relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Caperucita feroz





Relato: Caperucita feroz

Caperucita se le levantó de la cama más tarde que de
costumbre, tras haberle dicho a su madre que no iría al colegio pues se
encontraba mal, y que si se mejoraba, al final de la mañana acudiría a ver a su
abuelita al bosque y le llevaría algunas cositas. La madre asintió complacida y
dejó a la niña sola en casa, metidita en la cama.


Pero Caperucita tenía otros, planes, estaba muy cachonda aquella mañana y quería
vivir alguna experiencia que le saciara su picor en la entrepierna; se entretuvo
algunos minutos masturbándose bajo la sábana, acariciando su clítoris,
metiéndose dos deditos hasta el fondo, pero decidió que el orgasmo se lo tenía
que proporcionar alguna otra cosa. Se levantó y se vistió, se puso su faldita
corta, sin bragas, sus medias de rejilla y sus zapatos de tacón, y por encima se
puso su famosa capa roja con caperuza.


Salió de casa con una cestita en la que iban las viandas para su abuelita, y
tras mostrar el dedo a unos cuantos automovilistas que le soltaron piropos
obscenos, se internó en el bosque, camino de la apartada casa de la madre de su
madre; caminaba entre árboles y flores, en un paisaje idílico. Las ardillas y
demás animalitos del bosque salían a su encuentro y la saludaban, pero se daban
cuenta de los regueros de placer que recorrían los muslos de la niña. Algunas
ardillitas atrevidas se encaramaron por sus piernas y lamieron sus muslos
mientras la niña seguía andando, pero llegó un momento en el que las piernas le
fallaron, y temblando, se tuvo que sentar bajo un enorme árbol.



Los animalitos siguieron atendiéndola, lamiendo donde ella indicaba, juguetones
y revoltosos, pero llevando a Caperucita a cotas de placer extremo; pero de
repente se oyó un rugido entre los frondosos árboles, las ramas se agitaron y
los animalitos salieron corriendo. Caperucita se quedó inmóvil, sin mover un
solo músculo de su cuerpo.


De detrás de unas ramas apareció el Lobo; llevaba un pañuelo al cuello y un
sombrero de gángster, unido todo a un cinturón de pinchos en su cintura y
fumando un cigarrillo. Se acercó a la niña y comprobó su estado de excitación,
la tranquilizó y le dijo que él le ayudaría con su problema. Se puso entre sus
piernas y con su viperina lengua comenzó a lamer todos los recovecos del sexo de
Caperucita, que se sintió transportada al Paraíso.


Los bigotes del señor Lobo le hacían cosquillitas en los muslos, pero su lengua
la derretía; Caperucita estaba rendida y solo suplicaba que la follara, que le
quitara ese picor del sexo, pero el Lobo le decía que le dejara unos minutos más
para degustar ese sabroso coñito.


Pero entonces, cuando más estaba disfrutando Caperucita, el Lobo se incorporó y
le dijo que le mamara la polla; era un instrumento gigantesco, en el que la niña
ya había reparado, y pensó que si le hacía una buena mamada el Lobo le
correspondería con una magnífica cabalgada. Así que abarcó con ambas manos el
duro cipote y se lo metió en la boca a duras penas, utilizando su lengua por
todo el capullo brillante.


Ya estaba que no podía más la niña, y cuando quiso retirarse del sexo del Lobo
éste la agarró por la nuca y no le permitió que se sacara de la boca la polla,
bombeando más rápido hasta que se corrió en la garganta de Caperucita entre
aullidos, llenándola tanto de semen que de la comisura de sus labios brotó el
viscoso elemento, manchando su capa.


Caperucita se enfadó mucho, pero el Lobo, de un empujón, la apartó de su lado,
cogió la cesta de la niña y salió corriendo por el bosque. Se quedó un rato casi
llorando, porque la excitación era insostenible, y ni siquiera los animalitos
del bosque acudieron en su ayuda. Sin orgasmo y sin cestita para su abuelita,
Caperucita pensó en volver a su casa, pero su madre no se creería la historia
del Lobo, así que siguió el camino a casa de su abuelita y ya se le ocurriría
algo.


Al llegar a la choza en el centro del bosque y entrar en la casa, observó su
cesta tirada en un rincón de la entrada, y pronto comprendió; se dirigió hacia
la habitación de su abuelita y allí la encontró en la cama, tapada hasta el
cuello, con su habitual gorro de dormir.


Se acercó y le contó lo que le había pasado, pero pronto su abuelita se delató
en forma de bulto exagerado bajo las sábanas. Caperucita comenzó a desenmascarar
al Lobo, que era quien estaba debajo de las sábanas.


"Abuelita, abuelita, que orejas tan grandes tienes", le dijo.


"Son para oírte mejor", le respondió el Lobo.


(Si, seguro, o para que te las llene de cera derretida), pensó la niña.



"Abuelita, abuelita, que ojos tan grandes tienes"



"Es para verte mejor".


(Cuando te ponga la capucha aislante ya me lo dirás, ya).



"Abuelita, abuelita, que nariz tan grande tienes".



"Es para olerte mejor".


(Ya, cuando me siente en tu cara y me la meta en el coño, ya veremos lo que
hueles).


"Abuelita, abuelita, qu boca tan grande tienes).


"¡¡¡Es para comerte mejor!!!!".


Y entonces el Lobo salió de su disfraz dispuesto a comerse a
la niña, pero ésta fue más rápida, le esquivó y logró que el malvado cayese de
bruces sobre la cama; Caperucita aprovechó para saltar sobre él y, de un golpe
en la nuca con la lamparita de noche, dejarlo inconsciente. La niña ató las
manos del Lobo en su espalda y anudó su boca y hocico con un pañuelo, para que
no pudiera morder algo que no debía.


Encontró a su abuelita en el suelo de la cocina, recuperándose del golpe que el
Lobo le había dado para dejarla fuera de combate; la abuela no era tan abuela
como en el cuento, de hecho era una maciza mujer de unos 55 años, de
exhuberantes pechos y unas cuervas de locura, pero con un pequeño defecto: era
un travesti. Le explicó a la niña que el Lobo había llegado para comérsela, pero
que cuando descubrió lo que la abuelita tenía entre las piernas, la rechazó y la
golpeó, en espera de un bocado mejor, como era Caperucita.



Volvieron las dos juntas a la habitación y comprobaron que el Lobo se estaba
despertando, y al verse atado e inmóvil, éste se removió y trató de rugir, pero
el pañuelo se lo impidió. Caperucita se sentó sobre la almohada, abrió sus
piernas, colocó la cabeza del Lobo entre las mismas, frente a su sexo, y se
metió el hocico de un golpe en su coño, masturbándose con él; su abuelita, en
cambio, se colocó tras el malo Lobo, le acarició el culo, totalmente expuesto,
puso un poco de saliva en su entrada anal y sin más miramientos se la metió de
un solo golpe hasta las entrañas.


Caperucita disfrutaba de los empujones de su abuelita, pues así el hocico del
Lobo entraba más y más en su coño, haciendo que la cantidad de fluidos que
manaban de aquel tesoro casi ahogaran al Lobo. La abuelita enterraba su
instrumento en el virgen culito del malvado, vengándose de esa manera del
desprecio original.


Cuando la abuela se corrió en las entrañas del capturador capturado, regando con
su semen todo su interior, dieron la vuelta al Lobo, poniéndolo boca arriba, y
entonces Caperucita pudo por fin desahogarse en una cabalgada infernal que la
llevó al orgasmo, mientras su abuelita se sentaba tranquilamente en la cara del
Lobo, aplastándola con su enorme culo y asfixiándolo.


El Lobo no podía respirar y supo que iba a morir; resignado, (en el fondo no era
tan malo como lo pintan en los cuentos infantiles), dio todo lo bueno de sí,
bombeando a Caperucita, y cuando ya el aire le faltaba en los pulmones, con el
último suspiro de su vida, regaló a la niña un intenso orgasmo que hizo que
Caperucita tuviese el mejor polvo de su vida.


Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.


Bueno, decir que ahora Caperucita y la abuelita se han hecho
socias, viven juntas y tienen una granja de lobos. ;))



Exclav


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Caperucita feroz
Leida: 462veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


soy muy zorranenas cachondasmujeres madura pornovecinitas-relatos eróticospezones madurasporno relatos de incesto yolitabarbosas pornovieja de 80 años follandofollando anosRelatoseroticos de vecinosbisexuales pornola viola pornomi abuela se masturbabarbosas pornosalvajes xxxmadre se masturbagays rusos follandojuegos porno de ben 10pezones grandes pornomaduras incestrelato triohadas follandosumiso feminizadorelatos pornos de incestomadres e hijas calientesaudio relatos pornorelatos de matrimoniosincestos tias sobrinosPrestame tu calzon relatosrelatos sexo durotias en picardiasfotos porno sadoporno incesto relatospolvos pornorelato swingerporno erasmusfollando con ninfomanasorgamix pornomasajista lesbianasporno judiorelato en el agua cogemeguarras.com gratismejor relato eroticolesbianas en prisionrelatos poornoabuelas follando duroxxx relatos incestolimpiadora cachondarelatos eroticos topmi vecina calienteporno travetispolicias gay follandoRELATOS MIS PADRES ME TRAJERON UNA SEÑORA PARA SEXOnovios follando duronudistas pornoporno sexo en familiasexo oral lesvicogay joven maduroorgia militarmasturbacion con almohadarelato erotico hijita peteritavideos eroticos abueloscuentos cornudosrelatos de playahistorias xxx le robo los calzones a mi suegra, relatos verdesporno tetorrasmejor porno incestomendigos follandooler ropa interior femeninarelatos lesvianasmi esposa en un trioharry poter pornolesbico salvajerelatos gay primotegane parchisrelatos xxx de cuando me comi a mi amiga ximenarelatos eroticos con mi suegraporno gratis amas de casarelatos eroticos madre hijashizuka follando con nobitarelato mi hija mi comadre sexofolladas en despedida de solterachat porno lesbianasme aproveche de la borracha relatosmadre e hijos xxxrrlatos eroticosporno gitanasmonjas pornomi madre se folla al fontanerorelatos móviltravesti lesbianashizuka follando con novitasexo gratis cerdamadura en playa