relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Super Mario en peligro





Relato: Super Mario en peligro

Super Mario y su hermano Luigi habían vivido en el mundo de
las tuberías durante diez largos años. En esa región todo, absolutamente todo,
hace referencia al falo o a los genitales femeninos. Salpicando el paisaje
siempre hay una tubería, verde, azul o roja, en la cual puede uno meter el
miembro y disfrutar de la suave aspiración de los millones de conductos que
surcan el subsuelo. Y para las chicas, no faltan tubos finos (o no tanto) que
provocan torrentes de placer al ser introducidos en los orificios pertinentes.



No es de extrañar que las setas o Toads, especie mayoritaria
de este universo, quieran defender sus tierras contra viento y marea, pues de
conseguir los cada vez más amanerados déspotas locales que el acceso a los tubos
no sea gratuito, se le acabaría el chollo sexual a todo el mundo.



Durante su prolongada estancia en esta peculiar tierra, Mario
y Luigi siempre se las habían tenido que ver con el malvado de turno. Eran
muchos en el vasto reino de la princesa Daisy (sí, la rubia cuyos vestidos son
siempre rosas, al igual que su lencería más íntima) los que no podían soportar
el acento italiano de los hermanos fontaneros, pero solamente Bowser, un híbrido
de tortuga, erizo y dragón, y Wario, el alter-ego perverso de Mario, habían
supuesto problemas serios para los héroes en alguna ocasión.



Precisamente en el palacio de Wario empieza esta historia. El
desquiciado psicópata de bigote retorcido y pésimo gusto para vestir ha invitado
a Bowser, rey de las tortugas, para fraguar entre los dos el plan que les
otorgue la victoria definitiva sobre su archienemigo Mario. Mientras disfrutan
de unas felaciones realizadas por champiñones esclavizados, Bowser le pregunta a
su perverso compañero:





¿Has pensado algún plan para deshacerte de los
"fratellos" Bros? -


Algo así... Como he comprobado que si les hacemos frente,
siempre terminan vapuleándonos, lo mejor será hacer que se destrocen entre
ellos. –


¡Genial! – rugió el dragón, y calcinó con su aliento al
sirviente de Wario que se la estaba comiendo. – Uuupssss... Lo siento,
Wario. –


No te preocupes. Me sobran esclavos sodomitas. –





Y ni corto ni perezoso, le rompe el cuello a su propio
fluffer, que no muere sin antes escupir un poco de semen.





¡Je, je! Así da gusto ser un tirano malvado... Bueno, no
nos distraigamos. ¿Cómo piensas crear la cizaña entre esa banda de
jilipollas? –





Wario hizo pasar a un científico con cara de no dormir al
salón principal. El hombre explicó que había conseguido destilar una sustancia
afrodisíaca terroríficamente efectiva, que provocaba una lujuria incontrolable
en quien la consumiese.





Si le damos a Mario ese elixir, violará a todos los que
estén cerca, sin importarle un bledo las consecuencias. –


¡Genial! – rugió de nuevo Bowser, reduciendo a cenizas al
científico. – Vaya, esto de ser hijo bastardo de un dragón tiene sus
inconvenientes. –


No pasa nada, colega. Tengo este frasco con elixir de
reserva... – comentó aliviado Wario, mientras se sacudía la carbonilla de su
antiguo alquimista.


¡Geni...! –





Por suerte para los villanos, Wario tuvo los suficiente
reflejos de taparle las fauces a Bowser con un puñetazo.





¡Ya está bien!, ¿no? –





La siguiente parte del plan era pillar a Mario en un momento
de indefensión. Escondidos tras unos arbustos, los maquiavélicos compinches
observan como el obeso fontanero se divierte fumando habanos tumbado en una
hamaca.





¡Ya es nuestro! Lancémonos ahora sobre él, lo sodomizamos
hasta que vomite lefa y... –


Joder Bowser, cállate de una vez o lo estropearás todo.
Mira, ahora vierte la pócima sobre esta flor de fuego de pega. Déjame a mí
el resto. –





Bowser, con mucho cuidado de no tocar el mejunje violáceo,
pringa con él la susodicha planta y la planta (valga la redundancia) en un claro
cerca de Mario. Éste, medio amodorrado por el puro, se rasca los cojones,
ignorando el siniestro plan que han preparado los malos. Cuando el gigante de
concha picuda ha vuelto a su escondite, Wario silba, imitando la voz de Luigi.





¡Mario! ¡Fratello meo! Ven, que Daisy está en bikini en
el lago. –





Como un resorte, Mario se incorpora en la tumbona y corre por
el prado.





Este tío es un guarro... ¡Y luego se las da de héroe!
Vaya mierda... –


¡Ssssshhhh! Ahí viene. Espero que pique... –





En efecto Mario se detiene al divisar la flor de fuego. Sólo
las pizzas con mozzarella extra y peperoni le gustan más que las flores de
fuego. Además, si la princesa está calentorra hoy, la planta le dará potencia a
su miembro. ¡No sabe cuánta, el desdichado!





Mmmm... ¡Qué rara sabe! –





El brebaje hace efecto enseguida y Mario siente que se le
pone más dura que el corindón.





Vaya... Me apetece pajearme un rato... –





Los complacidos malvados observan al fontanero bajarse el
peto de trabajo para sacar la polla en avanzado estado de erección. Empieza a
darle al manubrio, masturbándose con violencia. Pero no sirve de nada. Cada vez
está más cachondo. Acelera el ritmo de las sacudidas.





Joder... Esto no me alivia... Necesito un coño ya... –





Entonces se le ocurre tirarse a la princesa, que cree que
está en el lago. Sale corriendo para allá subiéndose lo justo los calzones.
Bowser, que está emocionadísimo, dice:





¡Esto no me lo pierdo! Vamos a ver como fuerza a la
asquerosa Daisy. –





Pero Wario está algo decaído. Ha visto la picha de su
rival... ¡y es mucho más grande y gorda que la suya!





Hay que ver qué mango gasta el gachó... –


Venga, no te deprimas. Hagamos de voyeurs en la alcoba de
la princesa. –





Pero Mario no va al castillo. Espera descubrir a su tantas
veces deseada y tan pocas catada princesa en el lago y meterle todo el embutido,
rellenarla como a una pizza siciliana.





Daisy, cariño. ¿No estabas bañándote por aquí? –





Viendo que no hay nadie, Mario se enfada. Pero al instante
divisa una tubería amarilla junto al monumento a la seta desconocida. ¡Y es del
tamaño justo para que le sorba la pilila! De un salto se encarama en ella y mete
el pene.





¡Puajjj! Creo que este tubo es de segunda polla... ¡En
fin! Habrá que hacer de tripas corazón...-





La tubería succiona el glande de Mario demasiado despacio
para su gusto. Intenta aumentar la presión, pero sólo consigue meter un huevo
dentro del estrecho tubo.





Esto tampoco sirve. ¡Quiero un coño! –





Totalmente enfebrecido va al castillo. La princesa lo saluda
desde la torre, mimosa.





¡Yuuuujuuuuu! ¿Cómo está hoy mi fontanero favorito? –





Mario piensa que se cachondea de él y sonríe para que se
confíe.





¡Muy bien! ¿Y tú, guapísima? –


¡Sube, anda, que voy a merendar! –





Hecho un basilisco, el cada vez más excitado héroe de
videojuego brinca por las escaleras. De un portazo entra en la habitación de la
princesa. Wario y Bowser se han colado debajo de la cama ya y apenas pueden
aguantar la risa.





Ven aquí, cielín. –





Haciendo gala de una feminidad apabullante e inocente, la
princesa le da un beso en la frente al pobre hombre. Éste, algo más bajo que
ella, sólo puede ver sus pechos. Son una delicia, aún encorsetados por el
ajustado vestido fucsia. Sin poder evitarlo pone las manos encima de ellos.





¡Pero...! ¡Mario! ¿Qué haces? –


Te voy a fornicar, puta. –


¿Q...qué? –





Sin darle tiempo a reaccionar la empuja sobre la cama. Las
pastas y el té de la merienda caen sobre las pezuñas del mal oculto Bowser, que
casi delata con sus quejidos el taimado plan.





¡Mario! ¡Socorrooooo! ¡Suéltame! –





La princesa deja de gritar cuando su hasta entonces mejor
amigo la besa a la fuerza. Intenta apartar el rostro, pero no es capaz de
levantar de encima suyo al fornido fontanero. Éste, con la libido fluyéndole
libremente por todas las venas, sobetea todo el cuerpo de su víctima. De un
tirón rasga el vestido rosa. Los pechos saltan al romperse el sostén de encaje
que los guardaba. Nunca había visto nada que pidiese más ser chupado. Succiona
el pezón derecho, mordisquea el cuello de la joven gobernadora de las setas y
luego trata de abarcar con una mano la otra teta. Daisy no sale de su asombro.
Pero tampoco jadea pidiendo auxilio como antes.





Mario...No... Por favor... Para. Para. Por favor... –


Calla. –





Es tajante. Daisy obedece. Empieza a pensar que había deseado
esto desde hacía tiempo. La corte es muy aburrida. Necesitaba algo de acción. No
se refería a esto, claro, pero de una cosa estaba segura: prefería ser rescatada
de las garras de Bowser a estarse todo el año aguantando el protocolo de las
setas. Y Mario... Le atrae. Y ahora estaba demostrándole que era un sentimiento
mutuo.





Mario... –


... –


Mario... Yo... –





Mario no piensa en nada de eso. Ha conseguido su objetivo.
Las braguitas de la princesa corren la misma suerte que su sostén. Haciendo caso
omiso de los sollozos de su amada, la penetra. Lo hace con rudeza, ansioso de
gozar a su patrona. La sensación de placer es absoluta. Convertido en un
autómata insaciable, bombea su sexo en el sagrado agujero rosado (a juego con la
ropa).





¡Aaaaahhh! Aaaaaahhh... ¡Ah! Ah, ah.... Ah... mmmmm...
Aaaaahhh. Sssss...Sssssíiiii. –





La princesa ha cedido también a su propio deseo carnal y
comienza a disfrutar de las salvajes acometidas. A veces, cuando el miembro de
Mario llega a su más profunda intimidad, tiene que morderse los labios para no
chillar. No quiere que piense que le está gustando. No es una golfa, ¡es una
princesa!





Toma.... ¡Zaaaassss! –





No consigue eyacular, y no desea otra cosa. Daisy empieza a
sentirse exhausta por el prolongado esfuerzo. Abraza con fuerza al fontanero,
intentando hacerle comprender que tiene que bajar el ritmo o estallará. No sirve
de nada. Le clava las uñas. Tampoco hace efecto.





¡Ooooooohhhhhhh! ¡Ve... ah, ah, ah... Ve.... Mmmmmm, un
poco más lento,... ¡Casi no puedo jadear, me falta el aire! –





Wario y Bowser están también cachondos debajo de la cama. Oír
los gemidos contenidos de la princesa les pone a cien. Bowser incluso se está
acariciando la polla verdosa, pero para al escucharse un portazo. Wario asoma la
cabeza y el Rey Dragón le secunda enseguida. ¡Acaba de entrar Luigi en la
habitación!





Pero qué coño .... –





El fontanero flaco casi se desmaya al ver la escena. ¡Su
hermano se lo está montando con la jefa! Mario, en cuanto lo divisa, le pide a
gritos:





¡Fratello! ¡Únete a la fiesta! –





Luigi no sabe qué hacer. Le ponen cachondo las orgías. Duda
un instante, pero al ver la cara de sofoco de la princesa, se lanza sobre la
cama para comerle las tetitas.





¡Qué ganas te tenía, maldita puerca! –





La pobre Daisy no da a basto. ¡Si apenas puede con Mario!
¿cómo piensa hacer frente a la picha de Luigi?





De... ahhhh¡ahhhhh! ... De uno en unooooaaaah!!! –





Mario impide que los gemidos de Daisy prosperen comiéndole
los morritos. Harto del chochete rosado, se lo cede generosamente al vicioso
hermano y él se dispone a dar por culo a la princesa.





Espero que ya estés dilatada...¡Uumppffffff! –


¡Aaaaaayyyyyyy! ¡Por detrás no! ¿Te has vuelto loco?
¡Aaaaayyy! ¿No te das cuenta de que duele y ¡ayyyyy! es una marranada? –





Luigi ya ha sustituido con su aparato el incombustible pene
de Mario. Penetra a su adorada jefa con angustia, prisa y hasta miedo. No sabe
lo que sucederá después de esta fechoría. Tal vez los exilie...



Mario por su parte se divierte metiendo la punta de su
capullo en el ojete de Daisy, quien, acostada de lado, sufre el suplicio de una
polla doble. Su mente le juega una mala pasada: lo que está haciendo es
totalmente inmoral. Pero su cuerpo reacciona, excitándose. Se siente un animal
en celo.



Debajo de la cama, Wario y Bowser ya van por su segunda
pajilla. No contaban con la presencia del hermano menor de Mario, pero después
de un rato se les ha ido la preocupación: parece que Luigi está igual de salido
que su hermano.





Vaya pareja... No me explico como pueden ser ellos los
buenos. –


Cosas de la Nintendo... ¡Qué se le va a hacer! –





Luigi siente cercano el orgasmo. La princesa no es capaz de
distinguir los suyos. El único que no parece satisfecho es Mario, que comenta
contrariado:





Nada... Ni siquiera petándole el ojal a esta guarra me
vacío. –





Abandona a los ya extenuados Luigi y Daisy, que siguen a lo
suyo, inmersos en un coito placentero. Se mira la picha. Está inflada, llena de
semen. Pero no quiere salir. ¿Por qué? Cuando llega a la planta baja se mete en
la cuadra. Quizás ver a su montura, el dragón Yoshi, le anime un poco.



Yoshi ronca plácidamente en un rincón del establo. Se pasa el
día durmiendo o comiendo manzanas y tortugas koopa. Tiene el ojal demasiado a la
vista. Mario lo ve y no puede evitarlo: su pene lo lanza hacia el bicho.



Yoshi, que soñaba con volar por el cielo rodeado de lagartas
strippers, siente que su sueño cambia por una pesadilla. Una inmensa lengua lo
persigue hasta acorralarlo en una caverna y allí...¡Zas!



Se despierta dolorido por la sodomización que Mario le ha
empezado a practicar. No piensa en averiguar quién es el malnacido que le está
enculando. Con los ojos fuera de las órbitas sale trotando. A Mario no le da
tiempo a soltarse y lo acompaña, enganchado por el pito, que ha quedado encajado
en el ano escamoso de su mascota.



Yoshi no se detiene hasta llegar al castillo de Wario. Allí,
viendo que el dolor anal no mengua, se da cuenta de la identidad del violador.





¡Mario! Pero... ¿cómo has podido? –


¡Ayayaya! ¡Qué viaje me has dado, canalla! –


¿Y tú a mí qué? ¿Por qué me estas porculizando, so
pervertido? –





Haciendo un soberano esfuerzo Mario consigue separarse de
Yoshi. Justo entonces aparecen por el horizonte Wario y Bowser, que celebran,
corriendo en pelotas por el camino, su victoria sobre el fontanero.



Mario se esconde y así se entera de lo sucedido. Quiere
venganza. Montado en Yoshi, entra a lo bruto en el castillo de sus enemigos y
los pilla por sorpresa.





¡Así que mi erección es cosa vuestra! ¿eh? –


¡¡Mario!! –





La furia del fontanero hace inútiles cualquier ataque. Bowser
y Wario se rinden acojonados por el enorme y amenazante pene de Mario, que se
aproxima inexorable a sus nalgas.





¡No, piedad! –


¡¡¡NO HAY PIEDAD PARA LOS MALVADOS!!! –


¡¡No nos des por el culo o moriremos desangrados por
almorranitis atroz!! –





En el fondo Mario está dispuesto a perdonarles la
sodomización. Cuando consigue el antídoto de la pócima afrodisíaca, decide
aplicarles tan sólo un castigo ejemplar. Al dí siguiente, en el salón de actos
del palacio de Daisy, un travestido Bowser es obligado a practicar una felación
a Wario. Los colmillos del erizo-dragón terminan perdidos de leche de Wario, que
a cambio sufre las deficiencias felatorias de su compañero de castigo, que no
para de clavarle los colmillos. Pero al final los sueltan, porque si no fuera
por sus chapuceros planes el reino de Daisy sería un rollo patatero.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Super Mario en peligro
Leida: 314veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


follar con desconocidosrelatos eroticos con mi hermanotías tetonasazotes con cinturonrelatos sexo sin tabuesrelatos abuelo gayzapateria eroticachupando vaginasrelato erotico bisexualporno abuelos nietasrelato eroticastravestis con pollas gordasxxx la primera vezrelatos eroticos de ninfomanasvideos de juegos pornorelatos eroticos hijastrorelatosporno gratisporno incesto familiaporno viejadabuelas follando en triodesvirgadas analesporno profesora alumnosexo gratis chochos peludosfeas calientesrelatos cachondos123 amatuerbisesual pornorelato swingerrelatos pornos de incestosrelatos supositoriofolla vecinasexo escatologicoabuelas morbosasmasturvaciones femeninasmadura playahomosexuales pornoporno español travestirelatos eroticos parodiasmadres folladotravas pornomujeres marcando coñorelatos eroticos chantajesjuegos pornoçabuelas perversasfollando amigo hijomaduros porno gaystransexuales pornosrelatos le mire la verga a mi compadreviciosa del sexopellizcando pezonesrelatos eroticos en el cochegay relatosexo abuelas gratisfollando con ovejasmamas caxondasfollando menorrelatos porno madreanal primerizacompartiendo mi mujerrelatos de incesto con madresporno anal embarazadasguia de pornofollando con su primaviejos follando gaysrelato de intercambioporno pelirrojoorgia bisexualmuy zorrad.comrelatos eroticos madre e hijonenas masturbandosesexo gay entre abuelostremendas pollaspajas con amigosrelatos sexuales habladossexo porno incestoporno lesvianas gordassexo porno viejosmasturbaciones femeninas caserasfolladas despedidaabuelas zorrasporinga chochosswingers relatosporno xxxxporno san ferminrelatos eroticos ay no sacamela del culomejores eyaculaciones femeninasrelatos eróticos gratisrelatos eróticos españamasajes eroticos pornoslos abuelos follandoporno inciestoprimerizas analhistorias heroticasparejas de mayores follandotías tetonasviejos follando con madurasme folle a mi madrastrapono gayszorras pornosoy la putita del viejo trailero parte 1 relatos porno gay