webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mi esclavitud



Relato: Mi esclavitud

Mi esclavitud.


Como fui castrado, marcado y convertido en un animal...


por mi amada Karmen



Todo comenzó en la noche previa a nuestro matrimonio. Carmen
ya había dado muestras de ser una mujer dominante, posesiva, autoritaria. Yo en
cambio, era todo lo contrario, ciertamente pasivo, me gustaba dejar que ella
tomara las decisiones, a donde ir, con quien salir, que comprar, etc. Siempre le
gustaba meterme un dedo en la boca delante de terceras personas. Me pedía que
lamiera como si pensara que fuera una polla. Lame pequeñito, lame como si fuera
una pollita. Dame gusto. Al principio no me gustaba y tenia vergüenza, pero
pronto me acostumbre a esta pequeña excentricidad de mi querida amada. Le
gustaba en verano quitarme casi toda la ropa en los parques y manosearme
tranquila y lentamente mientras yo me revolvía de placer. Mucha gente observaba
con enojo unos, con asombro otros, con lujuria algunos como pasaba sus manitos
por mi cuerpo casi desnudo.


La amaba mucho, me gustaba todo de ella. Me gustaba su manera
de mirarme, con cierta dosis de superioridad y dominación. Yo creía que era su
carácter pero nada mas. Tenia un cuerpo que consideraba perfecto, esbelta,
blanca con una melena larga negra que siempre ajustaba con una colita. Pequeña
de tamaño, 1.60 mts de estatura y no mas de 50Kgs de peso, su manito apenas
parecía la de una niña de 12 años. Cabello negro, un rostro angelical, nariz
respingada, labios muy delgados, ojos grandes y una pestañas enormes y sobre
todo, su sonrisa… esa sonrisa de niña buena, de ángel, de incapaz de hacer daño
ni a una mosca. Ese rostro se transformaba sin embargo, cuando algo le
disgustaba…



Esa noche me dijo que si aceptaba casarme con ella debía
aceptar sus condiciones; -que condiciones? Le dije- Pues tu serás mi perro, mi
esclavo, un simple cerdo a mi servicio, no tendrás derechos de ningún tipo y
todo lo tuyo me pertenecerá, comenzando con tu cuerpo, tus cosas, propiedades y
hasta tus pensamientos. Si me da la gana te lavare el cerebro para que hasta tus
mas recónditos pensamientos sean míos. Por lo pronto y durante siete días
tomaras este brebaje – me dijo- . Es una sustancia que te quitara toda voluntad
de resistencia, estarás expuesto a mis caprichos y deseos, con esto perderás
toda capacidad de respuesta. Estas de acuerdo? –al tiempo que recibía una fuerte
cachetada en la mejilla- ok le respondí!, pero porque el golpe?. Para que vayas
aprendiendo lo que te espera conmigo: dolor y sumisión.



Así que… vas a tomar la copa basura?. Si lo rechazas,
olvídate del matrimonio, te boto como a un perro de mi vida y no me vez mas.
Mientras decía esto, la vi buscar algo en los cajones de su habitación. No lo
pensé mucho, la quería demasiado. Tome el brebaje sin pensar en las
consecuencias, solo sabia que no podía vivir sin ella. Después de un minuto de
silencio, vi dibujarse en su rostro un rictus de sadismo mientras sacaba a
relucir lo que había estado buscando,, un largo látigo de tres puntas,
relativamente corto pero en apariencia muy efectivo… se veía el cuero muy
gastado, como si hubiese sido usado durante largos periodos…



Quítate la ropa cerdo, antes de aceptarte como marido y
esclavo recibirás la golpiza de tu vida. Si haces el menor movimiento o grito te
botare como un perro de mi casa, has entendido?. Seguía sin comprender, donde
había quedado aquella recta, transparente, pero al mismo tiempo cortes y
encantadora mujer de la que me había enamorado?. En el fondo ella se estaba
aprovechando de mis ocultos deseos de sumisión que siempre le había contado
–como una fantasía irrealizable-. Pensaba que muy pronto, en solo minutos ella
se reiría y me diaria que todo era una broma... cuan equivocado estaba!... Me
ordeno arrodillarme y agachar la cabeza poniendo esta entre sus piernas a la
altura de sus pies. Me apretó muy fuerte. Le grite – Me haces doler Karmen!, me
estas ahogando!.


No hables cerdo,. Ya veré la forma de que jamás me respondas…
levanta el culo perro de mierda!. Así… bien, ahora aguanta… que te daré 20
latigazos bien dados para que vayas aprendiendo… mientras decía esto yo sentía
algo raro en la cabeza, estaba ligeramente mareado y sentí que perdía todo
pudor, al mismo tiempo que un calor sofocante me invadía todo el cuerpo… Uhhh!
–dijo ella- veo que el elixir que te dado esta haciendo sus efectos…, estas
colorado como un camarón, cerdo!. Haber, saca la lengua! –me ordeno- yo solo
sentía que era un perro, que estaba a sus pies y que mi fantasía se hacia
realidad, saque la lengua y sin que me lo pidiera, comencé a ladrar lo mejor
posible. Ja ja ja, ya veo que tu alma es de un perro, un asqueroso perro de
cuadra.


Ya te iré convirtiendo poco a poco hasta que pierdas toda tu
humanidad -que por otro lado apenas tienes- y nazcas otra vez como lo que eres,
un perro, al tiempo que me dejaba caer el primer latigazo. Yo sentí
auténticamente estrellas en la cabeza causado por el dolor del látigo, casi no
pude gritar porque tenia el cuello aprisionado entre sus piernas y porque yo ya
no era yo… sentía que me estaba convirtiendo en un perro y solo quería gritar,
ladrar y agradar a mi dueña, mi corazón, mi ama…



En la ceremonia no había casi invitados hombres, excepto 4 o
5 que eran sus amigos íntimos con los que siempre me decía pasaba momentos muy
agradables… por supuesto como amigos. Estaba toda una corte de amigas y otras
que no conocía pero que formaban su circulo ceremonial de "espiritualidad" -ella
era amante de todo lo esotérico. Mi amor, Karmen, estaba imponente, con un
vestido negro que arrastraba por el suelo, botas de cuero negra hasta la
rodilla. Su cabello esta recogido y bien peinado, su piel, nacarada, brillante…
yo parecía ni mas ni menos, un animal de compañía a su lado… un terno blanco que
era de por si un motivo de profunda vergüenza : era de una tela ligerísima y
...transparente, cualquiera podía ver que no usaba ropa interior y sin mucho
esfuerzo, observar mi miembro, las nalgas, me sentía desnudo.


Casi no pude mirar a nadie de frente. En la mañana Karmen me
informo que vestiría así. El cabello me lo peino al mejor estilo punk para que
según ella –estuviera a la moda-. Me embadurno completamente de pies a cabeza,
con aceite para bebe, así no podré ir al matrimonio Karmen! -apenas podía decir-
mírame!, toda la ropa se me pegara con este aceite!, silencio cerdo! –me grito-
al tiempo que pasaba el mismo aceite por mi cabellera. Así te veras mejor!, un
cerdo para el horno!. No quieres coger conmigo cerdito?. Bueno pues, te pondré
la mesa. Obedece!., mientras me hacia girar el cuerpo, pasaba sus manitos por
mis nalgas, sobando las mismas mientras recibían su buena porción de aceite…



Ponte este terno! – me ordeno- y recuerda no usar ropa
interior como siempre… es transparente! –dije-, yo no me puedo poner eso
Karmen!, alguien llamara a la policía!. Dirán que soy un exhibicionista!, un
enfermo!. En eso, sentí como me paso un latigazo por el pecho. Póntelo!, -me
dijo-. Además, si es cierto que eres un enfermo. Crees que todas las cochinadas
que te gustan no son de un enfermo?. Cerdo!, me das asco. Póntelo!, quiero que
todas vean que eres mi esclavo. Que vean que tu cuerpo me pertenece!. A su
capricho, utilice unas zapatillas blancas sin calcetines. Físicamente era mas
bien delgado, pesaba 71 Kgs y 1.72 mts. aprox. Tenia el color bronceado que ella
gustaba, obligándome cada vez que se le ocurría a tomar el sol a su gusto. El
cabello siempre lo mantenía corto, color castaño. Gustaba de sobar en publico
mis abultadas nalgas. Pero su fijación era mi pene, grueso, largo y siempre
listo…



El matrimonio se realizo en casa de un amigo de Karmen. Yo no
podía levantar la cara para mirar a nadie. Deseaba que me tragara la tierra, mi
vergüenza era absoluta. Así me gustas –dijo Karmen- con la cabeza abajo!. Estaba
cubierto por una capa de aceite, de los pies a la cabeza, un terno transparente
y sin ropa interior que dejaba ver todas las partes de mi cuerpo… Las zapatillas
que no encajaban pero mostraban mis pies desnudos. Así me sentía… desnudo,
ridículo, maltratado, golpeado, abusado. La ceremonia del matrimonio no tuvo
nada de especial excepto cuando ella pronuncio el « si » de aceptación, al
tiempo que me mordía la boca, cogió mis nalgas con fuerza mientras las
apretujaba y sobaba a la vista de todo el mundo. Sentí una profunda vergüenza.
Era como la luz de un semáforo malogrado, cambiaba de rojo a verde y de este a
amarillo cada segundo. Duro no se cuanto tiempo.



Tuve que disimular un fuerte dolor a la espalda para no
sentarme en ningún sitio. Tenia las nalgas destrozadas, producto de la azotaina.
Ella gozaba delante de todo el mundo acariciándome justamente esta parte de mi
cuerpo sin ningún rubor. Yo le pedía que estuviera quieta, que mucha gente nos
estaba viendo –que me importa que me mire el Papa mierda! – me dijo- ahora ya
eres mío y te agarro donde me de la gana. Ven acá mientras me mordía los labios
con fuerza y al mismo tiempo revolvía sus manos en mis nalgas con fuerza, con
impudicia, con malicia, mientras todo el mundo la miraba –sobre todo las
mujeres- con cierto grado de excitación. Yo no solo sentía vergüenza sino además
mucho dolor porque ella se aplicaba sobre todos los rincones de mi carme molida
convirtiendo sus caricias en un verdadero tormento. Haber perrito, abre la boca,
quiero escupir. Aquí no hay donde, así que escupiré en tu boca. Sin pensarlo,
abrí la boca mientras disimulaba que me daba un beso. Sentí en mi garganta un
grueso escupitajo de ella. Quise tragarlo de frente a lo que ella me increpo.
Saborea mis manjares cerdo!. No lo pases de frente!. Tuve que paladear su gruesa
saliva por un minuto o dos hasta que me lo pase. Ok!, así esta bien. Ya
aprenderás a hacerlo mejor.



Entrada la fiesta y con los tragos encima, la reunión fue
haciéndose cada vez mas animada. Yo solo quería que terminara lo mas pronto
posible para meterme en una tina caliente a fin de calmar mis ardores…y hacer el
amor…. Soñaba con eso durante días completos mientras mi abstinencia obligada
hacia de mis deseos sexuales crecieran a tal punto que resultaba casi
insufrible… Mientras me imaginaba una y mil posturas, Karmen me grito, ven
cariño!, te quiero presentar a unas amigas!. Cuando me acerque, Karmen me tomo
de la mano y me jalo hacia el segundo piso de la casa seguida por tres amigas
suyas. Yo la seguí sin chistar. Como en la noche anterior, estaba sobrexcitado y
efectivamente sin fuerzas para resistirme a nada –el brebaje estaba haciendo
efecto- . Ya en el cuarto, se sentó al filo de la cama, parado yo frente a ella.
Si mediar palabra, me comenzó a bajar el pantalón –Eh Karmen!, tus amigas están
aquí!. No hagas eso!. En eso mire su rostro enfurecido –obedece puerco!, estas
son amigas intimas y nada les oculto a ellas!. Inmediatamente me sentí
inmensamente inferior a ella. Ya no dije nada, sabia que ella podía hacer lo que
deseara conmigo. Me bajo el pantalón hasta las rodillas – no usaba ropa interior
nunca a pedido de ella- y mostró mis nalgas moradas a tus amigas – miren al
cerdo, dijo ella- ayer le propine su primera tunda, miren como le deje el culo,
mientras acariciaba con su manito cada rincón, cada herida, cada centímetro de
mis nalgas. Sus manos pequeñas y blancas contrastaban con el color canela de mi
miembro que enorme, palpitaba entre sus manos.


No podía cerrar el miembro entre sus manos. Parece el brazo
de un niño –dijo entre dientes- Me gustas sabes?. Me gusta esa masa de carne.-
me decía- Sentí que otras manos posaban mis glúteos mientras mi pene comenzaba a
crecer segundo a segundo… Uhmm!, el cerdo esta con ganas de coger… mientras que
con una mano acariciaba la cabeza del pene en movimientos envolventes que me
hacían estremecer de placer, con la otra sobaba la entrada del culo. Yo la veía
ensimismado, incapaz de sentir otra cosa que placer y deseos de agradarla,
simplemente babeaba de placer… duró quizás un par de minutos… se levanto
bruscamente de la cama…, quítate toda la ropa! y échate en la cama en posición
de perro! – me grito-, te vamos a examinar todas bien. Inmediatamente me quite
el resto de ropa y me puse en la posición deseada… Observen, esta bien bronceado
y aceitado, con el tendré una buena cría, saldrá de buena raza. Después lo
castrare para que no me cause mas problemas. Turbado, escuche estas palabras
suponiendo que eran solamente palabras dichas en un momento dado producto de la
excitación sin ninguna relación con la realidad. Cuan equivocado estaba!.



Ella y sus amigas me besaron, lamieron e hicieron conmigo
todo lo que estuvo a su antojo. Sin embargo, estaba prohibido de eyacular y esto
cada vez me ponía mas nervioso y excitado. Karmen me hacia lamer sus dedos
untados con el yogurt que emanaba de su sexo caliente, explotando de placer,
ante la vista del marido sometido. En un momento dado, lamía los dedos de todas
al mismo tiempo, llenando mi boca de espesos, exquisitos y viscosos líquidos de
mi querida amada y sus amigas. Yo también estaba gozando. Mira como lame este
cerdo!, digo una; apuesto a que si le diéramos de comer mierda también lamería y
se retorcería de placer. Ok gusano, -dijo Karmen.


Te haré probar el pastel de amor, el pastel francés, sabes
que es eso no basura?. Estoy seguro que si. Cualquier cosa asquerosa e inmunda
que el ser humano haya inventado, tu la sabes, no es verdad cerdo?. Si, ama, si
lo se, -le dije- Ok. Jalándome de los cabellos me tiro en la cama. Échate bien
en la cama y abre la boca basura. Te cagare!. No hay nada mejor para someter a
un marido que cagarlo apenas puedas. Mejor ahora mismo que acabamos de casarnos.
Karmen se paro encima de la cama y agacho su ano justamente encima de mi cabeza,
a la altura de mi boca. No había contacto de ambos cuerpos. Ella había prohibido
todo contacto.


Debía cagarme sin tocarla o tocarme. Se había quitado la ropa
a fin de que toda su belleza se manifestara en este acto simbólico de sumisión.
Mientras esperaba y hacia sonar su vientre una amiga preparaba una cámara
fotográfica con la que quedaría inmortalizado este instante. Comenzó el rito...
Karmen comenzó a descargar sus intestinos en mi boca... no debía desperdiciar
nada. Tragaba y masticaba lo mas rápido posible. Mi querida Karmen debe haber
tenido una de las evacuaciones mas largas y prolongadas de su vida. Conté hasta
ocho salchichas antes de comenzar a lamer los restos del agujero mismo. Cuando
termine completamente, su ano estaba perfectamente limpio y brillante. Karmen
estaba satisfecha de mi desempeño. Bien hecho cerdito!, me ha gustado como me
has dejado el culo. Estoy orgullosa de ti – mientras me revolvía el cabello con
su manito.


Cuando me levante, observe que en la puerta había un nutrido
grupo de invitados que habían sido advertidos seguramente de mi iniciación...
todos susurraban cosas que no podía comprender... me cubrí la cara con ambas
manos. No solo habían fotografías del acto, sino, además, muchos invitados
estaban al corriente de lo que pasaba... no podía comprender. En un instante,
todos desaparecieron tras la puerta. Bien cerdo. Ya estas cagado por tu mujer,
tu ama, tu dueña. Párate ahora!, instalaremos en tu cuerpo la primera señal de
servidumbre. En eso, una de sus amigas apareció con lo que parecía un calzón de
cuero muy pequeño con un candado a un costado. Ponte esto cerdo!, es un cinturón
de castidad, ya veo que estas a punto a botar la leche y no quiero darte el
gusto de sentir placer por ahora, solo si lo mereces te daré placer. Dicho esto
me colocaron el cinturón, cerrando el candado muy bien después de comprobar que
mi miembro estaba absolutamente inmóvil e intocable.



Vístete ahora!. Cuando regrese al patio la vi con tres de sus
mejores amigos muy alegre conversando con ellos. Ok amor me dijo, nos vamos de
aquí, ya quiero probar mi luna de miel, Carlos conducirá el carro y Jorgue y
Miguel con acompañaran atrás. Ellos se encargaran de cuidarme y prevenir un
asalto por parte tuya cariño, reía mientras se dirigía al publico que nos
observaba, todos parecían risueñamente aceptar ese capricho… después de todo, yo
era el marido…Móntate al carro ahora mismo!. Me dijo mas silenciosamente- Me
senté al costado del chofer. Mi querida esposa estaba atrás en el centro,
acompañada de sus dos mejores amigos, Jorgue y Miguel. Mientras avanzaba el
carro y escuchábamos las ultimas despedidas, sentí como gemía mi Karmen, Jorgue
y Miguel estaban con sus penes enormes a la vista mientras ella los chupaba
alternadamente. Que miras cerdo!? Me dijo cuando yo voltee a ver- Mira al
frente, no voltees! Y agacha la cabeza!. Obedecí sin chistar.


Aunque no pude ver el resto apostaría que ella se quito lo
que le quedaba de ropa –el carro era una limosina muy amplia- y se sentó a
horcajadas en cada uno de sus amantes mientras los Oh! ay!, así amor!!!…
recorrían el carro cada dos segundos. El ruido de la carne tocándose así como un
fuerte olor a lejía me hizo presumir que cada uno de ellos pudo satisfacer sus
deseos carnales con mi querida y amada esposa…



Ya habíamos regresado de nuestra luna de miel…, para ese
entonces ya había terminado de tomar todas las dosis de la droga y
verdaderamente estaba abotagado todo el tiempo, sin voluntad para nada. Solo la
miraba esperando que me dijera algo. Estaba absolutamente a su merced. Vivíamos
en su casa, yo debía trabajar todo el día, además limpiar, asear la casa,
planchar, cocinar, atenderla a ella apenas llegara. Poco a poco me fui
acostumbrando al cinturón de castidad y a sus caprichos. A veces no dormía en
casa, pero siempre me informaba donde tendría su siguiente encuentro amoroso.
Inclusive me daba detalles…de como había cogido. Regresaba a casa y me ordenaba
echarme en la cama desnudo, con la boca arriba y bien abierta.


Ella se sentaba encima, apuntaba bien su coño en mi boca y me
increpaba, !traga toda la leche!! Me excita mucho saber que te tragas toda la
leche de mis amantes, hoy me han dado toda la noche!, déjame bien limpiecita!,
haber si así te haces un hombre, !pusilánime!. Traga cerdo, -repetía sin
cansarse- mientras sentía como inundaba mi boca una cantidad enorme de semen que
iba saliendo de su coño. A veces pujaba tan fuerte que le salía un poco de
excremento de su ano. Traga el chocolate también cerdo!, para eso eres un
cerdo!, un marrano!, estiércol, puta barata!. Yo sumisamente, tragaba y lamía
todo lo que salía de sus entrañas…



Por periodos, a su gusto, me utilizaba como objeto sexual
para ella y sus amigas, tenia el miembro grande y grueso y era la delicia de sus
amigas que me montaban sin descanso tardes completas. Karmen a pesar de la
fijación por mi pene, después de casados, en pocas oportunidades me dejo hacer
el amor. Esas pocas ocasiones fueron sin embargo, momentos inolvidables en que
me afane por hacerla lo mas feliz posible. Soñaba con tener un bebe con ella.
Era mi obsesión.



Un buen día para mi, me dijo que por fin me daría el bebe que
tanto deseaba – te daré esa cría que quieres basura- pero apenas termine de
parir y en castigo por el dolor que me causes, te castrare totalmente. Has
entendido perro? – me dijo- Si mi amor, será como tu quieres. Ok, me dijo, será
como yo quiero. En primer lugar no te daré el placer de juntar tu carne con la
mía. Acumulare tu esperma un mes completo y después por inseminación quedare
preñada de ti. Solo así aceptare tener un hijo de ti, has entendido?. – añadió
Karmen- si, le conteste, he entendido. Pero quiero que sea hombre, si voy a
tener un solo bebe tuyo quiero que sea hombre. Hombre?, otra basura como tu?. Ya
veremos. Por ahora quítate la ropa, te pondré tu cinturón de castidad y no te lo
quitaras todo el mes, pase lo que pase aun si te estropea la piel.


De aquí a un mes iremos al medico para proceder con la
inseminación. Ahora obedece, mierda!, quítate la ropa que de paso te daré una
lección, me han dado ganas de darte una paliza para que te acuerdes de este día.
Después te pondré el cinturón y te mandare a la cama dos días completos. No te
levantaras ni para comer, además, después de que termine contigo, no podrás
moverte bien un buen tiempo…. ja, ja, ja –rió ella- Me quite la ropa sin
chistar, sabia lo que me esperaba, mientras ella me miraba con esa cara de
lascivia, lujuria y sadismo que yo solo conocía, sabia que me esperaba una
golpiza mientras me subía a la cama en posición de perro todo desnudo esperando
sus latigazos… no me importaba…, pronto me daría un hijo… A la cama! Grito
Karmen con un látigo listo en la mano-.


Pase dos días completos en la cama efectivamente sin poder
moverme, producto de la golpiza, ella solo me alimentaba con la leche... que
salía de su coño producto de sus encuentros amorosos diarios con sus amantes.
Para aumentar mi tormento, decidió utilizar la misma cama donde estaba siendo
castigado. Mientras yacía cubierto completamente por una manta, Karmen y su
amante de turno, sobre la misma cama y casi aplastándome cogían sin descanso,
gritando y hablando todo tipo de palabras groseras, especialmente aquellas que
hacían hincapié a mi condición de sumiso. Yo solo podía escuchar debajo de la
manta y por el peso de sus cuerpos, las batallas sexuales que mantenía día y
noche. Nunca fui mas cornudo que en esos días…



Paso el mes relativamente rápido, llego el momento esperado y
efectivamente, en la clínica donde se hizo la inseminación, tuve una ejaculacion
abundante. Fue un momento sublime, sabia que probablemente seria mi ultima
eyaculacion, y efectivamente sentí estar en el cielo por unos 15 a 30 segundos
mientras brotaba a raudales el esperma de mi pene. Me imaginaba a mi hijo, lo
veía nacer y posarse en mis brazos… Despierta perro!, has descargado como un
verdadero animal, ahora ponte de pie, porque ese habrá sido la ultima
eyaculacion de tu vida. Si el doctor confirma la concepción, esta semana misma
te castrare. Así que.. ruega que no aborte…ja, ja, ja. –rió malévolamente. Me
coloco nuevamente el cinturón de castidad. Al poco tiempo me entere que
efectivamente, había quedado en cinta...



Pasaron apenas algunos días y ya estaba hablando de una
reunión especial para mi castración. Después de algunas coordinaciones, supe que
la ceremonia debía ser realizada exactamente el 24 de Junio… uff!!, -me dije-
falta casi todo el año… año que paso muy rápido…. Aprendí también que no solo me
castraría sino, además, me marcaría con hierro, un hierro que formaba la palabra
« cerdo » y que había mandado preparar en un taller mecánico de la ciudad.
También supe que no seria marcado solo… todas las amas del club secreto de mi
esposa estaban marcando a sus respectivos maridos, todos habían sido sometido de
una forma u otra. Las escuche hablar del « ganado » -por nosotros, los maridos-
y la ceremonia del « marcado de las bestias ».


Así llegamos a la noche señalada… había sido llevado
encadenado con un collar al lugar en donde los maridos-esclavos eran preparados
para la ceremonia. Allí, al anochecer, se encontraban unos seis maridos que iban
a ser marcados antes de ser castrados definitivamente. Todos ya habían cumplido
con engendrar una o dos crías, después de eso, ya éramos inservibles, seriamos
castrados y obligados a trabajar por el resto de nuestras vidas, mientras ellas,
sometían a otros hombres ya sea por placer, dinero, amor, o para engrandar mas
crías. Los hombres solo éramos una pieza de juego en la mesa…



Todos los maridos estábamos acariciando y lamiendo los pies
de su respectivas amas, sabedores de lo que nos esperaba : el marcado como
ganado en las nalgas y el castrado total y definitivo. Esta ceremonia se
mantenía en secreto por obvias razones… los maridos-esclavos se mantenían en
formación a los pies de sus respectivas amas encadenados por el cuello,
desnudos, sin alimentos, por mas de una semana. Estábamos en posición canina
cual perros acompañando a sus amos en una demostración de pericia. A todas las
amas se les consulto la posición en que querían que se marcara y castrara a su
perro-marido. Las amas estaban sentadas cómodamente en una posición que
privilegiaba la observación del ganado. En mi caso, estaba mi querida esposa a
mis pies, calentando en una brasa el hierro que candente al rojo, marcaría para
siempre mi status de esclavo, de animal de carga, de trabajo.


Decidió en mi caso marcarme de pie. Amarro mis manos, pies y
cuerpo en general con gruesas cuerdas que me impedían todo movimiento al borde
de una mesa. Estaba de pie. Mi pene fue estirado al máximo y amarrado en varias
vueltas desde su base de forma tal que podían de un solo golpe castrar el
miembro desde la raíz. Para aumentar el sufrimiento y estirar mas el pene, un
clavo colocado entre los dos testículos unía a este con la mesa, de forma tal
que me era imposible toda forma de movimiento. Mientras la ama calentaba el
hierro y ya comenzaba a sentir el olor a carne quemada, otra asistente me dio
con una fusta en la espalda y nalgas hasta hacerme casi desmayar de dolor. Era
insoportable el dolor, solo veía estrellas y un vago deseo de terminar todo ahí,
de morir… tan fuerte era el dolor…



En un momento dado, mi ama se acerco a mi lado y me dijo, ok,
cerdito, hoy terminaras tu vida de hombre para convertirte en cerda, una res de
trabajo, un animal de carga únicamente a mis servicios, has entendido?! –me
grito. Si ama, entiendo que ya he tenido el privilegio de servirte y darte
placer y acaso cuando tu has querido, sentirme en el paraíso con tus pajas
deliciosas. Eres mi diosa y tu sabes que puedes hacerme lo que tu quieras.
Todavía te doy una ultima oportunidad esclavo, me dijo- si desistes, te soltare
ahora mismo y te botare para siempre de mi vida, ni sueñes con ver a tu crío
jamás!, entiendes?. Si aceptas en cambio, te dejare, servirme, y puedas ver, de
vez en cuando, a tu cría, que será solo mi hijo, te dejare ver como soy culeada
por verdaderos hombres y no afeminados castrados como tú que tendrán hasta que
sentarse para orinar, ja, ja, ja. Has entendido?.


Si te portas bien, de vez en cuando, te pajeare el culo,
porque eso es lo único que mereces preservar, el sitio por donde vienes, lo que
eres, mierda!, entiendes?. Ok, pareces entender tu situación. Por lo pronto y
para que no grites como el marrano que eres, te coseré la boca, así que pega los
labios! –me ordeno- Un segundo después, con aguja e hilo comenzó a traspasar la
piel de mis labios cociendo lentamente y cuidadosamente, cada milímetro de mis
labios. El dolor no era tan fuerte como hubiese imaginado, pero la sensación de
ahogo e impotencia era terrible. Bien, así me gusta, sin chistar. Estas
aprendiendo cerdito Prepárate, porque vendré en un minuto para castrarte y
marcarte.



Sentí que el tiempo se detenía, sabia que lo que venia era
para siempre, pero… era mi ama, la amaba tanto que hasta esto estaba dispuesto a
aceptar, tenia que ser digno de ella y aguantar callado. Tenia que ser fuerte,
me repetía una y otra vez… y en un instante dado que nunca olvidare, sentí un
dolor que me traspasaba el alma, alguien estaba haciendo presión sobre mis
nalgas quemando esta con el hierro y marcando mi condición de sumiso, comencé a
culear de dolor, mis nalgas, mi alma se salían del cuerpo, el dolor era
indescriptible, y mientras estaba culeando en el aire para tratar de esquivar lo
inevitable… escuche la voz de mi ama, que me decía… cuando quieras que pare el
marcado, dímelo solamente, para esto tendré que cortarte el pito y podrás
moverte con libertad, hasta arrastrarte por el piso como el cerdo que eres, así
que depende de ti, estoy esperando tu señal, cuando quieras bajo la hacha y
quedas libre…. y castrado… No espere mas de unos segundos, con los ojos le hice
la señal… bajo la hacha y vi como quedaba en la mesa mi pene y testículos
todavía en el sitio aprisionados por ese clavo… me tire al suelo y comencé a
arrastrarme tal como me había sugerido, me arrastre y gemí tanto como pude hasta
que no se en que instante perdí el conocimiento…



Me desperté en una cama de hospital con mi ama a mi lado
acariciándome el cabello. Estaba desnudo de la cintura para abajo, en donde
estaba el miembro, solo podía observar una venda medica y un catéter para
descargar la orina. Me había colocado en una posición incomoda: tenia las
piernas levantadas de forma tal que el culo estaba bien expuesto. Con la otra
mano, mi ama, mi querida esposa, me acariciaba el ano delicadamente. Ok,
cerdito, ahora si eres mío para siempre, o mejor dicho cerdita no crees?, ahora
eres una cerda puta, una marranita -me decía con cariño- me servirás bien y
sumisamente, sin que exista en ti ningún deseo carnal, sabes?, es por eso que
castran a los mejores caballos de carrera, así no tienen que concentrase mas en
una sola cosa, correr!.


Es por eso que te he castrado cerdito, tu vida estará
concentrada en trabajar hasta morir, que espero sea pronto y pueda enterrarte en
mi jardín a fin de que abones la tierra como el estiércol que eres y nazcas como
una buena lechuga, que a su vez, les daré de comer a los canarios. Así que ya
sabes que te espera mi amor, cuando te restablezcas deberás aprender muchas
cosas, hasta orinar de nuevo!, ja, ja, ja, veras que bonito es orinar como una
hembra. Haré de ti una linda putita, ya veras. Trabajaras y fumaras mucho, te
excederás en todo, tomaras los brebajes que te daré, harás lo que yo te diga,
todo lo necesario para acortar tu vida al máximo. Veré la forma de que vivas
solo un par de años mas cerdita, no mereces mas. Tu miembro lo he guardado bien
en el congelador que tengo en el sótano. Cuando mueras, se lo daré a comer a los
de tu raza, o sea a un perro vagabundo de la calle, uno como tu. Un pedazo de
estiércol como tu, cariño. Un pedacito de mierda... –mientras acariciaba mis
cabellos y me decía estas palabras con mucho cariño-.


Había introducido ya varios dedos completamente en mi ano. No
eres mas... mientras suspiraba. Contigo ya son tres perros que he castrado.
Todos están trabajando o han trabajado para mi Ah!, me olvidaba, tengo dos
noticias que darte, una buena y una mala. Cual prefieres primero? -me dijo-. La
mire de reojo mientras me acariciaba la cabeza. Pues, primero la buena no ama?.
Ok, la buena es que el crío ya nació. Ya va a cumplir 2 meses. Es de una raza
muy superior a ti. Es muy majo. Sus ojos son de un verde transparente bellísimo,
una pelusita en su cabecita que asoma dorada – si lo vieras-, sus labios son de
lo mas sensuales, su sonrisa ah!!, parece la luz del cielo!. Lo único
desagradable es que tiene todos tus rasgos!, esa cara de adolescente eterno, me
das asco!, con todas las cochinadas que te gustan!. Lo malo para ti es que he
decidido regalarlo a una ama que adora esclavizar a los varones recién nacidos.
Jamás vera la luz!, y tu pronto te convertirás en una lechuga... inútil,
castrado, cornudo, al tiempo que me golpeaba la cabeza... saco los dedos de mi
culo, completamente embadurnados de mi propia mierda, me metió los dedos a la
boca, ¡este es tu desayuno!. Come!. Comencé a chupar. Tenia hambre. ja, ja, ja.
Mira como come –dijo- Los hombres solo son basura… Muy pronto veré la forma de
anular esa voz de maricón que tienes... –me grito- mientras salía raudamente de
la habitación....



Cuando me observe en el espejo, sentí cierta fascinación.
Estaba absolutamente castrado. No había rastro del pene ni de los testículos.
Observaba únicamente un muy pequeño agujero que seguramente se conectaba con mi
vejiga. Nada mas. Estaba muy delgado. Tenia muy buen cuerpo... me sentía muy
femenina... Ahora soy una cerdita! –me dije a mi mismo- Giraba mi cuerpo para
observar detalles y posturas frente al espejo. Por lo menos a partir de ahora ya
no usare cinturón de castidad. –me dije. Karmen, mi amada, estará contenta....



Karmen aumento a partir de entonces sus encuentros amorosos
con sus diversos amantes. En casa gustaba coger con sus amantes en mi presencia.
En una ocasión trajo un negro gigante... haber cariño, le decía- déjame
vértela... uhhh!! Que grande!, cuanto mide?. Por lo menos unos 30 cms!. Y el
grosor... ni con mis dos manos puedo cerrar esta masa de carne. Parece la polla
de un burro. Que rico voy a coger contigo!, que polla mas buena!, me encanta...
me la voy a meter todo el día... mientras mamaba este enorme miembro yo
observaba con un dedo metido en mi ano. Mis deseos sexuales no habían
disminuido. Mira al cerdo!, es capaz de pajearse el culo. Se me ocurre una idea
amor! –le dijo a su amante- vamos a la cama, nos divertiremos con esta puerca.


En la habitación, sacaron el colchón. Échate ahí cerda!. Me
cubrieron hasta el cuello con el mismo haciendo difícil cualquier movimiento.
Enseguida colocaron sus cuerpos encima mío cuidando de dejar a la vista el punto
de encuentro de sus dos sexos... podía ver como metía y sacaba esa enorme polla
negra en la vagina de mi amada Karmen, pero nada mas... estaba absolutamente
prensado por el peso del colchón y sus cuerpos. El negro ya se había corrido por
lo visto, del coño de mi amada salía en cantidades leche del semental, que igual
que un burro había descargado todos sus testículos en el vientre de Karmen. Yo
solo atinaba a sacar la lengua tratando de alcanzar –sin lograrlo- alguna migaja
de placer... alguna gota de los fluidos que chorreaban por la entrepierna... Sí,
era una puta...



De todos modos Karmen deseaba un hijo. Tendré un crío con
alguno de mis amantes y tu reconocerás al crío como tuyo, has entendido! – me
dijo un día- si mi amor. Será mi hijo. Lo amare de todos modos. Me basta saber
que es carne de tu carne aunque el padre sea uno de tus amantes. Yo no merezco
ser padre. No es así ama?. No es cierto puerquita, me dijo con mucho cariño-
acariciándome la quijada al mismo tiempo- mereces ser padre de un puerquito como
tu. Ya veras, de daré a criar a uno de tu raza.


Y cuando mueras..., deseo que lo hagas como el cerdo que
eres, en un corral en medio de la inmundicia. Deseas morir así cerdita?. Me
salían las lagrimas, pero solo atine a decir a mi ama. Si Karmen. Tratare de
morir como una cerda en un corral de animales. Ok cerdita!, has aprendido mucho
todo este tiempo. Ya has aceptado tu destino?. Si ama. Bueno, te llevare al
cementerio. Quiero tomarte una foto al lado del nicho que ya he comprado para
ti. Claro, estará vacío al muy poco tiempo, porque ya sabes que tu cuerpo lo
trasladare a mi jardín no?. Sabes que abonaras mi jardín no?. Si ama. Bueno,
alístate, te llevare al cementerio.



En el cementerio visitamos el nicho correspondiente. Era muy
simple, quizás el mas simple de ese cementerio local. Desnúdate cerda. Que?.
Karmen, aquí hay mucha gente!. Alguien nos vera!. Desnúdate he dicho carajo!. Me
desnude completamente. Colócate al lado del mismo – me dijo- agáchate!. En
cuatro patas!. Me comenzó a tomar fotos. Ahora, metete al nicho...así..., en
cuatro patas. Seguía tomándome fotos... Ahora saca la cabeza!. Así..., que se
vea tu cara inmunda!. Así... cerdita. Me excita saber que muy pronto vivirás un
tiempo aquí, o mejor dicho, te pudrirás aquí, te gusta saber eso cerdita?. Me
sentía muy confuso, triste, quería llorar... De que lloras basura!?. –al tiempo
que recibía una cachetada - No Karmen. Lloro porque ya pronto no podré servirte.
Lloro porque quizás no pueda ya ver a mi hijo... Tu hijo?. Y quien te ha dicho
que será tu hijo?. Solo lo reconocerás, nada mas!. Heredara todo tu dinero. Nada
más cerdo, claro, también te quiero como abono para mi jardín... Ay cerdita!.
Hubiese querido cuidarlo un poco. Amo a los bebes –le dije-. Ok, cerdita, lo
cuidaras, te lo prometo.


Ya no trabajaras, serás mi juguete por el tiempo que te resta
de vida. Has estado consumiendo arsénico en grandes dosis ya varios meses.
Supongo que no te queda mucho tiempo de vida. Karmen estaba acariciando mi
cabello en un gesto de infinita compasión, me dijo- ahora tomaras este ultimo
brebaje que he comprado para ti. Con el, se quemaran todas las neuronas de tu
cerebro. Dejaras de pensar, hablar, controlar tus emociones, todos tus
sentimientos humanos quedaran en el olvido. Solo a tu ama y protectora podrás
reconocer. Solo a mi te deberás... Estas listo cerdita?. Ay! Tengo pena cerdita.
– Karmen después de mucho tiempo comenzó a acariciarme como cuando éramos
novios. Tengo pena de este momento cerdita. A partir de ahora, serás un perro,
cerdo, asno, o lo que haya en lo mas profundo de tu alma. Perderás toda
condición humana y aunque me serás fiel y amoroso, ya no podré hablar contigo,
ya no podré gritarte, ya todo perderá sentido. Nada entenderías... en fin...
todo tiene un final no cerdita?. Si ama. Todo tiene un final. Me siento
satisfecho de poder haberte servido todos estos anos como un buen y sumiso
esposo, como un buen esclavo. Si tu deseas destruir mi cerebro para convertirme
en un animal, esa es tu voluntad y lo acepto con amor. Cuando muera y me
siembres en tu jardín, espero poder renacer como una buena lechuga.


Nada me hará mas feliz que saber que tus manos tocaran la
lechuga en que me transformare pronto. No bien terminaba de decir esto, cuando
Karmen me presento un pequeño frasco. Lo mire y sabia que debía hacer: lo tome
sin pensarlo un segundo. Era agrio y con un ligero sabor a almendras... Tu
conversión ya sido perfecta, ven aquí puerquita, -al tiempo que sacaba de su
cartera una correa de perros autentica- sin mediar palabras, me coloco la correa
perfectamente ajustada a mi cuello. Olía verdaderamente a perro. Se notaba que
había sido utilizada antes. Estaba muy gastada. Vez?. Se te ve muy bien. En
cuatro patas cerda!... Ahora caminaremos hasta el carro y no se te ocurra
protestar. En ese momento sentí que algo pasaba, me sentí ligeramente mareado,
algo fundamental estaba cambiado en mi, ya no tenia vergüenza... me sentía
tranquilo y conforme con mi destino.


Comencé a caminar en cuatro patas desnudo con la correa de
perro bien puesta alrededor de mi cuello, castrado y marcado con la palabra
"Cerdo" en una nalga. Karmen vestía como una reina, un abrigo largo, negro que
casi arrastraba, blusa y faldas también negras y que resaltaban a la perfección
su silueta, botas hasta la rodilla, un peinado impecable... Saque la lengua en
gesto de gratitud. Mi ama orgullosa, jalaba de la correa. Nos dirigíamos al
carro y yo me sentía un autentico animal. Quise hablar pero mis cuerdas vocales
ya no me respondían, quise pensar pero mis ideas se amontonaban sin orden y
coherencia, sentía que poco a poco todos mis pensamientos se iban diluyendo y en
lo poco que me quedaba de ser humano, solo atine a ladrar, ladrar de felicidad.
Karmen me miro de reojo, la vi sonreír. Ladre mas fuerte. Quería que se sintiera
orgullosa de mi. La vi acariciarme la cabeza, Buen perro! –dijo- es eso sentí
que esas ultimas palabras se repetían una y otra vez en mi cerebro formando un
eco que cada vez escuchaba mas lejano... quise pensar algo mas pero... ya no
habían rastros humanos en mi...todo se lo habia dado a Karmen.



 


Dedicado a Karmen...




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Mi esclavitud
Leida: 22751veces
Tiempo de lectura: 24minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



























Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


relatos eroticos papinovia sumisafolladas lesbicastravestis muy madurasrelato erotico me preño en la trastiendarelato madre e hijas nacidas para putearabuelas muy calientesrelatos eróticos con mi papaporno gay en los bañosporno aventurasmi hija en mi cumpleaños relatos eroticosporno madre hija y novioporno de enanos gratisamor filial relatochupame el coñomadres follando con amigospajas colectivaspollazos negrosmujer follando con dos hombresrelatos gay todorelatosmujeres violadas xxxpapa noel xxxmujeres maduras pornomadres borrachas follandoporno español fiestasoler tangasrelato heroticorelatos pronogay borrachosrelatos eroticos mi madre y mi hermana son mis dos cielosporno las babosasrelatos porno dominacionfollar vecinasexo gratis babosawww.relatos de sexo trasvesti mi esposa compra pantaletas para miporono maduraspeliculas porno padre e hijachupadas pollascomo follarme a mi hermanaculo partidoporno chicas de la calleporno universitarioschupada pollaviudas cachondasfotos abuelas follandomujeres follando en fiestasmadrescachondashermana follando a hermanodobles parejas follandoporno cambio de esposasninas mamandovideos porno gratis gitanasrelatos eroticos cogeme bebe cogeme hijo por favorhijastra folladapajas mutuasprimer anal brutalrelatos eroticos animalesme follo mi hermanorelatos erotico gaysrelatos porno amateursporno culo abiertotoro follando vacafollando en una discozona pirno gayme follo ami tiamisgolosos.website gay pornmi primera experiencia swingerRelatos eroticos me encantaenseñar mi panocha0Š9i 0Š9as haciendo porno leche 63 bien ricorelatos eroticos de zoofiliamasturbacion hombre pornopeliculas porno viejos verdesel mejor porno gay gratischochos muy gordosrelatosporno gratisfollando a una borrachamendigos follandorelatos lesbicos primera vezhttp://bdlol.ru/relato44709_DEL-ODIO-AL-AMOR-HAY-UN-PASO.htmlsusana griso minifaldamujeres desesperadas pornotesticulos afeitadospajas con madurasjuegos porno de doraemonrelatos pornos cortosrelatos eroticos follamos a mo madre yo y mi primosexo muy viejasrelatos pornlvideos eroricos gratismaduros bien dotadossoy hombre casado me gusta tener vergas y dildos grandes en mi culo - Relatos para Gayszorras chupandochats pornoincestos abueloslos mejores trios pornopetardas.com abuelas