relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La vecina mulata





Relato: La vecina mulata

Tenia 19 años y estrenaba trabajo para una rival de
Telefónica montando nuevas líneas en la Costa del Sol. Alquile un ático con
terraza con vistas al mar. El típico edificio prácticamente deshabitado en
invierno y a reventar de guiris en verano. Con un buen sueldo y viviendo solo en
un coqueto apartamento era el rey del mambo. En verano me bastaba con bajar a la
playa, tontear con alguna guiri e invitarla a tomar un cerveza y a fumar unos
porros en el apartamento para acabar follando como un descosido, además variando
que eso de cambiar de mujer a menudo, digan lo que digan, es lo mas estimulante.


El verano paso y ya en otoño el edificio se fue despoblando y
el ambiente, salvo los fines de semana, diluyéndose. A finales de octubre una
pareja de norteamericanos se mudo al apartamento de al lado. El era el típico
hispano cuadrado, con el pelo corto y pinta de testigo de Jehová, ella una
mulata delgada, guapa y con el pelo largo y rizado. La primera impresión fue que
eran unos antipáticos de cuidado, ni siquiera saludaban cuando los encontraba en
el ascensor.


Las dos terrazas estaban separadas por una mampara de cristal
opaco y la pequeña ventana del cuarto de baño daba a un minúsculo espacio
interior donde también daba la suya. Pronto empece a cabrearme con los vecinos,
además de maleducados, y de no saludar apenas, se pegaban casi todas las noches
unas broncas que te cagas. En venganza cada vez que terminaba su bronca empezaba
la mía, enchufaba el "Never mind the bollocks" de los Sex Pistols a toda
pastilla y les jodia el descanso.


Una madrugada, que llegue puestecito a casa, me metí en el
baño a soltar una larga y cálida meada, en ello estaba cuando veo que el baño de
los vecinos se enciende y pude ver, las dos ventanas estaban abiertas, a la
mulata con cara de sueño y un camisón transparente. Se había levantado a mear.
Ella se quedo mirándome sin decir nada, podía ver sus tetas redondas y
maravillososa y su pezón oscuro a través del camisón. Se sentó a mear y cuando
termino siguió mirándome, ofreciéndome el espectaculo. Yo no decía nada, tenia
mi polla en la mano pero había terminado de mear, solo nos veíamos de la cintura
para arriba.


Se fue y me quede haciéndome una señora paja a la salud de la
vecina mulata.


Al día siguiente, a mediodía, mientras me papeaba una pizza y
un litro de cerveza les oí discutir de nuevo. Después oi el ruido de la ducha en
su baño y con todo el morbo del mundo me fui a mi aseo a hacer como si estuviera
meando. Ella salió desnuda del baño y reparo en mi presencia, nuevamente se
quedo mirándome sin decir nada, podía ver sus hermosas tetas oscuras con su, mas
oscuro todavía, pezón maravilloso. Me miraba seria e inexpresiva mientras yo con
la polla creciendo en mi mano me la meneaba sin cortarme.


A partir de aquel día los encuentros en el aseo se
convirtieron en un ritual. Yo me asomaba, ella se quitaba lo que llevara puesto
y me enseñaba las tetas sin decirme nada, mirándome como ida. También cambio su
actitud en nuestros encuentros en el ascensor, cuando le acompañaba el marido
pasaba de mi como de costumbre pero cuando iba sola se mostraba solicita,
insinuante y chapurreaba español en el saludo, yo chapurreaba ingles e incluso
me rozaba tímidamente con ella. Mientras el ritual avanzaba cada vez mas
atrevido. Discutía con el marido, se metía en el aseo y me enseñaba las tetas.
Pasaban las semanas y decidí mostrarme mas audaz, como la ventana impedía ver
mas abajo de la cintura pronto me agencie un taburete, de forma que cuando
entraba en el aseo yo me subía en el taburete me sacaba la polla y me masturbaba
delante de ella que se exhibía con unas diminutas braguitas. Pronto, con gestos
explícitos, sin palabras, conseguí que se las quitara y que me enseñara el
coñito mientras yo, haciendo malabarismos en el taburete, me la meneaba fuera de
mi y me corría delante de sus narices (la separación de las ventanas era de un
metro y medio aprox.). Para mi fue un shock ver el primer coño negro y
arregladito de mi vida, unos labios morenos abiertos coronados por una cuidada
matita de pelo negro y rizado. Ella, sin hablar, mirándome fijamente abría los
labios de su coño mientras observaba como me masturbaba.


Un día me enrolle con una inglesa que estaba borracha y
salida como una perra, era primavera y bastante tarde, después de darle caña por
todo el apartamento salimos a la terraza donde había un columpio y seguimos
follando allí, yo sentado y ella sobre mi, de pronto observe que la mulata
estaba en su balcón asomada mirando como follaba con la guiri. Estaba a punto de
correrme y se la saque y la inglesa, ni corta ni perezosa, se la encajo de un
tirón por el culo. La cara de asombro de la mulata fue tremenda y mi corrida de
las mejores de mi vida, eyaculando como un burro en el culo de la inglesa
mientras mi vecina me miraba.


A partir de ese día al ritual se sumo una nueva pose, cuando
mi vecina veía que estaba a punto de correrme sobre la banqueta, se daba la
vuelta, abría sus nalgas y me enseñaba su redondo y perfecto culo negro. Mi
leche salía escupida por la ventana. En una ocasión llego junto a su ventana,
ella tomo la gota en sus dedos y probo su sabor. Ese día supe que tenia que
acabar con el espectáculo voyeur para empezar con la pornografía pura y dura.


La volví a encontrar en el ascensor. Pare entre dos plantas y
comencé a meterle mano, ella no se opuso pero tampoco dio demasiadas
facilidades. Tenia ensayada la frase y se la solté mientras besaba su cuello:


-I wanna fuck you¡


-It’s imposibol. My man kills me¡


Pasaron un par de semanas donde al rito voyeur de la ventana
del aseo se unían mi escenas de sexo en la terraza, con mis ligues ocasionales,
de las que no perdía detalle, hasta que un día me enseño un cartel a través de
la ventana.


My man go out for three days.


La invite a pasar a mi apartamento y tras alguna reticencia
lo conseguí. Cuando sentí los golpes en la puerta no solo no me lo creía sino
que tenia el mayor empalme que he tenido en mi vida.


La desnude en un tris. La ansiedad, el morbo y el deseo nos
dominaba. La saliva se derramaba en nuestros labios con los mas desesperados y
lúbricos besos que he dado en mi vida. Solo chupe sus tetas negras, duras y
maravillosas tetas cuando la leche brotaba a borbotones de mi polla, cayendo
sobre su vientre, su pubis y los labios de su coño mojado. Mirándome con su
habitual cara de ida la tomo gota a gota con sus dedos y la fue metiendo en su
boca, alimentándose con ella. Mi polla no bajaba, seguía empalmada y dura como
una piedra, la puse de espaldas en el sofá y cuando la iba a meter en su
maravilloso coño abierto, ella la condujo a su culo y empujando hacia atrás se
clavo todo el capullo, sin contemplaciones seguí empujando hasta que se la clave
hasta las bolas, era increíble, agarrado a sus tetas duras, pellizcando sus
pezones enhiestos y culeandola sin piedad mientras ella emitía sordos gimoteos
de placer. Estuve follandola casi media hora, cuando vio que mi corrida estaba
próxima se la saco de golpe, emitió un pequeño grito de dolor y la metió en su
coño. Le solté una corrida apoteósica y me deje caer en el sofá mareado y casi
sin conocimiento. No le importo los restos de su caca ni el semen que aun
brotaba de la punta de mi polla, como poseída comenzó a mamarme la polla
mientras me miraba a los ojos como pidiendo mi aprobación.


-I’m your bitch –me dijo


Fue mi zorra durante los tres días de ausencia de su marido y
el juego se desato, sus precauciones, aunque permanecían, disminuyeron, el
marido se iba a su trabajo y ella llamaba a mi puerta a continuación.


-Here’s your bitch –era su saludo.


Follabamos en plan guarro absolutamente, el penetrante sabor
de su coño negro esta impregnado, imborrable, en mi recuerdo. Su esfínter
elástico y maravilloso toleraba penetraciones salvajes y sin contemplaciones y
siempre que veía que estaba a punto de correrme se la sacaba de golpe, gritaba
de dolor, y se la encajaba en el coño donde recibía mis corridas una tras otra.


Pasaron tres meses de nuestros encuentros, cada vez mas
delirantes, cada vez mas guarros. Se puso de perfil, su vientre plano había
crecido un poco, sonriendo con su habitual cara de ida me dijo:


-The baby it’s yours¡


Me quede de piedra pero ella comenzó a mamarme la polla como
una puta mulata maravillosa y a continuación me ofreció su culo que folle con
mas energía, rabia y salvajismo que nunca. A partir de ese momento ya jamas saco
la polla del culo, me dejaba correrme en el y después me la mamaba como loca. Yo
creo que aguantaba sin cagar para que la enculara porque le deba punto el sabor
combinado de su mierda y mi semen.


Así estuvimos hasta que el preñado alcanzo los cinco meses y
un mal día ella y su marido desaparecieron y nunca mas supe de ellos. En algún
lugar de los USA o de este ancho mundo debo de tener un hijo venteañero fruto de
tanto vicio maravilloso.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 8.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La vecina mulata
Leida: 1445veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


el culo de mi hermanita de 9 añosrelatos eroticosmi esposa se masturbame follo a tu mujerporno abuelas lesvianasporno su primera vezme pillo masturbandomefollamos mamami hermano me masturbahercules pornorelatos eroticos muy calientesmujeres follando con enanosrompeme el culo vergudo relatoszona pprno gayrelato erotico madurasrelatos eroticos vecinitafotos eroticas de culosrelatos de sexo gratissexo tiernoposturas sexuales pornosexso en grupoporno gay amanteurtrio colegialasanal lesbicomadres de tetas grandesporno thaime folle a mi sobrinorelatos y vídeos porno mujer mamando tetilla a maridorelatos heterosexualesporno duro con viejosenanas muy putasrelatos pornos de madurasesposas insatisfechasmujeres gordas y peludasrelatos viendote follsrporno gay transexualeroticos pornoejecutivos cachondosporno la playamama hijo pornorelatos porno tiaporno chinasropa pornosexo con mujeres dormidasmejor trio pornopornoo gayrelatos de xesorelato porno de la pequeña kendrita 3 parteamas de casa ardientesancianos pornotrelatos eroticosintercambio fotos pornopadre e hija follandosexo gratis mamasmi mujer en minifaldagay violado pornovideos pornos de lluvia doradarelatos eroticos vecinitamis putitosbuscando pornotodorelatos.com gayfollar a una viejarelatos hermanosrelatos eroticstravestis en santanderfollar borrachafollada camporelato erotico infidelidadsexo anal relatoschicos guapos pornolesbiana sumisachicas cagando pornorelatos sexo filialbici consoladorvideos eroticos en playas nudistasporno con rumanasexo maduras relatosLeer cartas relatos fantasias porno realporno con sobrinossexo enanosporno viejo gratisdespedidas de solteras chupando pollasporno gratis masajistasmadres e hijas follando gratisporno amateur venezuelaincreible orgasmocuando mi hermana usa hilos dentales sele mete en su culo y la bajina