relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Escuchando en la noche





Relato: Escuchando en la noche

Primero de nada me gustaría dar las gracias a todos aquellos
que me han escrito, ha sido realmente todo un detalle. Y en segundo lugar antes
de iniciar este relato, me gustaría aclarar que tampoco es mio. Esta vez es uno
de los relatos favoritos de una buena amiga mía. Bueno, espero que lo
disfruteis.



Todavía medio dormida, abro los ojos. Las calles rezuman el
silencio propio de la medianoche. ¿Qué puede haberme despertado? Me estiro en la
cama, y advierto que mi cuerpo está caliente, mi rostro enrojecido. He debido de
tener un sueño erótico.


Me vuelvo hacia Dario. Me acurruco contra su ancha espalda e
intento adoptar la postura para dormir que nos gusta llamar "la cuchara". Sé que
Mario no se despertará. En los dos años que llevamos viviendo juntos nunca hemos
despertado a la vez en medio de la noche.


Recuerdo la noche en que Dario y yo nos conocimos, una noche
fría y estrellada, al principio de nuestro segundo año en la universidad. Desde
entonces han pasado muchas cosas, Dario y yo hemos vivido junto en 2
apartamentos diferentes: primero, con tres de sus compañeros, y, ahora, con la
mujer que fue fue mi mejor amiga durante la facultad, Eva. "Parecéis una pareja
de variedades", solía bromear yo, acerca de ambos. La gente me decía que no
deberíamos vivir juntos los tres. Todos temían que hubiera problemas y salieran
a la luz malos sentimientos: quizá Eva tuviera celos de Dario y de mí, quizá
Dario se sintiera atraido por Eva, o ella hacia él; quizá quizá. Pero nadie
sabía lo complicada que podía llegar a ser la relación.


Me acerco más a Dario, y abro la boca para respirar su dulce
aliento. Hace años, solía imaginar la lujuria de hacer el amor durante toda la
noche. Creí que sería un festín interminable, deslizándonos de una ruta a otra,
en una cama enorme preparada con sábanas estampadas de lino y gruesas mantas
cálidas. Pero, para Dario y para mí, las mañanas y las trades parecen ser los
momentos más sensuales. Raramente hemos compartido la unión mágica de la
medianoche. Intentamos hacer el amor sólo cuando Eva no está en casa.


Con la mente ausente, me acaricio el muslo y las nalgas
mientras pienso en Eva. Ella está haciendo su especialización en arte dramático
y es muy hermosa; su cuerpo se mueve de esa manera elegante, natural, que dan
los años de experiencia. Cuando Eva obtuvo el papel de protagonista en la
producción invernal de la universidad "Un tranvía llamado deseo", los tres, Eva,
Dario y yo, fuimos a tomar unas copas a la imitación más pasable de un club de
jazz en un pueblo cercano. Compartimos muchas cervezas y, cuando empezó la
música, bailamos. Daria se cansó tras unas cuantas canciones rápidad, pero Eva y
yo queríamos más. Seguimos girando juntas, como niñas pequeñas, moviendo las
caderas y los culos de maneras que sabíamos resultaban sensuales. Cuando llegó
un baile lento, nos quedamos allí, con los pies separados, mirándonos la una a
la otra. Eva jadeaba como resultado de los bailes anteriores, y yo también. Por
fin, en la semioscuridad de la pista, nos acercamos la una a la otra. No sé cuál
de las dos se movió primero. Tampoco importaba. Abrimos los brazos la una para
la otra, nos abrazamos con fuerza y empezamos a movernos al son de la música.
Era como bailar con un hombre, pero mejor. Deseaba desesperadamente que Eva
abriera la boca y me besara en profundidad, pero ése era un movimiento que no me
atrevía a iniciar.


En el viaje de vuelta a casa aquella noche, la cabeza me daba
vueltas a causa de la cerveza, y seguía excitada. Escuché a Eve charlar
alegremente mientras el asiento del viejo coche de Dario vibraba bajo mi
entrepierna húmeda. Me pareció un viaje muy, muy largo, y cada vez que había un
bache en la carretera, sentía un zumbido profundo en las ingles. Pequeños
orgasmos, pensé para mis adentros. Cuando llegamos a casa aquella noche, los
tres compartimos algo de marihuana antes de irnos a la cama, y Dario y yo no
pudimos dernudarnos el uno al otro suficientemente deprisa. Él sabía lo
caliente, lo húmeda, lo ansiosa que estaba por recibirle, y cuando estalló
dentro de mí, me sentí extrañamente tranquila y agradecida. Había estado
deseando algo toda la noche, y Dario me había saciado.


Mientras lo recuerdo, oigo su voz. Eva susurra algo a
alguien, y son las dos de la madrugada.


Me aparto de Dario para escuchar mejor. Los dos dormitorios
del apartamento están separados tan sólo por una delgada pared, y es muy fácil
escuchar. Eva está hablando con un hombre. ¿Se trata de Fran, el atractivo
moreno que representa el papel principal en su producción? Eva ha hablado mucho
de él ultimamente. Y, aunque no le he conocido, estoy segura de que he dado en
el clavo: La voz masculina que responde a la de Eva tiene el tono y el color que
suele dar el escenario.


-No sé- está diciendo la voz suave de Eva-. Intenta un poco
más arriba.


Contengo el aliento, aguardando las siguientes palabras. Es
él quien habla.


-¡Tu piel es tan suave...! Es deliciosa.


Eva se ríe. Luego la risa cesa, y Eva empieza a jadear. ¿Es
su entrenamiento como actriz lo que hace cada jadeo tan sonoro? Me parece muy
molesto. Casi me parece verlo todo: Fran inclinado sobre los suaves muslos de
Eva, lamiéndole el sexo con esos leves sonidos de succión que resuenan en mi
oscuro dormitorio. Y ahí está Eva, la hermosa Eva, tumbada de espaldas, con las
piernas abiertas, el pecho subiendo y bajando en grandes suspiros mientras su
cuerpo se estremece. Hacía musho tiempo que Eva hizo el amor por última vez, y
sus sonidos me atraviesan directamente.


Cuando los jadeos de Eva crecen en intensidad, mi cuerpo
reacciona como su fuerse yo quien estuviese siendo comida. Ahora Eva casi canta.


-¡Oh, Dios! ¡Oh, Dios!- exclama con esa voz aguda y dulce.


Mis muslos y pelvis están calientes, como mis mejillas, y el
corazón me late tan fuertemente que creo que podría despertar a Dario. Me alejo
un poco más hacia mi lado de la cama y sigo escuchando.


Un poco más tarde, la cantinela cambia.


-Sí, oh, sí sí.


Eva estira las eses hasta que me palpitan en la cabeza y,
casi sin pensarlo, me llevo la mano a los genitales. Empiezo a frotarme.


Las palabras de Eva se transforman en gemidos.


-Mmmmmmmm, Mmmmmmmmm.


Y el tono se hace aún más profundo. Luego Fran se une a ella,
gimiendo a su vez.


Me meto un dedo mi tesoro, maravillada ante mi propia
humedad. Me llevo el dedo a la cara para poder olerlo; así debe de ser también
el olor de Eva ahora, pienso...y vuelvo a metérmelo dentro.


De repente, Eva empieza a gruñir. La cama cruje, y sé lo que
está sucediendo: Fran ha montado sobre el cuerpo esbelto de Eva.


Me rindo a mis sensaciones cálidad. Me frto el monte de Venus
con la mano, y, siento como mis propias pulsaciones se aceleran mientras los
gruñidos de Eva continúan. Suavemente, me toco el clítoris a través de la piel.
Cierro los ojos e imagino a Eve con un desconocido sin rostro, sensual,
cabalgando sobre ella. Imagino la extensión del vientre de mi amiga, el vello
rizado de la parte inferior. Mi mano empieza a frotar mñas de prisa, más y más
de prisa, trazando rápidos círculos lujuriosos acompañados de sonidos húmedos.
La palpitación de mi entrepierna es ahora constante, profunda, ya no hay vuelta
atrás. El bienvenido calor del orgasmo se extiende de mi sexo a mis muslos. El
movimiento de mi mano pierde velocidad, y el orgasmo se disuelve lentamente. El
pecho me brilla de sudor. Me toco los pezones con la otra mano, y trazo círculos
y más círculos. Tengo otro orgasmo, más suave esta vez, y pienso en los pezones
de Eva, más oscuros que los míos, sobre sus pechos firmes.


De repente, es el turno de Fran. Me sorprende oírle gruñir
tan gutural y lujuriosamente como hiciera Eva. Sus gemidos profundos me llegan
directamente a la cabeza. Yo creía que sólo las mujeres emitían sonidos así al
llegar.


Me meto un dedo en el culo y lo siento latir, latir,
latir...rápidamente, y luego, cuando las habitaciones quedan en silencio, más y
más despacio todavía. Ahora, todo es silencio. Fran ha gozado, Eva ha gozado, yo
he gozado. Vuelvo a abrazarme a Dario y me dejo llevar por el sueño.


Y entonces estoy despierta una vez más. Ahora es Fran el que
me ha despertado. Veulve a murmurar algo, susurrando rápidamente al oído de Eva,
y ella deja escapar una de sus carcajadas cristalinas. Luego, vuelven a hacer el
amor. Me pregunto cuánto tiempo habra pasado. ¿Cómo puede Fran estar duro otra
vez tan pronto?


Esta sesión es más tormentosa que la primera. Creo que han
olvidado que hay gente durmiendo en la habitación contigua. Los susurros ya no
lo son, sino sonidos guturales ansiando proyectarse sin controlar el volumen.


-Esta vez quiero estar arriba- oigo decir a Eva.


La cama cruje un poco, e imagino la escena: Eva erguida, con
las piernas dobladas, sentada de manera que Fran puede acariciarle los pechos
hermosos, firmes. Veo a Eva arquear la espalda, obligando a Fran a bajar las
manos por su vientre desnudo, siguiendo la mano de él con la suya, acariciando
su propia piel con un toque seguro y tierno a la vez.


Los gemidos de Eva son más profundos, más ansiosos, no
vienens de su garganta ni de su pecho, sino de su misma alma. Pero los gemidos
de Fran son los que me resultan casi insoportables. ¿Cómo será? Le imagino con
una barba negra, una mata de pelo negro, pelo rizándose en la parte baja de su
abdomen plano y alrededor de su verga erecta. Le veo con sus ojos cerrados, la
boca abierta, la lengua húmeda.


Ninguno de los dos emite palabras, sólo sonidos animales:
agudos los de ella, graves los de él.


Ahora mi propio cuerpo me traiciona. Vuelve a fundirse,
deseando estar en la cama de Eva, con ella y con Fran. Esta vez no necesito las
manos. Me limito a yacer en mi propio sudor, sintiendo cómo el culo y la vagina
se unen en un movimiento pulsante de placer.


"No- pienso para mis adentros-. No me quedaré aquí y volveré
a masturbarme. Y no me quedaré aquí envidiando a Eva."


Pero es demasiado tarde. Las olas llegan por su cuenta. He
vuelto a beber en el banquete servido por Eva y Fran.


Cuando mi cuerpo se enfría, me siento terriblemente sola. De
cuando en cuando, oigo susurrar a Eva: auténticos susurros esta vez, no los
tonos guturales de hace media hora.


Intento despertar a Dario. Le acaricio la espalda ancha, le
cojo el culo con las manos, froto mi coño contra el pequeño punto duro donde se
reúnen su espalda y sus nalgas. Luego le rodeo las caderas y le acaricio el
pene. Casi está duro..., ¿un sueño suyo? Le beso los hombros.


Dario se vuelve hacia a mí, con los ojos todavía cerrados.


- Están ruidoso esta noche, ¿eh?


Le beso en la boca.


-Me siento como si me hubiera pasado la noche en vela- digo
-. ¿Puedes abrazarme un poco?


Dario me abraza y me estrecha. Sus piernas y las mías se
entrelazan, su pene se abre camino hacia mi coño. Cojo la verga y me acaricio el
clítoris con la punta. En realidad, no le deseo dentro de mí, pero quiero
ponerle duro. Muevo el rostro hacia el pene de Dario, y marco la ruta lentamente
con las yemas de los dedos, metiendome su herramienta en la boca. Éste es el
sabor que amo. Mientras chupo, se le va poniendo más duro. Dario me acaricia el
pelo. Chupo y chupo, y me descubro pensando: el pene de Fran es así, pero más
grande. El pene de Fran es más grande...


Suspiro. El dolor que emana de mi suspiro me sorprende.


-¡Oh, nena!- dice cariñosamente Dario.


Me levanta por los hombros, me pone contra su pecho y me
abraza.


-¿Te molesta oírles follar?- pregunto.


-Olvídalo, nena- dice-, Olvídalo.


Abrazo a Dario y me aparto de su pecho. Ahora, acurrucada
sobre mí misma, con los brazos protectoramente enroscados en torno a mi propio
vientre, vuelvo a dormirme en seguida.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Escuchando en la noche
Leida: 2081veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porn pelirrojapeliculas porno suavesespiando cuñadalesbico pornvideos pornos esposas infieleschicas follando con sus mascotasporno orguiasvideos pornos morbososrelato folladaporno travestis en españolpeliculas porno gratis lesbicorelatos xxx me exita aserle cornudo consiente a mi.noviorelatos fantasiasrelatos porno xxxcuentos sexotodorelatos eróticosancianas haciendo sexopillado follando en la playami cornudosexo lesbico en la playaporno bixesualmelones pornoporno gay con madurosenseñame tus bragasviolando a mi hermanarelatoseroticos incestorelatos eroticozporno travestíRelatos vagina apretada tetudapenetrando a mamaperreando sin ropamujeres maduras del pornonalgotas mmmm ricas relatosamor filial gaymaduras en incestoporno abuela y nietapapas follandorelatos club liberalel porno mas guarrochat pormomi cuñadita caliente relatochicas follando en clasesexo duro relatospadre con hija xxxrelatos porno ilustradosporno de gitanosporno gratis de ancianasrelatos porno filial gayrelatos de parejas swingersvioladas porno gratisexamen ginecologico pornovioladas pornomonjas españolas follandohistorias de nalgadasmaduras follando con enanosnietos follando con sus abuelasporno con profesorasrelatos porno gay vinieron a montar la cocina pero me montaron a miporno gratis virgenmujer cagando pornorelatos de filialesporno gratis mvlcasting eroticomadura sexo analreggaetonera relatospornorelatos xxx de mi mamá catolicaelectricista pornomadre follando al novio de su hijarelatos porno de mamadasporno maduras incestosespiando la vecinaporno folla por error a hospitalizadoporno putillasrelatos eroticos comprando pequeñasrelatos gay casadosfollar maduroslos mejores trios del pornorelato pornogitano pornosexo con madres madurasrelatos porno de amor filial hijo cochinojoven gay con maduropenetraciones anales gaysjuegos porno doraemonropa cachondarelatos de incesto entre madres e hijosabuelas pornograficasrelatos porno de amor filial perverso hijogay pprnorelatos h?roticos filial a los 12 a?osrelatos porno mi papi.me asr cosquillasfotos relatos me desvirgo un peluquero