webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: El violador silencioso



Relato: El violador silencioso

El violador silencioso

Por Tina



Estaba disfrutando de mi cuerpo cuando aquel ruido me
sobresaltó tanto que se salió el vibrador dejando el hueco en mi vagina.


Salí como estaba para ver qué era. A grandes trancos, pero
con sigilo, bajé la escalera y, por seguridad y a modo de arma contundente, tomé
uno de los candelabros del dresoir. En estos tiempos, una nunca sabe.


La planta baja estaba vacía con los muebles en su lugar. Todo
en orden. Pero ¿qué había sido aquello?


Respiré aliviada cuando ví una maceta rota en el piso que,
seguramente, fue volteada por la ventolera de agosto que se colaba por las
enrejadas ventanas que dan al jardín.


Recién allí tomé conciencia que estaba desnuda. Sentí el aire
refrescante sobre mi piel ardiente y un sacudón de placer me inundó por dentro,
llevándome instintivamente la mano al monte de venus.


Tranquila y segura de que seguía estando sola dejé el
candelabro y aproveché la semi penumbra del living para tirarme en el sofá y
dejar que mi dedo acariciara al hinchado clítoris que tanto placer me producía,
mientras mi otra mano se entretenía en mis pezones endurecidos y mi mente
repensaba a mi macho.


Con los ojos cerrados disfrutaba de mí y de la presencia
mental de mi hombre cuando, de pronto, de un solo golpe me enfundaron una
capucha negra que me sumió en la más absoluta oscuridad y temor.


Mi grito de sorpresa fue apagado por la mordaza que se me
imponía por sobre la capucha.


Quise pararme y defenderme pero aquellas manos y la
superioridad de su fuerza fácilmente me doblegaron y mis afiladas uñas quedaron
inutilizadas —como armas de defensa— por las esposas que bloquearon mis muñecas,
con las manos atrás.


Vanos fueron mis esfuerzos por gritar y hablar: solo un
sonido gutural y apagado salía de mi garganta por la mordaza. El atacante no
decía palabra.


Ya dominada me sentó en el sofá y, automáticamente, cerré mis
piernas para protección de mi intimidad.


Lloraba y la ira me enceguecía. Lloraba de dolor, temor,
incertidumbre. Vanos fueron mis pataleos para liberarme. No podía caminar y
estaba toda inmovilizada.


En medio de la ira y del temor que me invadían, pensaba a mil
por hora qué hacer, sin que se me ocurriera nada viable.


Por los ruidos de los pasos, supe que el atacante volvía.


Yo seguía con mis ruidos y movimientos angustiantes, pero
esta vez el hombre, siempre sin decir palabra, trató de calmarme acariciando, en
señal de comprensión, mis hombros.


Sus manos transmitían seguridad y poco a poco fui
relajándome, a pesar de que mentalmente —en medio del pavor— rezaba pidiendo a
Dios por mi vida y porque no me hiciera nada.


Cuando me creyó lo suficientemente relajada enfundó uno de
mis pies en un lazo y de un solo golpe me separó las piernas para enlazarme el
otro pies en el extremo opuesto de esa barra.


Casi caigo del sofá así que tuvo que sentarme bien, pero esta
vez, con las piernas abiertas por efecto de la pértiga, mostrando mi sexo en
toda su plenitud.


Lloraba.


Siempre en silencio, comenzó a acariciar mis pechos. La suave
firmeza de su trato contrastaba con la violencia de sus actos.


De a poco fue venciendo mi resistencia, dándome seguridad con
sus caricias, y el llanto fue sustituido por la aceptación de la inminente e
inevitable violación de la que, seguramente, sería objeto.


El extraño no decía palabra alguna pero sus manos hablaban
sobre mi piel haciendo brotar los jugos de mi sexo ante sus lengüetazos, besos y
chupones en mis senos, donde a los pezones los sabía duros y a punto de
reventar.


El continuaba con su tarea, tomándose su tiempo y trabajando
con mi carne a conciencia, lo que me llevó de la aceptación de la violación al
deseo de ser poseída por ese hombre.


Lamía cada centímetro de mi piel y me manejaba como la "cosa"
que era —ya que estaba atada e indefensa— poniéndome en las posiciones mas
extrañas que puedan imaginar en un sofá.


Ya el deseo se había transformado en verdadera calentura
cuando acercó su lengua a mi agujero negro y, en forma experta, la manejó entre
mis nalgas, en el centro de mi ano, perforando mi esfínter con esa cálida
prolongación de su boca.


Me hizo girar una vez mas y siguió su trabajo sobre mi
empapada vagina, ora haciendo jugar su lengua entre mis labios, ora
introduciéndola por el empapado conducto, ora mordiéndome suavemente el
inflamado clítoris. Volaba. Pedía e imploraba a través de esos gemidos que
salían de mi boca amordazada que me cogiera, que me hiciera llegar de una vez
por todas, que me violara así y para siempre.


Apoyó el extremo de verga en el orificio de mi concha y de un
solo golpe me la introdujo hasta la médula. Me dejó sin aliento la violencia del
ingreso y gracias al exceso de lubricación pude soportar la intrusión de aquel
semejante pedazo que me llenaba toda.


Se movía lentamente dentro mío con un compás complejo. Hacía
girar su pene dentro de mi vagina mientras lo metía y sacaba cada vez con mayor
ímpetu. Y yo le seguía el ritmo y me culeaba y me cogía y me tomaba y me
entregaba y me gustaba y lo ponía y lo sacaba y me enloquecía y yo cada vez mas
caliente, y su pija empujándome por dentro y de pronto el calor y las agujas en
todo mi cuerpo y la explosión de las luces del orgasmo, y orgasmeaba, y la
metía, y orgasmeaba, y me culeaba y orgasmeaba y me entregaba cuando su
violencia se aceleró y explotó llenándome de semen.


Se quedó tendido sobre mi cuerpo inmovilizado; pude saborear
su perfume y sentir su pecho no tan velludo sobre mis tetas y adivinar la forma
de sus brazos


Se levantó sacando su pene aún algo erecto de mi sexo.


Percibí que se sentaba en un sillón, encendía un cigarrillo,
e intuí su mirada penetrándome a pesar de que continuaba encapuchada. Sentí
miedo. Me sabía observada por el desconocido en esa posición, atada, amordazada,
desnuda, con las pierna abiertas y el sexo en flor.


A su momento apagó la colilla, se acerco y me puso en la
posición del perrito, con las rodillas en el piso y mi torso y cabeza sobre los
almohadones del sofá, de forma tal que mi culo se le convidaba y me entró el
pánico de que aquella semejante verga me taladrara sin asco como ya lo había
hecho con mi concha.


No hubo oposición posible de mi parte y sus manos abrieron
mis nalgas y su boca comenzó a trabajar en ese beso negro que me relajó y me
calentó como ninguno.


Distendió mi esfínter con sus dedos mientras me mordía y
besaba suavemente las nalgas, hasta que puso la cabeza de su pene en mi orificio
y, con movimientos lentos y seguros, lo fue introduciendo mientras mi recto,
superando el dolor de los primeros instantes, se fue adaptando a esa masa de
carne que tanto placer me producía. Sentí la aspereza de los pelos del pubis
presionando mis nalgas y comprendí que me había entrado todo su aparato, y me
relajé entregándome al gozo de ser poseída por el culo.


Viví su pija entrando y saliendo, pistoneando sin pausa en el
interior de mi ano y en cada movimiento me llegaba a las entrañas.


Sus manos no daban abasto, ora chirleándome el culo, orea
acariciando mis nalgas, ora jugando con mi clítoris, y yo extasiada, entregada
al placer. Metía sus dedos en mi concha y se palpada el trépano a través del
fino tejido que separa ambos canales.


Y llegué como una loca, y una y otra vez sentí los
estremecimientos del orgasmo y, cuando se apoderaba de mi el relax, percibí cómo
se aceleraba su respiración, aumentaba la violencia de las estocadas, y arqueaba
su cuerpo hasta que se descargó en mi como nunca antes había sentido eyacular a
un hombre.


Apenas repuesto se levantó sacando su verga semierecta de mi
culo, dejándome esa sensación de vacío que produce esas falsas ganas de ir de
vientre.


Seguía encapuchada, amordazada, engrilladas las manos a la
espalda, abiertas y separadas las piernas por la barra.


No tenía fuerzas para nada, ni siquiera para estar enojada
conmigo misma por haber gozado esa violación del desconocido que ni siquiera me
dejó oir su voz.


De pronto un cintarazo sacudió mis nalgas produciéndome un
dolor intenso, y otro cintarazo más formando una cruz roja en mi trasero.
Ahogáronse mis gritos en la mordaza.


El hombre tomó mi mano derecha y depositó en la palma la
llave de las esposas y desapareció sin una palabra.


Me costó trabajo y tiempo liberarme de esos hierros, tras lo
cual me saqué la capucha y me liberé los pies. Estaba temerosa, dolorida, pero
no podía odiar a aquel que me había violado y arrancado —con tanta destreza— los
placeres más escondidos de mi cuerpo.


Nuevamente acostumbrados los ojos a la semipenumbra del
ambiente, miré a mi alrededor, la ventana abierta, la maceta caída, el viento de
agosto.


En la mesa ratona había un paquete de cigarrillos, un
encendedor, y un papel escrito con computadora que decía: "Guarda todo para el
lunes.".


¡Habrase visto semejante caradurismo! Pero el temor pudo más
que el estupor y, como ya era la hora del regreso de mi marido, acomodé y guardé
todo, dejando en orden la planta baja.


Subí a la alcoba matrimonial, recogí el consolador que había
volado, me vestí y bajé urgente a limpiar el desastre hecho por la maceta
mientras pensaba si le contaba lo ocurrido a mi marido o no, cuando de pronto
este se acercó y me dio un beso.


— Hola querida, alguna novedad?


— No, mi amor, solo estoy un poco cansada...


Por Tina

POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: El violador silencioso
Leida: 21399veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



























Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


sexo gratis babosaporno incestuosaLeche de matronas orondas en videos pornochicos mulatoshistoria porno en españolrelatos erotico a mamá le enseño hacer garganta profundapono lesvicofotos amateur eroticasrelatos eroticos amigaorgias en colegiosporno con sus madresmadura sensualputas de lujo pornoleer porno gratisrelatos pornos de madurasancianas jodiendorelatos xxx tocandole culo a hermanitas pequeñasporbo durofollando infraganticharlas eroticasviejas guarras pornopornografía gay gratisdesvirgandole el culoclitori grandefollando con gitanaslucha libre pornomuy puritanasnegritas pornabuelas muy viejasla vecina calienterelatos eroticos medicorelatos eroticos infielesprofesoras follando con sus alumnosvideos porno de musulmanaslesbianas tetonas españolasmi mama me follorelato de sexo con madura ven mete tu nariz en mo culomaduras viudascomo masturbarse pornosexso en grupomedicos follando con pacientesrelatos lesbicoabuelos geyporno crepusculofollando electricistaabuelas mui putassexo gratis pastelerasporno joven con maduramirame la pollaporno nieta y abuelofollandome una putaporno en despedida de solterarelato herotico infidelidadmujeres follando en la piscinaxxx relatomaduras de pezones grandesrelatos homoeroticosporno con viejaporno gratis de abuelosporno jevencitasvideos erotixosfollando con mariconesrelatos eroticos menormi tia mecachas biendo porbirelatos eroticos en españarelatos eroticos todorelatoscogidas por dineromuy maduras pornoveterinaria follandoporn ama de casamaduras muy caliente