algodón de esos
formales que le llegan a una hasta la cintura y le cubre todo el trasero; me
compré tanguitas y pantaletas en varios colores y brasieres que casi no cubrían
mis abultadas tetas; mis pajas se hacían más frecuentes, hasta en la oficina me
masturbaba. El trabajo se volvía cada vez más pesado pues me pasaba la mayor
parte del tiempo fantaseando con mi hijo y en cómo él se sacaba la leche con mi
ropa interior.


Empecé a usar camisones más transparentes y
no usaba sostén durante los fines de semana en que estábamos en casa; y así,
Marco podía verme a sus anchas; sus ojos se le salían de las órbitas cuando
disimuladamente me alzaba el camisón o la falda, tipo oficinista ceñida y alta
hasta medio muslo, con el pretexto de rascarme una supuesta picazón. Un lunes me
atreví a ir más allá y ese día no dejé mi ropa interior en la cesta de la ropa
sucia, sino que escondí mi ropa bajo su almohada. Mientras preparaba la cena,
oía movimientos muy bruscos en el segundo piso en donde están las recámaras,
sonreí pensando en que estaría como loco buscando sus fetiches. Bajó a cenar
algo agitado pero no le dije nada, lo besé en la boca como siempre, un beso
rápido, más que un beso una caricia. Luego de cenar me senté en la computadora a
realizar algunas tareas pendientes de la oficina, y caí en cuenta que Marco me
observaba muy atento.


Mira, en casa hay un estudio que da hacia
el comedor y tiene un barandal muy fino, así que si una persona se pone en un
lugar conveniente en el comedor, puede ver desde ahí y tranquilamente la parte
inferior del escritorio en donde está la computadora. Una ola de frío me corrió
por el cuerpo y mi mente analizó la situación, siempre que estaba en el
escritorio, mi hijo se ponía en el comedor a realizar tareas o a escribir...
¡Tenía que enterarme que tanto se veía!, así que bajé al comedor y le pedí que
fuera por unos cigarrillos hasta la tienda de la esquina, se fue y me puse en la
misma posición de él y claro, se veía la silla del escritorio…


Salté de la alegría, tenía él una vista
perfecta de mis piernas y si las habría, de mis pantaletas… Tomé conciencia de
cómo me sentaba y claro, tengo la costumbre de sentarme con las piernas
abiertas. Cuando sentí que abría la puerta subí y me acomodé en la silla, dejó
los cigarrillos a mi lado y volvió a su sitio. Encendí uno y crucé mis piernas,
no podía ver lo que hacía pues el monitor me tapaba la visión, y empecé a
teclear mientras abría mis piernas más de lo normal para permitirle una mejor
visión. ¡Estaba seduciendo a mi propio hijo!...


De vez en cuando me acariciaba los labios
vaginales por sobre el calzón y tiraba de él descubriendo mi rajita llena de
vellos ensortijados, tenía los labios muy mojados e hinchados, deseaba una verga
dentro de mí… Guardé lo que había hecho, apagué la computadora y me fui a mi
dormitorio; él aseguró la casa y subió rápidamente. Desde la puerta me dio las
buenas noches y sentí el portazo de su cuarto, sin duda estaba algo encabronado.
Esperé un prudente tiempo y suponiendo que estaría masturbándose como un loco,
por supuesto recordando la visión que le había proporcionado, me fui resuelta a
su dormitorio. Cuando abrí la puerta trató de ocultar su verga con las sábanas y
haciéndose el sorprendido me preguntó que quería, no respondí nada y me acerqué
a su lado, le di un beso en la frente, caliente por la excitación, metí mi mano
bajo su almohada y saqué mi pantaleta, el brasier y mis medias, puse todo sobre
su pecho y le dije:



-          Creo que esto te hace
falta, disfrútalos-


Me miró con unos ojos enormes por la
sorpresa, y trató de decirme algo, coloqué mis dedos sobre su boca y salí
presurosa a mi cama, en donde me masturbé tres veces hasta quedar dormida. La
mañana siguiente, martes, mientras desayunábamos, Marco no alzaba sus ojos de
sobre la taza de café mientras yo seguía como si nada hubiera pasado, haciendo
bromas y dándole pataditas por debajo de la mesa. Se veía muy azorado y supongo
que con mucha pena, me dio el acostumbrado beso en los labios y salió para la
Facultad. Antes que saliera de la casa lo alcancé, lo abracé muy fuerte y le
dije:



-          ¡Papito, no te sientas
mal, mi rey; de ahora en adelante ya no tendrás que tomar mis prendas interiores
a hurtadillas, yo misma te las dejaré bajo tu almohada!... -, y fui más allá… -Y
si quieres algo en especial, sólo dímelo tesoro, así que disfruta el momento y
no pienses que hay algo malo en lo que hacemos. Hoy me pondré el conjunto de
ropa interior negro-, él en silencio, se fue a la Universidad y yo, subí a mi
habitación... Llegué muy agitada, me sentía mal, lloré como una estúpida… Me
vestí y salí al trabajo.


Esa noche Marco tenía otra actitud frente a
mí. En la cena me senté junto a él, (siempre cenábamos frente a frente), no
comentamos nada de lo ocurrido luego, fui a la computadora y él se quedó donde
siempre, para mirarme. No me había quitado la ropa desde que había llegado del
trabajo y abrí bien mis piernotas para que pudiera deleitarse con ellas,
enfundadas en las medias y en el fondo de mi entrepierna, una tanga negra. A las
once de la noche, le dije que asegurara la casa y fui a mi cuarto. Pasó como de
costumbre a darme las buenas noches, esperé un prudente tiempo me quité
solamente la blusa y sin ella, con el brasier puesto, me fui a su dormitorio;
cuando entré me quedó mirando sorprendido, y le dije:



-          Lo prometido es deuda-,
y sin más me quité el sostén dejando mis senos al aire con los pezones bien
erguidos por la excitación.


Tiré el sostén sobre su cama, levanté mi
corta falda y fui quitándome las medias, agachándome mucho y dejándole
contemplar mi redondo trasero; me las quité de los pies y se las tiré a la cara.
Él seguía asombrado por lo que veía, me tocaba quitarme la tanga. Me arremangué
la falda, mis blancos muslos quedaron ante él, mi pubis se veía abultado por lo
apretado de mi tanga negra, la cual me la fui quitando despacio, pero justo
cuando ya se veían mis pelitos, me di la vuelta y le regalé una panorámica de lo
nalgona que estoy. Con esa dosis de mi trasero y sin bajarme la falda que tenía
alzada hasta la cintura, me acerqué a él y se la puse en la cara, obvio que su
mirada se centró en mi afelpado triángulo. Le di un beso y salí sintiendo su
mirada clavada en mi culo, que con la falda arremangada, se mostraba muy
impúdico y parado, por los tacones altísimos que calzaba.


Desde la puerta le lancé un beso y lo
último que le dije fue que dejara por la mañana en la cesta toda mi ropa y cerré
la puerta. A la mañana siguiente, Marco entró como a las 6:30, me despertó el
ruido de la puerta, se acercó a mí me dio un beso, se retiró hasta la cesta de
ropa y dijo:



-          Voy a poner esto aquí,
¿si?-



-          No-, dije rápidamente; -
tráeme eso acá-



-          Pero es que… -, no le
dejé terminar y volví a sentenciar:



-          TRAÉLOS ACÁ-


Un poco apenado se acercó y me los estiró,
¡que emoción! Debió haberse hecho por lo menos una docena de chaquetas, las
medias estaban muy húmedas al igual que el resto de las prendas; las tomé y me
las llevé a la nariz:



-          ¡¿Pero que haces
mamá?!-, me replicó.



-          Nada-, le respondí; -a
ti te gustan mis olores, pues a mí me gustan los tuyos. ¿Lo disfrutaste?-



-          ¡Estuvo muy bien!-, giró
y salió raudo de la habitación.


Sentía el aroma de macho en mis prendas
interiores. Mi vagina estaba tan lubricada que las piernas se resbalaban entre
sí. Ni siquiera pude ponerme la mano sobre el clítoris cuando sentí la catarata
de mi orgasmo... Fue fabuloso, pero me sentía mal, me estaba masturbando oliendo
el semen de mi hijo, y me calentaba el hecho de haberme exhibido. ¡Era una puta
con todas sus letras en mayúsculas!


Bajé, desayunamos juntos y se fue. Esa
noche yo tenía un trabajo enorme, pues se acercaba fin de semestre y había de
presentar cuentas de la empresa, así que llegué, me quité la blusa y falda del
uniforme, quedándome con brasier, pantaletas y medias, me puse un camisón
encima, sandalias y me senté a la computadora después de preparar la cena. Marco
llegó, me besó igual que siempre y le indiqué que la cena estaba lista. La
calentó me trajo la mía al escritorio y fue a ubicarse en su sitio favorito.
Tanto era el trabajo que ni me acordaba que él estaba allí y que debía haberme
estado observando.


Serían las 11:30 cuando se acercó, me dio
un beso y me dijo que se iba a dormir, acaricié sus manos le di un beso y volví
a lo mío. No sé cuánto tiempo pasó cuando escuché su voz diciéndome que YA SE
IBA A DORMIR; le lancé un beso en señal de despedida y volví a mi trabajo, volví
a oír lo mismo y ahí recordé mi promesa de darle yo misma mis prendas íntimas.
Hacía frío, así que le pedí que me trajera un chal para cubrirme los hombros.
Cuando regresó terminaba yo de quitarme las pantaletas y la intercambié por una
leve colcha que traía en sus manos.



-          Gracias papacito, hace
frío-



-          Si mamá hace mucho frío,
no trabajes hasta muy tarde. ¡Ah, y gracias!-



-          Si perdona, por estar
metida en esto, no me acordé de lo tuyo, seguro que estabas esperando y no me
decías nada-



-          Ay mami, me da pena-



-          Bueno, pero ya los
tienes en tus manos así que ve y mánchalos con tu rica lechita-, no me dijo nada
y seguí en el trabajo.


No habían pasado ni veinte minutos, cuando
se presentó de golpe a mis espaldas y me entregó mis prendas íntimas.



-          Está caliente aún mamá,
pensé que así lo querías-, me quedé muda y lo vi alejarse.


Era cierto, hasta me manché la mano; parece
que se había pajeado en la puerta pues aún estaba caliente. Apagué la
computadora como pude y salí disparada a mi habitación, allí me tumbé sobre la
cama y mientras lamía la parte del dorso de mi mano que había quedado impregnada
de semen, restregaba mi pantaleta con furia sobre mis labios vaginales tratando
de mancharlos con su lechita que desaparecía absorbido por los tejidos de mis
prendas y por mi ensortijado pubis. Intuí que mi hijo estaba tras la puerta de
mi recámara, oyendo a la puta de su madre berrear como perra en celo, así que
aumenté de tono mis gemidos y me vine entre gritos de morbo y felicidad. Me
quedé atontada por lo intenso de mi orgasmo, después de cinco minutos, me
levanté y caminé al baño a asearme, cuando regresé a mi cama Marco abrió la
puerta.



-          ¿Qué tal mami?-,
tartamudeando le respondí:



-          Riquísimo mi vida,
gracias ha estado muy bien-, cerró la puerta y se fue.


El trabajo avanzaba bien pero yo podía
concentrarme en lo que hacía, hasta me llamaron la atención preguntándome si me
sentía enferma. Jueves, qué jueves. La PC de la oficina se paró por un maldito
virus, menos mal que tenía casi todo respaldado en mi casa, así que salí a
mediodía a trabajar allá. Me quité la ropa totalmente y sólo me puse una batona
larga y con una abertura en la parte del centro, y a trabajar se ha dicho. Marco
llegó como a las diez de la noche, muy tarde, me dijo que le había ido mal en un
examen y que se pondría a estudiar pues tenía otro el viernes.



-          Si cariño le dije, a mi
también me fue mal-



-          Mamá es que... –



-          ¿Si mi vida?-



-          Es que no puedo
concentrarme, podrías este…este... prestarme digo…si no es mucho pedir-



-          ¿Qué papito?-



-          Tus… -



-          ¡Ah, si!... Están sobre
mi cama, y luego déjalos ahí mismo para mí, ¿si?-



-          Claro mamita-, me besó y
seguí trabajando.


Me acosté como a las tres de la mañana, muy
cansada que casi ni tomé en cuenta mis chorreantes prendas. Sonó el despertador
como a las siete, salté de la cama y corrí a despertar a mi hijo. Desnudo y
medio dormido se metió a la ducha, y como me hacía pipí, me senté a orinar
mientras se bañaba. ¡Qué excitada me sentía!, estaba muy cómoda meando en el
baño del cuarto de mi hijo mientras se bañaba, me parecía muy normal. Terminé y
salí a prepárale el desayuno. En el trabajo se complicaron más las cosas, los
accionistas querían un reporte completo y entre esto y lo otro llegué a casa
como a las doce de la noche. Previamente le había llamado a mi hijo para
avisarle y de paso preguntarle cómo le había ido en el examen, me dijo que bien
pero que había sido muy largo.


Llegué y fui directamente a su cuarto lo
encontré dormido había un plato sobre su mesita de noche, mi rey había cenado
sólo. Cuando encendí la luz, casi me caigo de espaldas, tenía una tanguita mía a
medio muslo, su verga estaba flácida pero era muy bonita, era la primera vez que
la veía, su mano sostenía mi brasier. ¡Qué cuadro más cachondo! Empecé a
chorrearme como una puta, me acerqué más para poder ver mejor y hasta lo toqué
un poquito; mis manos sudaban mi respiración era entrecortada y el corazón
parecía querérseme salir del pecho.


Levanté mi falda, me bajé las pantimedias
junto con el calzón y me masturbé ahí mismo como loca, gimiendo duro como para
despertarlo; afortunadamente ni el grito que di al terminar lo despertó. Más
calmada tropecé en sus pantalones y casi me caigo, vi sus ojos muy abiertos
cuando me descubrió con la falda levantada, las medias y el calzón a media
pierna, se dio cuenta que tenía mi tanga puesta y trató de taparse, balbuceando
le dije:



-          Venía a verte y a
dejarte lo que te prometí-, y con toda mi putería, terminé de quitarme mis
prendas.


Lo besé dejándolas sobre su pecho, y al
inclinarme a besarlo, me subió un no sé qué, tal vez el olor de vagina o del
calzón era muy fuerte, así que volví a tomar mi ropa interior y él me dijo:



-          ¿No me los vas a dejar?-



-          Es que... huelen muy mal
he estado todo el día con ellos y huelen a tigre-



-          Mejor mami, así me
gustan más-, y se tocó la verga.



-          Bueno, está bien-, le
dije. -Hasta mañana-


Cuando salía su voz me detuvo:



-          Espera mamita-



-          ¿Qué?-, respondí.



-          Te falta el brasier-



-          Ah, se me olvidaba-


Me abrí la blusa para quitármelo y lo vi
con mi calzón en la mano izquierda pegándolo a su nariz y con la derecha
haciéndose una chaqueta rapidísima. Mis senos oscilaron inquietos al quedar al
quedar al aire libre.



-          Ponlo aquí-, me gritó
mirando su verga.


Le acerqué mi prenda sin dejar de mirar esa
verga como hipnotizada, y en eso soltó el primer chorro de caliente y espesa
leche, parte me bañó la mano, el siguiente cayó en la copa del brasier, así como
el posterior chisguete… Yo parecía autómata, con la falda levantada mostrando mi
peluda vagina y mis tetas con los pezones erectos y duros.



-          Gracias mamá-, decía
Marco con la voz entrecortada. Salí del trance.



-          No es nada mi vida, ¿lo
disfrutaste?-



-          ¡Uy!...



-          Pues me alegro-, le
quité el brasier para llevarme mi premio.



-          Espera mamita-, tomó mi
pantaleta y se limpió la verga y me la entregó.


Salí cerré la puerta y mi boca se dirigió a
mi mano derecha que tenía el primer chorretón de leche, la sorbí, la lamí y me
la tragué; nunca había probado el semen y era delicioso, pues aún estaba
caliente. Corrí a mi cuarto, me tumbé y me masturbé hasta quedarme dormida.


Al despertar estaba aún vestida como la
noche anterior, la falda levantada y las tetas al aire; Marco estaba parado
frente a mí mirándome.



-          Hola cariño-, traté de
taparme pero era imposible, estaba hecha un nudo.


Opté por levantarme y me encerré en el
baño, tenía la vejiga llena; me senté a orinar y Marco entró al baño.



-          ¿Si mi rey?, ¿querías
algo?-, le dije mirándolo a los ojos y aún sentada en la taza.



-          Mami, lo que pasa es
que.... –



-          ¿Qué papito?-, contesté
cuando un chorro potente de orina incontenible salía de mi meato y se estrellaba
contra las paredes del sanitario.



-          No, no es nada mami-, y
salió.


Me metí a la ducha y cuando bajé a preparar
el desayuno, le encontré muy atareado en la cocina, hirviendo leche y preparando
unos huevos con jamón; había pan caliente sobre la mesa y otras cosillas más.



-          ¡Guau, mami!... ¡Qué
bien estás!... Ven está listo todo-, y señaló la mesa.


Me había puesto un mini vestidito color
negro que me llegaba hasta más arriba de medio muslo, aquí en mi país llaman a
eso CANESUU (no sé si está bien escrito o no), es decir; es como una gran
campana en la parte de abajo del vestido y en la superior muy ceñido. No me
había puesto medias y traía un calzón blanco y sin brasier. Lo besé y girando
rápido para levantar el vuelo del vestido me senté frente a la taza de humeante
leche con chocolate, «Seguro, que ya, me vio las pantaletas», pensé.


Mientras desayunábamos reíamos de todo pero
no tocábamos para nada los incidentes de los días previos. Pero me atreví a
preguntarle.



-          Hijo, ¿qué es lo que
querías preguntarme en el baño?-



-          Bueno mamá, no era
precisamente una pregunta, era que… Bueno yo… Quería saber si podrías... -, y
calló.



-          ¿Qué papito? Yo te dije
la otra vez que me pidieras cualquier cosa, lo que fuera, ¿o no es así?-



-          Si mamá pero no sé como
pedírtelo... –



-          Bueno dilo ya que me
tienes en ascuas... –



-          Quería pedirte que me
dejaras ver… -



-          ¿Que cosa mi rey?...
¿Desnuda?, si casi ya me has visto así-, le dije.


Mi alma se contraía de la emoción pensando
en lo que me pediría, pero, ¿sería capaz de cumplirle?



-          Pues quería saber si me
dejarías verte, es que no sé como es la vagina de una mujer... -, me soltó.



-          ¡Ah, era eso!... ¿No has
visto revistas o películas en donde las muestren?-



-          Si pero no es lo mismo,
nunca he visto nada en vivo-



-          Está bien hijo, pero
vamos a la sala-


Después de desayunar, tomé de la mano a
Marco y caminamos; contoneaba mis nalgas como nunca; llegamos y me senté en el
sillón, alcé mi vestido y me quité el calzón que ya estaba súper lubricado, abrí
mis piernas y mis labios hinchados se abrieron.



-          ¡Ven acá y arrodíllate
para que puedas mirarme toda!-, le dije.


Presto y solícito lo hizo, mi corazón no
cabía en el pecho le iba a mostrar mi vagina a mi propio hijo. Saqué fuerzas no
sé de dónde, me abrí los labios de mi puchita y él abrió los ojos
desmesuradamente.



-          ¿Ves?-, le indiqué. -Es
así, abierta, y aquí es donde las mujeres sentimos más placer-, dije mostrándole
el botoncito o la pepita del placer.



-          Mamá, ¿y cómo hacen las
mujeres para masturbarse?-, preguntó.



-          ¿Quieres que te
muestre?-



-          Si mamita, estoy loco
por saberlo-



-          Pero hay dos
condiciones… -



-          ¿Cuáles, mamá?-



-          Primero, que nada de
esto se sepa-



-          Si… -



-          Y segundo, que cuando
quieras saber más, me lo pidas sin rodeos. Quiero que aprendas antes de tener
relaciones con cualquier chica, ¿ok?-



-          Está bien, mamá-


Empecé la tocarme el pubis pasando mis
dedos por mis vellos, fui bajando luego a mis muslos por la parte interior para
pasar luego a tocarme los labios vaginales muy suavemente. Marco no perdía
detalle de aquello, me levanté ante su incrédula mirada de asombro y me quité el
vestido, quedándome totalmente desnuda pues no tenía brasier. Volví a sentarme y
continué con mi estimulación, mientras el dedo medio de mi mano derecha volaba
entre los labios de mi cuevita tocándome el clítoris, mi izquierda estrujaba mis
senos. No pasaron ni dos minutos y me vine tensando mis piernas, fue un orgasmo
fenomenal. Cuando recobré el aire y la conciencia me sentí muy mal, me sentí
avergonzada haberme masturbado delante de mi hijo, desnuda y más aún, venirme
como una puta.


Cuando mi respiración se normalizó un poco,
abrí los ojos y me encontré con la mirada de Marco, el rubor en su cara denotaba
la excitación que tenía y el bulto que se formaba en su pantalón era digno de
una película porno.



-          Vamos-, le dije
animándole, -yo ya me he masturbado ahora hazlo tú-


Mi intención era que fuera a su cuarto a
pajearse, pero no entendió o no sé qué, pero bajándose el pantalón hasta los
tobillos al igual que su calzoncillo dejó que su verga erecta con su cabeza
húmeda de un color rosado lindísimo, su pubis incipiente, pero lo que más me
llamó la atención eran esos dos testículos grandes y enormes, tal vez más de lo
normal. Bueno, no soy ni era experta en huevos… Empezó a meneársela delante de
mi cara, pues él seguía de pie, levanté mi mirada para sonreírle y animarle a
continuar, tenía los ojos cerrados y se mordía el labio inferior; abrió los ojos
y de su boca salió una petición con voz infantil:



-          Mamita, abre las
piernas-, bajé mi mirada a su pene y cumplí su pedido.


Abrí mis piernas y cuando levanté la cara
para volverlo a mirar, sentí un golpe en mi barbilla, fue tan fuerte su primer
chisguete de leche que a mí me pareció un golpe, creo que si levantaba la cara
para mirarlo, seguro me sacaba un ojo con el chorro que salió, ja, ja, ja... El
siguiente chorro de semen caliente, espeso y de un color blanquecino, hizo
blanco en el canal de mis tetas, los siguientes en mis pezones, estómago,
piernas, y el último, cayó entre mi pie y el cuero del zapato que lo cubría.
¡Qué cantidad!, me sentía bañada en aquel caliente semen. Mi mano
instintivamente tomó lo que había en mis muslos y los llevó a mis abultados
labios, cuando Marco iba a empezar a meneársela otra vez, me contuve, no estaba
nada bien.


Me levanté con afán de escapar, pero por la
posición tuve que hacer mucho esfuerzo jalando mi cuerpo hacia el filo del
sillón y bajando mi cabeza para poder ganar impulso, lo que hizo que al levantar
la cara, rozando esa verga con la nariz y restregándola hasta el mentón, aún
estaba embarrada de semen…



-          ¡Qué bien!-, le dije.
-Pero mi rey, mira como dejaste a mamá, toda bañada de leche. ¡Qué cantidad!...
-, le decía, mientras él bajaba su mirada como avergonzado.


Le tomé de su barbilla y levanté su cara.



-          No mi vida, está bien…
Mamita gozó de tu orgasmo-, y le abracé.


Su pecho se juntó aplastando mis tetas y su
pene aún erecto me golpeaba el pubis.



-          Mi vida, ya te manché,
vamos, vamos a darnos una ducha-, le tomé la mano y caminé delante con él atrás,
mis ricas nalgas vibraban cerca de su falo, y sin que me viera, me lamí el
mentón sorbiendo algo de rica leche.


Lo metí en la bañera.



-          Dúchate mi rey, yo voy
hacer pipí-, la verdad es que tenía la vejiga llena.


Cuando me iba a sentar, me tomó de los
hombros y me dijo:



-          ¡Quiero verlo!-, me dio
un vuelco el corazón.


Me levante y entré con él a la bañera, se
arrodilló y yo me volteé, haciendo punta el culo abrí las piernas para ofrecerle
una mejor visión y doblándome dejé salir el caliente chorro de orín, no quise
pensar en nada más, mis orines me mojaron el interior de las piernas, mi
vellosidad y, obviamente, el piso. Terminando, abrí el agua caliente y nos
duchamos. Salimos del baño arropados con la toalla.



-          ¿Te gustó, descarado?
Espero, como te dije, que esto no lo sepa nadie, pues somos madre e hijo y la
sociedad lo vería muy mal, tenemos que cuidarnos y bla, bla, bla... –



-          Si mamita, me ha gustado
pero me gustaría pedirte otras cosas como... –



-          ¿Cómo qué?... Bueno, ya
hablaremos-, le dije.


Empecé a vestirme, tomé un calzón blanco
del cajón y me dijo:



-          ¿Puedes ponerte uno
negro?-



-          ¿Por qué, papito?-



-          Es que me gusta mucho
ese color y me excita tanto-



-          Esta bien, ¡escógelo
tú!-


Tomó una tanga negra y un brasier del mismo
color.



-          ¿No tienes portaligas,
mamá?-


Yo sólo había visto en fotos, pero nunca me
había imaginado comprarlo, pues mi marido me quitaba el calzón, el sostén, me
mamaba las tetas, un poco de dedo en el clítoris y adentro se ha dicho; dos
empujadas y nadando en semen, o me la hacía mamar, me la metía y lo mismo… ¡Qué
pendeja!...



-          No mi vida, no tengo, lo
compraremos, te lo prometo-



-          ¿Por qué no vamos ahora
mismo, mamita?-


Mi mente regresó a las fotos que había
visto alguna vez, esas mujeres se veían muy putas y me excitó la idea de verme
así...



-          ¡Está bien!... -, grité;
-vístete y vamos a comprarlo-


En la tienda, mis manos sudaban, tenía una
vergüenza tan grande pues la dependiente pensaría que soy una cualquiera y cosas
así, me suponía. Entre tartamudeos le pedí a la chica un liguero en negro, ya
que Marco me había dicho el color al oído, pasó a la estantería y me lo entregó.
Yo no sabía ni como iba, si era patas arriba o abajo; al ver mi turbación, la
chica gentilmente me lo indicó, al mismo tiempo que me decía:



-          Tranquila señora, que no
es cosa del otro mundo; yo misma llevo uno del mismo modelo… Venga para que
vea-, me dijo.


La seguí atontada, entramos a un probador,
se levantó el vestido rojo y.... casi me caigo de espaldas, tenía una tanga tan
diminuta que todo su vello púbico se le salía por los lados, y cuando se giró,
una pequeña tira se le metía entre los cachetes del culo. Sólo atiné a decirle
que me llevaba el liguero; pagué y salimos.


En casa me puse a preparar un suculento
almuerzo y Marco andaba de arriba a abajo con la bolsita que contenía la
lencería erótica comprada, y también la tanga, que la vendedora me la puso para
hacerle juego al liguero, y claro, me la cobró sin que pudiera yo rechazarla.



-          Esta listo el almuerzo-,
grité; sin darme cuenta que se encontraba a mis espaldas.



-          Si mamá… ¿Sabes
mamita?... ¿Sabes?... –



-          ¿Qué mi rey?-



-          Por fa... ¿Quieres
ponerte lo que acabamos de comprar?-, casi salto fuera de los zapatos, estaba
muy ansiosa de ponérmelo, pero no podía yo tomar la iniciativa…



-          ¿Quieres decir, ahora?-



-          Claro mamita, ¡ahora!...
Perdón, no quise levantar la voz-



-          Está bien pero tendrás
que ponerte como yo te diga... –


Ahora que lo recuerdo retrospectivamente,
para mí era un mundo de excitación cuando veía a mi marido en camisa, con
calzoncillo y en calcetines, le dije que se pusiera así, pero no creo que mi
marido haya sido quien me haya puesto ese gusto, creo que ya lo tenía. Salió
corriendo a su cuarto y yo al mío.


Por la premura no había comprado medias
apropiadas, así que no me quedó otra que cortar unas pantimedias y usé las
perneras; salí con el mismo vestido y Marco estaba en el corredor esperándome…



-          ¡Pero mamita, no con
vestido, sin él te verías mejor!-, me dijo con una voz tal dulzona que hacía que
me derritiese.


Entré al cuarto y me lo quité, me sentía
tan puta así en liguero, sostén y esa tanguita que no me cubría nada, no me
rasuraba así que todos los pelos del pubis se asomaban. «Bueno, así le gusta»,
pensé. Y salí. Mientras bajaba las escaleras sentía la mirada de mi hijo en mis
redondas nalgas y traté de contonearme más, si había como.


Comimos sin decir nada solo sonriendo y
excitándonos de la visión que los dos teníamos.



-          ¡Mamá a estado rico!-,
me dijo, -pero quiero mi postre-



-          ¿Postre?... Hay fruta… -



-          Sí, unos melones… -



-          No hay… -



-          Si que los hay-, y rió.
-¿Puedo pedirte algo?-



-          Si papito, ¿qué
quieres?-



-          Mira… Yo nunca he estado
con una chica-, me soltó, -y quiero verte toda-



-          Pero papi, ya me viste
esta mañana, ¿no te bastó con eso?-



-          Si, pero otra vez, ¿si?-



-          Está bien, vamos… -, le
dije.


Ya en la sala...



-          ¿Qué más quieres ver?-



-          Tus tetas-


Un litro de lubricante salió de mi vagina,
se acercó a mí y me di la vuelta para que me desabrochara, lo hizo con
dificultad, estaba nervioso; me quitó ese hilito que tenía por calzón y mi culo
apareció grande y duro. Se puso delante de mí y empezó a examinarme como un
experto en joyería lo hiciera con una joya especial…



-          ¿Puedo?-, y extendió sus
manos…



-          Si mi vida, tócalas
siente mis tetas; estrújamelas-, grité.


Empezó con sus deditos a rozarme los
pezones. Mi piel parecía de una gallina sin plumas. Fue abarcando poco a poco
una teta y con ambas manos las amasó, frotó el pezón con los dedos y luego pasó
a la otra. Levanté los brazos para que pudiera tocarme como quisiera y las
piernas empezaron a flaquearme. Tocó a continuación mis axilas, mis costillas y
llegó a mi vientre, un poquito abultado. Buscaba meter un dedito en mi ombligo…
Siguió la exploración por mis anchas caderas hasta que llegó a mis tobillos,
trató de meter sus manos entre mis pantorrillas y las separé para ayudarle,
siguió con su tocamiento por mis muslos internos y sentí que resbalaban sus
manos, mi lubricación chorreaba muslo abajo.


Sentí sus dedos acariciar la mata de pelos
de mi coño, y cuando abrí los ojos pude ver como su nariz se deleitaba con mis
olores.



-          ¿Te gusta papito?... ¿Te
gusta como huele mamita?-



-          Me encanta… -



-          Si, ya sé, te recuerda
el olor de mis pantaletas-



-          Si, y eso me gusta
tanto… Gírate-


Me volteé y mis nalgas quedaron a la altura
de su nariz, empezó a acariciarlas haciendo círculos siguiendo el contorno de mi
trasero, yo gemía como una perra me sentía tan puta dejándome acariciar por mi
hijo y mi excitación iba en aumento. Separó los cachetes de mi culo y mi ano se
mostró por primera vez ante los ojos de un hombre, ¡ni su padre me lo había
visto, ni siquiera YO!... Metió su nariz en la rayita de mis nalgas, di un
brinco hacia delante, pero me volvió a jalar hacía sí y volvió abrir los
cachetes de mi trasero.



-          ¡Qué rica estás mami,
estas bien nalgona!-



-          ¡Aghhh!... ¡Detente por
favor, no!…  -, y me retiré, pero las naves habían sido quemadas no había
regreso.


Lo levanté, abrí su camisa y empecé a
acariciar su pecho lampiño pero muy formado, ¡qué tórax!... Empecé a besar sus
tetillas, era mi primera vez, ni a su papá lo había tratado con tanta putería…
Me arrodillé y seguí por su ombligo, estaba loca tratando incluso de morder su
carne… De un tirón le bajé el calzoncillo y apareció su durísima verga, 15cm
(luego la medí), estaba bien parada, como a las mujeres nos encantan las vergas,
y olía muy rico, a jabón de castilla, a macho, a semen… La acaricié tratando de
arrancarla y que sea fuera para mí.


Bajé por sus muslos raspándolo con mis
largas uñas hasta sus tobillos cubiertos con calcetas blancas, le di la vuelta
mientras oía sus gemidos, sus bramidos, y lamí sus redondas y firmes nalgas; las
abrí y olí… ¡Qué aroma tan cachondo!... Ahí descubrí de quien había heredado el
gusto por los olores. Cuando iba a meter impulsivamente mi lengua en su ano, se
giró meneando su verga a pocos centímetros de mi boca, sostuve su mano y...


Arrodillada como estaba la tomé entre mis
manos y dirigí mi boca hacia su verga, no sabía como hacerlo, nunca había mamado
una, a nadie, con nadie, me iba a estrenar con mi hijo… La lamí y sentí sus
líquidos preeyaculatorios, los saboreé como si de manjar se tratara. Su verga
tenía un color distinto al que me acordaba, era de un rojo intenso, su cabeza
era casi morada y los testículos contraídos y duros como dos nueces; me la metí
en la boca y la succioné, no sabía reconocer los síntomas previos al orgasmo, y
cuando succioné y chupé, el espeso semen inundó mi boca, en milésimas de segundo
decidí no sacármela de la boca pero algo pasó a mis pulmones que me hicieron
soltarlo y toser, me había atragantado…


Los siguientes chorros cayeron en mi
espalda pues me agaché para toser, alcé luego la vista y me encontré con su
dulce mirada, más dulce que otras veces y el remordimiento había desaparecido,
era una hembra y él un macho, no éramos madre e hijo.



-          Ven mi vida… Dime, ¿qué
te pareció?... ¿Te ha gustado?-



-          ¡Mmm!... Mami, ha estado
rico, no pensé que fuera así… -



-          ¿Nunca has tenido
relaciones con nadie?-


Dentro de mi pensé: «Qué tontos hemos sido,
¿no?»



-          No mamita, nunca. Sólo
me he masturbado-



-          Claro, con mis calzones-



-          Es que estas muy
buenota, mamá-



-          Ven… ¿Qué te gusta de
mí?... Dímelo... –



-          Tu aroma me encanta, y
cuando vienes del trabajo vienen tan húmedos tan olorosos… Me da la impresión
que no trabajas en una oficina, si no que te imagino que trabajas de puta… -



-          ¡Aghhh, papito!... No me
digas puta porque me chorreo… ¡Ven!... Si mis secreciones te encantaban, ¡pues
mira!... Huéleme directamente… ¡Ven y huele a la putona de tu madre!-


Caí sentada en el sillón sacando mi culo
por el filo del asiento y abriéndome las piernas de par en par, me tocaba los
labios vaginales abriéndomelos mucho, mi piel es blanca así que el contraste de
las medias negras, el color mamey de mi raja que acababa de descubrir me volvía
loca a mí misma, no se diga a Marco. Se arrodilló y trataba de ver cómo eran los
pliegues de la vagina, gimiendo como una puta le dije:



-          ¡Cómeme, lámeme no me
hagas sufrir!... –


¡Ahhh, qué rico!... Sentía su lengua que
torpe, exploraba, lamía y chupaba toda la extensión de mi raja. En un impulso le
tomé de la cabeza hundiéndole en mi vagina mientras el orgasmo me sacudía
violentamente, las lágrimas se escaparon de mis ojos, nunca había pasado eso ni
cuando me masturbaba, tuve que apartarlo violentamente, no soportaba más el rico
roce de su lengua…



-          ¿Qué pasa mamita, te
hice daño, por qué lloras?-, me decía muy asustado.



-          N-No es nada sólo que me
has brindado tanto placer-, y lo abracé dándole un beso apasionado y sintiendo
mi olor y mi sabor en sus labios.


Nos levantamos y lo llevé al mi cuarto que
desde ese instante sería también el suyo, me tumbé en la cama y volví al limbo
del placer… Su boca recorría mis ojos y mi boca. Siguió a mi cuello, se detuvo
mucho rato mamándome las tetas, que son supersensibles, lo que provocó en mí un
orgasmo; siguió su camino buscando meterse en mi ombligo. Tiraba con sus labios
los pelos de mi pubis lamía mis muslos, los broches del portaligas saltaron al
arrancarme las medias, siguió y siguió hasta que llegó a mis pies. Traté de
incorporarme para observar mientras temblaba, su boca besaba mis pies, lamía mis
dedos, lo que producía en mí un cosquilleo fuera de este mundo; me gustaba él
había descubierto otro punto sensitivo de mi cuerpo y como si supiera lo que yo
sentía me daba placer lamiendo y chupando cada dedito, mientras me revolcaba
presa de un placer especial.


Me dio la vuelta y quedé sobre mi estómago
chupó el talón de Aquiles, siguió por mis pantorrillas muslos y se saltó mi
redondo culo, subió por mi espalda hasta mi nuca y fue regresando lentamente
hasta mi trasero que yo levantaba buscando el contacto de su lengua. Lo besó, lo
lamió, dio mordisquitos en mis nalgas, otro punto sensitivo, y creo que todo mi
cuerpo lo es, al igual que el de cualquier mujer cuando un hombre no es egoísta
y sabe hacer gozar a su hembra. Abrió los cachetes de mi trasero y paró su
lengüeteo para mirar con detenimiento mi arrugado anito; supongo que lo contraje
involuntariamente por le oí decir:



-          ¡Mamita, hazlo otra
vez!-, lo hice y lo hice hasta que sentí su lengua lamerme el ano.


Nadie me lo había hecho, nadie me lo había
visto y peor, saboreado como mi hijo, desde ese momento, mi macho, lo hacía. Me
volteó nuevamente y atacó mi vagina, dos lamidas y mi cuerpo se arqueó presa de
otro orgasmo avasallador que sentía. Obnubilada sentí su fierro en mi entrada,
¡me iba a coger!... Moví mis caderas buscándolo y sentí como resbalaba su verga
por las paredes sensibles del canal vaginal; esa verga que me tenía hipnotizada.
Me dolió algo pero me adapté al grosor. Se movía con penetraciones rápidas,
hasta que sentí su respiración agitada; me inundó de su caliente leche… Soy
sensible y pude sentir como la leche se derramaba… ¡No lo podía creer!, sentía
el semen inundando mi vagina, bañándome el cuello del útero…


Crucé mis piernas atrayéndolo a mí y
exploté en otro orgasmo tan o más fuerte que el anterior. Salió de mí
acostándose, me levanté para ir al baño, tenía ganas de hacer pipí. Cuando me
iba sentando entró Marco...



-          Mamá, quiero ver como lo
haces-



-          Pero si ya me viste... –



-          Si pero otra vez quiero,
¿si?-



-          Tú ganas papi. Ven,
entremos a la ducha-



-          No mami, aquí mismo,
sentada… -


Empecé a orinar, cuando siento su mano
metiéndose entre la tapa del inodoro y mi vagina que soltaba chorros de caliente
orina. Su mano era bañada por el dorado líquido y me sentía muy extraña, le
gustaba mi meada y la disfrutaba, pues su pene estaba erecto y apuntando a mí.



-          Lávate las manos,
cariño, estás que chorreas-, mientras me sacaba mi rajita, él se lavaba las
manos. –Anda, apúrate porque me toca a mí verte-


Lo tomé en mis mano para hacerlo orinar
como cuando era pequeñito, no lograba doblarlo para apuntar al inodoro así que
le di la vuelta y apunte su verga hacia la ducha, sentí por el tallo de su palo,
correr la orina de una manera especial que me excitó; mientras salía ese
precioso líquido puse mi mano izquierda delante para sentir el golpeteo caliente
que me excitó aun más…


Caminamos a la cama, lo tumbé y sin
pensarlo dos veces me monté y de un sentón me clavé hasta que su cabeza chocó
con el cuello de mi útero, sentí un placer enorme de poder dominar. La entrada
de su verga no me dolió en lo más mínimo pues estaba muy lubricada por su semen
y mis juguitos. Subía y bajaba como un yoyo mientras sus manos se regodeaban en
mis tetas; levantaba su cabeza para mamármelas, hasta que sentí otra vez el
orgasmo y me abracé a él que se quedó quieto, crucé mis piernas por encima de su
cuerpo y me di la vuelta como un trompo girando sobre su eje, la verga en este
caso. Mis nalgotas fueron manoseadas así como mi ano también. Me miré en el gran
espejo de mi cómoda, mis tetas botaban y se bamboleaban de lado a lado, mis
manos en sus piernas para mantener la postura, me vi la cara de puta que ponía y
exploté en otro orgasmo.


Cuando el roce se convertía en algo
insoportable, sentí que mi hijo se convulsionaba, salté con agilidad propia de
mejor causa, y me metí su verga en la boca recibiendo el espeso semen,
tragándomelo como si de un plato exquisito se tratara; sentí que me empujaba
haciéndome soltar su verga.



-          ¡Detente por favor, ya
no aguanto más!-, decía con voz ronca.


Me acosté a su lado, nos tapamos con una
colcha y nos quedamos dormidos. Serían las dos la mañana cuando sentí su pene
tratando de entrar en mi vagina, estaba de espaldas a él, hice punta el culo y
su verga resbaló… Empezó un vaivén delicioso y explotamos juntos, volvimos a
dormirnos sin que Marco sacara su verga de mí.


Las 10 de la mañana…



-          ¡Marco, mi vida,
levántate, debes ir a la Universidad!... –



-          ¡Mami, hoy es
domingo!... –


Tomamos conciencia estábamos desnudos, lo
besé y nos arrastramos hasta el baño. En la tina recordé su afición por verme
orinando y lo acosté, en ese reducido espacio. Abrí mis piernas y me acuclillé y
solté un potente chorro de orina sobre su verga, mientras él me miraba
extasiado; terminé y…



-          ¡Te toca a ti, papito-


Claro, me acosté y cuando empezó a orinar
pasó algo gracioso y original, el semen se había secado en su meato formando un
tapón central, así que parte de sus orinas iban hacia abajo a mi pubis y
estómago y la otra parte saltó sobre mi cara; cerré mis ojos y mientras reíamos,
él terminaba de orinarme... Luego me enteré que a eso le llamaban LLUVIA DORADA
y realmente es bonito... Nos bañamos, mi pubis tenía su semen reseco al igual
que mi entrepierna, nos dimos placer con el jabón sobre nuestros cuerpos
mientras nos besábamos como dos adolescentes. Había recuperado mi vida, mi
sexualidad, estaba feliz.


Después de vestirnos muy elegantes salimos
al centro y buscamos un restaurante chino para comer, regresando y me convertí
en su postre. Me mamó la vagina como por media hora regalándome tres orgasmos
maravillosos; al besarme sentí un olor peculiar en su boca, era el semen que
había adquirido un aroma especial por haber dormido con tanta leche en mi
vagina. Cualquier mujer sabe a que me refiero… A Marco también le había gustado,
como me confesó luego. Volvió a cogerme, pero esta vez yo en el filo de la cama
a cuatro patas y él parado aferrado de mis caderas. Me bombeaba duro hasta que
me llenó de semen, era como si no se drenara; como dije, tiene unos huevotes
enormes, debe ser eso la causa para que tenga tanta lechita.


Cuando regresé el lunes a casa, después de
trabaja, se abalanzó sobre mí y empezó a quererme desvestir mientras sus manos
manoseaban mi cuerpo; al llegar a mi entrepierna, saltó como un resorte...



-          ¿Qué pasó mamita?-



-          Primero deja de llamarme
mamita, de ahora en adelante cuando estemos solos me dirás  mi vida, mi
reina… Mavi, Victoria, o como tú quieras, menos mamá. Pues soy tu puta, ¿no?-



-          Si… Pero, ¿qué pasó?-



-          Nada, lo normal… De
tantas veces que me cogiste, me destapaste, estoy menstruando-, le dije.



-          Pero… Yo pensé que tú
nada ya de nada… -



-          ¡Qué te piensas, ¿qué
soy una vieja menopáusica?!... No vidita, todavía puedo concebir y tener otro
hijo, y ojalá no salga tan cogelón como tú-, y me reí.


Me bajó la falda las medias encontrando las
manchas de sangre en ellas y quedó mirando la toalla sanitaria que tenía entre
las piernas.



-          ¿Puedo verte Mavi?-



-          No mi rey, me daba
vergüenza-, creo que a cualquier mujer debe pasarle lo mismo, pero para nosotros
era diferente.


Mi hijo era fetichista y también le gustaba
aquello.



-          Por favor… -, me
suplicó.



-          Está bien, pero no vayas
a hacer una escena si no te gusta, ¿ok?-



-          Ok-


Me bajó la pantaleta y las miró toda
ensangrentada, así como la toalla toda manchada; luego dirigió sus manos a mi
vagina y la abrió.



-          ¡Qué bien hueles!-, me
dijo y lanzó su lengua.


Traté de detenerlo pero ya la incrustó
entre mis labios rozándome el clítoris…



-          ¡No mi vida, no es nada
normal!-, se levantó me tomó de la mano llevando a la sala me quitó el calzón y
sólo sacando su verga por entre el cierre me la metió.


No pasaron ni dos minutos de embates cuando
explotamos juntos, cuando me la sacó de la vagina, su pene estaba todo embarrado
de sangre menstrual y de su semen y su pantalón muy manchado; nos reímos pero
realmente esa asquerosidad nos había puesto muy a tono principalmente a mí. Sin
quitarle el pantalón me subí sobre él y me clavé su verga hasta el fondo, me
estaba gustando montar, y más al saber que me lo iba a coger mientras
menstruaba. Normalmente las mujeres no lo hacen cuando están reglando, pero
nosotros no perdemos oportunidad y actualmente nos gusta hacerlo esos días, hay
menos peligro y me encanta el color a tierra tostada que toma la sangre sobre su
cuerpo y también sobre el mío; cuando me doy una restregadita de vagina por su
cuerpo y en especial en sus nalgas sobre las que simulo el coito, Marco se la
chaquetea.


Bueno, ¿en dónde estaba?… ¡Ah, ya!... Traté
de ponerme en cuclillas para que la penetración fuera más profunda y al no
aguantar las piernas, me fui hacia adelante cayendo arrodillada sobre sus
bíceps, él aprovechó para sujetarme de los pies, ¡qué postura más deliciosa!...
Yo casi hecha un ovillo con mis rodillas en sus brazos mis pies sujetos por sus
manos a la altura de mis talones, todo mi trasero expuesto en el espejo para que
mirara su verga profundamente clavada hasta el cuello del útero, mis tetas
colgando y golosamente chupadas y mis manos jugando y acariciando su pecho y
testículos. Exploté porque era más que insoportable seguir recibiendo embates de
su verga, pues se apoderó de mí una sensación de como cuando le ponen
electricidad en el cuerpo y la van subiendo más y más…


Como no me soltaba los pies tuve que
levantarme hasta quedar parada sobre él, las piernas no me respondían y cuando
mi respiración se normalizó abrí mis ojos y me encontré con su tierna mirada,
más tierna si cabe la palabra; sentí algo caliente correr por la parte interna
de mis muslos; al inicio pensé que era su lechita pero después pude comprobar
que era mi sangre que chorreaba pierna abajo, y formaba un charquito sobre su
camisa; me asusté pensé que me había hecho daño por dentro, como un desgarro
interno, no sabía y asustada corrí al baño y traté de secarme con una toalla, la
que por cierto se echó a perder, al quedar manchada. Buscaba la manera de
lavarme como fuera y me tranquilicé al ver que la sangre ya no manaba; salí y lo
encontré preocupado por recoger la colcha que habíamos manchado y buscaba
quitarse la ropa que estaba hecha un desastre.


Lo llamé y lo metí a la ducha, me desnudé
en un rato y nos metimos a bañarnos, sabía que Marco estaba muy caliente su pene
parecía un mástil de lo duro y parado que estaba, su cabeza morada y las venas
parecían que iban a estallar de un momento a otro; luego de lavarlo me arrodillé
y empecé a meterme su verga lo más profundo que podía en la boca, creo que me
llegaba hasta la garganta por las náuseas que tuve. Saqué su verga para
recuperarme y sentí un chorro de leche directamente en los ojos, traté de
cerrarlos pero era tarde algo me entró y sabes, arde mucho; el segundo me cruzó
la cara terminando en mi oreja izquierda, los siguientes fueron menos fuertes y
cayeron en mi nariz, frente, labios y nada quedó sin leche, pues con su mano me
daba masajitos para que nada de mi cara qued



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 4
Media de votos: 9.50


Relato: Seduciendo a mi propio hijo
Leida: 27030veces
Tiempo de lectura: 43minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



mi exmarido me cojio bien ricoestiloswingermedicos follando con pacientesrelatos porno de amor filial caricias nocturnasporno gay castellanocachondas bailandocine porno abuelasparejas follando en hotelesdanna garcia follandolesbianas chupando culosexhibicionista en el busporno jurelatos eroticos gaiskamasutra gay ilustradoorgasmos femeninos pornoabuela follando con su nietovideos pornos de abuelas y nietosnovios cachondosrelatos erogicosembarazada de un viejo relatos eróticoschocho calientesporno me debirgo mi perravírgenes pornorelatos sexo suegrasrelatos porno con vozRelatos Gays - sexo con hombres tocandose la bragueta con dildosimagenes de incestopaja femeninatravestis pononenitas putitasrelatos porno de amas de casacachondas gordastodo relatos gaysporno con viejos verdesprimer anal gayfollando con mi hermano gayfollando con mi mamaporno violaciones extremasrelatos dominacion gayorgia escolarespiando a hermanaporno joven con viejocomo follar a una virgenrelatos pornos incestospporno gaywww.relatos de sexo trasvesti mi esposa compra pantaletas para mirelatos parejafollando con mi comadrerelato erotico madremadura seduciendoporon sexosexo mujeres madurasmonja tetona follandorelatos gay hermanosrelatos verdesrelatos muy pornosfotos porno bisexualespornos lesbicosrelatos casadas infielessoy muy guarrarelato erotico familiatodorelarostios tragando semensexo porno incestorelatos eroticos con mi suegraporno gratis mvlminifalda sin bragasintercambios de parejas relatosrelatos ertoticospaja travestirelatos porno amigaspeliculas porno viejos verdesporno vibradoresabuela nieto pornofollando con mis vecinascomo chuparte tu propio penechica masturbandose en clasemadura solarevista clima pornomasturbacion femenina duchaintercambios parejas madurasporno maduras violadaspapa me desvirgatias con sobrinoano abiertoporno castigospprnp gratis