relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mis hermanas: Lulù (I)





Relato: Mis hermanas: Lulù (I)


MIS HERMANAS


LULÙ I Parte





Las relaciones de incesto con mis hermanas Sandra Ivonne y
Lupita
se desarrollaban a plenitud, con la primera casi a diario y con mi
hermana mayor siempre que estaba en casa disfrutando de descanso en su trabajo,
sin embargo Lulù mi hermanita menor ejercía en mí, desde hacia ya mucho
tiempo, una atracción sexual irrefrenable y curiosamente, aun sin saberlo yo,
también ella sentía deseos de tener alguna experiencia sexual conmigo. Sin
llegar a ser una obsesión cada día que pasaba la deseaba mas, cuando estaba en
mi presencia no podía apartar mis ojos de su apetecible cuerpecito y la verga se
me paraba inevitablemente imaginando que podía disfrutar de sus favores íntimos.



El nombre de mi hermanita menor es María de Lourdes y
todos los familiares y amigos le llamamos cariñosamente Lulù, actualmente
tiene 20 años de edad recientemente cumplidos, tiene el cabello castaño claro,
piel blanca, ojos café claro, es bajita mide Apròx. 1.60 mts, es delgada, muy
bien formada con unos muslos torneados sin llegar a ser tan espléndidos como los
de Bombón y unas nalguitas paraditas y redondeadas, aunque nada parecido
con las nalgonas divinas de Lupita pero sí de llamar la atención de
propios y extraños, lo que es extraordinario es su busto, tiene unos senos
hermosos firmes y bien paraditos, es talla 34-C de brassiere, de mis hermanas
ella es quien los tiene mejor y mas grandes, de hecho bien pudiera andar sin
necesidad de usar sostén por la firmeza de sus chichotas, al igual que mis otras
hermanas gusta de lucir su rico cuerpecito en ropa de moda ajustada y muy
cortita, es también apasionada de la lencería pequeñita, sexy, llena de encajes
y transparencias; Es cachondisima aunque con poca experiencia con hombres.



La tentación sexual entre nosotros surgió antes de que yo
mismo me diera cuenta y al igual que con mi hermana Sandra Ivonne, mi
hermana mayor Lupita fue la causa indirecta, ya que algunos meses antes
de que iniciara las relaciones de incesto con Bombón y que ya nuestros
cachondeos preliminares eran del todo descarados, mi hermana Lupita
organizó una fiesta con los compañeros de su trabajo, fiesta a la que Lulù
llevo a una amiguita de su escuela que se llama Darlene, para entonces
ambas estaban próximas a cumplir 16 añitos, le guste a la niña y empezó a tratar
de ligarme, aunque la consideraba muy niñita para mí, ya entrada la noche, con
unos tragos encima y muy caliente debido a las exhibiciones con las que mi
hermana Bombón me estaba regalando y algunos repegones de verga que le
daba en sus exquisitas nalgonas, me anime con la niñita y decidí que no me
caería mal un "faje" con Darlene, así que la lleve al jardincito del
fondo de la casa, en un momento dado ya nos estabamos besando en la boca
compartiendo nuestras lenguas, cuando me fastidie de besuquearme con ella decidí
asustarla un poco acariciándole las nalgas por encima del pantalón que traía
puesto, nalguitas nada despreciables por cierto, pero el asustado fui yo cuando
Darlene no solo se dejo acariciar complacida, sin se desabrocho el
pantalón y bajo un poco el cierre diciéndome que metiera la mano por abajo del
pantalón y acariciara sus nalgas, así lo hice, me excite aun más y le acariciaba
también sus senos pequeñitos por debajo de la blusa sacándoselos de su
brassiere, mientras tanto ella me frotaba mi erecta verga por encima de la ropa
e intentaba sacármela, ante el temor de ser descubierto con una menor de edad,
decidí terminar la aventura diciéndole que le estarían buscando para llevarla a
su casa ya que era casi media noche, pero me informo que tenia permiso de sus
padres y se quedaría a dormir en casa.



La noche transcurrió y los invitados se fueron retirando poco
a poco hasta que la fiesta termino y nos fuimos a dormir, a los pocos minutos de
estar en mi recamara, ya desnudo y en mi cama, tocaron levemente en la puerta y
creyendo que seria alguna de mis hermanas que necesitaba algo le dije que
pasara, vaya sorpresa era Darlene que estaba en bata y al entrar sin
decir nada se despojo de la bata quedando solo en la tanguita color rosa y se
lanzó a mi cama colmándome de besos en la boca, no platicaré los detalles por no
ser el tema central de este relato, solo les diré que me la cogí riquisimo, lo
único que vale la pena comentar es que Darlene es la chica mas joven que
me he cogido y paso a mi estadística como el culito mas joven que mis labios han
besado y la boquita mas tierna que haya mamado mi verga, sus calzoncitos me los
quede como recuerdo como acostumbro hacerlo cuando fornico por primera vez con
alguien. La chica me encantó y sostuve relaciones de "noviazgo" con ella durante
algunos meses durante los cuales tuvimos sexo constantemente hasta que se fue a
vivir con su papá a Canadá.



La razón de relatar esto es que Darlene le platicaba
con lujo de detalles a mi hermanita Lulù todo lo que hacíamos desde el
momento en que nos conocimos hasta la terminación de nuestra relación, lo que
ponía cachondisima a mi hermanita y la motivaba a masturbarse fantaseando que
todo lo que Darlene le contaba, lo hacíamos mi hermanita y yo, esto lo
supe recientemente por la propia boca de Lulù una vez que establecimos
relaciones intimas.



A partir de mi relación con Darlene note algunos
cambios en el comportamiento de mi hermanita menor, se corto el cabello que
usaba a media espalda y lo recorto a los hombros, se maquillaba un poco mas los
ojos y la boca, subió la bastilla a sus vestidos y faldas, de la rodilla en
donde los usaba pasaron a ser de medio muslo, usaba blusas mas escotadas,
pantalones muy ajustados y de sus pantaletas convencionales pasó a usar tipo
bikini con encajes y transparencias y al poco tiempo lencería muy atrevida del
tipo que usan mis dos hermanas restantes. También sentí que era más generosa
conmigo para enseñarme sus piernas y calzoncitos cuando me sentaba frente a
ella. No me extrañaría que estos consejos los haya sugerido la misma Darlene.



Con estos cambios mi deseo sexual por mi hermanita menor se
incremento sustancialmente, ya la veía como mujer y no como niñita, a cada
momento que podía le desnudaba con la mirada e imaginaba como se vería
encueradita, empece a buscar el brassiere y pantaletitas que recién se había
quitado para olfatear su aroma intimo, besarlas y lamerlas, para terminar
masturbándome frotando mi verga con ellas, tal como lo hacia con las de mis
restantes hermanas.



Así pasó el tiempo y el incesto con mi hermana Sandra
Ivonne
se consumó, sin embargo mi inquietud por el cuerpecito de Lulù
se incrementaba, me era imposible dejar de admirar su figura deseando poder
disfrutar de su cuerpo, tanto así que mi hermana Bombón me descubrió con
facilidad aceptándolo e incluso me alentaba a intentarlo diciéndome que era mas
fácil cogerme a Lulù que a Lupita, con quien aun no había nada, y
razonaba que a la edad de Lulù las chicas están mas propensas al sexo y
que nuestra hermanita menor le había confiado que se masturbaba a diario
teniendo excitantes fantasías.



Al poco tiempo surgió un imprevisto en casa que fue el punto
decisivo para que la inquietud sexual por mi hermana menor se convirtiera en
deseo irrefrenable. Resulta que como ya he establecido Lulù duerme en la
recamara de mi madre y ahí es donde se baña, no obstante que ella tiene la
propia en la planta alta de la casa; En esa ocasión la regadera del baño de la
recamara de mi madre tenia una fuga de agua y era viernes, por lo que no podía
acudir el plomero a repararla, así que cerramos la llave de paso del agua y en
tanto se tendrían que bañar en el baño de arriba. En cuanto se tomo esa decisión
llegó a mi mente la posibilidad de poder ver encueradita a mi apetecible
hermanita menor, estuve pensando en ello todo el día ya que Lulù se baña
por la tarde antes de irse a trabajar al hospital donde como ya mencione cubre
el turno nocturno.



Desde las ocho de la mañana en que llegó mi hermanita del
hospital mi lujuria se aceleró, la desnude con la mirada, como si mi vista
atravesara su blanco uniforme imaginando su sabroso cuerpo encueradito, las
horas pasaron lentamente hasta que por fin llegó la hora del baño para ella, le
estuve esperando con ansiedad hasta que apareció de la recamara de mi madre
enfundada en una bata de baño amarilla y sandalias de corcho con un taconcito
medio, mi mirada morbosa la siguió subiendo la escalera, trataba de adivinar que
llevaba bajo la bata si ya iría desnudita o portaba el brassiere y las
pantaletitas, con mi verga bien parada veía como se le movían sus ricas nalgas
en cada escalón que ascendía y al caminar por el pasillo rumbo al baño, por fin
entro al baño y enseguida me coloque en esa pose, ya tan común en mí, para poder
mirar a través de la cerradura de la puerta como lo había hecho por años con mis
otras hermanas.



Abrió la regadera y mientras corría el agua fría de la
tubería en espera de la caliente, se miraba en el espejo de cuerpo entero que
esta pegado en la puerta, se desabrocho la bata y pude ver que solo traía unas
pantaletas tipo bikini color verde limón con encajes en el frente y lo mejor sus
adorables chichotas firmes, paraditas, rematadas en la punta con un pezón de
buen tamaño y rodeado de una aureola rosada, se quito la bata y se admiró en el
espejo poniéndose de perfil y de espalda, las pantaletas eran transparentes por
atrás haciendo mas excitantes sus apetitosas nalguitas, al moverse sus
extraordinarios senos se columpiaban incitantes a toda clase de caricias, luego
el momento supremo, con los pulgares de ambas manos tiró de sus calzoncitos
hacia abajo, ante mí apareció su espectacular panocha de abultada pelvis
cubierta por completo de abundante vellosidad, como es característico en mis
restantes hermanas, se deshizo por completo de las pantaletitas que quedaron
tiras en el suelo y luego de verse por unos instantes en el espejo dio media
vuelta rumbo a la regadera exhibiéndome sus adorables nalgonas blancas
redondeadas y muy paraditas, como dije antes nada parecido a las divinas nalgas
de Lupita pero de lo más exquisito, que subían y bajaban al compás de su
caminar cadencioso, en mi mente estaba el deseo lujurioso de comérselas a besos
y chupetes, no veía la hora de poder besar el suculento culito que se encontraba
entre ellas, mi verga estaba erecta al máximo ante la espectacular desnudez de
mi provocativa hermanita menor, se metió a la vitrina de la regadera.



Con morbo seguí cada uno de sus movimientos al enjabonar su
exquisito cuerpecito y como lo frotaba al lavarlo, como deseaba poder ser yo
quien la bañara, su excelente cuerpo desnudo superaba todo lo que en mi
cachondez había imaginado, en especial sus hermosas chiches que asemejaban unas
toronjas de buen tamaño, así como su preciosa rajita sexual que es mucho mas
larga que las de mis restantes hermanas, a cada momento sentía que estaba a
punto de "venirme en seco" ante tan grandioso espectáculo que me brindaba mi
querida hermanita, al fin termino de bañarse y salió de la vitrina secando su
inquietante cuerpo con la toalla para luego ponerse la bata, en ese momento con
rapidez me fui a mi recamara, cuando calcule que habría bajado la escalera me
dirigí al baño y para suerte mía ahí estaban "olvidadas" las pantaletitas que
recién se había quitado, las tome y lleno de lujuria las olfatee, bese y lamí
con desesperación par luego frotar mi verga con ellas imaginando que tenia sexo
con ella, poco duro el gusto pues estaba tan cachondo que casi enseguida mi
verga empezó a eyacular lanzando mi esperma a la taza del excusado. Por mi mente
paso la idea de apoderarme de las diminutas pantaletas pero seria muy obvio que
habría sido yo quien se las apropió, así que las deje en el lugar donde ella las
había puesto. Por supuesto los tres días siguientes pude deleitarme viendo el
riquisimo cuerpecito desnudo de Lulù al bañarse y dedicarle las
correspondientes masturbaciones frotándome sabroso el pene con sus diminutas
pantaletitas mientras aspiraba el excitante aroma de sus brassieres donde habían
estado sus excitantes "toronjas".



En ese tenor pasaron los meses y para entonces el incesto con
Lupita, mi hermana mayor, ya se había dado y marchaba a plenitud en los
días de descanso que pasaba en casa. La misma Lupita fue la causante
indirecta del primer contacto personal con mi apetitosa hermanita menor, ya que
Lupita organizó una reunión en la casa de mis tías en Cuernavaca a la que
asistí con mis tres hermanas, las mayores con sus respectivos novios y varias
parejas de compañeros de la línea aérea donde trabaja, ese día tuve la verga en
todo tiempo parada, iniciando con Lupita a quien ayude a desnudarse y a
ponerle la diminuta tanguita que uso, previos besotes en sus divinas nalgonas y
excelente culito, con mi hermana Sandra Ivonne tuve varios "palitos
express" y como ya es costumbre le besuquee su lindo culito infinidad de veces y
verlas como exhibían sus excitantes cuerpos ante los presentes. Cooperaron sus
amigas que casi todas están bien buenotas y lucían sus exuberantes cuerpos en
pequeños bikinis, pero en especial ver a mi hermanita Lulù en minúsculo
bikini rojo que hacia destacar mas la blancura de sus suculento cuerpecito,
especialmente sus nalguitas hermosas, pero por la parte de arriba era todo un
espectáculo erótico ver sus sensacionales chichotas pues el pequeño sostén solo
cubría la parte central de sus adorables "toronjas".



Transcurrió el día y a la hora del regreso a casa mis
calientes hermanas mayores decidieron pasar la noche en Cuernavaca con sus
novios, seguro para darse una suculentas cogidas, Lulù tenia que regresar
ya que debía ir a trabajar al hospital y yo no quise hacerles mal tercio a mis
cachondas hermanas, así que no teníamos vehículo en que regresarnos, ya que el
auto en el que fuimos se lo quedarían ellas, por lo que Lupita le pidió
de favor a uno de sus amigos que nos diera aventòn a la casa, en el auto del
amigo solo quedaba un lugar desocupado pero dado que el viaje es apenas de media
hora aproximadamente quedamos en que yo tomaría el lugar desocupado y
Lulucita
se sentaría en mis piernas, mi hermanita llevaba puesto un mallòn
blanco de los que se usan para hacer ejercicio que le quedaba super ajustado,
sus pantaletitas del mismo color se le notaban claramente, por arriba solo un
top que evidenciaba su falta de brassiere y hacia que sus ricos senos se
columpiaran enardecedores a cada paso que daba, el solo pensar que durante el
tiempo que durara el viaje tendría sus hermosas nalgas asentadas en mi verga,
endurecía mas aún mi erección.



Abordamos el auto y Lulù se sentó mas que en mis
piernas, lo hizo en mi vientre ya que abrí las piernas para poder caber en el
auto, por mas que mentalmente trataba de que mi verga, que estaba orientada
hacia la derecha de mi vientre, no estuviera parada por nada lo conseguía por lo
que Lulucita al sentarse evidentemente sintió mi erección bajo sus
nalgonas, lejos de protestar o hacerme sentir que iba a disgusto, trataba de
recorrer su trasero buscando que mi falo le quedara justo en la separación de
sus exquisitas nalgas y aprovechaba cualquier movimiento del auto para mover
provocadora su trasero en mi verga, así transcurrió la mitad del viaje, ya que
al llegar a un poblado que se llama Tres Marías, hicieron un alto para comprar
quesadillas que ahí venden y descendimos del auto, yo no podía ocultar mi
erección y note que mi hermanita buscaba con la mirada mi entrepierna para ver
el bulto que hacia mi falo bajo el pantalón y caminaba delante de mí moviendo
provocativa su delicioso trasero.



Se reinicio el viaje y volvimos a la posición original solo
que antes de subir al auto me acomode la verga en el centro de mi vientre
apuntando la cabecita hacia mi ombligo y me senté en la orilla del asiento y con
las piernas abiertas para que las nalgas de Lulù quedaran justo sobre mi
miembro viril. Cuando mi hermanita subió al auto y asentó sus ricas nalguitas en
mi vientre se encontró con que mi verga erecta estaba justo en la separación de
sus apetitosas nalguitas, Lulucita lejos de cualquier expresión de
desagrado acomodo su trasero en el lugar preciso y saco su cadera para sentir
mejor mi erección e incluso inclino un poco su tronco hacia delante tal vez
tratando de sentir mi pene en su velluda conchita, al igual que antes
aprovechaba los movimientos naturales del auto para arremolinar sus sabrosas
nalgonas contra mi parada verga.



Llegamos a la ciudad y a unas cuantas cuadras de la casa no
pude aguantar mas el deleite de tener esas deseadas nalguitas contra mi falo y
eyacule "viniéndome en seco" como rara vez me ha sucedido, seguramente mi
hermanita menor sintió con claridad las contracciones de mi pene al expeler el
semen que me salía a borbotones. Llegando a casa Lulù bajo del auto y
clavo su mirada en mi entrepierna mirando la humedad que manchaba mis
pantalones, tome la bolsa donde llevábamos los trajes de baño mojados y unas
toallas y me cubrí la mancha tratando de disimular lo sucedido y nos despedimos
agradecidos del amigo de Lupita, no solo por el traslado sino por la
oportunidad de masturbarme con las nalgonas de mi hermanita y tal vez ella
también lo hizo con el bulto de mi falo. Nada mas sucedió ese día ya que al
llegar mi madre ya estaba en casa y no hubo oportunidad de nada.





Después de ese día sentí claramente como la actitud de mi
hermanita menor ya era de abierta provocación, se había dado cuenta que su
hermoso cuerpecito me excitaba sexualmente y eso lo comprobé dos días después.
Siempre mi madre deja las facturas de las ventas del día de la tienda sobre el
escritorio del despacho, pero ese día lo olvido así que fui a su recamara por
ellas, al entrar Lulù ya vestida con su uniforme de trabajo, se estaba
colocando las pantimedias, la falda del uniforme la tenia subida a un poco mas
de medio muslo y uno de sus pies ya estaba dentro de la pantimedias y trataba de
poner la media en el otro, para lo cual tenia la pierna cruzada como lo hacemos
los hombres, por lo que se le podían ver a plenitud sus delicados calzoncitos de
encajes, le dì la espalda para tomar los documentos que estaban sobre el tocador
pero no pude contener la mirada y atravès del espejo centre mi vista entre sus
suculentos muslos, ella se dio cuenta de la situación y fingía no poder
acomodarse en el pie las pantimedias, incluso separo un poco mas las piernas y
de vez en cuando verificaba si aun le estaba observando por el espejo.



Por fin tome los documentos y di vuelta para marcharme, en
cuanto hice ese movimiento ella rápidamente se subió las medias levantándolas
hasta la cintura, al igual que el vestido, llamando mi atención al preguntarme
si había encontrado los papeles, al sonido de su voz voltee para decirle que sí,
entonces hizo como que se acomodaba el resorte en la cintura dejando a mi vista
sus pantaletitas bajo la transparencia de la media y sus bien torneados muslos,
su mirada estaba clavada en mi entrepierna que delataba la erección de mi falo,
así nos quedamos unos instantes y tuve que salir de la recamara pensando que
ella estaba mas que dispuesta a la aventura sexual conmigo.



Otro motivo para animarme a tomar una acción más directa a la
relación incestuosa fue que unos días después Lulù tenia descanso del
trabajo y cuando se levanto se vistió, entre otras cosas, con un pantalón
amarillo super ajustado, entró al despacho en donde yo me encontraba y modelando
su cuerpecito encantador me pregunto que como le quedaba el atuendo, le
conteste, con toda intención, que era un día un tanto caluroso para ese
pantalón, aunque se veía deliciosa y sus diminutos calzoncitos se le marcaba
excitantemente, pero quise ver como reaccionaba, ella solo sonrío y coqueta
salió del despacho. Minutos después regreso luciendo un top blanco que solo
cubría sus hermosos chichones, sin brassiere lo que hacia que se le columpiaran
suculentamente, sobre unas sandalias de madera, destalonadas con altos tacones y
lo mejor un mini-short azul rey, como los que acostumbran usar mis hermanas
mayores que son una o dos tallas mas pequeñas a la suya y les quedan como
pintados en el cuerpo aprovechando el material de spandex con los que están
fabricados y dejan al descubierto el 25% de la parte inferior de sus sabrosas
nalgas, así que ya se imaginaran lo exquisito que se veía mi hermanita menor,
modeló para mí girando lentamente, imitando a las modelos profesionales y me
dijo, ...Ahora como me veo?... Así esta mejor?..., me que sin habla por
unos instantes, solo pude decirle, ...Sí, así te ves mas fresquesita...,
tratando de minimizar la excitante impresión que su apetecible cuerpo había
causado en mí, sus lindas nalguitas le lucían de lo mejor y por delante
sobresalía su abultada pelvis y se marcaban claramente sus labios vaginales que
me recordaban la boca de un gatito, era evidente que no traía pantaletas ya que
no se le marcaba nada, estaba suculenta. Salió del despacho ante mi gran
desilusión.



Cinco minutos mas tarde nuevamente mi verga volvió a adquirir
firmeza, Lulù regresaba al despacho llevando en sus manitas unos
refrescos, su caminar era lento y provocativo, desde que cruzó la puerta mi
mirada se clavo en su apetecible cuerpecito, en instantes en el bamboleo de sus
sabrosas chichotas y en otros en su pelvis y su "gatito", para bajar por sus
muslos hasta las sandalias.



Llegó a mi lado poniendo los refrescos en el escritorio, se
inclinó y apoyando los antebrazos en el escritorio me pregunto que era lo que
hacia, le explique que cargaba la computadora con lo que se había vendido para
descontarlo del inventario y posteriormente reponerlo, en ese momento sonó el
teléfono, empujé con las piernas el sillón hacia atrás para alcanzar el
auricular, ella se puso frente al monitor para ver las columnas de productos,
era mi madre para darme algunos datos, mientras hablaba con ella miraba
extasiado las nalgas de mi adorable hermanita, mi falo se puso al máximo de
erección posible, lo acomode al centro de mi pelvis tratando de que se notara lo
menos posible, la cola de Lulucita se veía maravillosa, la tenia a unos
centímetros de mi rostro, mi mayor deseo en esos momentos era acercarme y besar
entre sus blancas nalguitas, mi madre nunca hubiera imaginado lo que hacia y
pensaba mientras hablábamos, colgó el teléfono pero yo fingí que aun hablaba
para prolongar el estimulante espectáculo que mi hermana me estaba regalando,
por instantes separaba un poco sus muslos y se adivinaba con facilidad donde se
ubicaba su deseable culito, sentía que en cualquier momento me podría "venir en
seco", así que mejor decidí privarme de tan fascinante vista y colgué el
auricular.



Ella se veía muy interesada en los productos o tal vez de
manera intencional se mantenía en esa pose para mostrarme sus deliciosas y
blancas nalgas, le dije que si quería se sentara para que examinara mejor el
listado, yo pensaba levantarme y dejarle el sillón mientras me controlaba
sexualmente, pero ella reacciono al instante y se sentó en mis piernas, quise
decirle que yo me levantaría pero mi intención fue superada por su audacia y
morbosamente decidí disfrutarlo, separe las piernas y ella se acomodo quedando
la separación de sus excelentes nalgas justo sobre mi erecto pene, seguramente
al igual que a mí a su mente llegó el magnifico recuerdo del viaje de regreso de
Cuernavaca que apenas había sucedido unos días antes.



Lulù seguía viendo o fingiendo ver el monitor, y al hacerme
preguntas relativas a los productos movía sus nalgonas restregándolas contra mi
abultado falo, la tenia tomada por la cintura sintiendo el agradable calor de su
cuerpo sin ropa en mis manos, sus movimientos para sentir mi verga entre sus
nalgas era cada vez mas descarado, así que me aventure a avanzar un poco más en
esta fascinante experiencia, baje mis manos a su cadera y ella no lo impidió ni
comento nada, así que dì un "paso" mas, baje lentamente mis manos hacia sus
muslos y ella lo aceptó, seguía haciendo preguntas y restregando sus nalgonas
contra mi verga. En eso estabamos cuando el foco y timbre del vigilante
electrónico nos indicó que alguien había abierto la puerta de la entrada
principal, aun así tardo unos instantes en levantarse y se dio el ultimo
restregón diciéndome, ...Que lastima!...Después regreso para terminar de ver
algo que me intereso...
, se puso de pie volteando a ver con atrevimiento el
bulto de mi erección y caminando lento y contoneando su lindo cuerpecito se
salió del despacho para ver quien había entrado a la casa. Era mi hermana
Lupita
que regresaba de vuelo, regreso al despacho y con evidente molestia
me informó de la llegada de nuestra hermana mayor y mientras discretamente se
tocaba la vulva con una de sus delicadas manitas me dijo, ...Mejor otro día
sigo viendo los productos, sale?...
, solo acentì con la cabeza y ella se
retiro a su recamara. Yo subí a la planta alta de la casa para ayudar a mi
hermana mayor a desnudarse y darme un banquete con sus divinas nalgonas de
diosa.




C O N T I N Ù A...




Nota.- Con el fin de no hacer tedioso el relato por su
extensión, ha sido dividido en dos fragmentos.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mis hermanas: Lulù (I)
Leida: 2160veces
Tiempo de lectura: 16minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno joven con viejoninfomanas de pueblo relatospezones grandes pornocuentos eroticos gratisfotos erotocasRelatos vagina apretada tetudabici consoladoranna simón pornosexo veteranasplaya del colegio relatospornocache:P9lL6G9Q77gJ:bdlol.ru/relato24548_Juego-de-n%C3%BAmeros-en-casa-de-los-vecinos.html enseñame tus tetasrelatos eroticos durosporno despedidaxxx hermano y hermanaporbo gayfollando a su hija borrachachocho pornomadre y hija pornoabuelo follando a la nietalesbianas tetonas españolasporn salvajerelatos muy morbososRelatos xxx apoyandole a mi hermana en el metrojuegos eroticos lesbianassex relatosprimos gays follandoporn travestisrelatos desde que me divorcie quiero culiar mi sobrinorelatos xxx violacionesfea pornome follo al repartidorporno travestis españolespolla enorme pornoporno transensualeschiquilla de nueve desarrollada relatos eroticosvideos porno en las literas del tren con el marido durmiendo al ladome follo a mi hijitacharlas eroticasmi mujer es bisexualgordita en tangafollando con su primamuy zorrad.comrelatos eroticos hermanosporno anal primera vezmujeres pilladas infragantirelatos eroticos contactosrelatos erpticostranx pornorelatos transtia pillada masturbandosewww.porno madurasrelato erótico "una cala" "mi amiga" polla tetasmama noel pornofolle con mi primomiujer le gusta las guarrerias relatosporno con ropacomo me follo a mi madremi nena preferida relatos eroticosla profesora pornoporno gratis entre hermanoszona poeno gayvideos porno bixesualesporno viejas guarrasrelatos eroticos africanasporno travestis en españolorgia en colegioinsesto relatoschat gay granadanales dolorososprimas españolas follandonena cachondapajaros follandocasadas españolas pornoporno cambio de esposaporno gay maduros gratistias follsndofotos porno graciosasrelatos porno de infidelidades